sábado, junio 21

El silencio

El silencio (autor Olivier Herrera Marín)

En la inmensa soledad del desierto

la luna cuelga esta noche su espejo,

flota el eco de mi voz en el silencio


Siempre he defendido la necesidad, la obligación, que los partidos, especialmente los de izquierdas, tienen de ser absolutamente transparentes, y en línea coherente con esa teoría, que aunque minoritaria considero correcta, traslado públicamente estas reflexiones teñidas de denuncia:

Aún estoy esperando la respuesta del candidato “oficialista” a la S.G. del PSN, a la invitación que les hice de realizar un debate público, para contrastar nuestros diferentes (que lo son) proyectos. Amanda Acedo con rapidez aceptó el envite.

Aún estoy a la espera, y falta una semana para el Congreso, de que el Secretario de Organización Federal, Pepe Blanco, conteste a mi solicitud razonada, a la vista de la grave situación de desigualdad entre los candidatos, para eliminar los avales como requisito para poder presentar las candidaturas a S.G.

Tampoco me ha respondido Samuel Caro, ya que al interpretar el silencio administrativo como favorable a mis tesis, ponga los medios oportunos para que así sea.

Aún estoy esperando que el mismo Samuel Caro saque una nota pública desmintiendo la afirmación hecha desde “fuentes socialistas”, que siempre suelen proceder de la dirección regional, de que la visita de Zapatero supone un apoyo a la candidatura “oficialista”, y va a traer como consecuencia un retraimiento en el debate congresual. Si eso fuera así, si la visita de nuestro S.G. Federal eliminara el necesario debate político sería un mal síntoma de la salud democrática de nuestro partido.

Aún estoy esperando la respuesta, hecha en varias ocasiones, de uno de los destinatarios para realizar una reunión a tres, con Amanda Acedo cuya respuesta fue afirmativa, para poner en común la fuerza de oposición al candidato oficialista.

Aún estoy esperando que algunos medios de comunicación traten en posición de igualdad a los tres pre candidatos, ya que hasta el mismo momento del congreso los tres estamos en la rampa de salida.

Demasiados silencios, demasiada ausencia de debate, demasiada falta de respuesta, en un proceso de un partido de izquierdas al que cabe exigirle una mayor claridad y transparencia. Me siento absolutamente defraudado por todo lo que está ocurriendo, y utilizo mi palabra, lo único que tengo, para denunciarlo. Porque en esos silencios está también explícito quien es quien en este tortuoso camino.

A pesar de todo sigo reivindicando la utopía, y que: ¡JUNTOS, PODEMOS!

No hay comentarios:

Publicar un comentario