martes, agosto 16

Mi apoyo a Pedro Sánchez y al PSOE ante el acoso intolerable



(Resiste Pedro, resiste PSOE!)

Publicado en Deia el 17 Agosto 2016 "Ante la burla de Rajoy y Rivera, sólo queda resistir"

Publicado en Diario de Noticias de Navarra y Gara "Mi apoyo a Pedro Sánchez y al PSOE ante el acoso intolerable" el 17 Agosto 2016

"De Groucho Marx a Rajoy y Rivera" publicado en Navarra Información y El Socialista Digital el 16 Agosto 2016

Cuando parecía que ya se había visto todo en esta interminable serie de televisión, no se sabe muy bien si de terror o de humor, si una copia de House of Cards o de Trasparent, sus guionistas vuelven a conseguir un cuádruple salto mortal sorprendiendo al personal.

Se citan estas dos afamadas series porque Mariano Rajoy parece una copia mimética a lo España cañí, del brutal, implacable y manipulador Francis Underwood, mientras que el transformista Albert Rivera se parece cada vez más a  Mort Pfefferman, ese impecable padre de familia que de repente decide convertirse en mujer.

La ficción convertida en realidad a través de dos de las series en las que se puede encontrar lo peor y lo mejor del ser humano. Lo mismo que en estos dos personajes únicos que si no existieran deberíamos inventarlos, para al menos enseñar a nuestros chavales todo lo que no debe ser esa actividad, noble hasta que ellos llegaron, que es la política.

Lo que más llama la atención, especialmente en lo acontecido los últimos días, es que la pobreza de nuestra clase política actual y quizás también de nuestra sociedad, consigue que se puedan ir literalmente sin un rasguño después de realizar las mayores tropelías de nuestra reciente democracia.

Que un Presidente del Gobierno como Mariano Rajoy que dirige un partido líder en la corrupción internacional, no haya tenido el desgaste que se le deberá exigir en las últimas dos elecciones es como para hacérnoslo mirar. O quizás para volver a insistir que más que analistas electorales, o grandes economistas lo que necesita este país es un plantel potente de psicoanalistas.


Pero volvamos a la realidad. Mariano Rajoy ha inventado conceptos revolucionaros en el quehacer político, por ejemplo que se puede interpretar en su propio beneficio los artículos de la Constitución sin que pase absolutamente nada, sin que tenga ninguna consecuencia, ni siquiera que exista una campaña política, social o mediática que le ponga contra las cuerdas. 


Hasta que él llegó el artículo 99 sólo tenía una interpretación, que cuando el Rey te mandataba para intentar liderar un Gobierno si aceptabas debías acudir a la investidura, punto final. Además la Presidenta del Congreso una vez ocurrido ese hecho debía convocar de inmediato a su Mesa, como por cierto hizo Patxi López la legislatura anterior, para fijar una fecha que cierto es puede ser retrasada a petición del aspirante como ocurrió con Pedro Sánchez, pero siempre desde la concreción inmediata de la misma.

Rajoy por tanto también ha introducido dos efectos perversos, la interpretación libre de nuestra Constitución con lo que eso pueda traer como consecuencia y la  de que esta Presidenta del Congreso no sea una figura institucional sino que se convierta en una de sus lacayos, pervirtiendo de esa manera peligrosamente nuestra Constitución y como consecuencia de ello nuestra democracia.

Igualmente parece una broma pesada, que después de presionar al PSOE para llevarlo a la abstención alegando que el país necesita un Gobierno con urgencia, ahora se vaya de vacaciones demorando la respuesta de Rivera una semana.

Por eso observar con un mínimo de rigurosidad y de sentido común (actualmente el menos común de los sentidos) lo que está ocurriendo desde que el 20 de Diciembre, produce perplejidad e indignación. Ese día saltó hecho pedazos el “orden establecido” del bipartito controlado, un régimen perfecto para los poderes fácticos de nuestro país y también de fuera de él.

La irrupción de una fuerza política como Podemos alteró ese orden obligando al PSOE a resituarse y planeando desde entonces el fantasma de su entendimiento y por consiguiente que la izquierda quedara fuera de control, o sea de su control.

Este hecho hizo saltar todas las alarmas montando a toda prisa la “operación Ciudadanos”, ante un PP desgastado por una gestión anti popular e invadido por los casos de corrupción. Un Ciudadanos que se convertía así en  salvavidas de la derecha y creado precisamente para unas circunstancias como las actuales.


Esos poderes fácticos se empeñaron también en dinamitar después de esas elecciones cualquier entendimiento entre PSOE y Podemos. Añadamos que con la ayuda inestimable de la torpeza infantil de los segundos y la activación de los infiltrados del poder en los primeros. Escuchar a su antiguo líder Felipe González salir a los pocos minutos de la rueda de prensa de Rivera a llenarle de alabanzas, produce cuando menos vergüenza ajena.

Pero lo que está ocurriendo ahora supera cualquier ficción imaginable. Las piruetas imposibles de Albert Rivera, que se haya convertido al marxismo, pero de Groucho el de “estos son mis principios pero si no le gustan tengo  otros…” no tienen respuesta en los medios de comunicación más importantes, en los tertulianos más conocidos, o en los articulistas de renombre, cómplices de esta nueva operación “salvemos a Rajoy”.

Con honrosas excepciones todas las baterías van ahora dirigidas a bombardear las trincheras de un PSOE, que se les ha ido de las manos dirigido por un Pedro Sánchez que ha sorprendido con su coherencia a propios y extraños.

Ya no se bombardean las posiciones de Podemos, ahora el peligro se llama Sánchez y los socialistas. Hacia él van dirigidas las presiones, las que vemos como la punta del iceberg y las que están ocultas y que se prevén brutales.

Cuanta ignominia, cuanta inmoralidad se intuye en esos oscuros movimientos de las clases poderosas y dominantes. Mientras tanto un pequeño grupo de aguerridos militantes de su izquierda resisten a su alrededor como si de una nueva Sagunto se tratara, o quizás rememorando la batalla de las Termópilas, convirtiéndose en los nuevos troyanos y su líder Leónidas.

Son pocos pero se mantienen con la fuerza de las decisiones tomadas en su máximo órgano de dirección, el Comité Federal, la lealtad a sus principios y de saber que la inmensa mayoría de sus bases y de sus votantes no consentirían que se permitiera seguir gobernando a Rajoy y su corrupto PP. Un PP que al destrozar el Estado del Bienestar y recortar todos sus derechos es el responsable de todos sus sufrimientos.

Tienen su líder y su ideólogo, José Antonio Pérez Tapias cuya voz sólo se oye en pequeños medios digitales amordazado y vetado en los grandes. No interesa que la ciudadanía sepa que existe ese grupo de valientes. De esta manera son silenciados igualmente todos los comunicados de Izquierda Socialista o del plural Foro 26-J.

Poco importa los métodos en esta crucial batalla, porque ya han conseguido la fácil rendición (son su obra) de Ciudadanos. Da pudor leer o escuchar lo que era una muerte anunciada. Da vergüenza que se valoren seis condiciones que producen carcajadas sólo al ser leídas. Todo es un gran engaño preparado, diseñado, dirigido y ejecutado desde la cúpula del poder económico, financiero y mediático con la inestimable ayuda de Bruselas. Rajoy y Rivera y sus poderosos amigos se están riendo de la ciudadanía, simplemente nos toman el pelo.

¿Resistirán ante este acoso estos nuevos numantinos, los atenienses y su líder? ¿O caerán también ante el poder brutal de sus enemigos?

Pedro Sánchez puede pasar a la historia de nuestro país como el que fue capaz de resistir y plantear, si fracasa como parece previsible Rajoy en su investidura, una alternativa de gobierno diferente. Podemos esta vez debe colaborar para estar igualmente a la altura de esa historia por escribir. Luego quedan los nacionalistas catalanes y vascos. Ellos ya conocen el rodillo de Rajoy con Euskadi y Catalunya estos años, los primeros incluso el engaño producido con la elección de la Mesa del Congreso y su negativa a dejarles tener grupo parlamentario. Deben ponérselo fácil si al final decide tomar la decisión correcta.

Los nacionalistas especialmente el PNV van a sufrir presiones inadmisibles, e incluso intentos de chantaje intolerables, también ellos deben resistir. Decía Dolores Ibarruri ”Pasionaria”: “hay momentos en la historia de un pueblo en los que la indiferencia es un crimen”. En la de los pueblos de España, Euskadi, Catalunya……….éste es uno de ellos.

Resistamos porque tenemos los números; 180 son más que 170, hagamos un ejercicio de audacia, imaginación y generosidad y pongámonos de acuerdo para como en las Termópilas conseguir debilitar y posteriormente derrotar en Salamina y Platea al vil y cruel Jerjes. Allí resistió ese pequeño grupo de atenienses, griegos, tespios y tebanos, aquí socialistas, podemitas, nacionalistas vascos y catalanes podemos y debemos hacer lo mismo. Nuestra ciudadanía nos lo reclama, nuestra gente se lo merece.

Éste es el momento, éste el lugar, no permitamos que Rajoy, Rivera y sus cómplices engañen a la ciudadanía y unámonos para hacerles frente.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 11 Agosto 2016




No hay comentarios:

Publicar un comentario