martes, julio 18

¿Acuerdo o choque de trenes Estado-Catalunya?

Publicado en Navarra Información y Radio Rebelde Republicana el 18 Julio 2017 y Diario de Noticias de Navarra el 20.

Pasaron ya los sanfermines, ahora nos queda un verano enfrentados a la cruda realidad de una fecha clave: el 1 de Octubre, donde se prevé, si nadie lo evita, un choque de consecuencias imprevisibles entre dos trenes que caminan por la misma vía uno hacia el otro a una velocidad de vértigo.

La dura confrontación Estado-Catalunya es la herencia de un problema sin resolver desde nuestra Transición; las tensiones centro-periferia.

Quizás la existencia de ETA que obligaba a dirigir las miradas hacia Euskadi ignorando a Catalunya, haya tenido algo que ver con la situación actual. Eso más una serie de errores del PP, comenzando por el movimiento que dio lugar a la sentencia del Tribunal Constitucional, contra un Estatut que gozaba de un apoyo casi unánime.

Esta situación añadida a la debilidad actual del PP, está siendo aprovechada por un PNV sensato y responsable, que está sacando el máximo rendimiento a sus 5 diputados. Así la ciudadanía vasca se ve beneficiada, mientras la catalana perjudicada. Al mismo tiempo en Navarra UPN, a diferencia de PNV o Nueva Canarias, no es capaz de hacerlo para la navarra, adoptando una posición de absoluta sumisión al PP.

Una serie de interrogantes se abren ahora: ¿Realmente existe alguien capaz de evitarlo? ¿Cuáles serían las condiciones mínimas para lograrlo? ¿Cómo buscar una alternativa que satisfaga a la inmensa mayoría de la ciudadanía catalana, pero igualmente a la española? ¿Qué ocurriré si nuevamente cerramos la herida en falso?

Quizás alguna respuesta esperanzadora la podamos encontrar, en la vuelta de un renovado Pedro Sánchez a la Secretaría General del PSOE y en la declaración firmada en Barcelona con el PSC de Miquel Iceta del pasado viernes.

Allí se reflejaba la influencia que en este nuevo PSOE tienen personajes de la talla de José Antonio Pérez Tapias, Andrés Perelló, Manu Escudero, o Tezanos. Especialmente el primero, que durante años ha teorizado sobre la necesidad de abrir un proceso constituyente que nos lleve a un Estado Federal Plurinacional. Explorando también la vía del artículo 92 de nuestra Constitución, para poder satisfacer la demanda del “derecho a decidir”, que debiera ser una de los derechos fundamentales en nuestro país.

Recordar que en su apartado 1 señala, “Las decisiones políticas de especial trascendencia podrán ser sometidas a referéndum consultivo de todos los ciudadanos”. Una interpretación flexible e inteligente podría dar lugar que ese “todos” se refiriera a “todos” los ciudadanos catalanes. ¿Por qué no?

La clave aquí sería pues la palabra “consultivo”.
Para eso haría falta una gran dosis de generosidad por ambas partes, con el fin de lograr un amplio acuerdo que contemple el compromiso, de que si en esa consulta con arreglo a nuestra Constitución el resultado es favorable a la independencia, en un plazo razonable, que podría ser 5 años, se produjeran las correcciones necesarias para hacer un referéndum legal decisorio y si fuera negativo dejar zanjado el tema al menos por el mismo periodo de tiempo.

Todo ello debiera ir acompañado de un nuevo pacto fiscal que de alguna manera fuera equiparando a Catalunya con Navarra y Euskadi.

En definitiva, como señalaba un desaparecido y lúcido Enrique Curiel, siempre preocupado por lo que pasaba en Euskadi y Catalunya, ser capaces de construir una “casa común” con diferentes pisos independientes, donde seamos capaces de sentirnos cómodos todos, vascos, catalanes, o andaluces.

¿Evitaría esto ese choque de trenes? Probablemente sí. Como dijo una purgada por Prisa  Gemma Nierga al final de la manifestación contra el asesinato de Ernest Lluch, precisamente en Barcelona: “señores políticos ustedes que pueden dialoguen”. ¿Seremos capaces de hacerlo? Ahí surgen serias y razonadas dudas.

Pero la aparición de ese nuevo Pedro Sánchez más el nuevo clima de entendimiento con Podemos, puede favorecerlo. Sólo falta que en la otra orilla surja un personaje de peso que ayude. ¿Un nuevo y sensato Oriol Junqueras que ya se siente el nuevo President? Quizás……

Desde luego la desaparición de las palomas Jordi Baiget, Neus Munté, Jordi Jané, Meritxell Ruiz, o Francesc Homs, sustituidos por halcones no ayuda.

Veremos…..


Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 17 Julio 2017

martes, julio 11

Efemérides en sanfermines

Artículo publicado en Diario de Noticias de Navarra y Navarra Información el 11 de Julio 2017

A menudo la vorágine de las fiestas no te permite observar con serenidad, que durante estos frenéticos días se cumplen aniversarios de hechos que las marcaron para siempre, especialmente vistos desde la influencia que tuvieron en su devenir en aquel instante.
Por orden cronológica el primero fue el 8 de Julio de 1978. 39 años han separado aquel drama de la época actual. 39 años en los que a pesar de los intentos no ha habido olvido, tampoco perdón, porque siempre debe ir ligado a la justicia y ésta aún no se ha aplicado.

Recuerdo aquella fecha que se quedó grabada en mi memoria como si fuera hoy. Como cada año había acudido desde Madrid a sanfermines. Era un ritual, como una manera de no alejarme de mis raíces.

Ese 8 de Julio estaba en la Plaza de Toros de Pamplona, en la parte de arriba de sol con la peña San Juan con la que acudía regularmente hasta hacerme de mi peña actual, el Muthiko Alaiak. Vi salir la pancarta de “Amnistía” con la entrada de los txikis al final de la corrida y a los pocos minutos como si de una pesadilla se tratara, un numeroso grupo de “grises” a toda velocidad sacudiendo a diestro y siniestro.

Me fijé en un mando con pistola en mano, los rifles de los gases y pelotas y toda una plaza protestando de  manera airada. Entrar así ante más de 20.000 personas con una dosis de alcohol elevado a esa altura de la película, no se le ocurre a cualquiera. ¿Fue deliberado? ¿Se deseaba provocar lo que ocurrió?

Era un momento convulso del inicio de la transición y aún no se han esclarecido estos pormenores, aunque sospecho que sí, que se intentaba provocar graves incidentes como los que así ocurrieron.
Después indignación, cabreo, heridos, ataques de ambas partes, confusión, las fuerzas del “orden” sitiadas en el Gobierno Civil, rumores de un muerto por bala, más indignación, llegada de refuerzos, contraataque. Un día negro.

Suspensión de las fiestas, luto, consternación, ansias de conocer la verdad, de que se hiciera justicia que aún hoy reivindicamos y esperamos.

Visto desde ahora una fecha negra para la memoria colectiva.

No va a ser la única efeméride que se va a dar durante los sanfermines. Otras fechas trágicas son las que van desde el 10 al 12 de Julio de 1997. Ahora se cumple un aniversario redondo, los 20 años del secuestro y posterior asesinato de Miguel Ángel Blanco.

También recuerdo esa tarde en la Plaza de Toros y la noticia corriendo como un reguero de pólvora. Una impresión profunda, con un toque de esperanza. No lo harán, seguro que no lo harán nos repetíamos con el vano deseo de que al final sólo fuera una bravuconada, que serían algo menos salvajes y sanguinarios de lo que fueron realmente.

Nos equivocamos, ETA cumplió su amenaza y el brutal “Kantauri” se encargó de asesinarle con dos disparos en la cabeza, después de un ritual cruel de intento de humillación, obligándole a arrodillarse ante él. ¿Intentaba de esta manera humillar al Estado y a la sociedad española y vasca? Probablemente, aunque no lo consiguió.

A partir de ahí más indignación, más cabreo, una explosión de cabreo, ante la mirada atónita de quienes hasta ese instante les vitoreaban. Pamplona expresó con contundencia su condena y en muchos sectores de la izquierda abertzale se abrió una grieta que probablemente les llevó a su final. Al menos como se les conocía hasta ese terrible acontecimiento.

El día 13 fue una catarsis colectiva, de alguna manera nos asesinaban a todos y cada uno de nosotros, o al menos intentaron hacerlo. Se equivocaron y lo que lograron fue que se perdió el miedo, algunos hacía años que lo habíamos perdido, pero esa día esa sensación fue colectiva, apabullante. Hay imágenes que siempre quedarán grabadas en la memoria de esta sociedad, como esa puerta del Ayuntamiento llena de pañuelos rojos y velas encendidas. Era una especie de grito desgarrador ante la sinrazón, y el síntoma de que hasta ahí habíamos llegado.

Antes, dos días de tensión. Quizás el lugar donde más afectó lo ocurrido esos días, además de Érmua, fue en Pamplona. Una ciudad en fiestas impactada, en shock, perpleja, expectante. Hubo mucho silencio esas 48 horas, no había ganas de juerga, mucho menos después de conocer su muerte justo cuando entrábamos en la plaza el penúltimo día de las fiestas.

Suspensión de la corrida, enfrentamientos, debate sobre si se debían suspender los sanfermines o no, dolor, mucho dolor.

Ahora se cumplen 20 años, conviene no olvidarlo aunque estemos en otro momento de nuestra historia muy diferente. Resulta triste observar que el oportunismo político nuevamente intenta “arrimar el ascua a su sardina”. Para algunos da la sensación de que “con ETA vivían mejor”. Lamentable.

Visto desde hoy parece una pesadilla, pero ocurrió, ETA asesinó a Miguel Ángel Blanco lo mismo que la policía a Germán Rodríguez. Ambos en sanfermines………

Una última efemérides. El 13 cumplía años mi hermano pequeño Javi, se nos fue demasiado pronto, este año sería otra cifra redonda: 60. Ese día también emoción.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)

Villava-Atarrabia 10 Julio 2017


martes, julio 4

Del orgullo a los sanfermines

Vivimos en un mundo líquido, siguiendo las teorías de Bauman. Un mundo en el que todo va muy deprisa, donde suceden tantas cosas en tan poco espacio de tiempo, que resulta difícil poder analizarlas con un mínimo de sosiego y sensatez.

Por eso si observáramos lo ocurrido la semana pasada, en apenas siete día se podría hablar sobre la reprobación a Montoro, las nuevas noticias sobre una corrupción que no cesa, la aprobación de un infumable CETA, el aniversario de la liberación de Ortega Lara en vísperas del tremendo asesinato de Miguel Ángel Blanco, o al hilo de ello la histórica decisión del colectivo de presos de ETA de aceptar la legalidad carcelaria y la reinserción individual.

También la elección de Unai Sordo como secretario general de CC.OO. Quizás las casualidades nos hayan llevado a que los SG de los dos sindicatos mayoritarios sean uno vasco y el otro catalán, uno descendiente de Vallisoletanos, o sea castellanos viejos, el otro de asturianos. Casualidad…o no ese mestizaje enriquecedor?

Todas ellas son noticias de calado que dan para mucho. Pero quizás en estas fechas convenga no ponerse tan trascendente y buscar análisis más livianos.

Acaba de celebrarse en Madrid, también durante la pasada semana, el World Pride, culminado con el colorido y la alegría desbordante del desfile de 52 carrozas atravesando sus calles más céntricas el pasado sábado. Más de dos millones de personas de diferentes colores, adscripciones políticas, creencias religiosas u opciones sexuales unidas por una reivindicación común.

Una fiesta de la libertad, de la tolerancia y del respeto al diferente, que este año sí (quizás debido al foco internacional que tenía) ha sido capaz de unir a todos los partidos de arco parlamentario. Un arcoíris como el que simboliza la mezcla de colores de opciones que representaba esa conmemoración.

Viendo sobre el escenario bailar a Pablo Iglesias con Albert Rivera, Andrea Levy, o Gabilondo, a Cristina Cifuentes con Manuela Carmena, o Unai Sordo, supone un soplo de aire fresco, en el a menudo sofocante ambiente político y social.

Bienvenida esa pluralidad también a una reivindicación de un derecho inalienable de la persona: la opción sexual que cada uno desee tener.

También esta semana nos introduce en la fiesta más internacional de este país: los sanfermines. Con sus luces y sus sombras, con fiesta, alegría, buen humor, pero a veces empañada con comportamientos condenables de gentes que no saben entender que la libertad para divertirse tiene un límite, justo la libertad del otro. Que la libertad también lo tiene, el respeto a las normas básicas.

Especialmente el respeto a la mujer, entendiendo esa frase tan escuchada los últimos meses; “NO ES NO”. A algunos energúmenos habría que preguntarles: ¿qué no entiendes del NO, la N o la O?


Pero por encima de estas cuestiones los sanfermines son unas fiestas especiales dignas de ser disfrutadas sin excesos.

Unas fiestas que mantiene un valor importante, porque en estos apenas nueve días no sólo hay diversión, también existe una actividad intensa en los social, te vas encontrando por el largo periplo de la fiesta con gentes que hacía tiempo que no veías. Es uno de los valores de San Fermín, ese reencuentro con quienes no ves durante el año, o incluso mucho más tiempo.

Gentes variadas de diferentes talantes ideológicos e incluso religioso, del mundo de la política, de la prensa, de la música, de las artes, que quizás durante estas fiestas se transformen, en este caso para bien, produciéndose el milagro de que quien el resto del año no te habla o ni siquiera te saluda ahora te abrace alborozado.

En una fiesta como esta existe libertad, pero no puede ni debe interpretarse como libertinaje, como el “aquí todo vale”. Debe hacerse; quienes vengan de fuera y algunos de los de dentro, respetando sus normas, algunas no escritas y sobre todo ejercitar el respeto, un respeto por unas fiesta que tienen sus líneas rojas que jamás deben ser cruzadas, ni por los de aquí ni por los de allí. Pamplona no puede, no debe convertirse en una ciudad sin ley, o se corre el peligro de que esta fiesta sin igual muera de éxito.

En fin, volviendo a lo positivo serán días preciosos, en los que ha habrá de todo desde visitas a mi peña Muthiko Alaiak, cenas con buena compañía, amigas y amigos, familia, bien acompañado, paseos matutinos, salidas nocturnas, la maravilla de ver los fuegos desde el bar del Baluarte, la capilla del santo en San Lorenzo, o el vermut al mediodía por los bares que rodean la plaza del Castillo con la correspondiente banderilla. Todo eso más el calor y color de ver la corrida desde el tendido de sol, aunque te cueste la crítica de los animalistas de turno ahora que se ha puesto de moda esta nueva ideología.

No es agradable ver cómo hacen sufrir a un bello animal como el toro bravo, pero supongo que la mayoría de la gente, por no decir toda, de los que acuden cada tarde al coso pamplonés (muchos de ellos y ellas animalistas) no va precisamente por esa razón, como tampoco lo es saber que el pollo, el cordero, o la ternera que te comes ha sido sacrificada, criada, o trasladada de manera digamos poco humanitaria. Pero este ya es otro debate.

Así son realmente los sanfermines, así deben serlo.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE)
Villava-Atarrabia 3 Julio 2017