viernes, enero 22

Nuestro país ante una situación revolucionaria

Es mi obligación esta tarde alzar mi voz, como socialista, como viejo militante de la izquierda, como luchador anti franquista, como amante de la libertad:

No sé si es adecuado este título para definir la situación que vive la política de nuestro país en las últimas horas, pero si lo analizamos con perspectiva se parece bastante a ello.

La comparecencia de Podemos de esta mañana, las propuestas hechas por su líder Pablo Iglesias han pillados a todos con el pié cambiado, incluso da la impresión que también a su propia militancia. Es lo que tiene estar en un partido de estructura piramidal, en el que las decisiones de la cúpula son aceptadas sin ningún aspaviento por el resto de la organización. Me temo que esta mañana muchos de sus líderes y lideresas se han enterado de ella como el resto de los mortales viendo, o escuchando los medios de comunicación.

El indecente editorial de El País ya hacía prever que algo importante se estaba cocinando, e intentaban dinamitarlo antes de sus concreción parece que con poco éxito. Leyendo entre líneas parecía que el mensaje de los poderes fácticos no sólo iba dirigido a Pedro Sánchez sino que también en cierta manera de Pablo Iglesias. La amenaza además de intolerable debe servir precisamente para ir justo en la dirección contraria a la que señalan. Cuando el enemigo te marca el camino a seguir, hazlo justo en dirección opuesta.
Varias reflexiones sobre esa comparecencia, la primera que a estos jóvenes recién llegados a la política hay que reconocerles que han impuesto un nuevo tiempo más dinámico. El que se adelanta gana, cierto, pero no siempre acierta. A partir de ahora quienes no se adapten al mismo corren el riesgo de quedar constantemente fuera de juego, a pié cambiado. Pero les pierden unas formas prepotentes, con dosis de mala educación. Harían bien en cuidarlas a partir de ahora no vaya a ser que el otro recoja el guante y se lo encuentren remando en la misma canoa.

Pero han cometido un grave error que curiosamente favorece la posibilidad de un gobierno alternativo. Proponer un gobierno de coalición resulta extremadamente beneficioso para el PSOE. De esa manera se convierten en corresponsables, copartícipes de lo que haga y eliminan a Pedro Sánchez el peligro que suponía verse investido por sus votos, pero beneficiarse del desgaste de una gestión compleja al situarse fuera. Si fuera Pedro Sánchez aceptaría de inmediato ese envite.

Por otro lado han eliminado la línea roja más comprometida, la exigencia de un acuerdo previo sobre el derecho a decidir y el referéndum en Catalunya, que era precisamente lo que tenía absolutamente sublevados a los barones del PSOE y a los poderosos poderes fáticos.

Las propuestas programáticas, han sido pocas y poco desarrolladas lo que también beneficia a Sánchez y además coinciden al 100 % con las que el PSOE ha ido poniendo sobre la mesa los últimos días.

Todos los escollos parecen pues eliminados y hoy es mucho más fácil ese Gobierno del Cambio (conviene comenzar a irlo llamando así) alternativo a Rajoy y su cada vez más desenfocado PP.

¿Eso significa que ya todo será un camino fácil hasta su nacimiento? Todo lo contrario, aunque han pillado a todos con el pié cambiado resulta evidente que los poderosos enemigos del cambio reaccionarán con rapidez y esta misma tarde comenzaremos a ver su contraataque desde todos los flancos posibles, internos y externos. La maquinaria mediática ya está engrasada, las presiones obre Sánchez van a ser absolutamente brutales.

Por eso mismo la izquierda especialmente del PSOE debe movilizarse desde ya mismo. Activar sus recursos empezando por Izquierda Socialista, sus individualidades de prestigio como José Antonio Pérez Tapias, Odón Elorza, y otras y otros, convertirse en activistas de esta ilusionante alternativa. Utilizar las redes sociales, inundarlas de proclamas a favor de un Gobierno del Cambio, de coalición con las otras izquierdas, Podemos, Unida Popular, el apoyo de PNV y si desean a medio plazo ERC o Bildu.
Sacar a este país del oscuro túnel en el que el PP y sus políticas económicas, laborales, sociales, de limitación de libertades o tensiones inadmisibles centro-periferia nos ha metido. Un gobierno transversal, plurinacional y de progreso, que sea capaz de entender que somos un país plurinacional que necesita encajes diferentes comenzando por el constitucional, un gobierno que resuelva desde el respeto al derecho a decidir y con soluciones imaginativas la difícil solución en Catalunya y Euskadi.

Rajoy declina presentar su candidatura a Presidente del Gobierno. El puente queda así terminado de construir. Ese puente por el que las izquierdas se deben a comunica para darse ese abrazo que inmortalizó Genovés. La pelota está ahora en nuestro tejado, en el del PSOE.

Estamos viviendo un día histórico y muchos ni se enteran de que hoy comienza la II Transición de nuestro país, lo sé porque siento lo mismo que en aquel instante ese Sábado Santo en el que el PCE fue legalizado. Ahora como entonces se necesitan contactos discretos, aunque los acuerdos se hagan con luz y taquígrafos, algún café, alguna comida o cena que haga a los protagonistas empatizar con el “otro”. 

Por eso desde esta misma tarde esos activistas debemos salir de nuestros escondrijos y dar la cara, luchar como luchamos contra el franquismo, arropando a Pedro Sánchez, a Pablo Iglesias, a Alberto Garzón. Es el momento de la izquierda y debemos aprovecharlo, el tren a veces sólo pasa una vez. Una izquierda codo con codo como antaño con audacia, imaginación, respeto y generosidad.

Como militante socialista del PSC afirmo desde estas líneas mi apoyo firme y entusiasta a un Gobierno de Cambio a través de una coalición de PSOE, Podemos y UP. Lo afirmo alto y claro y animo a hacerlo al resto de las gentes de la izquierda, especialmente a las y los afiliados socialistas.

¡No pasarán!

Fdo; José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)


Villava-Atarrabia 22 Enero 2016

Qué mejor qué esta canción de mis admirados Barricada


No hay comentarios:

Publicar un comentario