jueves, julio 14

Rubalcaba debe amnistiar a los represaliados en el PSOE.



Represalia = “Mal que una persona causa a otra en venganza o satisfacción de un agravio”.

En los últimos tiempos diversas compañeras y compañeros del PSOE han sido represaliados por motivos exclusivamente ideológicos. Demasiados para un partido de izquierdas en el que la libertad de expresión debiera ser un valor intocable. Compañeras y compañeros de Tenerife, Oliver Klein del PSC en Cambrils, Koldo Méndez en el PSE-EE o mi caso expulsado por decir que “Otegi estaba trabajando en el seno de Batasuna para llevarla por la senda de la paz” con anterioridad a lanzar el cohete de inicio de las fiestas de Villava-Atarrabia, un pueblo de Navarra donde he sido portavoz del PSN en tres legislaturas. Leído desde la época actual con Bildu legalizada y el propio Otegi confirmando juicio tras juicio esa tesis suena casi a risa si no fuera algo muy serio. Esta expulsión, por éste motivo compromete seriamente los valores fundamentales de la izquierda que el PSOE está obligado a respetar.

¿Venganza como dice su definición, o simplemente agravio? Hay que entender que hemos pasado momentos duros que quizás se han visto afectados por la tremenda situación de presión que ha sufrido el PSOE en los últimos tiempos, agravado por una estructura de los partidos políticos totalmente esclerotizada y alejada de la realidad social más propia del siglo XIX que del XXI en el que nos encontramos. Una etapa oscura, siniestra en la que se han movido como pez en el agua, los burócratas desideologizados cuya única misión ha sido eliminar del partido cualquier voz crítica o que simplemente pensara por sí misma.

Ahora comienza, debe comenzar una nueva época en el PSOE con su nuevo líder, Alfredo Pérez Rubalcaba aclamado como candidato el pasado sábado.

En su intervención se atisbó un nuevo tono que también parece ir en la línea de reactualización de nuestros conceptos ideológicos y también de la estructura interna del partido, abriéndolo a las demandas sociales expresadas especialmente a través del movimiento del 15-M.

Las R de esa reactualización, renovación, revitalización hacen que un nuevo e ilusionante aire parezca entrar en el seno del PSOE, un aire que debe revisar y rectificar (otra vez la R) viejos conceptos, viejos tics que nos estaban llevando a la desaparición.

Pero para que eso no solo se quede en palabras sino que se traslade a los hechos, sería imprescindible que empezara por una decisión tomada en el interior del propio partido. Más aún en un momento en el que necesitamos todas las fuerzas posibles para dar la vuelta a la compleja situación actual. Son necesarios los que están y somos necesarios también los que debemos seguir estando.

Por eso en los movimientos sociales se ha iniciado una campaña para que Rubalcaba inicie su andadura con una medida necesaria: una amnistía para todas y todos aquellos compañeros que han sido represaliados por motivos exclusivamente ideológicos en el seno del PSOE en los últimos tiempos y que aún desean colaborar con él para llevar adelante este nuevo proyecto.

Una decisión de este calado indicaría que sus intenciones van en la buena dirección y que se inicia una nueva andadura para el socialismo de nuestro país.

Por mi parte desde luego estaría dispuesto a que así fuera y me consta que otros muchos compañeros y compañeras opinan lo mismo.

Esta es la dirección de Facebook donde se inicia ésta campaña:

http://www.facebook.com/#!/groups/247792391914583?ap=1


No hay comentarios:

Publicar un comentario