sábado, octubre 13

¿Por qué estaré el 20-O en Donosti con “Orain Presoak”?


Publicado en Diario 16 el 14 Octubre y en Plaza Nueva el 15 de Octubre 2018

Suelen opinar que una de las reglas de oro a aplicar en los artículos de opinión es no hacerlo en primera persona, pero en este ocasión debido a la reflexión que intento trasladar resulta obligado hacerlo así.

A menudo se intenta a través de esas ideas puestas negro sobre blanco convencer a “los otros”. No es este el caso, porque con lo que van a leer a continuación ese deseo va dirigido hacia los míos, o sería mejor decir a los míos, míos.

Comencé mi andadura en eso de intentar construir puentes por los que diferentes pudieran transitar para poder comunicarse, allá por principios de 1990 cuando junto a mi gran amigo y entonces compañero de militancia en el PSOE, hasta donde habíamos llegado desde el PCE, comenzamos esa larga aventura.

Las primeras experiencias fueron largas comidas con Patxi Zabaleta, entonces dirigente de la mesa nacional de HB, en un restaurante discreto a mitad de camino entre Madrid y Pamplona, el “Casa Antonio” del pueblo soriano de Almazán.

Después vinieron 28 años de encuentros, comidas, cenas, cafés, contactos que la muerte de Enrique impidió fueran plasmados en el libro que teníamos previsto escribir.
Muchos nombres se cruzaron en nuestro camino, Felipe González, Borrell, Zapatero, Barrena, Permach, Urralburu, Roldán, Rubalcaba, sobre todo Rubalcaba.

En ese tránsito aprendí a conocer al “otro”, a entender aunque no compartiera sus ideas el sentido de su lucha aunque resultara equivocada y dolorosa. A entender, y también a comprender qué había detrás de tanta violencia, de tanto odio y rabia. Intentar elevarme para evitar que el árbol me impidiera ver el bosque.

Fue un proceso arduo y difícil lleno de altibajos, encuentros y desencuentros, todo ello en años de “plomo y fuego”, con las contradicciones a flor de piel. Por un lado esos encuentros intentos, del otro asesinatos, extorsión, choques brutales con las gentes de esa orilla en las diferentes instituciones, en especial el Ayuntamiento de Villava.

Amenazas, coacciones, la familia implicada en esa tensión inadmisible, intolerable. Incluso recuerdo la llamada desde el Ministerio del Interior, comunicándome que el último comando detenido me tenía realizados seguimientos, que podían haber acabado con mi asesinato si no los hubieran cogido.

Parece difícil entender que por un lado intentara comunicarme con ellos y por otra me confrontara de manera abrupta, creo que valiente. Quizás la explicación estuviera en que siempre tuve la esperanza de que esa pesadilla acabara justo como ha acabado.

Mientras tanto colaboración con los diferentes movimientos que aparecían para dar una oportunidad a la paz y la convivencia. Gesto por la paz primero, después Elkarri, Lokarri, Foro Social y allí nuevos nombres, nuevas personas, Jonan Fernández, Paul Ríos, o Agus Hernán se añadieron a esa larga lista de diálogo con diferentes, que en realidad iba descubriendo que no lo eran tanto.

Todo ello con la incomprensión, el desencuentro y el desamparo de los míos, míos.
Recuerdo cuando en las refriegas de los plenos del Ayuntamiento de Villava-Atarrabia llenos de tensión me dirigía a esas gentes de la otra orilla, que casualmente estaban ubicados enfrente indicándoles: El día que no apoyen la violencia, que no amparen a una banda terrorista todo será posible, todo, hasta el acuerdo y la colaboración.

Ese era el mensaje a trasladar según mis mayores y ese trasladé firmemente convencido de que sería así. Me lo creí quizás de manera ingenua.

Entendía que el sufrimiento se repartía, de manera injustamente desigual pero se repartía. El de las víctimas de ETA y el de los daños colaterales que producían en la otra orilla, una lucha anti terrorista llevada por caminos ilegales e ilegítimos, incluida una política de dispersión que como demócrata nunca entendí.

¿Por qué castigar a las familias de los delincuentes, me preguntaba? ¿Por qué producir más daño innecesario?  ¿Por qué ese “ojo por ojo, diente por diente? ¿Por qué anteponer venganza a justicia?

Ahora ya la causa, la existencia de ETA, ha desaparecido, por lo tanto debería ser obligatorio que desaparezcan esos efectos.

Resulta injusto y en mi opinión contrario a las normas democráticas, que si un preso, pongamos que es por haber asesinado a su mujer, tenga unas normas penitenciarias y otro de las mismas características pero del mundo de ETA (recuerdo, una organización armada, terrorista o como se quiera denominar desparecida) no.

Por eso comencé a colaborar con “Orain Presoak”. Un colectivo de gentes plurales que como yo entienden este razonamiento como evidente. Por eso he participado en sus diferentes apariciones públicas y por eso estaré el próximo 20 en Donosti reclamando la igualdad de aplicación de normas penitenciarias.

No la impunidad, sino la igualdad y la aplicación justa de las normas. Acercamiento de presos, medidas excepcionales para enfermos con enfermedades terminales y concesión equilibrada de grados penitenciarios.

Lo haré como socialista, como luchador de la izquierda y sobre todo como demócrata. Aunque paradójicamente ahora las tensiones me vengan del otro lado, aunque genere incomprensión, incomunicación y crítica….de los míos, míos.

Aprendí a ser valiente hace muchos años, allí por finales de los 60 cuando había que luchar en circunstancias peligrosas, cuando aguanté los envites de canallas como “Billy el niño”, o cuando en los años difíciles me mantuve firme en primera línea de fuego frente a ETA y no lo voy a dejar ahora en el final de mis días, ligero de equipaje.

Estaré el 20 en Donosti sí a favor de que los derechos se apliquen a todos los presos y lo haré junto a mis anteriores enemigos, con gentes con las que me confronté a menudo violentamente, contra quienes luché a brazo partido porque consideraba que la razón estaba de mi parte. Ahora estoy a su lado porque considero tienen razón en sus demandas.

Lo haré consciente de que es mi obligación ética y moral, precisamente ahora que los políticos actuales carecen de ambas. Que estaré haciendo lo que debo para poder vivir con mi conciencia tranquila.

Se me acusará de estar poseído por el “síndrome de Estocolmo”, de ser un “tonto útil”, o lo que es peor aún un traidor. Me da exactamente igual, porque si no entienden mis razonamientos será porque algo muy profundo se está degradando en la sociedad actual.

No pretendo que se me dé la razón, ni siquiera que se me entienda, sólo que lean estas líneas con alma limpia y altura de miras.

Veremos……

Fdo. José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava Atarrabia 13 Octubre 2018


domingo, octubre 7

Catalunya: el sueño de la razón produce monstruos



Publicado en Diario 16 y Navarra Información el 8 Octubre y Diario de Noticias de Navarra el 9 Octubre y Gara el 10 de Octubre 2018

“El sueño de la razón produce monstruos” es un grabado de Francisco de Goya que ha dado pié a multitud de interpretaciones sobre sus significados. El más acertado es el que apunta que quiere trasladar la idea de que “cuando los hombres no oyen (escuchan sería más acertado afirmar) el grito de la razón todo se vuelve visiones”.

Parece dibujado y definido para aplicarlo a la actual situación que atraviesa Catalunya y a la posición adoptada por ciertos políticos y colectivos que con su actitud poco reflexiva y errática, más parece que estén en el proceso de visiones que de escuchar a la razón.

Quizás los casos más representativos sean un Puigdemont que desde su atalaya de Waterloo (ha elegido un lugar acertado por su significado) más bien parece un Napoleón de tres al cuarto, que un President del siglo XXI. Lo normal por tanto es que en ese lugar acabe su periplo como “Le petit caporal”.

También su sucesor puesto a dedo al más puro estilo de la Roma imperial, Quim Torra, aunque este con menos bagaje político le hace dar continuamente bandazos. Lo ocurrido después del aniversario del 1-O indica hasta donde ambos han perdido la razón. El ultimátum, rectificado y posteriormente adaptado, que éste dio al presidente del gobierno Pedro Sánchez podría figurar en los anales del desvarío político.

Pero el problema más preocupante no es que existan dos President, el real y el ficticio, que están metidos en un constante esperpento creando desasosiego a la ciudadanía de allí y a la de aquí, sino que siguen a un sector de la sociedad catalana absolutamente radicalizado. No son ellos quienes lideran sino muy al contrario, van como borreguitos detrás de quienes les marcan el camino, en especial las CUP, los DDR y ANV.

Por cierto que los ultimátum no sólo los da Torra, también se los dan a él y de ahí el que ANV le lanzó el pasado sábado. O marcas una hoja de ruta clara, contundente y lo que es más importante rápida o vamos a ir a por ti y tu gobierno le comunicaron públicamente.

Desde luego eso dicho a un personaje de su “personalidad” puede conseguir efectos terribles, especialmente a la vista de su reacción, muy parecida a la que en su día tuvo su mentor, ante los gritos de dimisión que le lanzaron y el comportamiento de su gobierno ante el asedio y posterior asalto del lugar donde reside la soberanía popular, el Parlament. No es de extrañar la sublevación posterior de los Mossos d’Escuadra que se sienten abandonados por sus superiores.

¿Todos los personajes de esta comedia bufa son iguales? ¿Todos están afectados por el virus que intenta reflejar Goya en su grabado? Algunos sí, en la otra orilla Arrimadas, Casado o Rivera caminan por la misma senda de pérdida de la razón y camino al desvarío, pero afortunadamente comienzan a aparecer otros que o nunca la han perdido como Iceta, Sánchez o Iglesias, o la han recuperado a tiempo como Junqueras.

Oriol Junqueras es un político formado y culto que no debería estar ya en la cárcel, especialmente porque alguien así resulta necesario en el sector independentista. Su reciente entrevista en la televisión pública española, realizada para escándalo de los sectores ultras unionistas y alabada por los progresistas, indica que otra política es posible desde esa orilla.

Gentes así son necesarias para Catalunya, pero también son útiles para España, especialmente en un momento tan complejo como éste. Leer esa entrevista con atención nos lleva a la conclusión que si alguien en el gobierno, especialmente su Presidente, tiene la lucidez suficiente de saberla interpretar no deberían dejar escapar esa ocasión, para buscar puntos de encuentro y soluciones a lo que ahora parece imposibles de resolver.

Junqueras tiene ascendente sobre un sector importante del independentismo, desde ERC a Omnium, que le escuchan y respetan y es alguien con quienes gentes como Iceta se pueden entender y acordar. Esta oportunidad abierta por esa entrevista se debe aprovechar sí o sí, porque quizás sea la última, al menos a corto plazo.

Leer esas reflexiones nos lleva a extraer de ellas propuestas sensatas y reflexivas. Quizás su mejor resumen sería que la “vía adecuada” para resolver la crisis catalana es la del “diálogo, el acuerdo y el pacto”. O que el “ruido y la gesticulación no sirve para nada”, al tiempo que ha reiterado la “obligación” de gobernar para todos.

Por último Junqueras ha rechazado cualquier expresión violenta y ha considerado un “error incomprensible” el creer que se puede conseguir algo con incidentes, con una clara descalificación a los CDR y la CUP.

Leer reflexiones de este calado nos saca de la sensación de melancolía actual, e indica que otra manera de hacer política es posible en Catalunya.

Se puede y se debe despertar de ese sueño de la razón que nos estaba produciendo monstruos y empezar a trabajar en la senda que marca Junqueras en su entrevista. Él junto a Iceta en Catalunya y con Pedro Sánchez desde España deben de aprovechar esta ocasión, fortalecer a las gentes sensatas y aislar a las radicales.

Para eso hace falta como ya se ha comentado en innumerables ocasiones, imaginación, buscando nuevas soluciones para viejos problemas, audacia en especial para sacarle de la cárcel y generosidad, dosis enormes de generosidad.

Éste es el momento, éste el lugar, Pedro Sánchez, su gobierno y el PSOE deben aprovechar esta oportunidad que les brinda Junqueras. Para eso necesitan alguien con autoridad que apoye a Iceta desde Madrid. Quizás en el gobierno figuras como Margarita Robles, bastante desaprovechada y encorsetada en su ministerio de defensa y con una gran sensibilidad en estos temas, o Ábalos, pueda colaborar. En el partido Odón Elorza que conoce la experiencia de resolución de conflictos en Euskadi, o el embajador en la UNESCO, Andrés Perelló.

Junqueras ha abierto una puerta a la ilusión, ha recuperado la razón, ha despertado ahuyentando a los monstruos. Ojalá desde la otra parte se ayude y colabore desde la sensatez.

Veremos……

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Navarra 7 Octubre 2018




sábado, septiembre 29

Y después del aniversario del 1-O qué?



Publicado en Diario 16 y Navarra Información el 30 Septiembre, El Confidencial digital y Radio Rebelde Republicana el 1 Octubre, Plaza Nueva y Gara el 5 Octubre 2018

Sería más adecuado señalar los aniversarios, porque en un primero de Octubre han ocurrido varios acontecimientos reseñables en nuestro país, aunque debemos ceñirnos a los más recientes.

En orden cronológico el 1 de Octubre 2016 en un convulso Comité Federal del PSOE, a pesar de no coincidir la fecha, los “Idus de Marzo”  aparecieron en la vida de Pedro Sánchez. Al igual que Julio César fue traicionado, apuñalado, asesinado, en este caso políticamente, en el seno de un plenario que rememoraba el Senado de Roma.

Ese día los Cassius y Brutus de turno le pillaron de manera insólita desprevenido, entró como SG y salió como militante socialista vapuleado. Aunque en este caso los traidores se salvaron y aún circulan a sus anchas por el partido, algunos incluso con cargos de relieve. Así es la vida…..

Aquella fecha convulsionó la vida de nuestro país, produjo un verdadero terremoto político que una parte de la izquierda tardó en poder superar. Aunque al final lo logró y primero lo recuperó para el máximo cargo del socialismo y después como Presidente de Gobierno. La vida como se ve da muchas vueltas.

Haría bien Sánchez en revisar todo lo ocurrido en aquellos instantes para evitar que le vuelva a ocurrir, porque la traición aún anida cerca de él.

Pero aún más impacto, especialmente desde el punto de vista emocional, produjo el 1 de Octubre un año después en 2017, cuando un independentismo  catalán empecinado en la confrontación , chocó de frente con un gobierno del PP de sus mismas características.

Un choque que afectó de manera de momento irreparable, a la convivencia entre ambas comunidades, la española y la catalana. Una situación que hoy un año después dista mucho de haberse solucionado.

Aquel día se produjeron errores muy graves, los halcones de ambas orillas se impusieron a las palomas que se vieron arrasadas por un sinsentido para enmarcar en nuestra reciente historia. Quizás en el futuro para poder estudiar qué no se debe de hacer en situaciones similares debamos recurrir a los acontecimientos de entonces.

Hubo quien, en ambos contendientes, se empeñó en que ese brutal “choque de trenes” se produjera y además se dedicó en lugar de apagar el fuego con agua a echar gasolina para que la combustión fuera aún más violenta.


Cierto es que este año ese aniversario ha estado cargado de menos tensión. Debido fundamentalmente a que se han producido cambios de relieve por un lado en el Gobierno, con un Pedro Sánchez más proclive a soluciones dialogadas, y por otro en el independentismo en el que la quiebra entre una ERC sensata y pragmática, colisiona con un PDeCat, la CUP y los CDR igual de beligerantes que hace un año.


Pero aún existían elementos peligrosos que podían provocar la repetición de aquellos lamentables acontecimientos. Incluso durante este año se ha consolidado una quiebra que parece irreconciliable entre las dos mitades de la ciudadanía catalana. La reciente guerra de los lazos amarillos da fe de la misma.

Nos preguntábamos qué iba a ocurrir ese día, deseábamos que fuera lo menos posible. Desde luego que no se repitieran aquellos hechos, que no se cometieran los mismos errores y lo más importante, que alguien desde ambas orillas comenzara la construcción de puentes por los que comunicarse.

¿Existían posibilidades para ello? La respuesta ha sido inequívoca: SÍ. Porque afortunadamente así ha sucedido. Han ocurrido pequeños y puntuales incidentes que distan mucho de la tensión brutal que sufrimos hace un año.

Ahora una vez pasado el peligro se puede y se debe iniciar un periodo de distensión. Desde la audacia, imaginación y generosidad, mucha generosidad.

El gobierno creando las condiciones para, evitando el choque entre poderes judicial y ejecutivo, favorecer que los políticos presos salgan a la calle. Se necesita gente como Oriol Junqueras en estos momentos. Por parte del independentismo ERC debe imponer su criterio actual de sensatez y cordura.

Después abrir vías a corto, medio y largo plazo que resuelvan definitivamente las tensiones centro-periferia heredadas de la Transición y agravadas con el lamentable gobierno de Rajoy.

A corto ya se observan signos de distensión con una comunicación más fluida Estado-Generalitat. A medio plazo sería bueno negociar de manera eficaz los temas de financiación de Catalunya y a largo explorar la aplicación de una “vía Quebec”, acorde con nuestra legislación vigente tal y como apuntó Pedro Sánchez en su reciente visita a Canadá.

¿Esto es posible en nuestro país sin un cambio en la Constitución para el que no dan los números? Quizás lo fuera si como han apuntado algunos expertos como el profesor Pérez Royo, se aplicara su artículo 92.1 de manera aperturista y flexible especialmente en lo referente al ámbito Esto al menos en una primera fase y en espera de otra correlación de fuerzas más favorable en Congreso y Senado.

Cierto es que esa consulta sólo podría ser consultiva y no vinculante, pero sería un primer paso para satisfacer una demanda mayoritaria de la ciudadanía catalana que en ese aspecto, el deseo de expresarse libremente en las urnas, supera con amplitud el 70 %.

Nos podría dar una radiografía real de lo que opinan los catalanes. Debiera ser con una pregunta absolutamente clara y dejando perfectamente definidas las consecuencias de una u otra respuesta.

Para ello resulta imprescindible profundizar también en la pragmatización del independentismo, que tenga claro de que aquella vía sólo le llevaba al fracaso y la frustración.

1-O ha sido la fecha, pero sólo debe suponer una vez salvada el inicio de algo mejor. Un punto de partida para el diálogo, la negociación y el acuerdo conscientes de que para llegar a él todos deben estar dispuestos a dejar “pelos en la gatera”.

Seamos hoy optimistas, confiemos en que a veces en política el milagro se produce y si no que se lo pregunten a Sánchez.

Veremos................





Posdata: Curiosamente existe un elemento común en ambos acontecimientos, la presencia en 2016 de Quim Torra actual President de la Generalitat en la puerta de Ferraz 70 sede del PSOE. Supuestamente en apoyo de Pedro Sánchez. Haría bien ahora en ponérselo un poco más fácil.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 2 Octubre 2018


martes, septiembre 25

Desvarío y frivolidad en la política




Los últimos tiempos políticos pertenecen a la etapa más oscura de nuestra reciente historia. La clase dirigente es de un nivel ínfimo que está pervirtiendo algo tan noble como la actividad política. Lógicamente con honorables excepciones, aunque pocas.

Después de una etapa de corrupciones y corruptelas, vino el peligroso conflicto abierto en Catalunya y hemos acabado rematándolo con los líos impresentables de másteres y trabajos varios en los que han estado metidos desde el nuevo líder del PP, Pablo Casado, pasando por la ya ex ministra Carmen Montón, hasta el mismísimo Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

A menudo observar el panorama político se asemeja más a un patio cutre de colegio que a lo que debiera ser. Vaivenes constantes, voy y vengo, conceptos como dignidad, honestidad, “fair play”, o altura de miras quedan sustituidos por sus  contrarios.

Todo lo ocurrido en estos tiempos convulsos pone en grave riesgo la salud democrática de nuestro país. Eso además en un momento en el que se necesitarían políticos con cuajo, que fueran capaces de buscar soluciones a los grandes problemas que nos acechan.

El más acuciante sería el de Catalunya después del paso de la Diada 2018 y en vísperas del primer aniversario del referéndum del 1 de Octubre.

Pero no sólo ese, porque los constantes rifi rafes impiden realizar una labor de gobierno seria y coherente. Parece que el desvarío se acaba imponiendo a la sensatez, la banalidad a la seriedad, y la frivolidad a la coherencia.

Debiéramos saber que según la RAE “frívola” es una persona insustancial y veleidosa y un solo vistazo a la mayoría de políticos actuales nos hace visualizar que estamos rodeados de ellos y ellas. Quizás simplemente sea un reflejo fiel de lo que es la sociedad actual del “usar y tirar”, o del “aquí te pillo, aquí te mato” que decían nuestros antepasados.

Quizás en la cúpula de la política debiéramos exigir algún tipo de examen, incluido el psiquiátrico, para poder acceder a ella. Que las gentes que rigieran nuestros destinos tuvieran unas cualidades muy alejadas de las que ahora predominan.

Probablemente eso nos llevara a un panorama menos sombrío que el actual, donde las decisiones que tomaran todos, poder y oposición, fueran más por y para el bien común que buscando el personal o partidista.

Así lo que ahora parece efímero pasaría a ser consistente. Porque……¿no os parece que los Pedro, Pablos, Albert, Quim, Carles, etc. dan la sensación de que van a durarnos poco? Ellos y su manera de ejercer la política.

Vivimos malos tiempos para la lírica, una especie de segunda Edad Media, aunque siempre nos quedará la esperanza de que como en la primera después vendrá el Renacimiento y con él otro tipo de políticos que sepan llevar a nuestro país (ponga aquí cada cual lo que desee) al lugar que merece.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 25 Septiembre 2018      



viernes, septiembre 21

19 años del “espíritu de Leitza”



Publicado en Diario 16, Plaza Nueva y Diario de Noticias de Navarra el 19 y 24 Septiembre

Hace 19 años ahora, el 20 de Septiembre de 1.999, se produjo un encuentro, una reunión histórica en el caserío de Patxi Zabaleta en Leitza. Por primera vez dirigentes del PSOE al máximo nivel y de Herri Batasuna se situaron durante seis horas frente a frente en lo que fue una comida llena de debate político, de intercambio de opiniones, pero también cordial, entrañable, en la que se fraguó lo que durante años y años fue una vía de comunicación eficaz.

Allí frente a la suculenta comida preparada por Koro, la compañera de Patxi, una inmensa mujer llena de humanidad, Pernando Barrena, Joseba Permach, Santi Kiroga y Patxi Zabaleta por una parte y Alfredo Pérez Rubalcaba, Enrique Curiel y yo mismo por el PSOE participamos en el inicio de una manera de comprenderse entre muy diferentes, de tender puentes de comunicación, de diálogo, de intercambio de información.

La preparación fue laboriosa, compleja, el otro día hablando con Carmen Sánchez Muro, otra gran mujer, la viuda de Enrique Curiel me ofrecía la posibilidad de aportarme toda la inmensa documentación que había recopilado durante 25 años de diálogo, contactos, con el mundo de Batasuna, una larga historia de la que soy con él protagonista activo, para intentar escribir un libro sobre lo que supuso ésa actividad en el devenir de un largo y curvo proceso de paz.

Aquél día, en aquella comida sentí que las personas participantes volvieron a sus lugares de origen conociendo mejor el conflicto, conociéndose mejor, lo que favoreció la posibilidad de explorar esa vía abierta, que a partir de ese día la comunicación entre el PSOE y la Izquierda Abertzale sería cada instante mejor.

Y así fue, primero a través de Patxi Zabaleta con el que ya llevábamos Enrique y yo diez años de contactos, siempre con la supervisión del ínclito Rubalcaba y después con Pernando Barrena cuando el primero fundó Aralar, discretamente, secretamente, las reuniones, los intercambios de pareceres se mantuvieron hasta la muerte de Curiel. A él le informaba, de él recibía las instrucciones y él reportaba a Rubalcaba, el hombre mejor informado sobre este tema del estado.

Veinticinco años de innumerables anécdotas que dan para ese libro pendiente que algún día escribiré a través de mi memoria y de la documentación de Enrique, que siendo como era especialmente meticuloso seguro que cubrirá mis lagunas en fechas especialmente.
 
Pero en aquella comida, en esas seis densas horas nació lo que él denominaba el “espíritu de Leitza”. Un espíritu que ahora más que nunca debemos recordar a la hora de afrontar los retos pendientes, para culminar un proceso de paz al que le falta las nuevas medidas a tomar con los presos y abrir vías de comunicación y reconciliación, precisamente a un mes justo de la manifestación que haremos en Donosti desde la iniciativa “Orain Presoak”.

Un espíritu que quiero recordar a mi compañero Secretario General y Presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para que tenga conocimiento de una parte de la historia, aquellas sensaciones vividas y entienda que debe ser audaz a la hora de enfrentarse a este reto.

El futuro aquí y allí, en España, Catalunya o Navarra y Euskadi pasa por el diálogo y el acuerdo entre las izquierdas transversales, incluso para montar gobiernos de progreso.
Se necesita una labor pedagógica, especialmente en el resto del estado, esa idea salió en aquella comida, Rubalcaba la sacó en varias ocasiones: “tenéis que entender, les decía, que el PSOE es un partido que compite con la derecha en todo el estado y que cualquier movimiento aquí repercute electoralmente en Sevilla, Valencia, Burgos o Zaragoza”.

Quizás nunca debimos ocultar la comida de Leitza, quizás así durante estos 19 años hubiéramos sido capaces de ir convenciendo a la ciudadanía española de que el diálogo es el camino, de que ya sin ETA no existen motivos para la dispersión o para que no exista una igualdad en cuanto a normas penitenciarias.

Aquello fue un secreto de estado, pero hoy ya sin la presión de ETA es necesario que salga a luz sin tapujos, sin más engaños. Con Bildu, con Batasuna, EH, HAB, con la izquierda Abertzale llevamos 30 años de comunicación y diálogo, lo sabía Rubalcaba, la sabía Borrell, Almunia, Zapatero y especialmente Felipe González y ahora debe saberlo Pedro Sánchez. Ellos eran nuestros jefes a lo largo del camino que toca culminarlo en este momento histórico.

Hagamos posible el cambio de actitud. Recuperemos el “espíritu de Leitza”.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN)

Villava-Atarrabia 20 Septiembre 2018

martes, septiembre 11

11 de Septiembre 2018, esperanza o zozobra



Publicado en Diario 16, Navarra Información, Plaza Nueva, El Confidencial.com, Radio Rebelde Republicana y Diario de Noticias de Navarra el 11 Septiembre 2018.

El 11 de Septiembre es una fecha que figura por diferentes motivos en el calendario a sangre y fuego.

Ese día se cumplen 45 años del trágico golpe de estado en Chile y la posterior muerte de su Presidente Salvador Allende. Después sangre, sudor y lágrimas. Años de represión, tortura y muerte que afortunadamente ahora son sólo una pesadilla para recordar y evitar.

También se cumplen 17 años de otro acontecimiento trágico, el atentado de las Torres Gemelas y el Pentágono en los EE.UU. Más dolor, sufrimiento y miedo que cambiaron ese país y también el mundo. Sus consecuencias aún las estamos pagando todas y todos.

En nuestro país tiene que ver con Catalunya. Hasta 2010 era una fecha que pasaba relativamente inadvertida para el resto. Sólo alguna referencia informativa a las manifestaciones que especialmente en Barcelona se realizaban para conmemorar ese 11 de Septiembre de 1714, fecha en la que después de años de enfrentamiento los Borbones vencían a los Austrias y como el Principado de Catalunya había apoyado a estos últimos, los vencedores entraron en la ciudad a sangre y fuego.

Esa conmemoración fue bautizada como la Diada y desde entonces era un día para reivindicar el catalanismo de manera tranquila. Así fue hasta que en el 2010 adquirió un relieve de importancia y a día de hoy se puede decir que ya afecta a toda España.
Fue precisamente antes de la Diada 2010, concretamente el 28 de Junio, cuando se produce la quiebra como consecuencia de la sentencia del Tribunal Constitucional, que se pronunciaba a instancias del recurso del PP contra el Estatut de Catalunya.

Quienes participamos activamente en las Diadas 2009 y 2010 pudimos detectar con claridad, que algo muy profundo se había quebrado en la sociedad catalana con esa sentencia. En la primera sólo se vieron senyeras y ni un solo grito a favor de la independencia, al siguiente años la esteladas sustituían a la bandera oficial de Catalunya y el alboroto alterador al silencio respetuoso

Que gentes independentistas y muchos que no lo eran se sintieron agraviados, atacados en su dignidad al desactivar un Estatut que había contado con una amplia mayoría en el Parlament y en el referéndum posterior, debe hacernos reflexionar.

Qué paradoja que 8 años después se siga hablando de referéndum pero ahora de autodeterminación. En apenas unos años hemos pasado de tener a la mayoría de catalanes encantados con su estatuto de autonomía, a cabreados ahora reclamando su independencia, por lo menos el 47 %.

¿No habría sido mejor para ambas, Catalunya y España, que les  hubiéramos dejado en paz, permitiendo su andadura pacifica y no traumática por ese Estatut con el que la mayoría se conformaba entonces? Algo mejor nos habría ido a ambas.

La torpeza política, la falta de generosidad, el filibusterismo electoral, llevó a algunos a provocar ese estallido que ahora nos conmociona y afecta a todos, nos sintamos o no españoles.

Pero en esa dicotomía entre si vemos la botella medio llena o medio vacía debemos inclinarnos, al menos este 2018, en hacerlo por la primera. ¿Estamos ambas, España y Catalunya, mejor ahora que en el 2017?

Parece evidente que sí, porque en el Gobierno de Madrid están gentes dialogantes y no frentistas, mientras que enfrente el sector independentista se quiebra. Por un lado ERC y sectores influyentes del PDeCat han escogido la vía sensata y pragmática, por el otro Puigdemont, Torra y la CUP la de confrontación y choque. Incluso se detectan signos de diferencias profundas entre Òmnium, CDR y ANC como reflejo de lo anterior.

Estas circunstancias nos permiten ser relativamente optimistas y apostar y animar, en primer lugar a Pedro Sánchez y su Gobierno para que se abran vías de comunicación, puentes por los que encontrarnos al menos los más sensatos de ambas orillas de este río de aguas turbulentas.

Es necesario buscar puntos de encuentro y acuerdo, aunque quizás el primero de ellos sería favorecer la salida de los políticos presos a la calle. Junqueras puede y debe jugar un papel esencial en la resolución de este peligroso conflicto.

Vistas así las cosas este 11 de Septiembre parece que tiene una carga menor de tensión que el anterior. Ojalá acertemos en el diagnostico y la previsión. Catalunya y España pasan un primer test ese día.

Después vendrán otros; el 1 de Octubre, el juicio a los Jordis, etc. Ojalá que el próximo invierno podamos decir que lo peor ya ha pasado y el paciente, o quizás sería mejor decir los pacientes, mejoran de manera satisfactoria. De ahí a la cura definitiva quedará aún un largo trayecto, pero sería bueno comenzarlo con buen pié.

Veremos…………..

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 10 Septiembre 2018

lunes, septiembre 3

¿Podemos evitar el "choque de trenes" Estado-Catalunya?



Artículo publicado en Diario 16, Navarra Información, Plaza Nueva el 3 Setiembre 2018

La espiral de tensión a la que asistimos entre el mundo independentista y el que no lo es en Catalunya, el choque de trenes político, carece de precedentes desde el inicio de una transición que parece que aún no hemos sido capaces de culminar.

La confrontación directa entre Puigdemont y Torra de un lado y Casado, Albiol, Rivera y Arrimadas de otro va a lograr que nos precipitemos todos hacia el abismo.

Lo que habíamos logrado durante esa transición democrática está a punto de romperse en mil pedazos y no podemos resignarnos. Cualquiera que sea el resultado de ese conflicto no debe hacernos olvidar, que existe un imperativo democrático que vincula a todos los partidos, todos, para que antepongan la búsqueda de la paz y el diálogo social a sus legítimas aspiraciones partidarias. Muchos hoy en día han olvidado esta regla de oro.

Por eso deben sentarse a dialogar. Aunque no exista acuerdo sobre el diagnóstico de la enfermedad y la medicación correspondiente, tienen que discutir hasta que amanezca. Y si con las primeras luces del alba no hay acuerdo, vuelta a empezar.

Así hicimos mi generación la Constitución hace 41 años. Si nos hubiéramos ocupado en saber quién había sido carcelero y quién preso, no existiría nuestra Carta Magna y no habría habido reconciliación.

Observar lo que está ocurriendo un día sí y otro también, que la tensión inicial entre partidos políticos y en el ámbito de las instituciones se traslada peligrosamente a las calles debe causarnos preocupación, al menos a las personas sensatas pensemos lo que pensemos sobre este conflicto.

El incremento de violencia, primero verbal pero ahora también física, entre los sectores más ultras de una y otra orilla de este río de aguas turbulentas a cuenta de los lazos amarillos, puede conducir a un episodio de consecuencias impredecibles. Estas cosas se saben cómo comienzan pero nunca cómo acaban y aquí tenemos una gran experiencia de ello.

Pero lo más grave  viene de que esa confrontación está siendo alentada por ciertos líderes políticos en una actitud irresponsable e intolerable. Ver y oír a quienes deberían estar empeñados en echar agua y no gasolina al fuego, como Rivera y Casado, o Torras y Puigdemont, indica la poca altura intelectual y moral de estos personajes que demuestran un desprecio absoluto por la sociedad catalana.

Por eso los sensatos que ahora permanecen en un segundo plano deben tomar la decisión de retomar las riendas de la situación. Es imprescindible que gentes como Iceta, Domenech, Sánchez, Iglesias ahora que vuelve,  Junqueras, Pascal, Torrent o Tardá se pongan las pilas, hablen y se comuniquen entre ellos en búsquedas de soluciones a corto, medio y largo plazo.

¿Se puede lograr que los políticos presos salgan a la calle sin violentar la separación de poderes? Existen expertos que indican que sí. Eso ayudaría a tranquilizar la situación.
¿Se puede avanzar en acuerdos a corto sobre financiación o avances hacia un nuevo Estatut? También.

¿Se pueden explorar caminos alternativos para dar cabida a esa demanda defendida por el independentismo, pero también por los que no lo son para una consulta en Catalunya? Que sea vinculante ahora no, pero empezar por una exclusivamente consultiva y dependiendo de su resultado seguir avanzando, sí.

El Estado no debe ignorar que según las últimas encuestas existe una amplia mayoría de ciudadanos catalanes que defienden esa posibilidad, incluidos sectores importantes de PSC y de En Comú Podem,  especialmente sus votantes.

A largo plazo se debería recuperar ese “espíritu constitucional” del que algunos fuimos testigos, buscando amplios acuerdos transversales para acordar una futura reforma de nuestra Constitución, que recogiera de alguna manera ese anhelo de consulta que resulta común en Catalunya y Euskadi.

Quizás haya llegado el momento de ponerse manos a la obra para culminar esa Transición ejemplar pero incompleta e imperfecta, que tiene como asignatura pendiente fundamental acabar con las tensiones centro-periferia y consolidar un Estado Federal Plurinacional. Una gran “Casa común” en la que todas y todos nos sintamos cómodos.

¿Todo esto es posible? A la vista del panorama actual parece que no, pero ahora se abre una nueva etapa. Nosotros la ciudadanía, la de allí y la de aquí, tenemos que exigir a los políticos un acuerdo para un futuro de esperanza, que recupere el ambiente de convivencia. Aislar a los extremistas recuperando la iniciativa de los sensatos, esa es una de las claves.

Dejadme ser un poco ingenuo para variar. Creo que seremos capaces.

Veremos….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal de PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 2 Setiembre 2018