domingo, marzo 23

Madrid 22 Marzo: De dignidad e indignidad



Ayer fue un día histórico para Madrid, para la lucha contra las agresiones que estamos sufriendo por parte de una derecha insolente, canallesca, para la que hace tiempo todo vale ante una izquierda desarmada ideológicamente, con su partido mayoritario desaparecido en lo más arduo del combate.

Pero ayer ya digo el pueblo se rebeló, pacíficamente, reivindicativamente ya alzó su voz contra los recortes sociales, contras los desahucios, pensiones de miseria, paro, ignominias, contra los abusos laborales, contra el más grave ataque de la historia al Estado del Bienestar.

Lo hizo en la calle, como se ganan estas batallas y gritó alto y claro: ¡BASTA YA! Lo hizo en el Madrid del “no pasarán”, el que resistió meses, años el asedio de los fascistas, el Madrid republicano, revolucionario y desde ese centro de nuestro país lanzó su proclama el norte y sur, este y oeste y lo escuchamos en Euskadi, Navarra, Catalunya, Andalucía, Galizia, desde donde aquellas personas que no pudimos ir estuvimos de alguna manera.



Diego Cañamero fue quien lanzó la proclama más clara y rotunda: estamos aquí para quedarnos, para luchar hasta el final y para ello se necesitan millones en las calles, unidad, unidad de una izquierda desunida y perpleja, una izquierda que con plomo en los pies no fue capaz de acompañar a esas miles de personas en su caminar, pero sobre todo necesitamos un nuevo FRENTE POPULAR.

Tiene razón Cañamero, eso es lo que necesitamos, la unidad de toda la izquierda, socialistas, comunistas, republicanos, ecologistas, nacionalistas de izquierdas, progresistas, todos somos necesarios para parar esta sangría, esta agresión inhumana.
La DIGNIDAD así con mayúsculas inundó mi pueblo, lleno sus calles con gentes venidas de cada rincón de este machacado país, jóvenes, menos jóvenes, acianos, mujeres, hombres, niños, todas y todos pacíficamente en la lucha por una democracia real, por la justicia, solidariamente.

Pudieron ser dos millones, o un millón o 350.000 que dijo la policía, es igual, mucha, mucha gente, una de las manifestaciones mayores de la democracia. Allí había gentes de todos los colores, entendiendo que para ganar esta guerra es imprescindible la unidad de todas y todos.



Hasta ahí la dignidad del pueblo, después vino la indignidad del poder de la derecha que no podía consentir el éxito de la movilización. Intentó reventarla y casi lo consiguió, pero les dio a los voceros de la extrema derecha mediática la posibilidad de titulares canallescos, inmundos como el de La Razón de hoy. Maruhenda y sus secuaces se permiten poner que terroristas llegados de toda España arrasaron Madrid. Canallas, desde estas líneas yo os maldigo. Si hubiera ayer dos millones de terroristas en Madrid hoy no habríais amanecido en este país.
Eso lo dicen quienes han jaleado durante semanas las luchas, una parte de la extrema derecha, llevada en Kiev. ¿Alguien en su sano juicio puede ver algún parecido?

Ayer durante el día la dignidad inundó Madrid y a la noche fue la indignidad de un gobierno del PP incapaz de digerir que el pueblo se alza contra él, contra sus corrupciones, contra sus agresiones, contra sus canalladas. Que se levantó ayer y ya no parará hasta echarlos, porque lo que necesita este país se gana en las urnas, pero ahora especialmente en las calles. Con un proceso revolucionario, novedoso, pacífico pero con mano de hierro en guante de seda.



La izquierda ayer, especialmente mi partido el PSOE estuvo ausente, mucha afiliación socialista estuvo allí, físicamente y moralmente, pero faltó su dirección y sobre todo faltó el coraje de denunciar los abusos del poder al final, la provocación (es cierto que ayudada por una minoría que lo estaba esperando) estaba medida, decidida en los despachos previamente. El PSOE hoy debe recapacitar, reaccionar y liderar esta denuncia y desde luego el proceso revolucionario que llega.

Grecia, Portugal, nos han enseñado el camino, cuando ya perdíamos la esperanza de que éste era un país de bueyes y no de leones resurge la lucha, resurge un país batallador, valiente, luchador, que ahora comienza su verdadera lucha revolucionaria contras los herederos de los franquistas que tiñeron de sangre y dolor nuestras tierras.




Nunca más! No pasarán! Antes morir de pie que vivir de rodillas! La rebelión, la revolución ha llegado!


No hay comentarios:

Publicar un comentario