viernes, enero 13

TORQUEMADA en el PSN-PSOE


Las últimas debacles electorales han producido un efecto de revulsivo en el interior del PSOE. El abandono en masa de los sectores más concienciados de la izquierda, de los jóvenes y de las capas más desfavorecidas de la sociedad han situado en una posición de peligro de extinción a un partido con más de 100 años de historia.

No queda claro que la reacción que han tenido sus dirigentes, el “aparato”, haya sido por una reflexión ideológica o porque la desaparición de ese instrumento de defensa de la clase obrera les podía situar en el paro definitivo. Desde que los partidos son más una oficina de colocación, un instrumento para beneficio de unos pocos, su alejamiento de la sociedad ha ido en relación exponencial.

Ahora de cara al congreso del PSOE surgen dos alternativas: Chacón y Rubalcaba. No se puede decir que supongan algo nuevo, ambos han estado en el equipo de dirección que nos ha llevado al fracaso y ambos también fueron ministros. Pero igualmente ambos intentan recogen ahora las viejas reivindicaciones de quienes durante años, precisamente por defenderlas, hemos sido humillados, marginados, sancionados e incluso expulsados. Muy poco edificante, aunque bienvenidos sean si realmente se han convertido a nuestras tesis.

En Navarra sus representantes, Roberto Jiménez y Juan Moscoso, cumplen los mismos requisitos de lo “políticamente correcto”, aunque en este caso su pasado, en un caso ejecutor y en otro cómplice, de persecución de aquellos que defendíamos las tesis que ahora ellos dicen defender, les dejan como se suele decir coloquialmente, “con el culo al aire”. Pactar con la derecha cuando ahora plantean la vuelta a las tesis de la izquierda ortodoxa, o defender un partido más abierto, democrático, transparente cuando han anulado listas electorales aprobadas por unanimidad de las agrupaciones, han machacado a los jóvenes que desde JSN se desmarcaban de sus tesis, o han ninguneado, marginado, sancionado y expulsado a quienes antes osaban defenderlas, no parece que sea ni coherente, ni creíble, ni honesto.


Pero ayer teníamos la “prueba del algodón” de si estos nuevos demócratas y renovadores hacían lo que decían o no y resultó que no. Que todo lo que están planteando es un fraude, un engaño para seguir en sus poltronas.

El veto que pusieron a una compañera como Ainhoa Aznárez, que lleva años de militancia luchando por la igualdad, por la democracia, interna y externa, por una sociedad más justa desde planteamiento de izquierdas, cuyo único “pecado” parece que es ser vasco-parlante, euskaldun y colaborar con movimientos que buscan la paz., es un acto de ignominia, injusto y deleznable.

Ese veto descalifica sus propuestas, les inhabilita para defenderlas en público y demuestra una vez más que no creen en ellas, que solo las asumen ahora porque la ola va en esa dirección.

Pues al menos yo no quiero que eso pase desapercibido, que nadie se entere de lo que realmente está pasando en el interior del PSN, para que cuando salgan a la sociedad esta al menos se lo eche en cara, los descalifique y avergüence. Por eso a través de este escrito denuncio alto y claro el veto a Ainhoa y denuncio a quienes intentan aparecer como lo que no son. Porque lo que realmente son es un grupo de oportunistas, manipuladores, torquemadas políticos, sectarios, incoherentes, faltos de credibilidad. En definitiva, que defienden conceptos, tesis que están justo al lado contrario de lo que practican, como se ha demostrado con este inmoral veto a Ainhoa.

Alzo mi voz para denunciarles y también para seguir defendiendo las tesis que siempre he defendido y que ellos resultan indignos de hacerlo. Al menos no lo harán con mi silencio. Solo espero que mi voz no sea la única.

Mi libertad no me la pudieron cercenar al expulsarme, ni me la cercenarán ahora. Su comportamiento además de indecente, injusto, erróneo es canallesco.

La mejor canción para acompañar esta reflexión y la letra la adecuada. "Queren taparnos la boca para que nadie nos pueda escuchar" NO lo consiguen y NO lo conseguirán.

No hay comentarios:

Publicar un comentario