jueves, abril 12

14 de Abril y "Parque de la memoria"


He estado reflexionando sobre de qué manera podía, en este mi sancta sanctórum, homenajear a la II República, esa que el golpe fascista asesinó hace no demasiado tiempo. Quería que fuera algo alejado de la política actual, que resultara algo emocional, desde lo más profundo de mí ya cansado ser. Creo que el recuerdo de un pueblo tan significativo como el que os comento a continuación puede ser la mejor manera de hacerlo.

Sartaguda es un pequeño pueblo de Navarra, se le llama el "pueblo de las viudas” por la feroz represión que sufrió en nuestra guerra civil. Allí se alza el "Parque de la memoria" creado por suscripción popular para que nunca olvidemos aquellas atrocidades. En su inauguración en Mayo de 2008 el cielo lloró a mares y a pesar de ello cientos de personas, artistas como Barricada, o Aurora Beltrán, Labordeta, herederos de aquel legado participamos codo con codo en aquel emotivo acto. Creo que jamás olvidaré aquel día que ya ha quedado grabado a fuego en lo más profundo de mí.


El parque cuenta con tres preciosas esculturas hechas por Joxe Ulibarrena, José Ramón Anda y Nestor Basterretxea, y con un gran muro en el que pueden leerse los nombres de 3.420 ejecutados allí por los fascistas. José Ramón Martínez fue su alcalde, injustamente expulsado del PSOE por los Torquemada que lo han arrasado al negarse a pactar con los herederos de aquellos fascistas, y ha escrito este poema pensando en aquellos acontecimientos.

Creo que es la mejor manera de recordar aquella época, al inicio ilusionante, pero quebrada cruelmente.

Que nunca lo olvidemos, para que nunca más se pueda volver a repetir:


Mujeres de negro (poema)
11/04/2012
Sonidos de guerra sonaron
en las fértiles tierras del Ebro
malos augurios acecharon
sobre las gentes de nuestro pueblo.

Ya están aquí, ya llegaron,
esos cuervos, esos buitres carroñeros
que arrasaron nuestro campo
cuando sus frutos se estaban recolectando.

Ya llegaron como fieras
los seguidores del alzamiento,
(de Franco, de Mola,
del Duque, de Torrijos),
y desgarraron la inocente carne
de la gente de mi pueblo.

Nunca tocaron a muerto
las campanas de la iglesia,
el cura, pistola al cinto,
estaba ocupado en llevar
a sus vecinos camino a la muerte.

Los padres temblaron,
los niños y niñas temblaron,
las calles del pueblo temblaron,
y a sus valientes mujeres
sin poder llorar les dejaron.

Odio, dolor y muerte
llegaron a todos los rincones
Alcalde, concejales, sindicalistas,
practicante, carpinteros, comerciantes,
anarquistas, campesinos, jornaleros,
alguaciles, maestros,
no importaba,
a todos había que llevar por delante.

Pedían libertad,
pedían para sus vecinos,
tierras en igualdad,
esa fue su maldad.

(sigue...)

Tapias de cementerio, cunetas,
montes, tierras sin cultivar,
al abandonar a sus presas
a esos animales
les dio igual cualquier lugar.

Quisieron dar una lección
para que nadie pudiera olvidar,
más no tuvieron en cuenta,
que a los seres queridos,
ni se pueden, ni se deben olvidar.

Ay Sartaguda llena de muerte,
Ay Sartaguda llena de dolor,
¡Oh tu Sartaguda! huérfana y olvidada
víctima de un genocidio vacio de razón.

¡Como me duelen! tus miedos,
tus silencios, tus llantos.
¡Como me duele! que tanto cristiano,
causante o cómplice, del dolor infringido,
al otro mundo se vaya,
sin ni siquiera perdón haber pedido.

¡Como aprecio tu sufrimiento,
tu trabajo, tu talante!
Para ser capaz, con toda la adversidad
de sacar familias y el pueblo adelante.

¡Ay Sartaguda!

Como aprecio de verdad,
el trabajo que “tus viudas”
esas mujeres de negro vestidas,
que con amor y sin odios,
supieron realizar.

Porque con su sabiduría, su buen hacer,
nos supieron transmitir,
que con odios y venganzas,
no se debe jamás vivir.

¡Ay Sartaguda!
Gracias, por hacer que esta tragedia,
no se pierda en el tiempo
y que no solo esté en la historia,
sino que forma ya, parte de nuestra memoria.

José Ramón Martínez
(ex alcalde de Sartaguda, miembro de la Asociación Pueblo de las Viudas)

No hay comentarios:

Publicar un comentario