jueves, octubre 27

Carta abierta a Arnaldo Otegi


Estimado Arnaldo Otegi: he estado dudando en escribirte esta carta que tenía pensada hace ya muchos años, quizás desde que hace ya diez años, en Mayo del 2001, participamos invitados por la Universidad de Barcelona en un seminario sobre “El procés de pacificación a Euskadi” junto a Joseba Egibar en una mesa y en la otra Kepa Aulestia y Txema Montero. Por cierto nos pusieron en dos mesas diferentes al negarte a debatir con este último.

Para mí esa tarde-noche fue apasionante en un doble sentido, por un lado tuve la ocasión de debatir ante un amplísimo y selecto auditorio (la sala de la universidad estaba a rebosar) de lo que más me gusta, de política, en un tema que por aquel tiempo era muy difícil situarlo en esos parámetros. Por otro fui con la angustia de saber que a mi partido, el PSN-PSOE, no le iba a gustar un pelo que estuviera allí. En aquel momento era miembro del Comité Federal del PSOE, del Parlamento de Navarra y concejal de Villava-Atarrabia por esa formación. A pesar de ello asistí porque siempre he defendido el dialogo, la confrontación de ideas e incluso el acuerdo con los diferentes incluso con los muy diferentes y vosotros en aquel momento lo erais.

Fue un debate intenso, duro en algún momento pero también cordial y respetuoso. En el mismo te plantee la necesidad de que lideraras una especie de Perestroika en la izquierda abertzale y te animé a ser el Santiago Carrillo que yo viví de cerca en la transición. La verdad es que releer todo lo que dijimos en el libro que la UB editó no tiene desperdicio. Luego, una agradable cena, rodeados de profesores e intelectuales, culminó esa inolvidable e histórica, para mí, experiencia.

Era la primera vez que nos veíamos tan de cerca y en aquel momento no podía sospechar que años después me expulsarían de mi partido por alabar tu trabajo, precisamente en la línea de aplicar la Perestroika emulando la figura de Carrillo en el PCE de la transición. Un trabajo que nos ha llevado a la situación actual: caminando ya por la senda de la paz.

Aquel día, que afortunadamente no tuvo para mi repercusiones disciplinarias, quizás porque como dice el dicho “cualquier tiempo pasado fue mejor” al volver con mi coche camino de Villava-Atarrabia profundicé en la necesidad de ese tipo de comunicación más humana, más directa que hace que lo que parecen enemigos irreconciliables se conviertan a través de cafés, comidas, cenas, charlas, en gentes que pueden entenderse e incluso acordar temas que de otra manera sería imposible.


He practicado esa experiencia con compañeros tuyos, en especial Patxi Zabaleta, o Pernando Barrena (con estos dos sobre todo) y también con Txema Jurado o Santi Kiroga y con todos ellos a pesar del río de aguas turbulentas que nos separaban, hemos sido capaces de construir puentes por los que poder transitar al menos con la palabra.

No sé cuanto de estas experiencias han contribuido a la situación actual pero al menos a mí me han servido para ir conociendo al “otro”, a conocer y entender su parte de verdad, su parte de sufrimiento y sacar en conclusión que podemos entendernos y que de esto se sale sin vencedores ni vencidos, bueno, perdón, sí hay unos vencidos: los violentos de una y otra orilla, a esos sí les hemos vencido.

Aquel debate lo terminé yo y lo hice con una reflexión que sigue vigente: “..estoy convencido de que cuando se elimine la situación de violencia, si Herri Batasuna algún día decide que es más de izquierda que nacionalista y no al revés, seguro que nos entendemos (me refería al PSOE)”. Ésa es la clave Arnaldo, que el PSOE y la Izquierda Abertzale, ahora sin ETA, nos podemos, nos debemos entender, e incluso acordar y ¿porqué no? hasta gobernar juntos.

Es una pena que Rubalcaba haya cogido el timón un poco tarde, tú conoces perfectamente su implicación en esto, como también lo es la mala suerte de Zapatero con la crisis económica que lo ha fulminado, porque con ambos sería más fácil, seguro. Pero es lo que hay compañero de sinsabores.

Ahora tú estás en la cárcel y yo expulsado del PSOE. Qué paradojas tiene la vida!. Pero creo que sería bueno, estaría más de acuerdo con los nuevos tiempos que tú salieras de allí y a mí me devolvieran la militancia injustamente arrebatada. ¿Tiene sentido encarcelarte por supuesto apoyo de lo que ya no existe y a mí expulsarme por decir algo que ahora resulta obvio? Pues no, claro que no.


Como socialista, como demócrata y como defensor del diálogo espero verte pronto, ya, en libertad Arnaldo, tu partido legalizado y si te parece un día cuando eso suceda nos juntamos para comer, cenar, tomar un café o como se dice en Pamplona “tomar un jarro” y celebrarlo. Mientras tanto y como siempre contra corriente, te envío un fuerte abrazo desde lo humano y también desde lo político, con mi felicitación y reconocimiento porque has colaborado en conseguir el final de la violencia y por tanto permitido el inicio del tránsito por el camino hacia la paz.

Zorionak Arnaldo Otegi.


José Luis Úriz Iglesias

Martorelles-Catalunya, Villava-Atarrabia (Nafarroa) 27 Octubre 2011

Mañana, desde el 20 Octubre 2011, ya nada será igual.

3 comentarios:

  1. Fundamental las últimas palabras. Marcos de convivencia significa tomar decisiones que parece, solo parecen, difíciles.

    Te dejo la dirección de mi blog: http://reflexionesenrojo.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. ¡Hala! ¡Vete con la ETA, José Luis! Tú y otros dadle jabón a ese cáncer pequeñoburgués que se hace llamar "nacionalismo de izquierdas", decid que sí. Seguid con vuestro "metalenguaje" y vuestras adulteraciones semánticas que otros, mientras tanto llamaremos de asesino a quien parece. Iros a vivir con la ETA, pero lejos muy lejos, donde no podáis quitarle el sol a las personas decentes de España y del extranjero. Y dime con quién andas...

    ResponderEliminar
  3. COMPARTO TOTALMENTE EL CONTENIDO Y EL OBJETIVO DE ESTA CARTA. PIENSO COMO TU QUE LA CONTRIBUCIÓN DE OTEGUI AL PROCESO DE PAZ ES IMPRESCINDIBLE Y PUEDE TENER UN EFECTO DINAMIZADOR... ES MAS UTIL PARA LA PAZ EN LIBERTAD QUE EN PRISIÓN Y CADA DIA QUE PASA EN PRISIÓN SE CONVIERTEN EN VOTOS PARA LA IZQUIERDA ABERTZALE... SALUDOS ECOSOCIALISTAS

    ResponderEliminar