sábado, octubre 6

Las cenizas de Ginés Cervantes, las cenizas del Foro Iruña


Después ha venido la emotividad de hoy, la profunda emotividad de despedir a un amigo, un buen hombre y excelente político a pesar de que algunos canallas burócratas no supieron o no quisieron entenderlo: Ginés Cervantes.

Ver a los 12 miembros de esa experiencia que él impulso: el Foro Iruña (antes Foro Café Iruña) juntos alrededor de sus cenizas me ha puesto un nudo en la garganta, más aún el ver sus cenizas uniendo sus dos lugares: Navarra y Catalunya. Curioso, cuando menos, que haya vivido también ese encuentro en mis propias carnes.

Nos hemos mirado en silencio, su recuerdo, su cara, sus serenas palabras nos venían a la memoria: Doce amigos y amigas, doce compañeras y compañeros unidos por Ginés en búsqueda del encuentro, del puente que comunique nuestras dos orillas. Ahora al mismo tiempo que él desaparecemos, esa comida, el escrito final que he tenido el honor de redactar con la inestimable ayuda de Miguel Izu, han supuesto la llegada a nuestra última estación, a nuestro último puerto, ahora que ya la mar se ha puesto en calma y la tormenta se aleja en el horizonte.



Iñaki Cabasés, Fermín Ciaurriz, Helena Berruezo, Miguel Izu, Manolo Ledesma, Javier Leoz, Reyes Cortaire, Guillermo Mújica, Iosu Ostériz, Mikel Armendáriz, Fernando Atxa y yo mismo, representantes del socialismo, la izquierda abertzale, Na Bai, PNV, EA, CDN, Salaketa, sacerdotes y ateos, nacionalistas y no nacionalistas, que durante 12 años en circunstancias duras, muy duras nos sentamos cara a cara y demostramos que era posible dialogar e incluso llegar a acuerdos.

Ginés nos impulsó y su legado está en los 70 artículos que fuimos capaces de escribir y firmar.

Hoy en ese lugar se han depositado las cenizas de Ginés y las del Foro Iruña, de las horas y horas que pasamos juntos y que sedimentaron una profunda amistad.
Hoy las cenizas del nuestro diálogo, entendimiento, generosidad, aprecio, sensatez, libertad, amistad, quedan mezcladas con las suyas, pero servirán para plantar, para germinar otras nuevas más fuertes y profundas.

Aún con la emoción en mi corazón y en mi cabeza, con su imagen doliéndome en todos mis poros, la ilusión de seguir luchando por eso ideales me hace mirar al cielo, verle con su sonrisa socarrona animándome, animándonos a seguir.

Y seguiremos Ginés, seguiremos, aunque solo sea para que no te enfades con nosotros amigo……




Agur jaunak Ginés Cervantes, agur Foro Iruña.

1 comentario:

  1. Muchas gracias por tus palabras y por devolver a mi padre a su tierra querida, Cataluña. Me gustaría agradecer el cariño con el que habéis realizado su despedida. Un abrazo y hasta siempre, Oihana Cervantes.

    ResponderEliminar