lunes, agosto 14

Los supremacistas blancos


Lo ocurrido en Charlottesville en el estado de Virgina de EE.UU, nos debería hacer reflexionar a todos, no sólo a la ciudadanía americana del norte. Conviene señalar nombre y adjetivo, porque quizás mucho de lo que ocurre allí tiene que ver con la manera que les consideramos el resto del mundo. No son los americanos, porque también lo son los chilenos, jamaicanos, dominicanos o cubanos. Es más, si siquiera lo son del norte porque Canadá comparte con ellos esa condición. Son simplemente estadounidenses…..de parte del norte.

Esa prepotencia que abarca a mucha parte de su población, sea blanca, negra, o latina, alcanza su máximo esplendor, su carácter supremo cuando lo circunscribimos a una grupo selecto de sus vecinos de raza blanca, de ahí los terribles sucesos ocurridos en Virginia, como hace años pasó, en Boston, o más lejos en el tiempo en Alabama o Texas.

Quizás ese sentimiento racista y xenófobo con tintes fascistoides de la América profunda, sean los causante de que un joven blanco repleto de ira coja su coche y lo lance a toda velocidad contra una multitud, curiosamente de blancos y negros mezclados, de manifestantes antifascistas plurales.

Ha habido una muerta y más de 50 heridos, a la que hay que añadir otros dos policías fallecidos fruto de un accidente, pero podía haberse incrementado esa cifra exponencialmente. Esa imagen curiosamente recuerda a la que producen otros fascistas, en esta caso islámicos, que hacen lo mismo en las ciudades europeas. Los extremos así se tocan.
Pero quizás lo más grave haya sido el comportamiento cínico de su primer mandatario, que después de unos instantes de duda obscena sobre si condenar estos actos, al final lo hizo producto de la presión social con ambigüedad equiparando a ambos bandos. Con un dirigente así cualquier cosa puede ocurrir allí y también fuera de su territorio.

Pero algunos de los que se escandalizan por lo ocurrido en Virginia, deberían mirar su comportamiento aquí. ¿Qué diferencia hay entre esos supremacistas de EE.UU. y quienes consideran que los españoles tienen supremacía sobre los catalanes y vascos, o quienes de entre estos consideran que los vascos o catalanes tienen supremacía sobre los españoles?

Probablemente ninguna, porque en todos esos especímenes encontraremos a poco que rasquemos rasgos típicamente fascistoides y xenófobos. Nadie es superior a nadie y solo desde el respeto al diferente es posible construir un mundo mejor.

Charlottesville debe servir de ejemplo, también en nuestro país, de lo que no debemos hacer, de comportamientos que debemos erradicar. Porque de lo contrario nos exponemos a lo que en estos instantes sucede allí, que un suceso local va a acabar convirtiéndose en un pavoroso incendio de consecuencias imprevisibles.
Qué diferencia existe entre esos supremacistas que fueron a montar la bronca en Virginia y los de Arran que la montan en Palma de Mallorca, los de Ernai que lo hacen por las calles de Donosti, o los cachorros nazis que la montan en Madrid. Seguramente poca o ninguna. Descerebrados supremacistas en todos los casos.

Si no somos conscientes de que la raza, el color, la nacionalidad son frutos de la casualidad no avanzaremos nada. Que hemos nacido en Madrid, Barcelona, Oñate, o Leitza por puro azar del destino y que sólo la ideología y no la identidad, nos diferencia.

Los demócratas madrileños somos diferentes, muy diferentes de los fascistas madrileños, como lo son los gerundenses, o guipuzcoanos. Esa es la diferencia real y debemos asumirlo así antes de caer por el abismo de la insensatez y la locura.
Veremos….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 14 Agosto 2017


martes, agosto 8

El CIS de Julio


Publicado en Navarra Información, Gara y Radio Rebelde Republicana y Diario de Noticias de Navarra en Agosto 2017


El oráculo ha hablado. El último CIS indica que por fin algo se está moviendo en nuestro país.

De las encuestas, aunque en este caso sea una de tanta solvencia, hay que fiarse lo justo. Pero lo que sí parece es indicar una tendencia. El PP comienza a desgastarse producto de la corrupción que le asola, aunque desde luego es bastante menos de lo que sería razonable y el PSOE comienza a remontar producto de la vuelta de Pedro Sánchez y el revulsivo de su último congreso.

Se produce un vuelco importante comparándola con el último CIS de Abril y mayor si cabe si lo hacemos con las elecciones del 26-J.

Quizás lo más reseñable comparando con aquellas además de la bajada del 4,2 % del PP y la subida del 2,2 % del PSOE, sea que por primera vez en mucho tiempo la suma de la izquierda estatal da ya más que la de la derecha. Un 45,2 % suman PSOE más Podemos, frente al 43,3 % de PP más Ciudadanos.

Todo ello con un PSOE al alza, un PP a la baja a pesar de los buenos datos económicos, o sea remando a favor y el práctico estancamiento del resto de partidos.

¿Qué consecuencias puede tener esta encuesta? Pues probablemente que además de situar a la izquierda a las puertas de la Moncloa, quizás no haga falta esperar dos años más para ese hecho, dado que se puede impulsar de manera definitiva la presentación de una moción de censura contra Rajoy y su PP inmerso en la corrupción has su cintura.

Quizás esa decisión que tiene más de estratégica que de táctica, no sólo haga que este país respire aliviado, sintiendo que algo tan grave como la corrupción acaba teniendo su castigo no sólo judicial sino también político.

Independientemente de las diferencias ideológicas, que como las meigas haberlas haylas, entre el resto de grupos del hemiciclo, debería ser una medida de higiene democrática. Que el grado de falta de confianza (poca o ninguna) en el Gobierno haya subido del 75,7 % al 79,8 %, la mayor de la historia de nuestro país a pesar de la mejora económica, lanza un mensaje social evidente que el resto de partidos debe recoger.

Pero no sólo ayudará a solucionar ese cáncer que invade la política, también a evitar el choque de trenes entre el Estado y Catalunya que se va a producir el cada vez más cercano 1 de Octubre.

La reciente oferta hecha al PSOE por Jordi Xuclá, ofreciendo el apoyo del PPDeCAT a esa hipotética moción de censura a Rajoy tras ese 1-O, da un giro espectacular a la situación, porque de realizarse esa consulta y salir favorable a la independencia, ya no estarían en el Congreso de España, lo que indica que ya comienzan a manejar la posibilidad de no realizarla participando por tanto en el acto de censura.

Quizás la justificación perfecta para no realizarlo sería el compromiso de que el gobierno que sustituyera a Rajoy, lógicamente encabezado por Pedro Sánchez, ofreciera vías de solución al conflicto con Catalunya.

Sustituir ese referéndum ilegal, por una consulta de acuerdo con el artículo 92 de la Constitución, que recordemos señala en su apartado 1 “Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos”, interpretando de manera flexible ese “todos” por todos los ciudadanos de Catalunya, podría desbloquear la situación.

Una consulta, ya no referéndum, que sería con carácter consultivo y no vinculante y que en función de su resultado podría abrir otras vías de acuerdo. Eso más un nuevo pacto fiscal que satisfaga las demandas de la ciudadanía catalana.

Lo que resulta evidente es que tenemos que evitar que la mitad de los catalanes y catalanas choquen contra la otra mitad y con el resto de españoles y españolas. Sólo un nuevo gobierno podría evitarlo.

Después abrir la hipotética reforma constitucional que lleve nuestro país hacia en Estado Federal Plurinacional donde todos, vascos, catalanes, o andaluces se sientan cómodos.

Se abre pues un periodo apasionante. Este CIS abre nueva posibilidades que se pueden y deben explorar.

Veremos…..

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)


Villava-Atarrabia 7 Agosto 2017

sábado, julio 29

Juan Mari Jáuregui, 17 años ya


Publicado en Deia y Navarra Información en Agosto 2017, más Radio Rebelde Republicana.

Recuerdo con emoción, ahora que se cumplen 17 años, el asesinato a manos de ETA de Juan Mari Jáuregui el 29 de Julio 2010. Remueve en mi interior sensaciones, sentimientos, reflexiones nuevas y al mismo tiempo ya experimentadas. En este momento y después de todo lo que ha ocurrido en los últimos 6 años pensaba que ya eran imposibles de sentir. Era como la gota que desborda el vaso del hastío, la indignación y el desprecio que provocaban acciones cada vez más terribles e incomprensibles desde la razón.

Conocía a Juan Mari como conocí a López de la Calle, aunque coincidía con él en más cosas que con José Luis. Los dos militamos en el PCE, luchamos codo con codo contra el franquismo, pasamos juntos al PSOE después de un proceso de reflexión que nos llevó a considerar este como "la casa común de la izquierda".

Los dos habíamos mantenido en los últimos tiempos posiciones heterodoxas y críticas con la posición de nuestro partido en el conflicto vasco, y los dos defendimos en privado y en público que era necesario el diálogo para resolverlo, destensar mejorar las relaciones con el PNV, diferenciarnos del discurso belicista e inmovilista de un PP más preocupado por su crecimiento electoral que por resolver el problema. Los dos en fin estábamos en esa posición de puente, quizás demasiado ingenua e idealista para los tiempos que corrían entonces.

Resulta curioso visto desde hoy como algunas cosas han cambiado (ahora gobernamos con el PNV en muchas instituciones), pero otras como la posición del PP se mantienen inalterables.

En aquel instante sentí que al asesinar a Juan Mari asesinaban una parte de mí, una parte de las ideas que defendía al igual que él. Pensé que ETA no sólo dinamitaba los hipotéticos débiles puentes que se intentan tender entre ambas orillas de aquel conflicto de aguas turbulentas, también hacía saltar por los aires el suelo sobre el que debían construirse, intentando dejar sin posibilidades de diálogo a aquella sociedad que lo estaba demandando con firmeza.

ETA con el asesinato de Juan Mari cruzaba una línea roja imperceptible pero existente, como tres años antes la cruzó al asesinar a Miguel Ángel Blanco y apenas unos meses después a otro constructor de puentes como Ernest Lluch. Pretendía así eliminar a los más próximos de entre sus "enemigos", a los que servían de conexión con una parte de la sociedad con la que ineludiblemente habría que contar, como así ha ocurrido, para resolver el conflicto.

Al cruzarla señalaba como objetivos a cualquiera que no se rindiera a su poder militar y fascista. Por eso me sentí interpelado. El "yo" era genérico, era la reflexión que todos debimos hacernos a partir de entonces.

Pretendía llevar la cruel teoría de “socializar el sufrimiento” señalando  que el próximo podía ser un dirigente del PNV, un miembro de la corriente de opinión Aralar que había surgido dentro de HB, un dirigente de la cúpula actual de esa organización (HB) que en privado o incluso en público en voz baja discrepara de su enloquecida espiral, incluso uno de sus miembros (de ETA) que planteara una estrategia diferente…o yo mismo.

Simplemente por no hacer seguidismo de sus propuestas, por mantener posiciones intelectualmente libres. Y esa reflexión era lo que visto desde hoy recuerdo como más terrible de aquella situación, que cualquiera era a partir de ese instante objetivo de ETA, porque ya todos éramos sus enemigos potenciales.

Cuando la praxis de una organización, sea militar o política, la sitúa en contra de todo y de todos, debía hacerla hecho pensar seriamente sobre su ineficacia para la obtención de sus objetivos políticos, y por tanto sobre la necesidad de su  disolución. Esa reflexión fue madurando durante 10 años más, pero quizás ese instante fuera el germen y la explicación de lo ocurrido posteriormente.

Aquel fatídico día comprobé en directo no sólo el dolor que su terror producía en las familias, directas y políticas, también la crispación y el abismo social que iba abriendo. Vi al Lehendakari Ibarretxe junto a Josu Jon Imaz esperando en la entrada al velatorio, increpado por algunos socialistas que no pudieron controlar su indignación, aunque en mi opinión erraban en la dirección en que debían dirigir su ira, que debía ser más hacia un ministro como Mayor Oreja, incapaz de evitar estos actos, y que en vez de dimitir por ello se permitía y lo sigue haciendo aún lanzar soflamas propagandísticas contra los demás.
(Mi amigo Dani Arranz llora desconsolado sobre el féretro de Juan Mari)

Vi a un Ibarretxe dolorido por este nuevo asesinato, tenso, solo, rodeado de militantes socialistas con una gran carga emocional. Por eso aquella tarde  fui a saludarle rompiendo así su incomunicación con nosotros (los socialistas), y a la salida le comenté que algo teníamos que hacer. Algo diferente, audaz, imaginativo y sobre todo generoso, para por encima del dolor, de la indignación, de la ira contenida, lograr que prevaleciera el diálogo y el entendimiento. Para eso hacía falta comunicarse, hablar, evitar que triunfara la estrategia de ETA de provocar un enfrentamiento social irreversible entre nacionalistas y no nacionalistas.

Para parar aquel "choque de trenes" tuvimos que trabajar duro los más proclives a ese diálogo, para en una segunda fase ir incluyendo a los más reacios, que casualmente eran los que más poder tenían en nuestras respectivas orillas. Pero en cualquier caso no podíamos consentir por la memoria de Juan Mari, que dinamitaran las bases sobre las que se debía construir esos puentes de diálogo y entendimiento.   Así pasó y al final se consiguió llevar a esas posiciones con posterioridad al mismo Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, o al recalcitrante Rubalcaba.

A veces y resulta complejo comentarlo, ingenuamente buscaba, en aquel momento también, un razonamiento ideológico, político, a aquellos atentados de ETA, intentando encontrar razones a lo inexplicable, y preguntándome cómo era posible que no fueran capaces de entender que lo que hacían fortalecía a sus hipotéticos enemigos, y debilitaba a sus correligionarios. Que el camino que habían emprendido no conducía, como así ha ocurrido, a la consecución de su estrategia política, sino que al contrario, alejaba la posibilidad de acuerdos en esa dirección y producía más sufrimientos en su gente.

¿O es que pensaban que era posible derrotar militarmente al estado español? Incluso reflexioné si habría que analizar las acciones de ETA en claves no políticas sino sicológicas psiquiátricas.  Ver personajes como “Txeroki” o “Txapote” así lo indicaba.


(Maixabel te mando mi cariño y reconocimiento)

Allí frente al féretro de mi amigo me pregunté si los dirigentes de HB no serían capaces de hacer sus reflexiones políticas al margen del poder militar, y si lo hacían por qué sólo era en privado. ¿Qué opinaría en ese ámbito Otegi del asesinato de Juan Mari Jaúregui?

Posteriormente creo que conseguí saberlo y quizás de ese hecho vino la alternativa Bateragune que les llevó a sublevarse, políticamente hablando, ante sus superiores militares. Esa fue la clave, que en HB el discurso político acabó prevaleciendo sobre el militar, que hubo gentes en su dirección, que como hacíamos algunos dentro del PSOE, fueron capaces de discrepar de las posiciones "mayoritarias", y a base de constancia y muchas veces de incomprensión, ir impregnado con esas tesis el discurso "oficial".

Desgraciadamente Juan Mari ya no podrá verlo, pero otros recogimos su bandera a favor del diálogo y el entendimiento, en defensa de  soluciones políticas a los problemas políticos, en la búsqueda de nuevos marcos jurídico-institucionales en los que todos nos encontráramos cómodos, en definitiva en conseguir lugares de encuentro y de convivencia pacífica entre diferentes, o muy diferentes.

Hoy 17 años después le recuerdo, recuerdo su figura personal y política y agradezco el esfuerzo que junto con otros que ya no están como Ernest Lluch y Enrique Curiel fueron capaces de ver al “otro” y con esfuerzo, incluso dando su vida, permitieron al resto poder llegar a donde ahora estamos, a un escenario de paz, aunque aún le queden flecos por resolver como el de los presos y exiliados para que sea completa.

Conviene no obstante ahora que se cumplen 17 años conservar esta memoria histórica. Esta reflexión pretende ayudar a ello.

Gracias, eskerrik asko Juan Mari Jaúregui descansa en paz.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 29 Julio 2017


martes, julio 25

¿Somos una sociedad en plena decadencia ética?



Publicado en Navarra Información, Diario de Noticias de Navarra Y Gara en Julio 2017

La grave situación a la que ha llevado a esta sociedad la corrupción que en cadena asola a la práctica política y ahora también al deporte, nos hace preguntarnos cada día qué está ocurriendo para que se produzcan estos hechos.

Cuando ya parecía que estaban encima de la mesa todos los escándalos posibles, desde los Eres en Andalucía, Pujol, 3 % y Palau en Catalunya, a la Gürtel, Púnica, incluso en sectores sindicales de la UGT en Asturias o CC.OO con las tarjetas “Black”, surge un nuevo escándalo, esta vez en el deporte rey, el fútbol.

La detención por supuesta práctica corrupta del presidente de la Federación Española de Fútbol, Ángel María Villar y su hijo Gorka, da un nuevo giro de tuerca en el estado de descomposición de este país. Ya no sólo afecta a la política ahora incluso se sumerge en el deporte, en su “sancta sanctorum”, en la parte más popular de él.

Es como si fuera una continuación de los escándalos de dopaje ocurridos en tiempos pasados, desde el ciclismo, al atletismo, pasando por la gimnasia. Ahora ya parece que ningún estamento esté libre de pecado.

Que Villar haya estado 28 años en lo más alto del fútbol, que una parte de investigación vaya por la compra de voluntades ocurridas para lograrlo, indica que quizás una fórmula para evitarlo sería trasladar la exigencia de límites de dos mandatos, no sólo en la política sino también en el resto de prácticas de poder.

No existe antídoto eficaz contra la corrupción, pero sí medidas que intenten paliarla. Cortafuegos que al menos eviten que éste se extienda por todo el bosque. El límite de mandatos es una de ellas. Evitar que la gente se perpetúe en el poder al menos garantiza que éste no será absoluto.

Como en la política, democratizar todos los ámbitos de la actividad humana puede al menos hacer, que la ciudadanía castigue a través de los votos las prácticas mafiosas, incluso las sospechas de que se estén produciendo.

Aunque no siempre es eficaz y de ahí el interrogante del título de esta reflexión. Porque quizás el mal que nos domina en todas las esferas sociales tenga su origen en la propia sociedad, o quizás avanzando más, en la naturaleza del ser humano.

Sólo así se podría explicar esta especie de plaga bíblica que nos asola. No sólo con la corrupción, también con los casos de maltrato a la mujer, de asesinatos, de violencia indiscriminada hasta en un paso de peatones o a la puerta de una discoteca, de agresiones sexistas, o xenófobas, una juventud desnortada a la que la droga de nuevo sacude con fuerza. Los casos de vandalismo en los lugares de vacaciones, de infracciones de tráfico por el uso y abuso de alcohol y drogas también nos sirven de indicador.

Por no citar la imagen de maleducados que producen los niños actuales, que no saben hablar sin gritar, que insultan y agreden a su progenitores o abuelos, la cada vez mayor violencia sobre los educadores y sanitaros.

Si hasta quien debería ser ejemplo de buen comportamiento, la Iglesia Católica, se llena de casos indignos de pederastia. Mucho más grave sucede  en el Islam con la pandemia de la Yihad.

Más bien parece que este mundo se nos desmorone, se degrada, se corrompe. No sólo en lo ético, también en el medio ambiente destrozado hasta límites que hacen peligrar nuestra propia existencia.

¿Cómo explicar si no que un país civilizado como EE.UU. elija a un patán como Donald Trump? ¿O que en nuestro país 8 millones de personas sigan votando a un PP inmerso en una corrupción hasta las trancas?

La traca final ha sucedido el pasado miércoles 26, cuando en un caso inédito en nuestra democracia, el propio Presidente del Gobierno ha declarado como testigo sobre la corrupción en su partido. Ver esa imagen de Rajoy ante el Tribunal aunque sea de testigo resulta demoledora, pero quizás la actitud indignante del Tribunal cortando las preguntas más incisivas de la acusación resulte aún más.

¿Pesimismo o realismo? ¿Es todo esto fruto de una sociedad degradada, corrupta en sí misma? ¿Esa corrupción arriba viene de que abajo la gente hace las obras de su casa sin IVA, o intenta engañar en el cobro de prestaciones?

La respuesta como aseguraba Dylan está en el viento, pero o cambiamos radicalmente el estado de las cosas o esto pinta francamente mal.

¿Todo está perdido? Quizás aún no, pero para eso necesitamos reaccionar todos y todas rápidamente en nuestra praxis personal, o seguiremos siendo una sociedad en vías de extinción.

Veremos………

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)
Villava-Atarrabia 23 Julio 2017


martes, julio 18

¿Acuerdo o choque de trenes Estado-Catalunya?

Publicado en Navarra Información y Radio Rebelde Republicana el 18 Julio 2017 y Diario de Noticias de Navarra el 20.

Pasaron ya los sanfermines, ahora nos queda un verano enfrentados a la cruda realidad de una fecha clave: el 1 de Octubre, donde se prevé, si nadie lo evita, un choque de consecuencias imprevisibles entre dos trenes que caminan por la misma vía uno hacia el otro a una velocidad de vértigo.

La dura confrontación Estado-Catalunya es la herencia de un problema sin resolver desde nuestra Transición; las tensiones centro-periferia.

Quizás la existencia de ETA que obligaba a dirigir las miradas hacia Euskadi ignorando a Catalunya, haya tenido algo que ver con la situación actual. Eso más una serie de errores del PP, comenzando por el movimiento que dio lugar a la sentencia del Tribunal Constitucional, contra un Estatut que gozaba de un apoyo casi unánime.

Esta situación añadida a la debilidad actual del PP, está siendo aprovechada por un PNV sensato y responsable, que está sacando el máximo rendimiento a sus 5 diputados. Así la ciudadanía vasca se ve beneficiada, mientras la catalana perjudicada. Al mismo tiempo en Navarra UPN, a diferencia de PNV o Nueva Canarias, no es capaz de hacerlo para la navarra, adoptando una posición de absoluta sumisión al PP.

Una serie de interrogantes se abren ahora: ¿Realmente existe alguien capaz de evitarlo? ¿Cuáles serían las condiciones mínimas para lograrlo? ¿Cómo buscar una alternativa que satisfaga a la inmensa mayoría de la ciudadanía catalana, pero igualmente a la española? ¿Qué ocurriré si nuevamente cerramos la herida en falso?

Quizás alguna respuesta esperanzadora la podamos encontrar, en la vuelta de un renovado Pedro Sánchez a la Secretaría General del PSOE y en la declaración firmada en Barcelona con el PSC de Miquel Iceta del pasado viernes.

Allí se reflejaba la influencia que en este nuevo PSOE tienen personajes de la talla de José Antonio Pérez Tapias, Andrés Perelló, Manu Escudero, o Tezanos. Especialmente el primero, que durante años ha teorizado sobre la necesidad de abrir un proceso constituyente que nos lleve a un Estado Federal Plurinacional. Explorando también la vía del artículo 92 de nuestra Constitución, para poder satisfacer la demanda del “derecho a decidir”, que debiera ser una de los derechos fundamentales en nuestro país.

Recordar que en su apartado 1 señala, “Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos”. Una interpretación flexible e inteligente podría dar lugar que ese “todos” se refiriera a “todos” los ciudadanos catalanes. ¿Por qué no?

La clave aquí sería pues la palabra “consultivo”.
Para eso haría falta una gran dosis de generosidad por ambas partes, con el fin de lograr un amplio acuerdo que contemple el compromiso, de que si en esa consulta con arreglo a nuestra Constitución el resultado es favorable a la independencia, en un plazo razonable, que podría ser 5 años, se produjeran las correcciones necesarias para hacer un referéndum legal decisorio y si fuera negativo dejar zanjado el tema al menos por el mismo periodo de tiempo.

Todo ello debiera ir acompañado de un nuevo pacto fiscal que de alguna manera fuera equiparando a Catalunya con Navarra y Euskadi.

En definitiva, como señalaba un desaparecido y lúcido Enrique Curiel, siempre preocupado por lo que pasaba en Euskadi y Catalunya, ser capaces de construir una “casa común” con diferentes pisos independientes, donde seamos capaces de sentirnos cómodos todos, vascos, catalanes, o andaluces.

¿Evitaría esto ese choque de trenes? Probablemente sí. Como dijo una purgada por Prisa  Gemma Nierga al final de la manifestación contra el asesinato de Ernest Lluch, precisamente en Barcelona: “señores políticos ustedes que pueden dialoguen”. ¿Seremos capaces de hacerlo? Ahí surgen serias y razonadas dudas.

Pero la aparición de ese nuevo Pedro Sánchez más el nuevo clima de entendimiento con Podemos, puede favorecerlo. Sólo falta que en la otra orilla surja un personaje de peso que ayude. ¿Un nuevo y sensato Oriol Junqueras que ya se siente el nuevo President? Quizás……

Desde luego la desaparición de las palomas Jordi Baiget, Neus Munté, Jordi Jané, Meritxell Ruiz, o Francesc Homs, sustituidos por halcones no ayuda.

Veremos…..


Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 17 Julio 2017

martes, julio 11

Efemérides en sanfermines

Artículo publicado en Diario de Noticias de Navarra y Navarra Información el 11 de Julio 2017

A menudo la vorágine de las fiestas no te permite observar con serenidad, que durante estos frenéticos días se cumplen aniversarios de hechos que las marcaron para siempre, especialmente vistos desde la influencia que tuvieron en su devenir en aquel instante.
Por orden cronológica el primero fue el 8 de Julio de 1978. 39 años han separado aquel drama de la época actual. 39 años en los que a pesar de los intentos no ha habido olvido, tampoco perdón, porque siempre debe ir ligado a la justicia y ésta aún no se ha aplicado.

Recuerdo aquella fecha que se quedó grabada en mi memoria como si fuera hoy. Como cada año había acudido desde Madrid a sanfermines. Era un ritual, como una manera de no alejarme de mis raíces.

Ese 8 de Julio estaba en la Plaza de Toros de Pamplona, en la parte de arriba de sol con la peña San Juan con la que acudía regularmente hasta hacerme de mi peña actual, el Muthiko Alaiak. Vi salir la pancarta de “Amnistía” con la entrada de los txikis al final de la corrida y a los pocos minutos como si de una pesadilla se tratara, un numeroso grupo de “grises” a toda velocidad sacudiendo a diestro y siniestro.

Me fijé en un mando con pistola en mano, los rifles de los gases y pelotas y toda una plaza protestando de  manera airada. Entrar así ante más de 20.000 personas con una dosis de alcohol elevado a esa altura de la película, no se le ocurre a cualquiera. ¿Fue deliberado? ¿Se deseaba provocar lo que ocurrió?

Era un momento convulso del inicio de la transición y aún no se han esclarecido estos pormenores, aunque sospecho que sí, que se intentaba provocar graves incidentes como los que así ocurrieron.
Después indignación, cabreo, heridos, ataques de ambas partes, confusión, las fuerzas del “orden” sitiadas en el Gobierno Civil, rumores de un muerto por bala, más indignación, llegada de refuerzos, contraataque. Un día negro.

Suspensión de las fiestas, luto, consternación, ansias de conocer la verdad, de que se hiciera justicia que aún hoy reivindicamos y esperamos.

Visto desde ahora una fecha negra para la memoria colectiva.

No va a ser la única efeméride que se va a dar durante los sanfermines. Otras fechas trágicas son las que van desde el 10 al 12 de Julio de 1997. Ahora se cumple un aniversario redondo, los 20 años del secuestro y posterior asesinato de Miguel Ángel Blanco.

También recuerdo esa tarde en la Plaza de Toros y la noticia corriendo como un reguero de pólvora. Una impresión profunda, con un toque de esperanza. No lo harán, seguro que no lo harán nos repetíamos con el vano deseo de que al final sólo fuera una bravuconada, que serían algo menos salvajes y sanguinarios de lo que fueron realmente.

Nos equivocamos, ETA cumplió su amenaza y el brutal “Kantauri” se encargó de asesinarle con dos disparos en la cabeza, después de un ritual cruel de intento de humillación, obligándole a arrodillarse ante él. ¿Intentaba de esta manera humillar al Estado y a la sociedad española y vasca? Probablemente, aunque no lo consiguió.

A partir de ahí más indignación, más cabreo, una explosión de cabreo, ante la mirada atónita de quienes hasta ese instante les vitoreaban. Pamplona expresó con contundencia su condena y en muchos sectores de la izquierda abertzale se abrió una grieta que probablemente les llevó a su final. Al menos como se les conocía hasta ese terrible acontecimiento.

El día 13 fue una catarsis colectiva, de alguna manera nos asesinaban a todos y cada uno de nosotros, o al menos intentaron hacerlo. Se equivocaron y lo que lograron fue que se perdió el miedo, algunos hacía años que lo habíamos perdido, pero esa día esa sensación fue colectiva, apabullante. Hay imágenes que siempre quedarán grabadas en la memoria de esta sociedad, como esa puerta del Ayuntamiento llena de pañuelos rojos y velas encendidas. Era una especie de grito desgarrador ante la sinrazón, y el síntoma de que hasta ahí habíamos llegado.

Antes, dos días de tensión. Quizás el lugar donde más afectó lo ocurrido esos días, además de Érmua, fue en Pamplona. Una ciudad en fiestas impactada, en shock, perpleja, expectante. Hubo mucho silencio esas 48 horas, no había ganas de juerga, mucho menos después de conocer su muerte justo cuando entrábamos en la plaza el penúltimo día de las fiestas.

Suspensión de la corrida, enfrentamientos, debate sobre si se debían suspender los sanfermines o no, dolor, mucho dolor.

Ahora se cumplen 20 años, conviene no olvidarlo aunque estemos en otro momento de nuestra historia muy diferente. Resulta triste observar que el oportunismo político nuevamente intenta “arrimar el ascua a su sardina”. Para algunos da la sensación de que “con ETA vivían mejor”. Lamentable.

Visto desde hoy parece una pesadilla, pero ocurrió, ETA asesinó a Miguel Ángel Blanco lo mismo que la policía a Germán Rodríguez. Ambos en sanfermines………

Una última efemérides. El 13 cumplía años mi hermano pequeño Javi, se nos fue demasiado pronto, este año sería otra cifra redonda: 60. Ese día también emoción.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 10 Julio 2017


martes, julio 4

Del orgullo a los sanfermines

Vivimos en un mundo líquido, siguiendo las teorías de Bauman. Un mundo en el que todo va muy deprisa, donde suceden tantas cosas en tan poco espacio de tiempo, que resulta difícil poder analizarlas con un mínimo de sosiego y sensatez.

Por eso si observáramos lo ocurrido la semana pasada, en apenas siete día se podría hablar sobre la reprobación a Montoro, las nuevas noticias sobre una corrupción que no cesa, la aprobación de un infumable CETA, el aniversario de la liberación de Ortega Lara en vísperas del tremendo asesinato de Miguel Ángel Blanco, o al hilo de ello la histórica decisión del colectivo de presos de ETA de aceptar la legalidad carcelaria y la reinserción individual.

También la elección de Unai Sordo como secretario general de CC.OO. Quizás las casualidades nos hayan llevado a que los SG de los dos sindicatos mayoritarios sean uno vasco y el otro catalán, uno descendiente de Vallisoletanos, o sea castellanos viejos, el otro de asturianos. Casualidad…o no ese mestizaje enriquecedor?

Todas ellas son noticias de calado que dan para mucho. Pero quizás en estas fechas convenga no ponerse tan trascendente y buscar análisis más livianos.

Acaba de celebrarse en Madrid, también durante la pasada semana, el World Pride, culminado con el colorido y la alegría desbordante del desfile de 52 carrozas atravesando sus calles más céntricas el pasado sábado. Más de dos millones de personas de diferentes colores, adscripciones políticas, creencias religiosas u opciones sexuales unidas por una reivindicación común.

Una fiesta de la libertad, de la tolerancia y del respeto al diferente, que este año sí (quizás debido al foco internacional que tenía) ha sido capaz de unir a todos los partidos de arco parlamentario. Un arcoíris como el que simboliza la mezcla de colores de opciones que representaba esa conmemoración.

Viendo sobre el escenario bailar a Pablo Iglesias con Albert Rivera, Andrea Levy, o Gabilondo, a Cristina Cifuentes con Manuela Carmena, o Unai Sordo, supone un soplo de aire fresco, en el a menudo sofocante ambiente político y social.

Bienvenida esa pluralidad también a una reivindicación de un derecho inalienable de la persona: la opción sexual que cada uno desee tener.

También esta semana nos introduce en la fiesta más internacional de este país: los sanfermines. Con sus luces y sus sombras, con fiesta, alegría, buen humor, pero a veces empañada con comportamientos condenables de gentes que no saben entender que la libertad para divertirse tiene un límite, justo la libertad del otro. Que la libertad también lo tiene, el respeto a las normas básicas.

Especialmente el respeto a la mujer, entendiendo esa frase tan escuchada los últimos meses; “NO ES NO”. A algunos energúmenos habría que preguntarles: ¿qué no entiendes del NO, la N o la O?


Pero por encima de estas cuestiones los sanfermines son unas fiestas especiales dignas de ser disfrutadas sin excesos.

Unas fiestas que mantiene un valor importante, porque en estos apenas nueve días no sólo hay diversión, también existe una actividad intensa en los social, te vas encontrando por el largo periplo de la fiesta con gentes que hacía tiempo que no veías. Es uno de los valores de San Fermín, ese reencuentro con quienes no ves durante el año, o incluso mucho más tiempo.

Gentes variadas de diferentes talantes ideológicos e incluso religioso, del mundo de la política, de la prensa, de la música, de las artes, que quizás durante estas fiestas se transformen, en este caso para bien, produciéndose el milagro de que quien el resto del año no te habla o ni siquiera te saluda ahora te abrace alborozado.

En una fiesta como esta existe libertad, pero no puede ni debe interpretarse como libertinaje, como el “aquí todo vale”. Debe hacerse; quienes vengan de fuera y algunos de los de dentro, respetando sus normas, algunas no escritas y sobre todo ejercitar el respeto, un respeto por unas fiesta que tienen sus líneas rojas que jamás deben ser cruzadas, ni por los de aquí ni por los de allí. Pamplona no puede, no debe convertirse en una ciudad sin ley, o se corre el peligro de que esta fiesta sin igual muera de éxito.

En fin, volviendo a lo positivo serán días preciosos, en los que ha habrá de todo desde visitas a mi peña Muthiko Alaiak, cenas con buena compañía, amigas y amigos, familia, bien acompañado, paseos matutinos, salidas nocturnas, la maravilla de ver los fuegos desde el bar del Baluarte, la capilla del santo en San Lorenzo, o el vermut al mediodía por los bares que rodean la plaza del Castillo con la correspondiente banderilla. Todo eso más el calor y color de ver la corrida desde el tendido de sol, aunque te cueste la crítica de los animalistas de turno ahora que se ha puesto de moda esta nueva ideología.

No es agradable ver cómo hacen sufrir a un bello animal como el toro bravo, pero supongo que la mayoría de la gente, por no decir toda, de los que acuden cada tarde al coso pamplonés (muchos de ellos y ellas animalistas) no va precisamente por esa razón, como tampoco lo es saber que el pollo, el cordero, o la ternera que te comes ha sido sacrificada, criada, o trasladada de manera digamos poco humanitaria. Pero este ya es otro debate.

Así son realmente los sanfermines, así deben serlo.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)
Villava-Atarrabia 3 Julio 2017