martes, junio 7

Iglesias Vs Ribera, comienza el espectáculo


Artículo publicado en PUBLICOSCOPIA y Gara el 7 Junio 2016

Aunque lo normal sería decir que continúa el espectáculo después de más de un año de agotadora, intelectualmente hablando, campaña electoral, o quizás de historia interminable.

El debate del pasado sábado en el programa Salvados entre dos de las “jóvenes promesas” de la política española defraudó a muchos, entusiasmó a los incondicionales, pero dejó indiferentes a la mayoría de los espectadores que tuvieron el valor de visionarlo, hartos ya de tanto esperpento.

Pero la curiosidad pudo con la decepción reconociendo el gran trabajo que está haciendo Jordi Ébole tanto en temas sociales como políticos. No fue culpa suya el lamentable espectáculo que se dio, él estuvo perfecto en su papel de sacar las vergüenzas que ambos tienen, desde el papel de políticos espectáculo hasta las contradicciones del primero que mientras condena Arabia Saudí su líder en Cádiz apoya la fabricación de fragatas para este país, o el silencio cómplice de Rivera sobre lo que está ocurriendo con los refugiados mientras asegura que Venezuela está en situación de emergencia social.

Visitar ese país el mismo día que la policía griega desalojaba el campo de Idomeni sin merecer un solo comentario suyo refleja perfectamente su hipocresía.

El papel de ambos, los rifi rafes descalificatorios, el que apenas se apuntaran ideas, propuestas, líneas ideológicas, indica claramente el pobre nivel de los políticos actuales. Los de los partidos de antes y los que se denominan novedosos. En ese debate quedó claro que la política más rancia habita también entre los recién llegados.

Ha sido el preludio de lo que viene, un final de la larga campaña electoral que va a resultar insoportable para quien exija un mínimo de rigor a los políticos que nos toca sufrir.

Por una parte el actual Presidente del Gobierno y probable ganador seguirá con su posición inamovible a la gallega, esperando como parece probable ver pasar, desfilar, el cadáver de su enemigo por delante de la Moncloa. Pedro Sánchez a la defensiva intentando no perder demasiado y que los Bruto y Casio que esperan agazapados a las vuelta de ese 26-J no puedan clavarle su afilados cuchillos, Pablo Iglesias intentando que le toque el segundo premio de la lotería consiguiendo el “sorpasso” aunque sea a costa de destrozar la izquierda y Albert Rivera buscando minimizar la pérdida tenida el pasado 20-D. Todo ello después de haber tomado el pelo a la ciudadanía durante más de seis meses.

Nada nuevo en el horizonte. Es probable que los resultados se parezcan mucho a los anteriores y sólo dos posibilidades pueden suscitar alguna emoción: que el PP y Ciudadanos sean capaces de sumar lo suficiente para juntos montar gobierno, o que la izquierda consiga conservar e incluso incrementar sus resultados siempre con el PSOE por delante, única manera de que haya una mínima posibilidad de cambio.

A nadie se le oculta que si Podemos supera al PSOE la posibilidad del mismo sería sencillamente imposible. A Sánchez jamás le permitirían apoyar un gobierno presidido por Iglesias. Incluso si ocurre lo contrario debería hacer un movimiento audaz la misma noche de las elecciones comprometiéndose a ello y así dejar en fuera de juego a Susana Díaz, Felipe González, el IBEX 35, Cebrían y compañía.

Es de temer pues una campaña sucia, pobre en argumentos, en la que lo peor de la política campe a sus anchas por nuestro país.

Mientras tanto miles de ciudadanos y ciudadanas sufren las consecuencias de una crisis que no termina nunca, la sanidad, la educación, los servicios sociales se desangran, las tensiones centro-periferia continúan sin resolverse y la muerte y la desolación planean por el Mediterráneo.

Vivimos y viviremos malos tiempos para la lírica…lamentable.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)


Villava-Atarrabia 6 Junio 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario