domingo, agosto 19

Las Ramblas y Cambrils, aniversarios amargos




Los pasados viernes y sábado se ha cumplido un año de los atentados de las Ramblas y Cambrils. Porque fueron dos actos crueles y a veces sólo recordamos el de Las Ramblas olvidando injustamente el que ocurrió al día siguiente en Cambrils.

Han sido unos días convulsos como lo fueron hace un año, repletos de dolor, sentimientos encontrados, disparidad de opiniones y gestos afortunados y menos afortunados, incluso algunos profundamente desafortunados.

Las víctimas los días anteriores habían hecho un llamamiento emotivo para que se evitara la politización de los actos y sólo hubiera unos protagonistas, ellos y su dolor. Necesitaban acompañamiento, apoyo, solidaridad y silencio, especialmente de una clase política especialmente crispada en Catalunya.

No perecía una petición disparatada, más bien lógica y que debería ser de fácil cumplimiento.

En términos generales se les atendió, especialmente desde una sociedad civil tremendamente concienciada de que ese instante era suyo. Pero lamentablemente no todos lo hicieron y lo más grave fue que ese ignorar  sus peticiones vino desde quienes más debieran haberlas cumplido, ciertos políticos, ciertas instituciones, que no estuvieron a la altura del momento.

La tensión provocada por la colocación de diferentes pancartas, no con mensajes de apoyo y solidaridad con las víctimas, sino con reivindicaciones políticas que no venían a cuento. El que una de ellas, la más grande por cierto, se pusiera en el lugar de los actos demuestran un desprecio cruel hacia esas víctimas que reclamaban su silencio.

Nadie a día de hoy duda que detrás de las mismas estuvieran los grupos más radicalizados de ANC y Omnium y especialmente los autodenominados CDR. Pero desde luego instigados especialmente por un Puigdemont que cada vez más desnortado, lanzaba continuas soflamas desde su cómodo refugio de Waterloo.

La colaboración por omisión de ciertas instituciones catalanas, el momento delirante del grupo de montaña de los Mossos bajando por la fachada para quitar esa pancarta y su retirada posterior, resultan patéticos e insultantes. Alguien debería dar explicaciones lógicas (las dadas no convencen a nadie) sobre lo ocurrido.

Que el mismo día del aniversario se convoque un acto político, al que acuden los máximos dirigentes de la Generalitat encabezados por el propio President Torra resulta intolerable.

No se discute sobre si tienen derecho o no de hacerlo, que indudablemente la tienen ante lo injusto de esos encarcelamientos, se discute sobre la oportunidad de si debían hacerlo ese día. Especialmente después del llamamiento de las víctimas.

También resultan lamentables los enfrentamientos entre los CDR y ultras unionistas, protagonizando enfrentamientos impropios de ese día.

No hubo silencio, hubo demasiado ruido y creo que la clase política, especialmente la independentista (algunos de la otra también) deberían hacer un proceso de autocrítica para que no se volviera a repetir esa situación.

Posteriormente en el acto del 18 en Cambrils de nuevo los hooligan de la política, en este caso el President Torra y el popular Albiol protagonizaron una discusión absolutamente intolerable. Tipos de políticos así capaces de crispar hasta en un momento solemne como ese, sobran en la política catalana y española.

Creo que en los tiempos actuales debemos ir hacia respetar más a las personas que están en la política, que a ciertos políticos que a veces no parecen personas. Así resultan respetables comportamientos como los de Pedro Sánchez, Oriol Junqueras o el Lehendakari Ibarretxe, que a pesar de mostrar su apoyo no quiso distorsionar los actos con su presencia.

Lamentablemente en el otro extremo debemos mostrar nuestro rechazo a gentes como Pablo Casado, Albert Rivera, Carles Puigdemont, o Quim Torra.

Los primeros buscan construir puentes, abrir veredas por las que caminar juntos y vías de diálogo, los segundos los dinamitan, cierran caminos y generan incomunicación y crispación.

Han sido unos actos emotivos, solemnes, donde el dolor y el apoyo a las víctimas primaron en la gran mayoría de los asistentes. Por el contrario hubo comportamientos intolerables y condenables. Esas imágenes de extremistas de ambos bando a bofetadas por las calles donde sólo debiera haber solidaridad, son para enmarcar sobre lo que no se debe hacer.

Ojalá algunos hagan esa necesaria autocrítica y a partir de esos 17 y 18 de Agosto vuelvan a la senda de la concordia, la sensatez y el diálogo. Catalunya, su sociedad lo necesita, España y la suya lo necesita también.

Veremos…….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 18 Agosto 2018



domingo, agosto 12

17-8-17, 17 (Los atentados que nunca debieron ocurrir)



Publicado en El Confidencial.com, Diario 16, Diario de Noticias de Navarra, Gara y Navarra Información el 12, 13 y 16 Agosto 2018

El 17 de Agosto de 2017 se produjo el atentado de Las Ramblas de Barcelona. Consecuencia del mismo se produjeron 17 fallecidos, 15 en el mismo instante, más otra persona  herida que falleció 10 días después y quien el terrorista robó su coche para la huida.  17, una cifra maldita, día 17, del año 17 con 17 muertos.

Posteriormente en Cambrils siguió la orgía asesina la madrugada del día siguiente. Dos fechas negras para Catalunya y España que dejaron familias quebradas, la de los asesinados pero también la de los asesinos. Porque a veces en el fragor del impacto y la indignación olvidamos injustamente este hecho.

¿Cómo quedaron después de conocer lo que sus allegados hicieron a esas gentes? Probablemente doblemente doloridas, con la vergüenza y el dolor. A veces se escribe la parte de la historia de quienes fueron víctimas inocentes, lógico, pero olvidamos situarnos también en el lugar de los próximos a los victimarios. Creo que este podría ser un ejercicio muy sano para los sentimientos y el análisis. Una catarsis sanadora socialmente.

Conviene también recordar que estos hechos se produjeron en plena confrontación entre el Gobierno central y la Generalitat, que trajo como consecuencia la batalla dialéctica posterior sobre las responsabilidades en las que pudiera haber incurrido cada cual.

Aquellos rifi rafes resultaron lamentables, como lo son los que a pocos días del primer aniversario se vuelven a reproducir.

¿Hubo responsabilidad y/o negligencia? Parece evidente que sí. ¿De quién o quiénes? El levantamiento del secreto del sumario deja al aire las vergüenzas de las policías de ambos lados, de los servicios de información, o lo que resultaría aún más grave, que la falta de conexión, de colaboración pudieran haber sido, por no haberlo evitado, los causantes de aquel atroz crimen.

Resulta evidente que la responsabilidad final es siempre de los asesinos, de los terroristas, pero no se puede, no se debe esconder la cabeza debajo del ala, o como en el rugbi echar la pelota a seguir, que sea otro el que la recepcione ante tu propia incompetencia para hacerlo.

¿Sirve para algo ese echarse la culpa uno a otro? ¿Devolverá la vida a esa 17 personas conocer quién falló? Indudablemente no, pero sería bueno que ambas partes se pudieran al menos poner de acuerdo para evitar un nuevo caso en el futuro. Que aprendieran que colaborar no sólo es un deber, que es una obligación que deben a las sociedades que dicen proteger.

Ahora el próximo viernes llega ese aniversario y nuevamente afloran los errores políticos que afectan a los humanos, en especial a las víctimas. Que si el Rey no es bienvenido, que si el homenaje a quien entonces dirigía los Mossos d`Escuadra, que si Omnium, ANC, CUP dicen o dejan de decir, bla, bla, bla.

Produce pena y al mismo tiempo asco esta ceremonia de la confusión, ese intento asqueroso de intentar pescar en río revuelto. Lo que debería ser un acto de homenaje, de apoyo, de solidaridad con las víctimas corre el peligro en convertirse en una continuación de las reyertas palaciegas.

Aún queda tiempo para recuperar el sentido común, que cada vez más resulta ser el menos común de los sentidos. De aparcar para el día después esas cuitas mediocres, de tener generosidad y estar a la altura de lo que la inmensa mayoría de la sociedad demanda.

Quizás sería bueno que volvieran a escuchar y ver, aquella alocución memorable que la periodista ahora defenestrada Gemma Nierga, pronunció precisamente en Barcelona después de la histórica manifestación de repulsa ante el asesinato de Ernest Lluch a manos de ETA.

"Estoy convencida de que Ernest, hasta con la persona que lo mató, habría intentado dialogar; ustedes que pueden, dialoguen, por favor"

Sánchez, Torra, Gobierno del Estado, Generalitat, dialoguen y eviten ese día cualquier signo de tensión y desavenencia. Se lo deben a las víctimas, a la sociedad catalana y española, nos lo deben.

En temas de seguridad ciudadana, en temas de terrorismo no caben bajezas, no se necesitan peleas barriobajeras, se necesita aparcar las diferencias y buscar la colaboración, las acciones conjuntas que garanticen la máxima eficacia, el máximo de seguridad para la ciudadanía.

Lamentablemente se observa demasiado relumbrón. Entre las ausencias, aunque no haya aclarado las razones, la sensatez de un Iñigo Urkullu ejemplar en cada movimiento. Ojalá el Gobierno Central y la Generalitat le sigan los pasos y al menos en este tema fundamental sepan dar la talla ese día, evitando que de nuevo se dé una imagen deplorable.

Quienes hace un año fallecieron ese día, su memoria, sus allegados y ambas sociedades se lo merecen.

Veremos……..

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 12 Agosto 2017


lunes, agosto 6

¿Nos lleva el CIS a elecciones?



Publicado en Navarra Información, Diario de Noticias de Navarra, Gara y Diario 16 el 8 y 9 de Agosto 2018

El último CIS aparecido la pasada semana ha sorprendido a propios y extraños, no ya por su resultado sino por la contundencia del mismo. Incluso más allá de las malévolas acusaciones, insultantes para los profesionales de prestigio contrastado que trabajan en él, de que la llegada de Tezanos a su dirección puede haber cocinado estos resultados a favor del PSOE.

En los tiempos que corren cualquier movimiento realizado en ese sentido habría sido denunciado de inmediato, aparte de que los datos se habían recogido antes de su nombramiento.

Pero quienes se han visto afectados por los mismos, todos menos PSOE, ERC y PNV, se han dedicado a intentar desactivar su demoledor efecto sabiendo que aunque se pueda discutir lo concreto, no deja de ser un indicativo de lo que está ocurriendo socialmente.

Es una encuesta, una foto fija, pero como la mayoría de ellas indica hacia dónde se mueve esa sociedad.

Es probable que con el tiempo se den elementos correctores, entre ellos que el efecto de la llegada del nuevo líder al PP consiga una mejora a costa de un Cs que se desinfla por momentos, al igual que el desgaste de una labor de gobierno con serias dificultades pueda empeorar las del PSOE, en beneficio de un Podemos que espera con ansia la vuelta de su líder Pablo Iglesias.

Aunque la primera afirmación en estos instantes corre riesgo ante el cariz que está tomando el asunto de su máster, especialmente después del dictamen de la juez Carmen Rodriguez-Medel que ha decidido remitirlo al Tribunas Supremo al ver indicios de ilegalidad.

Por no hablar de que aunque no los hubiera resulta éticamente cuestionable para un dirigente político que le “regalen” los títulos por su cara bonita. Al PP le crecen los enanos.

Pero lo que resulta evidente y esto se puede consolidar con el tiempo, es que la izquierda ha sido capaz de darle la vuelta a su correlación de fuerzas con la derecha, pasando de un 44-46 % en las elecciones de Junio 2017, a un 46-41 % en esta encuesta.

Las previsiones indican la posibilidad de consolidarla e incluso mejorarla, debido por un lado al escoramiento evidente hacia su derecha que Pablo Casado ha dado a su nuevo PP y por otro a la ilusión que al menos a corto y medio plazo ha producido la llegada del PSOE al gobierno.

Ahora la margarita que deshoja Sánchez y su equipo es si debe aguantar hasta la fecha prevista para las elecciones de Mayo 2020, con el riesgo de desgaste que eso puede traer, o por el contrario debe adelantarlas a otoño de este año, o justo antes de las elecciones municipales y autonómicas de primavera 2019.

Las tres posibilidades tienen pros y contras, aunque la de 2020 tiene evidentes elementos positivos. Por una parte da tiempo a que se visualice una labor de gobierno diferente a la última etapa del PP, que ilusione aún más a su electorado atrayéndolo de la abstención. Tradicionalmente la izquierda en general y el PSOE en particular mejora sus resultados en elecciones autonómicas y municipales.

También permite que en Catalunya, tal y como indica el CIS, se produzca un vuelco con el cambio del equilibrio inestable actual, si ERC supera claramente a los sucesivos inventos de Puigdemont. Incluso si este obliga a que haya elecciones anticipadas en el caso de que la CUP tumbe los presupuestos, podría dar lugar al desbloqueo definitivo de la situación si ERC y PSC, ahora en la cresta de la ola en el campo constitucionalista, suman mayoría absoluta.

Pedro Sánchez tiene dos características vitales, es una persona perseverante y tenaz y además tiene buena suerte. Si esta se mantiene los próximos meses puede ganar las próximas elecciones y gobernar con una mayoría más holgada, con un Podemos recuperado y esperemos que aprendido de sus errores infantiles, más una ERC que sume un mayor número de diputados.

Quizás esa mayoría absoluta ERC, PSC, incluso los Comunes en Catalunya nos pueda traer otra igual en el Congreso de los Diputados.

A partir de ahí se podría considerar como ahora apunta un Pedro Sánchez adivino, que España entrará en una nueva era positiva e ilusionante que podría durar mucho tiempo.
Este hecho coincidiría con un ciclo habitual que indica, que cuando la derecha domina el Norte de Europa la izquierda lo hace en el Sur y viceversa.

Veremos……………..     

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 6 Agosto 2018


martes, julio 31

Debilidad del Gobierno, adelanto electoral, inmigración



Publicado en Diario 16, Gara, Navarra Información, Plaza Nueva y El Confidencial Digital el 31 Julio 2018 y Diario de Noticias de Navarra el 6 Agosto

Ha sido una semana tan intensa como las últimas. Hay que reconocer que este verano está resultando cargadito especialmente en lo político y judicial, así en las tertulias de bar o de playa no sólo se habla de lo raro que está siendo en lo climatológico,  de la preocupación que despierta que tengamos a media África cruzando nuestras fronteras, o dejándose la vida en su intento de llegar a ellas.

Esa invasión pacífica de momento despierta una oleada de solidaridad, hasta que comienza a verse los efectos en lo cotidiano. Haría bien la izquierda en comenzar a preocuparse de las consecuencias a medio y largo plazo, de que miles de personas intentan buscarse la vida en un primer mundo que no siempre les recibe con los brazos abiertos.

Va a tener que dedicarse muchos recursos humanos, de infraestructura y sobre todo económicos para poder hacerlo y lógicamente si se dedican habrá que quitarlos de otros lugares. Debemos temer y procurar prevenir que la ola de racismo que recorre Europa se instale también aquí y algunos indicios ya se están dando.

Escuchar las últimas declaraciones del flamante Pablo Casado que coinciden con la línea marcada por Rivera, conducen a una peligrosa senda de racismo y xenofobia. Las hace pensando que la sociedad en un futuro próximo va a exacerbar ese espíritu, favorecido por la situación en nuestras fronteras del sur, del colapso que se está produciendo, sí, sí, colapso y lo lamentable es que probablemente pueda acertar.

Pero en estos momentos la izquierda bastante tiene con mantener que el equilibrio inestable logrado a la hora de echar a Rajoy del poder, pueda consolidarse a la hora de ejercer el mismo. Los últimos acontecimientos demuestran que esa débil alianza por la que 180 votos se imponían a 170 se resquebraja por momentos en apenas 60 días.

Las derrotas del gobierno a la hora de intentar un equipo que llevara a RTVE a una transición tranquila y en un tema fundamental como el techo de gasto no auguran nada bueno y ya comienzan a atisbarse indicios de que peligra la posibilidad de llegar sin sobresaltos hasta la fecha electoral de 2020.

La izquierda española tradicionalmente ha sido profundamente cainita, provocando con esas luchas estériles y torpes su propio debilitamiento, para beneficio de una derecha que sabe anteponer sus intereses ideológicos a sus propias diferencias.

A veces da un poco de envidia observar cómo Cs y PP se besan constantemente en la boca, mientras al otro lado Podemos, ERC y PSOE se empeñan en destrozarse mutuamente. Esa torpeza comienza a poner en peligro lo que podría  haber sido una etapa de esperanza e ilusión para las capas populares de nuestro país.

Resulta absolutamente inaudito que Podemos haya impedido con sus votos la posibilidad de ampliar ese techo de gasto en 5.000 millones, de ellos 2.500 para unos Ayuntamientos con el agua al cuello, apoyando de manera indirecta una posición deleznable de la derecha, que cuando gobernaba hacía cánticos de alabanza a esa posibilidad.

A esa derecha no se le puede pedir que sea solidaria, no lo es por naturaleza, pero que sea la propia izquierda la que tire piedras contra su tejado pone los pelos de punta. Los argumentos empleados resultan de una pobreza intelectual preocupante y en el fondo sólo esconden la propia incapacidad de adoptar posiciones de estado.

Vivimos una época plagada de políticos chichifláuticos que tienen de estadistas lo que algunos de cura, nada. ¿Así a dónde vamos a ir? Pues la respuesta es evidente, a la vuelta de una derecha, por cierto mucho más extrema que la de Rajoy y el regreso del espíritu Aznar. Bravo Pablo, Carles, Rufián y compañía sois unos genios.

Mientras Rivera y Casado compiten vergonzosamente por ser hijos políticos de ese negro personaje que tanto daño hizo a nuestro país. Produce escalofríos pensar que pueda volver, pero la incompetencia de la izquierda conduce inexorablemente a ese resultado. O Podemos, PSOE y ERC espabilan o vienen tiempos difíciles.

La debilidad del gobierno del PSOE resulta evidente. No se puede gobernar con 85 diputados, para conseguirlo hace falta mucha mano izquierda más una gran dosis de generosidad y lamentablemente a veces no se aprecia demasiado esas virtudes A partir de ahora el esfuerzo para ganarse a Podemos y ERC, al PNV resulta relativamente fácil debido a su pragmatismo en positivo, debe ser el Norte a seguir.

La otra alternativa sería el adelanto electoral si se deja sin oxígeno al gobierno. ¿Quién pude resultar beneficiado? Desde luego el país no, aunque paradójicamente podría serlo el más agobiado en este instante, el PSOE, tal como indican las últimas encuestas y que lógicamente la sociedad premia a quien considera víctima.

Con un Podemos desnortado, el PP todavía en recomposición con una fuerte batalla interna, Cs que no se sabe si va o viene y el independentismo catalán a la greña resituándose, no parece aventurado que fuera así. Pero la cuestión es si la izquierda se fortalecería o debilitaría y perece más bien que sería lo segundo por lo que para ese viaje no necesitábamos alforjas. 

Por tanto PSOE y Podemos están obligados a entenderse, a mejorar sus canales de comunicación, no dar pasos en falso, eso sumado a PNV y ERC en posiciones sensatas, porque aún recuerdan el devastador efecto Aznar y temen que se repita con el tándem Casado-Rivera.

Sólo nos quedaría un imprevisible PDeCat o su nuevo invento “Crida Nacional per la República” de un cada vez más enloquecido Puigdemont. Si la izquierda es capaz de llegar viva a las elecciones municipales y autonómicas primero y europeas después, si saca unos buenos resultados y lo de Puigemont se desinfla ante el empuje de ERC todo será posible.  De lo contrario se auguran tiempos difíciles.

Veremos………….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 30 Julio 2018

lunes, julio 23

Alarma roja: llega Casado….y vuelve Puigdemont



Publicado en Diario 16, Navarra Información, Plaza Nueva, Gara, Diario de Noticias de Navarra el 22 y 23 Julio 2018

El pasado sábado nuevos episodios en la política española nos hizo recordar la famosa frase de Alfonso Guerra: “A este país no lo va a conocer ni la madre que le parió”.

Un ciudadano que hubiera permanecido perdido en un monte sin información desde hace dos meses, se vería aturdido al ver lo ocurrido y los cambios producidos durante ese tiempo. A este país efectivamente ya no lo conoce ni la madre que le parió.

Las primarias del PP, al igual que antes las del PSOE, han dado como ganador a quien nadie esperaba. Todas las quinielas apostaban por una confrontación final, un “choque de trenes” entre Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal, pero sorpresivamente Pablo Casado rompía eso pronósticos y al final ganaba la batalla definitiva.

Su irrupción ha convulsionado un partido acostumbrado al control férreo, sólo hacía falta  ver la cara de póker de Mariano Rajoy. En apenas mes y medio se ha llevado dos varapalos, primero al ser desalojado sorpresivamente de la Moncloa y ahora con la derrota de su candidata más firme, su heredera política.

Pero no sólo ha supuesto una sorpresa la contundente victoria de Casado, que ha sido capaz de sacarle 16 puntos a su oponente, sino que además ese choque se ha producido también a nivel ideológico.

En mi anterior artículo me preguntaba si la batalla entre Santamaría y Casado era la derecha Vs la extrema derecha. Creo que en estos instantes debo quitar los interrogantes porque este hecho ha quedado confirmado, primero en la campaña realizada y después en los dos discursos dados por el vencedor, en los que ha recuperado conceptos abandonados del más rancio aznarismo.

Una vez conocido ese escoramiento, los principales observadores políticos han apreciado que la victoria de Casado resultaba positiva para el PSOE. A menudo somos excesivamente simples en nuestros análisis inmediatos, aunque el paso del tiempo nos puede conducir a otros más acertados. Eso puede habernos pasado al opinar sobre lo ocurrido el sábado 21 en ese congreso.

Visto desde hoy deberíamos ver con preocupación que el PP haya dado un giro hacia la extrema derecha, donde por cierto ya tenemos a Cs y Vox. Lo que podría parecer una buena noticia para el socialismo y la izquierda, en realidad no lo es.

Que la derecha española, que con Rajoy iba poco a poco homologándose a la europea y con Soraya probablemente consolidaría ese viaje, ahora mire justo al lado contrario resulta una mala noticia. Se atisban instantes muy negativos para nuestro país (ponga aquí cada cual lo que desee).

Ver la cara de Rajoy después de conocerse los resultados resultaba todo un poema, quizás porque coincidiendo con esta líneas lo veía con preocupación de estadista. Hay instantes en los que “detrás de mí vendrá quien bueno me hará” y este parecer ser uno de ellos.

Pero todo esto va a depender de la reacción de la izquierda, especialmente el PSOE ante el abandono por parte del PP del espacio de centro. Si éste intenta ocuparlo derechizando su mensaje, desde que está en el gobierno y se ha pragamatizado algún indicio de ello ya se aprecia, no sería lo más deseable. Aunque ese hecho beneficiara a un Podemos a la baja que podía a su vez ocupar el espacio a la izquierda que dejaría en esa peligrosa operación.  

Eso podría suponer un reordenamiento global del escenario político en el que probablemente el más perjudicado fuera Rivera y su Cs.

Veremos qué ocurre los próximos meses, pero al menos para las gentes de izquierda todo lo que está ocurriendo debería ser motivo de preocupación. Que el PP se radicalice puede resultar negativo a medio y largo plazo en el intento de evitar la crispación social o destensar la situación con Catalunya.

Por otro lado y al mismo tiempo que el PP consumaba su viaje hacia la derecha extrema en ese hotel de Madrid, en Catalunya el PDeCat se radicalizaba defenestrando a una sensata y pragmática Marta Pascal. Un iluminado Puigdemont ganaba su congreso y por tanto el pulso que mantenía con ella y las gentes más sensatas, haciéndose con el control absoluto después de provocar su dimisión.

Esta operación le va a permitir consumar con absoluta libertad su plan de transformación de la antigua Convergencia en su nuevo invento, “Crida Nacional per la República”, hacia la que intentaba llevarla a través de una enmienda ganada en ese sentido.

Afortunadamente no ha logrado que además se añadiera el término “de manera inmediata” a la consecución de esa quimera, que ha quedado moderada con el de “lo antes posible” a penas por 9 votos de diferencia, aunque deja al descubierto sus preocupantes planes a corto plazo.

Lo ocurrido este fin de semana sigue favoreciendo que el “choque de trenes” entre Catalunya y el Estado parezca hoy más previsible que nunca.

Es una mala noticia, salvo que esa radicalización beneficie ante un electorado que da signos de cansancio por la constante situación de crispación, a una ERC pragmática y a un PSC, si es capaz de recobrar su tradicional pulso catalanista de izquierdas.

Si tal como apuntan las últimas encuestas, incluida la del solvente CIS catalán, la suma ERC y PSC dan mayoría absoluta en unas futuras elecciones será positivo, incluso si necesitaran sumar a los Comunes, de lo contrario debemos ponernos a temblar, al menos las gentes de ambos lugares con un mínimo de sensatez.

En este nuevo escenario no vendría mal que alguien le aconsejara a Pedro Sánchez mover ficha, para permitir la libertad de los políticos presos, especialmente Junqueras, el único que con la ayuda de Iceta que puede ejercer de cortafuegos al incendio que nos puede devorar.

Veremos lo que nos depara un futuro en el que va a tener que ver mucho la posición que adopte el PSOE y por tanto el PSC. Ojalá acierten para beneficio de los dos países, aunque sería recomendable que fuéramos encendiendo las alarmas rojas…..

Veremos........pero hoy profundamente preocupados.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 22 Julio 2018


lunes, julio 16

¿De Corinna a la III República?



Artículo publicado en Navarra Información, Plaza Nueva, Gara y Diario de Noticias de Navarra el 17 Julio 2018 y Diario 16 el 18.

Tradicionalmente el mes de Julio suele ser un mes aburrido en el que lo más que podía comentarse eran los sanfermines, el Tour de Francia, o las habituales “serpientes del verano”.

Este año en cambio viene cargadito de noticias más allá del agobiante mundial de futbol, en el que desafortunadamente España había quedado eliminada a las primeras de cambio.

Comenzamos el mes con las primarias del PP, pero cuando parecía que sólo este hecho llenaría las páginas de los periódicos, los comentarios de café y chiringuito de playa, apareció Corinna. Esa princesa excelsa de la que todo el mundo hablaba of de record como “amiga especial” de nuestro anterior monarca, ahora llamado “Rey Emérito”.

Irrumpe con fuerza a través de grabaciones sobre los supuestos negocios de tinte bastante oscuro, que mantuvo con Juan Carlos I. Unas operaciones con sospechas de ilegalidad, que desde luego suponen otro nuevo varapalo a una institución caduca y en declive como la monarquía española.

Sin entrar en el fondo de la cuestión porque doctores tiene la iglesia, parece evidente que el asunto es del suficiente calado y gravedad como para que la justicia, los medios de comunicación y el poder político pusieran el foco sobre él.

Pero oh sorpresa, no ha sido así. Resulta decepcionante y preocupante la poca rapidez con la que las tres han reaccionado. Ver las portadas de los principales diarios del país con ausencia de esta noticia, demuestra que algo huele a podrido en palacio. Las declaraciones de la portavoz del gobierno Isabel Celaá suponen un jarro de agua fría para los sectores de la izquierda escandalizados ante tanta tibieza. Por último la justicia ni está ni parece que se la espere.

Que en todo este escándalo estén involucrados personajes tan siniestros como el comisario Villarejo, el director del CNI, un supuesto testaferro, el primo del monarca Álvaro de Orleans y Borbón, o incluso el anterior Presidente de Telefónica, Juan Villalonga demuestra que esa podredumbre alcanza lugares muy altos de la estructura del estado.

Ahora el debate es si el anterior monarca debe ser considerado igual que el resto de la ciudadanía ante la ley y el fisco, o no, si es aforado, o incluso inviolable según la Constitución una vez abandonó su cargo.

Incluso si no va siendo hora de reformar nuestra norma máxima en este tema también, para situar a su sucesor al nivel del resto de los humanos del país.

Todo parece evidenciar que ahora se intenta echar un tupido velo, sobre un escándalo que en cualquier país civilizado haría temblar los cimientos de esa institución. Pero parece que a la prensa, al poder judicial y lo que es más grave a un Pedro Sánchez que tanta esperanza había despertado, les tiemblan las piernas de manera evidente. ¿Qué habría planteado el actual Presidente del Gobierno si ahora estuviera en la oposición?

Pero el daño está ya hecho, al menos respecto al pueblo llano. Al descrédito social del caso Urdangarín y Cristina, de las cacerías en Botswana, se le une este nuevo escándalo. Padre, hermana, cuñado sacuden al nuevo monarca. ¿Estará éste implicado por acción u omisión? Da lo mismo porque de una u otra manera le salpica, a él y sobre todo a la institución que representa.

Veremos, pero eso que hace unos años parecía tan lejano como la caída de la monarquía y la llegada de la II República, Corinna nos lo sitúa un poco más cerca.

Quizás un día los republicanos tengamos que hacerle un pequeño homenaje a esta princesa rubia de ojos azules, que cautivó a un Juan Carlos I que se pierde por las faldas……parece que también por el dinero.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 15 Julio 2018



martes, julio 10

Las primarias en el PP. ¿Derecha Vs extrema derecha?



Artículo publicado en Navarra Información, Plaza Nueva, Gara y Diario 16 el 11 Julio 2018 y Diario de Noticias de Navarra el 13.

Las primarias en la política española fueron “inventadas” por el PSOE que en 1998 enfrentó al candidato oficial, el entonces Secretario General Joaquín Almunia, con Josep Borrell que en un alarde de audacia decidió medirse en libre competencia.

Fue la primera experiencia y también la primera demostración de que en momentos difíciles las bases se suelen sublevar, doblegando con la fuerza del voto secreto el poder de las estructuras de poder internas, apoyando al candidato alternativo, en este caso un Borrell por el que nadie apostaba.

Ya en aquella etapa ese animal político experto en “aparatos”, Alfonso Guerra, advirtió del lo peligroso de un experimento que se podía volver contra quienes lo ponían en marcha. Siempre es más controlable cuando quienes deciden son delegados de las bases, que habitualmente suelen ser gentes muy conectadas con el poder, a que lo hagan esas bases de manera incontrolada.

Tenía razón Guerra y ganó Borrell aunque su andadura fuera excesivamente breve. La siguiente experiencia fue diferente ya que no fue el voto directo de los afiliados quienes auparon a Zapatero a la SG del PSOE sino la de los delegados en un Congreso reñidísimo, pero igualmente en las mismas circunstancias de descontrol total.

Después la vuelta a las primarias directas con la confrontación a tres entre Pérez Tapias, Madina y Sánchez, devolvieron las aguas a su cauce ganando el candidato del aparato. Todo parecía de nuevo atado y bien atado hasta las últimas, en las que nuevamente unas bases molestas con el apoyo a Rajoy auparon de nuevo al Pedro Sánchez del “no es no”.

La irrupción de Podemos consiguió una vuelta más en la tuerca arrastrando primero a Ciudadanos, aunque de manera bastante descafeinada y por último a un PP aturdido por la pérdida inesperada del poder y la huída de su líder Rajoy.

El vértigo de entrar en esa dinámica peligrosa que advertía un Guerra que sabía mucho de eso, ha sacudido sus cimientos sin estar preparados, especialmente después que el sucesor nato, Núñez Feijoo se haya acobardado al borde del un precipicio de consecuencias imprevistas.

Nuevamente las bases ponían patas arriba la estructura del partido, incluso hasta darse la paradoja que quien controlaba el aparato María Dolores de Cospedal no haya sido capaz de superar el primer corte.

Nuevamente lo desconocido aparecía en escena y el temor de que la más votada en las votaciones directas, Soraya Sáenz de Santamaría (favorita clara en las encuestas realizadas en el electorado del PP) no sea capaz de ganarle al recién llegado Pablo (sí, sí, otro Pablo) Casado, debido a que los compromisarios vayan en dirección contraria a la dirección marcada.

El interrogante abierto se dilucida el próximo 21 de Julio aunque parece evidente que el partido se va a ver seriamente dañado a menos de un año del las elecciones municipales y autonómicas y un poco más de las generales.

¿Existen realmente diferencias de fondo entre los dos rivales en contienda? Parece que no, aunque sí pueda parecer que en las dos almas que suelen convivir en los partidos y el PP no podía ser menos, Casado representa al sector más reaccionario y a pesar de su juventud antiguo, mientras que Sáenz de Santamaría parece la más centrista y moderna.

La derecha española lleva tiempo pendiente de homologarse a la que domina los países más avanzados de Europa. La cuestión y quizás sea eso lo que esté en juego en ese Congreso, será si debe ir hacia figuras como May, Merkel o Macron, o por el contrario hacia los movimientos emergentes en Italia, Austria, Hungría, o Le Pen en Francia, Johson en el Reino Unido y Salvini en Italia.

Si debe competir por el centro con Pedro Sánchez dejando a Rivera las posiciones más extremas, o bien con este último abandonando ese espacio al primero.

Del resultado de esa contienda se va a ver beneficiado uno de los dos y si no son capaces posteriormente al 21 de restañar las heridas podría ser que los dos.

Difícil lo tiene el PP, pero de lo que resulte también el país puede verse afectado. Un líder de la oposición instalado en la confrontación y la bronca no sería lo más deseable para España, por eso ciertos sectores de la gran banca y del IBEX 35, los poderes fácticos, están poniendo velas para que salga elegida Soraya Sáenz de Santamaría.

Sinceramente parece que sería lo más conveniente para un PP ahora mismo a la deriva.

Lo que parece evidente es que esta compleja situación dejaría abierta de par en par la posibilidad de victoria incuestionable del PSOE en las próximas citas electorales y quizás también a medio plazo.

Veremos…….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 10 Julio 2018


martes, julio 3

Sanfermines en clave de respeto, especialmente a la mujer



Artículo publicado en Gara, Diario 16 y Navarra Información el 3 Julio 2018, Diario de Noticias de Navarra el 7 de Julio y Deia el 8 de Julio

Escribo estas líneas apenas a cuatro días del cohete del inicio de las mejores fiestas del mundo. Lo hago en primera persona porque no deseo esconderme tras la tercera o los genéricos, que a veces resultan tan cobardes.

Se está escribiendo mucho desde fuera y también desde dentro sobre si estas fiestas son machistas o no, si existe unos comportamientos condenables producidos en al fragor del tumulto o el excesivo consumo de alcohol, al igual que el nuevo debate de si deben ser sin maltrato al toro, o sea sin las corridas y el encierro.

Dejaremos lo último para otro análisis porque deseo centrarme exclusivamente en el primero. 

Resulta innegable que existen esos comportamientos condenables y criticables, al igual que el consumo excesivo de alcohol consigue efectos devastadores sobre los actos, de hombres y mujeres, pero no es menos cierto que se producen en el seno de nuestras fiestas, pero también en las  en las de Torremolinos, Calviá o Liverpool. Lamentablemente el alcohol o la sensación de impunidad a veces saca lo peor que llevamos dentro.

Pero recuerdo que mi primo chileno cuando vivió los sanfermines hace unos años me comentaba: “si este consumo de alcohol se produjera en Chile habría decenas de muertos y heridos”.

Porque es cierto que estas fiestas tienen un algo especial que controla lo incontrolable, que consigue atenuar el riesgo, habiendo efectivamente excepciones a la regla, pero después de muchos años de experiencia puedo asegurar que no es tanto como ciertas campañas oscuras intentan hacer ver.

Vivir desde dentro te lleva a esa conclusión, al igual que desde que las peñas decidieron implicarse activamente para que se desarrollaran por cauces controlados, ayudó en gran manera a conseguirlo. Aún recuerdo el desmadre que se producía en la plaza de toros, las tensiones entre espectadores de las zonas de peñas de tendido con grada y andanada, o la excesiva suciedad producida incluso en el propio ruedo. Todo ello afortunadamente ha ido bajando de tono por la actuación de las propias peñas.

Las campañas que tanto desde el Ayuntamiento, Gobierno o Peñas han ido realizando los últimos años han sido eficaces, especialmente en lo que se refiere a los comportamientos de los de casa. La especial sensibilidad de todo lo relacionado con el respeto hacia la mujer también. Esperemos a ver el efecto de todo lo relacionado con “la Manada” este año.

¿Qué se producen excepciones lamentables? Por supuesto. ¿Qué hay que lograr la tolerancia cero? También. Pero no se puede dudar y los que desde fuera lanzan estas campañas deben tenerlo en cuenta, que a los sanfermines se viene a disfrutar de estas fiestas sin igual, desde el debido respeto a hombres y mujeres.

Me rebelo pues ante ciertos comentarios que leo y escucho dentro pero especialmente fuera de aquí y por eso lanzo esta reflexión hecha desde el análisis pero también desde las entrañas.

Al mismo tiempo que dos mensajes, uno para los de aquí haciendo un llamamiento a que nos miremos al espejo estos días y nos preguntemos de manera autocrítica, cuantas de esas maneras que denunciamos a los demás las hemos tenido o tenemos nosotros mismos.


Cuantos actos e incluso pensamientos salen de nuestra caverna durante las fiestas, con o sin alcohol. Si el cavernícola que aún llevamos dentro se nos escapa estos días. Una vez hecho nos propongamos erradicarlas y enterrarlo definitivamente.

A los de fuera que vengáis en paz, con ganas de divertíos desde el respeto al otro, especialmente las mujeres, que os integréis sabiendo que existen normas escritas y no escritas que debéis respetar. Que os vayáis igualmente en paz especialmente con vuestras conciencias y que os digamos adiós, agur esperando volveros a ver. 

Había hace años unos carteles en los miradores que pueblan nuestra geografía que señalaban: “no dejes que alguien diga diga y lo diga para tu vergüenza que todo aquí era bello hasta que tú llegaste”. Pues leerlo y entenderlo a la entrada de la vieja Iruña estos días.

Fiestas sí, jolgorio, diversión también, pero desde el RESPETO al otro, así en mayúsculas, más grandes aún SI EL OTRO ES MUJER.

Aparte de este análisis estos sanfermines tienen un tufillo raro. A los aniversarios de los del 1978 (40 ya) con la muerte (o asesinato) de Germán Rodríguez, el del asesinato de Nagore Laffage (10) se le ha unido la decisión de soltar a “La Manada” y apenas a cuatro días de su comienzo la decisión de un juez de que se vuelvan a enterrar en el “Monumento a los caídos” los restos del general golpista Sanjurjo.

Suena a confabulación, pero no me gustaría terminar estas líneas con esa sensación de paranoia, solo espero que no caigamos en la provocación y se desarrollen en paz.

Así que terminaré con un grito doble: Viva los sanfermines, gora los sanfermines!

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 2 Julio 2018