lunes, mayo 30

¿Cómo recuperarnos desde los valores de la izquierda?


¿Cómo recuperar la confianza de los ciudadanos y en especial de nuestra base social en nosotros? Pues algunas ideas básicas ahí van:
1.- Si la izquierda es incapaz de enfrentarse a la crisis con planteamientos de izquierda debe dejar esa gestión a la derecha y reflexionar sobre esa cuestión hasta buscar soluciones desde nuestro lugar ideológico. En NINGÚN caso debemos hacer el trabajo sucio y además manipulados y dirigidos.

2.- Lavar nuestra ropa sucia en público. Siempre me ha parecido un profundo error eso de "debemos lavar nuestra ropa sucia en casa". Un PSOE con las paredes de cristal y a ser posible sin paredes, en comunicación directa con la ciudadanía que ve lo que ocurre en nuestro interior, los debates y diferencias con total transparencia.

3.- Un PSOE plural y con libertad de expresión. Que la base social de la izquierda que es rica y plural se vea representada en nosotros. Nada de monolitismo. Otra cosa es que en las decisiones tomadas democráticamente se respeten, como no podía ser menos, las decisiones mayoritarias sin renunciar a las ideas que puedan ser minoritarias en un momento dado, que serán permitidas y toleradas.

4.- Una reforma profunda de nuestra organización interna: límite de dos mandatos dentro y fuera, incompatibilidad de cargos públicos e internos incluso en Secretario General y candidato a las elecciones, respeto a las minorías, libertad de expresión, reducción de la profesionalización en la política, fortalecimiento de las primarias en todas las escalas, que por cierto no son incompatibles con un Congreso Extraordinario que nos sirva como rearme ideológico.

5.- Trabajar en un programa que conecte y refleje con las inquietudes de nuestra base social, le duela a quien le duela, Botín y los empresarios incluidos. Recuperación de nuestra norma básica: Estamos y trabajamos para TRANSFORMAR la sociedad no solo para interpretarla.

6.- No podemos ni debemos seguir dependiendo de elaboradores de encuestas y técnicos en marketing, hay que recuperar el mando ideológico para los políticos. El partido no puede convertirse en una oficina de contratación sino que es un instrumento para transformar la sociedad. Aquí se viene a trabajar y a esforzarse no a colocarse.

7.- Abrir una profunda reflexión sobre el futuro autonómico de nuestro país buscando nuevas fórmulas como la EUROREGIÓN que solucionen los viejos problemas nacionalistas. Nuevas e imaginativas soluciones para viejos problemas. Trabajar en la consecución de la paz antes del final de esta legislatura.

8.- Volver a trabajar desde el diálogo, la generosidad, la comunicación y el respeto el viejo concepto de “unidad de la izquierda” como paso previo a la necesaria de construcción de una “casa común de la izquierda” con habitaciones suficientes para que quepamos todas y todos, pero también con espacios comunes donde convivir.

9.- Reiniciar la actividad de la Internacional Socialista como instrumento de coordinación de ideas y propuestas de la izquierda ante la crisis. Dejarnos aconsejar por los pocos ideólogos que aún nos quedan a esa izquierda perpleja y paralizada, aunque ahora estén situados fuera de nuestro partido.

10.- Recuperar los tradicionales valores de la izquierda: solidaridad, justicia, igualdad, más los nuevos de diálogo, imaginación, generosidad, valentía, siempre sin despegar los pies de nuestro suelo ideológico y codo con codo con nuestra base social, escuchando y atendiendo sus demandas. Debemos reflexionar profundamente y elaborar las bases programáticas para un rearme ideológico de la izquierda.

No podemos, no debemos seguir a la defensiva como en la última etapa y hay que pasar de nuevo al ataque con nuestras propias ideas y soluciones.

Y más........................

Una última reflexión: Está claro que las piezas que fabricamos están saliendo defectuosas, eso puede ser porque la máquina que empleamos no es la adecuada o que los operarios que las manejan no lo hacen correctamente. En mi opinión es una suma de ambas circunstancias. El instrumento utilizado, la izquierda, el socialismo, el PSOE es eficaz, pero necesita algunas reformas como las que señalo y lo que resulta evidente es que los operarios no son los adecuados y esos SÍ es necesario cambiar.

Ahhh y como final: NO HAY TREGUA! No hay tregua en la lucha de y desde la izquierda, porque aún no estamos derrotados y algunas y algunos no lo estaremos nunca.

viernes, mayo 27

Reflexiones sobre "carta a un navarrès"



Veo con sorpresa que mi comentario sobre mis experiencias en esta campaña electoral, primera y espero que no última, en Catalunya hecho en mi BLOG lugar donde ejercito mi libertad de expresión al máximo, ha levantado una cierta polémica y que incluso el señor Joan Sanjuan, al que no tengo el gusto de conocer, me dedica una larga carta abierta, que tiene más de lección magistral que de carta. Antes de nada agradecer toda la información que me aporta, alguna ya la conocía y otra estoy encantado de que me enriquezca. Toda mi vida he estado dispuesto a aprender y he escuchado con atención cuantos comentarios -más los inteligentes que los otros, debo reconocer- se me han hecho, por eso agradezco y tomo en consideración éste.

He vuelto a releer el mío y creo que digo lo que pienso, lo cual no suele ser habitual en la sociedad actual, en ese lugar de libre de expresión como librepensador que soy pese a quien pese y de manera respetuosa, más allá de que quizás algunos epítetos puedan parecer excesivos. Esa actitud mía ha chocado en numerosas ocasiones con los inquisidores de turno, que los hay en todos los lugares de la sociedad más aún de la política. En los últimos tiempos Torquemada ha resucitado y campa libremente por cualquier lugar manifestando su perversión moral de maneras distintas, desde expedientes disciplinarios, hasta comentarios restrictivos, pasando por medidas excluyentes al que opina diferente. Habrá que seguir batallando contra ellos.

Pero volviendo a mi reflexión, que era simplemente eso: una reflexión, cundo me refiero a un cierto tipo de nacionalismo catalán nada tiene que ver con la inmensa mayoría de los catalanes, me refiero a ese nacionalismo que ejerce un efecto perverso sobre la sociedad en su conjunto y que puede provocar por acción u omisión que una parte de ella se radicalice hacia el lado contrario provocando casos como los de Badalona, Vic, u Hospitalet.

Ése es uno de los peligros de los que alerto. Si a mí se me llama extranjero -me lo han llamado gentes con poco fundamento y también con mucho utilizándolo como arma electoral- ¿qué le llamarán a un senegalés? Jamás me lo han llamado en Euskadi por eso hago esa referencia comparativa, que quizás haya molestado, con un nacionalismo vasco que me parece más respetuoso. A eso me refiero cuando prevengo de ese nacionalismo llevado al extremo. Hacer referéndum contra natura, quitar la bandera española de los lugares públicos como pretende ahora Artur Mas (supongo que como cortina de humo para los recortes en derechos sociales), pelear por tener condiciones especiales en lo fiscal, van en contra de mi ideología y reflexiono sobre ello como lo hice antes en Navarra (Euskadi para otros), no me importa que sea “contra corriente”.

Allí cuando llegué en 1980 era comunista, republicano, de CC.OO., ateo, me consideraba muy de izquierdas y los que son como a los que me refiero de aquí me llamaron de derechas solo porque no sabía euskera y no defendía la unidad e independencia de una Euskadi sacrosanta. Para mí el concepto de izquierdas sobrepasa a los nacionalismos de uno u otro tipo y se instala en valores como la solidaridad entre pueblos y regiones (de ahí mi oposición, que ya manifesté en Navarra, a privilegios fiscales), justicia social, igualdad, o pluralidad. Todo ello aderezado de dosis importantes de sensatez, diálogo, imaginación y generosidad, mucha generosidad.

Me consta que en el nacionalismo existen gentes de izquierdas, conozco y respeto profundamente a algunos comenzando por mis amigos Patxi Zabaleta o Xose Manuel Beiras, se les ve enseguida al coincidir con nuestra ideología en los elementos fundamentales, no estoy de acuerdo por tanto con ese axioma que señala que: “no se puede ser nacionalista y de izquierdas”, pero solo cuando lo segundo prevalece sobre lo primero se puede ser útil para la base social que se pretende representar.

En fin...el debate da para mucho, pero es solo eso debate sobre posturas políticas diferentes, yo creo que más respetables unas (las que defienden la igualdad, la solidaridad, el entendimiento, la pluralidad o la riqueza cultural diversa) que otras más excluyentes. Al menos eso me indica mi ideología de izquierdas que es mi mayor seña de identidad. Sería igualmente de izquierdas si fuera senegalés, finlandés, o argentino, porque ESO es lo secundario de dónde se es, lo importante es: qué se es. ¿De qué sirve ser muy vasco, muy catalán o muy español si se es un facha de mucho cuidado? Y de eso allí y aquí hay mucho.

Ahora vivo en Catalunya, mis planteamientos sobre sus nacionalistas no impide que respete profundamente a sus gentes, su historia, su cultura, su lengua como patrimonio cultural, tanto que la he comenzado a estudiar (con el euskera lo intenté, pero pudo conmigo) y espero en un par de años poder hablarla y escribirla. Pero mientras la aprendo considero un elemento fundamental de respeto, que quien quiera debatir conmigo políticamente lo haga de momento en castellano que es la lengua que domino, porque es la que nos une en este momento, que quien me escriba cartas abiertas me las escriba para que las pueda entender y no tener que utilizar el traductor de Google para ello. No porque se lo imponga sino como una norma básica de comunicación en un tema tan complejo.

Vaya rollo que he metido. Seguiremos hablando (sí, sí, pronto en catalán), debatiendo y espero que consensuando.


Para el señor Sanjuan: además de los músicos que citas, que me encantan, a mí también me gustan otros, aquí van unos:

miércoles, mayo 25

Reflexiones post traumáticas, o post electorales ( II ): Villava-Atarrabia y Navarra



La Casa de Cultura de Villava-Atarrabia, por la que tanto esfuerzo puse.

Aunque lejos de allí todavía sigo siendo concejal del PSN en Villava-Atarrabia y me considero miembro de este partido a la vista de que después de cuatro meses aún no han respondido a mis alegaciones sobre mi expulsión temporal. Desde la distancia en el tiempo, lo más que habría originado mi comentario sobre Otegi de Octubre habría sido una sonrisa, cómplice en algún caso, o la frase consabida:”este Úriz…” en otros. A menudo en política es tan malo ir por delante que por detrás. Por eso hago estas reflexiones con toda la legitimidad del mundo.

Respecto a lo ocurrido en Villava-Atarrabia el domingo pasado, era la crónica de un suceso anunciado, a Bildu se le había hecho la campaña gratis y la gente, enfadada con lo ocurrido, les daba su apoyo más por cuestiones sentimentales que políticas. Es un voto más con las vísceras que con el cerebro. La derecha fraccionada y la ruptura de Na Bai preveían sus resultados. ¿Y el PSN? ¿Qué voy a decir del PSN que no haya dicho en los últimos tiempos? Lo único es que lo lamento por mi compañera Mertxe y que parece que el “efecto Úriz” que algunos planteaban como negativo no lo era tanto.

¿Qué hacer ahora? No creo, nunca lo he creído, que lo más democrático sea dejar gobernar a la lista más votada. Lo más democrático es que gobierne el que más apoyos tenga, partiendo de un inicio que le exige mayoría absoluta. El inicio, solo eso. Creo sinceramente que lo mejor para mi pueblo (sigue siendo mi pueblo) es que Peio Gurbindo sea su alcalde, porque es el que más capacidad tiene para lograr entorno a él el máximo de apoyos plurales, transversales y con la que está cayendo es lo que realmente interesa. ¿Cómo se logra eso? Pues que en la investidura tenga de inicio los votos y el apoyo de Aralar, IU y PSN para situar a UPN en la tesitura de apoyarle o dejar que gobierne Bildu. ¿Os imagináis que 4 años le esperarían si propiciaran lo segundo?

En Navarra está también complicado. Los resultados del PSN son los peores de nuestra historia en parlamentarios, votos y porcentaje, se ha perdido el ¡33 %! de lo que se suponía en el 2007 que era nuestro suelo. Los errores cometidos en esas fechas, la decisión profundamente errónea del congreso y la deriva a la que nos han llevado los actuales dirigentes nos dejan al borde de la extinción, en Pamplona de manera más evidente. Una extinción a la que llegaremos si no tomamos ahora la decisión adecuada. Por cierto: ¿aquí no dimite nadie? Lo más lógico y racional en el PSN sería eso y por tanto la celebración de un Congreso Extraordinario que readaptara nuestras ideas a la nueva situación.

De nuevo la pregunta: ¿Qué hacer? En mi opinión aquí y allí apoyarse los partidos progresistas y de izquierdas en toda su rica variedad. Es la única manera de capear este terrible temporal. En lo concreto: Navarra para un candidato del PSN que no sea su actual líder absolutamente devaluado (podría ser alguien que pueda cumplir el papel de complicada síntesis y solo se me ocurre Juanjo Lizarbe que ya estuvo cumpliéndolo en el pasado), aceptando los votos, todos los votos sin acuerdos previos sino a posteriori. En Pamplona Uxúe Barkos cumple también ese papel de equilibrio desde la sensatez y experiencia. En el resto de Ayuntamientos aplicar la misma fórmula.

Con un matiz. Lo ocurrido con la mala experiencia de colaboración del 2007 en Ayuntamientos como Burlada, Barañáin, Zizur o Alsasua no se puede ni debe repetir ahora. El nacionalismo que se considera de izquierdas debe anteponer en estos momentos de brutal crisis esos planteamientos de izquierdas a los puramente nacionalistas. Ya habrá tiempo de defender estos últimos en el futuro una vez solventado esta difícil situación. Todos y todas deben hacer para lograr el éxito un profundo ejercicio de diálogo y sobre todo de generosidad. Navarra, su mayoría progresista lo está demandando y se lo merece. Esperemos que los que deciden escuchen y estén a la altura de las circunstancias.

Con mi recuerdo, mi cariño y mi respeto a donde he venido y a donde volveré cuando deje esta vida:

martes, mayo 24

Reflexiones post traumáticas, perdón, post electorales ( I )

Era la primera vez que participaba en unas elecciones municipales fuera de Navarra. Una nueva experiencia para una nueva vivencia. Pensaba que con todo lo que había aprendido por allí me iba a resultar relativamente fácil. Acostumbrado a la presión que ejerce por un lado el mundo de Batasuna y el entorno de ETA y por otro la derecha reaccionaria Navarra llegaba a una Catalunya donde parecía que Europa estaba más cerca.

Después de dos intensas semanas, una jornada electoral traumatizante y 24 horas de reflexión post traumática he sacado unas cuantas conclusiones.

La primera que no existe tanta diferencia entre allí y aquí. El “espíritu” batasuno también se encuentra por estos lares, algunas veces en partidos impensables desde mi cultura, por otro lado la derecha caciquil y anclada en el pasado de UPN que entendía era el último residuo de una país moderno y actual, tiene su reflejo perfecto en una CiU que me ha defraudado profundamente excesivamente apoyada por una clase social de señoritos y burgueses de diferentes pelajes.

Debo reconocer que después de la experiencia de estos días me parece más de derechas, más anti democrático, sectario y con más dificultades para la comunicación, el diálogo y el entendimiento el nacionalismo de aquí que el de allí, incluidas aquí sus diferentes marcas más o menos moderadas, más o menos radicales o incluso arcaicas.

Por eso ahora que comienza el momento de la verdad, el de los posibles pactos post electorales mi análisis es que sería fundamental recuperar esa vieja idea de la unidad de la izquierda y que allí donde haga falta, o donde se pueda esa sea la fórmula a emplear y no otra. Que en ningún caso el acuerdo sea con ese nacionalismo anacrónico y excluyente que posiblemente sea el responsable de otro elemento preocupante aquí: el crecimiento de los partidos xenófobos y racistas. Lo ocurrido en Badalona, Vall, Hospitalet y otros lugares debe abrir una profunda reflexión entre los partidos políticos, especialmente de la izquierda, para analizar en qué estamos ayudando para que eso se produzca.

Sobre lo acontecido en Navarra, Euskadi y el resto del estado escribiré en las próximas horas y la tercera parte será sobre lo que analizaba Lenin: ¿Qué hacer?

Os dejo con la música del maestro que hoy cumple 70 añazos. Eso me anima, porque con 62 aún veo que me queda mucha guerra que dar. "Llamando a la puerta del cielo" no sé de qué cielo pero en fin...........

domingo, mayo 22

Recuerdos, sensaciones, sentimientos.

En una mañana de nostalgias recupero estas reflexiones:

Es curioso cómo a veces existen acontecimientos, situaciones o encuentros fortuitos que pueden remover tantos recuerdos, tantas sensaciones, tantos sentimientos. De pronto te despiertan la necesidad de pararte un instante en la hiperactividad a la que nos obliga la vida actual, y volver la vista atrás en un intento de recordar aquello que nos ha importado algo, que nos ha impresionado, o que ha influido decisivamente en que seamos lo que somos. No sé exactamente por qué, aunque quizás tenga que ver con que hoy comienza una nueva etapa de mi vida: hoy es la primera vez en treinta años que no estoy pasando esta jornada electoral en Navarra, inicio mi andadura electoral en Catalunya.

En esta mañana luminosa de Mayo mientras espero a que de la hora de ir a mi colegio electoral vuelven a mí sonidos del pasado, y al hacer un balance de mi música encuentro poco de la denominada "culta", quizás el Adagio de Albinoni y poco más. Pero sí llegan ecos del "And I love Her" de Beatles, la fuerza de "Dust in The Wind" de Boston, "The End" de Dors, el "Biko" de Peter Gabriel, o la fantástica adaptación de un clásico como "Cuadros de una exposición" de Mussorgsky interpretada por Emerson, Lake and Palmer con su maravilloso solo de guitarra. La sensibilidad de Jonh Denver en su "Today" o en "Rimas y Razones", de Melanie con "Let it be mi", James Taylor cantando "Tienes un amigo" esa canciónn con mensaje de Carol King, me llegan también ecos de Bruce Springsteen, Eagles, Paul Anka, .. Y las reivindicativas, las utopicas de Joan Baez, Bob Dylan. En lo más más cercano, la emoción que me produce escuchar a Triana en su "Dr. Troncoso", las canciones de los Secretos (descansa en paz Enrique Urquijo), o ese grupo excepcional e incomprendido que fue Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán, que tienen en su haber una canción que aún me estremece al escucharla: "Sólo pienso en ti". Cada una de ellas tiene asociadas caras, momentos, un tiempo, unas sensaciones, unos recuerdos que creía ya olvidados.

También he dado un repaso a la literatura que me ha ayudado a ser quien soy, aquella que removió mis entrañas. "El lobo estepario" de Hermann Hesse, "La metamorfosis" de Kafka, o el "Escucha hombrecito" de Reich. Y sobre todo la poesía, los poemas de Miguel Hernández, de Machado, de Blas de Otero, Celaya, Salinas. Algunos los descubrí también a través de la música, en este caso de Paco Ibañez, -qué gran concierto a principio de los 70-, o de Serrat. Poesía de Walt Whitman, de Neruda, y el dramatismo de los "Poemas y canciones" de mi admirado Bertolt Brecht.

Y el cine. Aquellas sesiones clandestinas en la escuela de Caminos y en Teleco de Madrid viendo el de Sergei M. Einsenstein, en especial "El acorazado Potenkin", "Octubre", "Ivan el terrible y la conjura de los boyardos" con las primeras escenas en color. Sesiones de cine fórum con las obras de arte de Fellini, Buñuel o Pasolini. Su "Teorema" es una de las películas que más me ha hecho reflexionar, en una época donde aún se pensaba. Y luego, horas y horas de tertulia con una cerveza en la mano, que era lo más que en aquel tiempo nos permitamos los estudiantes. Los conciertos en el San Juan Evangelista -el yoni-, algunos con salidas apresuradas ante la presencia de los "grises". La pintura de Francis Bacon, y como no, Picasso y su "Guernica" aún colgado en la pared de mi casa, quizás como un símbolo de lealtad a mi generación, la del 68. Todo ello aderezado con un suave olor a pachulí, y alguna que otra trasgresión.

Cuando estos recuerdos me llegan y veo los jóvenes en las diferentes plazas del país me surge una pregunta: ¿éramos aquellos jóvenes antifranquistas mejores que los de ahora, o simplemente diferentes? Como la canciónn de Dylan la respuesta está en el viento, pero a mí personalmente me gustaba más aquella generación. La del romanticismo, el idealismo, el ansia por conocer, el compromiso social y político, la rebeldía, la lucha por la libertad,..o la utopía.

Los que ahora me estáis leyendo os preguntareis: ¿a qué viene todo este remember? Pues llega como consecuencia de una visión crítica y pesimista de la sociedad actual, donde la solidaridad brilla por su ausencia, la injusticia cabalga sin freno, los sentidos se encuentran atrofiados. Donde sólo se consume comida basura, televisión basura, sexo basura, relaciones basura, lo que me provoca el deseo de volver a vestirme de Don Quijote y continuar mis batallas contra los molinos de viento, aún reconociendo que cada vez son más altos, más fuertes, y se asemejan más a bunkers irreductibles.

No es muy habitual escribir un artículo en el que la mitad sea una relación de canciones, de libros, de películas, y la otra mitad referencias a la visión en tonos grises, oscuros del mundo que nos toca sufrir. Pero quería así rendir un pequeño homenaje a todo aquello que me ha influido durante mi vida, que me ha hecho ser lo que soy, o que ha despertado mis sentimientos, con algo surgido del corazón, y no desde el cerebro como habitualmente escribimos. Y al mismo tiempo y por una vez, declararme insumiso a hacerlo sobre las broncas políticas, la crisis que nos agobia, la situación de ETA, el inmovilismo irritante y estéril de la Iglesia Católica y la derecha, o sobre el nuevo intento de invasión del "pensamiento único", al que combato desde mi socialismo anarquista, incluso desde este artículo.

Dicen que cuando alguien hace "inventario" de su vida es síntoma de que ha llegado al final del camino. Pero si es cierto que cada persona es la suma de cómo se comporta, de lo que escribe, de lo que habla, de lo que siente o ama, y también de su música, de su literatura, de su cine, de su arte, de su entorno o su "tempo" preferidos, de sus amores y desamores, entonces aquí hay una parte importante de mí. Quizás por eso he comenzado de nuevo a escucharlas, a leerlos, a recordarlas, provocado por un encuentro inesperado, sintiendo que he despertado de un largo sueño. Añorando una época que no volverá. ¿O sí?

Música con recuerdos, sensaciones, sentimientos....:

miércoles, mayo 18

Debate en Martorelles y medidas contra la corrupción


Ayer asistí al debate organizado en Martorelles con todos los candidatos y candidata (solo una mujer se presenta) para las elecciones del próximo 22 de Mayo.

Pensaba que iba a ser como otros muchos en los que he participado, en este como espectador, en los últimos años. Pero lamentablemente no fue así. Al final dejaron hacer preguntas a los que allí estábamos y me decidí por hacer una sobre el tema que en mi opinión más preocupa a la ciudadanía después de la crisis y el paro: la corrupción en la política y más en concreto en la política municipal.

Las áreas más sensibles, donde más casos se están dando son urbanismo y contratación de personal. Corrupción, corruptelas, tráfico de influencias, casi todo se da en esas áreas.

Para evitarlo los Ayuntamientos se van dotando de medidas de control, de corta fuegos contra los corruptos y la más eficaz es traspasar, delegar las competencias sobre ambas en una Comisión de Gobierno en la que estén representados todos los grupos municipales. Eso evita los trapicheos, las medidas uni personales y por tanto el peligro de decisiones no deseadas, favoreciendo la trasparencia y el control.

En el Ayuntamiento de donde vengo: Villava-Atarrabia así se hacía e incluso tuvo consecuencias novedosas: que con un alcalde de UPN incluyera en esa Comisión de Gobierno a un miembro de Batasuna. Todo por las garantías de control.

Pues bien, en esa línea ayer trasladé a los siete candidatos y candidata la siguiente pregunta: ¿estarían de acuerdo en delegar las competencias en materia de urbanismo y contratación de personal en una Comisión de Gobierno formada por todos los grupos municipales?

Tensión, miradas dubitativas incluso algún gesto de enfado en el portavoz de CiU (en el oficial, porque aquí se presentan como en los electrodomésticos varias marcas de ese partido, la oficial, la no oficial, la “marca blanca”). ¿Respuesta? Parecía sencilla ¿no? Pues resultó compleja ya que la única que respondió claramente fue la representante del PSC con un SÍ rotundo y clarificador. El de UxM con matices y el resto CiU, IC, ERC, PP, independientes, silencio, un silencio que se me antojó largo y peligroso.

¿Cómo es posible que no contesten, me preguntaba mientras los miraba entre aturdido y receloso? ¿No sabían qué les estaba preguntando? Tremendo, teniendo en cuenta que son los posibles alcaldes. O lo que sería aún más grave: ¿No están de acuerdo en introducir medidas de control y trasparencia en estos sensibles temas? El silencio terminó cuando el que dirigía el acto pasó a otro tema, después de esperar varios segundos que parecieron eternos a que contestaran.

Sentí que era uno de esos episodios de tu vida que te dejan con mal cuerpo. De los que hacen que entiendas el por qué la ciudadanía cada vez desconfía más de los políticos.

¿Qué se escondía detrás de esos silencios? Los lectores, los electores deben contestar a esta pregunta y hacérsela de nuevo a la hora de votar el próximo domingo. ¿Se puede confiar en alguien que no responde si está o no de acuerdo con establecer medidas de control que eviten los casos de corrupción urbanística? En mi opinión rotundamente NO.

Me hubiera gustado hacer la misma pregunta en el debate de Santa Maria de Martorelles, pero lamentablemente la alcaldesa de CiU (nuevamente CiU) se ha negado a participar. Mi respuesta sería la misma que mi compañera de Martorelles: SÍ rotundo.

Quizás soy un ingenuo, uno de los pocos ingenuos que aún quedamos por este devaluado mundo pero yo al menos tengo en cuenta estas circunstancias. Ojala la ciudadanía de Martorelles y Santa Maria también.

Hoy hace diez años que se editó uno de las joyas de la música actual "Salitre" de mi amigo Quique González. Este es mi homenaje.

martes, mayo 17

Una campaña electoral compleja y difícil



Después de treinta años de campañas electorales, municipales y autonómicas, en Navarra en esta ocasión he cambiado de registro y estoy metido de lleno en las municipales en Catalunya.

Era un reto especial que no sabía muy bien como podía transcurrir, porque la realidad política de Navarra, aun teniendo puntos en común, poco o muy poco tiene que ver con la de aquí.

De inicio pensé que sería más plácida y tranquila después de la dureza de alguna de las vividas por allí. No es lo mismo la campaña que estará desarrollándose en este 2011, que sigo muy de cerca desde la distancia y una cierta añoranza, con Batasuna legalizada aunque sea a través de Bildu, que las vividas con anterioridad, con la tensión en las calles, a la hora de pegar carteles, o en los pocos actos electorales que nos atrevíamos a realizar, siempre con la compañía de nuestros escoltas cerca.

Error, profundo error. Hay muchas maneras de palpar la tensión y no todas son por la presencia intimidatoria de ETA y su entorno. También hay diferentes maneras de mentir, manipular e incluso insultar y a veces algunas de ellas están azuzadas provocadas por ciertos politiquillos más preocupados de la bronca y la descalificación que de solucionar los problemas de sus vecinos. Jamás a pesar de las dificultades vividas allí había recibido los insultos y descalificaciones que sufrí el pasado sábado cunado repartía propaganda del PSC. Jamás me han llamado “extranjero” o me han espetado que “les estamos invadiendo”.

Espero y deseo que ese personaje maleducado y grosero no sea representativo de la opción política que representa, que conozco ya que luego se paró en su mesa electoral, pero hay algo de su violencia verbal que me dejó impactado y preocupado. Quizás lo que está ocurriendo en la vecina Badalona no sea casual y si no lo es las alarmas rojas deberían estar sonando en todos los partidos pero en especial en los nacionalistas catalanes y más en concreto en los de estas dos bellas localidades.

También me ha dejado perplejo negativas o dificultades creadas de los representantes de CiU para su participación en debates políticos ante sus ciudadanos. Creía que CiU aún siendo un partido de derechas se parecía más al PNV que al PP. Nuevamente me he equivocado radicalmente. Lo que estoy teniendo ocasión de conocer se parece más a la apariencia señoril y caciquil de la derecha andaluza, que a la derecha más democrática y civilizada de Euskadi.

Otro elemento que me ha sorprendido es que para la batalla política local se empleen descalificaciones que creía superadas en una democracia que debía ser avanzada, como que “no eres de este pueblo”, aunque vivas en su límite y estés dispuesto a dejarte el pellejo por solucionar sus problemas. ¿Acaso no se puede trabajar y trabajar bien por sus ciudadanos viviendo más cerca que algunos de quienes dicen vivir allí? Por no citar ciertos comentarios sobre mi procedencia Navarra, que prefiero ignorar teniendo en cuenta que ha vivido mis últimos doce años con dos escoltas acompañándome a todas las horas del día. Todo ello viniendo desde el mismo ámbito político.

Juego sucio que creía que aquí no podía ni debía existir. Lo lamento, lo lamento y supongo que algo tendremos que hacer el resto de partidos para erradicar estas oscuras prácticas, a ser posible desde dentro de los Ayuntamientos a los que vamos a llevar una nueva manera de hacer política.

Quedan solo unos días. Después, el domingo observaré también con curiosidad si su desarrollo va de acuerdo con las elementales normas democráticas y de juego limpio. Espero no ver a ancianos manipulados llevados a votar en ambulancias fletadas por algún partido político, o tener que estar atentos de que no se “juegue” con las papeletas o intentos de introducir votos en el recuento final. Que la madurez que se le supone a esta desarrollada y avanzada zona se manifieste también en ese día.

Y después a currar, a trabajar sin descanso para intentar solucionar los problemas de nuestra ciudadanía, para aportar imaginación en tiempos de crisis, para fomentar la cultura, conseguir empleo, evitar que desmantelen el Estado del Bienestar que tanto nos ha constado construir a la izquierda. A currar sin desmayo.

Cierro con una preciosa canción con la que me he emocionado innumerables veces.

jueves, mayo 12

Amor y política.






En algunas ocasiones en las campañas electorales se producen noticias anecdóticas, creo que nuestra historia lo es.

El hecho de que mi pareja y yo nos presentemos a las próximas elecciones municipales como candidatos del PSC es algo más que una noticia política. El que hace dos años y medio con 60 años ya cumplidos haya dejado mi actividad social, familiar, política en Navarra para desplazarme a Catalunya, también.

En una campaña electoral, que como tantas otras transcurre alrededor de la bronca y el conflicto, que una pareja como la nuestra que vive en el límite de dos pequeños pueblos de Cataluña: Martorelles y Santa Maria de Martorelles, se presente como cabezas de lista de ambos, sí es algo novedoso. Por eso en ese límite se han colocado dos carteles, el suyo y el mío al igual que en la puerta de la sede del PSC, quizás como un homenaje no previsto al amor.

Porque por amor abandoné Navarra donde he sido concejal de Villava-Atarrabia doce años y por amor he llegado a esta parte de Cataluña al conocerla a ella. El amor por tanto une ahora dos pueblos, que quizás hayan vivido demasiado tiempo separados a pesar de llevar el mismo apellido y ser vecinos, cuestión ésta que pretendemos eliminar.

Es posible que esto sea novedoso ya que en un momento de crispación, a menudo insufrible, en la vida política actual un poco de este aire fresco no viene mal. Aunque pensándolo bien en los acuerdos, pactos, entendimientos que se producen en la política especialmente municipal y mucho más en los pequeños municipios haya algo de amor. No como el nuestro, porque en que alguien te caiga bien, que empatices, que resulte más fácil acordar con él que con otros, existe también algo de ese sentimiento a veces devaluado e ignorado.

Un alcalde, una alcaldesa amargados, faltos de sentimientos, no pueden ser un instrumento eficaz para hacer felices a sus vecinos y vecinas.
Por eso debemos reivindicar la fuerza del amor, también en la política. Quizás desde Santa Maria y Martorelles podamos aportar algo a esa campaña que traiga una nueva manera de hacer política municipal, más relajada, con más sentimiento, más feliz, porque si tú eres feliz es mucho más fácil hacer felices a los que te rodean, más fácil ser capaz de trasladar esa felicidad a la ciudadanía y por tanto atender con más cariño sus necesidades.

En ello estamos, en eso estaremos. Seguro que Santa Maria y Martorelles salen beneficiadas.

La música que acompaña a este comentario, que nos gusta a los dos, también debe impregnar la política. Cultura, música, amor, política.....una gran combinación.



lunes, mayo 9

Comienza la campaña del PSC en Santa María y Martorelles



Estos tres días han sido especialmente intensos. Comenzaba una nueva campaña electoral, esta vez no en Navarra como en los últimos años sino en dos pueblos de Catalunya: Santa María de Martorelles y Martorelles, pueblos vecinos, unidos geográficamente y ahora en lo sentimental ya que encabezamos las candidaturas del PSC.

Va a ser una campaña diferente, menos tensa que las más complejas y broncas que he realizado en Navarra. Nada de carteles tapados, ni de tensiones por ilegalizaciones, o dificultades a la hora de confeccionar listas. Aun así echaré de menos un pueblo donde tengo mis raices y donde tantos momentos intensos he vivido.

Aquí la política normalizada se impone, aunque sigue habiendo izquierdas y derechas, currantes y caciques, alguna mentira incluso injuria. Aún sigo indignado al escuchar en un video de CiU decir que “la mayoría de los políticos son corruptos”. Me parece una insensatez irresponsable impropia de demócratas.

Lo mejor: el equipo de personas que componen ambas listas y que confluimos codo con codo en el acto que hicimos en envelat de Can Carrancà. Un acto diferente lleno de emotividad, en el que se habló de lo que los ciudadanos nos exigen: solucionar sus problemas olvidándonos de las broncas personales que no conducen a ningún sitio.

Un acto con un presentador que literalmente se salió: Dani Novo, actual concejal de cultura de Mollet y que nos puso en algún momento el corazón en un puño, e incluso alguna lagrima asomando por nuestros ojos.

A veces en política nos olvidamos de los sentimientos que reivindico constantemente y ayer Dani nos lo recordó. Incluso con referencias al amor que nos une a los dos candidatos a estos dos pequeños pueblos y que seguro va a impregnar su preciosa geografía.

Quiero resaltar presencias especialmente significativas agradeciéndolas desde lo más profundo de mi corazón: César Arrizabalaga anterior alcalde, gran alcalde de Montcada que venía acompañado de la actual concejala Eva Gonzalo, concejalas de Mollet a las que tengo un cariño especial: Mireia y Esther y Montse Tura, una política a la que admiro profundamente. Una ausencia sentida, la de Tere que no pudo venir pero a la que yo al menos dedique un instante de cariñoso recuerdo lleno de sentimiento.

Todos las y los candidatos que allí estaban merecen ser mencionados pero quiero dedicar un pequeño espacio a dos, uno de cada pueblo. Susana Vega que me acompaña en mi lista, una joven llena de vitalidad e ilusión que te contagia y te carga las pilas, cubriendo el hueco importantísimo dejado por Encarna, la compañera que ha defendido exitosamente estos cuatro años, muchas veces en soledad, la bandera del PSC ahora agobiada por su trabajo. Y otro joven excepcional: Jaume Pedragosa al que auguro un gran futuro en política. Ojala la ciudadanía de Martorelles se de cuenta de la joya que va de número dos en nuestras listas y le de entrada con sus votos en un Ayuntamiento muy necesitado de vitalidad y ganas de trabajo. Desde la humildad que es la mejor manera de crecer y aprender en todo, pero especialmente en política, se diferencia de otros especímenes para los que esto es solo una plataforma para sus ambiciones personales. Él prestigia nuestra política local mientras que otros desafortunadamente la desacreditan.

Después un rato de relax y risas, colgar carteles en situaciones difíciles, tras dos días intensos en los que vamos cimentando lo que espero sea un éxito político. Otros emplean un eslogan manido: “viento fresco”, pero siento, sin excluirles a ellos, que el verdadero viento fresco está en nuestras listas y como se dice coloquialmente: “a espuertas”.

Ahora cuando paseo por nuestros pueblos y veo las fotos de Assumpta y mia colgadas por todos sus rincones reflexiono sobre lo que significan y la gran responsabilidad que se nos viene encima. Eso en un momento de mi vida en el que pensaba hacer un parón y dedicarme a pensar, a escribir, a ordenar papeles acumulados en muchos años de trabajo político y quizás a escribir mis memorias, también a pasear por estos bellos parajes, a charlas con las y los amigos, a….. Pero me encantan los retos y este lo asumo con ilusión y fuerza. Sé que van a criticar que vengo de fuera, que desconozco su problemática, pero puedo asegurar que ya la he aprendido, que tengo soluciones para algunos problemas que he apreciado y que voy a dedicar un esfuerzo brutal para intentar solucionarlos. Que no tengan duda de que les llega un currante que se va a dejar la piel por ellas y ellos, desde posiciones de izquierdas, progresistas y también desde mi defensa del diálogo y el entendimiento.

Pero eso será ya otro día. Ahora a trabajar, a ganar las elecciones y a ayudar a ganarlas a Assumpta.

Santa María de Martorelles, Martorelles…………aquí estamos, aquí estaremos.

Acompaño estas reflexiones con la música que gusta a los dos candidatos. Seguro que si tenemos la responsabilidad municipal vendrán por aquí.






viernes, mayo 6

Gero arte Villava-Atarrabia (Publicado en DEIA el 06-05-2011)



EN el tren, camino de Madrid para participar hace unos días en el homenaje a mi gran amigo Enrique Curiel, pensaba en ese libro que teníamos intención de escribir, conjuntamente, sobre nuestra actividad, aquí y allí, en el esfuerzo de alcanzar la paz. Pensando en él, en Enrique, en nuestra relación y nuestro libro, que no escribiremos ya conjuntamente, pensé también que una parte importante de mi parte estaría dedicada, cómo no, a Villava-Atarrabia, a doce años de labor institucional a nivel municipal que en el libro de mi vida dan para más de un capítulo. Doce años que se han acabado, el miércoles, con mi último pleno, emocionalmente tan intenso como la actividad de esos doce años.

Villava-Atarrabia siempre había sido para mí como el final del viaje por la vida, el lugar de mis ancestros, donde descansaría de una ajetreada actividad política y vivencial. Pero como se suele decir, la vida no siempre lleva por donde uno espera. Desde hace dos años Villava-Atarrabia también ha compartido mi espacio vital, emocional, con otro lugar: un pequeño pueblo de Catalunya.

Y no es sencillo porque han sido años intensos en todos los sentidos. En el negativo, porque hemos vivido momentos duros, desagradables, incluso con una gran dosis de violencia verbal y psicológica. Que alguien te llame “fascista” o “torturador” después de haber luchado contra el franquismo y haber sido detenido y torturado por su policía política, o que te invite a abandonar tu pueblo “antes de que sea peor” cuando caían compañeros y compañeras asesinados por la violencia terrorista, no es plato de buen gusto.

Llevar dos escoltas fruto de ese acoso, o que aparezcan pintadas, carteles, pancartas... incluso en el colegio de tu hijo con insultos y amenazas, tampoco. Mucho menos cuando se intenta también comprender y entender el sufrimiento de la otra orilla y sus análisis políticos desde la defensa del diálogo, a veces con la incomprensión de tus propios compañeros de partido.

Pero no solo han ocurrido situaciones negativas en ese espacio de tiempo. También y en especial en los ocho años de concejal delegado de cultura se han sucedido momentos agradables e incluso muy agradables y el privilegio de conocer a gentes muy interesantes en lo musical, literario, teatral o del mundo del cine, pero especialmente como personas. Con algunas aún conservo una buena amistad.

Pero, sobre todo, está la satisfacción de que gracias a un equipo impresionante, Villava-Atarrabia fue un referente cultural en Navarra e incluso fuera de Navarra. Años de esfuerzo, de mucho trabajo, pero que valió la pena. Años en los que con poco presupuesto pero mucha imaginación hicimos cosas impensables hasta ese momento en un pueblo tan pequeño.

En Atarrabia se queda una parte importante de esfuerzo, de doble esfuerzo: Por un lado, el intento de diálogo y comunicación entre diferentes incluso entre muy diferentes, una experiencia que servirá para aplicar el consenso siempre y en cualquier lugar. Por otro en un ámbito que me parece especialmente importante: el cultural.

Que por un pequeño pueblo de apenas diez mil habitantes hayan pasado Chucho y Bebo Valdés, Compay Segundo, Rosana, Los Secretos, Alaska, Marea, S.A., Benito Lertxundi, Los Van Van, Violadores del Verso, Narco, Hamlet, Quique González, Carlos Chaouen, Olga Román, Cristina Narea, Paco Cifuentes, Amancio Prada, Amelita Baltar, tres veces La Fura dels Baus, o los dos grandes homenajes a ese mítico grupo de rock que es Barricada, los ciclos de teatro, de magia, de danza, homenajes a la Coral o los Gigantes...

Se quedan también en Villava-Atarrabia amigos y amigas, referentes políticos y grandes personas con las que he estado codo con codo, amigos, grandes personas y referente políticos incluso desde la discrepancia, desde la derecha de UPN, pasando por el nacionalismo moderado y también en el radical, incluso en el seno de Batasuna, relaciones que a pesar de que en algún momento fueron de interés para dirigentes de mi partido (algún día se escribirá esa historia, esa parte de una misma historia), últimamente me han ocasionado algún que otro disgusto por la torpeza y miopía de quienes aún no entienden por dónde transitan los nuevos tiempos.

He aprendido mucho de esos años, de las gentes que se han cruzado en una experiencia que espero trasladar a mi nuevo destino, si la ciudadanía de Santa María de Martorelles, en el Vallés Oriental catalán, me da ocasión de ponerla a su servicio a través de sus votos el próximo 22 de mayo.Pero para ese último pleno en Villava-Atarrabia, dejo constancia, además de mi despedida, de dos temas que me han quedado, que me quedan, pendientes: la retirada de un símbolo religioso que no pinta nada en un salón de plenos y mi empeño en que una calle de Villava-Atarrabia esté dedicada a un grupo navarro de rock and roll; Barricada, quizás el más emblemático de nuestro país (que realizó allí sus conciertos de 20 y 25 aniversario), lo que supondría además un muestra palpable de que nuestro pueblo tiene un poso muy profundo en ese modo de hacer cultura.

Villava-Atarrabia, sus gentes, su ayuntamiento, quienes allí ejercen su labor política o simplemente profesional, tendrán para siempre un rincón especial en mi corazón y en mi memoria. Ahora sólo me refiero a mi experiencia política allí, tiempo habrá de referirme a la vivencial, aunque en buena lógica lo político y lo vivencial en mi caso van, han ido siempre, profundamente unidos.

Irme de Villava-Atarrabia es también una manera de alejarme de Navarra, de Euskadi, aunque no sea para siempre porque quedan muchos lazos familiares, efectivos, sentimentales, políticos... que obligan, atan, a su devenir, que llevan, también desde la distancia, a intentar aportar toda esa experiencia acumulada en estos largos años en la resolución de un conflicto que ya parece camina en la buena dirección.

Sólo es un “hasta luego” cargado de emoción y respeto.

Gero arte Villava-Atarrabia, Navarra, Euskadi.