lunes, julio 25

Investidura de Rajoy: ¿No es no?

Publicado en El Socialista Digital Diario de Noticias de Navarra y Navarra Información el 26 Julio 2016

Se habla mucho últimamente de lo ocurrido durante la I Transición. Quizás una de las muchas diferencias que existan con el momento actual sería, que los políticos de entonces eran estadistas en los que primaba más el bien común, entendido lógicamente de diferente manera fueran de izquierdas, centro, o derecha,  por encima de sus intereses partidistas. Que cuando decían que no, resultaba ser siempre no,  al igual que cuando decían sí, era igualmente sí.

Entonces la sociedad tenía la seguridad de que si Carrillo, Suarez, Tierno Galván, o incluso Fraga trazaban un camino a seguir, ese era el que recorrían, sin recovecos, atajos, ni cambios de dirección. Esa honestidad, esa coherencia consiguió el respeto de una ciudadanía, que aunque apoyara a uno de ellos reconocía lo hecho por sus contrincantes.

En la política actual esa dignidad, esa sinceridad se ha perdido, los dirigentes de ahora nunca se sabe si van o vienen, si suben o bajan, si cuando dicen no será irremediablemente no, o por el camino se transformará en sí, incluso en no sabe no contesta, o sea en abstención.

Así nos encontramos con una sociedad absolutamente alejada de sus políticos, defraudada, desafectada, aunque no parece que indignada, o cabreada, ya que no suele manifestar estos estados anímicos públicamente. Quizás sea real ese análisis que dice que tenemos los políticos que nos merecemos, o quizás la frase deba hacerse justo al revés.

Por esta razón estos días hemos visto situaciones esperpénticas como la de Albert Rivera y su Ciudadanos que han pasado del NO rotundo, radical a apoyar a Rajoy en ninguna circunstancias, al ya veremos, o a la fórmula mágica del travestismo político de “votaremos no en primera instancia y nos abstendremos en segunda”, sin descartar que pueda resultar sí. Vergonzoso.

Pero la comedia bufa no acaba ahí, resulta que ahora los votos de los pérfidos separatistas (ahora ya denominados simplemente como nacionalistas) son tan válidos como los demás y lo que con el PSOE en la etapa anterior era vender España a unos peligrosos personajes que deseaban romperla, se ha convertido de manera milagrosa en gentes con quienes se puede pactar un apoyo y no se sabe si algo más.

¿A cambio de qué? Pues eso a diferencia de aquella maravillosa I Transición sólo se sabrá en los libros de historia, aunque la repentina prisa de la vicepresidenta Sáenz de Santamaría para llegar a acuerdos con Junqueras produce más que un recelo.

Vivimos una época contradictoria en la que la derecha se ha convertido al marxismo. Bueno…al marxismo de Groucho Marx, ese que asegura sin ningún pudor: “estos son mis principios, pero si no le gustan tengo otros”.

Así tenemos la profunda contradicción de que Ciudadanos tiene una vicepresidencia primera de la Mesa del Congreso que no le correspondía, justo con los votos de quienes según ellos mismos “pretenden romper la unidad de España”. Todo vale para Rivera y los suyos en un acto de indignidad personal y colectiva de record. Los dirigentes del PSOE tienen ahora claro de por qué la izquierda del partido les advirtió del profundo error que suponía el pacto con estos insensatos.

Pero ahora viene el momento de la verdad, ese en el que una vez desenmascarada la verdadera catadura de Ciudadanos le toca el turno al resto. ¿Serán coherentes, honrados y honestos tanto PSOE como Podemos, PNV, PDC (antes Convergencia), ERC y Bildu? ¿O por el contrario practicarán también el travestismo político de “donde dije digo, digo Diego?

Las últimas declaraciones especialmente contundentes indican que será lo primero y por tanto que Rajoy ni en primera, ni segunda votación podrá conseguir los votos suficientes para ser investido Presidente del Gobierno. Un 170-180 se alza majestuoso ante nosotros, salvo traición indigna de última hora.

A partir de ese instante y una vez demostrada la coherencia del resto la pelota estará sobre el tejado del PSOE, o lo que es lo mismo sobre los hombros de Pedro Sánchez. Si escucha a sus bases, si entiende el sentir de sus votantes sólo le queda un camino que recorrer: dar un paso al frente e intentar acabar con más de cuatro años de sufrimiento, de recortes, de acoso al Estad del Bienestar, de corrupciones por doquier, de incremento de las tensiones centro-periferia hasta casi llegar a la quiebra, de infamia de un PP y Rajoy indecentes.
Sólo ver la imagen del pasado jueves de las más de cien cajas de documentación de su ex dirigente valenciano Alfonso Rus saliendo de un psiquiátrico, le deberían indicar el camino a seguir.

Si Sánchez da ese paso demostrará que al contrario de lo que pensaban la mayoría de sus contrincantes y alguno de sus seguidores es un político de altura, un valiente digno sucesor del Pablo Iglesias de antes. Deberá ser un paso repleto de audacia, imaginación y generosidad que devuelva la ilusión, que recupere la decencia de una actividad política absolutamente desprestigiada. A continuación el resto, comenzando por  Podemos tendrán que poner de su parte para conseguir salir de este oscuro túnel de la historia.

¿Será fácil? Indudablemente no, pero ese 180-170 plural obligará al próximo gobierno a una actitud pactista, de síntesis y acuerdos que quizás sea lo que necesita en estos instantes nuestro país. Una legislatura de esfuerzo por encontrar puntos de encuentro, en el que nuestros políticos puedan recuperar ese espíritu de la I Transición que tanto bien nos trajo. Que cuando se escriba de nuevo la historia, a los Carrillo, Suárez, Tierno, Herrero de Miñón se les pueda unir los Sánchez, Iglesias, Urkullu, Puigdemont, Junqueras e incluso Otegi.

Si Sánchez da la cara, si no traiciona su palabra y a su gente se puede abrir una nueva etapa para ser recordada durante muchos años.

Veremos si es capaz, veremos si tiene el coraje y la valentía para ello, pero quizás ingenuamente algunos aún confiamos en que lo haga.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)


Villava-Atarrabia 26 Julio 2016

Habrá que resistir no?


martes, julio 19

Este mundo se nos desmorona

Publicado en El Socialista Digital y Navarra Información el 19 Julio 2016

Después de unos sanfermines que comenzaron sin el conflicto de la ikuriña pero que se estropearon con los casos de violencia sobre la mujer, violaciones, intentos de vejaciones y tocamientos, dejándonos una sensación agridulce, nos disponíamos a vivir de nuevo el sainete de las negociaciones para la formación de nuevo gobierno, cuando nos hemos visto sacudidos por dos hechos brutales.

Primero la noche en la que en Pamplona se celebraba el famoso “pobre de mí”, un camión de muerte arrollaba a la multitud que acababa de ver a la misma hora los fuegos de Niza, con los que culminaban el 14 de Julio fiesta nacional francesa. Un lobo solitario se inventaba una nueva manera de matar a 84 personas, 10 de ellas niñas y niños. Cruel salvaje, brutal y también impredecible.

¿Cómo se puede evitar que un camión aparentemente inofensivo arrolle a una multitud indefensa? ¿Cómo evitarlo por ejemplo, si se produjera en plena aglomeración del lanzamiento del cohete en la Plaza del Ayuntamiento de Pamplona a las 12 del 6 de Julio? ¿Cómo evitar que un joven musulmán radicalizado, probablemente por influencias del yihadismo en las redes sociales, pero también con las imágenes de sufrimiento en Siria, Iraq o Afganistán que diariamente invaden los medios de comunicación?
Porque todos los intentos de analizar los motivos por los que cada vez más jóvenes musulmanes perfectamente integrados en Francia, Bélgica, Inglaterra, o España entran en esta espiral de salvajismo y odio fracasen, si no ponemos este hecho como motivo fundamental.

Eso y la hipocresía de una sociedad occidental que reacciona (como no podía ser menos, porque estos hechos hay que condenarlos con contundencia) con agilidad, inundando los medios de comunicación, las redes sociales con denuncias y solidaridad: “Todos somos Niza” como antes “Todos somos Bruselas” o “Todos somos Paris”, pero olvida hacerlo cuando las brutalidades, éstas casi diarias, se producen en Siria, Iraq o Afganistán.

¿No son igual de merecedores de estas condenas, de estas solidaridades los muertos de allí que los de aquí? Porque hace apenas unos días hubo decenas de muertos, de asesinados, la mayoría de ellos niñas y niños refugiados del horror de una guerra eterna, en un bombardeo a una ciudad Siria. Por cierto aún sin aclarar si fueron aviones del régimen de Asad, de Rusia o incluso de Francia. ¿Cómo reaccionaríamos nosotros ante hechos así? El silencio ha sido nuestra respuesta.

Condeno, denuncio, abomino atentados como los de Niza, pero también el sufrimiento de la población siria, iraquí, o afgana. Maldigo a quienes reaccionan ante brutalidades como esta ordenando a sus aviones masacrar a la población de allí, por muy “selectivos” que se planteen los mismos. No son daños colaterales, son crímenes de lesa humanidad.

Hipocresía también mostrada a la hora de analizar el intento de Golpe de Estado, que la noche del viernes se produjo en Turquía. Hipocresía general, también de una izquierda a la defensiva.

Recep Tayyp Erdogan se ha convertido en un peligro para Occidente, una especie de dictador “democrático” (Hitler también fue elegido por abrumadora mayoría de los alemanes) que machaca a su pueblo, que no respeta ninguno de los Derechos Humanos, especialmente los de mujeres, homosexuales, etc., que cierra medios de comunicación, encarcela periodistas, blogueros, limita el uso de las redes sociales y lo que resulta aún más peligroso camina en una deriva de radicalización fundamentalista.
¿Cuánto de culpa del poder actual del ISIS, o Daesh, tiene este siniestro personaje? ¿Cuánto dolor se habría evitado en Occidente si no existiera?

Todos los analistas apuntan que los militares levantados el viernes pertenecen al sector más occidentalista y laico del ejército turco, alarmados por la deriva yihadista de su régimen. ¿Quizás por eso tardó tanto la UE y EE.UU. en reaccionar ante el golpe? ¿Fruto de esa hipocresía vomitiva fue que lo hicieran sólo cuando se dieron cuenta que fracasaba? ¿Cuántos atentados futuros nos habríamos ahorrado en Europa si hubiera triunfado y Erdogan y su “Opus Dei” fundamentalista hubiera caído?

Para aquellos ingenuos, de la izquierda especialmente, que dicen que un Golpe de Estado debe ser siempre condenado, decirles que las masas fueron lanzadas desde las mezquitas más radicalizadas, desde los clérigos más fanáticos, que se echaron a la calle al grito de “Alá akbar” y su comportamiento con los militares rendidos ha sido al más puro estilo del ISIS. Pasados unos días la democracia está siendo pisoteada, los Derechos Humanos ignorados con una purga brutal de militares y jueces. Esa es la verdadera faz de un personaje siniestro como Erdogan.

Mientras en EE.UU. el comportamiento de una policía racista da lugar a la violencia racial. Todo ello favoreciendo a los personajes políticos más reaccionarios, el tándem Trump-Pence, Boris Johnson, Marine LePen, Hofer, etc. nos muestran un negro panorama.  

El final está dedicado a las negociaciones para montar nuevo gobierno en nuestro país.
Comenzar por una frase que debe valer para muchas situaciones. “NO, ES NO”. Por eso si el señor Albert Rivera lleva diciendo constantemente que jamás votará a Rajoy como presidente, resulta patético escucharle decir que ese no es solamente para la primera votación, pero se transforma en abstención, o quizás un sí dentro de unos días, en la segunda. Un poco de seriedad por favor.

Ahora sólo faltaría que Pedro Sánchez haga la misma maniobra para demostrar que estamos rodeados de dirigentes políticos “chichifláuticos”, impersonales, veletas y lo que resulta peor mentirosos. Recordando la I Transición allí se tenía claro que cuando Carrillo, Fraga, Herrero de Miñón, Camacho, o Tierno Galván decían NO, era en un ciento por ciento NO. Eso diferencia aquellos estadistas de alta talla moral, con estos que no se sabe si van o vienen.

Después de que Albert Rivera se haya rendido a Rajoy con armas y bagajes surge la duda de si Pedro Sánchez hará lo mismo, o nos demostrará que es un político que se viste por los pies. Los números le dan, porque si mantiene la palabra dada a su electorado y mantiene su no a Rajoy hasta el final este fracasará en su intento de ser investido Presidente del Gobierno.

A continuación como le dicen desde la izquierda de su partido, tiene la obligación de dar un paso al frente y presentar su candidatura que podría contar sin grandes esfuerzos con 180 votos frente a 170 de la derecha. Si es audaz podría hacerlo, porque la resolución del Comité Federal del PSOE aprobada el sábado 9 no se lo impide y si deja la decisión en manos de la militancia con más razón.
Una pregunta como: “¿Apruebas que nuestro SG se presente a la investidura una vez fracasado Rajoy, o que con nuestra abstención pueda continuar?” podría ser apoyada por el 90 % de afiliados y afiliadas dejando desactivadas las voces traidoras que le animan a lo segundo.

Veremos si es capaz, aunque a la vista de todo lo comentado anteriormente y de que más bien parece que este mundo se nos desmorona por momentos, lo más probable es que no lo haga.

Malos tiempos para la lírica, oscuros, negros, como una segunda Edad Media, aunque nos queda la esperanza que como entonces después venga el Renacimiento.

Veremos…

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 18 Julio 2016





martes, julio 12

Entender los sanfermines

San Fermín es una fiesta especial. Desde hace más de sesenta años la disfruto año tras año con muy pocas excepciones, apenas dos, aunque cada vez me cuesta más seguir el ritmo de una fiesta sin igual como dice la canción.

Este año de nuevo me he sumergido en ella con la herida reciente del quinto aniversario de la mayor injusticia que he sufrido en toda mi vida: la expulsión del PSOE después de 22 años de militancia, de esfuerzo y de servicios, algunos ellos aún inconfesables. Cuando el sábado a la noche escuchaba a mi compañero Pedro Sánchez  hablar de nuevos tiempos, me habría gustado tenerle cara a cara para decirle que cómo puede hablar así si después de haberme utilizado durante 20 largos años en misiones de paz, es capaz de mantener mi expulsión por reconocer la labor de Otegi en el seno de la izquierda Abertzale.

Pero no quería hablar de eso, quiero referirme a los días que he disfrutado en mi querida Iruña, rodeado de amigas y amigos, de la gente que me aprecia, que me quiere y además de una visita inesperada, mi primo chileno su novia y su hermana. Al pasearles por la fiesta enseñándoles los diferentes instantes de la misma, comprendía que aunque parezca que nada ha cambiado de mis años mozos, en el fondo si lo ha hecho y de manera profunda en algunos aspectos. 

Mantiene eso sí un valor importante, que en estos apenas nueve días no sólo hay diversión, también existe una actividad intensa en los social, te vas encontrando por el largo periplo de la fiesta con gentes que hacía tiempo que no veías. Es uno de los valores de San Fermín ese reencuentro con quienes no ves durante el año, o incluso mucho más tiempo. Gentes variadas de diferentes talantes ideológicos, del mundo de la política, de la prensa, de la música, de las artes y que quizás durante estas fiestas se transformen, en este caso para bien.

Pero este año una vez eliminado el elemento distorsionador de la ikurriña que parece afortunadamente superado, nos encontramos de sopetón con una avalancha de casos de maltrato sobre la mujer en forma de violaciones y acosos sexuales. En el momento de escribir estas líneas ya ha habido dos denuncias de los primeros y cuatro de los segundo. Todos son graves pero lo es especialmente más que la violación sea entre cinco jóvenes andaluces a una joven de 19 años madrileña, grabando los hechos con el móvil y que uno de ellos sea precisamente agente de la autoridad (guardia civil).

¿Cómo es posible que ninguno de los cinco intentara parar esta canallada? ¿Qué está ocurriendo en nuestra sociedad para que cinco chavales que vienen a divertirse a una fiesta como San Fermín, acaben en prisión acusados de un delito tan execrable? ¿Qué para que gente tan joven acabe ejerciendo maltrato sexual a la mujer? ¿Dónde están quedando los valores de la generación más formada de nuestra historia? ¿Qué falla? ¿Qué podemos y debemos hacer para evitarlo?

Nuestra sociedad, nuestros políticos, nuestros poderes públicos, nuestros enseñantes deben hacerse una y mil veces estos interrogantes, para buscar soluciones eficaces que eviten esta profunda e indignante desgracia.

En una fiesta como San Fermín existe libertad, pero no puede interpretarse como libertinaje, como el “aquí todo vale”. Debe entenderse; quienes vengan de fuera deben entender esta fiesta, sus normas, algunas no escritas y sobre todo ejercitar el respeto, un respeto relajado por la fiesta pero que tienen sus líneas rojas que jamás deben ser cruzadas, ni por los de aquí ni por quienes vienen de fuera. Pamplona no puede, no debe convertirse en una ciudad sin ley, o se corre el peligro de que esta fiesta sin igual muera de éxito.

En fin, volviendo a lo positivo han sido unos días preciosos, en los que ha habido de todo desde las visitas a mi peña Muthiko Alaiak, cenas con buena compañía, amigas y amigos, mi familia, bien, muy bien acompañado, paseo con los correspondientes fritos, salidas nocturnas, la maravilla de ver los fuegos desde el bar del Baluarte, la capilla del santo en San Lorenzo, o el vermut al mediodía por los bares que rodean la plaza del Castillo. Todo eso más el calor y color de ver la corrida desde el tendido de sol, aunque te cueste la crítica de los animalistas de turno ahora que se ha puesto de moda esta nueva ideología.

Nos es agradable ver cómo hacen sufrir a un bello animal como el toro bravo, pero supongo que la mayoría de la gente, por no decir toda, de los que acuden cada tarde al coso pamplonés no va precisamente por esa razón, como tampoco lo es saber que el pollo, el cordero, o la ternera que te comes ha sido sacrificada, criada, o trasladada de manera digamos poco humanitaria.

Así son realmente los sanfermines, así deben serlo.


Y el 15 la vuelta a la realidad, negociaciones de nuevo Gobierno, la crisis en Reino Unido “Brexit” incluido, la violencia racial en EE.UU., o el drama de los refugiados.

Habrán sido nueve días de paréntesis necesario  a pesar de ciertos puntos negros como los comentados.

Gora San Fermín. Viva San Fermín.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 11 Julio 2016




martes, julio 5

¿Tendrá coraje Pedro Sánchez?

Publicado en El Socialista Digital el 5 Julio 2016, en Gara, Deia y Diario de Noticias de Navarra.

Después de la noche electoral del 26-J, de haber “salvado los muebles” y probablemente su cabeza al mantener al PSOE como segunda fuerza electoral evitando el temido “sorpasso”, Pedro Sánchez ha desaparecido de la escena política.

Mucho se está especulando sobre esta decisión y de si resulta oportuna, hábil, o simplemente es una muestra más de la extrema debilidad en la que se encuentra interna y externamente. Pero lo cierto es que su silencio está siendo aprovechado por sus contrincantes de dentro, para ser ellos y ella quienes dicten la senda que debe recorrer el partido que dirige.

Un día sí y el otro también sus críticos, comenzando por Susana Díaz, Fernández Vara, o García Page, expresan en viva voz lo que resulta un secreto a voces, que son partidarios de favorecer la investidura rápida de Rajoy rindiéndose con armas y bagajes. ¿Eso se puede considerar alta traición a sus bases y electores? Probablemente sí.

Resulta incomprensible, injusto, e intolerable el hecho de que desde que el espíritu de Torquemada volvió al PSOE se esté aplicando la norma de mano de hierro con los afiliados discrepantes y en cambio se permita que estos señores y señora, por muy barones que sean, actúen al margen de las decisiones tomadas en los órganos de dirección y la manifiesten públicamente sin ningún pudor.

Los grupos de presión, los denominados poderes fácticos ya han puesto su maquinaria a la máxima actividad para que aquí no cambie nada. Para eso resulta imprescindible “atar en corto” a Sánchez evitar cualquier desviación en la ruta prevista: que la derecha, el PP y Rajoy, sigan gobernando y salvaguardando sus intereses. Cuanto antes mejor, si puede ser antes de final de Julio o lo más tardar Agosto.
Pero tropiezan con dos problemas importantes, que no les dan los números (en el mejor de los casos PP más Ciudadanos y Coalición Canaria suman 170 e incluso sumando PNV les faltaría uno para la investidura) y que el PSOE y su líder no han dejado de repetir machaconamente que en ningún caso apoyarán a Rajoy por activa ni pasiva, lo que significa en castellano entendible que votarán en contra. Entre otras cuestiones porque es lo que les demandan la inmensa mayoría de sus bases y electores.

Casi todos excepto Susana Díaz, Vara, Page y ahora también de manera incomprensible Madina. Vaya papelón el de este cuarteto. Probablemente si el Pablo Iglesias de antes levantara la cabeza les echaría a latigazos del templo.

Por lo tanto tenemos a Pedro Sánchez   y como consecuencia al PSOE en su conjunto, en una terrible encrucijada, quizás la más vital de su historia. Porque o bien permite que Rajoy sea investido como defiende ese cuarteto y los poderes fácticos, o busca una alternativa, como comienzan a sugerir otras voces de la izquierda de su propio partido entre los que se encuentran el que compitió con él en las primarias, José Antonio Pérez Tapias, o el diputado por Guipúzcoa Odón Elorza.

También se defiende esta tesis desde  la corriente Izquierda Socialista,  donde se está impulsando una iniciativa en forma de carta que ya ha sido firmada por centenares de afiliados y afiliadas a favor de que si Rajoy fracasa al no obtener los apoyos necesarios, Sánchez dé nuevamente un paso al frente para intentar un gobiernos progresista.

Parece paradójico que teniendo menos apoyos que el 20-D ahora exista más posibilidades de éxito debido a tres factores. Por una parte el fracaso de Unidos Podemos les sitúa en una posición menos beligerante y debilitada a la hora de poner exigencias o líneas rojas. Están más moderados y blanditos. En segundo lugar la eliminación de propuestas como el famoso referéndum en Catalunya e incluso el cambio habido en el propio PSC recuperando la consulta tipo Canadá. Por último Rajoy al avanzar que abría ronda de negociación con todos, incluidos los hasta ahora proscritos y apestados partidos nacionalistas. Ese cambio permite a Sánchez hacerlo también y abre por tanto  la posibilidad de un acuerdo con Podemos con el apoyo de PNV, DyL, ERC e incluso Bildu cuyo dirigente Arnaldo Otegi ha repetido que apoyarían un gobierno alternativo.
Eso supondrían 180 votos afirmativos por 170 en contra, suponiendo que Ciudadanos no entrara en esta operación, que es mucho decir ya que al igual que Podemos su debilitamiento actual hace que pueda ser más flexible y receptivo a esta hipótesis.

Avala la necesidad de intentarlo que las encuestas realizadas con posterioridad a la cita electoral señalan sorprendentemente que un 25 % del electorado que se abstuvo, se arrepiente de haberlo hecho a la vista de los resultados y que existe un 20 % más que en el 20-D de quienes habiendo votado los consideran negativos a posteriori, lo que indica que en estos instantes preocupa más a la ciudadanía española que gobierne Rajoy que lo haga Sánchez, especialmente al haberse conocido el preocupante dato de que se ha cogido nuevamente de la hucha de las pensiones más de 8.000 millones de euros en el último año.

La clave ahora es saber si Pedro Sánchez tendrá el coraje primero de cumplir su palabra, repetida hasta la saciedad de votar no a Rajoy y después si este fracasa y para evitar el drama de unas nuevas elecciones lo intenta él. Es en los instantes trascendentales como éste cuando se demuestra la verdadera pasta de un líder, de un estadista. Ahora puede demostrar que lo es o bien que sólo se trata de un muñeco roto en manos de Susana Díaz y sus mariachis.

Apoyo interno tiene, su electorado le empuja claramente en esa dirección y probablemente esta vez y una vez vistas las orejas al lobo, también lo tenga en el exterior, comenzando por su socio natural Unidos Podemos.

Debe entender que la pérdida de más de un millón doscientos mil votos de la izquierda que no fueron a votar, ha sido debido a que éste es un electorado muy sensible a la frustración de que dando los números no se llegara al acuerdo de un gobierno de progreso. Si en esta ocasión vuelve a ocurrir no sabemos muy bien las consecuencias que pueda tener, aunque quizás sea que otro millón, o dos, o tres les abandonen y ya no se recuperen en un largo periodo de tiempo.

El próximo sábado 9 de Julio será el día de la verdad para el PSOE, Pedro Sánchez y quizás también para la izquierda.
¿Tendrá Sánchez el valor, el coraje, los…, de hacerlo o nuevamente se acobardará pasando a la historia como una figura frustrante, decepcionante? ¿Decidirá el Comité Federal escuchar la abrumadora demanda de sus bases y electores, o les traicionará? La respuesta en unos días, pero en esa decisión millones de ciudadanos y ciudadanas nos jugamos mucho.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado el PSC viviendo en Navarra)


Villava-Atarrabia 3 Julio 2016

¿Qué mejor que esta canción de Barricada para cerrar esta reflexión....