viernes, octubre 16

Navarra: Táctica o estrategia (Deia 16-10-09)

http://www.deia.com/2009/10/16/opinion/tribuna-abierta/navarra-tactica-y-estrategia

EN el último artículo hacía un análisis sobre el laberinto en el que se encontraba la situación política, económica y social de Navarra. Todo es susceptible de empeorar y Navarra no podía ser una excepción. Con la que está cayendo en Valencia, Madrid, y Galicia, aunque en otra faceta radicalmente diferente, aquí y para no quedarnos atrás también estamos dando la nota.

Lo ocurrido antes, durante, y después del esperpéntico cohete de inicio de las fiestas de Villava-Atarrabia ha acabado por culminar unos días de idas y venidas en lo político, que aún no tengo muy claro si tienen relación entre sí o no. Porque; ¿realmente puede haber alguien tan enrevesado para diseñar un panorama en el que la ruptura del Gobierno UPN-CDN tenga algo que ver con la bronca entre PSN y NaBai? Es más; ¿sería una continuación de lo ocurrido en el verano de 2007, y posteriormente con la escisión habida desde UPN hacia el PP? ¿Existe alguien tan maquiavélico por aquí… o quizás por allá para diseñar un escenario así? Pero la pregunta del millón sería: ¿a quién beneficia realmente esta situación? Intentaré en estos breves párrafos al menos dar mi opinión sobre tan complejo asunto, aunque ya adelanto mi respuesta a la última pregunta: sin duda a la derecha.

Es cierto que NaBai ha cometido errores de bulto importantes en los últimos tiempos, y las decisiones tomadas en ese cohete de Villava son de gran calado. Quizás no sería justo echar toda la responsabilidad a un colectivo tan heterogéneo, donde no tiene nada que ver la posición de Batzarre, mucho más próxima a la del PSN, con la de EA que en la deriva en la que se encuentra y sin espacio político que cubrir se acerca peligrosamente al terreno de Batasuna que no le corresponde ni en lo político, ni mucho menos aún en lo social. Para encontrar una explicación a lo absurdo de esas decisiones tomadas por el alcalde de Villava-Atarrabia probablemente habría que tener en cuenta su militancia en este último partido.

Eso explicaría la decisión de dejar lanzar el cohete de inicio de las fiestas al portavoz de la ilegalizada ANV, más el lío que montó para poner la ikurriña en el balcón del Ayuntamiento. Si se utiliza la Ley de Símbolos vigente en Navarra alegando para su colocación la presencia de un responsable municipal de la CAV (en concreto el alcalde de Gernika) igualmente debiera haber colocado la senyera por la presencia de dos representantes igualmente municipales de Mollet del Vallés, pueblo perteneciente a Catalunya. Por cierto que los tres accedieron con una invitación personal suya. No haberlo hecho supone además de una tremenda incoherencia, un error político de bulto. ¿Quién se habría atrevido a criticar la presencia de la ikurriña estando también la senyera?

Lo que ocurrió en ese salón de plenos ese día fue totalmente kafkiano. No me extraña que mi respetado Mario Onaindía dijera en su día: "En Euskadi se necesitan menos policías y más psiquiatras". Si hubiera estado allí seguro que lo habría repetido. Hubo errores políticos, infracciones legales, faltas de respeto, dirigentes políticos que hicieron el ridículo y al final amplias sonrisas en los dos extremos; en Batasuna y en el PP, que nos debieran hacer reflexionar porque nos indican quién se benefició de esa absurda situación

Después de lo ocurrido allí, se han tomado medidas muy graves que tienen un profundo calado. La ruptura de los pactos municipales aprobados en 2007 entre el PSN y NaBai quizás tenga nulas consecuencias en los municipios afectados, pero en la política de Navarra sí las va a tener, posiblemente a largo plazo. Ésa es la cuestión: si es una decisión táctica, sólo para castigar los errores cometidos por parte de Nafarroa Bai, o tiene una componente estratégica que podría condicionar el futuro gobierno salido de las próximas elecciones de 2011. Si fuera lo primero los efectos serían mínimos ya que actualmente la relación entre ambos partidos no goza de buena salud, pero lo que resultaría realmente preocupante sería si alguien en el seno del Partido Socialista apuesta por llevar esa tensión hasta sus últimas consecuencias.

Las elecciones de 2011 se presentan apasionantes. La ruptura de la derecha (UPN por un lado y PP por el otro), el debilitamiento del CDN, más la previsible ausencia en las mismas del mundo de Batasuna a la vista de la sumisión que siguen demostrando hacia los designios de ETA, hacen que lo más probable sea que la izquierda, entendida ésta por PSN, IU, Batzarre y Aralar, pueda sumar la mayoría absoluta. Ésta permitiría estructurar un gobierno de progreso que termine con una larga etapa en la que la derecha más recalcitrante y radical del Estado ha gobernado Navarra como si de su coto de caza se tratara. Pero para que eso sea posible es necesario, imprescindible, recomponer unas relaciones que ahora parecen estar quebradas. La sociedad no entiende giros bruscos y la estrategia de la izquierda debe ser hacer posible ese escenario.

Por eso el Comité Regional del PSN de mañana sábado se prevé fundamental. Si se apuesta por un futuro gobierno de progreso para Navarra, la resolución aprobada no debiera ir más allá de una reprimenda a Nafarroa Bai por su izquierdismo infantil, que ya Lenin analizó hace ya muchos años, pero que lamentablemente aún sigue vigente. Debe considerar la ruptura con un sector importante de la izquierda navarra como un elemento táctico, en ningún caso con componentes estratégicas que invaliden pactos y acuerdos de futuro. Será importante su redacción, en el fondo y en la forma, pero más aún lo será el espíritu que emane de allí.

En los partidos se corre el riesgo en momentos históricos, y éste lo es, de enrocamiento de posiciones. Se busca la unanimidad para dar sensación de unidad y fortaleza sin entender que la mayor fortaleza que puede tener un partido que pretende ser mayoritario en la sociedad es su pluralidad, su riqueza ideológica, su respeto a la diversidad desde el mismo respeto a las decisiones democráticamente tomadas. Ojalá eso se pueda dar, porque permitiría seguir manteniendo en pie puentes por los que poder encontrarse en el futuro.

También desde Nafarroa Bai se debe hacer un esfuerzo para lanzar mensajes de conciliación, de reencuentro que favorezcan las tesis de quienes en el seno de ese Comité Regional defendemos que la sangre no llegue al río. Se corre el riesgo de actuar sólo con criterios electorales, y por tanto tácticos, olvidando los estratégicos, que resultan ser los fundamentales para quienes nos encuadramos en el seno de esa izquierda, y me consta que Patxi Zabaleta con su lucidez habitual lo tendrá en cuenta. Sólo espero que los Maiorga Ramírez y compañía no estorben.

Corren malos vientos para la unidad de las fuerzas progresistas en Navarra, y las derechas en todas sus manifestaciones, sociales, económicas, culturales, religiosas o políticas se frotan las manos con la bronca de Villava-Atarrabia y sus consecuencias. Pero siempre que llueve, después escampa. Sólo hace falta tener paciencia y perseverancia para esperar a que eso ocurra… con el paraguas abierto para no mojarse.

1 comentario:

  1. Sr. Uriz, no mezcle politica con "faldas". Todos sabemos que su invitada era su ligue y una amiga.

    ResponderEliminar