domingo, enero 31

SPOTLIGHT, pederastia en la Iglesia Católica.


Ver una impresionante película como Spotlight no sólo te permite recrearte en una gran historia dirigida magistralmente por Thomas McCarthy (habrá que seguirle la pista, aunque tenga ese curioso apellido), con espléndidas actuaciones de Michael Keaton, Mark Ruffalo; Rachel McAdams, Brian d'Arcy James o Liev Schreiber. Pero también remueve tu conciencia, aunque en el mundo actual haya pocas que sean susceptibles de hacerlo. 

Resulta difícil narrar con verdadera maestría el difícil caso de la investigación que un periódico local menor, The Boston Globe, hizo en 2002 a través de su equipo especializado de los casos de pederastia en la Iglesia Católica ocurridos en dicho ciudad. La conclusión fueron más de un centenar de sacerdotes implicados, culpables y cientos, quizás miles de víctimas, más la complicidad de la Jerarquía comenzando por el todopoderoso obispo de Boston.

Resulta significativo que ese editor Marty Baron lo sea ahora de un prestigioso diario como Wasington Post y sea considerado el mejor editor, al menos el más valiente de la historia.
Según la estás visionando reflexionas sobre tu actividad diaria y tu cabeza se llena de interrogantes. ¿Cuántas personas que diariamente pasan por tu lado han sido también víctimas de abusos por parte de miembros de la santa madre iglesia (en minúscula adrede)? ¿Sería posible en nuestra comunidad, en Navarra, un Spotlight propio? ¿Qué grado de complicidad tenemos social, políticamente, o desde los medios de comunicación con esta lacra?

Navarra es una comunidad muy impregnada por la relación católica. ¿Cuántos de nuestros políticos, empresarios, simples trabajadores, o enseñante y médicos de más de 60 años, han pasado por el seminario en su juventud? Eso más la irrupción del Opus Dei ha producido un extraño magama en el que ni las gentes de izquierdas ni siquiera las de la izquierda abertzale osan explorar terrenos como el que trata Spotlight.

Impresiona especialmente leer al final de la película el listado de ciudades en las que se han descubierto con posterioridad a 2002 casos de pederastia en la iglesia y sorprende la ausencia de españolas, incluida ahí Pamplona. ¿Significa que aquí no llegó esa epidemia? ¿Nuestra iglesia es más pura que las otras? ¿No existen aquí víctimas (allí les llaman supervivientes por el alto número de suicidio que provoca)?

Las respuestas parecen evidentes. NO, no y no. Por tanto: ¿cómo es posible que no se haya destapado? ¿Se llega a tal nivel de complicidad vomitiva en una “zona católica” por antonomasia como esta?

La epidemia de la pederastia en la iglesia alcanza cada rincón del mundo, cada lugar en el que están. Se podrá decir que son una minoría, el 10 % hablan en la película, peropersonas afectadas merecen también como otras víctimas la investigación, el reconocimiento, la justicia, el castigo de sus culpables y cómplices, nuestra solidaridad. Porque ambos, culpables y cómplices son criminales, en muchos casos han  cada víctima es única, cada vida destrozada, truncada es única. Las miles y miles de cometido hechos delictivos con resultado de muerte.

Por eso es menos entendible el silencio cómplice. ¿Cuántos partidos políticos en Navarra (ponga aquí cada lector su comunidad) han planteado investigar este tema aquí? Ninguno. ¿Cuántos periódicos aquí han puesto a sus equipos de investigación a disposición de este gravísimo tema? Ninguno, ni siquiera los relacionados con la izquierda abertzale. ¿Cuántos de nosotros hemos reflexionado, escrito, publicado sobre este espinoso tema? Casi ninguno, al menos por mi parte pretendo romper esta asquerosa regla.


Malditos sean los curas pederastas, sus autoridades que les protegen y los silencios cómplices. Maldita sea una sociedad que no investiga, denuncia, castiga estas prácticas. Alzo por eso mi voz de denuncia en mi sancta sanctorum frente a ello. No en mi nombre!

domingo, enero 24

Enero negro 1977, no olvido


El pasado viernes vivimos un día histórico que probablemente recordemos en años venideros. Quizás suponga entrar en la II Transición como el Sábado Santo de 1977 con la legalización del PCE se entró en la I. Recordaba al hilo de esta circunstancia también el terrible Enero que sufrimos en éste país justo hace ahora 39 años y que viví en primera persona. Aquellos acontecimientos tan bien reflejados por Bardem en su espléndida película.

En el instante de escribir estas líneas tengo muy vivos en mi memoria aquellos dramáticos días. En aquel tiempo militaba en el PCE y en Comisiones Obreras, en la Universidad de Madrid donde estudiaba y en el sector de Artes Gráficas donde trabajaba. Se inició el domingo 23 de Enero de 1977, cuando un grupo de ultraderecha asesina al joven Arturo Ruiz en una manifestación pro amnistía en el cruce de las calles de Silva y Estrella, en la trasera de la Gran Vía (entonces avenida de José Antonio) de Madrid.  Me encontraba cerca con los compañeros de la Universidad y aún llegan las sensaciones de indignación, miedo y rabia contenida al ser informados de ello. 
Al día siguiente muere la estudiante de sociología María Luz Nájera, por el impacto del bote de humo que recibe en la manifestación en protesta por la muerte de Arturo. Recibe el golpe en la esquina de la Gran Vía con la calle de Libreros. Impactados por ambos hechos toda la izquierda antifranquista se conmociona.

Precisamente aquel terrible 24 de Enero teníamos previsto reunirnos el PCE de Gráficas en el despacho de los abogados laboralistas de Atocha, lugar que alternábamos con el de Españoleto, pero nos llamaron para suspenderla porque había otra más importante del Transporte que por entonces estaba en huelga. La sustituimos por una mini reunión en mi casa, que también solíamos utilizar en momentos puntuales. Había negros nubarrones, y algo se barruntaba pero a pesar de la rabia y la indignación se nos recomendó desde la dirección del PCE tranquilidad, y en la charla que tuvimos decidimos acatar esa decisión.

A las doce de la noche sonó el teléfono de mi casa. Un camarada, Eugenio, me informaba de lo de Atocha. Asesinados Enrique, Sauquillo, …seis en total y heridos graves Lola, Alejandro…Pensé que podíamos haber sido nosotros. Luego una vorágine de reuniones, asambleas, contactos, y sobre todo un mensaje claro: hay que mantener la calma, no responder a la provocación. A pesar de la rabia contenida por nuestros camaradas asesinados apretamos los dientes y tragamos el sapo. Éramos comunistas y por tanto teníamos una mayor responsabilidad.
Después (precisamente con él terminaba esa semana negra ) el impresionante entierro en el que participé activamente en el “servicio de orden”, y la sensación de estar viviendo momentos históricos. Luego con el tiempo entendí que aquel llamamiento a la calma de mi partido fue clave para conseguir la democracia, y desde entonces defiendo esa misma reacción en circunstancias parecidas.

Antes otro día de Enero, fatídica casualidad, el 21 pero años atrás en 1969, caía asesinado por la policía franquista Enrique Ruano. Conocí a Enrique en la lucha anti franquista, era de mi misma quinta, aunque en aquel tiempo yo militaba en el PCE y estudiaba en la Escuela Teleco. Allí un día de Enero nos enteramos de su muerte, de su asesinato, recuerdo las conversaciones con José Luis “Avinareta”, Pepe Carpintero, Manolo Briso, Manolo Gamella, aunque los dos últimos eran de la FUDE teníamos una muy buena relación, y nos estremecimos al pensarlo. 

El franquismo agonizaba, lo sabíamos, pero temíamos sus últimos coletazos, y éste fue uno de ellos. También conocíamos a sus torturadores, a sus asesinos, el comisario Conesa, el temible Yagüe, y un sádico, “Billy el niño”, o lo que es lo mismo Juan Antonio González Pacheco. No los conocíamos físicamente pero circulaba por los círculos de lucha antifranquista su crueldad. 

En aquel tiempo se estaba discutiendo el Estatuto para la Politécnica, y la izquierda lideró esa lucha, yo era representante de Teleco, y después de una reunión clandestina en Caminos, al salir camino del autobús, paró bruscamente un Seat negro a mi lado, supe enseguida qué suponía aquello, bajaron dos policías de la Brigada Político Social, uno de ellos era “Billy el niño”. Creo que nunca se borrará de mi mente aquella cara. Ahora vuelven a mí los recuerdos de aquellos interminables días en la DGS, en la Dirección General de Seguridad de la Puerta del Sol. Aquel tétrico edificio que aún me da escalofríos al pasar delante, por más que ahora sea la sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Hoy al recordar aquellos hechos pienso que también en esa ocasión pude ser yo, cuando Billy “actuaba” y uno de sus compañeros le decía “ten cuidado que se te va a ir la mano otra vez y lo vas a matar”, resuenan esas palabras y las recuerdo como si fueran ahora, y su respuesta “no importa, hacemos como con Ruano, lo tiramos por la ventana y decimos que se quería escapar”. Pienso en Enrique, en todos los Enriques que dejamos por el camino, en aquellos camaradas, los abogados de Atocha, por eso escribo estas líneas, que son, que quieren ser un homenaje a quienes lucharon codo con codo conmigo y hoy ya no están. 

Recordando aquellos Eneros observo la presión intolerable que sufre la izquierda en el actual y aquellas sensaciones experimentadas entonces las vuelvo a tener ahora. Siento que vuelve la presión agresiva del fascismo, ahora con otra cara y otros nombres: “el mercado”, “las agencias de calificación”, el FMI, el “Tea Party” que controla el PP, los poderosos poderes fácticos mediáticos, las leyes represivas incluida la “Ley mordaza”, la intolerancia, la sensación de peligro sólo por pensar diferente, la incomprensión de muchos. Echo de menos que en aquel tiempo existía una mayor camaradería entre los que luchábamos. A diferencia del momento actual en el que cierta insolidaridad, la ambición, la insensibilidad, el borreguísimo, o la traición dominan una parte de la política.

Estamos en otro tiempo, pero esta tarde de invierno recuerdo aquellos momentos, aquellos días, aquellos interrogatorios crueles, aquellas gentes, a mis camaradas caídos con sensaciones profundas, muy profundas, y alguna lágrima asomando por mis ojos, sintiendo que al recordarlos recupero mi capacidad para llorar de emoción. Para luego lavarme la cara con agua muy fría y continuar la lucha, también en su nombre, una lucha revolucionaria, activa, valiente que frene estas nuevas agresiones de un fascismo diferente pero igual de insaciable, cruel.

Os recuerdo hoy, os recordaré siempre camaradas, compañeros…..vuestro ejemplo me guía y guiará, sé que también vosotros no consentiríais sin alzar vuestra voz que la izquierda no gobierne pudiendo hacerlo. Sus imágenes en esta reflexión para que tampoco olvidemos sus rostros. 


Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 24 Enero 2016

viernes, enero 22

Nuestro país ante una situación revolucionaria

Es mi obligación esta tarde alzar mi voz, como socialista, como viejo militante de la izquierda, como luchador anti franquista, como amante de la libertad:

No sé si es adecuado este título para definir la situación que vive la política de nuestro país en las últimas horas, pero si lo analizamos con perspectiva se parece bastante a ello.

La comparecencia de Podemos de esta mañana, las propuestas hechas por su líder Pablo Iglesias han pillados a todos con el pié cambiado, incluso da la impresión que también a su propia militancia. Es lo que tiene estar en un partido de estructura piramidal, en el que las decisiones de la cúpula son aceptadas sin ningún aspaviento por el resto de la organización. Me temo que esta mañana muchos de sus líderes y lideresas se han enterado de ella como el resto de los mortales viendo, o escuchando los medios de comunicación.

El indecente editorial de El País ya hacía prever que algo importante se estaba cocinando, e intentaban dinamitarlo antes de sus concreción parece que con poco éxito. Leyendo entre líneas parecía que el mensaje de los poderes fácticos no sólo iba dirigido a Pedro Sánchez sino que también en cierta manera de Pablo Iglesias. La amenaza además de intolerable debe servir precisamente para ir justo en la dirección contraria a la que señalan. Cuando el enemigo te marca el camino a seguir, hazlo justo en dirección opuesta.
Varias reflexiones sobre esa comparecencia, la primera que a estos jóvenes recién llegados a la política hay que reconocerles que han impuesto un nuevo tiempo más dinámico. El que se adelanta gana, cierto, pero no siempre acierta. A partir de ahora quienes no se adapten al mismo corren el riesgo de quedar constantemente fuera de juego, a pié cambiado. Pero les pierden unas formas prepotentes, con dosis de mala educación. Harían bien en cuidarlas a partir de ahora no vaya a ser que el otro recoja el guante y se lo encuentren remando en la misma canoa.

Pero han cometido un grave error que curiosamente favorece la posibilidad de un gobierno alternativo. Proponer un gobierno de coalición resulta extremadamente beneficioso para el PSOE. De esa manera se convierten en corresponsables, copartícipes de lo que haga y eliminan a Pedro Sánchez el peligro que suponía verse investido por sus votos, pero beneficiarse del desgaste de una gestión compleja al situarse fuera. Si fuera Pedro Sánchez aceptaría de inmediato ese envite.

Por otro lado han eliminado la línea roja más comprometida, la exigencia de un acuerdo previo sobre el derecho a decidir y el referéndum en Catalunya, que era precisamente lo que tenía absolutamente sublevados a los barones del PSOE y a los poderosos poderes fáticos.

Las propuestas programáticas, han sido pocas y poco desarrolladas lo que también beneficia a Sánchez y además coinciden al 100 % con las que el PSOE ha ido poniendo sobre la mesa los últimos días.

Todos los escollos parecen pues eliminados y hoy es mucho más fácil ese Gobierno del Cambio (conviene comenzar a irlo llamando así) alternativo a Rajoy y su cada vez más desenfocado PP.

¿Eso significa que ya todo será un camino fácil hasta su nacimiento? Todo lo contrario, aunque han pillado a todos con el pié cambiado resulta evidente que los poderosos enemigos del cambio reaccionarán con rapidez y esta misma tarde comenzaremos a ver su contraataque desde todos los flancos posibles, internos y externos. La maquinaria mediática ya está engrasada, las presiones obre Sánchez van a ser absolutamente brutales.

Por eso mismo la izquierda especialmente del PSOE debe movilizarse desde ya mismo. Activar sus recursos empezando por Izquierda Socialista, sus individualidades de prestigio como José Antonio Pérez Tapias, Odón Elorza, y otras y otros, convertirse en activistas de esta ilusionante alternativa. Utilizar las redes sociales, inundarlas de proclamas a favor de un Gobierno del Cambio, de coalición con las otras izquierdas, Podemos, Unida Popular, el apoyo de PNV y si desean a medio plazo ERC o Bildu.
Sacar a este país del oscuro túnel en el que el PP y sus políticas económicas, laborales, sociales, de limitación de libertades o tensiones inadmisibles centro-periferia nos ha metido. Un gobierno transversal, plurinacional y de progreso, que sea capaz de entender que somos un país plurinacional que necesita encajes diferentes comenzando por el constitucional, un gobierno que resuelva desde el respeto al derecho a decidir y con soluciones imaginativas la difícil solución en Catalunya y Euskadi.

Rajoy declina presentar su candidatura a Presidente del Gobierno. El puente queda así terminado de construir. Ese puente por el que las izquierdas se deben a comunica para darse ese abrazo que inmortalizó Genovés. La pelota está ahora en nuestro tejado, en el del PSOE.

Estamos viviendo un día histórico y muchos ni se enteran de que hoy comienza la II Transición de nuestro país, lo sé porque siento lo mismo que en aquel instante ese Sábado Santo en el que el PCE fue legalizado. Ahora como entonces se necesitan contactos discretos, aunque los acuerdos se hagan con luz y taquígrafos, algún café, alguna comida o cena que haga a los protagonistas empatizar con el “otro”. 

Por eso desde esta misma tarde esos activistas debemos salir de nuestros escondrijos y dar la cara, luchar como luchamos contra el franquismo, arropando a Pedro Sánchez, a Pablo Iglesias, a Alberto Garzón. Es el momento de la izquierda y debemos aprovecharlo, el tren a veces sólo pasa una vez. Una izquierda codo con codo como antaño con audacia, imaginación, respeto y generosidad.

Como militante socialista del PSC afirmo desde estas líneas mi apoyo firme y entusiasta a un Gobierno de Cambio a través de una coalición de PSOE, Podemos y UP. Lo afirmo alto y claro y animo a hacerlo al resto de las gentes de la izquierda, especialmente a las y los afiliados socialistas.

¡No pasarán!

Fdo; José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)


Villava-Atarrabia 22 Enero 2016

Qué mejor qué esta canción de mis admirados Barricada


miércoles, enero 20

Otegi libre, Otegi en política


Publicado en GARA el 22 Enero 2016

Quería hablar con una cierta perspectiva de la sentencia de la Audiencia Nacional que inhabilita políticamente Arnaldo Otegi hasta el 2021.

Antes que nada plantear que como afiliado socialista y por lo tanto como militante de la izquierda, la considero un error y profundamente injusta. No es justicia sino venganza, como lo es que quien lideró una alternativa como Bateragune que supuso el principio del fin de una violencia que ya duraba cincuenta años que tanto sufrimiento había ocasionado especialmente a la sociedad vasca, fuera encarcelado cuando lo que realmente se debiera haber hecho es reconocer la valentía de enfrentarse a ETA, para derrotarla con propuestas entre sus mismas bases. Que fuera el artífice de un tránsito rápido, controlado y sensato de la violencia a la política.

Una figura de la política como Otegi no puede, no debe quedar fuera del futuro de Euskadi los próximos 6 años. Un tiempo vital para buscar una alternativa definitiva, consensuada y sensata a las viejas tensiones centro-periferia en el Estado.

Algo habrá que hacer, no sé exactamente qué pero en las próximas elecciones autonómicas vascas Otegi debe estar en el punto de salida si él lo desea y sus gentes le apoyan.

Por esa razón llevo años participando en cuantas iniciativas se plantean para exigir su libertad y ahora su habilitación política. Participo como socialista, como viejo activista de la izquierda acostumbrado a alzar mi voz cuando observo alguna injusticia y esta lo es y profunda. Lo hice cuando su gente nos agredía y lo hago ahora cuando el agredido es él.

Debiera estar acompañado en esa solidaridad, en esa protesta solidaria por muchas y muchos de mis compañeros de partido, de ideología, pero lamentablemente no es así, porque no se ha hecho la pedagogía necesaria ante una situación que debiera tener, al menos en la izquierda, un visión objetiva y completa. Nos hemos dejado llevar por las manipulaciones de la derecha, por las campañas mediáticas deplorables, incluso por nuestra miopía y nuestros errores. Acomplejados, acogotados por presiones inadmisibles de ciertas asociaciones de víctimas, ignorando mostros mismos lo hemos sido y por lo tanto nuestra legitimidad a la hora de enfrentarnos a este tema.

Creo que es hora de reaccionar con valentía, sin complejos y que no sea solo yo el bicho raro que lo plantea, el “Pepito Grillo” observado cuando menos con escepticismo, incomprensión, incluso a veces con cierta  agresividad.

Desde estas líneas alzo mi voz socialista contra esta arbitrariedad y además de pedir su inmediata libertad exijo sus derechos políticos, su derecho a participar en política desde el mismo instante que esté en libertad. Desde mi respeto y solidaridad, incluso desde las profundas diferencias que en algunos temas nos separan.
(foto del debate en la Universidad de Barcelona en 1999)

Otegi tiene derecho a ser un sujeto activo de la política vasca y debe serlo.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 20 Enero 2016



martes, enero 19

Aúpa, Pedro Sánchez!



Publicado en Publicoscopia y Diario de Noticias de Navarra en Enero 2016

Existe un deporte en Euskadi, el levantamiento de piedras, que exige grandes dosis de potencia a la hora de elevarlas sobre el hombro. El levantador tiene un entrenador que le anima para lograr su marca y habitualmente utiliza una expresión para empujarle psicológicamente: “Aúpa Txomin!”.

A Pedro Sánchez SG le está tocando el papel de levantar la pesada piedra sobre su hombro de conseguir un gobierno alternativo al de Rajoy. Sufre presiones centrípetas y centrífugas que le empujan, o bien hacia una Gran Coalición entre PP, PSOE, Ciudadanos que impulsan los poderosos poderes fácticos, sean económicos, financieros, mediáticos e incluso religiosos, o como defienden los sectores de izquierda de su partido, un gobierno de izquierdas con Podemos.

¿Qué opinarían sus bases si se les pudiera consultar? Parece evidente que tanto las del propio socialismo, como mucho más su base social le empujan hacia la segunda opción, más aún después de haber sido los grandes sufridores de una injusta política económica por parte de Rajoy y el PP. Eso añadido al recorte del Estado del Bienestar y las libertades es comprensible que esto ocurra. Incluso el tremendo desaguisado que ha producido en las tensiones, ya de por sí potentes, centro-periferia.

En los últimos días (ya se les echaba de menos) las gentes de izquierdas que pelean en el interior del PSOE han dado la cara. Primero la carta dirigida al propio Sánchez firmada por gentes de peso como Pérez Tapias y Odón Elorza y coincidiendo con el ella el comunicado lanzado por la dirección de Izquierda Socialista, única corriente legalizada en su seno.

En ambos escritos coinciden no sólo en la defensa de lograr un gobierno alternativo defendiendo el pacto con Podemos y el resto de fuerzas progresistas, también en las bases que deben sustentar el mismo. Defender los derechos civiles y sociales de la ciudadanía, la profundización de la democracia, la dignificación de la política erradicando de ella la corrupción, y la reforma del Estado de las autonomías, para construir el Estado federal plurinacional que la realidad política de España exige. Siendo en el marco del debate sobre la ineludible reforma constitucional donde ha de plantearse el procedimiento adecuado, como puede ser una consulta legal a la ciudadanía para el reconocimiento de la realidad nacional de Cataluña.

Un pacto que aglutine aspiraciones de justicia social, igualdad y regeneración democrática. El PSOE tiene la posibilidad y la obligación de presentar, junto a otras fuerzas políticas, una alternativa a la derecha neoliberal y conservadora.

Las fuerzas centrípetas y centrífugas quedan así equilibradas y al menos ahora Sánchez siente el apoyo de los suyos, al menos de los suyos de izquierdas porque otros como Fernández Vara estarían mejor callados y no trabajando para el enemigo.
Coincidiendo con estos movimientos ha recuperado la iniciativa dejando a muchos con el paso cambiado, porque no esperaban en él la determinación de un estadista que ante las dificultades se crece.

Comenzó con su visita a Portugal en un gesto claro a favor de gobierno de izquierdas, después la audacia de ceder senadores socialistas a ERC y la antigua CDC para que pudieran montar grupo en el Senado, la llamada al nuevo President Puigdemont abriendo vías de diálogo y por último el acuerdo del PNV para conseguir su apoyo en la investidura.

Solo falta lo más difícil que debiera ser lo más fácil: el acuerdo con la otra izquierda, Podemos. Que no parece haya estado a la altura de las circunstancias en los últimos días, al menos a la vista de las torpes declaraciones de sus líderes y de las exigencias extemporáneas.

Lo ocurrido con la elección de Presidente y mesa del Congreso, demuestra que ante demandas irrealizables alternativas contundentes. Pedro Sánchez con ese sorpresivo movimiento ha intentado lanzar un mensaje a los jóvenes de Podemos. Así no compañeros, así no.

Se equivocan si piensan que provocar unas nuevas elecciones les beneficia. Trabajar a corto siempre trae el riesgo de errar a largo. Efectivamente en esa hipótesis pueden darle un nuevo bocado electoral al PSOE, pero quizás ambos pierdan castigados por una base social indignada al no ser capaces de ponerse de acuerdo, con lo que nos podemos encontrar con un escenario que la suma de la izquierda disminuya su diferencia con la derecha tal y como se señala en la última encuesta de Metroscopia (la izquierda aumentaría un 0.4 % mientras la derecha un apreciable 3 %) y la posibilidad de gobierno alternativo a Rajoy se esfume por una larga temporada.

Harían bien las bases más conscientes de Podemos en hacer lo mismo que las socialistas. ¿Sería posible en su seno un escrito parecido impulsando con fuerza la necesidad de acuerdos? Posible quizás no, necesario sí.

Ahora a Sánchez e Iglesias cabe gritarles “Aúpa” entre otras cosas porque entre dos es más fácil elevar la piedra.

¡Aúpa Sánchez! Sigue así, impulsa con potencia la piedra del gobierno alternativo, tu base social te anima a hacerlo porque sería un gravísimo error, una irresponsabilidad no conseguirlo. ¡Aúpa Iglesias! Colabora, deja tacticismos irresponsables y apoya ese gobierno.

¡Aúpa! ¡Aúpa! ¡Aúpa!

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)


Villava-Atarrabia 18 Enero 2016

La izquierda en su momento de la verdad

Artículo publicado en DEIA el 19 Enero 2016

Hay que reconocer que la política de este país en los últimos meses no da ni un segundo de respiro y que cualquier reflexión que se haga debe ver rápidamente la luz, porque en 24 horas queda obsoleta.

Cuando Catalunya ya parecía verse abocada a unas elecciones anticipadas ante la negativa de las CUP a investir a Mas, la burguesía catalana se deja humillar por el proletariado y vende su primogenitura por un plato de lentejas. Significa la derrota de los barrios poderosos de Barcelona ante el empuje de los obreros que desprecia.

Aunque parezca que ha pasado ya un siglo conviene hacer alguna reflexión. Es patético que después de tres meses de asegurar que la candidatura de  Mas era una línea roja infranqueable, no haya sido ni tan roja, ni tan infranqueable.  Añadiendo al esperpento que el causante del desaguisado dimite al día siguiente. De traca.

Parece evidente que detrás de esta rendición estaba el temor a unas urnas que probablemente habrían dejado el capital independentista adquirido el pasado 27-S bajo mínimos. No se podían permitir ni unos ni otros que ese 48 % alcanzado por los partidos partidarios de la secesión quedara reducido a un 35 % que dejara el “proces” herido de muerte.

¿Traerá el desenlace de este sainete presión añadida sobre Pedro Sánchez y el PSOE superior a si se hubieran repetido las elecciones en Catalunya? Resulta difícil de responder, aunque existe un elemento positivo ya que al desvanecerse la posibilidad de nuevas elecciones, la posición de Podemos sobre el famoso referéndum podría ser más flexible, sin el agobio de tener que enarbolarlo en esa campaña electoral con fines electoralistas.

La posibilidad de un gobierno de progreso no sólo se puede ver dificultada con esa circunstancia, también por el tacticismo que se impone peligrosamente en ciertos sectores del PSOE y especialmente en Podemos. El análisis de que en unas próximas elecciones anticipadas puedan engullir otra parte importante de los votantes socialistas, ignora que el cuento de la lechera acabó con el cántaro roto y la leche desparramada por el suelo.

Porque es muy probable que el electorado castigue a quienes considere causantes de no haber sido capaces de entenderse, a quienes visualice que han puesto las mayores trabas para conseguir un gobierno que impida a Rajoy y su PP seguir imponiendo una política económica y social agresiva con los intereses de la base social de PSOE y Podemos. O sea, que lo posible hoy, un gobierno de progreso, no lo sea o lo sea menos después de esas elecciones.

La realidad es que la izquierda se encuentra en el dilema de permitir a Rajoy por acción u omisión seguir machacando a los suyos por no ponerse de acuerdo, o ponerse de acuerdo en unos mínimos que consigan al menos el apoyo del PNV más la abstención de ERC y la antigua CDC que permita a Sánchez ganar la Presidencia en segunda votación. Esos mínimos serían a costa de dejar todos pelos en la gatera por el bien común.

Por eso adquiere especial relevancia el escrito que desde sectores de la izquierda del PSOE encabezados por José Antonio Pérez Tapias, han dirigido al SG Pedro Sánchez apoyando firmemente esa opción. Que ese sector alternativo reaccione es un buen síntoma.

La izquierda está en una encrucijada histórica que le puede conducir a su consolidación, o a su destrucción. Necesita de estadistas con visión estratégica de futuro, gentes que antepongan los intereses de sus bases sociales a las puramente partidistas o electoralistas. Estadistas que actúen con audacia, imaginación y generosidad.

¿Existen esas gentes en las direcciones de sus partidos?

Vivir el final del franquismo y la apasionante Transición da para mucho. Entre otras cosas para haber conocido una etapa de nuestra historia en la que se puso muchas dosis de imaginación, audacia y generosidad. Parecía impensable pero el tránsito desde el franquismo se hizo de manera ejemplar, a pesar de las críticas de unas nuevas generaciones ignorantes de lo que allí pasó. A veces esa ignorancia se convierte en irresponsabilidad y estupidez.

Una de las características de aquel momento fue el talante de una clase política repleta de estadistas que supieron llevar con aciertos y errores  nuestro país de una dictadura cruel a una plena democracia sin apenas heridas. 

Volver la vista atrás y contemplar coincidiendo en el tiempo a gentes de la talla de Adolfo Suarez, Felipe González, Santiago Carrillo, “Pasionaria”, Tierno Galván, Marcelino Camacho, Pasqual Maragall, Arzallus, Pujol, e incluso a su manera Manuel Fraga, indica que gracias a esa conjunción estelar anduvimos aquel complicado camino.

Ahora algunos jóvenes que se piensan llegan ya sabidos, plantean que debemos abrir una II Transición siendo ellos los protagonistas. Efectivamente es así pero da la sensación que su talla no llega ni de lejos a la de los personajes de la primera y por lo tanto la posibilidad de éxito es cuando menos dudosa.

Por poner solo un ejemplo, Santiago Carrillo fue capaz de sacrificar una parte del ADN ideológico del PCE para poder ser legalizado y seguir en las mismas condiciones que el resto. Bueno, realmente no eran las mismas pero se aproximaron bastante. Renunció con altura de miras a la República, o a la bandera tricolor, con generosidad a pesar de las presiones internas que conmocionaron el partido. Al igual que Adolfo Suarez tuvo la audacia de tomar esa decisión y juntos la imaginación de sacar adelante una Constitución de consenso más de unos Pactos de la Moncloa absolutamente necesarios.

Parece curioso que esos jóvenes críticos ahora añoren partes de aquella época cono el Estatuto de los Trabajadores, los derechos sociales, las formas de contrato, e incluso la revisión de las pensiones. Creo que al menos necesitan un curso acelerado de historia específica de aquel apasionante momento para ver si aprenden algo y así poder aplicarlo a este.

Paradójicamente el personaje actual que en la última semana ha sabido estar a la altura de las circunstancias sea el menos esperado: Pedro Sánchez. ¿Quién imaginaba que sería capaz de dar un golpe en la mesa y plantear con firmeza su oposición a cualquier acuerdo con el PP y su apuesta por un gobierno alternativo? Sus tres últimos movimientos reconcilian a la izquierda con su futuro. Ceder dos senadores socialistas para que ERC y Convergencia tengan grupo propio en el senado, la conversación con Puigdemont y el acuerdo con PNV, demostrando éste su gran sensatez, manifiesta que todo es posible en la política actual.

En cambio la gran esperanza, Pablo Iglesias ha decepcionado con una posición excesivamente rígida con grandes dosis de irresponsabilidad, sectarismo y miopía política. Eso después de un tránsito de la radicalidad del inicio, al pragmatismo de la campaña electoral, para volver al punto inicial justo cuando más se le necesita sensato.
Las gentes de la I Transición supieron actuar aparcando la táctica esterilizarte sustituyéndola por una visión estratégica, de largo alcance. Ahora cabe exigir lo mismo, especialmente a las izquierdas. Sería una insensatez que pudiendo echar a Rajoy y su PP del gobierno, por cuestiones de rango menor no pudiera hacerse.

Una mirada retrospectiva al tiempo de 1976-79 sería recomendable para todos los actores actuales. Allí hubo mucha “cocina”, contactos discretos, cafés, comidas, porque también en estos temas es importante las relaciones humanas, la empatía con el “otro”. Sólo por poner un ejemplo gráfico ¿Por qué no recuerdan los discretos contactos Carrillo-Suarez? ¿Por qué no poner en práctica ese ejemplo y dejar ya la exposición pública ante los medios de comunicación? ¿Por qué no apagar durante unos días la aparición constante en las televisiones y utilizar ese método a través de contactos alejados de los flases buscando la síntesis?

¿II Transición? Es probable, pero para ello se necesita aplicar aquellos principios, aquellas característica. Señores de la izquierda, pongan ustedes mucha audacia, mucha imaginación para buscar soluciones imaginativas al referéndum de Catalunya y toneladas de generosidad dejando todos “pelos en la gatera” porque su base social se lo está pidiendo a gritos. Pónganse de acuerdo, inicien contactos, dedíquenle horas de conversación, esfuerzo y sobre todo estén a la altura de las circunstancias, porque este es el momento de la verdad.

La historia les recordará o no por lo que sean ustedes capaces de hacer ahora. Es el momento de los estadistas. Ojalá tengan el valor y el acierto de hacerlo.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)


Villava-Atarrabia 18 Enero 2016

martes, enero 12

De la encrucijada catalana a la de la izquierda

Publicado en Publicoscopia el 12 Enero 2016

Hay que reconocer que la política de este país en los últimos meses no da ni un segundo de respiro y que cualquier reflexión que se haga debe ver rápidamente la luz, porque en 24 horas queda obsoleta.
Cuando Catalunya ya parecía verse abocada a unas elecciones anticipadas ante la negativa de las CUP a investir a Mas, la burguesía catalana se deja humillar por un proletariado al que desprecia y vende su primogenitura por un plato de lentejas. Lo más hilarante de este esperpento resulta sin duda esa humillación de los barrios poderosos de Barcelona ante el empuje de los obreros que desprecia, por mucho que intenten disfrazarlo ahora como lo contrario.

Es una broma que después de tres meses de asegurar que la candidatura de  Mas era una línea roja infranqueable, haya resultado que no era tan roja ni tan infranqueable. Para este viaje señores de Convergencia no se necesitaban alforjas.

Por no hablar del ridículo de un sistema rocambolesco por el que se elije President a alguien que iba en el puesto 3 de las listas de Girona y para ello la CUP debe dimitir a 8 de los suyos y los dos restantes pasar a la dependencia del grupo de Junts pel sí. De traca.

Parece evidente que detrás de esta bajada de pantalones está el temor a unas urnas que muy probablemente habrían dejado el capital independentista adquirido el pasado 27-S bajo mínimos. No se podían permitir ni unos ni otros que ese 48 % alcanzado por los partidos partidarios de la secesión quedara reducido a un 40 e incluso 35 % que dejaría el “proces” más herido de muerte de lo que quedado ahora. Algunas encuestas elaboradas por CDC situaban a Junts pel Sí en 30 diputados.
Qué pasará a partir de lo ocurrido el sábado parece bastante imprevisible, aunque las profundas heridas producidas en este largo sainete se podrían engangrenar en un futuro inmediato con un gobern debilitado y previsión de corto recorrido.

Es lo que tiene el trabajar a corto y sólo viendo la táctica, conseguir el gobierno a toda costa debilita las opciones independentistas a medio y largo plazo y esto es una carrera de maratón no los 100 metros lisos, lo sabe bien Rajoy y su PP. Pero además puede entorpecer la posibilidad de un gobierno de progreso en Madrid. Unos genios estos chicos de Junts pel Sí y CUP.

La presión ahora sobre Pedro Sánchez y el PSOE va a ser infinitamente superior que si se hubieran repetido las elecciones en Catalunya. Este movimiento tacticista de los independentistas catalanes se volverá en su contra con un gobierno como el de Rajoy inflexible sobre opciones de consenso. Sólo existe un elemento positivo, al desvanecerse la posibilidad de nuevas elecciones en Catalunya, la posición de Podemos sobre el famoso referendum podría ser más flexible sin el agobio de tenere que elarbolarlo en esa campaña electoral.

La posibilidad de un gobierno alternativo no sólo se ve dificultada con la solución final del culebrón catalán, también porque el tacticismo se está imponiendo en ciertos sectores del PSOE y especialmente en Podemos. Mirar sólo la posibilidad de que en unas próximas elecciones anticipadas puedan engullir otra parte importante de los votantes socialistas, es ignorar que el cuento de la lechera acabó con el cántaro roto y la leche desparramada por el suelo.

Es muy probable que el electorado castigue a quienes considere causantes de no haber sido capaces de entenderse, a quienes visualice que han puesto las mayores trabas para conseguir un gobierno que impida a Rajoy y su PP, seguir imponiendo una política económica y social agresiva con los intereses de la base social de PSOE y Podemos. O sea, que lo posible hoy, un gobierno de progreso, no lo sea o lo sea menos después de esas elecciones.

En estos instantes y más aún después del desenlace catalán, la izquierda está en una encrucijada histórica que le puede conducir a su consolidación, o a su destrucción. Por eso necesita de estadistas con visión estratégica de futuro, gentes que antepongan los intereses de sus bases sociales a las puramente partidistas o electoralistas. Estadistas que actúen con audacia, imaginación y generosidad.
¿Tenemos esas gentes en las direcciones de los partidos de izquierda? No lo parece, aunque sólo nos queda confiar en que nos equivoquemos y que Sánchez e Iglesias nos den una agradable sorpresa.
La realidad es que en esa encrucijada la izquierda se encuentra en el dilema de permitir a Rajoy seguir machacando a los suyos por no ponerse de acuerdo, permitir lo mismo pero por poniéndose de acuerdo no concitar otros apoyos externos (parece evidente que el de ERC ya es una entelequia), permitir (en el caso del PSOE)  a Rajoy continuar con sus desmanes pactando con él, o ponerse de acuerdo en unos mínimos que consigan al menos el apoyo del PNV, lo que permitiría a Sánchez ganar la Presidencia en segunda votación. Esos mínimos serían a costa de perder pelos en la gatera todos por el bien común, el de su clase.

Por eso merece mencionarse y apoyarse el escrito, que desde sectores de la izquierda del PSOE encabezados por José Antonio Pérez Tapias, han dirigido al SG Pedro Sánchez apoyando firmemente esa opción. Frente a las fuertes presionas que va a sufrir merece la pena que las bases socialistas arropen, apoyen, protejan la opción de un gobierno de izquierdas, un gobierno del cambio y de progreso.

Momento difícil para la izquierda, nos esperan acontecimientos apasionantes, para algunos entre los que me encuentro puede ser la última batalla que libremos en su seno, pero la libraremos dejándonos la piel en ella porque esta vez merece la pena hacerlo. Afiliados y afiladas del PSOE, Podemos y UP, demos un puñetazo en la mesa y forcemos a nuestros dirigentes al acuerdo. La izquierda lo necesita, nuestros pueblo lo necesita, España, Catalunya, Euskadi….lo necesitan. Éste es el momento y éste el lugar.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 11 Enero 2016


domingo, enero 10

Carta dirigida al SG del PSOE Pedro Sánchez para su firma por compañer@s

Carta dirigida al Secretario General del PSOE Pedro Sánchez por José Antonio Pérez Tapias, Odón Elorza y cuantas compañeras y compañeros socialistas deseen firmar. Ayúdanos a extenderlo de cuantas maneras consideres oportuna, redes sociales, y cualquier medio posible:

Estimado compañero Pedro:
Estamos de acuerdo en que el PSOE, tras las elecciones del pasado 20 D, pasa por un momento crucial. Sabemos que los resultados no fueron buenos para el partido, pero los 90 escaños conseguidos en el Congreso de los Diputados, que sitúan al Grupo Socialista como principal fuerza de izquierda en el parlamento español, implican una posición que obliga a asumir con coherencia programática y coraje político lo que del PSOE esperan quienes han puesto en él su confianza.
En medio de la difícil situación de nuestra sociedad y de la estructura territorial del Estado español, de las decisiones que tomemos depende el futuro del socialismo democrático en nuestro país, y estamos convencidos que el futuro del país mismo. El PSOE, superando enfrentamientos estériles, tiene la responsabilidad de encauzar su acción hacia políticas transformadoras, de emancipación y solidaridad, contribuyendo desde su posición en la izquierda a articular su pluralidad y a reforzar sus potenciales de cambio. De no ser así, el PSOE podrá verse replegado sobre políticas alineadas con la derecha, sin ser capaz de ofrecer un proyecto de izquierda creíble, tanto para España como para Europa.
Tanto desde la Ejecutiva del partido, como desde su Comité Federal, se ha manifestado que el PSOE votará "no" a la investidura como presidente del gobierno de cualquier candidato del Partido Popular. Reconociendo que el PP, con mayor número de escaños en el Congreso, tiene la obligación de intentar formar gobierno, hay razones de peso para que el PSOE no apoye tal iniciativa, ni activamente con su voto, ni pasivamente mediante su abstención.
Como Secretario General del Partido, y refrendado por el Comité Federal, has manifestado tu voluntad de intentar un pacto para una mayoría parlamentaria que permita un gobierno de cambio, en caso de que no lo logre el candidato de la derecha. Un pacto de izquierdas es indispensable para las políticas de reconstrucción social que nuestro país necesita, desde la lucha contra el paro con nuevas políticas económicas hasta la defensa del Estado de bienestar, así como el logro de un renovado pacto constitucional, dada la crisis del Estado español.
Para los objetivos señalados están abiertas posibilidades de negociación con Podemos y otras fuerzas políticas que hay que aprovechar. Nos compromete a ello el defender los derechos civiles y sociales de ciudadanas y ciudadanos, la profundización en la democracia, la dignificación de la política erradicando la corrupción y la reforma del Estado de las autonomías para construir el Estado federal plurinacional que la realidad política de España exige. Es en el marco del debate sobre la ineludible reforma constitucional donde ha de plantearse el procedimiento adecuado, como puede ser una consulta legal a la ciudadanía, para el reconocimiento de la realidad nacional de Cataluña. Son tareas que las izquierdas deben acometer sin demora.
EL PSOE tiene la posibilidad de presentar, junto a otras fuerzas políticas, una alternativa a la derecha neoliberal y conservadora. Esa posibilidad hay que hacerla realidad, no resignándonos de antemano a unas elecciones anticipadas sin haberlo intentado. Los procesos internos de cara al próximo congreso ordinario del partido han de tener en cuenta, considerando lo que nuestros Estatutos señalan, la prioridad política de la búsqueda de ese pacto que aglutine aspiraciones de justicia social, igualdad y regeneración democrática, la cual tú, como Secretario General y candidato a la presidencia del gobierno, debes encabezar. 

Saludos socialistas.


viernes, enero 8

¿Por qué apoyo la manifestación de Bilbao a favor del acercamiento de pres@s?


Publicado en GARA el 9 Enero 2016

En la tarde de mañana sábado se celebra en Bilbao una manifestación a favor de que el PP termine con su posición inmovilista sobre la situación de los presos y presas de ETA, acercándoles a sus lugares de origen. Que tengan los mismos derechos en esta materia que el resto de la población penitenciaria de este país.  No se pedirá la amnistía, ni por supuesto la independencia de Euskadi, sólo que se cumplan unos derechos básicos.

Siempre me he manifestado en contra de la dispersión, incluso expresarlo públicamente me ha supuesto problemas en mi partido, el PSOE, al menos mientras milité en el PSN. Eso fué en momentos complejos, con mucha más razón ahora que han cambiado sustancialmente y que especialmente la Izquierda Abertzale e incluso ETA han movido sus posiciones hasta lugares que les exigíamos, y que hasta hace muy poco resultaban impensables.

Durante muchos años me enfrenté con dureza a su mundo, a lo que se denominaba “entorno de ETA”. A veces con extremada dureza a pesar de que siempre intenté no cerrar la puerta a la comunicación y el diálogo, a intentar entender las razones del “otro”  y esa bipolaridad que intentaba fuera objetiva me ganó la antipatía de una parte y la contraria, incluso de los míos, míos.

En ese tiempo en los debates políticos en las instituciones, Ayuntamiento de Villava-Atarrabia y Parlamento de Navarra, les lancé constantes llamamientos a que rompieran con ETA, a que aceptaran las reglas de juego democrático, que todas las ideas se debían y podían defender por métodos pacíficos y que la violencia perjudicaba a todos, incluidos a ellos y la consecución de su proyecto político. Esas tesis venían de los partidos democráticos y yo al menos me las creí, también quizás ingenuamente.

Viví con vergüenza a veces, con indignación también que mi propio partido, el PSOE, utilizara métodos inmorales en su lucha contra ETA. El GAL, los sucedáneos, las torturas, los métodos viles impropios de la ética de la izquierda me hicieron sentir alejado, profundamente alejado  incluso alcé mi voz para criticarlo duramente.  Lo hice porque consideraba honesto denunciar también lo que los tuyos puedan hacer mal.

Desde hace algo más de cuatro años, desde que ETA anunció el final definitivo de la violencia, de todo tipo de violencia, derrotada por la presión policial, judicial, de colaboración internacional, pero especialmente por el rechazo cada vez mayor que sus acciones tenían en la ciudadanía española, vasca, incluso entre su propia base social y por la batalla que desde su mundo político se les planteó.



La alternativa Bateragune liderada por gentes como Arnaldo Otegi, Miren Zabaleta, Rafa Díez Usabiaga, Pernando Barrena, Rufi Etxeberría o Joseba Permach acabó por convencerles y derrotarles. Lamentablemente el Estado reaccionó encarcelándolos en lugar de reconocerles el esfuerzo realizado, con valentía, mucha valentía. Como llevábamos años reclamándoles los políticos vencían a los militares y como consecuencia lo político ya prima sobre lo militar.

Después constantes movimientos, todos en la misma dirección aceptar la democracia, sus métodos y la eliminación de la violencia como instrumento de lucha política. Así han ido obteniendo resultados electorales positivos elección tras elección, dando la razón a quienes diseñaron Bateragune.

Cumplían paso a paso todas las condiciones que les habíamos puesto y a pesar de todo el Estado, los partidos mayoritarios PP y PSOE no movían ni un ápice su posición intransigente, inmóvil. Ahora la práctica desaparición de ETA sitúa la pelota en el tejado del Estado que debe cambiar de inmediato su rígida e injusta, en las circunstancias actuales, política penitenciaria.  En concreto Otegi y Díez Usabiaga los que aún quedan en la cárcel de los impulsores de Bateragune deben salir a la calle ya, al igual que se debe aplicar con la misma inmediatez el acercamiento de presos a sus lugares de origen y destensar la presión judicial y policial sobre la IA.

Soy consciente de que todavía una parte de la sociedad está anclara en el odio y la confrontación, incapaz de entender los nuevos tiempos, que todavía el conflicto está abierto y que lo más difícil una vez alcanzada la paz definitiva va a ser la reconciliación. Porque se va a necesitar de una gran dosis de generosidad, audacia e imaginación.

Me he pasado la vida construyendo puentes por los que comunicarnos con la otra orilla de aquel río de aguas turbulentas, muchas veces destruidos por el estruendo de las bombas o los tiros en la nuca, siempre intentado reconstruirlos de nuevo, encontrando por el camino gentes que hacían lo mismo desde el otro lado con quienes he ido forjando amistades profundas, desde la discrepancia. Patxi Zabaleta, Pernando Barrena, o Paul Ríos, codo con codo hemos ido recorriendo el camino, incluido el de esa manifestación, hacia la ahora ya próxima PAZ. No vamos a consentir que el odio, la sinrazón, el inmovilismo o la incomunicación nos haga retroceder ni un solo paso, por eso la paz, la PAZ con mayúscula va a llegar, sí o sí.

Habrá que hacer un ejercicio de pedagogía para convencer a los irreductibles, cursos de convivencia con los muy diferentes, pero si hemos llegado hasta aquí llegaremos hasta el final. Que no lo dude nadie.

Por eso apoyo esa manifestación de SARE con la que he colaborado asistiendo a numeros encuentros, porque apoyo el respeto a los derechos humanos, el acuerdo y la paz. Lo hago acompañado de compañeras y compañeros socialistas, que somos una gota más en ese océano que exije justicia, una gota socialista que reivindicaba la unión en esto de una izquierda transversal, española o abertzale. Pero a nivel individual también lo hago para exigir a la otra parte que mueva ficha. A ETA que concrete un desarme con plazos y después su disolución definitiva.

Pido a mi partido, el PSOE (esta reflexión la hago como militante socialista del PSC, de la izquierda española y de la lucha antifranquista para que no haya equívoco alguno), que colabore en esta campaña, que reacciones de su pasividad actual y trabaje de nuevo, como en tiempos de Zapatero, para que el proceso de paz llegue a buen puerto, que si conseguimos llegar al gobierno lo concrete con hechos.

En eso hemos estado, en eso estamos y en eso estaremos, porque solo gana quien resiste.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Exparlamentario y ex concejal del PSN, actual militante del PSC)

Villava-Atarrabia 8 Enero 2016