sábado, noviembre 12

¿Donald Trump supone el suicidio de la democracia?



Artículo publicado en Diario de Noticias de Navarra y Gara el 12 Noviembre 2016, en El Socialista Digital y Navarra Información con el título ¿Donald Trump anticipa el final de nuestro mundo? el 15 Noviembre 2016

Saltó la sorpresa. Donald Trump quien a pesar de las encuestas nadie en su sano juicio le daba como ganador es el próximo Presidente de EE.UU.

Ahora todos se empeñan en buscar las razones por las que esta tragedia ha sido posible. Tragedia para el pueblo americano pero más aún para el resto del mundo, especialmente Europa. ¿Cuáles han podido ser los motivos para que 59 millones de votantes hayan sido capaces de apoyar a una figura esperpéntica, machista, xenófoba, racista, corrupta y mentirosa?

Un político sin escrúpulos, sin ninguna experiencia que en su programa plantea la defensa a ultranza de las clases más favorecidas, en contra de los intereses de quienes le han votado. ¿Cómo es posible que la clase obrera blanca, la que más va a sufrir las consecuencias de la política económica que pretende implantar, le haya votado en masa? ¿Cómo que le voten mujeres, negros o hispanos?

Quizás sólo por un motivo, porque representaba el anti sistema de Clinton. Porque era justo lo contrario de lo que esa parte de la sociedad detesta. Lo de siempre, lo oficial, lo caduco. Resulta pues curioso que quienes deseaban romper con lo establecido, hayan acabado apoyando al candidato de extrema derecha con posturas fascistoides.

A estas horas los dirigentes del Partido Demócrata se rasgan sus vestiduras, lamentando no haber tenido el coraje de elegir a Bernie Sanders para confrontarse con él. Este representaba lo mismo que Trump pero desde la izquierda, desde posiciones progresistas más entroncadas con el sentir de la mayoría de la población. Han cometido el error de ponerle enfrente a una figura desprestigiada y con índices de popularidad mínimos.

Pero no vale lamentarse, se equivocaron y pagarán las consecuencias de este terrible error, ellos y el resto de la humanidad.

El mundo va a tener así cuatro años con dos locos al frente de los países más poderosas, Putin y Trump y es probable que tengan compañeros de viaje como Le Pen en Francia o algún candidato pseudo nazi en Alemania, Holanda, o Bélgica. Nos esperan pues malos tiempos para la lírica.

Esta elección ha demostrado también que no sólo la sociedad española es mentirosa y por eso se equivocan las encuestas, también la americana lo ha sido. Aquí ocho millones de personas han votado a un partido y un líder corruptos, allí cincuenta y nueve a uno fascistoide, machista y racista. ¿Por qué? Probablemente debido a que también lo sean.

Un elemento a resaltar es la edad de ambos, 70 años. Visto desde nuestro país en donde se ha producido una especie de fiebre juvenil, en la que parece que no se puede estar en la actividad política por encima de los 50 años, resulta paradójico. La veteranía es un grado importante, así en el PSOE intelectuales de la talla de Pepe Borrell o Pérez Tápias por encima de los 60 han emergido es su reciente crisis y reclaman una presencia activa en su futuro, al menos son ideólogos, intelectuales.

Quizás también la sociedad americana ha demostrado que acepta tener un Presidente negro, pero no mujer. Que el machismo que les impregna es más profundo de lo que parece a simple vista.

¿Qué pasará a partir de ahora? Se supone que ablandará su discurso, al menos en el tono, como demostró el mismo día de su victoria, pero el fondo será el mismo. Aplicará medidas proteccionistas que afectarán al resto de la humanidad, bajará los impuestos a los ricos rebajando a cambio las prestaciones a los más necesitados, aplicará medidas restrictivas con la inmigración, será beligerante en su política exterior. Todo ello llevará a un mundo peor.

Una última reflexión, a menudo la vida, o el mundo, o como se quiera denominar nos envía mensajes de advertencia, enciende luces rojas de peligro que muy poca gente es capaz de observar y mucho menos de poner medidas para evitarlo. En el siglo XXI con las gentes más pendientes del espectáculo que de la reflexión serena, es aún más complicado poder darse cuenta.

En los últimos tiempos se han conjugado varios se esos hechos. Referéndum por el Brexit, consulta sobre el plan de paz de Colombia y las elecciones del pasado martes en EE.UU. Todos ellos con resultados adversos para el futuro de ese mundo, al menos tal y como lo conocemos hasta ahora. Es curios que en los tres haya sido la decisión popular la que haya torcido la marcha de lo políticamente correcto y siempre para situarnos cada vez más al borde del abismo.

Como si de un terremoto histórico se tratara también se producen réplicas preocupantes, la elección de Rajoy en España, la subida preocupante de los movimientos de corte fascista en Europa, o el desenlace imprevisible de la guerra de Siria. Incluso lo ocurrido en el seno del PSOE supone una réplica aunque sea de menor intensidad.

Todo parece encaminado a lo que algunos predicen como un terremoto catastrófico que arrase una parte de la Tierra. Algo parecido al famoso Big one de la falla de San Andrés en las costas de California.

Ante estos avisos la izquierda del mundo, en especial la europea, más preocupada en mirarse el ombligo o sacudirse de manera cainita, se mantiene en estado catatónico como si no fuera con ella.

Algo nos está avisando de que vamos por muy mal camino probablemente inexorablemente hacia el despeñadero. Y ante esta grave situación nadie hace nada, absolutamente nada. Es como si todo estuviera escrito y no pudiera ser cambiado y por eso la izquierda adopta una posición de resignación, no se sabe muy bien si producto de su propia incompetencia para aportar idea alguna.

No existen ni siquiera ganas de luchar, aunque sea en posición de debilidad, al menos para poder morir de pié y se prefiere vivir de rodillas sin resistencia alguna.

¿Es esto el final, The end como en la terrible canción de The Doors? Tiene toda la pinta, no quiero ser agorero por eso quizás debamos aprovechar cada segundo que nos quede. ¿No os parece?

Fdo. José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 14 Noviembre 2016


No hay comentarios:

Publicar un comentario