jueves, octubre 1

Sentimientos y sensaciones en el metro de Barcelona

Esta tarde he cogido el metro en Barcelona. Es muy distinto del de Madrid que conozco bien, aunque tiene elementos comunes, uno de ellos la música en vivo. Al iniciar la marcha uno de los viajeros, un hombre maduro con una larga vida marcada en el rostro, ha sacado su guitarra y después de saludarnos ha comenzado a cantar una de mis canciones favoritas en estos últimos tiempos. La conocí a través de mi compañera de viaje por esta parte final de mi camino por la vida, y reconozco que me llegó hasta lo más profundo: “Boig per tu” (loco por ti) de Sau, un cantante catalán injustamente poco conocido en el resto de nuestro país. Bella, bellísima canción que sonaba aún más bella en la voz de mi inesperado compañero de sentimientos y sensaciones, quizás con un punto especial rodeada del ruido del tren al circular por los túneles. Al principio sorprendido sólo he podido escucharla recordando la primera vez, he cogido el teléfono y lo he puesto en su boca (con su gesto complaciente al ver que a alguien le interesaba lo que estaba haciendo) a modo de micrófono improvisado; al otro lado quien me la presentó en un momento especial, muy especial. Ignoro si he entendido lo que esto suponía para mí en ese momento, supongo que no.

Después ha cantado otra canción, pero ya no era lo mismo, el embrujo la magia lo tenía “boig per tu”. Me despertaba sensaciones, sentimientos, y en un momento dado incluso un leve estremecimiento recorriendo mi cuerpo de norte a sur. ¿Cómo la gente puede vivir sin experimentar esas sensaciones?

Después ha pasado su bolsita de la crisis, como acertadamente la ha definido, ha guardado con un gran cariño, que también he sentido como propio, su guitarra y se ha bajado en la siguiente estación.

Al mirarle como se alejaba me he preguntado: ¿cuántos artistas como él estarán recorriendo los metros de nuestro país? Estoy convencido de que tiene compuestas canciones propias, que lógicamente no canta porque lo que “vende” son las conocidas, que probablemente sean infinitamente mejores que la horrible música que suena machaconamente por las radios oficiales. Que se habrá pateado cientos de garitos con media docena de personas escuchándole, o simplemente viéndole mientras se toman un gin tonic hablando de banalidades. Qué mundo! Me recordaba la experiencia que puso en práctica la revista Rolling Stone con Quique González y otros haciendo lo propio en el metro de Madrid, y los comentarios que me hacía Quique sobre esa experiencia.

Quizás como la demostración de que vivimos en un mundo insensible, insolidario, injusto, y tantos “in” más. ¿Cuántos se habrán emocionado como yo al escucharle cantar esa canción? ¿Cuántos le han escuchado abriendo sus sensaciones y sentimientos? ¿Cuántos han sido capaces de saborear ese instante mágico? Pocos en una sociedad que solo consume y consume, la mayor parte de las veces productos basura, y además deprisa, muy deprisa. Con relaciones de “usar y tirar” o como se dice ahora de “aquí te pillo aquí te mato”. No es extraño entonces las dificultades que tenemos las personas que exigimos, que vivimos de una manera más intensa, con los sentimientos al límite de la piel, creyendo que otra forma de relación entre las personas, sea esta amorosa, amistosa, o de simple compañero de piso es posible, y deseable. Que somos capaces de recordar a la persona amada incluso cuando en un lugar tan poco romántico como un vagón de metro suena una canción cantada así.

Otro día reflexionaré sobre eso, hoy sólo quiero plasmar aquí, en mi “sancta sanctórum” lo que he sentido, el despertar de sentimientos de sensaciones, que ha conseguido ese cantautor metrero, y su canción “loco por ti”, porque afortunadamente yo sí lo estoy………aunque ahora ya no se lleve.

"Cuando no estés por la mañana,
las lágrimas se perderan
entre la lluvia que caerá hoy.
Me quedaré atrapado, borracho de esta luz.
Servicial y acabado
Loco por ti".

6 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  3. "Cuando no estés por la mañana,
    las lágrimas(de felicidad) se perderan
    entre la lluvia que caerá hoy (para limpiar los restos de tu presencia).
    Me quedaré atrapado, borracho de esta luz (que tu presencia oculta).
    Servicial y acabado
    Loco por ti (Por tu ausencia que da vida después de la muerte que fue estar a tu lado)".
    Esto va por ti.

    ResponderEliminar
  4. Gracias anónimo por tus comentarios, me son de muy útiles. ¿O debo decir anónima?

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar