jueves, marzo 9

De drama, humor y escándalos


Artículo publicado en Deia el 9 Marzo 2017

Vivimos en un mundo raro en el que además los acontecimientos suceden a  máxima velocidad y resulta difícil reflexionar, escribir sobre un tema concreto cuando en una sólo semana existen tantos sobre los que merece la pena hacerlo con un mínimo de rigurosidad.

Así me enfrento a estas páginas en blanco interesado en dar mi opinión sobre algunos de ellos, en buena lógica el primero debe ser sobre el pasado día Internacional de la Mujer.

Resulta al menos curioso que ese día venga marcado por una tragedia, la muerte de 140 mujeres, la mayoría emigrantes, en un incendio en la fábrica en la que trabajaban en Nueva York en condiciones lamentables.

Quizás quienes lo decidieron tuvieron en cuenta que para representar siglos de sufrimiento y de injusticia, no podía ser de otra manera que con una tragedia. Quizás con los años, puede ser que décadas, si se avanza hacia la igualdad entre géneros deberá ser revisado y cambiado por algo más agradable, pero de momento la situación no da para más.

En este 2017 se va a celebrar con la desidia de un gobierno, el de Mariano Rajoy, que habla mucho y hace poco en este terreno. La mujer avanza en sus derechos, pero lentamente producto fundamentalmente de su lucha, pero falta un gran Pacto de Estado que de una vez por todas elimine barreras, “techos de cristal”, discriminaciones e injusticias.

Un gran Pacto de Estado político y social que afronte el reto de acabar con el maltrato, el asesinato de mujeres a manos de sus parejas o ex parejas. Que investigue a fondo en qué estamos fallando para que en apenas dos meses haya habido 21 asesinadas y centenares, miles de maltratadas.

En mi perfil de FB tenía un logo con Mafalda gritando a través de un cartel ¡Basta! en alusión al aluvión de casos de asesinatos ocurridos. Quería cambiarlo pero mis congéneres, al menos una parte de ellos, no me lo permiten con sus canalladas. La pasada semana se cerró de nuevo con tres  mujeres agredidas por tres machos incapaces de asumir que ya no son de su propiedad, que la mujer al igual que el hombre es libre para elegir con quien quiere vivir y lo que es aún más importante, cómo quiere vivir.

¿Cómo evitar esto? Difícil pregunta, compleja respuesta, aunque parece evidente que algo falla, quizás que nos estemos equivocando en el diagnóstico y por lo tanto en el tratamiento. Lo dejo ahí.

Quizás gentes como los del autobús famoso, algunos obispos, una parte de la iglesia durante siglos y ahora, tengan algo que ver algo con la extensión de esta plaga.

Creo firmemente que esa iglesia debe seguir los pasos iniciados por el Papa Francisco para ir eliminando las muestra que aún le quedan de homofobia, de xenofobia y de trato injusto a la mujer, curiosamente mientras una parte de ella ampara y oculta casos de pederastia. También evitar que aún en sus sermones se lean textos de la Biblia denigrando a la mujer. Revisar estos comportamientos en la senda marcada por este gran papa podría ayudar en esta difícil lucha.

¿Qué responsabilidad tienen en esta epidemia? ¿Por qué poca gente, incluso desde la izquierda, alza su voz para denunciarlo? ¿Y el papel de los medios de comunicación?
Demasiadas preguntas mientras en estos instantes, al escribir estas líneas, otra mujer está a punto de morir asesinada a manos de un congénere despreciable.

Me avergüenzo de los de mi sexo, no sólo de los asesinos, también de los que callan de manera cobarde, de quienes cuentan chistes machistas, o hacen comentarios del mismo tenor, de los que echan "piropos" a quienes no lo desean, aquellos que utilizan sus puesto de poder para acosar sexualmente, los babosos que miran de manera impresentable, quienes aún les quedan toneladas de machismo aunque luego de manera hipócrita vayan a las concentraciones de protesta y alardeen de no serlo.

Ojalá esa mujer, como el resto que ahora están en peligro, se salven......Eso probablemente sólo será posible  si todas y todos remamos en la misma dirección después de hacernos una poderosa autocrítica.

El segundo asunto que ha suscitado mi reflexión tiene que ver con el revuelo levantado por el programa de etb “'Euskalduna naiz, eta zu?” (Yo soy vasco, ¿y tú?), en el que a través de entrevistas a personajes famosos de por aquí se hacían comentarios para unos peyorativos, para otros insultantes, o desafortunados, pero para mí simplemente bromas, algunas de dudoso buen gusto, sobre los de allí.

Quizás lo más importante sería analizar si dicho programa era de calidad o no, si como parecía intentar logró o no la sonrisa o la carcajada de quienes lo vieron y lo que resulta aún más importante lo entendieron. Por los comentarios escuchados y leídos parece ser que no. Quizás desde ahí debieran venir las críticas.

Partiendo de la base de que soy español (lo soy por casualidad por haber nacido en Madrid, aunque como mis hermanos lo podría haber hecho en Navarra, o en Oslo, Singapur, o Trípoli), la realidad es que este hecho no me pone absolutamente nada y al leer lo que sobre los ciudadanos de ese país se dijo en el citado programa la verdad es que no me siento ofendido en absoluto.

Utilizando el mismo sentido de humor que quienes diseñaron el guión, por lo que veo me considero mucho menos “facha”, “choni”, “paleto” o “carca” que la inmensa mayoría de los vascos y vascas que conozco. Por eso constato que a mí al menos lo dicho en ese programa no me afecta.

Pero aunque me afectara (síntoma evidente de las dudas que esa realidad me podría crear) si se tiene en cuenta que dichas afirmaciones se hicieron en el marco de un programa de humor, lo más que podría sacarme sería una sonrisa.

Esa es una de las claves, el sentido del humor, que junto a otro sentido, el común, está sufriendo un profundo deterioro en este mundo raro que nos toca sufrir. Para tenerlo desarrollado la primera premisa exigible es saber reírse de uno mismo y al menos en mi caso ésta la tengo suficientemente desarrollada.
Ahora la “Brunete mediática”, el PP, UPN, Cs, mon
tan en cólera utilizando de nuevo este argumento para demonizar todo lo que venga de por aquí arriba. Por cierto, menos mal que fue un programa de etb, porque si llega a ser de TV3 el escándalo sería de dimensiones planetarias.

Incluso dando un triple salto mortal de lo manipulable pretenden judicializar el asunto, se supone que para aprovechar el humo provocado para tapar las andanzas judiciales de Rato, Blesa y compañía.

La cuestión también sería hacer un ejercicio terapéutico de ponerse en el lugar del “otro”, o sea intentar saber cómo se reaccionaria justo al revés. Un programa de 13TV con Inda, Marhuenda y compañía diciendo lo mismo de Euskadi y los vascos. En fin….

Cabe preguntarse si de los que se han escandalizado allí alguno es de Cádiz, porque de serlo hará mucho tiempo que no pisa esa preciosa ciudad y desde luego por el camino habrá perdido una parte importante de su carácter, ya que en las chirigotas de su recién acabado carnaval se acaban de reír de todo, comenzando por de ellos mismos.

Al hilo de esto otro de los temas de interés ha sido el escándalo levantado en otro carnaval, en este caso el de Las Palmas, por el espectáculo, precisamente el ganador, de la Drag Quenn Borja Casillas en el que primero disfrazado de virgen y posteriormente de Cristo crucificado ha escandalizado a los sectores más ultras del catolicismo patrio.

Nuevamente el debate de que más allá de buen o mal gusto de esa parodia, ésta deba ser vista como fruto de unos carnavales transgresores e iconoclastas donde la libertad debe campar a sus anchas, o desde la estricta visión de la Santa Inquisición. Personalmente opto por lo primero.

Pero han resultado más lamentables las declaraciones del obispo del lugar, considerando este hecho de mayor gravedad que el accidente de Spanair en el que fallecieron nada menos que 154 personas. Por mucho que luego pidiera perdón eso representa el grado de visión cristiana que le invade, bastante poco tirando a nulo.

Como se puede ver vivimos en un mundo raro donde este artículo se queda sin espacio para hablar de las nuevas locuras de Trump insultando gravemente a Obama acusándole sin pruebas, lo poco que nos queda para el choque de trenes con Catalunya, o el nuevo CIS en el que se dispara la preocupación de los ciudadanos por la corrupción, mientras siguen dispuestos a votar a los partidos manchados por la misma. Ahhh y de los refugiados mal llamados así porque nos negamos a darles refugio. Pero eso será otro día.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 7 Marzo 2017


No hay comentarios:

Publicar un comentario