viernes, septiembre 13

¿La izquierda necesita un tsunami?




En el momento de escribir esta reflexión parece que todo apunta a que la izquierda no va a ser capaz de ponerse de acuerdo y por tanto estamos abocados a repetir las elecciones el próximo 10-N.

Jugar a hacer de pitoniso es complejo en un momento especialmente líquido como el actual, aunque a diferencia de los análisis que se hacen desde los oráculos de Moncloa, parece que en esa fecha podríamos estar en plena gota fría en lo político y en lo económico.

Un temporal que probablemente pueda perjudicar de manera especial a esa izquierda, que acaba de desperdiciar una oportunidad de oro para gobernar este país los próximo cuatro años.

A veces ese convoy sólo pasa una vez por nuestra estación y o lo coges en ese instante o ya nunca más vuelve a pasar.

El empecinamiento de los dos líderes, Pedro y Pablo, o Pablo y Pedro, y sus correspondientes equipos, han conseguido hacernos perder esta gran oportunidad.

Algún día se escribirán tratados sesudos sobre los motivos de ese fracaso, aunque lo más probable es que la culpa del fiasco sea de esa nueva cultura impuesta, de tomar las decisiones basándose en encuestas demoscópicas, ignorando que éstas son fotos fijas en un momento especialmente voluble y cambiante.

Tomar decisiones desde el mes de Septiembre, mucho menos aún con encuestas realizadas durante finales de Junio y principios de Julio, o sea antes del primer fracaso, puede llevar a un diagnóstico sociológico equivocado y radicalmente diferente que hacerlo en el mes de Noviembre una vez ocurrido el segundo.

Por eso quizás esa fecha nos pueda traer la sorpresa, ya que para entonces nos podemos encontrar con una situación de desánimo y frustración del electorado de la izquierda, que se ha dado cuenta de que sus respectivos partidos son incapaces de anteponer el bien común al partidista.

Mientras que la derecha rearmada podría llegar a esa cita electoral después de demostrar que ellos sí son capaces de acordar y gobernar juntos, además de haberse diluido el efecto disuasorio del hipotético peligro de VOX.

Si además son capaces de poner en marcha la experiencia de “Navarra suma” para el Senado y algunas provincias pequeñas, eso podría dar un vuelco al panorama actual.

En esa fecha estaremos afectados por una profunda “gota fría” provocada por la fusión del efecto del Brexit, más el inicio de una nueva crisis económica y el efecto imprevisible de la sentencia del “Proces”.

Además los pensionistas, que recordemos aportan casi nueve millones a la masa electoral, estarán en pié de guerra debido a que lo no formación del gobierno les lleva a la casilla de partida del gobierno Rajoy, empezando por la subida del 0,25 % de sus pensiones para 2020.

En el caso de que los resultados permitieran a la derecha extrema gobernar la pregunta sería: ¿ese hecho sería beneficioso o perjudicial para la izquierda?

Perece que lo evidente sería contestar que perjudicial, pero quizás este análisis permita deducir que antes al contrario sería muy beneficioso.

¿Cómo es posible?

Antes de responder deberíamos analizar que de lo visto en los últimos meses cabe deducir, que la izquierda ha sufrido una profunda transformación desde que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias llegaron a la dirección de PSOE y Podemos.

Ellos y sus gurús han sido capaces en apenas unos años de convertir partidos de la izquierda clásica, en una especie de secta acrítica con cúpulas sólidas y pétreas y una base de palmeros incapaces de discutir los dogmas de fe de unos líderes inflados de ego.

Cualquier crítica a sus tesis provoca una campaña de feroz de machaques descalificadores, que para los socialistas que osan sublevarse llega en forma de acusaciones de podemización y en la orilla contraria a justo lo contrario.

Son estas nuevas condiciones las que nos podrían llevar a la catástrofe.

Quizás lo más terrible que haya pasado estos meses haya sido la quiebra brutal que se ha producido entre las dos izquierdas, entre el mundo socialista y podemita.

                                             
Lo vamos a pagar durante mucho tiempo. Y la pregunta debe ser: ¿qué más da si la responsabilidad de lo ocurrido es el 80 % de Podemos y Pablo Iglesias y el 20 % restante de PSOE y Pedro Sánchez, si al final todas y todos sufriremos las consecuencias de su desvarío? ¿Qué más da quién haya tenido razón en realidad y en qué porcentaje si al final gobierna la derecha? ¿Qué más da?

Esa izquierda desactivada y aborregada necesita una especie de tsunami electoral para romper con esa inercia autodestructiva.

Por eso si PSOE y Podemos fracasan en esas nuevas elecciones, cada cual de diferente manera, y desperdician la oportunidad histórica que once millones de electores les dieron el pasado 28-M, ese tsunami puede llevarse por delante a ambos y a sus respectivos equipos.

Resulta evidente que esa ciudadanía de izquierdas cabreada y perpleja sufrirá las consecuencias de su fracaso, pero realmente será una inversión, un avance estratégico de cara al futuro.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias es lo peor que le ha podido ocurrir a la izquierda en los últimos años y su desaparición fruto del arrastre que producirá esa inmensa ola será lo mejor que le podría ocurrir.

Una especie de limpieza, de purificación, que permita a otros u otras nuevos líderes conseguir lo que ellos han sido incapaces de hacer; la unidad de las diferentes izquierdas, para desde la síntesis gobernar juntos.

Será a costa de ocho años de travesía por el desierto pero a veces los cambios profundos necesitan de hechos terribles, sacrificios y tiempo.

La izquierda hoy necesita de un escarmiento que la haga reflexionar sobre los errores cometidos. El primero el excesivo seguidismo a la decisiones impuestas desde sus élites sin ninguna capacidad crítica o autocrítica.

Quizás el revulsivo de perder las próximas elecciones de esta manera tan cruel pueda ser la mejor inversión de cara al futuro.

Probablemente se necesitará tiempo y perspectiva para darse cuenta, pero resulta evidente que con lo que tenemos ahora no vamos a ningún sitio.
Bueno sí…………..vamos al abismo.

Veremos.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal de PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 13 Septiembre 2019



jueves, agosto 22

The end, al borde del abismo


Publicado en Diario 16, Nueva Tribuna, El Confidencial Digital, Plaza Nueva, Navarra Información y Gara en Agosto 2019

Quién no recuerda la impactante escena de una de las mejores películas de la historia del cine, Apocalypse Now, en la que un Martin Sheen atormentado observa como el ventilador de su habitación gira sobre su cabeza mientras suena una profunda y terrible canción de The Doors, The End.

He querido escribir esta reflexión con el sonido de fondo de esa canción. El fin, el horror de la locura de la guerra de Vietnam.

Quizás porque esa misma sensación la sintamos en estos instantes las gentes más sensatas de la izquierda de este país.

Parece que estamos a punto de acabar, quedan poco más de veinte días y el cuento, el sainete, o la ópera trágica llega a su fin. Además parece que tiene muy mala pinta, al menos para la izquierda y que el final no va a ser feliz. Nos encontramos así al borde del abismo.

Uno que no es Nostradamus, aunque acierte bastante porque observa, escucha a la gente e intuye, lo percibe así. A menudo la intuición es más importante que las los estudios demoscópicos, o los sesudos análisis de los gurús de turno, pero lamentablemente está, también como otras muchas cosas de valor en la política, en vías de extinción.

Ahora que estamos en privado comentaré lo que creo que va a pasar:

Podemos va a forzar la máquina hasta última hora pensando que el PSOE al final se quebrará. El señor Gentili susurrará al oído del jefe, que los socialistas no se atreverán a utilizar el mecanismo de las elecciones anticipadas, porque considerarán que los electores de izquierdas les acusarán de romper la baraja y les castigarían.

El último movimiento de Pablo Iglesias ha tenido un tono patético. Después de un largo silencio salir para afirmar que aceptan la última propuesta del PSOE de Julio, pero con una coletilla que desactiva el impacto que podría tener en la opinión pública.
Un sí pero no que supone un nuevo traspiés para un amortizado líder de Podemos.

En el PSOE mientras, como los oráculos, especialmente los de Redondo y Tezanos, dicen que es mejor ir a nuevas elecciones porque arrasarán, tampoco les va a interesar llegar al pacto. Además continúan dando el mismo argumento de culpabilización pero justo al revés.

Vistas así las cosas se llevará la situación al límite y se nos irá el tiempo, sonará la campana entre dimes y diretes y habrá elecciones el 10-N.

La izquierda siempre tan cainita y gilipollas (con perdón).


Reconozco no entender el por qué de la insistencia de Podemos para entrar en el gobierno. Con la que nos espera en el futuro inmediato no parece lógico y más aún teniendo en cuenta que en los de coalición siempre sale perdiendo el partido más débil y vulnerable, como recientemente le pasó al SPD en Alemania.

Tampoco por estas mismas razones que el PSOE no lo acepte. Así, si las cosas salen mal dadas se reparten la responsabilidades y si salen bien siempre el activo se lo lleva el Presidente del Gobierno y el partido mayoritario.

¿Si alguien de la base lo ve cómo es posible que los sesudos de la élite no lo hagan también?

Sólo podría explicarse esta anómala situación si ambos estuvieran pensando más en la batalla del relato, en que sea el otro el que resulte ser el culpable del fracaso, que en proponerse en serio a gobernar juntos.

Pero la intuición de nuevo hace percibir, que si vamos a elecciones una parte de ese electorado de izquierdas que el pasado 28-A votó en masa ilusionado, el sector menos militante y sectario, se quedará en casa o hará voto nulo introduciendo ambas papeletas, PSOE y Podemos, rotas en mil pedazos como mensaje de protesta.

Para entonces el escenario internacional será mucho más complejo con el Brexit agravando la situación, lo mismo que el interno porque ya se conocerá la sentencia del Procés y sumados al económico con la recesión llamando a la puerta llegando de Alemania, terminará de cuadrar un panorama diabólico.

En este escenario apocalíptico es donde mejor se mueve la derecha, que además se ha recompuesto en este tiempo, como se ha demostrado en los diferentes acuerdos a los que ha llegado en Madrid, Murcia o Castilla y León.


La percepción social es que ellos tienen más facilidad para hacerlo y además en estos meses a VOX ya no se le percibe como un peligro sino que cada vez más está integrado en el sistema. Ese elemento que movilizó a una parte del electorado de izquierdas ha dejado de existir, o al menos se ha atenuado.

Además la buena suerte de Pedro Sánchez parece haberle abandonado los últimos tiempos. La cadena de incendios, las violencias contra la mujer o en las grandes ciudades, la crisis reciente abierta con el Open Arms, o el episodio de listeriosis así lo indican.

¿Qué pasará por tanto ese 10-N?

Las previsiones y la intuición indican que Podemos se llevará una bofetada histórica, el PSOE crecerá porque recogerá una parte pequeña de esa pérdida, VOX y Cs perderán y PP lo recogerá y algo más debido a la ineptitud de esa izquierda incapaz de rentabilizar los resultados del 28-A.

La suma de las izquierdas bajará y es probable que la de las derechas, PP, Cs y VOX les supere.
Para entonces el independentismo catalán estará muy enfadado debido a la sentencia del TS. Ya no habrá disposición a favorecer un gobierno de izquierdas y se encontrará pertrechado con armas y bagaje dispuesto a la pelea para vengarse.

Después de un breve periodo de tiempo PP, Cs y VOX se pondrán de acuerdo con UPN, CC, y PRC, incluso con PNV y accederán al gobierno.

Las izquierdas estaremos una temporada a guantazos echándonos la culpa del desaguisado unos a los otros y separados por una grieta irreparable.
Por otro lado Iván Redondo fichará como asesor de un Casado Presidente y Pablo Gentili se irá a Argentina para colaborar con Alberto Fernández y el clan de los Kirchner.


Conclusión....al menos 8 años de machaque a las clases menos favorecidas, mientras yo diré que tenía razón. Pero…¿y qué? Después dedicaré unas semanas a lamerme las heridas, molesto porque no se me hizo caso.

Eso sí los palmeros de ahora desaparecerán y a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias les lloverán las crítica de los ahora leales suyos, incluso de los suyos, suyos y como se dice coloquialmente “les correrán a gorrazos” hasta Algeciras.

Algunos, pocos, los más sensatos, lamentarán la ocasión perdida.

Y colorín colorado………..este cuento se habrá acabado y nos habremos despeñado por el abismo abierto a nuestros pies.

Mientras suena The Doors y su The end. “This is the end / My only friend / The end / Of our elaborate plans, the end / Of everything that stands, the end...” “Este es el final / Mi único amigo / El final / De nuestros elaborados planes, el final / De todo lo que está en pie, el final ..."

Veremos………….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)


Villava-Atarrabia 29 Agosto 2019


domingo, agosto 18

¿Quién es el responsable de lo que ocurre en el Open Arms?



Publicado en Nueva Tribuna, Diario 16, Deia, Plaza Nueva, Gara, El Confidencial Digital y Navarra Información en Agosto 2019.

Lo que está ocurriendo con el Open Arms o con menor eco informativo en el Ocean Viking, debe hacernos sentir vergüenza a todas las personas de bien del mal llamado primer mundo.

No es la primera vez que pasa y tampoco será la última, porque querámoslo o no África se desangra con guerras, hambre y enfermedades y esta sociedad de consumo cruel, este capitalismo salvaje, les ha inundado de televisiones por las que observan nuestro modo de vida.

¿Cómo no van a intentar llegar a nuestros países, si les mostramos impúdicamente de manera constante, las diferentes maneras de vida que existen aquí y allí?

¿Cómo no, si observan por esas pantallas que aquí no existe hambre, aunque ignoren que es una visión perversa, porque realmente también aquí existe miseria pero no se la mostremos?

¿Cómo no, si les mostramos que no hay peligro de guerras, o que las enfermedades se curan?

En definitiva después de haber esquilmado ese continente llevándonos sus riquezas de petróleo, diamantes y piedras preciosas, o en los últimos tiempos el deseado coltán básico para los móviles que utilizamos a diario, ahora pretendemos abandonarles a su suerte.

Después de haberles asolado con guerras que hemos exportado, o enfermedades como el SIDA o el cólera, sin permitirles que puedan curarlas con campañas para el uso del preservativo, o medicamentos genéricos.

¿Ahora pretendemos de manera cruel que no vengan a nuestros países?

Por eso el Mediterráneo, para nuestra vergüenza, se ha convertido en la mayor fosa común del mundo, en un cementerio inmoral.

Pero no queremos verlo, preferimos ignorar esa huída en masa. Metemos la cabeza bajo el ala para evitar culpabilizarnos.

Pero lamentablemente para nuestros egoístas intereses existen una serie de personas altruistas y generosas, que han dedicado su vida y sus ahorros en fletar barcos que se dedican a salvar vidas en ese Mediterráneo cruel y así mostrarnos esa realidad que no queremos ver.

En ese mismo mar que millones de ciudadanos de nuestro mundo emplean para sus baños y juegos, mueren personas cada día, y serían muchas más si no fuera por ellos. 

Si cada uno de esos bañistas veraniegos dedicara un pensamiento a esto, si a la hora de refrescarse u observarle plácidamente desde nuestras hamacas y chiringuitos lo hiciéramos, probablemente este problema no existiría.

Pero lamentablemente no es así, aunque machaconamente cada vez que encendamos nuestro televisor en los diferentes telediarios, nos sacuden bofetadas a nuestra conciencia a través de las imágenes de lo que se está viviendo ahora en el Open Arms.
¿Cuántos los apagamos o miramos hacia otro lado evitando enfrentarnos de cara a ese genocidio? Y así nos convertimos en cómplices de los Salvini de turno.

Porque Salvini es un producto de nuestro mundo, por dos razones; porque lo hace al pensar, probablemente de manera acertada, que eso le trae réditos electorales y además no siente la presión externa ni interna para impedírselo.

¿Cuántas concentraciones o manifestaciones se han hecho en embajadas o consulados italianos estos días? ¿Cuántas en las calles de Roma o Turín? ¿Dónde está el clamor popular europeo protestando por esa inmoralidad? ¿Dónde está la izquierda en esta crisis? ¿Dónde esa UE de los derechos sociales y la solidaridad?

Salvini lo hace porque todos y cada uno de nosotros se lo permitimos. Porque nuestra conciencia ética u moral está anestesiada, quizás porque también temamos que esa “invasión” ponga en peligro nuestros privilegios.

Si esa presión de la calle, de los gobiernos, de la izquierda, de la UE, se produjera el Open Arms no estaría pasando esa pesadilla. Si en Italia funcionaras las instituciones de manera democrática no pasaría. Si la justicia estuviera por encima de su inhumanidad tampoco.

No me imagino en el lugar de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias bañándose en sus piscinas o tomando el sol, correteando, o paseando por Doñana y Galapagar, mientras ese cruel sufrimiento invade los pocos metros cuadrados de esos barcos. No me imagino su silencia, inacción, no me lo quiero imaginar.

Porque en el instante que escribo estas líneas ese lugar es una bomba de relojería. Más de cien personas, sí, sí, más de cien humanos como tú lector o como yo están a punto de tomar una decisión desesperada.

¿Se les puede tener días y días viendo desde su popa y proa la tierra prometida a unos pocos metros sin que la tomen?

Esta reflexión sigue valiendo después de que el Presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, haya ofrecido el puerto de Algeciras y posteriormente Mahon o Palma para desembarcar los más de 100 refugiados.

Si se hubiera producido hace 15 días habrá sido un gesto de generosidad, ahora con 5 días de travesía por delante con una situación de emergencia en el barco, resulta un brindis al sol.

¿Cómo pueden reaccionar esas personas desesperadas si ven que se alejan de la costa y se internan en alta mar? ¿Creerán que les llevan a puerto seguro o se amotinarán pensando lo contrario?

Quizás un gesto adecuado fuera que Carmen Calvo se desplazara al barco y les acompañara en su travesía hacia puerto español.

Por eso mantengo mi análisis al completo, por eso y por el silencio vergonzante de Pablo Iglesias.

Esto puede acabar en tragedia, el capitán lo lleva advirtiendo en los últimos días. Que en un gesto de desesperación pueden echarse al mar en masa intentando llegar hasta la costa y morir 80 o 90 en el intento.

¿Quién sería el responsable¿ ¿Salvini? ¿El gobierno italiano, el resto de los gobiernos de la UE? ¿O tú, y/o yo?

Probablemente todos……….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)


Villava-Atarrabia 17 Agosto 2019

miércoles, agosto 14

Pedro y Pablo: Poneos de acuerdo de una puñetera vez!



Publicado en Nueva Tribuna, Diario 16, El Confidencial Digital, Plaza Nueva, Gara y Navarra Información en Agosto 2019.

Comenzaré esta reflexión por el mensaje para Pedro y Pablo, o Pablo y Pedro, que al igual que los Reyes Católicos, monta tanto, tanto monta: poneos de acuerdo de una puñetera vez, coño!

Perdón por el tono y las palabras utilizadas, pero tengo la sensación que con este grito desesperado expreso el sentir de una parte importante de los once millones de ciudadanos y ciudadanos, que les apoyamos en el ya lejano 28-A.

Nada menos que casi cuatro meses más tarde todo sigue igual. Perdón, error, porque no sigue igual sino que he empeorado sustancialmente y lleva pinta de empeorar aún más si alguien no lo remedia.

Probablemente no será gracias a  esta reflexión, porque lo normal es que no llegue a ser leída por ninguno de los dos actores del drama que contemplamos, pero quizás siguiendo el dicho popular, “un grano no hace granero pero ayuda a compañero” y casi todas las reflexiones que leo y escucho durante los últimos días de la gente sensata de la izquierda van en esa misma dirección.

Digo de la gente sensata, porque existe otro sector relacionado con ambos, que se limita a aplaudir su insensatez, su deriva hacia el suicidio de la izquierda, como una cohorte de palmeros y lameculos. Que sepan ambos que aunque pueda resultar paradójico, es de los primero de donde les puede llegar la luz en ese tenebroso túnel en el que poco a poco se han ido introduciendo ellos solos.

Pero lamentablemente cuando los líderes se van instalando en su torre de marfil, rodeados de esos asesores desideologizados y sin escrúpulos, acaban por alejarse de la realidad y por lo tanto no les llegan mensajes como este.

Si fueran capaces en algún momento, como hacía algún famoso monarca, de salir esbozados por las calles, los bares, los mercados, o peluquerías,  y simplemente escuchar lo que dice el populacho probablemente estas reflexiones no les sonarían tan extrañas.

¿Asesores? El día que nuestros políticos recurrieron a ellos, fundamentalmente para que les hicieran ganar las elecciones, la política se prostituyó y tiró por los suelos su grandeza y altura de miras. Ya nada es como antes.

Recuerdo ahora una gran película que todos debiéramos ver; “Brexit”, en ella aparece la figura de un siniestro personaje que me recordó a uno actual,  Dominic Cummings, autor intelectual de que los partidarios de la salida de Gran Bretaña de la UE ganaran aquel famoso referéndum y sumieran ese país y Europa en su conjunto en un instante de incertidumbre.

Una de las escenas más impactantes es cuando en el metro de Londres, de manera muy gráfica cada uno en un andén, se encuentra con  Craig Oliver su equivalente en el bando de la permanencia.

Ambos se miran y deciden tomarse una cerveza -típicamente inglés- en un pub cercano. Allí cara a cara se desarrolla una conversación que vale por toda la película, ignoro si Iván el Terrible la habrá visto y mucho menos si se habrá dado por aludido.

En esa conversación digna de ser impresa para que figure de manera relevante en el despacho de Pedro Sánchez, se expresa con nitidez hacia qué mundo nos dirigen personajes como Cummings y Redondo.

Esclarecedor el comentario final de Oliver cuando le asegura,  que esa nueva política no la van a controlar los de antes pero tampoco los recién llegados. Todo un símbolo.
Porque es la que nos va llevar al desastre, al menos a quienes en la izquierda aún seguimos creyendo en la dignidad, la ética y los principios.

Redondo y su homónimo podemita, Pablo Gentili, llevan con su enfrentamiento suicida al límite a la izquierda al desastre. En ese viejo juego del gato y el ratón nos debilitan a todos ante nuestro sector de la sociedad, que observa sin entender nada lo que está ocurriendo.

Otra de las conclusiones que si visionan “Brexit” deberían sacar, es que quienes realmente se benefician de esa perversión de las nuevas técnicas de la política, son personajes siniestros como Nigel Farage y Boris Johnson. No es casual que ahora este último se lleve a Cummings a su vera.

No Pedro, tú no eres Farage ni Johnson, tampoco tú Pablo. Entonces….¿qué coño (perdón) hacéis que no apartáis a estos personajes de vuestro lado y os juntáis cara a cara, sin asesorías demoníacas y os ponéis de acuerdo?

Para mañana es tarde, os pagamos para eso y os dimos nuestros once millones de votos para lo mismo. Meteos en un cuarto y no salgáis hasta que ese nuevo gobierno salga a la luz con las ideas y propuestas de la suma de las izquierdas.

Tú Pedro en Doñana, tú Pablo en Galapagar visionar Brexit, escuchar con atención la conversación entre Cummings y Oliver y hacer caso a este último, recuperando los valores de la antigua política que no por serlo resulta vieja sino todo lo contrario.

Y Pedro y Pablo cuando comiencen a vuestro alrededor los cánticos de sirena de Redondo y Gentili, hacer como Ulises, que os aten al mástil para no cambiar el rumbo de la izquierda hacia Ítaca.


Para finalizar, supongo que habréis visto y oído el discurso de investidura de Díaz Ayuso en Madrid, sus gestos cómplices de palabra y hecho hacia la extrema derecha y su tono cada vez más de derecha extrema.

Ese es el futuro alternativo si falláis. No nos condenéis al riesgo de que en unas nuevas elecciones puedan conseguirlo. Darles una segunda oportunidad resulta suicida, porque no tengáis ninguna duda de que ellos se van a poner de acuerdo.

Puede ser la sutil diferencia entre pasar a la historia de nuestro país, como los que hicieron posible la ilusión de una izquierda unida gobernando, o por el contrario por haber traicionado nuestras expectativas de futuro. ¿Cómo deseáis que os recuerden?

Es probable que esta reflexión sea como hablar en el desierto, que ni siquiera alguien os hable de ella, pero al menos lo he intentado y hasta el último minuto lo seguiré intentando.

Supone una petición, casi un grito desesperado: poneos de acuerdo de una puñetera vez, coño!
Veremos……………..

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 14 Agosto 2019



sábado, agosto 10

1991




Escribo esta reflexión, o confesión como se quiera considerar, el 11 de Agosto fecha en la que en 1991 se iba a desarrollar en mi domicilio de Villava, una reunión entre el PSOE representado por Luis Roldán, entonces Director General de la GC y otra persona más y por parte de HB, Patxi Zabaleta, Iñaki Aldekoa e Iñigo Iruin, para conseguir su abstención en la investidura de Gabriel Urralburu, por entonces SG del PSN y Presidente del Gobierno de Navarra.

El mismo Roldán venía de visitar a José Luis Corcuera entonces ministro de Interior y según dijo contaba con el ok de FG. Se había aceptado realizar exclusivamente esta reunión, incluso que posteriormente se hiciera pública.


Pero esta afirmación es como en ciertas películas comenzarla por su final, quizás al hilo del debate habido entre PSOE y UPN-PP-Cs la pasada semana sobre lo ocurrido entonces. 

Antes habría que explicar que viví aquel momento histórico en primera persona, debido a que acababa de afiliarme en el PSOE en Noviembre de 1990 después de la crisis vivida en el PCE de los últimos años de Santiago Carrillo y de la mano de mi amigo Enrique Curiel y la Fundación Europa que creamos.

Justo hacía unos meses había sido elegido parlamentario en unas elecciones donde el PSN obtuvo 19 parlamentarios por 20 UPN, pero que gracias a un acuerdo con EA e IU nos permitió superarles a expensas de la abstención de la entonces HB que con 6 se convirtió en árbitro de la situación. O sea, como ahora.

El candidato socialista Gabriel Urralburu era conocedor de los contactos que con Enrique Curiel estábamos teniendo en un pueblo de Soria, Almazán, en su restaurante Casa Antonio con Patxi Zabaleta.

Allí  mandatado por las altas instancias socialistas, Curiel pretendía crear puentes de comunicación con HB en un momento que comenzaban a moverse cosas en su interior. En su nombre en esos contactos  estaba Patxi Zabaleta por entonces uno de los miembros relevantes de su Mesa Nacional y partidario de que era ya momento de acabar con la locura terrorista. 
     
Debo reconocer que me siento muy orgulloso de todo lo que hicimos desde 1989, fecha de comienzo de aquella aventura, hasta 2011 en nos dejó ese inmenso político que fue Enrique.

Creo que al menos sirvió para conocer mejor al “otro”, para construir puentes por los que comunicarnos y para probablemente acortar el tiempo del sufrimiento. La historia dirá si fue así o no.

Una tarde de principios de Julio Urralburu me llamó a su despacho de Presidencia del Gobierno para proponerme una compleja misión, contactar con Zabaleta para intentar convencerles de su abstención que nos garantizaría mantener esa presidencia y cerrar el paso a la derecha más reaccionaria de este país.

Desde el primer momento se me trasladó la idea que todo lo que hacíamos tenía el visto bueno del PSOE y del Gobierno del Estado. No dudé en ningún instante de que eso fuera así.

A partir de ahí, contactos, conversaciones casi todas a nivel personal para evitar cortocircuitos de los aparatos del estado, propuestas, ideas novedosas, reuniones, algunas con la participación del vicepresidente, José Antonio Asiáin, hasta que una noche de primeros de Agosto me llamó a través de su mujer para que fuera a su residencia presidencial.

Allí en su despacho privado llamó al entonces Director de la Guardia Civil, Luis Roldán. A través de un “manos libres” de la época participé en esa larga conversación a tres.

En ella concretamos la posibilidad de hacer una reunión en la que Roldán estaría presente junto con otra persona que no mencionó, pero intuí que era del máximo nivel, con una delegación de HB. Esa era una de las condiciones que me habían trasladado para lograr su abstención.

Acordamos que se haría en mi domicilio particular en Villava que tenía varias características adecuadas, era un lugar discreto, un octavo piso sin edificios de altura a su alrededor y se podía acceder por garaje.

Se me trasladó que una de las personas que debía estar era el abogado Iñigo Iruín, porque entendían que era el de más rango y galones dentro de esa Mesa Nacional. No hubo problema porque su delegación ya estaba elegida y eran el citado Iruin, mi contacto Zabaleta e Iñaki Aldekoa.

Por cierto los dos últimos fueron posteriormente los que lideraron la ruptura en HB montando el partido Aralar partidario de rechazar el uso de la violencia y la participación exclusiva por la vía política y democrática. Con ellos comenzó el principio del fin de la pesadilla.

Había acuerdo en todo incluso en que dicha reunión se haría pública a posteriori. Para todo ello Roldán tuvo que desplazarse con un helicóptero de la GC hasta el lugar donde estaba veraneando Corcuera para conseguir su OK. Sí, sí, ese que ahora va por los platós diciendo barbaridades. Qué pronto se olvidan y qué vueltas da la vida.

Pero a última hora HB añadió a sus condiciones una más, negociar un documento con varios puntos, ante lo que indiqué que yo ya no podía ser el interlocutor sino que debía hablar directamente entre ellos. De ahí la famosa txartela con el membrete de Presidencia del Gobierno con el texto: L.R. 91 – 5332792 que de puño y letra de Urralburu entregué en mano a mi interlocutor.

Aquella conversación acabó mal porque se suspendió la reunión en mi casa y HB voto en contra del candidato del PSN, y también del de UPN, por lo que accedió a la Presidencia del Gobierno de Navarra su candidato Juan Cruz Alli como lista más votada.

Todo lo que pasó durante aquellos días lo iba transcribiendo en su ordenador personal, José Luis Álvarez Santacristina “Txelis” entonces miembro de la triada “Artapalo” que junto a “Pakito” y “Fiti” dirigía la banda ETA. Su detención en Bidart y que no tenía encriptada la información destapó todo posteriormente filtrada a la prensa en Junio de 1992.

Esa es la historia y ahora la reflexión.       

Quizás la culpa de que ahora nos sigan atosigando con Bildu, heredera de la HB de entonces, sea que en aquella época y hasta 2012 que yo fuera testigo, no hiciéramos públicos aquéllos encuentros y contactos, que fueron diversos y numerosos os lo puedo asegurar. Especialmente que no lo hiciéramos a partir del final de ETA que comenzó oficialmente hace diez años.

Que no hubiéramos normalizado, puesto a la luz lo que todos los gobiernos, TODOS y como era su obligación política y moral, hicimos todos esos años. Intentar acabar cuanto antes y de todas las maneras posibles con aquella sinrazón.

Por eso ahora nos acobardamos, reculamos, por no tener la valentía de decir en su día la verdad de lo que pasó, porque al menos algunos lo hicimos de buena fe y jugándonos nuestra propia seguridad.

¿Ayudamos a conseguirlo? En mi opinión sí, creo que aunque muchos de nuestros puentes fueron dinamitados, otros se mantuvieron y ahora circulamos por ellos con normalidad.

¿Cuánto de lo que hicimos tiene la nueva disposición de Bildu? ¿Cuánto sus abstenciones en la investidura de Pedro Sánchez y María Chivite? ¿Cuánto sus apoyos para sacar las decisiones de los “viernes sociales”?

Aún nos queda rematar pero si lo hubiéramos hecho antes ahora no tendríamos esos problemas.

Este es sólo un capítulo de aquel libro aún sin escribir, aunque ya lo está en parte, al menos ésta, en un magnífico libro de Cárlos Fonseca, “Negociar con ETA, de Argel al gobierno del PP, un diálogo siempre negado”………………

Veremos……………