jueves, julio 18

¿Dos gallos de pelea hacia el 10-N?




Pedro Iglesias y Pablo Sánchez llevan más de dos meses con su peculiar pelea de gallos.

No, no existe un error en este cometario. No ha habido un intercambio inocente de nombres o apellidos, porque está escrito intentando reflejar lo que al autor inspiran estos dos personajes, estos chavales llegados recientemente a la política actual y que durante dos meses están consiguiendo aburrir hasta al acomodador.

Porque en realidad ambos ocupan el mismo lugar en el relato de este tiempo, el de perro del hortelano, que ya se sabe que ni j.., ni deja j…O quizás en su caso haya que cambiar la negación por afirmación, porque es lo que están consiguiendo en concreto a la izquierda.

Por lo que se palapa en la sociedad da la impresión de que más allá de los incondicionales, algunos incluso palmeros, que existen en ambas formaciones, PSOE y Podemos, el resto de la ciudadanía, especialmente la que se siente de izquierdas, o simplemente progresista, se encuentra ya un poco harta del espectáculo que nos están dando. Ellos y sus adláteres.

Ignoro si las gentes que les asesoran pasean por las calles, participan de las charlas de bar, o en la carnicería, peluquería, o en las cenas de amigos, pero les recomendará que bajaran de su torre de marfil y se dieran una vuelta por abajo.

Al principio parecía que era el juego típico de cualquier negociación que se precie, pero con el paso del tiempo está se ha ido pareciendo a una guerra de gallos, que generalmente acaba sin plumas y cacareando.

Esto tendría gracia si no estuvieran jugando con el futuro de 46 millones de españoles y más concretamente con los 11 que les apoyamos el pasado 28-M. Una fecha cercana pero que vista desde hoy parece remota.

¿Cómo puede acabar esto? Pues visto desde el instante antes de escribir esta reflexión tenía toda la pinta que con elecciones anticipadas el próximo 10-N, pero de pronto la tarde del viernes todo cambió. Antes de llegar a ese momento seguir con la reflexión previa.

¿A quién podría beneficiar este adelanto electoral? Algunos “asesores” de la nada susurran al oído del caballo-líder socialista, como en la gran película de Robert Redford que por cierto no tiene final feliz, que a ellos. Bueno más concretamente a él que es donde parece estar situada la cuestión. Tezanos y su CIS así lo ha asegurado cerrando definitivamente el círculo para la decisión.

A partir de ese instante la psicología del gallo socialista engordó convirtiéndose en pavo real y como consecuencia choca frontalmente con el supuesto socio, que no acaba de ver la que se le viene encima ese fatídico 10-N y como consecuencia el choque de trenes estaba dispuesto.

Lo que no acababan de comprender ambos es que todo choque de trenes acarrea sufrimiento, muertos y heridos en ambos además de terminar de manera abrupta el viaje a ninguna parte. Mientras, otros como PP, Cs, y VOX observan pacientemente sentados en sus mecedoras ver pasar el cadáver de sus contrincantes.

No es casual el perfil bajo que especialmente Casado está teniendo los últimos días. No le hace falta llevar la iniciativa porque Sánchez e Iglesias le están haciendo el trabajo sucio. Mientras PSOE y Podemos se desangran en ese choque suicida, el PP se recupera a marchas forzadas sin mover un solo músculo.

Si al final llegan a acuerdos con Cs y VOX en Murcia y Madrid como parece probable, su imagen saldrá fortalecía ante una ciudadanía cansada de la bronca de la izquierda. Se verían como gente seria que es capaz de llegar a acuerdos incluso dejando “pelos en la gatera”.

Pero además ese 10-N podría darse dos circunstancias más. Que se llegue con un electorado de izquierdas desgastado por la lucha fratricida, dando lugar a un incremento notable de su abstención y que lleguemos a ella con la operación Navarra suma trasladada al ámbito nacional.

O sea que la positiva experiencia puesta en marcha por la derecha en Navarra de sumar UPN, PP y Cs, que le permitió pasar de 17 a 20 parlamentarios, exportarla al ámbito de todo el estado.

Podría ser con una España suma, o como parece más probable una en cada territorio, Cataluña suma, Euskadi suma, Cantabria suma, Madrid suma, etc., etc.    

La consecuencia sería pasar de la situación mayoritaria actual de la izquierda, a una nueva de mayoría, probablemente absoluta, de una derecha recuperada y fortalecida.
A la hora de escribir esta reflexión faltaban 3 días para el inicio de la investidura de Sánchez, 5 para la primera votación y 6 para la segunda y definitiva.

¿Ese plazo es suficiente? La experiencia sindical de quién escribe llena de negociaciones de convenios de Artes Gráficas indica que sí. ¿Cuántos de esos convenios se han firmado a las 4 de la madrigada del día de comienzo de una huelga que al final es desconvocada? Muchos.

Había que reconocer que sus últimas apariciones en sendas entrevistas en la Sexta no ayudaban sino que dificultaban aún más, al igual que resultado de la consulta a las bases de Podemos, que no por ya sabido ha dejado de ser otro jarro de agua fría, pero cabe preguntarse: ¿les queda sensatez suficiente a Pablo y Pedro, Pedro y Pablo, “tanto monta, monta tanto” para romper su inmovilismo sin que ninguno resulte humillado, o derrotado?

Hace apenas unas horas señalaba en una reflexión que la solución parecía muy fácil; que Iglesias convocara una rueda de prensa y continuando con su propuesta de gobierno de coalición, renuncia a ir él en el mismo. Además de dar una lección de generosidad y altura de miras situaría la pelota en el tejado de Sánchez.

Así ha sido como si me hubiera leído y reflexionado. En una sorpresiva aparición lo acaba de anunciar. Se aparta para favorecer la formación de un gobierno de izquierdas.

Ahora el reto lo tiene Pedro Sánchez y el PSOE, porque si a pesar de este gesto no tuviera otro igual permitiéndolo, pondría a Podemos en una mejor situación de cara a ese 10-N. La culpa pasaría al “otro” en esa guerra infantil por el relato. En definitiva les situaría como los responsables del fracaso y de la repetición electoral con el consiguiente castigo en votos.

Ahora todo resulta más fácil, porque esta vez el gurú Iván Redondo ha errado la táctica. Al apostar todo o nada a la exclusión de Iglesias ha corrido el riesgo de que este haga lo que al final ha hecho, apartarse. Parece que no era tan infalible como se pensaba.

Porque además  el acuerdo programático ya está hecho, sólo se necesita actualizar el que firmaron para los fallidos presupuestos. Tampoco parece pues que eso sea ahora un escollo insalvable.

En cuanto a los nombres de los miembros de Podemos que entren en el gobierno, parece que su posición será menos intransigente, especialmente por el revolcón de la escasa participación en la consulta que convocaron, además de que un importante 30 % se manifestó a favor de un gobierno exclusivo del PSOE.

¿Serán capaces de hacerlo o por ese orgullo mal entendido permitirán a la derecha la posibilidad de darle la vuelta al resultado?

Solo enviarles un último mensaje: Compañeros de la izquierda Pedro y Pablo, recordar que el día siguiente al 10-N ya no habrá capacidad de reacción. Para entonces toda la izquierda calva.

Veremos…………

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal de PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 19 Julio 2019





lunes, julio 15

Última oportunidad para las izquierdas



Publicado en Diario 16, Diario de Noticias de Navarra, Navarra Información, Plaza Nueva, El Periodista Digital, El Confidencial Digital.

En las últimas elecciones del 28-A la izquierda obtuvo 166 diputados, la derecha 152 y los nacionalismos, moderados o radicales 32.

El electorado dejaba así a PSOE y Podemos la responsabilidad de ponerse de acuerdo para gobernar. Esa sensación se confirma encuesta tras encuesta (la última del CIS así lo sigue indicando).

Parecía el día siguiente de esas elecciones que iba a ser relativamente fácil, porque veníamos de 9 meses de estrecha colaboración, con acuerdo programático incluido y después de haber liderado un movimiento ilusionante para echar a Rajoy y su PP de la Moncloa.

Todo pintaba de color de rosa para esa izquierda, en aquel instante exultante y victoriosa, incluso un sector del nacionalismo, PNV y ERC, se manifestaba proclive a que ocurriera.

¿Quién no recuerda las declaraciones del portavoz de ERC, Gabriel Rufián, asegurando que no entorpecerían esa posibilidad y mucho menos si la alternativa era que volviera una derecha recuperada?

Quizás pudiera parecer que la izquierda para ponerse de acuerdo no hay que dejarla pensar, que se deben hacer las cosas como se suele decir “dichas y hechas”, porque resulta que a los dos meses y medio el escenario ha cambiado sustancialmente. Les está ocurriendo como a esas parejas cuyo inicio es maravilloso y con el paso del tiempo su convivencia se convierte en un infierno y acaba en divorcio (esperemos que no con asesinato incluido).

Es una de las características de la política actual, la inmediatez, que si las decisiones se toman con rapidez suele influir más el aspecto ideológico, pero cuando se demoran ya intervienen factores como las encuestas, los temidos asesores, las presiones de los poderes fácticos, o internos, etc., etc.

Pero la realidad es que ese 166-152 ha cambiado en uno de sus lados, la izquierda, transformándose en un 123-43-152 que nuevamente les deja en minoría.

¿Cómo se puede ser tan “mendrugo”? Perdonen la palabreja. Eso nos preguntamos muchos de sus votantes. ¿Serán tan irresponsables de llevarnos a unas nuevas elecciones el 10-N? Porque para entonces puede pasar que estemos todos calvos, o sea que el desgaste de estos meses nos lleve a ambos, PSOE y Podemos exhaustos a la línea de meta electoral.

Nuestros queridos líderes mareando la perdiz (no vamos a entrar en quién es más culpable, ambos lo son en diferentes porcentajes), han creado el caldo de cultivo ideal para que las bases de ambos estemos a la gresca y nos repartamos estopa de manera suicida como si no hubiera mañana.

En estos momentos el mayor enemigo de un afiliado del PSOE es otro de Podemos y viceversa. En las redes sociales o a través de artículos y comentarios se libra una batalla cruenta que nos desangra a ambos.

Alguien sensato debe parar esto. ¿Pero existe hoy en las cúpulas de los partidos de izquierdas alguien sensato y que además tenga poder para hacerlo? No tiene pinta de haberlo.

Diferentes hipótesis se abren a partir de ahora. Que el PSOE vuelva a mirar a la derecha y a través de la presión ejercida por el IBEX 35, los grandes bancos más la patronal consiga su abstención y a partir de ahí su colaboración, o bien que un milagro consiga el entendimiento de la izquierda.

De lo contrario estaríamos abocados a unas nuevas elecciones, a las que iríamos con una izquierda desgastada por sus luchas y una derecha cohesionada a través de sus pactos de gobierno, incluso con un PP que pudiera recuperar fuelle en su seno.

Pudiera ocurrir y parece una hipótesis razonable, que para entonces el electorado de la izquierda se encuentre frustrado, cabreado y desmoralizado y el de la derecha fortalecido, ilusionado y cohesionado, con la experiencia positiva de sus gobiernos en Andalucía, Castilla y León, Murcia o Madrid. Podría de esta manera conseguir la sorpresa dándole la vuelta a los resultados anteriores.

Dudo que Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y sus respectivos gurús lean esta reflexión, pero si lo hicieran les pediría que le dieran una vuelta a la misma, no vaya a ser que lo del cuento de la lechera que está en la mente del primero, se convierta en cruel realidad y nos encontremos con el cántaro hecho añicos y la leche, o sea los 166 diputados, desparramada por el suelo.

Lo que tenemos ahora ya lo tenemos, 166 y el apoyo del PNV más la abstención de ERC y posiblemente Bildu. Lo de la encuesta del CIS es una hipótesis que estos meses hasta el 10-N probablemente vaya a desvanecer.

Las izquierdas se sitúan ante su dilema, o siguen desgastándose dándose leñazos hasta sucumbir, o espabilan, reaccionan y se ponen de acuerdo. El 22/23 de Julio tiene la primera oportunidad para hacerlo que pudiera ser la última.

El electorado les ha dado los instrumentos, 166 exactamente, que no haya que decirles al final como al Mío Cid; “Dios, qué buen vassallo si oviesse buen señor”.

Veremos…………

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 14 Julio 2019



martes, julio 9

El desvarío de Pedro y Pablo



Publicado en Diario 16, Diario de Noticias de Navarra, Gara, Navarra Información, El Confidencial Digital, Plaza Nueva, El Periodista Digital.

Acaba una reunión de una hora y cuarenta minutos entre los dos líderes de la izquierda española. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias tenían la obligación política y ética, de ponerse de acuerdo para poner en marcha el nuevo gobierno presidido por el primero, pero no lo han conseguido.

La altura de miras que se les exigía ha quedado convertida en apenas una vulgar apariencia de cara a la galería. Toda la ilusión generada en el seno de la izquierda que representan tras el 28-A, ha quedado dilapidada en apenas cien minutos de charla.

¿Charla o monólogos sucesivos? ¿De qué han hablado en ese tiempo? ¿Quién expone el relato más ajustado a lo que realmente ha ocurrido? ¿Alguno de ellos va a decir la verdad que sus votantes merecemos? ¿Qué es lo que realmente les mueve, su ambición personal y partidista o el bien común? ¿Han hablado de los problemas que afectan a la ciudadanía o solamente de los que les interesan a ellos y sus partidos?

Porque de haber sido su conversación sobre esta última cuestión, parece evidente que el contacto habría terminado con un acuerdo prácticamente total.

Quizás nunca podamos tener respuesta cierta a esas preguntas. Puede ser, porque la verdad les dejaría en muy mal lugar a ambos. Es probable que hayan hablado de cuestiones inconsistentes, que ninguno de ellos acabe diciendo la verdad, al menos toda la verdad, o que sólo busquen su beneficio personal importándoles un carajo ese bien común que queda muy alejado de sus expectativas.

¿Era tan difícil ponerse de acuerdo? ¿Tantas leguas de distancia les separan? ¿O es que simple y llanamente a uno le impulsa el olor de que podría arrasar las próximas elecciones y al otro su ambición personal?

¿Van a ser capaces de dilapidar el activo que les dimos once millones de ciudadanos y ciudadanas en las pasadas elecciones?

Porque efectivamente como piensa uno de ellos el PSOE podría crecer en unas nuevas y el otro que llevando la tensión al límite puede doblegar su posición intransigente.

Es probable que alguno de ellos tenga razón, o quizás ninguno y ese juego suicida acabe con una bala en el cerebro de toda la izquierda de este país.

Jugar a la ruleta rusa en un momento como este no sólo es una irresponsabilidad, también podría resultar un error de componentes históricas.

¿Podría ocurrir en ese 10 de Noviembre al que vamos abocados después de esa frustrada reunión, que las derechas sumaran para llegar al gobierno, ante la desmovilización de la izquierda debido a las irresponsabilidad de sus dos líderes?

Es una hipótesis posible que hoy pocos en el seno del PSOE y Podemos contemplan, pero que condenaría a ambos a una peligrosa y quizás larga travesía por el desierto.

Contemplada esa posibilidad desde hoy puede parecer terrible para esa izquierda, al menos desde el punto de vista táctico, pero quizás trajera una elemento positivo, éste estratégico; que esa debacle tendría dos responsables; Pedro y Pablo; Pablo y Pedro, el orden de factores no altera el resultado, y como consecuencia su desaparición de la escena política.

En estos instantes parece evidente que desde el punto de vista del necesario entendimiento entre las dos izquierdas, ellos suponen un obstáculo. No parece que se entiendan y mucho menos que estén dispuestos a ponerse de acuerdo, por eso quizás el mayor servicio que podían hacer para el futuro de esa izquierda sería desaparecer y eso sólo se puede producir desde el fracaso de ambos.

La reunión de hoy ha supuesto un jarro de agua fría para quienes confiábamos en que ese gobierno de izquierdas era posible y necesario. Pero no debemos caer en la melancolía, porque la clase política actual nos ha acostumbrado, a que lo que en un momento dado es blanco apenas tres minutos después puede convertirse en negro, gris, verde o azul.

¿Podría revertirse el desencuentro de hoy? Parece difícil, porque o bien cede uno o el otro y no parece que sus egos se lo permitan. Claro que habría una solución intermedia, pero esa era propia de la Transición; la búsqueda de puntos de encuentro desde la cesión y la generosidad. No parece que estos críos sean de esa especie de políticos, ya en vías de extinción.

Reitero mi idea de reivindicar que al igual que en un tiempo en Euskadi se necesitaron menos policías y más psiquiatras, creo que ahora estos dos los necesitan con mucha más razón. Pedro y Pablo, una buena terapia de diván os vendría bien pero especialmente  podría ser beneficiosa para el país.

Pinta mal, pero nunca debemos perder la esperanza.

Veremos………..

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 9 Julio 2019


viernes, junio 28

Entrevista a Otegi, o la batalla del relato



Recuerdo que en los años de plomo, especialmente en Euskadi y Navarra, alguien aseguró que no necesitábamos más policía, que lo que realmente demandábamos con urgencia eran más psiquiatras. Creo que esa acertada frase se ha convertido en actual en estos nuevos tiempos.

Más Freud, más divanes, para una clase política a la deriva. Cambiar los expertos que asesoran a nuestros dirigentes por psiquiatras y psicólogos podría mejorar la calidad de nuestra deteriorada democracia.

Quizás así podamos explicar las abruptas reacciones ante un episodio que nos ha convulsionado en los últimos días; la entrevista que el pasado martes TVE hizo al dirigente de EH Bildu Arnaldo Otegi y que ha activado la “caja de los truenos”.

En este país nunca hemos sabido tratar un tema tan delicado como el terrorismo con altura de miras. Ahora que se habla mucho del relato, no hemos sido capaces de tratarlo con sinceridad, generosidad, sin tapujos ni manipulaciones. Se ha utilizado como arma arrojadiza contra el “otro”, sin ni siquiera ver a ese “otro”. Así ha sido y no iba a ser una excepción en este caso.

Los que hemos vivido en las trincheras de primera línea de fuego esa larga y dolorosa experiencia, observamos entre perplejos y escandalizados como todo el mundo se permite hablar desde su mesa camilla sin pudor y lo que es peor sin conocimiento, de lo que tanto nos costó. A nosotros y a nuestras familias.

No sólo a hablar, también interpretar, opinar, describir en la mayoría de las ocasiones desacertadamente, como perfectos papanatas. Se ignora y manipula la verdad, los hechos y poca gente se atreve a exponer lo que realmente pasó sin miedo al linchamiento. Si te sales del guión establecido eres lapidado en la plaza pública. Falta coraje.

No suelo ser de los que se encoje, no lo hice con los “chicos” de ETA y sus gentes y no lo voy a hacer ahora con los de enfrente. Entremos pues en materia.

Conozco a Otegi hace muchos años, hemos estado en orillas diferentes y confrontadas, a menudo muy confrontadas, tenemos diferentes ideas, especialmente sobre la cuestión identitaria, independentista, aunque también tenemos elementos en común y no me sale urticaria al decirlo.

Pero a pesar de ello le reconozco el trabajo que durante los últimos años ha hecho en el seno de la izquierda abertzale, para abandonar a ETA y su violencia estéril y conducirles hacia un funcionamiento democrático.


Algún día se escribirá la historia del final de esa violencia, los actores que en una y otra orilla hicieron posible la construcción de puentes por los que comunicarnos, pero existe una realidad incuestionable, que a ETA no sólo se la podía derrotar con los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, con la justicia y la colaboración internacional, elementos estos imprescindibles.

Esos instrumentos eran necesarios pero sólo con la ayuda desde dentro eso se ha podido producir y ahí Otegi fue una figura imprescindible. Él y quienes con él impulsaron la iniciativa Bateragune en el seno de la IA. Fueron capaces en una hábil y arriesgada maniobra de engañar a la propia ETA y a un sector de su gente, para que se abandonara el apoyo a su violencia.

Sólo un dato ilustrativo. A veces miramos a Irlanda, a su terrible conflicto interno, pues allí el equivalente de Otegi, Martin Mc Guinness, fue co Primer Ministro de su gobierno con otro radical del otro extremo, Ian Paisley, como Primer ministro y se asumió con naturalidad desde la sociedad irlandesa y también británica.

Otegi es el líder de un grupo político legal, legítimo, al que apoyan miles de ciudadanos vascos, con el que se puede y se debe hablar, negociar y pactar. Otra cosa es que algunos creamos que debería pasar ya a un segundo término, porque esa decisión sería beneficiosa de cara al futuro, pero ese es otro debate.

La culpa de que se creen estos conflictos la tiene el temor del PSOE avasallado por la derecha y las víctimas de ETA, que son víctimas, que somos víctimas pero solamente eso, a hablar con naturalidad de estas cuestiones.

Esos sectores han ganado hasta ahora la batalla del relato, por eso ahora se debe intentar corregir ese error, porque de lo contrario seguiremos acomplejados y acobardados sobre un tema tan complejo.

Durante mucho tiempo, soy testigo directo de ello, se habló con ETA, con la IA, estando gobiernos del PSOE y del PP. Se habló, se negoció, se acordó y no hay que tener miedo a decirlo, a contarlo todo, TODO, porque probablemente eso hizo que se evitara mucho más sufrimiento. La sociedad española tiene derecho a saberlo, a saber toda la verdad porque así tendrá una visión global, real y sincera de lo que ocurrió.


En fin.....durante muchos años, 29 exactamente, participé de manera activa en la construcción de esos puentes, al mismo tiempo que era víctima de ETA y su mundo.

Así, doce años tuve que soportar tener que ir acompañado por dos escoltas para que no me mataran y en dos ocasiones estuvieron a punto de hacerlo. Por eso puedo hablar desde el conocimiento y la legitimidad, porque lo hago desde el lado de las víctimas, no de los verdugos. ¿Dónde estaban en los años de plomo algunos de quienes ahora chillan?

Pero a pesar de ello no me dejo llevar por la rabia y mucho menos por la venganza. Durante esos años vi al “otro”, su sufrimiento también, analicé sus razones incluso las irracionales, me comuniqué, intenté puntos de encuentro para acabar con la sinrazón.

Allí me encontré con Otegi en el instante de su tránsito, también con otros de su orilla mucho antes, Patxi Zabaleta el primero, después Pernando Barrena, Joseba Permach…, por eso creo que la sociedad española tiene derecho a saber esa parte del relato y las gentes sensatas tenemos la obligación de ayudar a que sea así.

El escándalo montado con la entrevista a Otegi no tiene ningún sentido a día de hoy y sólo se puede explicar desde el intento de utilización espuria de los años de violencia sufridos, más por unos que por otros por cierto.

O el PSOE no se achanta y actúa de manera valiente en este asunto, o esa batalla del relato la perderá de manera definitiva.

Veremos……..

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 28 Junio 2019

domingo, junio 23

¿Es hoy más democrático pactar con Bildu que con VOX?



Publicado en Diario 16, Navarra Información, Gara y Plaza Nueva el 25 Junio 2019

Lo ocurrido el pasado miércoles 19 en la constitución del nuevo Parlamento de Navarra ha revolucionado al gallinero de la derechona, la de aquí y especialmente la de allí.

Que la situación diera un giro inesperado después de su alegría del sábado anterior con la constitución de los ayuntamientos navarros, les pilló absolutamente desprevenidos. Sólo había que ver el careto que se le quedó a una Inés Arrimada en la balconada de invitados, al darse cuenta que había hecho el viaje en balde y debía irse con el rabo entre las piernas.

Durante la elección de la mesa del Parlamento de Navarra el PSN elegía justo el camino contrario, apoyando al candidato de Geroa Bai para presidirlo  y lo más relevante, permitía por omisión la llegada de Bildu a su mesa. Todo ello de manera legal, democrática y legítima.

En apenas 72 horas el PSN pasaba de ser para ellos un partido ejemplar y constitucionalista a un cómplice de los asesinos etarras. Aún la derecha española no quiere enterarse que ETA dejó de existir hace más de un año y que esa desaparición se produjo con la inestimable ayuda de quienes desde el seno de la izquierda abertzale colaboraron a ello, precisamente esos que ya integrados en el sistema democrático ellos intentan repudiar impúdicamente.

A partir de esa mañana convulsa del 19 de Junio se producía un nuevo panorama aquí y de rebote también allí. La posibilidad de María Chivite fuera Presidenta de Navarra con el apoyo de Geroa bai, Podemos e I-E más la abstención de Bildu se abría camino.
Quizás los votos (afirmativos y abstención) sólo le puedan llegar si se construye un gobierno de coalición PSN-Geroa bai-Podemos-I-E, con un programa que convenza a Bildu para su abstención, un gobierno que garantice que no existan más jugadas en el futuro.

Pero lo que resultaba más importante era que lo que había ocurrido en Navarra  podía  trasladarse a la hora de elegir a Pedro Sánchez, abría la posibilidad, ahora más cercana, del apoyo del  PNV y la abstención de Bildu.

Para explicar este giro habrá que considerar la posibilidad de que sea producto del maquiavelismo de su gurú Iván Redondo.

Puede ser que a las tres posibilidades que Pedro Sánchez tenía abiertas para acceder de nuevo al poder; un acuerdo con Cs extremadamente difícil pero no imposible, el apoyo o abstención de UPN y CC ahora eliminadas, o conseguir la abstención de ERC más compleja después de la jugada realizada en el Ayuntamiento de Barcelona y las decisiones del TS, haya añadido una tercera; la abstención de Bildu. Ellos y PNV suponen nada menos que 10 votos imprescindibles.

Recordar que la suma de PSOE+Podemos+PNV+Compromis dan 172 diputados y con la abstención de los 4 de Bildu más otros cuatro de ERC y JXCAT que no asistirán, hace que en contra podrían haber un máximo de 170. Bingo!

Esto además abriría la puerta a ir considerando a Bildu como un partido plenamente normalizado y democrático, con el que se puede contar incluso con más coherencia que la derecha al apoyarse en VOX.

Parece evidente que desde la desaparición de ETA Bildu es un partido más integrado en nuestro sistema democrático que VOX y además en términos generales su ideario cada vez se parece más al de PSOE y Podemos, excepto lógicamente en el tema identitario.

Por eso la respuesta a la pregunta inicial es sí, pactar con Bildu hoy está mucho más legitimado  democráticamente  que hacerlo con VOX.

Pero conseguir su abstención no resultaría sólo un elemento puramente táctico para que Pedro Sánchez acceda al poder, también puede serlo estratégico dado que Bildu hace tiempo que ha elegido convertirse en la ERC de Euskadi y esa abstención le abriría una puerta definitiva para conseguirlo.

Con un PNV pragmático y dialogante, más una ERC y Bildu caminando por la misma senda, se abre una oportunidad única para que Pedro Sánchez de pase a la historia, como quien consiguió acabar con las tensiones centro-periferia heredadas de nuestra Transición. Sería una gran aportación al futuro del país.

Navarra se cruza así en pleno laberinto del PSOE. ¿Habrá comportamientos de estadistas y con altura de miras en ambos lugares?

Veremos qué ocurre los próximos días pero a día de hoy esto va pintando mejor, al menos para quienes apostamos por un gobierno de progreso y de izquierdas en Navarra y España. Aunque conviene no confiarse debido a la liquidez de la política actual en la que del negro se pasa al blanco con inusitada rapidez.

Veremos…………

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 23 Junio 2019




martes, junio 18

La política indigna como mercado persa

Publicado en Periodista Digital, el 20 Junio 2019

¿De verdad es eso lo que hemos votado? Esa pregunta nos hicimos muchos la noche del sábado en numerosos lugares a lo largo y ancho de nuestro plural país.

Plural y confuso a la vista de algunos resultados contra natura en diferentes municipios, en algún caso superando todas las sorpresas imaginables. La política de este país ese día se asemejó a un mercado persa. Trueques, engaños, timos, palabrería, traiciones.

Que un partido de izquierdas como el PSOE haya pactado en Madrid con Podemos, pero en Castilla la Mancha con la “nueva” derecha de Cs más rancia aún que su predecesora, y que al mismo tiempo ésta lo haga con PP y VOX, es un ejemplo más de la incoherencia política actual donde algunos partidos valen igual para un roto que para un descosido.

No ayuda nada esta actitud a mejorar la calidad de nuestra democracia, que se nos va deteriorando por momentos.

Quizás el único territorio ejemplar haya sido Euskadi, donde el pacto PNV-PSE ha funcionado ejemplarmente prácticamente al 100 %, sabiendo los electores a la hora de depositar su voto el pasado 26-M que iba a ser así, especialmente después de meses de colaboración de ambos en el gobierno de Vitoria. Da gusto contemplar ese comportamiento leal y coherente.

Por el contrario lo sucedido en el territorio limítrofe, Navarra, ha resultado la cruz de la moneda. Que en la previa de la votación para que María Chivite pueda ser Presidenta del Gobierno de Navarra, ésta y el PSN se hayan dedicado a humillar y desairar a sus hipotéticos socios, a aquellos que deben votarla incluyendo a Bildu del que se necesita su abstención, es para un análisis más exhaustivo.

Los votantes socialistas, al menos el que escribe estas líneas aunque me temo que sean muchos más, no vamos a poder entender y explicar esta circunstancia.
Permitir que gobierne la derecha extrema de Navarra +, que hay que recordar incluye a PUN, PP y Cs, éste último enemigo acérrimo de nuestros fueros, es como para hacérselo mirar.

La sospecha de que se ha tratado de un plan diabólico para molestar a sus socios necesarios, con el fin de conseguir que esa derecha acceda al poder autonómico a través de ese enfado, sobrevuela por los cielos de Navarra.

Defrauda y enfada a sus votantes más de izquierdas (recordar que esta vez de los 70.000 votos conseguidos 32.000 les vinieron de Podemos e Izquierda-Ezkerra) y deja a la mayoría de la población situada en el ámbito progresista izquierda con un amargo sabor.

Como se encargó de recordar la actual presidenta Uxúe Barkos suponía la repetición del “Agostazo” 2007, esta vez un “juniazo”.

¿Cómo pedir desde el PSN después de lo ocurrido este sábado los votos a Geroa Bai, Podemos e I-E y mucho menos aún la abstención de Bildu, después de esta vejación?
¿Qué se puede hacer entonces para desmontar esta lamentable situación? Sólo puede haber una manera, aunque requiera altas dosis de generosidad por parte de los humillados; que se le exija a PSN el pago de un peaje que condone su deuda.

Los votos (afirmativos y abstención) sólo le llegarán si se construye un gobierno de coalición PSN-Gero bai-Podemos-I-E, con un programa que convenza a Bildu para su abstención, además de que la presidencia del Parlamento recaiga en Geroa bai y así garantizar en la medida de lo posible que no existan más jugadas en el futuro.

Si el PSN acepta demostrará su sinceridad y recuperará la confianza, si la rechaza quedará claro su engaño, especialmente al sector más importante de su electorado.

Quizás todo este puzle de sinsentidos tenga explicación en clave de la próxima elección de Pedro Sánchez como Presidente del Gobierno. Que sea producto del maquiavelismo de su gurú Iván Redondo.

Pretende así dejar abiertas las tres posibilidades que le quedan para acceder de nuevo al poder; un acuerdo con Cs extremadamente difícil pero aún no imposible, convencer a UPN a través de ese “juniazo” que le entrega Ayuntamiento de Pamplona y gobierno de Navarra  para lograr su apoyo, o conseguir la abstención de ERC ahora más compleja después de la jugada realizada en el Ayuntamiento de Barcelona y las decisiones del TS. Incluso falta la sentencia del Procés que puede enfangar aún más esta salida.

Es probable que alguna le salga bien, a día de hoy todo es posible, pero la pregunta es: ¿dónde queda la ideología? ¿Dónde la ética, la coherencia, la honestidad?

Hace tiempo que esas cualidades han desaparecido de la política y los políticos actuales. Ahora todo vale con tal de conseguir el poder, el pragmatismo sustituye a las ideas y se puede pactar con cualquiera sin ningún pudor.

¿En qué se parecen Cs, UPN, ERC? En una cosa, pueden conseguir la presidencia a Sánchez y para eso todo vale. Es la más pura esencia del ínclito Iván Redondo, que ya ha demostrado suficientes veces que vale igual para arre que para so, para asesorar a PP, PSOE y si se lo piden Podemos.

Lamentablemente parece que ese espíritu ha impregnado definitivamente al mismo Sánchez. Qué decepción, qué pena…….

Veremos qué ocurre los próximos días pero a día de hoy esto tiene muy mala pinta, al menos para quienes entendemos la política como algo digno de principios, con altura de miras.

Veremos…………

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 17 Junio 2019




martes, junio 11

Navarra; ¿cumplimiento o traición?




Artículo publicado en Diario 16, Navarra Información, El Confidencial Digital, Periodista Digital, Plaza Nueva, Gara, Deia, Diario de Noticias de Guipuzcoa, Nueva Tribuna y Diario de Noticias de Navarra en la semana del 10 al 16 de Junio 2019

Hace unas semanas escribía de manera crítica de la clase política que nos toca sufrir en estos tiempos. Los definía como chavales a los que no les había llegado aún y quizás nunca les llegue, el “Espíritu de la Transición”. Esta visión pesimista general también es de aplicación a Navarra. En el momento de escribir estas líneas todo es posible aquí.
                           
María Chivite dice blanco, Carmen Blanco negro, Ábalos matiza y lo convierte en gris, Pedro Sánchez parece que va pero realmente viene. La política del esperpento, de película de los Hermanos Marx.

Mientras, UPN se vuelve de repente cómplice de la posibilidad de un gobierno socialista utilizando Navarra como moneda de cambio. Yo te doy mi voto para tu investidura si tú me entregas Navarra. No se sabe muy bien si con la aquiescencia de sus socios de Cs y PP. Sólo recordar que de los 20 parlamentarios de Navarra +, 3 son de Cs y 25 de PP.

Llevo 50 años en política y reconozco que jamás he vivido y sufrido una situación tan vergonzosa, ausente de principios y de ética. Creo que aún me queda un atisbo de lucidez y que entiendo perfectamente el castellano, pero juro que hay veces que les escucho con atención y no entiendo absolutamente nada.

¿Ese reparto de papeles es para intentar que decidan lo que decidan al final quedar bien?

Es lo que parece, pero simplemente recordarles, a PSN y PSOE, a Chivite y Sánchez que “Roma no paga a traidores”, que una parte de esos 70.000 navarros y navarras que les hemos apoyado (32.000 provenientes de Podemos e I-E), lo hemos hechos para que sus 11 parlamentarios colaboren en un gobierno de progreso, de colaboración de las diferentes izquierdas. Que por cierto es lo que llevan repitiendo desde hace un mes.

Un gobierno liderado por PSN al ser la lista más votada de ese sector, con el apoyo del resto, Geroa Bai, Podemos, I-E y Bildu. Sí, sí, Bildu, porque es un partido legal con el que, especialmente desde la desaparición de ETA, se puede dialogar, acordar y pactar.

Aún recuerdo mis años de concejal y parlamentario del PSN-PSOE cuando les decía precisamente eso aleccionado por mis mayores. “Señores de la Izquierda Abertzale, cuando ya no apoyen a ETA, su violencia, todo será posible con nosotros, dialogar, pactar, acordar. ¿Y ahora qué cara se me queda?

¿O es que el PSOE puede hacerlo cuando hace unas semanas solicitó y aceptó su voto, para sacar adelante en la Comisión Permanente del Congreso los Proyectos de Ley de las medidas de los famosos viernes sociales, y el PSN ni siquiera puede aceptar su abstención para que María Chivite sea la próxima Presidenta de Navarra?

¿Es peor aceptar esa abstención que el voto de VOX que sin ningún pudor mercadean PP y Cs? ¿Por qué pueden en Madrid, capital y comunidad, arrebatar el poder a la lista más votada del PSOE y Carmena con los apoyos de los herederos del franquismo y en Navarra no podemos hacer lo mismo con quienes colaboraron en que ETA dejara de existir?


¿No recuerda Pedro Sánchez que llegó a la situación de privilegio actual gracias a una moción de censura contra Rajoy, con el apoyo entre otros de Podemos, IU, PNV y Bildu, justo los que se necesitan en Navarra? ¿Por qué él sí y Chivite no?

Cada pregunta tendrá su respuesta, pero de que sea una u otra depende que nos juguemos nuestro futuro, evitando o no otro tránsito por el desierto de 12 años como provocó el “Agostazo” de 2007, consolidemos nuestra democracia aceptando a Bildu como un partido más, o que suponga un nuevo engaño y una traición para nuestra base social.

De las declaraciones de Adolfo Aráiz su anterior portavoz en Onda Vasca, se puede deducir que EH-Bildu se lo va a poner fácil al PSN con su abstención. Eso situaría la pelota en su tejado

El socialismo en Navarra se juega en este envite la honestidad y la coherencia, cumplir con la palabra dada en las elecciones o traicionar sus principios.

Además si como parece Pedro Sánchez acaba siendo de nuevo Presidente del Gobierno, va a tener que decidir si quiere pasar a la historia como aquel  que acabó con las tensiones centro-periferia en este país y lo que pase en Navarra será clave para conseguirlo.

Sólo un aviso a navegantes a todos; que tengan cuidado con lo que vayan a hacer los próximas semanas, porque quizás un día esa misma ciudadanía que en estas elecciones ha acudido en masa a votar porque ha recuperado la confianza en la política, puede cansarse de engaños y traiciones y abandonarles en la misma cuantía. Esa peligrosa posibilidad supondría un golpe mortal para la calidad de nuestra democracia.

Veremos……….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 10 Mayo 2019