jueves, julio 24

Mal rollo

Después de unas vacaciones idílicas cuesta más entrar en una negra realidad como la que nos está tocando sufrir. No me gusta lo que está pasando en mi partido, de allí y de aquí, ni en mi país, ni en Europa, ni en el mundo. No me gusta a dónde estamos llevando a nuestro planeta, no me gusta la deriva en la que se encuentra sumida la sociedad “desarrollada”, ni lo que estamos haciendo con el segundo y el tercer mundo. No me gusta lo que veo, y menos lo que oigo. En fin que como veréis no me gusta casi nada.

Por partes. De mi partido no me gusta allí el triunfalismo del pasado Congreso, y además tengo la sensación de haber sido engañado en los últimos tiempos. No quiero hacer mención al fracasado proceso de paz, porque mirar en exceso hacia atrás te puede convertir en estatua de sal, pero en lo referente a la situación económica no acabo de entender la transformación tan radical producida desde las últimas elecciones de Marzo. He releído lo que decíamos desde el PSOE en aquellas fechas (hace apenas tres meses) y no me acaba de cuadrar. Para los cristianos mentir (ocultar la realidad también es en cierto modo mentir) es pecado, para las gentes de izquierdas es traicionar las bases más sólidas de nuestra ideología.

Tampoco entiendo que el pinchazo de la “burbuja” inmobiliaria produzca este cataclismo, porque en unas jornadas en las que participé en Valencia hace unos meses el Presidente del ICO nos decía que el efecto de las “hipotecas basura” americanas sería mínimo en nuestro país. Se supone que es, o era, una persona bien informada….

¿Cómo es posible que en un país donde existe tan enorme demanda de vivienda se produzca una crisis en ese sector? Siempre he creído que las crisis se producían por el efecto oferta-demanda, o sea que se producían en sectores donde la primera superaba a la segunda. Además en el vivienda, donde el margen de beneficio era muy alto, desmesurado en mi opinión, y con un mercado de trabajo no ya libre, sino libertario. ¿Un partido de izquierdas como el mío no tiene, no tenía, previsto fórmulas eficaces para evitarlo?

En los últimos tiempos he comentado en varias ocasiones la falta preocupante de ideólogos que está sufriendo la izquierda en España, y en Europa, pero no imaginaba que la situación era tan preocupante.

Ahora se nos viene encima el apocalipsis, especialmente para los sectores más débiles, porque no dudéis que algunos la aprovecharán para enriquecerse aún más. Nos auguran paro por encima del 13 %, inflación galopante, crecimiento económico casi 0. ¿Qué vamos a hacer desde posiciones de izquierdas para evitar que lo paguen los de siempre? Porque no olvidemos que ahora estamos en el Gobierno.

Tampoco me gusta lo que ocurre aquí y cerca de aquí. La sinrazón de Ibarretxe no puede, no debe ser contestada con sinrazón. Sigo creyendo en la necesidad de los puentes, incluso cuando la táctica (elecciones autonómicas en Euskadi) se impone a la estrategia (solución definitiva del problema vasco). Veo desesperanzado la situación en lo referente al final de la violencia, a pesar de los indudables éxitos policiales, cada vez que pactamos con el PP medidas para acabar con esa situación nos equivocamos. Sólo una noticia abre un resquicio a la esperanza: los movimientos de Rafa Diez Usabiaga pueden suponer un cambio cualitativo en la izquieda abertzale y quizás a la larga también en ETA. Habrá que ver cómo acaban, y qué hay detrás.

Mención aparte merece mi disgusto por lo que ocurre en el PSN. Para no provocar que me expulsen no diré todo lo que pienso, pero lo que mal empieza mal acaba. A partir de ahora tendré que recuperar las técnicas que empleábamos en el franquismo, eso de “escribir entre líneas”. Je, je.

Menos mal que en Villava se puede reconducir la situación. Si Na Bai fuera inteligente aceptaría el reto, de buscar en nuestro Ayuntamiento un banco de prueba que demostrara que la izquierda puede ponerse de acuerdo, y además hacerlo bien. Eso podría desactivar otras oscuras operaciones que algunas gentes próximas pretenden para el futuro.

Creo que con estas líneas he “roto aguas”. Llevaba un tiempo algo bloqueado, y creo que con ellas comienzo una nueva etapa.

Seguiremos en contacto, a pesar del mal rollo actual.

No hay comentarios:

Publicar un comentario