martes, enero 19

Aúpa, Pedro Sánchez!



Publicado en Publicoscopia y Diario de Noticias de Navarra en Enero 2016

Existe un deporte en Euskadi, el levantamiento de piedras, que exige grandes dosis de potencia a la hora de elevarlas sobre el hombro. El levantador tiene un entrenador que le anima para lograr su marca y habitualmente utiliza una expresión para empujarle psicológicamente: “Aúpa Txomin!”.

A Pedro Sánchez SG le está tocando el papel de levantar la pesada piedra sobre su hombro de conseguir un gobierno alternativo al de Rajoy. Sufre presiones centrípetas y centrífugas que le empujan, o bien hacia una Gran Coalición entre PP, PSOE, Ciudadanos que impulsan los poderosos poderes fácticos, sean económicos, financieros, mediáticos e incluso religiosos, o como defienden los sectores de izquierda de su partido, un gobierno de izquierdas con Podemos.

¿Qué opinarían sus bases si se les pudiera consultar? Parece evidente que tanto las del propio socialismo, como mucho más su base social le empujan hacia la segunda opción, más aún después de haber sido los grandes sufridores de una injusta política económica por parte de Rajoy y el PP. Eso añadido al recorte del Estado del Bienestar y las libertades es comprensible que esto ocurra. Incluso el tremendo desaguisado que ha producido en las tensiones, ya de por sí potentes, centro-periferia.

En los últimos días (ya se les echaba de menos) las gentes de izquierdas que pelean en el interior del PSOE han dado la cara. Primero la carta dirigida al propio Sánchez firmada por gentes de peso como Pérez Tapias y Odón Elorza y coincidiendo con el ella el comunicado lanzado por la dirección de Izquierda Socialista, única corriente legalizada en su seno.

En ambos escritos coinciden no sólo en la defensa de lograr un gobierno alternativo defendiendo el pacto con Podemos y el resto de fuerzas progresistas, también en las bases que deben sustentar el mismo. Defender los derechos civiles y sociales de la ciudadanía, la profundización de la democracia, la dignificación de la política erradicando de ella la corrupción, y la reforma del Estado de las autonomías, para construir el Estado federal plurinacional que la realidad política de España exige. Siendo en el marco del debate sobre la ineludible reforma constitucional donde ha de plantearse el procedimiento adecuado, como puede ser una consulta legal a la ciudadanía para el reconocimiento de la realidad nacional de Cataluña.

Un pacto que aglutine aspiraciones de justicia social, igualdad y regeneración democrática. El PSOE tiene la posibilidad y la obligación de presentar, junto a otras fuerzas políticas, una alternativa a la derecha neoliberal y conservadora.

Las fuerzas centrípetas y centrífugas quedan así equilibradas y al menos ahora Sánchez siente el apoyo de los suyos, al menos de los suyos de izquierdas porque otros como Fernández Vara estarían mejor callados y no trabajando para el enemigo.
Coincidiendo con estos movimientos ha recuperado la iniciativa dejando a muchos con el paso cambiado, porque no esperaban en él la determinación de un estadista que ante las dificultades se crece.

Comenzó con su visita a Portugal en un gesto claro a favor de gobierno de izquierdas, después la audacia de ceder senadores socialistas a ERC y la antigua CDC para que pudieran montar grupo en el Senado, la llamada al nuevo President Puigdemont abriendo vías de diálogo y por último el acuerdo del PNV para conseguir su apoyo en la investidura.

Solo falta lo más difícil que debiera ser lo más fácil: el acuerdo con la otra izquierda, Podemos. Que no parece haya estado a la altura de las circunstancias en los últimos días, al menos a la vista de las torpes declaraciones de sus líderes y de las exigencias extemporáneas.

Lo ocurrido con la elección de Presidente y mesa del Congreso, demuestra que ante demandas irrealizables alternativas contundentes. Pedro Sánchez con ese sorpresivo movimiento ha intentado lanzar un mensaje a los jóvenes de Podemos. Así no compañeros, así no.

Se equivocan si piensan que provocar unas nuevas elecciones les beneficia. Trabajar a corto siempre trae el riesgo de errar a largo. Efectivamente en esa hipótesis pueden darle un nuevo bocado electoral al PSOE, pero quizás ambos pierdan castigados por una base social indignada al no ser capaces de ponerse de acuerdo, con lo que nos podemos encontrar con un escenario que la suma de la izquierda disminuya su diferencia con la derecha tal y como se señala en la última encuesta de Metroscopia (la izquierda aumentaría un 0.4 % mientras la derecha un apreciable 3 %) y la posibilidad de gobierno alternativo a Rajoy se esfume por una larga temporada.

Harían bien las bases más conscientes de Podemos en hacer lo mismo que las socialistas. ¿Sería posible en su seno un escrito parecido impulsando con fuerza la necesidad de acuerdos? Posible quizás no, necesario sí.

Ahora a Sánchez e Iglesias cabe gritarles “Aúpa” entre otras cosas porque entre dos es más fácil elevar la piedra.

¡Aúpa Sánchez! Sigue así, impulsa con potencia la piedra del gobierno alternativo, tu base social te anima a hacerlo porque sería un gravísimo error, una irresponsabilidad no conseguirlo. ¡Aúpa Iglesias! Colabora, deja tacticismos irresponsables y apoya ese gobierno.

¡Aúpa! ¡Aúpa! ¡Aúpa!

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)


Villava-Atarrabia 18 Enero 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario