martes, marzo 7

Mujer, hombre, dignidad, vergüenza

Artículo publicado en Gara, Navarra Información y Diario de Noticias de Navarra

Hoy se celebra el Día Internacional de la Mujer. Resulta al menos curioso que ese día venga marcado por una tragedia, la muerte de 140 mujeres, la mayoría emigrantes, en un incendio en la fábrica en la que trabajaban en Nueva York en condiciones lamentables.

Quizás quienes lo decidieron tuvieron en cuenta que para representar siglos de sufrimiento y de injusticia, no podía ser de otra manera que con una tragedia. Quizás con los años, puede ser que décadas, si se avanza hacia la igualdad entre géneros deberá ser revisado y cambiado por algo más agradable, pero de momento la situación no da para más.

En este 2017 se va a celebrar con la desidia de un gobierno, el de Mariano Rajoy, que habla mucho y hace poco en este terreno. La mujer avanza en sus derechos, pero lentamente producto fundamentalmente de sus lucha, pero falta un gran Pacto de Estado que de una vez por todas elimine barreras, “techos de cristal”, discriminaciones e injusticias.

Un gran Pacto de Estado político y social que afronte el reto de acabar con el maltrato, el asesinato de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas. Que investigue a fondo en qué estamos fallando para que en apenas dos meses haya habido 21 asesinadas y centenares, miles de maltratadas.

En mi perfil de FB tenía un logo con Mafalda gritando a través de un cartel ¡Basta! en alusión al aluvión de casos de asesinatos ocurridos. Quería cambiarlo pero mis congéneres, al menos una parte de ellos, no me lo permiten con sus canalladas. La pasada semana se cerró de nuevo con tres  mujeres agredidas por tres machos incapaces de asumir que ya no son de su propiedad, que la mujer al igual que el hombre es libre para elegir con quien quiere vivir y lo que es aún más importante, cómo quiere vivir.

¿Cómo evitar esto? Difícil pregunta, compleja respuesta, aunque parece evidente que algo falla, quizás que nos estemos equivocando en el diagnóstico y por lo tanto en el tratamiento. Lo dejo ahí.

Quizás gentes como los del autobús famoso, algunos obispos, una parte de la iglesia durante siglos y ahora, tengan algo que ver algo con la extensión de esta plaga.

Creo firmemente que la iglesia debe seguir los pasos iniciados por el Papa Francisco para ir eliminando las muestra que aún le quedan de homofobia, de xenofobia y de trato injusto a la mujer, curiosamente mientras una parte de ella ampara y oculta casos de pederastia. También evitar que aún en sus sermones se lean textos de la Biblia denigrando a la mujer. Revisar estos comportamientos en la senda marcada por este gran papa podría ayudar en esta difícil lucha.

¿Qué responsabilidad tienen en esta epidemia? ¿Por qué poca gente, incluso desde la izquierda, alza su voz para denunciarlo? ¿Y el papel de los medios de comunicación?

Demasiadas preguntas mientras en estos instantes, al escribir estas líneas, otra mujer está a punto de morir asesinada a manos de un congénere despreciable.

Me avergüenzo de los de mi sexo, no sólo de los asesinos, también de los que callan de manera cobarde, de quienes cuentan chistes machistas, o hacen comentarios del mismo tenor, de los que echan "piropos" a quienes no lo desean, aquellos que utilizan sus puesto de poder para acosar sexualmente, los babosos que miran de manera impresentable, quienes aún les quedan toneladas de machismo aunque luego de manera hipócrita vayan a las concentraciones de protesta y alardeen de no serlo.

Ojalá esa mujer, como el resto que ahora están en peligro, se salven......Eso probablemente sólo será posible  si todas y todos remamos en la misma dirección después de hacernos una poderosa autocrítica.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 8 Marzo 2017



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada