martes, julio 5

¡EXPULSADO!


Entré en este mundo complejo de la política allá por finales de 1968. Un momento difícil en plena recta final de la lucha antifranquista en el que mi militancia en el PCE y CC.OO. me llevó a varias detenciones (aún recuerdo los terribles interrogatorios que me hicieron “Billy el niño” y sus secuaces), represión en lo laboral, en lo educativo y en lo social.

Eran momentos duros pero también reconfortantes por la alta calidad humana y política de las gentes que conocí. Después la transición, los duros debates en el PCE, las crisis, el dolor del abandono de una militancia en la que tanto había puesto y mí llegada a Navarra, el lugar de parte de mis ancestros.

La nueva militancia en el PSOE también en momentos convulsos con el final abrupto de la época de Urralburu. Allí comenzó una nueva misión, mucho más compleja de conexión, contactos, diálogos subterráneos con el mundo de Batasuna y ETA. Veintidós años en los que he contactado con todo tipo de gentes, en el PSOE desde Felipe González, Borrell, Almunia, Lizarbe, Otano, Urralburu…..ah! casi se me olvida: Alfredo Pérez Rubalcaba. Con éste más, mucho más. En Batasuna incluso creando lazos de amistad con Patxi Zabaleta, Pernando Barrena y Txema Jurado, o con Arnaldo Otegi, Santi Kiroga, Joseba Permach, Jone Goirizelaia y otros.

En aquella época mi comunicación con las gentes de Batasuna me hacía necesario. Cuantas anécdotas, cuantos lugares: Almazán, Leiza, Goizueta, Donosti, mi propia casa. Charlas, intercambio de información, tránsito de comunicación. Tantos y tantos momentos con mi amigo y desaparecido Enrique Curiel al mando de las “operaciones”. Toda esa información, recopilada y aún sin ordenar es la que en los próximos meses iré trasladando a un posible libro, que supongo levantará mucha polémica. Un libro que tantas y tantas veces comentamos escribir Enrique y yo. Ahora tendré que hacerlo solo.

De repente el bofetón. Por decir algo que todo el mundo en privado antes y también en público ahora dice: “Otegi está trabajando dentro del mundo de Batasuna para reconducirla por la senda de la paz”, se me expulsa del PSOE. Una información que se ha demostrado veraz y que como consecuencia les ha llevado a su legalización. El camino hacia la paz está por ello cada vez más fácil.

Creo honestamente que he puesto mi grano, o granos de arena para hacerlo posible, con esfuerzo, con prudencia, sigilo e incomprensión la mayor parte de las veces.

Después de nada menos que nueve meses (como un parto) de kafkiana lucha recibo ahora la resolución de la Comisión de Garantías y Ética del PSOE por la que rechazan mis alegaciones y deciden expulsarme definitivamente del PSOE.

Jamás pensé que esto podía ocurrir, mi ingenuidad me llevaba a creer que se me iba a realizar un juicio justo entrando a valorar el fondo de la cuestión. Porque creía que la justicia existía en la organización interna de mi partido, un partido de la izquierda en la que he militado con lealtad y esfuerzo durante los últimos 22 años.

Pero no ha sido así, la valoración que me envían es una mueca cruel que no entra a valorar mis alegaciones, sin aportar ni una sola prueba y tomando una decisión absolutamente arbitraria.

En estos momentos mi cabreo, mi indignación me producen una especie de aturdimiento que tendré que esperar a superar para decidir qué hacer, si llevarlo por la vía de la justicia ordinaria confiando en que ésta sea así más justa, o simplemente dejarlo estar y dedicarme a otra cosa que merezca más la pena.

Que se me expulse exclusivamente por dos cuestiones, por un lado por las mentiras torticeras de un mezquino secuaz que ya ha conseguido lo que se proponía: tener un puesto institucional a pesar de llevar al PSN hasta el abismo y por haber hecho un comentario según el cual "Otegi estaba trabajando por llevar a Batasuna y su mundo por la senda de la paz" me parece absolutamente indignante.

En el transcurso de este complejo camino ha quedado la acusación de haber invitado al cohete a Pernando Barrena y Txema Jurado (¿y qué, si lo hubiera hecho?), que tuvo que ser desmantelada con un escrito del portavoz de Batasuna en Villava afirmando que habían sido ellos los que los habían invitado. ¿Se puede admitir tanto ridículo, llegando al extremo que el portavoz de Batasuna tenga que exculpa al del PSOE? Tremendo!

Pero lo más paradójico sería que una vez legalizada Bildu, ahora se absolviera a Otegi utilizando argumentos como los que dije aquel fatídico 2 de Octubre.

Han tardado 9 meses en responderme, quizás por la vergüenza que les pueda suponer tomar esta absurda y cruel decisión.

Qué mal está el PSOE, en qué deriva se encuentra para que gentes como yo no tengamos cabida en él.


Sé que son profundamente injustos conmigo y que sigo leal a las ideas que debieran defender quienes ahora me expulsan, instigado por los actuales dirigentes del PSN a los que molestaba una voz crítica con su deriva como la mía, pero continuaré luchando por ellas ahora desde fuera hasta que su desatino les lleve a la desaparición y entonces, cuando liberen a mi partido de esa perversa influencia, volveré, por supuesto que volveré.

Estas son unas reflexiones a la corta aunque prometo hacer otras mucho más profundas en las que aportaré información de mi actividad en estos últimos años, actividad en la que he hecho "trabajos" especiales para quienes ahora me utilizan como chivo expiatorio. Dedicaré con más tiempo, una vez liberado de algunas ataduras de lealtad, a escribirlas y ordenarlas.

Me expulsan por haber trabajado, la mayoría de las veces dirigido por ellos, incansablemente por la búsqueda de la paz y el entendimiento entre diferentes, en momentos muchísimo más difíciles que el de ahora.

A pesar de ello seguiré trabajando por conseguirlo. Algún día la historia supongo que impartirá justicia.

Escribo ahora estas líneas con el profundo dolor de una terrible injusticia.


4 comentarios:

  1. José Luis, mucho tienen que cambiar los partidos políticos para que tengan mecanismos internos de justicia en lugar de esos cutres remedos pseudoinstitucionales.
    Hay que refundar los partidos. Su función debería ser agregar la participación política de las personas, no coartar la libertad de estas.

    ResponderEliminar
  2. El PSOE por un lado hace guiños al mobimiento 15-M y por otro fulmina a los militantes que hacen uso de algo tan básico como la libertad de opinión y expresión. Patético y lamentable.

    Saludos.
    Juan C. Romero

    ResponderEliminar
  3. José Luis, piensa que si te han expulsado del partido es porque has hecho mucho trabajo, demasiado trabajo. Si fueras una oveja aun estarías en él. Creo que la expulsión refleja el buen trabajo que has llevado a cabo durante todos estos años, tanto ellos como el resto te dan las gracias.

    ResponderEliminar
  4. Le he dicho mi opinión ya por otros medios, públicos y privados, pero creo que es bueno dejar constancia de estas cosas cuanto más, mejor.

    En muchas enfermedades, los síntomas no suelen aparecer aislados sino que se puede establecer relaciones entre ellos, que conforman un cuadro de síntomas.


    Es éste que nos cuenta un esperpento más a los que ya tristemente nos tienen acostumbrados ciertas instituciones y organizaciones de este país :-(

    Entiendo que quienes le han expulsado se equivocan por partida doble: primero por la injusticia contra vd., segundo por prescindir de alguien de valía.

    De veras: ellos se lo pierden.


    Hablaba antes de los cuadros de síntomas en las enfermedades, de que con frecuencia los síntomas no aparecen aislados. Para algunas sabandijas la Constitución y los tratados internacionales de Derechos Humanos son sólo excusas y chistes engañabobos.

    Por eso se extrañan y escandalizan con más o menos disimulo cuando, precisamente en ejercicio de esos derechos ciudadanos y en reacción a que los consideren y trabajen por ellos tan mal los responsables institucionales,
    grupos de ciudadanos cada vez más numerosos decidimos p.ej. comenzar a realizar asambleas populares democráticas en la vía pública.

    Se ve que el derecho de reunión y asociación ciudadana les molesta. El de libre expresión, va a la par en su mala consideración. No iba a ser menos.

    Éste último no se pierde cuando se milita en ningún partido político, por cierto. Iba a militar entonces Rita la cantaora. Hace tiempo el hoy ya desaparecido Dº Santi Benítez escribía un artículo de opinión (relacionado con asuntos de éstos, por cierto) que titulaba certeramente: miedo a la libertad... de los demás.

    De hecho, la Constitución, ese chiste para las sabandijas que se dedican a vulnerarla día sí día no para perjuicio de todos los ciudadanos y beneficio de unos pocos privilegiados pertenecientes a élites, exige claramente que los partidos políticos tengan un funcionamiento interno democrático. Y las alimañas se caen al suelo dobladas de la risa :-(

    Hasta que la sociedad diga legítima y dignamente "¡basta!" y las risas de hiena acaben.

    Pisotean las normas básicas para una convivencia justa, digna, pacífica y armoniosa y luego se rasgan las vestiduras cuando manifestantes pacíficos organizados ofrecen resistencia pasiva ante la (brutal) acción policial. Eso aquí en España, que en Grecia ya están peor y han tenido que comenzar los manifestantes con medidas de autodefensa ante la brutalidad que están sufriendo.

    Han perdido estos timoneles miopes el sentido de la realidad social que vivimos. Y en su huida hacia delante son capaces de arrojarnos a todos al abismo.


    Ánimo, amigo. Los ideales de progreso, de paz, libertad, igualdad y fraternidad, de ilustración y emancipación humanas, de Democracia... no pueden ser patrimonio exclusivo de ninguna organización. Y menos de una que se dedique cada vez más a usarlos solamente como esloganes vacíos de contenido práctico. ¡Si Dº Pablo Iglesias levantase la cabeza...!

    Vale la pena luchar o trabajar por esos ideales siempre, se esté donde se esté.


    Un abrazo,

    ResponderEliminar