sábado, julio 19

Un día negro para la izquierda en Navarra


Éste es mi sancta sanctorum y por lo tanto aquí escribo con absoluta libertad lo que pienso, mis inquietudes y preocupaciones, mis reflexiones.

Siempre he defendido la coherencia en política y que no se puede ni debe vender esta por un palto de lentejas y menos por uno de agua caliente. Que esa coherencia y más aún si es de una larga trayectoria,  tiene un valor incalculable.

Con esa disposición fui a una reunión de Izquierda Socialista de Navarra (cuatro miembros la componen oficialmente) el pasado jueves, en ellas se debatió entre otras cuestiones si participar o no en una lista en el congresillo celebrado hoy para elegir a los delegados al Congreso Federal Extraordinario.

Después de una larga polémica se buscó un punto de encuentro (mi opinión era que en NINGÚN caso nos podíamos mezclar, desprestigiar en una lista encabezada por Roberto Jiménez causante del destrozo del PSN en los últimos años) que fue que sólo en el caso de una lista consensuada nuestra participación sería posible. En ningún caso podíamos traicionar nuestra historia, ni a compañeras y compañeros con quienes llevamos años luchando por llevar al PSN a la senda de la izquierda.



¿Consensuada cómo? Pues lo de Navarra no marca las diferencias de esta última contienda electoral para elegir SG, aquí las diferencias están entre un grupo crítico con la gestión de la dirección actual que ha destrozado a nuestro partido, especialmente con la decisión tomada en Marzo de no propiciar un gobierno alternativo a UPN y esa dirección que ahora, paradojas de la vida, se divide entre partidarios de Madina y de Sánchez, pero que son lo mismo.

¿Se entiende una lista de consenso una con esos partidarios pero todos ellos de la actual dirección, quedando fuera el sector crítico clásico? Evidentemente no. ¿Debíamos estar en una lista de estas características encabezadas por Roberto Jiménez? Pues con igual evidencia NO! ¿Se cumplían las premisas previstas en la decisión del jueves en el seno de IS para entrar en ella? Pues tampoco.

Pero a pesar de ello se ha hecho y se ha hecho mal por un doble motivo, porque rompe nuestro trabajo de años crítico con la deriva de nuestro partido y porque incumple una decisión tomada.

El resultado clarificador, 117 han apoyado esa lista oficial y 34 no. Hemos pasado de estar en ese 23 % (40 en el Congreso pasado) crítico con la gestión de la actual dirección, al 0 % diluidos y enfangados en el seno de la misma. Chapó! Eso sí un compañero, que prefiero no definir ahora, va a ir al congreso de la mano de ell@s.

En estos instantes el cabreo y la indignación me dominan, pero recuerdo una vieja máxima que dice “no tomar decisiones en caliente”, por lo que haciendo caso a la misma y a los comentarios de compañeros que me moderan, decido tomármelo con calma, pero no puedo por menos de expresar con contundencia: NO EN MI NOMBRE!


No es culpa de la corriente Izquierda Socialista, ni de la Plataforma de apoyo a Pérez Tapias que tomaron las correctas decisiones comentadas, simplemente que quizás haya que crear filtros de admisión más rigurosos para evitar caso como éste que dañan profundamente a su imagen.

Quiero expresar mis opiniones al menos para que cuando paseo por la calle lo pueda seguir haciendo como ahora, con la cabeza muy alta, con coherencia y dignidad.

Pero aquí, en mi sancta sanctorum reflejo mis reflexiones que, aunque en caliente, opino son acertadas. Y una pregunta final: ¿ha valido la pena vendernos, dilapidar nuestro prestigio de años por un delegado en el Congreso? ¿En política vale todo?



1 comentario:

  1. En IS, tenemos a mi entender un problema: no estamos definidos, identificados, incluidos en ninguna lista como grupo, o yo no me he enterado que existe.
    Izquierda Socialista, es algo que se sabe que está, que a veces nos manifestamos como tales, pero no con la suficiente claridad para que se nos identifique como miembros de ese grupo. Grupo que se suele confundir con los que son críticos con el partido, pero por motivos, no solo diferentes, sino que a veces, hasta contradictorios.
    Muchos son críticos por que quisieran un Psoe más de centro moderado. Entre estos están compañeros que por haber tenido un protagonismo importante en el partido, siguen teniendo peso en él con sus comentarios.
    Entonces, somos (IS) algo intangible que como las meigas; haberlos hailos pero no se nos ve. Quizás no se nos vea por que no estamos ni tan siquiera bien definidos. Puede que no nos convenga estar en ninguna lista, no vaya a ser que ello nos excluya de pillar "cacho" en alguna ocasión y sabemos que estas no abundan.
    Si estoy equivocado, y ese grupo está definido con nombres y apellidos, como lo están los compañeros del PSC, me gustaría saberlo para apuntarme a él, ya que; lo único que me define como perteneciente a esa corriente, es mi propia manifestación.
    Si no estoy equivocado, deberíamos constituirnos en ese grupo definido, e intentar influir con la cuota que nos corresponda, en las decisiones del partido.para impulsar con nuestro esfuerzo, esas políticas de izquierdas que reclamamos.
    Mientras no nos reconozcamos nosotros mismos, difícilmente vamos a conseguir algo más que desahogarnos como ahora has hecho tu con estas reflexiones que aplaudo.

    ResponderEliminar