miércoles, diciembre 31

Feliz 2009, zorionak eta urte berri on.

Desde esta atalaya personal, aún conmocionado por la nueva brutalidad de ETA, y con la rabia contenida después de una agria discusión con el portavoz de ANV en mi pueblo, en Villava-Atarrabia, quiero hacer abstracción de ello, como también de los malos augurios que todos los oráculos y agoreros hacen de este año que va a entrar, y desear que no sean ciertos, que se equivoquen, o al menos que se equivoque para aquellos y aquellas que entráis en mi “sancta sanctorum”, y que conmigo peleáis a la contra.

Por eso os deseo un feliz año 2009, que tengáis la posibilidad de conseguir lo que deseáis, especialmente en un terreno que se debe cultivar, en el amor. Lo demás, la economía, la política, el deporte, son anexos, necesarios pero anexos, la más importante es que os vaya bien en el amor.

Que améis y os amen, que practiquéis la sensibilidad, los sentimientos, que acariciéis, beséis, abracéis, que hagáis el amor al límite, experimentando todos vuestros goces. Cuidar y que os cuiden, con ternura y también con pasión, desde el respeto al otro, y a vosotros mismos. Porque todo eso hará que seáis felices.

Eso os deseo a mis gentes, desde lo más profundo de mí, a escasas horas de que un nuevo año se introduzca en nuestras vidas, con buenas sensaciones a pesar de todo.

¡Ser felices! Esta noche y todas las noches del año. Aquí me encontraréis siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario