Entradas

Mostrando entradas de junio, 2010

Benito Lertxundi - Kantuz

¿Negociar con ETA? DEIA 22-06-2010

El atentado de la T4 del 30 de Diciembre del 2006 no sólo sepultó una obra emblemática recién inaugurada, y dos vidas de los ciudadanos Carlos Alonso Palate y Diego Armando Estacio, también reventó en mil pedazos la posibilidad de finalizar de manera dialogada con la violencia de ETA. Aquella fría mañana de Diciembre se desvanecían todos los esfuerzos realizados durante años, para convencer al estado de que la violencia podía y debía acabar por y desde el diálogo. Al conocer la terrible noticia quienes a un lado y al otro del río de aguas turbulentas que supone el denominado “conflicto vasco”, habían trabajo con esmero en construir los diferentes puentes que estaban posibilitado las conversaciones de Loiola, entendieron que ya nada sería lo mismo a partir de ese instante, que esa explosión nos retrotraía a diez años antes, a los peores momentos del conflicto. Los terroristas no calcularon, o si lo hicieron no previeron sus consecuencias, que al estado no se le puede escupir en la ca

Marea y Carlos Chaouen - Pan duro

LIBREPENSADOR

Recupero estas reflexiones que publiqué en DEIA hace ya cinco años: En alguna ocasión, y en los últimos tiempos con más razón, me he preguntado cómo me definiría desde el punto de vista ideológico. ¿Socialista? ¿Socialista, anarquista? ¿Socialista, liberal? ¿Liberal de izquierdas? Pero he llegado a la conclusión de que en realidad me considero "librepensador", o aunque pueda ser una redundancia "librepensador de izquierdas". Entendiendo por librepensador la definición clásica de "persona que forma sus opiniones sobre la base de la razón. Independientemente de la tradición, la autoridad o de creencias establecidas". Además, y como agravante, me considero utópico. Aquel que persigue la utopía porque la utopía está en el horizonte: cuando yo camino dos pasos, ella se aleja dos pasos. Yo camino diez pasos, y ella esta diez pasos más lejos: ¿Para qué sirve pues la utopía? Sirve para eso, para caminar, para avanzar, para crecer intelectual y humanamente. Por ta

Joan Baez - Txoria Txori

Vuela libre amigo, vuela amigo para ser libre

Si le hubiera cortado las alas habría sido mío, no habría escapado. Pero así, habría dejado de ser pájaro. Y yo… Yo lo que amaba era un pájaro. Toda una filosofía de vida va implícita en estas palabras de una bellísima canción de un cantante vasco, como César, ya fallecido: Mikel Laboa. Aunque supongo que Laboa se refería a cómo entendía él el amor, libre, sin ataduras, también se puede aplicar a otras facetas de la vida como la política. La canción nos dice que para ser pájaro hay que ser libre, con las alas dispuestas a volar sin ataduras, tan alto como nos sea posible. Pero hay quienes se empeñan en intentar cortar esas alas, controlar a quien quiere volar por sí mismo, a aquellas y aquellos que están dispuestos a pensar sin dogmas, sin tabus, que caminan por la vida ligeros de equipaje y por eso mismo difícilmente controlables por el poder establecido, por los burócratas, los trepas de cualquier pelaje. Les temen, temen su libertad, y al mismo tiempo envidian su vuelo majestuos

You've Got a Friend - Carol King & James Taylor

Te querré siempre de Manuel Cruz

Cuelgo un reflexivo artículo de Manuel Cruz sobre un tema que me interesa especialmente: Como de algún cabo hay que empezar tirando para plantear la cuestión que me interesa abordar a continuación, elegiré uno próximo. Resulta llamativo que un autor como Ortega, capaz de pensar en algunos momentos con hondura acerca de la naturaleza del amor (y escribir cosas así: "Amar una cosa es estar empeñado en que exista; no admitir, en lo que depende de uno, la posibilidad de un universo donde aquel objeto esté ausente"), retroceda a la hora de analizar experiencias amorosas de indudable calado, como la constituida por el anhelo que experimentan los amantes de que su pasión sea eterna, y desdeñe su importancia, dando la impresión de ser ciego para percibir lo que ahí se encuentra en juego (y que al mismísimo Platón no se le había escapado). Envite que le expresaba, con hermosas palabras, Catulo a Claudia (en la novela de Thornton Wilder Los idus de marzo): "Nunca, nunca podré co

Por la libertad de pensamiento. Por la lealtad a las ideas.

Imagen
Llevo más de cuarenta años en política. Suelo decir que “estoy en la política, no soy un político”, porque para serlo, al menos para serlo bueno, debería tener condiciones que no poseo. Carezco de disciplina cuando se trata de obedecer directrices que considero injustas, digo lo que pienso sin pensar lo que digo, al contrario del manual oficial, no reconozco autoridad de quien no la tiene desde el punto de vista intelectual, pienso por mí mismo cuestionando libremente los dogmas, vengan éstos de donde vengan, lucho por la libertad de pensamiento, de expresión, no soy leal de manera incondicional al líder, lo soy a los ideales. Por si fueran pocos desmanes éstos estoy a favor del diálogo entre diferentes, incluso entre muy diferentes, y me considero de izquierdas, libre pensador, republicano, no creyente, poco controlable, lo que se denomina un pelín anarquista. Vamos que soy una joya, al menos para militar en partidos de ahora, que siguen con los tics del siglo XIX sin haberse entera

AGUR JAUNAK. Hasta luego César Arrizabalaga.