martes, noviembre 30

SIDA: No bajemos la guardia

En memoria de Javi. Te quiero hermano, siempre estarás en mi recuerdo.

1 de Diciembre, Día Internacional de la lucha contra el sida. Un día para reivindicar mayores esfuerzos contra esta cruel enfermedad, para reflexionar sobre lo que no hacemos bien, denunciar a los gobiernos que no se implican lo suficiente, o simplemente para recordar a nuestros muertos.

Precisamente en referencia a los recuerdos vuelvo la vista atrás al no tan lejano 1992, año en el que la pérdida de mi hermano arrebatado por este monstruo, me hizo implicar de lleno con quienes llevaban años de una desigual lucha, en concreto con la Comisión Ciudadana Anti Sida. Recuerdo los esfuerzos por convencer al Parlamento de Navarra para que aprobaran medidas que intentaran frenar la expansión de la pandemia, o la terquedad de un Gobierno de Navarra empeñado en no entender que el uso del preservativo era una de las medidas más eficaces en esa lucha. Incluso, no sin una cierta vergüenza ajena, aquel episodio que nos hizo ser noticia nacional, cuando descubrimos que el entonces Consejero de Salud había dado orden de quitar el preservativo, de un kit anti sida cuya distribución habíamos conseguido aprobar en dicho Parlamento después de una ardua lucha política con la derecha navarra.

No ha pasado demasiado tiempo de aquello y aunque todavía hoy siguen existiendo reductos conservadores en nuestra sociedad, que defienden la abstinencia sexual como forma de evitar su contagio, algo hemos avanzado. Pero no conviene bajar la guardia, y síntomas de ello se detectan especialmente entre los jóvenes, por eso este 1 de Diciembre debe servir también para alertar a las autoridades de ese peligro. Ni un paso atrás en esta difícil lucha.

Hay que continuar igualmente con el apoyo a las víctimas, en un momento que tanto se habla de otras. Apoyo que debe ir dirigido no sólo a su atención sanitaria, también a la social, e incluso a la cultural o económica. Se ha avanzado bastante en este terreno desde 1992, pero aún nos queda mucho camino que recorrer.

Pero no podemos, no debemos, quedarnos sólo en la atención de los más próximos, tenemos que alzar nuestra mirada y dirigirla a la tremenda e injusta situación en el Tercer mundo, y en especial en ese continente masacrado por las guerras, el hambre y el sida: África. Sin olvidar el sudeste asiático, parte del Caribe y los países del este europeo.

Allí cada día más de 8.000 personas mueren de sida. Cada hora, cerca de 600 personas se infectan, y lo que resulta aún más dramático, cada minuto un niño muere a causa del virus. En África la irresponsable actuación de las industrias farmacéuticas impide que los medicamentos genéricos que existen, se puedan repartir abaratando su precio. Una forma de crimen colectivo, de genocidio encubierto que debemos denunciar contundentemente. Eso con la colaboración de sectores de la Iglesia Católica empeñados en hacer campañas irresponsables contra el uso del preservativo.

Mucho se habla en la época actual de la defensa de los Derechos Humanos. ¿No es el principal el derecho a la vida? ¿Cómo consentimos entonces esta vulneración en masa? ¿Seguiremos mirando hacia otro lado, siendo cómplices de esta situación, cuando nos enseñan esas terribles imágenes?

Defiendo la relativa eficacia de los denominados “días internacionales de…”, porque cumplen la función de recordar, de volver a denunciar. Por eso escribo estas líneas en la proximidad de este nuevo 1 de Diciembre. A los que nos ha tocado de cerca esta terrible enfermedad no nos hacen falta, porque cada día pasan por nuestra memoria imágenes del ser querido que nos arrebató demasiado joven aún y la maldecimos mil veces, pero para el resto de nuestra sociedad sí son necesarios, aunque sólo sea para que no se olviden de que existe.

Por eso desde aquí manifiesto mi solidaridad con quienes la sufren, mi apoyo a las organizaciones que colaboran a “pie de obra” para hacerles una vida más fácil y evitar que nuevas personas acaben sufriéndola. Al mismo tiempo que alzo mi voz y maldigo con contundencia a todos aquéllos, sean gobiernos, industrias, o instituciones religiosas, que impiden que se pongan medios eficaces para evitar su progresión, ya sea abaratando las medicinas o con medidas preventivas eficaces.

Este 1 de Diciembre de 2010 será otro día de lucha contra el sida, y nuevamente el lazo rojo lucirá en nuestro ropaje, aunque no debemos quedarnos sólo en eso.

A Javi le encantaba esta canción y cuando la cantaba con su grupo "Los Retales" por los bares del viejo Madrid yo salía a hacerle los coros, especialmente cuando los eflubios de los cubatas eliminaban mi timidez. Va por tí hermano querido.

miércoles, noviembre 24

TAREAS DE PAZ PENDIENTES

Nuevo artículo del "FORO IRUÑA"

Por el Foro Iruña: Iñaki Cabasés, Ginés Cervantes, Fermín Ciáurriz, Conchita Corera, Ioseba Eceolaza, Miguel Izu, Manuel Ledesma, Javier Leoz, Guillermo Múgica, Iosu Ostériz y José Luis Úriz.


Desde el nacimiento de este foro hemos tratado tres veces el tema del fin de la violencia y de los procesos y caminos para conseguirla. Siempre nos ha movido la creencia de que la paz es el valor supremo de una sociedad, el resumen del conjunto de bienes que forman una convivencia social plenamente democrática. Partiendo de la creencia de que la paz no cabe a cualquier precio, siempre nuestra defensa de que merece el máximo esfuerzo.

Y hoy nos encontramos, otra vez, ante un momento de inflexión en el proceso de desaparición de ETA. Momento que, aunque no difiere de anteriores treguas en cuanto a las condiciones “marco” en el que se produce, sí observamos nuevas situaciones de los agentes políticos y sociales. Situaciones estas que se traducen principalmente en los últimos comunicados de la banda armada y en la nueva posición de la “izquierda abertzale”.

Por un lado el impulso policial, judicial, legislativo, internacional y mediático y, por otro, la cada vez mayor deslegitimación social y aislamiento de ETA, desde la trágica ruptura de la tregua anterior (que tal vez no solo sesgó unas vidas sino el concepto mismo que teníamos de tregua), han llevado a quienes creían en la violencia como único camino para conseguir fines políticos a darse cuenta de que la vía democrática es más efectiva a la hora de resolver los problemas sociales. Parece que poco a poco los “políticos” se van imponiendo a los “militares”. Estamos ante un nuevo comienzo del proceso de paz pero sería un error creer que la paz se conseguirá simplemente con la llegada del fin del terrorismo, la desaparición de ETA no es más que un paso en un proceso de deberá continuar después.

La reconciliación no es un mero estado sin contenido, es el espíritu que nos deberá llevar a la normalización más allá de un mero respeto a la Ley, supone la creación de un entorno donde todos puedan defender sus ideas desde el respeto a los derechos de los demás con la exigencia común de la defensa sin resquicios de los derechos humanos. Supondrá reconstruir estructuras sociales y relacionales hoy rotas, haciendo desaparecer culturas de cerrazón y de imposición, supondrá la forja de nuevos pactos de convivencia.

Tras la entrega de las armas habrá que deslegitimar las conductas de los violentos para evitar que se reproduzcan. Crear cimientos sólidos que eviten el retroceso que pudiera generar situaciones de violencia residual. Evitar que nadie saque ventaja partidista del “post-terrorismo”. Mucha es la tarea.

Tema fundamental en este proceso es el papel de todas las víctimas directas de la violencia. Es un reto para el proceso de paz eliminar la desconexión moral que ha supuesto para ellas la deshumanización implícita creada al sustituir su rostro por el de jueces, policías o políticos. Tendremos que dotarles del papel ético que tienen y reconocer lo que representan, oírlas en sus necesidades y conseguir su reparación, pagando así la deuda moral que nosotros como sociedad tenemos con ellas, pero no dotarles de un papel político o instrumental en el proceso que pudiera mediatizarlo o ralentizarlo.

Todos hemos sufrido en mayor o menor medida, si no la violencia directa del asesinato, sí la violencia estructural generada en nuestra sociedad, en nuestras familias o en nuestros trabajos. Esta violencia también es parte del proceso y se mantendrá después del fin de ETA. Y será esta violencia, instaurada en nuestra experiencia vital, la que nos lleve a un proceso duro, largo y difícil y en el que tendremos que emplear, como herramientas fundamentales, el diálogo, la imaginación y el manejo de la confianza mutua. Durante setenta años hemos pasado una guerra civil, la violencia de una dictadura militar y cientos de asesinatos sin sentido, imponiendo valores políticos sobre el derecho a la vida, olvidándonos que como seres humanos siempre será más lo que nos une que lo que nos separa. Necesitamos una cultura de paz que eduque una generación de ciudadanos, calificados como se quiera, españoles, vascos o navarros, para que crecidos en una sociedad sin violencia sean capaces de crear una sociedad más justa y democrática.

Y en un proceso de paz todos tenemos algo que hacer. Primero mantener la ilusión en lograrla, que después de tanto dolor y asesinato no es poco. Demostrar, en nuestro espacio personal, con nuestra actitud responsable y cívica que la paz es posible. Exigir a todos los agentes los pasos necesarios. Pero sobre todo luchar contra el miedo real o ficticio que nos rodea y presiona; el futuro puede ser incierto pero también es esperanzador.

lunes, noviembre 22

Diario de bitácora: Mi defensa; un pequeño desahogo






Esta semana haré públicos a través de los medios de comunicación los argumentos en los que baso mi defensa. En la justicia ordinaria siempre que se acusa a alguien se deben aportar las pruebas correspondientes y es la acusación la que tiene la obligación de demostrar la culpabilidad, no al revés: que el acusado demuestre su inocencia A pesar de este axioma he decidido adelantarme a los acontecimientos y aunque en los documentos que me han enviado no aportan pruebas que demuestren las acusaciones que se me hacen he aportado las pruebas para demostrar lo contrario.

La principal acusación parece ser que afirman invité al acto de lanzamiento del cohete de inicio de las fiestas de Villava-Atarrabia a los dirigentes de Batasuna, Pernando Barrena y Xanti Kiroga. La acusación subsiguiente es que con este acto desobedecí las órdenes que me dio el Secretario de Organización del PSN en sentido contrario (por cierto referida solo a Barrena). Los documento que cuelgo en éste mi espacio de reflexión y libertad demuestran que no fue así, aunque puede parecer surrealista que el portavoz de Batasuna tenga que hacer un justificante -como en el cole- al portavoz del PSOE justificando que fueron ellos –como no podía ser menos- los que invitaron a sus dirigentes. La verdad es que si no fuera real lo que me está ocurriendo parecería una mala pesadilla, o una broma macabra. Para acabar de rematar la jugada también he conseguido un documento -que cuelgo igualmente- del jefe de protocolo del Ayuntamiento en el que se reflejan los invitados que aporté, todos ellos afiliados al PSOE (Odón Elorza, Montse Tura, o Tomás Gómez).

La segunda acusación se refiere a mis declaraciones la noche anterior en las que me refería -según el auto acusador- a Patxi Zabaleta y Arnaldo Otegi -en este caso señalándole como el autor del giro que está dando Batasuna en los momentos actuales-. Comentarios que no tuvieron traslación al acto institucional en el que dediqué el cohete a la ciudadanía de Villava y a la paz, tal y como escucharon los cientos de ciudadanos que estaban allí presentes más los números medios de comunicación que grabaron mis palabras -otra prueba-.

En mi opinión con todo esto se demuestra la inconsistencia de las acusaciones que se me hacen. Añadir también el juicio sumarísimo, sin posibilidad de defensa, la sentencia dictada y mi ajusticiamiento moral que se ha hecho públicamente. Que un periódico local tuviera en su poder la documentación que debiera ser interna un mes antes que yo resulta totalmente irregular, por decirlo de manera suave. Ahora tengo el derecho y el deber de limpiar mi imagen dando, de la misma manera, a conocer mis argumentos y pruebas. Acusarme de deshonesto, de ignorar a las víctimas, cuando he sido una de ellas llevando la bandera del PSOE en un pueblo tan duro como Villava, y ahí está la hemeroteca para demostrarlo, es un acto de irresponsabilidad y un grave error político. La única acusación -hecha por el actual Secretario General del PSN- que me honra, es cuando afirmó que “estaban hartos de mi quijotismo”. Para mí es un verdadero honor que me acusen de Quijote, más aún en el tema que estamos tratando: la búsqueda incansable de la ansiada paz.

Han sido muchos años de trabajo incomprendido, impagado, injustamente silenciado en la construcción de puentes por el que poder atravesar este río de aguas turbulentas. Años de relaciones, diálogos, conversaciones, reuniones, escritos que supongo algún día verán la luz cuado me decida a escribir mis memorias. Siempre con la intención de que se pudieran crear espacios de diálogo entre diferentes, incluso entre muy diferentes, buscando lograr la confianza suficiente con la otra parte que garantizara la posibilidad de facilitar ese diálogo. Ese trabajo ha traído como consecuencia algo que a veces no se tiene en cuenta en estos escabrosos temas: la amistad con tu teórico enemigo, algo que quizás no sea valorado pero que en el transcurso de los años sirve y mucho.

Ahora me quieren expulsar de mi partido, no se si lo conseguirán, lo que sí sé es que lo que está pasando es injusto, inmoral, y en cierto modo ilegal. Torpe desde el punto de vista político y humano.

Mi “caso” abre diferentes debates que iré desarrollando con el tiempo: la democracia interna en los partidos, la libertad de expresión en su seno, la pluralidad necesaria en una sociedad cada vez más diversa, la necesidad de que existan los mismos derechos como afiliado que se tienen como ciudadano, la posibilidad -o necesidad- de comunicación entre diversos e incluso el futuro de los partidos como ahora entendidos. ¿Será motivo de sanción -tan grave como la expulsión- decir públicamente que Otegi está haciendo un trabajo en el seno de Batasuna para conducirla por la senda de la paz? Porque esa es la única acusación “justificada”, ya que las otras han quedado desmontadas. ¿No debiera favorecerse, más aún en el momento actual, que por lo menos algunos dentro del socialismo mantengamos una cierta relación con el mundo de Batasuna? ¿No es dilapidar años de esfuerzo evitarlo de manera tan abrupta?

Muchos debates, muchas posibilidades que enturbian, ensombrecen un panorama que debiera ser claro y diáfano. Precisamente ahora que se producen cambios estratégicos en el mundo de ETA y su entorno no debiéramos cerrar puertas sino todo lo contrario. Nos jugamos demasiado en este empeño.

No quisiera abusar de protagonismo, pero quizás mi “caso” nos indique el camino hacia la paz o en dirección contraria. El PP y sus acólitos presionan, acosan, pero en los momentos históricos -éste lo es- se debe dar la talla de estadista. ¿Qué diría ahora mi respetado y añorado Ernest Lluch con el que coincidí en tantas cosas? Pues quizás estuviera alineado con gentes como Odón Elorza, o Jesús Eguiguren, y desde luego no lo iban a expulsar.

En fin veremos qué pasa, ahora permitirme este desahogo aquí en mi casa virtual, en el lugar donde me siento libre, para recobrar fuerzas de cara a la batalla final en este lamentable asunto. Lo que si podéis tener claro es que no me pienso rendir, que voy a luchar con uñas y dientes para recuperar la sensatez, la cordura, la verdad, la justicia.

Han conseguido que rejuvenezca y vuelva al espíritu rebelde que tenía en la lucha antifranquista, que pensaba ya olvidado en un rincón de los recuerdos. Seguimos pues en la lucha!

sábado, noviembre 20

The long and winding road 2 (Art. publicado en DEIA el 18-11-10.

Hace más de cinco años escribí en este mismo medio de comunicación un artículo con este mismo título, del que ahora continúo con su segunda parte. Eran momentos mucho más difíciles en el tema al que me refería: el proceso de paz, pero con elementos comunes que convendría desactivar.

Lo titulaba así haciendo referencia a la famosa canción de los Beatles de 1970, que traducida al castellano viene a significar algo así como el “largo y tortuoso camino”. Vuelvo a escucharla mientras escribo estas líneas y en un instante me paro a pensar, a reflexionar, que en ese largo y tortuoso camino que nos debe llevar hacia la paz actualmente se dan condiciones necesarias y suficientes para que se convierta en corto y rectilíneo.

¿Por qué entonces no somos capaces de recorrerlo? Quizás porque los humanos nos empeñemos en actuar con rigidez en lugar de utilizar la generosidad, más aún en momentos cruciales como el que nos están tocando vivir.

Tengo la sensación de que todas las partes del conflicto están convencidas de que éste es el momento. Ese convencimiento se manifiesta por diferentes motivos: desde ETA, porque su extrema debilidad consecuencia de la presión policial, judicial y de colaboración internacional que se le ha venido encima desde que calcularan mal los efectos de la bomba de la T4, la han situado en una posición límite en la que no le queda otra alternativa que desaparecer de la manera más “digna” posible. Batasuna porque han llegado a la conclusión de que la violencia, además de una lacra éticamente reprobable, es una losa que les impide crecer políticamente y como consecuencia dificulta la posibilidad de alcanzar sus objetivos políticos. Por su parte en la otra orilla, en el estado, existen dos almas que conviven difícilmente: aquellos que consideran que hay que ayudarles en ese empeño de reconversión interna y quienes se enrocan al adoptar posiciones rígidas, inmovilistas.

La postura del PP está claramente situada en ésta segunda opción, dedicados en cuerpo y alma a poner palos en la rueda de un carro que nos debe conducir a la paz. Su extrema rigidez, la inadmisible y a veces inmoral presión que ejercen sobre el PSOE para que nada se mueva en este tema, pone en peligro el difícil equilibrio que existe en el mundo de ETA y su entorno. Sus expertos electorales han teorizado que el final de ETA favorecería la posibilidad de que el PSOE ganara las próximas elecciones generales y han puesto toda su maquinaria política, mediática y social dedicada a impedirlo.

Por su parte en el PSOE, más allá de posiciones minoritarias como las que adoptamos Eguiguren, Elorza y yo mismo, existen conviviendo también en un difícil equilibrio dos almas: quienes estando de acuerdo con que éste es el momento en el que habría que tomar medidas, que favorecieran el tránsito de la Izquierda Abertzale hacia posiciones democráticas y por tanto posibilitando su presencia en las elecciones, consideran que debe hacerse despacio, pisando tierra firme en cada paso que se avance y aquellos que por el contrario defienden y teorizan que no debe hacerse nada, ya que cualquier movimiento en falso (recuerdan constantemente el atentado de la T4) podría dar alas electorales al PP. Ambos grupos coinciden no obstante en tener una gran desconfianza sobre todo lo que viene de la Izquierda Abertzale y su entorno.

En cualquier caso esta es la fotografía que se ve, pero ignoramos la que no se ve, porque en todo conflicto de estas características los movimientos más profundos se producen antes de visualizarse en lo subterráneo. Allí es probable que se estén cocinando posibles soluciones a este rompecabezas.

Por eso coincido con el optimismo de Eguiguren. Como él creo en la buena voluntad de Batasuna (aunque esa creencia me haya llevado a un incomprensible, más en estos momentos, expediente de expulsión), en que su decisión es sincera y firme, sin vuelta atrás. Avalada por un proceso interno complejo y difícil en el que los posibilistas como Otegi, Rufi Etxeberría, o Barrena han ganado por goleada. También creo que ese proceso y la decisión consecuencia del mismo de acabar con la violencia y trabajar con métodos democráticos han impregnado igualmente a la mayoría de su entorno, presos, familiares, movimientos sociales e incluso a la propia ETA aunque aún le cueste digerirlo. Estoy convencido de que esta vez no hay vuelta atrás. No va a haber otra T4 ni sucedáneo de la misma, que es lo que más temen desde la dirección del PSOE y de ahí la extrema desconfianza (qué daño produjo aquel atentado, más allá del dolor de las dos muertes y los destrozos que originó).

Por eso ahora es más necesario que nunca profundizar en la confianza mutua. La importancia de las personas de ambos lados, que durante años y años han sido capaces de profundizar en ella producto de decenas de contactos, conversaciones, cafés, comidas, resultan ahora absolutamente claves. Son las que deben convencer a los reticentes de ambas orillas, en la nuestra a Rubalcaba y Zapatero, de la sinceridad de las nuevas posiciones. Va a ser un trabajo complejo, duro, pero vital para que esta situación vaya por el buen camino. Una camino ahora sí recto y corto. Y esa es otra de las claves: que debe hacerse sin prisa, pisando firme, pero sin pausa para que nadie llegue a teorizar que esto no sirve para nada, como en un momento dado ocurrió en el anterior proceso de Loyola.

La Izquierda Abertzale ha hecho una apuesta estratégica que para ser eficaz en el propósito de la desaparición de la violencia debe serle rentable y esa rentabilidad debe concretarse en la posibilidad de su presencia electoral y en movimientos concretos sobre la situación de los presos. Aunque para conseguirlo aún harían falta dos decisiones imprescindibles: cumplir lo exigido en la ley de partidos (con la presión del PP no caben atajos en este aspecto) y un pronunciamiento de ETA mucho más claro en su intención de abandono de la violencia. Ambos hechos conseguirían desactivar las reticencias que aún existen en sectores influyentes del PSOE.

Estamos en el momento más esperanzador, pero también en el más peligroso. La consecución de la paz es un factor estratégico situado por encima de intereses partidistas, que exige dosis importantes de audacia, imaginación, diálogo y generosidad en ambas partes. Ahora un fino hilo las une, hagamos que se convierta en una firme soga y tiremos todos de ella hasta acercar esa ansiada paz. La sociedad, la de allí y la de aquí, premiará a quienes sean capaces de conseguirlo

Ese es el objetivo. Ahí estamos y ahí estaremos.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Portavoz del PSN en el Ayuntamiento de Villava-Atarrabia) PORQUE SIGO SIÉNDOLO!

jueves, noviembre 18

Diario de bitácora: Mi lucha continúa y aumentan los apoyos

(David contra Goliat)

Ayer me llegó al fin una carta certificada (debo decir dos, porque me la enviaron dos veces) por la que la Ejecutiva Federal me envía la resolución, por la que han decidido mi expulsión temporal del PSOE y la apertura de un expediente disciplinario.

Nada menos que 46 días después de los hechos (cohete de Villava-Atarrabia) y 34 de la fecha de dicha resolución. Después de un despropósito formal que espero que por sí solo sirva para su archivo inmediato.

Me dan sólo tres días para mi defensa, aunque no aportan las pruebas que justifiquen mi supuesto “delito”, solo especifican éste en cinco puntos de los cuales dos son descriptivos: que tiré ese cohete y que (lógicamente) eso me impidió asistir al Comité Regional que se celebraba ese día y esa hora.

De los tres restantes: que cité a Patxi Zabaleta y Arnaldo Otegi y que según ellos invité a ese cohete a Pernando Barrena y Santi Kiroga desobedeciendo las ordenes que se me dieron para que no lo hiciera, éstos últimos quedan desmontados porque también ayer (no todo iban a ser malas noticias) recibía un escrito de Dabid Bizcai, portavoz de la extinta ANV (Batasuna) en el Ayuntamiento de Villava-Atarrabia, por el que certifica que: “ese hecho es rotundamente falso. Pernando Barrena y Santi Kiroga no acudieron al acto del txupinazo de 2010 invitados por José Luis Úriz Iglesias, sino por las y los cargos electos (tienen tres concejales) de la Izquierda Abertzale en el Ayuntamiento de Villava. Si la dirección del PSOE quiere expulsar a José Luis Úriz debiera basarse en otras razones, pues repito, no es cierto lo afirmado en el citado punto”

Esto resulta bastante surrealista. Que el portavoz de Batasuna aporte un justificante exculpando al portavoz del PSN-PSOE puede parecerlo así, pero tengo derecho a defenderme y la manera de comprobar la verdad sólo tiene ese camino.

También estoy recibiendo muchos apoyos, incluso compañeros de Izquierda Socialista han creado un grupo en Fecebook, pero el escrito que pongo a continuación tiene una componente especial. Me lo remite “Poetas de la tierra y amigos de la poesía”. Son un grupo de poetas y poetisas de todo el mundo cuyo Presidente es Olivier Herrera, gran poeta, amigo y luchador incansable desde el franquismo. Gracias por todo no os defraudaré porque me voy a dejar la piel en esta lucha contra una tremenda injusticia.



COMUNICADO DE POETAP (Poetas de la Tierra y Amigos de la Poesía)A la dirección orgánica y política del PSOE:

Desde el máximo respeto a las resoluciones orgánicas y políticas que puedan tomar y deben de tomar consciente, libre y responsablemente los órganos directivos del PSOE.

MANIFESTAMOS:
Que Poetas de la Tierra y Amigos de la Poesía (POETAP) que defienden la identidad y dignidad de los pueblos originarios y los derechos humanos con la fuerza y el valor del verbo, que considera inalienable la libertad de opinión y expresión en todo partido político y régimen democrático que se precie, no sale de su asombro al analizar la situación en la que se encuentra hoy el Concejal de Villava-Atarrabia y militante del PSN-PSOE, José Luis Úriz, al que su partido le ha abierto un expediente de expulsión por tener criterio y el valor de ejercer consciente y responsablemente su derecho a expresar su opinión política como ciudadano y como militante del PSOE, un partido que - según rezan sus estatutos- es democrático y, como tal, es y debe ser un firme garante de la DEMOCRACIA, sin tutelas ni afeites, empezando por la defensa de su piedra angular: el derecho constitucional de TODOS, sin excepción alguna, a la libertad de opinión y expresión política.

No consideramos que decir que Arnaldo Otegi es hoy la referencia política por antonomasia y uno de los máximos impulsores de los cambios habidos en Batasuna - que nos abren a las gentes de bien y de buena voluntad la posibilidad de conseguir de una vez por todas la ansiada paz- sea ningún desatino y menos un delito; pero evidentemente quienes piensan o dicen, por intereses espúrios, que “al enemigo ni tregua ni agua y que, como todo indio es un terrorista en potencia, el mejor indio es el indio muerto” no les interesa la paz ni la quieren, ya que sacan buenos réditos del terrorismo y se pueden quedar sin argumentos, desnudos ante el espejo y patidifusos, si ETA entrega sus armas y Batasuna entra en las instituciones y hace POLÍTICA empleando la mejor y la única arma invencible: la palabra auténtica, sencilla y humana.

Por todo ello y sabiendo que:

1.- José Luis Úriz lleva muchos años nadando contra corriente, trabajando en el interior del PSOE por conseguir una vía de diálogo político y entendimiento que conduzca a la finalización de este terrible conflicto.

2.- Igualmente su trabajo ha estado siempre centrado en aportar cuantas propuestas y conductas fueran necesarias para conseguir con libertad y dignidad la ansiada paz.

3.- José Luis Úriz está sufriendo un acoso que, además de injusto e inmoral, nos parece un craso error político, puesto que en el panorama actual todo nos conduce por la senda que él y otros como él llevan años trazando.

4.- El expediente disciplinario abierto en su contra ya ha sido sancionado, con el resultado de “Expulsión del partido”, consumándose así una tremenda injusticia que dice muy poco de una actuación de dudoso valor democrático.

POETAP expresa a través de este comunicado su solidaridad activa y total apoyo a quien ha tenido la lucidez necesaria y el valor de decir lo que muchos piensan, pero bien pocos se atreven a decir por miedo a perder sus cargos y beneficios vitalicios.

Este comunicado es una petición a la dirección del PSOE, para que reconozca el trabajo personal y político que José Luis Úriz lleva haciendo por la plena normalización y pacificación de Euskadi - sin desmayo ni abandono de sus nobles ideales- y para que quienes tienen la última palabra reconsideren el caso y reconduzcan esta situación hacia la normalidad democrática.

En Alcossebre, a 17 de noviembre de 2010.


martes, noviembre 16

Enrique Urquijo: la ausencia de un “perdedor”

En memoria de Enrique Urquijo.

No tengo buena memoria para las fechas, pero el 17 de Noviembre es una de las que me han quedado grabadas en lo más profundo. Ese día, mejor dicho esa tarde-noche, de hace ahora once años moría en una calle de Madrid mi admirado Enrique Urquijo. Sólo, o quizás mal acompañado. Desde entonces cada vez que llega esa fecha quiero rendir mi homenaje personal a quien en mi opinión revolucionó la música de nuestro país. Hay un antes y un después de Enrique Urquijo, y su vacío nadie hasta ahora ha podido cubrir.

A muchos se nos heló el corazón aquella noche. A todos aquellos que admirábamos su música y la poesía de sus letras, a veces amargas como la vida misma, impregnadas de soledad. Una soledad que se extendió entre quienes nos estremecíamos con sus palabras musicadas en las tardes de cualquier otoño como el que se lo llevó, quizás porque sentíamos lo mismo que él aunque nos faltaba su creatividad, su sensibilidad a flor de piel.

Como en su canción era una tarde tan gris como su vida de entonces. Una tarde gris de un frío otoño en la que nos quedábamos huérfanos, en mi caso por segunda vez. Se moría un amigo, un hermano, y sentí el mismo dolor que cuando perdí al real unos años antes. También músico, también rebelde, sensible, artista….diferente. Los dos vivieron deprisa y murieron jóvenes, pero a pesar de ello estoy convencido que esa breve vida fue más plena que la de mayoría de los que en nuestra gris sociedad llegan casi como verdaderos zombis al final de sus días.

Enrique es de los pocos que en los últimos tiempos ha sido capaz de hacer música que pervive en el tiempo. Sus canciones, que escucho como fondo al escribir estas líneas, son profundas, llenas de sensibilidad, aunque a veces impregnadas de sensaciones amargas como la soledad, o el dolor profundo. Era lo que algunos denominan, intentando darle un tinte despectivo, un perdedor. Bendito perdedor aquel que es capaz de transmitir esos sentimientos, convertir música en caricias, en cataratas de emociones que nos hacen SENTIR, así con mayúsculas, y al mismo tiempo vivir, cuando él estaba perdiendo esa vida a jirones en cada estrofa, en cada tono. Me reivindico hoy contigo en el gremio de los “perdedores”.

Ese 17 de Noviembre me di cuenta que había perdido a un amigo, a un compañero de viaje en esto del vivir, aunque no lo conocí directamente, solo a través de su música y de las veces que fui a verle actuar. Alguien que entendía lo que he sentido muchas veces, y era capaz de transformarlo en canciones.

Canciones de esas que a uno le habría gustado haber compuesto: “Volver a ser un niño”, “Cambio de planes”, “Quiero beber hasta perder el control”, “La calle del olvido” y tantas otras. Que forman parte de la banda sonora de mi vida. De la mía y de una parte de aquella generación, aunque quizás nunca se hayan dado cuenta. Canciones de amor pero especialmente de desamor, de tristeza, llenas de poesía, salidas de lo más profundo del ser humano, de esos terrenos que hoy apenas se pisan. Caricias hechas canción, cataratas de emociones que te hacían sentir, SENTIR, así con mayúsculas, y por eso al mismo tiempo vivir, cuando él estaba dejando de hacerlo.

¿Dónde estará ahora? ¿Quizás con mi hermano Javi, y con el resto de esa generación que se nos fue de manera injusta y cruel, componiendo y cantando nuevas canciones?
Enrique se nos fue, nos hemos quedado sin el hermano músico, pero nos queda su obra esa que te hace despertar en medio de un mundo oscuro, vulgar y anodino, con la pena de no poder escucharle nuevas historias. Aún me acompañan en los viajes, o en las tardes de otoño como en la que escribo este artículo, lo siento cerca y seguirá vivo mientas sigamos vivos los que escuchamos y sentimos su música. Nos acompañará en nuestros bajones, en los momentos de depresión, de pena o desamor, nos levantará el ánimo, y nos hará un poco más felices al hacernos comprender que no somos los únicos que sentimos así.

Como ya dije el día que conocí su muerte: ¡Qué pena que se vaya la buena gente y se queden los canallas! Ahora después de once años me reafirmo en ese comentario.
Enrique Urquijo, te recordamos, te echamos de menos, y quizás como tú decías: “seguimos siendo chavales ordinarios, que nos volvemos vulgares al bajarnos de cada escenario”. Cada uno de un tipo de escenario diferente, yo en el de la política identificándome, más aún en la época que nos toca sufrir, con tu canción: “Que solo estás”.

El mejor homenaje que te podemos dedicar hoy es escucharte, sentirte más cerca al escucharte y escribir estas pobres líneas. Ojala las radios de este gris país te dediquen una pequeña parte de su programación.

Menos mal que aún nos quedan gentes cono Quique González, tu heredero musical que esta poco a poco llenando el vacío dejado por el maestro. Otro poeta roquero, con alma en su música, como ha demostrado en su brillante trayectoria plena de honestidad y calidad. ¿Qué se puede decir de una sociedad que no apoya este tipo de música? ¿Qué está moribunda, en lo referido a las sensaciones y sentimientos?
Ahora que ya penetro de lleno en la sexta decena de mi vida, escucho de nuevo “volver a ser un niño” intentando comparar experiencias, mientras te lloro otro año más a través de este artículo.

Descansa en paz Enrique, amigo, hermano, compañero del alma. Sigues presente en nuestros corazones, al menos en el mío.




lunes, noviembre 15

Consecuencias de la agresión de Marruecos al Sahara.

La terrible situación por la que atraviesa el Sahara y los saharauis, por la represión ejercida por Marruecos está generando consecuencias diversas, especialmente ante la dejadez del gobierno socialista. En el interior de su militancia algo se mueve dolorosamente con consecuencias aún imprevisibles. Creo que es el momento de dar un giro a esa posición pasiva y pasar a la acción interna y externa.

Aquí señalo dos de dichas consecuencias, la dolorosa decisión tomada por un viejo militante como Carlos Cristóbal, con el que he compartido muchos momentos, y el comunicado de Izquierda Socialista

Una carta con "sufrimiento personal":

He dedicado 23 años de mi vida a la militancia política en el PSOE en el Parlamento de Navarra. Fruto de esta actividad política, he visitado casi veinte veces los campos de refugiados saharauis en Tinduf (Argelia), y he convivido con muchas familias y personajes saharauis, en representación del Parlamento de Navarra, del PSN y del PSOE; y en nombre propio. Y defiendo que la aplicación de la legalidad internacional -un referéndum de autodeterminación- la única solución al conflicto del Sahara -un problema de descolonización- está bloqueada por las autoridades del Reino de Marruecos, con la complicidad especial del gobierno francés y de las autoridades del Reino de España.
Los últimos años he soportado con malestar y dolor la progresiva alineación (y apoyo) del gobierno socialista con las prácticas agresoras de Marruecos hacia el pueblo saharaui tanto sea en el episodio de Aminetu Haidar como en la no condena de la última masacre de saharauis en el campamento cercano a El Aaiún.

Hasta hoy.

Nana, una niña saharaui que va a cumplir 17 años de vida en los campamentos de refugiados saharauis, que me llama "papi" desde que tenía (ella) nueve años, y con la que mantengo contactos y correspondencia, y a la que veo cada vez que puedo ir a los campamentos, me mandó anoche este sms: "papi, ayer estuve con unos españoles que te conocen y me dijeron que eras de los socialistas de Zapatero. Yo les dije que me parecía que no, que siempre nos has ayudado mucho y has venido muchas veces a los campamentos a ayudarnos en cosas de educación y de la sanidad, y que me dices que siempre estarás con nosotros. Sí, ¿no? Espero que estés bien de lo del brazo. Aquí estamos preparando la fiesta del cordero, ¡qué ganas tengo de un poco de fiesta! Adiós, papi, tkm.m.m."

Vamos, que solicito formalmente mi baja como afiliado en el PSN-PSOE, y que la misma tenga efectos cuanto antes, para poder contestar a Nana. Esto es todo. Gracias.

Carta íntegra enviada por Carlos Cristóbal para solicitar su baja en el PSN-PSOE.

Por su parte se multiplican las cartas desde la izquierda del PSOE para pedir una mayor implicación de nuestro gobierno.

viernes, noviembre 12

FORO IRUÑA

El 15 de junio de 2000 (se han cumplido ya diez años), aparecía publicado el primer artículo de una experiencia novedosa y arriesgada: El Foro del Café Iruña, nombre que adoptó en su primera etapa precisamente por reunirse en tan emblemático lugar de la plaza del Castillo de Pamplona.

Catorce personas a las que nos separaban muchas cosas, pero nos unía una, la necesidad de demostrar a la sociedad que era posible dialogar entre diferentes, incluso muy diferentes, consiguiendo hasta el milagro de ponernos de acuerdo en temas a veces difíciles y espinosos. Gentes que militábamos en partidos tan diferentes como el PSN o HB, desde CDN a EA y PNV, pasando por IU y Batzarre. También de movimientos sociales como Elkarri o Salhaketa.

Para empezar pusimos el listón muy alto titulando nuestro primer artículo Por un proceso de paz y diálogo . Reconozco que al releerlo uno se da cuenta de la tremenda actualidad, de unas ideas que expresábamos hace nada menos que seis años. Tan cerca, pero tan lejos. Esta noche de nuevo nos sentaremos alrededor de una mesa a debatir a dialogar sobre el mismo tema, en éste caso el título será: “Alto el fuego de ETA y proceso de paz”, pocas diferencias teniendo en cuenta que han pasado diez años. Aunque la situación ahora es mucho más ilusionente que la de entonces por mucho que algunos intenten torpedearla.

Terminábamos entonces con una frase que puede resumir perfectamente nuestra intención al escribirla: "En cualquier caso, exigimos que cualquier materia que afecte a nuestro futuro marco político pase por la decisión de los ciudadanos navarros, expresada a través de procesos democráticos. Nadie puede suplantar esa decisión; pero todos estamos obligados a trabajar por un clima de respeto y diálogo que la haga posible en paz y libertad. En consecuencia, animamos a la sociedad y a los agentes sociales y políticos a profundizar en los principios de la no violencia y el diálogo sin exclusiones como pilares fundamentales de cualquier solución y de un proceso de paz".

Después han venido nada menos que 63 más, en los que hemos expresado nuestra opinión de síntesis sobre todos los temas imaginables, desde el euskera a la emigración, pasando por Itoiz, la política penitenciaria, o temas tan alejados del mundo de la política (¿o no?) como la prostitución, Osasuna o el botellón.

Unos con más dificultades de consenso que otros, pero siempre desde el respeto, el diálogo y la buena camaradería. Tardes, noches en la última etapa, agradables en las que casi siempre salías con la sensación de haber aportado un granito de arena al entendimiento, y siempre sabiendo que habías estado con buena gente.

Diez años de sobresaltos, de llamadas de atención de los que no entendían, ni podían entender esta experiencia, con cambios, unos y unas que llegaban y otros que nos dejaban, en algún caso para siempre. Pero todas las veces con una sensación de relajo que no se daba en otras relaciones políticas.

Al repasar toda nuestra producción uno tiene la sensación de que si en el futuro próximo somos capaces de ilusionar a la sociedad navarra para que apoye un cambio político, ahí, en esos 34 artículos puede estar el resumen de un programa que arrope ese cambio desde el consenso. Afortunadamente uno de nuestros foreros , Miguel Izu, ha tenido la visión de futuro de colgar todos ellos en su página web. Animo a quien esté interesado por esta experiencia a que la visite en: http://www.retena.es/personales/mizubel/foroiruna.htm

Me siento orgulloso de pertenecer a este colectivo, y más en un momento en el que la vida política pasa por momentos de especial crispación y tensión. Orgulloso del buen rollo que tenemos, pero especialmente de que seamos capaces de, incluso desde la discrepancia, ceder en nuestras posiciones para acercarnos a las del otro en un punto medio. No todo el mundo es capaz de hacerlo. Ojala nuestros dirigentes pudieran aprender y algún día se sentaran alrededor de una mesa para buscar esos puntos de encuentro. Hemos demostrado en estos diez años que es posible.

Ahora que a pesar de los negros nubarrones que a veces nos cubren se vislumbra un precioso amanecer, el Foro de Iruña continúa su andadura, conscientes de que vamos por el buen camino, incluso en el último artículo, y después de mucho esfuerzo, añadiendo nuevas gentes. Al menos en el futuro podremos dejar a nuestros hijos e hijas esta expresión de sensatez en momentos donde escaseaba.

Esta noche de nuevo nos veremos, dialogaremos, debatiremos, consensuaremos, y de ahí además de propuestas en forma de artículo saldrá el fortalecimiento de amistades forjadas de manera profunda.

Foro Iruña, un ejemplo, una lección, una ilusión.

martes, noviembre 9

Diario de bitácora: Un expediente incomprensible.

Reconozco que después de más de un mes desde que el lanzamiento del cohete de mi pueblo originara tal terremoto político, aún me siento un tanto aturdido. Aturdido, decepcionado, indignado, estupefacto, dolorido, sin entender muy bien ciertos comportamientos, que debiera ser ejemplar, en un partido de izquierdas como el mío.

Ayer, después de nada menos que 36 días, recibo una carta certificada por la que el Secretario de Organización de mi agrupación socialista de Villava-Atarrabia (por orden del Secretario de Organización Regional según me comenta) me remite el documento por el que la Ejecutiva Federal del PSOE decide mi expulsión temporal y la posible apertura de un expediente disciplinario de expulsión definitiva.

Antes que nada algún de comentario sobre las formas: ¿no debería haberme remitido dicho escrito el órgano que toma la decisión, en este caso la Ejecutiva Federal? ¿Cómo es posible que el Diario de Navarra tuviera conocimiento de este documento el 18 de Octubre, o sea 20 días antes que yo que soy el afectado, y lo trasladara a la opinión publica de Navarra situándome en una posición de absoluta indefensión? Y por último, si según los estatutos del PSOE dicha comunicación se me debe trasladar con un máximo de ocho días desde la decisión: ¿no será esta expulsión nula de pleno derecho? ¿Es justo que se trate así a alguien que lleva 42 años de intachable militancia política, los 20 últimos en el PSOE, en un pueblo de la dureza de Villava-Atarrabia?

Pero por encima de estas interrogantes planea otra de más calado: ¿tengo los mismos derechos como afiliado, que como ciudadano?

Pero no quiero sólo quedarme en las formas, quisiera ahora que conozco mis “cargos” entrar también en el fondo. Lo hago en mi espacio de reflexión teniendo claro que éste es público ya que mis acusadores, con comportamientos más propios de la Santa Inquisición, ya me han juzgado y condenado públicamente.

Según este escrito señala cinco puntos para justificas mi expulsión temporal:

1.- Que lancé el cohete de Villava-Atarrabia. (Vaya!, pensaba que había sido mi doble)

2.- Que entes envié una nota de prensa en la que nombraba a varias personas entre las que estaban Patxi Zabaleta (no sabía que se encontraba entre los “proscritos”) y Arnaldo Otegi.

Lo que no dice es que sobre éste último, en esta reflexión puramente personal que no tuvo repercusión en el acto institucional de lanzamiento del cohete, que dediqué a la ciudadanía de Villava y a la paz, dije que estaba haciendo un trabajo para llevar a Batasuna hacia la paz.

Si al final se me expulsaran de verdad cabría hacer la reflexión sobre que para que haya la igualdad de oportunidades y de trato: ¿a cuántos compañeros-as habría que expulsar en los últimos días, o incluso en los últimos días? Desde luego en proporción, al compañero Eguiguren, con el que estoy totalmente de acuerdo, lo acabarán fusilando.

3.- Que en el acto del cohete estaban presentes los dirigentes de Batasuna Pernando Barrena y Santi Kiroga, según el escrito acusatorio porque yo les había invitado.

Este aspecto es rigurosamente falso, ya que yo no les invité. Según me consta asistieron autorizados por el Alcalde y por el grupo municipal de ANV de Villava-Atarrabia.

¿Qué pruebas aportan para hacer tal acusación? Porque supongo que serán ellos los que tendrán que demostrar que esa acusación es cierta, aunque de todas maneras aportaré documentos que así lo acreditarán.

5.- Que se me trasmitió que no invitara a Pernando Barrena, al que efectivamente sí pensaba hacer debido a la amistad que me une con él. Han sido muchos momentos vividos juntos, siempre intentando ayudar a conseguir la ansiada paz. Pero lo que no dicen es que obedecí (a pesar de no compartir la orden) a pies juntillas esa sorprendente orden que se inmiscuía en mi vida privada.

¿Os imagináis que un cuñado de Otegi sea socialista y no pueda invitarle a su boda?

Pero lo que importa realmente es que obedecí.

Esos son los cargos de mi terrible “delito” por los que deciden expulsarme fulminantemente aunque sea de manera temporal.

Ahora me piden que devuelva mi escaño, que deje de ser portavoz de mi partido, y abandone mi militancia y mis puestos en el Comité Local y Regional. Sí, en ése en el que mi voz era la discordante en los últimos tiempos. ¡Qué manera más cutre de silenciarla!. Eso después del duro trabajo político en un pueblo que en estos 12 años ha estado cargado de tensiones y violencia. Donde ha sido muy difícil llevar el estandarte del PSOE con dignidad, y ahí está la hemeroteca para demostrarlo.

La historia juzgará con el tiempo quién si ha sido honesto y quien no.

Ahora intentan desacreditarme, desprestigiarme, machacarme públicamente, sólo porque me he enfrentado ideológicamente a unos planteamientos que considero equivocados, profundamente erróneos, y que también la historia (elecciones de Mayo) dirá si acierto. Si la gente que opina como yo no tiene cabida en el PSOE algo muy profundo se está quebrando.

Si por citar a Otegi apuntando que está batallando para llevar a Batasuna hacia planteamientos democráticos se me llega a expulsar, ¿cómo se va a explicar esto? ¿No estaremos actuando a espaldas de lo que realmente está pasando? ¿No estaremos ayudando al PP a poner palos en la rueda que conduce a la paz y al entendimiento?

Pero hay un elemento más profundo aún: ¿se me expulsa sólo por ejercer mi legítimo derecho a la libertad de expresión? Porque es la única razón verídica: que cité a Otegi en tono positivo.

Preparo en estos momentos mi defensa. Espero que se me escuche de manera interna, pero si no fuera así estoy dispuesto a llevar mi defensa pidiendo amparo a la justicia ordinaria, porque me parece profundamente injusto, irregular e incluso ilegal lo que se está haciendo conmigo. Lo voy a hacer con uñas y dientes consciente de que quizás mi caso pueda servir como experiencia piloto de lo que no puede ni debe ser.