miércoles, junio 12

Montse Tura, Ainhoa Aznárez


 
Hace nueve meses me marché de Catalunya después de cuatro años de convivencia allí. Durante ese tiempo conocí todo tipo de personas especialmente aquellas que se mueven en el mundo político, y más concretamente en el espectro de la izquierda. Entre ellas una me produjo un gran impacto, me  impresionó profundamente por su serenidad, claridad de ideas y contundencia a la hora de defenderlas, en público y en privado. Esa persona se llama Montse Tura.

En la sociedad en la que vivimos no abunda gentes así, menos aún en los partidos que representan a la izquierda entre los que incluyo el mío, el PSOE. Las veces que he hablado con ella, y fueron unas cuantas durante aquellos meses percibí que más allá de las diferencias derivadas del lugar de nacimiento, coincidíamos en el fondo y en la forma, en lo ideológico y también en el modelo de partido que defendemos, ella en el PSC yo en para PSN, en la táctica y en la estrategia.
 

No voy a profundizar en esos aspectos, porque estas breves líneas las escribo para hacerme eco de una noticia aparecida en la prensa de allí, en la que se informa de su dimisión como Presidenta del PSC de Mollet del Vallés, sus críticas hacia alguna deriva política y su apuesta por valores fundamentales de la izquierda como el derecho a decidir y la defensa de las políticas más progresistas.

La sitúan en el sector “catalanista” aunque mi sensación es que realmente defiende posiciones nítidamente de izquierdas, en un momento de gran ambigüedad en el seno de esta ideología en la que también milito. Quizás el término “catalanista” sea peyorativo, para intentar ocultar que representa realmente la defensa de los valores de una izquierda a la baja en los partidos que dicen representarla.

Posee varios elementos que asustan al poder establecido dentro y fuera de los partidos: es de izquierdas, defiende con pasión y convicción sus ideas, es próxima a la ciudadanía, lo dice públicamente con valentía, y es mujer.

Por eso, por todo eso que representa, el PSC la necesita y más aún en la actual situación por la que atraviesa. No siempre quien lo más la merece es quien finalmente está, porque los aparatos (aparatejos debería decir) controlan que las gentes como ella no tengan demasiada relevancia, quizás temiendo que su fuerte personalidad haga sonrojar a los mediocres  burócratas.



Por cierto que como ya llevo apuntando hace demasiado tiempo, también aquí, en Navarra, es imprescindible fortalecer nuestra ala vasquista , incluso carecemos de gentes que lo hablen. Equiparando a lo que ocurre en el PSC, el equivalente de Montse Tura sería aquí Ainhoa Aznárez, joven, mujer, válida, con una buena relación social, y euskaldun. ¿Os imagináis a Ainhoa como número uno del PSN? Sería muy positivo para nuestras aspiraciones, pero imposible por la poca altura de miras de algunos. En fin, habrá que esperar a otros tiempos que seguro vendrán, seguro, de momento desde estas líneas mi apoyo y mi solidaridad hacia esas dos grandes mujeres.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario