miércoles, septiembre 25

La Santa Inquisición en el IMSERSO


Como es sabido el IMSERSO es un organismo público dependiente del Ministerio de Sanidad y Servicios Sociales que gestiona, con fondos de toda la ciudadanía española, los viajes que los jubilados de este país pueden hacer. Eso al mismo tiempo sirve para mantener activos hoteles en una época del año en la que si no fuera por ello tendría que cerrar, o sea que de paso se crea empleo y riqueza.

Después de 44 años de cotización hace 5 años he accedido a una jubilación que sufre constantes recortes por parte del gobierno del PP, el primero de ellos, que me quitaran un 30 % de mi base reguladora y como consecuencia de ella a este tipo de viajes. No es que me atraiga demasiado este tipo de iniciativas pero la crisis aprieta duro y veía en ella la única manera de pisar la playa este año. Al ser la primera vez que la solicitaba recibí un escrito en el que me notificaban había sido seleccionado, teniendo plaza asegurada. Ayer era el día señalado para formalizar este derecho.

Plaza, digo bien, porque señalaban que era UNA plaza. Al dirigirme a este organismo para comunicarle que iría acompañado, me responden que de no estar legalmente regulado (casado o pareja de hecho) esto no será posible.

Después, un devenir inacabable de correos electrónicos y llamadas al IMSERSO intentando rectificarlo, ya que como digo era el día en el que tenía que contratar dicho viaje. De ese periplo también puedo escribir  que estuve todo ese día intentando contactar con un organismo que más que para atender a jubilados parecía la CIA por su inaccesibilidad total. Supongo que es una medida para ahuyentarnos por agotamiento.


Esta respuesta me produjo sorpresa primero, indignación, cabreo, después, al entender por medio de esa comunicación que todavía estamos en la Edad Media, que la Santa Inquisición me dice cómo debo establecer mis relaciones de pareja para tener derecho a una iniciativa pública como esta. O sea que para poder ir de vacaciones con el IMSERSO, con un organismo que en tiempo de crisis aguda posibilita a los jubilados de este país poder visitar zonas que de otra manera resultaría prohibitivas, me dice que según la Santa Madre Iglesia debo estar debidamente acreditado en lo que respecta a mi compañía en la vida. Deleznable, impropio de un país occidental moderno y civilizado, en pleno siglo XXI. Torquemada ha resucitado y de nuevo se pasea por este tipo de instituciones del gobierno del PP.

Era consciente que en los últimos tiempos un viento conservador, reaccionario y carca arrasaba nuestro país, lo que nunca llegué a imaginar es que eso afectara también a la posibilidad de ir de vacaciones con quien quiera, a través de un derecho que me he ganado de largo con eso 44 años de cotización.

Malos tiempos corren para la lírica, para las clases populares atacadas por un tsunami de recortes y ataques al Estado de Bienestar, pero esto, que tiene que ver con la ética (moral para ellos) y la justicia, es de record Guinnes.

A través de estas líneas quiero hacer constancia de este desvarío, de esta ignominia, siendo consciente que afecta, aunque en silencio, a una parte de nuestras jubiladas y jubilados, a quienes queremos montar nuestra relación de pareja basada en la libertad.

Señores del PP, señor Rajoy: ASÍ NO! Así no llevan al país por la senda de la igualdad y la justicia. Solo espero que las personas afectadas tomen nota, al igual que otros colectivos, a la hora de ir a las urnas y lo denuncien públicamente como lo hago yo.

 

2 comentarios:

  1. Con el PP en el gobierno siempre volvemos a la Edad Media...

    ResponderEliminar
  2. Sino acredita que va con tu pareja de alguna manera no puede cederle un derecho que es suyo. Si fuera jubilada ella, miel sobre hojuelas. No tiene nada de carca, ni de política ya que aceptan parejas de hecho. Ahora que le fastidie que no pueda llevar a su preferida compañía...pues bueno! a mi me encantaría acompañar a mis padres al precio que ellos pagan o a algún amigo que me invitara...pero creo que si esta jubilado se habrá dado cuenta de que el mundo no es como nos gustaría....

    ResponderEliminar