viernes, diciembre 14

Catalunya y Euskadi: Caminos diferentes


Buenos días, egun on, bon dia, ya me voy encontrando mejor y la prueba es que he recuperado las ganas de escribir después de cuatro días “atocinado”. Reflexiono sobre la elección de Urkullu como nuevo Lehendakari y comparo la situación actual de Euskadi con la de Catalunya. Es curioso como hace apenas unos años desde esta parte se moraba con envidia a Catalunya como un ejemplo de sensatez, serenidad y diálogo, eran los tiempos en los que políticos de la talla de Pascual Maragall, Pujol y antes el añorado Ernest Lluch nos daban lecciones. Ahora las cosas han cambiado radicalmente, ahora debería ser Catalunya la que se mirara con cierta envidia en Euskadi. Más allá de que tener la mitad de la tasa de paro, el doble de crecimiento o la mitad de tasa de pobreza tenga que ver con un desarrollo basado en lo industrial y casi nada en el ladrillo, a pesar de la pesadilla del terrorismo de ETA, precisamente eso ha forzado una generación de nuevos políticos forjados en el deseo de comunicación, de diálogo, consenso y acuerdo.

No es lo mismo Urkullu que Arzallus, ni Patxi López es Nicolas Redondo, como tampoco Basagoiti se parece nada a los bárbaros Mayor Oreja, María San Gil o Iturgaiz y por supuesto no es lo mismo Batasuna-Bildu que ETA, ni Otegi o Pernando Barrena tienen nada que ver con “Txeroki”, “Ata” o “Txapote”.

Lamentablemente, especialmente para las y los catalanes, en Catalunya ha ocurrido justo lo contrario y así van las cosas por allí, al borde del abismo. Lamento lo que ocurre porque he vivido unos años muy agradables, he aprendido a respetar a sus gentes y allí siguen personas que quiero y respeto profundamente, pero a veces tenemos lo que nos merecemos y quizás les falte a la sociedad catalana dar un fuerte golpe. rotundo en la mesa, como en su momento lo dio la vasca y echar a todos estos inútiles, en el mejor de los casos, e irresponsables en el resto y sustituirlos por gentes que pueden reconducir esta peligrosa situación. La irresponsabilidad que rezuman Artur Mas y Oriol Junqueras pone los pelos de punta. Vaya par de “estadistas”.
 

Ahora en Euskadi se abre un nuevo tiempo ilusionante, de esfuerzo y consenso para afrontar los tres retos que el nuevo Lehendakari y el antiguo también enumeran: Luchar codo con codo contra la crisis, dar carpetazo definitivo a la pesadilla de ETA y trabajar la reconciliación y elaborar un nuevo Estatuto de Gernika adaptado a los nuevos tiempos y a las nuevas demandas. Patxi López, con el que creo que Euskadi tiene una deuda pendiente, porque ha sido injustamente tratado y poco valorado el esfuerzo honesto que ha realizado, también lo planteó y estoy convencido que su comunicación con Urkullu (si no se va) va a ser muy positiva, ambos son personas de consenso y de alguna manera parecidas.

Ahora paradójicamente el camino hacia la consecución de nuevas fórmulas de estado lo marca y la marcará en el futuro Euskadi, ojala en el otro lugar haya gente con la lucidez suficiente para seguirlo también, porque en España ya se están dando cuenta de que la situación actual no puede ni debe continuar mucho tiempo.

Un nuevo día amanece para Euskadi mientras la noche se cierne sobre Catalunya, solo espero y deseo que con el tiempo el sol brille en ambas. Veremos…..

No hay comentarios:

Publicar un comentario