sábado, agosto 27

Peleando a la contra


Egun on, buenos días, bon dia, ayer uno de esos en los que la vivencias te hacen rebelarte, decir Basta ya!, aunque esté de moda el silencio mi mente me lleva a nadar contra corriente y así me siento esta mañana como mi Blog “Peleando a la contra”.

Soy el único en las tertulias a las que voy, en los escritos que público, que defiende que detrás del NO a Rajoy debe venir un Gobierno alternativo, que Pedro Sánchez debe dar un paso al frente y el resto apoyarle: #180masque170 ¿Cómo es posible que esté tan solo en ese empeño? ¿Me puede traer consecuencias negativas porque mi voz resulte molesta?
También me he manifestado en contra de que no se permita a Otegi presentarse a las elecciones del 25-S en Euskadi. Genera rechazo e incomprensión entre los míos y silencio en los suyos. Es más, sabiendo mi posición han evitado que mi firma apareciera en el manifiesto a su favor. ¿Para que no estuviera un socialista?

También ayer tuve confrontación con el alcalde de EH Bildu de Villava-Atarrabia, mi pueblo. Que otro año más destroce los nervios del vecindario con una concentración de batukadas de tres días de duración es como para llevarle al Juzgado. 11.000 habitantes en 1 Km2 no es el lugar más adecuado para hacerlo. El ruido es tortura señores de Bildu, sí, sí, esa tortura que ustedes, y yo les apoyo, denuncian que no deben sufrir, pues el resto tampoco. ¿Dónde han dejado su espíritu ecologista? ¿Dónde su rechazo a la tortura?

Resulta curioso que muchos de los impulsores de este “evento” estarán en contra del maltrato animal, yo también, pero ¿por qué no están con más razón del maltrato a las personas? Porque señores de Bildu estos días yo me siento maltratado, torturado por el brutal ruido que ustedes generan. Por cierto ¿se han parado a observar la reacción en los perros ante él?

El remate y quizás el más doloroso fue mi asistencia al concierto del Flamenco Fire organizado en Pamplona con el apoyo del Gobierno de Navarra. Sí, sí, el del cambio. Me apunto  a la cena porque me advierten es la única manera de tener mesa, me adivierten que durante la actuación no se puede cenar ni tomar consumiciones, lo cual parece evidente para no molestar a los artistas y para eso debo ir a las 21.30, dos horas antes del inicio del espectáculo. Así lo hago. Me sitúan en el córner porque dicen que he sido el último en reservar. Hasta ahí todo lógico.

Me resulta extraño observar que las mejores mesas para cenar, las situadas justo enfrente del escenario, están vacías, incluso en la hora de comenzar el espectáculo, las 23.30. Pregunto sobre esta circunstancia al no entender cómo me han notificado que está todo ocupado. Parece ser que son reservas de la organización e invitaciones de políticos. Insisto que sigo sin entender que estén vacías, silencio.

Pero lo peor estaba por venir. Masificación absoluta en el resto del local y ese centro de favoritismo seguía vacío 10 minutos más tarde de la hora de comienzo. Pasa el tiempo y la gente se impacienta, silbidos, palmas hasta que uno de los organizadores sube al escenario a explicar que estamos esperando a que los VIPs que han ido a ver a Farruquito (hay que tener estómago para hacerlo) vengan. Bronca monumental, gritos, indignación, malestar que en un acto con la colaboración del Gobierno del cambio pasen estas cosas.

Comienza el espectáculo media hora más tarde mientras incomprensiblemente comienzan a entrar los VIP con el ruido consiguiente. ¿Cómo se permitió hacer esperar a cientos de personas? ¿Cómo se permitió que esta gente entrara tarde ya comenzado el espectáculo hasta al menos una hora después? ¿Cómo se les sirvió cenas? ¿Cómo se les sirvieron copas con el consiguiente trajín de camareras y ruido si no estaba permitido? ¿Cómo se permitió el lamentable espectáculo de lo mejor de la sala vacio y el resto estrujados? ¿Dará explicaciones la Consejera de Cultura del Gobierno del Cambio? Porque os aseguro que si hubiera sido UPN el colaborador yo lo denunciaría igual, aunque no sé si el resto harán lo mismo.

Fue una verdadera vergüenza más parecida a la España de señoritos y lacayos, de ciudadanía de primera y de segunda. ¿Dónde queda el espíritu del cambio cuando se permiten estas cosas, con gentes de esa nueva política sujetos activos del desvarío? Alguien debe asumir responsabilidades, al menos por mi parte las exijo, aunque probablemente en soledad.

Cuatro casos que me dejan especialmente molesto, y algo decepcionado con una sociedad en la que cada vez me siento menos cómodo. ¿Soy un bicho raro? ¿Me he vuelto un viejo gruñón que protesta por todo? ¿O simplemente soy un verso suelto que no se calla ni bajo el agua con las injusticias y desmanes, los hagan los míos o los otros?

Las respuestas como decía Dylan están en el viento. Por eso sigo y seguiré peleando a la contra.


1 comentario:

  1. Si, eres un viejo gruñón (al menos por esto del concierto de Alba Molina). Yo también estuve en una mesa. La verdad es que ni me enteré del retraso hasta que un grupo comenzó a gritar y nuestro comentario fue ¡¡¡¡Qué exagerados !!!! Si hubiera sido en un teatro en el que todo el mundo espera que empiece, pase, pero en un formato como ese en el que estás tan gusto tomando algo y la gente puede levantarse y entrar y salir, pues hombre, me parece una exageración ponerse así. Respecto a las mesas reservadas vacías, yo estaba al lado. No vi a ningún político sentarse. Estaban reservadas para los artistas del espectáculo que hubo en el Baluarte (cosa bastante normal y habitual en un festival ¿no?). Si, entraron con retraso (perfectamente justificable porque venían de trabajar), pero al menos a mí no me molestaron nada (será porque estaba pendiente del concierto; raro que es uno). Pero vamos, sigue insistiendo en ello, porque a lo mejor creas la primera crisis en el Gobierno del Cambio y se convocan nuevas elecciones.

    ResponderEliminar