martes, junio 21

El momento de la verdad

Artículo publicado en Publicoscopia el 21 Junio 2016 y en Gara y Diario de Noticias de Navarra el 24 Junio 2016

Los taurinos (está muy mal visto nombrarlos hoy en día) definen el momento de la verdad como el instante en el que el torero toma su estoque de verdad, se perfila ante un toro cuadrado y entra a matar. Es cuando se recoge, o no, toda la faena hecha con anterioridad, porque aunque hayas hecho una magistral levantando literalmente la plaza en pié, pero a la hora de matar entras seis veces y otras diez a descabellar es probable que salgas abroncado, con pitidos y almohadillas, mientras que si de una certera estocada acabas la cuestión eres capaz de abrir la puerta del éxito.

El 26-J en lo que a política se refiere se va a producir también ese momento de la verdad. Es igual lo que hayas hecho anteriormente, que te hayas esforzado en buscar alternativas transversales, o fórmulas intentado el “sorpasso”, o creas que a pesar de estar rodeado de casos de corrupción entiendas que lo haces muy bien en lo económico, incluso que pienses que eres el más regenerador de la historia. Ese día la ciudadanía dictará su sentencia y como no remates de una certera estocada saldrá por la puerta de atrás.

Quedan pues cinco días para ese fatídico momento. El cuatripartito pretende consolidarse y cada cual superar al de al lado, pero lamentablemente no todos lo conseguirán. PP, PSOE los clásicos y Podemos, Ciudadanos los nuevos y emergentes, se juegan mucho más que un resultado electoral, se juegan su propio futuro, incluso el devenir de este país.

Ahora todos miran con inquietud la lluvia de encuestas que nos desbordan. Dicen que éstas sólo indican tendencias y parece evidente siguiéndolas que a día de hoy el PP gana aunque perdiendo fuelle (mucho menos del que merece a la vista de los casos de corrupción que le corroen), el PSOE a duras penas se mantiene, aunque en los últimos días se observe un leve repunte, Podemos parece la estrella rutilante aunque menos y Ciudadanos lo que se parece cada vez más a uno de esos futbolistas que apuntan maneras pero no acaban de triunfar.

Pero dicen mucho más las tendencias. Dicen por ejemplo que de manera sorprendente las izquierdas van a sumar más y las derechas menos que el pasado 20-D y que incluso su suma les puede aportar la mayoría absoluta.

Curioso dilema el que se abre a partir de esa evidencia, ya que esa situación, que podría ser una gran noticia a la hora de plantearse un gobierno alternativo de Rajo y su PP, puede resultar quebrada si el PSOE queda detrás de Podemos y no es capaz de dar la talla.
Ante esa hipótesis, que la izquierda tenga un gran resultado pero el orden del 20-D se invierta, surge una cruel pregunta: ¿serán capaces los dirigentes del PSOE de frustrarla y darle el gobierno a una derecha en minoría? ¿Qué efectos puede tener esa decisión en su futuro a medio y largo plazo? ¿Acabarán siguiendo dramáticamente la senda abierta por el PSI primero y el PASOC posteriormente?

¿O por el contrario Pedro Sánchez tendrá el coraje, la valentía de hacer lo que desean la inmensa mayoría de sus votantes, aceptando un gobierno con Podemos aunque sea con Pablo Iglesias encabezándolo y pasar a la historia? Siguiendo los símiles taurinos, ¿se atreverá a salir por la puerta grande, o huirá a escondidas de manera vergonzante recibiendo los pitidos del respetable?

Difícil dilema entre lo malo y lo peor, especialmente para su propio futuro político. Los políticos de talla, los que realmente valen la pena, cuando demuestran que lo son es precisamente en estos momentos especialmente complejos y difíciles.

Sólo hay una circunstancia que puede evitar esa terrible decisión, que a última hora el electorado socialista consciente de esa peligrosa situación acabe movilizándose y consiga salvarle los muebles situándolo aunque sólo sea por un diputado por encima de Podemos.

En cualquier caso parece que la pelota estará situada sobre su tejado, el del PSOE y especialmente el de su líder Pedro Sánchez. Poca gente confía en su valor, aunque en política a veces surgen las sorpresas y gentes que parecen vulgares se convierten como consecuencia de verse situadas en circunstancias límites, en políticos para la historia. Ojalá sea esta una de esos casos excepcionales.

Éste es el momento de Pedro Sánchez, ese instante en el que las decisiones cruciales las debe tomar él en su soledad más cruel. Confiemos en que nos dé la sorpresa, consiga estar por delante o detrás de Pablo Iglesias. Confiemos en que sea consciente de que la historia le ha situado en ese dilema por alguna razón y nos demuestre que está hecho de una pasta especial. Desde estas líneas se le anima a eso, que consiga como Ulises desoír las voces perversas de quienes pretenden enviarle al culo de la historia. Los políticos de verdad se visten desde abajo.

El 26-J a la noche tiene toda la pinta así de convertirse en uno de esos instantes cruciales de la historia de nuestro país. De esos en los que algo muy profundo puede cambiar para siempre. Veremos………………

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 20 Junio 2016



No hay comentarios:

Publicar un comentario