martes, octubre 22

Ahora toca avanzar hacia la paz, reconstruir puentes y encontrarnos en ellos.



Ayer fue un día especial, complejo, duro por momentos, difícil, pero esperanzador a pesar de la brutalidad de ciertas reacciones a una sentencia del TEDH sensata, legal, legítima.

Aún aturdido por la tarde-noche de ayer y la lectura de la prensa sobre esa sentencia sobre la perversa y ahora ilegal "Doctrina Parot". Una sentencia que no es recurrible y que por lo tanto independientemente de lo que nos
aporte moralmente, legalmente solo se puede y debe acatar. Lo más sensato son las declaraciones de Martín Pallín en Diario Público, se puede decir más alto pero no más claro.



 Pero lo más triste es el silencio, el acojono de la izquierda, en especial mi partido el PSOE, clave a la hora de liderar una recuperación de la misma, en especial en este tema. No podemos, no debemos acojonarnos ante la presión inmoral, inadmisible de la extrema derecha, del PP en su versión más franquista, como tampoco nos acojonamos, al menos algunas y algunos, cuando hubo que enfrentarse con el mundo de ETA en la época dura, de plomo, hierro y sangre. Viví esa situación en un pueblo duro: Villava-Atarrabia muchas veces con las y los compañeros en soledad. ¿Dónde estaban entonces los que ladran ahora?

Ahora le toca a ETA mover ficha con el anuncio de su desarme con fecha de caducidad. Pero además hay que presionar al PP para que mueva la política penitenciaria, eliminando la dispersión, desactivando los macro juicios de las Herriko Tabernas y SEGI, sacando a la calle a Otegi, a Miren Zabaleta y al resto de implicados en la construcción de un proyecto audaz y valiente: Bateragune. Después la paz ya estará conseguida y nos olvidaremos de esta pesadilla que algunos se empeñan en que dure eternamente.



Pero ahora aún toca pelear, nos toca pelear a quienes siempre hemos estado dispuestos a construir puentes por los que comunicar ambas orilla, aún en los momentos más difíciles, en los más duros.

Por eso se me ocurre una idea peregrina, utópica, pero quizás eficaz, rompedora:
¿Qué tal si en este momento gentes de ambas orillas partidarias de esos puentes firmamos un manifiesto pidiendo que el PSOE exija al PP el cumplimiento completo e inmediato de la sentencia del TEDH, un cambio en la política penitenciaria con la eliminación de la dispersión, la paralización de los macro procesos de Herriko Taberna y Segi, así como la excarcelación de Otegi y quienes impulsaron Bateragune y a ETA que mueva ficha dando pasos definitivos hacia su desarme con fecha de caducidad concreta? ¿Qué tal si gentes socialistas como Ainhoa Aznárez, Odón Elorza, Egiguren o yo mismo y de la Izquierda Abertzale como Barrena, Rufi Etxebarria, Permach, o Jone Goirizelaia lo hiciéramos? ¿No sería un contrapeso a la ofensiva de la ultra derecha? ¿No daría un empujón definitivo al proceso de paz?
 

1 comentario:

  1. La paz llegará si se paralizan los juicios en curso y liberando a algunos que ahora están en la cárcel.

    No sé si seré capaz de recuparme de este ataque de perplejidad.....

    ResponderEliminar