martes, octubre 25

23-O: La mayor traición al PSOE


Artículo publicado en DEIA el 25 Octubre del 2016

En mis 47 años de militancia política ha habido momentos complejos, difíciles y dolorosos, pero ninguno como el del pasado domingo. Allí en el lugar donde nací y murió el fundador del PSOE Pablo Iglesias, en Ferraz 70 su actual sede, se diseñó y concretó la peor traición a sus principios, a su base social de la historia de un partido avergonzado ante sus dirigentes actuales.

Reconozco que durante todo el día sentí como si profanaran mi sancta sanctórum. El lugar de nacimiento de una persona acaba guardando una parte de su energía. Dolía, me dolía, era una especia de desgarro que  recorría las entrañas y al enterarme de la votación vomité en palabras que no debí pronunciar: canallas, traidores, vergüenza, decepción, dirigidas hacia su Gestora y sus cómplices.

Todo comenzó cuando el pasado 1 de Octubre culminó un Golpe de Partido perfectamente diseñado y ejecutado. Ese día se perpetró el asesinato político del Secretario General del PSOE Pedro Sánchez. El temor que en los poderes fácticos produjo su intención de pasar el Rubicón del No es No, al Sí es Sí de un gobierno con Podemos y nacionalistas vascos y catalanes, hizo que el IBEX 35 enviara allí su peculiar Acorazada Brunete acabando con él y al mismo tiempo con la esperanza de un futuro mejor.

¿Habría sido mejor para este país que sus tesis hubieran triunfado y estuviéramos en vísperas de un gobierno transversal y diferente? Indudablemente sí. ¿Lo hubiera sido para el PSOE y su base social? También.

Por tanto quienes lo hicieron buscaron, como lo han hecho en ese Comité Federal no el beneficio del país y del PSOE sino el suyo propio y el de quienes les dirigían. A partir de ese instante su maquinaria se puso en funcionamiento. Una Gestora con un “hombre bueno” de paja controlado férreamente por las gentes venidas del sur, comenzó un proceso de desconexión con los deseos de su base social.

El “No es No” se transformó por arte de magia en el “la abstención no es apoyo”, o “es preferible la abstención que terceras elecciones”. Todo ello partiendo de la premisa que nuestras gentes, afiliadas o votantes, simplemente son ignorantes, incluso tontas.

Escuchar al Presidente de la Gestora, el Presidente de Asturias Javier Fernández, intentando engañar al personal con un ejercicio insultante de dialéctica vacua, da pena ajena. ¿Cómo es posible que de una zona de lucha obrera, de gentes curtidas en la izquierda durante años nos haya llegado semejante personaje?

A partir de ese instante toda la Brunete mediática ayuda en ese empeño, intentando convencer a una sociedad entre pasota y cabreada, que España necesita que Rajoy siga con la abstención del PSOE. Nos bombardean con la idea de que ir a unas terceras elecciones sería tremendo para ese partido y para este país. Rigurosamente falso.

Las encuestas que han ido apareciendo en las últimas horas desmontan esa tesis. Después de su asesinato político Pedro Sánchez ha subido en su valoración ante la ciudadanía y arrasa entres los votantes del PSOE, lo que indica que aunque hubiera fracasado en su intento de gobierno alternativo, el PSOE y la izquierda se habrían fortalecido en esas hipotéticas terceras elecciones.

Pero no calcularon bien ese movimiento, así desde ese nefasto 1 de Octubre  la afiliación se les ha rebelado en las casi cuatrocientas asambleas desarrolladas desde entonces, en las que en su totalidad la militancia se manifestó en contra de permitir a Rajoy seguir gobernando. Lugares tan emblemáticos para ellos como Dos Hermanas, Oviedo, Gijón o Valencia fueron un clamor en contra de esa vergonzante abstención.

Pero han hecho oídos sordos a esos llamamientos, no han aceptado que una decisión tan trascendental pudiera ser tomada a través de una consulta a sus bases, incluso han ignorado las casi 100.000 firmas recogidas a través de la iniciativa puesta en marcha por el Alcalde de Jun.

Justo al contrario ésta fue tomada nominalmente en ese negro CF, en el que un 70 % son cargos que viven del partido, que su salario depende de una decisión, especialmente en Andalucía, de la todo poderosa Susana Díaz. ¿Quién a pesar de entender que era un error va a votar por el No a Rajoy, sabiendo que al día siguiente se encontrará sin trabajo? Eso es jugar con las cartas marcadas. Aún así el resultado fue más ajustado de lo previsto.

Pero conviene analizar varios elementos derivados del intenso debate que hubo allí. Por una parte el PSC mantuvo su firmeza no sólo del No es no a Rajoy, también que lo llevarían hasta la votación de sus diputados en el Congreso. Eso sitúa a la Gestora en una incómoda situación que podría llevar incluso a la ruptura tal y como reclaman los más radicales en ambas organizaciones.

En segundo lugar refleja que el partido a nivel de sus cuadros está partido en dos prácticamente con la misma fuerza. Otra cuestión es si bajamos a su base en la que mayoritariamente ganan los del No.

Por último abre un apasionante trayecto, por un lado a nivel interno hacia un Congreso Extraordinario que debe llevar aparejadas previamente las correspondientes primarias para elegir su Secretario General y por otro hacia una legislatura de imprevisible duración.

Conviene no errar el análisis, la Gestora ha vencido pero no ha convencido y está en una situación de extrema debilidad. También su impulsora Susana Díaz ha quedado muy tocada, quizás invalidada para dar su soñado salto a Madrid. Ha dilapidado una parte muy importante de las simpatías que tenía entre los afiliados y afiliadas y a día de hoy no ganaría ni siquiera a Pedro Sánchez.

Sorprendentemente en este disparatado proceso ha emergido una figura política de peso: Pepe Borrell, que desde siempre ha gozado de cariño y prestigio, que con sus intervenciones clarificadoras, sensatas y valientes le han situado justo en lo alto de la cresta de la ola.
Borrell representa lo que estaban buscando ansiosamente los sectores de la izquierda del PSOE, hoy más conectados que nunca a sus bases. Mientras que las malas artes de Susana y su Gestora han producido una profunda quiebra con las mismas. Esas bases se encuentran de pronto con una figura que representa a la perfección su sentir. Un dirigente que de manera didáctica explica allí donde va lo que la mayoría pensamos.
Su llamamiento a que quienes nos encontramos desmoralizados, cabreados, decepcionados no abandonemos el barco, al menos antes de cómo dice “el Congreso Extraordinario que es la última oportunidad del PSOE antes de su desaparición” ha calado profundamente.

La denominada “Operación Borrell” ya se ha puesto en marcha y es en estos instantes la opción más ilusionante que se perfila en un PSOE desnortado. Si contara con el apoyo de un Pedro Sánchez decapitado pero aún con fuerza suficiente para decantar la balanza, el futuro de Susana Díaz y sus apoyos golpistas sería más negro que nunca.
Otro de los elementos que va a influir en esa decisión será la posición que la actual dirección lleve en el Congreso. ¿Optará por una oposición de izquierdas contundente, o seguirá con su tibieza de la responsabilidad de país permitiendo a Rajoy gobernar con comodidad?

Si opta por la primera en el actual Parlamento existe una mayoría suficiente  para tumbar leyes muy criticadas del PP, como la Ley “Wert”, su Reforma Laboral, la Ley “Mordaza”, parar los nuevos recortes previstos al Estado del Bienestar, o trabajar por eliminar las tensiones centro-periferia evitando el choque de trenes con Catalunya y Euskadi.

Todo ello aderezado por un continuo pasear de las gentes del PP por los banquillos de los acusados. ¿Acaso Fernández, Díaz, Vara, o Madina no ven eso? ¿Podrán mirar a la cara a nuestros militantes sin que se les caiga de vergüenza?

El 23 de Octubre en el lugar donde nací y murió Pablo Iglesias se perpetró la mayor tracción al PSOE, a sus bases, votantes, a la izquierda en su conjunto, pero no todo está perdido. Hemos sucumbido en dos batallas pero la guerra aún se puede ganar en ese futuro Congreso y en sus primarias previas. Seguimos en las trincheras que no lo duden, somos muchos más y lo vamos a conseguir.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 24 Octubre 2016






1 comentario:

  1. No se nos tiene que olvidar el acuerdo para cambiar el 135,que no se olvide que las políticas que hizo el PSOE en sus últimos tiempos fue de recortes y recortes y muy importante sin tener en cuenta las reivindicaciones de la ciudadanía y mas importante aun sin ninguna participación del Partido en los movimientos de base.Si se quiere ilusionar a los votantes hará falta mas que palabras.salud.

    ResponderEliminar