martes, mayo 19

El domingo, todas y todos a votar el cambio



Artículo publicado en PUBLICOSCOPIA el 18 Mayo 2015

Según todos los indicios y percepciones las elecciones del próximo domingo 24 van a ser históricas, esta vez sí y posiblemente supongan un vuelco en el sistema basado en el bipartidismo que venimos disfrutando, o sufriendo según desde dónde se mire, a partir de la llegada de la democracia.

Todo parece indicar que esta vez ya no son dos sino justo el doble, cuatro, los partidos que se van a repartir de manera equilibrada los escaños en los diferentes parlamentos y ayuntamientos y que las mayorías absolutas de momento pertenecerán al pasado.

Eso va a obligar a un ejercicio profundo de readaptación mental y política de los partidos tradicionales PP y PSOE, posiblemente a través de un curso acelerado y obligatorio de humildad, para desde la imaginación, la audacia y grandes dosis de generosidad articular opciones plurales para los diferentes gobiernos, ahora autonómicos y municipales como previa al de la nación.

La imagen de los últimos dos meses en una Andalucía que podía haber sido un perfecto lugar experimental, indica que aún en ese curso aún les quedan muchas asignaturas que aprobar. Pero esperemos que al menos les hayan descubierto las formas y maneras que ya no deben utilizar, porque son propias del pasado que añoran pero que ya pasó.

El reto lo tiene la izquierda pensábamos hace apenas dos meses, pero el lanzamiento desde el Ibex 35 de Ciudadanos va a llevar al mismo lugar a una derecha hundida en ese instante y recuperada con éxito absoluto del mismo. ¿Alguien se pensaba que los poderes fácticos iban a consentir con los brazos cruzados, que la aparición de Podemos diera a la izquierda una nueva hegemonía? Pues quien lo haya pensado ya puede revisar sus análisis y reconducir su táctica y estrategia.

Esa jugada maestra de esos poderes que han llevado a las bases sociales más desfavorecidas (en estos instantes la mayoría) al desastre y la desesperación, han encontrado en Albert Ribera su “mirlo blanco”, por mucho que en Catalunya haya dejado su huella de derechista, con toques xenófobos y homófobos, una joyita recubierta de celofán naranja. Allí no engaña, pero en el resto del Estado sí.

Ese cambio obliga a las izquierdas a recomponerse, a dar la batalla de manera más contundente, olvidando sus cuitas y observando que el verdadero enemigo que pensaban abatido emerge de nuevo con fuerza. Dejarse de mirar como contrincantes totales para entender que ese enemigo está fuera, además mucho más poderoso que hace unas semanas.

Si antes de la irrupción de Ciudadanos, esa izquierda tradicionalmente cainita tenía la obligación de saber que debía entenderse a partir del 25, ahora esa obligación resulta aún mayor, es más, incluso puede pasar que ni así pueda acceder al poder en muchos lugares porque la suma de la derecha, PP y Ciudadanos, les de mayoría absoluta.

Utilizando un símil, es como si PSOE y Podemos estuvieran debatiendo agriamente como liebres despistadas, sobre si son galgos o podencos lo que se les acerca por el horizonte. Son perros, coño! y os van a devorar si no espabiláis rápido.

En Ferraz y en la sede de Podemos deben ponerse las pilas con urgencia, ver la situación no solo desde la táctica, también desde la estratégica ya que el momento es de emergencia para la izquierda, todas las luces rojas se han vuelto a encender. Quitarse los tapones de los oídos y los antifaces y orejeras y ver, mirar, escuchar lo que está pasando darse cuenta  nada más y nada menos que la derecha avanza de manera vertiginosa y sería suicida continuar por ese camino de confrontación y falta de entendimiento. Supondría una traición hacia su base social y electoral.

Deben dedicarse a ir casa por casa, barrio por barrio despertando a nuestra base social para que todas y todos vayan a votar el domingo, día en el que ni un voto de izquierdas o progresista puede quedarse sin entra en las urnas.  Sería irresponsable, un suicidio y la continuación de la pesadilla de estos seis últimos años. Pero también cambiar el mensaje y trasladar que están dispuestos a dialogar y pactar para evitar que la derecha siga haciendo de las suyas, que sus bases sepan que los votos serán útiles para el cambio demandado.

PP y Ciudadanos tienen los mismos señores, los mismos amos, el Ivex 35, los poderes económicos, financieros, mediáticos y religiosos que han destrozado este país, en especial a nuestra base social, hasta hacernos retroceder 20 años en el tiempo, hasta robarnos nuestros derechos sindicales, sociales y políticos, desmantelando piedra a piedra el edificio del Estado de Bienestar.

Hoy, en estos días que quedan de campaña, después de lo que resulte de ella esa izquierda no puede seguir confrontada, desgastándose en lugar de dedicar sus esfuerzos a derrotar a nuestro enemigo común.

Da exactamente igual que un parlamentario pueda ser de Podemos en lugar del PSOE, lo que no se puede consentir es que por vuestra irresponsabilidad por vuestra lucha estéril se vaya a PP o Ciudadanos.

O sea que compañeros y compañeras de Podemos y PSOE dejaros ya de zarandajas y dedicaros a lo que tenéis que conseguir, que la derecha abandone el poder para que lo vuelva a retomar la izquierda, aquí y allí, en cada pueblo o ciudad y poneros de acuerdo para hacerlo posible ya.

A los demás nos toca insistir para que ningún ciudadano o ciudadana de izquierdas deje de ir a votar el domingo.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal de PSN, actual militante de PSN e Izquierda Socialista del PSOE)

Villava-Atarrabia 19 Mayo 2015




No hay comentarios:

Publicar un comentario