lunes, febrero 28

Otro 8 de Marzo más

Escuchaba de nuevo esta tarde el espléndido disco de Barricada, que aprovecho recomendar a quienes me leéis: “La tierra está sorda” y aunque está dedicado de una manera general a la memoria histórica, en lo particular es un precioso homenaje a la mujer durante la terrible época, que significó nuestra guerra civil y el posterior franquismo. Ha sido un momento idóneo, ahora que se acerca el 8 de Marzo, para recuperar unas reflexiones escritas hace ya cinco años sobre ambas realidades: mujer y franquismo, o si se prefiere, la situación que sufrió la mujer en esa oscura época de nuestra, aunque a veces no lo parezca, reciente historia. Que al mismo tiempo sirva a quienes con una edad menor que la mía, a veces olvidáis que hace apenas 50 o 60 años la situación de este país era muy diferente a la actual.

Durante el franquismo la reconstrucción del tejido social español, tuvo lugar bajo la norma, escrita a sangre y fuego, del "odio al comunismo" y todo lo que tuviera que ver con él. En ese empeño, la religión se encargó de proporcionar las armas educativas, apoyadas en los temores ancestrales del más rancio conservadurismo. Según su teoría un espectro atravesaba Europa: el del comunismo. El Vaticano se encargó de apoyar todo aquello que se opusiera al mismo, reprimiendo lo que tuviera que ver con la liberación de la moral. La alineación de la Iglesia española con el golpe del 36 se justificó porque la confrontación no era entre un gobierno legal y otro ilegal, sino entre Dios o no Dios, lo que les permitió hablar de Cruzada.

Esta ‘‘santa alianza’’ relegó a la mujer a la retaguardia, a la reconstrucción. La ideas joseantonianas sobre la sumisión y la no-intervención en la cosa pública, conformaron el modelo social de mujer durante esa negra época. En ese modelo reaccionario se la asignaban casi exclusivamente funciones referentes a cuidados sanitarios y de bienestar social.

Dos instituciones se dedicaron a poner en práctica esas tesis: la sección Femenina, presidida por Pilar Primo de Rivera, que puso en práctica las ideas de su hermano sobre la mujer, es decir, el odio a la mujer miliciano y de intervención en la vanguardia, y el Auxilio Social, extraído del ‘‘Winterhilfe’’, auxilio de invierno alemán, porque en palabras de su fundadora, Mercedes Sanz Bachiller «no todo lo que hicieron los nazis era malo».

Se creó también un aparato de salud mental apoyado en las tesis psiquiátricas del militar Antonio Vallejo-Nájera, basadas en la nobleza del carácter hispano, en valores castrenses católicos, y en la debilidad mental del marxismo al no reconocer las jerarquías y los órdenes sociales superiores. Vallejo-Nájera defendió «la inferioridad mental de los partidarios de la igualdad social y política», así como «la perversidad de los regímenes democráticos que promocionan a los fracasados sociales con políticas públicas, a diferencia de lo que sucede con los regímenes aristocráticos donde sólo triunfan socialmente los mejores».

El ‘‘ilustre’’ psiquiatra explicó igualmente la enorme participación de las mujeres en las filas de la República, debido a «su debilidad mental», ampliamente demostrada por la biología fascista: «El psiquismo femenino tiene muchos puntos de contacto con el infantil y el animal». Sus experimentos se llevaron a cabo en prisiones, con presas políticas, anarquistas y comunistas. La idea de la transmisión genética del marxismo originó también el alejamiento de los niños de sus madres, entregándolos a familias que los adoptaban demostrando previamente su catadura católica, propiciando así el cambio de apellidos de origen para hacer imposible su rastreo posterior.

En sus estudios sobre la mujer, Vallejo-Nájera parte de lo que, según él, son características del sexo femenino: debilidad del equilibrio mental, menor resistencia a las influencias ambientales, inseguridad del control sobre la personalidad, falta de las inhibiciones inteligentes y lógicas que hacen que en situaciones en las que desaparecen los frenos sociales se despierte su crueldad, siendo «además las revueltas políticas la ocasión de satisfacer sus apetencias sexuales latentes».

Así fue relegada a una intervención pública de segundo orden, siempre detrás del hombre y eliminados sus derechos anteriores. Su mandato era en el hogar, de puertas adentro. Todo ello conformaba un modelo de mujer abnegada y humillada, en muchos aspectos de lo social. La legislación franquista se basó en esta cuestión, convirtiéndola en una eterna menor de edad si se casaba, y a no existir como mujer si no lo hacía. Se la consideraba frágil mental y físicamente, así como incapaz de desarrollar cualquier labor fuera de la casa.

No se contemplaba que por voluntad propia tuviera deseo de estudiar o trabajar. Si lo hacía era en caso de necesidad, y siempre considerando que era poco apropiado. Se recomendaba la prudencia en el estudio, que se aconsejaba abandonar, ofreciendo alternativas al «difícil y cansado camino de los libros». Buscando por la vía de la humillación, de la sumisión, o de la disuasión, no solo limitar, sino hacer desaparecer la posibilidad intelectual, creativa y crítica de las mujeres.

El estado franquista se apoyó en la corriente más radical de la Iglesia católica para dominar a la sociedad española, y en especial a la mujer, por medio de la religión y el terror. La noción de pecado se hizo más extensa, y se le añadió en muchos casos el carácter de delito. Así por ejemplo el adulterio, los amancebamientos, no sólo eran pecado, también eran delito, por no hablar de la homosexualidad, cuya persecución fue atroz.

Una férrea moral, mantenida a través de la censura y la represión en lo referente al sexo, destrozó la idea del amor y la sexualidad. Las prácticas sexuales tenían sentido solo en tanto a su función reproductiva, según el modelo de familia católica al que se debía tender, quedando para la mujer el goce sexual asociado a la noción de pecado. Paralelamente, el peso moral hizo que se fuera consolidando un discurso de culpabilidad permanente, muy enraizada en la doctrina católica, en el que la mujer se vio condenada a vivir. Esta culpabilidad se fue alojando en las relaciones sociales, y su presencia sorprendentemente perdura hasta hoy.

Con la apertura política y la caída del régimen de Franco, se reabrió el debate acerca de la mujer. Se cuestionó y se rompió en mil pedazos el discurso franquista según el cual se la consideraba como débil mental o como menor de edad. Pero aunque la idea actual de la mujer en la vida pública no tenga nada que ver con respecto a aquella injusta situación, todavía está lejos de haberse liberado. Aún hoy se sigue intentando someterla a las leyes y silencios que impone el discurso del capitalismo dominante, a la vez que no se ha eliminado todavía la idea de que la mujer debe ser abnegada, católicamente hablando. De modo que bajo los ropajes de pasarela, en numerosas ocasiones encontramos los cilicios de siempre.

Conviene por tanto no olvidar ese terrible pasado precisamente en estas fechas en las que seguimos luchando por la igualdad. Recuperar la memoria histórica, esa que algunos pretenden enterrar con el argumento de que «hay que pasar página». Que nuestros jóvenes, aquellos que nacieron después de la muerte del dictador, conozcan que aunque parezca ahora mentira, estas cosas ocurrieron en nuestro país no hace tanto tiempo. Porque, probablemente, «aquellos polvos, hayan traído estos lodos», y una parte de la violencia sexista actual tenga que ver con todo esto.



sábado, febrero 26

SORTU: legalizar la paz (art. publicado en DEIA el 25/02/11)

Conviene analizar los últimos acontecimientos que tienen que ver con el final de la violencia con una cierta prudencia y siempre después de pasado un cierto tiempo. Cuando Batasuna (hay que llamar a cada cual por su nombre para poder entendernos) anunció que en el marco de una acto organizado por Lokarri, asociación social con la que llevo colaborando desde su nacimiento y antes con Elkarri, iba a presentar su nuevo proyecto político ya imaginaba que algo importante, quizás trascendente, iba a ocurrir ese día.

Por cierto quiero aprovechar para felicitar y mostrar mi reconocimiento al trabajo realizado por su máximo responsable Paul Ríos. Algún día cuando la paz esté consolidada y se escriba la verdadera historia de estos años, se apreciará con nitidez la importancia de su figura y quizás entonces quienes durante este tiempo han sido tan injustos acaben rindiéndose a la evidencia de ese esfuerzo fundamental a favor de esa paz.

Tenía esa impresión ya que se preveía una medida audaz por parte de Batasuna, pero lo que no imaginé es que el avance fuera de tanto calado tan profundo. Aún me encuentro en situación de shock releyendo las dos intervenciones de Rufi Etxeberría y de Iñigo Iruín, rompiendo cualquier molde que pudiera tener establecido. El rechazo explícito a la violencia de ETA, sea esta de la manera que sea, supone cumplir la norma que durante años les hemos exigido.

Recordar aquí que según la jurisprudencia existente esa exigencia pasaba porque utilizaran dos posibles conceptos a la hora de enfrentarse con la práctica violenta: rechazo o condena. Hemos sido nosotros, los que nos autodenominamos demócratas, los que hemos fijado las reglas del juego y ellos las han aceptado eligiendo uno: el rechazo, con lo que, nos guste más o menos, cumplen con lo exigido. ¿Que nos hubiera gustado más que fuera el concepto de condena?, pues lo teníamos que haber pensado mejor y limitar la exigencia exclusivamente a eso, porque al dar las dos opciones debemos ser respetuosos con que decidan utilizar la que menos nos puede agradar. Aunque lo más importante debiera ser el fondo y no la forma. Si realmente creemos o no que han llegado a la conclusión, sea política o ética, de que la violencia ya no tiene ningún sentido. Al menos por mi parte confío en que así ha sido.

Pero han ido aún más lejos. El nuevo partido que han creado: SORTU, recoge en sus estatutos además de su rechazo nítido al uso de la violencia, de cualquier tipo de violencia haciendo incluso una referencia explícita a ETA, un elemento que a mí al menos me ha sorprendido gratamente: que se expulsará a cualquier militante que justifique o ampare dicha violencia. Por cierto que al hilo de esta exigencia comentar que por primera vez en su historia se constituyen como partido político clásico, incluyendo la figura del militante y abandonando su ya clásico espíritu asambleario.

El debate sobre si ha sido una decisión puramente táctica para poder estar presentes electoralmente o estratégica resulta estéril, porque está claro que la comprobación resultará evidente en su praxis política y con la reciente reforma de las leyes existentes hemos creado un “cortafuegos” que impide el engaño.

Después de esta exposición y desde planteamientos puramente democráticos cabe preguntarse: ¿no debe ser la aplicación de las leyes iguales para todos, incluidos aquí ellos? ¿Si como se comprueba cumplen escrupulosamente la Ley de Partidos no debieran ser legalizados de inmediato?

En cuanto al argumento utilizado desde que se conoció su posición nítida de condena (rechazo que significa lo mismo) a la violencia, por quienes han quedado absolutamente descolocados, de que son sucesores de una partido ilegalizado como Batasuna también cabe contestarle con otras preguntas: ¿acaso la democracia no garantiza que cualquier persona puede rectificar sus errores anteriores? ¿No hay en el seno de partidos democráticos como el PP, personas que han militado en otros ilegalizados de extrema derecha y no por eso se le ilegaliza? ¿Si un partido demuestra la superación de los motivos que provocaron su ilegalización no se debe permitir revisar ésta?

Por tanto también desde el punto de vista estrictamente jurídico, tal y como ha expuesto con brillantez el profesor Javier Pérez Royo, no existe ni una sola razón que pueda impedir su legalización. Por eso como soy de los que confía en la democracia de la que nos hemos dotado estoy convencido que el Tribunal Supremo desestimará todo los recursos que se puedan presentar y SORTU podrá estar presente en las elecciones de Mayo. Porque esa decisión supondrá el triunfo de le ley pero también y especialmente de la democracia.

Ellos han cumplido, ahora nos toca cumplir a nosotros y nos toca hacerlo desde la altura moral de ser un país democrático donde las reglas de juego son iguales para todos.

Pero no sólo debemos utilizar el análisis jurídico y democrático, porque queda aún más claro si cabe cuando introducimos también el social. Han sido demasiados años de sufrimiento para que nos permitamos el lujo de perder ni un solo día en disquisiciones estúpidas. El camino hacia la paz aún va a ser largo pero si eliminamos este primer obstáculo resultará más fácil.

Sin ningún miedo, porque tenemos las leyes que lo amparan, pero también la fuerza moral e incluso la opinión mayoritaria de la sociedad española. Las encuestas que están saliendo resultan esclarecedoras: 75 % a favor de legalizarles, 25 % en contra.

Habrá presiones mezquinas, incluso barriobajeras, utilizaciones burdas de las víctimas cuando lo que se nos debe exigir es que no haya ni una más después de esto. Habrá que hacer frente a todas estas presiones sabiendo que además de la legalidad también la razón está de nuestro lado, después de una etapa en la que la hemos utilizado más bien poco.

Porque el proceso de legalización de SORTU es en términos coloquiales como “la prueba del algodón” de nuestra joven democracia”. De cómo lo resolvamos, de si al frotar encontramos ese algodón democrático sucio o limpio depende la credibilidad y el fortalecimiento de la misma. Además de que posiblemente legalizando SORTU estemos ayudando a legalizar, a conseguir una paz tan largamente deseada.

Por último permitirme una última reflexión personal: después de esto seguirán empeñados algunos en expulsarme del PSOE por afirmar que Otegi trabajaba para llevar a Batasuna por la senda de la paz?

Como dijo Dylan, la respuesta está en el viento. De momento después de los últimos acontecimientos dormiremos más tranquilos.

martes, febrero 22

De injusticias, incomprensiones y desatinos




El próximo 2 de Marzo se cumplen cinco meses desde que en una decisión absolutamente desproporcionada e incomprensible, la dirección del PSN solicitó a la Ejecutiva Federal del PSOE mi expulsión fulminante.

¿El motivo?: Después de este largo periplo parece ser que comentar que Otegi estaba trabajando dentro de Batasuna para llevarla por la senda de la paz, a lo que a última hora han añadido que dentro de mi satisfacción por la representación plural que asistió al acto que suponía mi despedida política de Navarra añadiera a las “no conflictivas” figuras de los dirigentes de diferentes partidos Barcina de UPN, Cervera de PP, Nuín de IU, o Barcos de Na Bai, a otros más conflictivos como Barrena y Kiroga de Batasuna (SORTU ahora).

Visto desde la panorámica actual parece aún más inaudito que se pueda intentar expulsar del PSOE por estos motivos.

Ya he comentado largo y tendido sobre este tema, pero hoy quiero hacer referencia a la locura de índole jurídico-legal-interna a la que me está llevando.

Fruto de mi ingenuidad característica me estudié nuestros estatutos de arriba abajo llegando a la conclusión que según estos en ningún caso podía ser expulsado. Inicié mi defensa siguiendo las pautas que me marcaban: enviar alegaciones a la Ejecutiva Federal con copia a la Comisión de Garantías y Ética. La sorpresa es que la primera me las desestimó declarando definitiva la expulsión, aunque me daba un nuevo plazo para enviar nuevas alegaciones otra vez a la Comisión de Garantías y Ética cuestión que realicé disciplinadamente. Nada decía esa resolución de la apertura de un expediente que según los Estatutos entendía era procedente. Simplemente se me expulsaba sin más.

Posteriormente recibí otra resolución de la citada Comisión de Garantías y Ética también rechazando mis alegaciones, pero en esta sorprendentemente se me declaraba expulsado TEMPORALMENTE hasta que se “resolviera el correspondiente expediente disciplinario”.

O sea que ahora me encuentro perplejo porque un órgano del partido me expulsa definitivamente sin apertura de expediente alguno y el otro lo hace temporalmente hasta que se resuelva el expediente. ¿Entendéis algo amigas y amigos que seguís mi sancta santorum?

Cuelgo las dos decisiones para que juzguéis por vosotros mismos.

Ahora me asalta la duda: ¿estoy expulsado definitivamente o temporalmente? ¿se me abrirá previamente expediente disciplinario o no? Y lo más importante: ¿significará todas estas contradicciones que todo es nulo de pleno derecho a la vista de las graves contradicciones?

He llamado varias veces a Ferraz (lugar de mi nacimiento) para que se me aclarara pero siempre tengo mala suerte y no hay forma de localizarlos.

Ahora se me ha ocurrido como última idea escribir una carta al Secretario General de mi partido (aún me considero del PSOE) para pedir su amparo ante este desatino. Más aún a la vista de los últimos acontecimientos, porque aunque lo ocurrido con Batasuna ha sido posterior a la redacción de mis alegaciones cabría preguntar a hora: ¿sigue siendo menos grave hacer la alusión a Otegi, Barrena y Kiroga ahora que antes? Incluso: ¿es menos grave siendo estos de un posible partido legal como SORTU que de otro ilegal como Batasuna?

En fin amigas y amigos, aquí me encuentro sumido en un mar de dudas, pero muy cabreado con mi injusta e incomprensible situación observado el desaguisado que están haciendo en mi querido PSN con mi voz crítica acallada con este proceso que recuerda mucho al que realizaba la Santa Inquisición. Incluso con el Torquemada actual presente.

Espero que mi empeño, la fuerza de mis razones y la lógica política se acaben imponiendo y esto dentro de un tiempo sea sólo una pesadilla.

sábado, febrero 19

¿Y de Villava-Atarrabia, qué?

Se ha celebrado hoy el Comité Regional del PSN en el que se han aprobado las listas municipales para las elecciones del próximo Mayo.

Un Comité Regional en el que por primera vez desde 1990 no he participado. Han silenciado mi voz, aunque lucho porque sólo sea de manera temporal como mi expulsión estando convencido como estoy de la aceptación de mis razonadas y legales alegaciones. No les ha interesado que mi voz discrepante se oyera allí y por eso se han inventado una medida disciplinaria sin contenido legal alguno, quizás para que precisamente no estuviera hoy. Por cobardía ante mi palabra.

Incluso esa cobardía se ha extendido a la imposibilidad de presentar una lista alternativa a la que las compañeras y compañeros habíamos aprobado por unanimidad en el PSN-PSOE de Villava-Atarrabia. Una lista encabezada por mi compañera Mertxe Sánchez.

No han sido capaces de convencer ni a una sola persona de nuestra afiliación y parece ser que tampoco de las más próximas ideológicamente. Quizás por el temor, que como ya circula por nuestros vecinas y vecinos, sean tachados de traidores y descalificados ante la ciudadanía de nuestro pueblo. Villava-Atarrabia es un pueblo especial en el que no se perdonan este tipo de comportamientos.

Es lamentable que todo un trabajo de los últimos doce años sea destrozado de manera tan abrupta, pero reconforta de alguna manera que el no haber podido añadir hoy la lista de nuestro pueblo sea un indicio claro de que los errores en política se acaban pagando.

Espero que reflexionen, que capten el mensaje y que rectifiquen respetando la decisión democrática que habíamos tomado. Aunque tengo serias dudas de que pueda ser así a la vista de la deriva a la que observo llevan a nuestro partido, pero desde mi profunda decepción, aún les exijo que así lo hagan. Villava-Atarrabia les ha hablado alto y claro, ojalá capten su mensaje.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Concejal del Grupo Municipal del PSN de Villava-Atarrabia)

Amigos que han mostrado su apoyo:

viernes, febrero 18

Indignación, rabia y vergüenza

Esas son tres de las varias sensaciones que reflejan mi estado de ánimo al conocer las dimisiones de mis compañeras y compañeros concejales del PSN en el pueblo navarro de Zizur. No han podido aguantar más y por dignidad, un concepto que quienes les han machacado ignoran, deciden tirar la toalla. Les respeto, aunque no comparto que lo hagan tan pronto, creo que es momento de lucha, de luchar contra los mediocres traidores a la ideología de la izquierda que han provocado su marcha. Porque el PSN, el verdadero PSN, les necesita, nos necesita para en un futuro no tan lejano realizar la renovación ideológica necesaria para evitar la debacle.

Pero han sufrido demasiado y no les culpo por irse. Desde estas palabras mi solidaridad, mi comprensión, mi apoyo y reconocimiento a su esfuerzo para llevar adelante un proyecto de izquierdas a contracorriente de lo que nos estaban imponiendo, en un pueblo difícil de nuestra compleja Navarra.

No soplan bueno vientos para la izquierda, ni son buenos tiempos para la lírica, pero vuestro gesto hace que aún conserve algo de confianza en que puedan cambiar. Os conozco, he pasado con vosotros buenos momentos y también luchas para intentar reconducir el rumbo equivocado de nuestro partido.

Probablemente ese sea uno de los motivos por los que “han ido a por vosotros”. Recuerdo que después del último Congreso cuando supimos nuestra derrota le comenté a Lourdes: “tranquila compañera porque iremos de derrota en derrota hasta la victoria final”. Así va a ser, porque tenemos la fuerza de la razón aunque no sea suficiente para tener el poder. Sólo es cuestión de tiempo, ese que ahora os arrebatan, pero también ese que después de las elecciones de Mayo nos devolverá todo lo que ahora perdemos.

Ahora nos toca resistir, seguir luchando por nuestros derechos, en mi caso para evitar la tremenda injusticia de su intento de expulsarme del PSOE. Han puesto en marcha un proceso profundamente equivocado de exterminio de los que discrepamos, sin entender que la riqueza de un partido está precisamente en eso, en quienes con honestidad, con reflexiones y análisis intentan demostrar el equivocado camino por el que intentan despeñar a nuestro partido. Posiblemente lo mejor de este partido esté en estas personas.

Ahora le tocará a mi pueblo: Villava-Atarrabia, luego Alsasua, Ribaforada como antes Castejón, Monteagudo, Sartaguda, Andosilla y muchos otros. Así hasta dejar libre de opositores un partido que merece algo mejor.

Pero no os preocupéis, seguiremos encontrándonos en las trincheras de la lucha por la libertad de expresión, la democracia interna, por los planteamientos de izquierdas y progresistas, por el entendimiento entre diferentes, el debate, la negociación y el trabajo bien hecho. Y algún día, aún dentro del PSN, observaremos que a nuestro alrededor ya no estarán los mediocres Torquemadas que ahora nos ahogan. No será la primera vez que eso ocurre, aunque habrá que aprender para que sí sea la última.

Ánimo amigas y amigo, ánimo, mucho ánimo porque el futuro es nuestro aunque hoy lo veáis todo negro.

Frente a estos sentimientos como los que comenzaba estas líneas, frente a la indignación, rabia y vergüenza que siento vosotras dejáis orgullo, valentía, y dignidad, mucha dignidad.

Os dedico esta canción de un grupo luchador:

martes, febrero 15

Yo, lamento!

"¿Por qué la tristeza invade nuestras sociedades?

La razón de esta tristeza generalizada es que la promesa de un paraíso terrestre que resultaría del progreso histórico, no se ha cumplido. El futuro que hasta cierto momento pertenecía al territorio de la esperanza, se ha transformado en espera angustiada frente a un horizonte de amenazas. Así es cómo la tristeza y la impotencia han invadido nuestras sociedades.

El capitalismo, bajo su forma neoliberal, aparece hoy en día como un sistema de tristeza consolidado, de forma que nada parezca posible. El progreso ha sido enviado al desván. Pero queda un sucedáneo: el confort.

Además, esto hace que incluso el menos adinerado de entre nosotros siempre tenga mucho que perder, una manera de estar en el mundo, unas maneras de sentir, de pensar y de amar, profundamente estructuradas por el individualismo....Mucha gente ya no siente deseo, solo tiene ganas. Sólo el deseo sin embargo puede recrear el vínculo social".

Miguel Benasayag de su libro “Pensar la libertad”

Yo lamento que me recuerde al proceso en el que estoy inmerso, con un partido triste, con militantes tristes que no son capaces de hacer la revolución interna necesaria porque tienen mucho, que es nada, que perder. Lamento la cobardía, la falta de coraje para conquistar nuestro propio futuro. Lamento el silencio, o las palabras dichas a la espalda, lamento que no se diga lo que se piensa, y mucho menos se haga lo que se dice. Lamento la mentira utilizada para eliminar al discrepante, la falta de libertad de expresión, de democracia interna. Lamento la miopía política que no sabe ver la nueva realidad, la utilización vil para bloquear el camino de la paz. Lamento la codicia, la vulgaridad, la mediocridad de algunos dirigentes. Lamento la manipulación, la falta de respeto al trabajo realizado.

Yo lamento, tener que lamentar.

lunes, febrero 7

LEGALIZAR LA PAZ!

Cuando el pasado jueves recibía la invitación al acto celebrado esta mañana en el Euskalduna, primero por mail y posteriormente por llamada personal del propio responsable de Lokarri, Paul Ríos con quien llevo años manteniendo una buena relación, sentí una especie de vértigo y debo reconocer que un cierto halo de sensatez (o cobardía) me inundó. Eso hizo que respondiera negativamente alegando mi incierta situación de pseudo expulsión del PSOE en la que me encuentro. Paul lo entendió y debo agradecer el tono que tomó la conversación ya que en nuestro breve análisis mantuvimos una total coincidencia.

Sabía que me podía arriesgar poco ya que se preveía una medida audaz por parte de Batasuna, pero lo que no imaginé es que el avance fuera de tanto calado. Aún me encuentro en situación de shock releyendo las dos intervenciones de Rufi Etxeberría y de Iñigo Iruín, rompiendo cualquier molde que pudiera tener establecido. El rechazo explícito a la violencia de ETA sea esta de la manera que sea supone cumplir la norma que durante años les hemos exigido.

Pero han ido aún más lejos incluso planteando la expulsión de quien justifique el terrorismo.

Podría y lo haré con más calma, hacer un análisis más pormenorizado de lo que nos han avanzado sobre los estatutos del nuevo partido, porque da para mucho pero quiero dejar constancia con urgencia de una conclusión contundente: con eso cumplen lo que se les exigía, legalmente lo establecido en la Ley de Partidos y por lo tanto no existe ningún motivo para que no sean legalizados.

Ellos han cumplido, ahora nos toca cumplir a nosotros y nos toca hacerlo desde la altura moral de ser un país democrático donde las reglas de juego son iguales para todos.

Pero sin ningún miedo, porque tenemos las leyes que lo amparan, pero también la fuerza moral e incluso la opinión mayoritaria de la sociedad española. Las encuestas que están saliendo resultan esclarecedoras: 75 % a favor de legalizarles, 25 % en contra.

Habrá presiones mezquinas, incluso barriobajeras, utilizaciones burdas de las víctimas cuando lo que se nos exige es que no haya ni una más después de esto. Habrá que hacer frente a todas estas presiones sabiendo que la razón está de nuestro lado.

Hoy es un gran día, quizás sea ese día histórico que tanto hemos esperado por eso y después de eso: ese nuevo partido debe ser legalizado!

Por último permitirme una última reflexión personal: después de esto seguirán empeñados algunos en expulsarme del PSOE por afirmar que Otegi trabajaba para llevar a Batasuna por la senda de la paz?

Como dijo Dylan, la respuesta está en el viento, de momento hoy dormiremos más tranquilos.

miércoles, febrero 2

Qué le pido al 2011

Ha pasado ya más de un mes desde el desarrollo unas fechas festivas que cada año que pasa me parecen más tristes. Quizás porque son en las que más echas de menos a los ausentes, a quienes se fueron demasiado jóvenes dejando un vacío difícil de llenar. Al mismo tiempo nos influye que vivimos tiempos oscuros, no solo por la crisis económica también por los escándalos políticos, la violencia que cada vez se manifiesta más agresiva en una sociedad individualista y falta de valores o la insolidaridad galopante que nos invade.

Pero como lo habitual ahora es elaborar deseos para el año que acaba de comenzar, intentaré hacer lo propio con los míos: le pido a este 2011 que sea el año de la PAZ definitiva. Dentro y fuera. Que podamos ver el final de la pesadilla en Irak, Palestina, de las guerras que desangran África especialmente su norte y por supuesto que aquí en nuestro país (ponga cada uno el que desee) sea el momento, el año, en el que con imaginación, audacia, y generosidad por parte de todos, podamos conseguir lo que antes no fuimos capaces. Ahora que parece se dan las condiciones necesarias -aún no tengo claro si las suficientes- espero que todas las partes estén a la altura de las circunstancias.

Para eso hace falta que en éste 2011 que acaba de entrar nadie pueda ser acosado por sus ideas o por su profesión, ni pierda la vida en un accidente al ir a visitar a un familiar preso a 500 Km, ni existan ideologías ilegales porque ya no haga falta condenar la violencia terrorista al haber dejado de existir. Que dejemos de sufrir en una y otra orilla de este río de aguas turbulentas, construyendo puentes, abriendo espacios de diálogo y entendimiento desde un nuevo espíritu de reconciliación. Que nos escuchemos mutuamente, respetándonos desde la diferencia y todos nos encontremos cómodos en un nuevo marco de convivencia.

Que en las elecciones de este nuevo año, los ciudadanos tengan la suficiente habilidad para que sus votos provoquen un resultado que obligue a un pacto entre diferentes, castigando a quienes se dedican a tensar y separar.

Le pido también un país más tolerante, más solidario, más respetuosos con esas diferencias. Donde se pongan medidas eficaces para acabar con todo tipo de violencia y de intolerancia. Que deje de existir la violencia sexista que destroza la vida muchas mujeres -el año que nos deja ha batido un terrible record histórico de muertes- y otra igual de cruel como la del acoso sea laboral o escolar. Que sea el año en el que seamos capaces de acabar con esa lacra terrible que es el SIDA, o encontremos solución para enfermedades que nos diezman como el cáncer.

Un país que integre a los inmigrantes, sin construir muros ni guetos. Que sea capaz de entender que la mejor ayuda es la que se produce en el país de origen, favoreciendo su desarrollo, y evitando así que miles de personas se jueguen la vida en un intento de llegar al “paraíso” occidental, para no perderla por hambre o guerra en su lugar de origen.

Le pido que aporte cordura y sensatez a la Jerarquía de la Iglesia Católica para evitar que siga su confrontación en temas tan delicados como el aborto, matrimonio entre homosexuales y su derecho a la adopción, divorcio, reforma educativa, y en general en todo lo que tiene que ver con la libertad del individuo, en un estado liberal y aconfesional.

Apuesto porque este nuevo año los partidos políticos que nacieron en el siglo XIX se reciclen al XXI, adaptándose a los nuevos tiempos. Que protejan la disidencia, apoyen a los heterodoxos -una especie en vías de extinción por culpa de los burócratas- como una forma de enriquecerlos, y al mismo tiempo persigan a los inmorales, a los que se sirven de ellos para medrar o para enriquecerse, a quienes rompen las normas éticas básicas, a los traidores a sus ideas.

También deseo un nuevo año donde los hombres seamos capaces de entender de una vez por todas, que la igualdad entre sexos en una de las asignaturas pendientes del mundo. Igualdad desde la diferencia. Espero un impulso definitivo en el mundo occidental, y que se empiece a caminar en esa dirección en el segundo y tercer mundo, allí donde la situación es extremadamente grave, insostenible.

Le pido a este nuevo 2011 que las madres y padres sepamos educar mejor a nuestros hijos e hijas. Que Entendamos no se puede continuar creando una sociedad extraordinariamente permisiva con los niños desde el mismo momento en que nacen. Que se acabe con esa cultura de seguir creando reyes absolutos del hogar, que a medida que van creciendo aumentan su prepotencia convencidos de que no hay límite para sus caprichos, y que se transforman después en adolescentes adustos y engreídos en familia, y matones maleducados en la sociedad.

Espero que el 2011 sirva para recuperar el gusto por la buena música moderna, para que triunfen aquellos que pelean a la contra defendiendo la calidad por encima de otras cuestiones más materiales. Que no haga falta hacer leyes que protejan la propiedad intelectual, porque todos tomemos conciencia de que no se puede robar la creación, que hay que comprarla.

Deseo también poder seguir disfrutando de las personas que quiero, que me quieren y me dejen en paz las que no lo hacen.

Me conformaría con que pueda ver hecho realidad en lo que me queda de vida, una parte importante de lo que le pido a este pobre 2011, que ya debe estar agobiado al leer esta larga lista de peticiones. Pero si hoy tuviera que elegir una sola de mis peticiones, me decantaría por la paz. La paz allí y la paz aquí.
.
Por último y como no poda ser menos, deseo todo lo mejor en este nuevo año para los que me leen ahora y para los que no lo hacen.

Ah y antes de terminar permitirme un deseo más personal: que la razón se imponga y me permitan seguir militando en el PSN.