martes, noviembre 29

Del “Espíritu del Ateneo” al “Espíritu de Xirivella”


Artículo publicado en Gara en 30 Noviembre 2016 y en Deia el 1 de Diciembre 2016

Vivimos un momento convulso en el seno de la izquierda de este país, en especial dentro del PSOE. Lo ocurrido durante el mes de Octubre nos sitúa al borde del abismo, en una situación crítica.

Precisamente por esa sensación de estar en un punto peligroso de no retorno, un grupo de compañeras y compañeros, figuras públicas unas, gentes de Izquierda Socialista, de la UGT, o simples afiliados de a pié incluso del PSC, decidimos juntarnos en un lugar tan emblemático como el Ateneo de Madrid el viernes 25 de Noviembre. Allí donde tantas reuniones y conspiraciones ha acogido.

Si no se hubiera filtrado esta reunión estas líneas no existirían porque el respeto a la privacidad las habría silenciado, pero al ser ya público voy a dar mi opinión sobre ella.
Antes que nada un breve comentario sobre las filtraciones. Estamos exigiendo transparencia en nuestro partido y a veces chocamos con la contradicción de que compañeras y compañeros no deseen que se sepa que han acudido a cierto acto. Ese deseo debe respetarse por lo que siempre he sido contrario a las famosas “filtraciones”. Pero al mismo tiempo afirmo que sólo si la transparencia que defendemos en otros entornos la aplicamos en el nuestro es posible evitar esta molesta y casi siempre interesada costumbre.

Una vez realizada la correspondiente reunión se elabora una nota de resumen de la misma y se envía a la prensa que de esta manera ve saciada su proverbial sed de noticias que a veces roza el cotilleo. Como se dice “muerto el perro se acabó la rabia”, informado el evento no existe ya demanda de información.

La clandestinidad fue un elemento del pasado que afortunadamente hemos superado. Por eso cuando uno va a un acto, sea este del tipo que sea, quizás no deba temer que se conozca su asistencia, aunque entiendo que la cuestión puede ser controvertida.

Pero volviendo a una reunión en la que se debatió de política de altura. En esa sala “Estafeta” que viniendo de Navarra resultaba más acogedora, hubo reflexiones profundas, análisis sensatos y propuestas válidas para sacar a nuestro partido de la terrible situación en la que se encuentra. Éramos casi cuarenta personas veteranas casi todas en la lucha política, gentes acostumbradas al debate ideológico de fondo.

Pero por encima de todo destacaría dos condiciones que se conjuntaron allí, por una parte el profundo cariño que quienes intervinieron demostraron le tienen al PSOE, y al mismo tiempo que estaban impregnadas del espíritu de izquierdas. Todas y todos los presentes provienen del sector de la izquierda del propio PSOE, de ese sector que ahora emerge con fuerza hasta ahora desconocida.

Quizás esa sería la fundamental consecuencia del encuentro, que deseamos recuperar el PSOE para el socialismo, para la izquierda, unificando todo el ardor revolucionario que existe en nuestras bases después de los dos últimos Comités Federales y que deseamos hacerlo de manera audaz, imaginativa y generosa.

Hubo magia en esa sala llena de fotos históricas. Nacía as el “Espíritu del Ateneo” con la necesidad de integración, de coordinación, sin personalismos estériles, de unificar el mismo sentir que ahora se expresa de diferentes formas. Al terminar nos conjuramos para que ese espíritu pudiera ser expandido y conocido.

Dar la voz a los militantes y para los militantes, democratizar el partido, que lo que digamos lo hagamos recuperando la credibilidad perdida, participación política y especialmente volver a la normalidad democrática que pasa por primarias sí o sí y Congreso en el menor tiempo posible. También la necesidad de comunicarnos con el resto de las izquierdas, incluidas las independentistas, buscando puntos de encuentro.
Unas primarias que en mi opinión sólo las puede ganar una persona de entre las que defendemos estos principios: Pedro Sánchez, por eso ambas cuestiones deben quedar meridianamente claras. Esto pasa por primarias ya  con Sánchez de candidato.

En esas cinco horas de intenso y enriquecedor debate quedaron claras las ganas que las gentes allí presentes tenemos de seguir luchando por la refundación del PSOE, porque vuelva a ser el referente de la izquierda. De alguna manera se creó un espíritu especial para continuar en la lucha desde posiciones nítidamente de izquierdas.

Al día siguiente de alguna manera esto se trasladó al acto de Xirivella, quizás porque hubo gente que iba impregnada de él y que además intervinieron. Pero allí hubo algo más, además del momento mágico de nuevo también estaban una masa de afiliados y afiliadas empujando en esa dirección, no porque lo supieran sino porque lo que se plasmó en el Ateneo reflejaba perfectamente el sentir de esas bases.

Pedro Sánchez lo captó, es listo y sabe que ahora tiene el apoyo popular, notándose en una intervención nítidamente de izquierdas, de manera más clara que las anteriores, que conectaba también con la síntesis del Ateneo. Así nos dimos cuenta que el “Espíritu de Ateneo” coincidía con el “Espíritu de Xirivella” y viceversa. El círculo quedaba así cerrado.

¿Eso significa que el primero ya no tiene sentido? Para nada, tiene más sentido que nunca para garantizar que bajo ninguna circunstancia el segundo debe variarse. Sólo al final del camino se podrá plantear esa cuestión, porque no es un problema de personas, por mucho que hoy Sánchez es un símbolo de esa lucha, es un problema de ideas, ideológico.

El primero debe servir para garantizar que el segundo recorra el camino trazado por las propias bases, que en una sabiduría innata nos marcan esa dirección.

El pasado fin de semana, viernes y sábado, algo ha nacido en el interior del PSOE que probablemente sea útil para la izquierda. Esos dos espíritus han confluido y deben recorrer el camino juntos, el uno impregnándose del otro, de manera complementaria, enriquecedora. De nuevo la ilusión vuelve a quienes defendemos un nuevo PSOE.

Ahora a corto la lucha es por Primarias ya! Y Congreso ya! En este orden. De lo contrario ambos se disolverán con rapidez como un azucarillo en un vaso de agua y volveremos a la decepción y el desengaño. No dejemos que eso ocurra. Seguimos en las trincheras por y para la izquierda.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 29 Noviembre 2016


                                                                 

No hay comentarios:

Publicar un comentario