martes, marzo 8

Basta ya! Poneos de acuerdo!

Escuchar un profundo tema musical como “The end” de la mítica banda The Doors liderada por el desaparecido Jim Morrison, da para reflexionar con sus notas sobre lo ocurrido en el fracasado proceso de investidura de Pedro Sánchez.

¿Habrá sido, como afirma la letra de esa canción “…el fin mi única amiga, el fin de nuestros elaborados planes….”? ¿O sólo será un capítulo más de un diseño más complejo elaborado desde, como se dice coloquialmente, “las altas instancias”?

Porque aunque uno pueda llevar muchos años en esto de la política y le llegue un tufillo profundo a tomadura de pelo, al mismo tiempo desea aún tener confianza en la bondad del ser humano. En que todo lo que ve es real, que no hay trampa ni cartón, que no es un ejercicio de prestidigitación de mago de renombre al que por mucho que lo intentes no puedes pillar su truco.

En su inmensa ingenuidad uno desea creer a Pedro Sánchez, a la dirección de mi partido el PSOE y a Pablo Iglesias y sus dirigentes en Podemos, porque al resto ya se les ve con claridad, con nitidez. Son el PSOE y Podemos quienes pueden estarnos mintiendo, ocultando sus verdaderas cartas, o quizás haciendo trampas al solitario. Al final del proceso se verá si sólo es una profunda decepción, o incluso puede llegar a ser una imperdonable traición, porque en política al final todo se sabe y también si esto acaba de alguna manera así.

Cierto es que la inmadurez de los jovenzuelos de Podemos que creen llegan a la política con todo sabido, ayuda bastante a quienes se dedican a poner palos en las ruedas de un cambio real, pero eso no elimina su responsabilidad. Quizás estos niñatos hayan apostado por provocar nuevas elecciones intuyendo que en ellas se producirá el “sorpasso” ignorando que el cuento de la lechera finaliza con el cántaro destrozado en el suelo y la leche desparramada en él.
Si este sainete termina en elecciones anticipadas la izquierda habrá cometido el mayor error de su reciente historia, porque esa decepción de no haber sido capaces de ponerse de acuerdo, para pudiendo montar un gobierno de cambio que echara a patadas a un Rajoy y su PP inmerso en procesos de corrupción hasta las cachas, un gobierno que ha hecho sufrir a su bases social hasta límites insostenibles, crueles, les acabará pasando factura. Esa base social, o al menos la parte más concienciada de ella transformará esa decepción en un abandono en las urnas.

Si la izquierda suma menos que ahora en ellas y permite a Rajoy seguir gobernando, tanto Pedro Sánchez como Pablo Iglesias y sus respectivos séquitos deberán dimitir si aún les queda un poco de vergüenza y dejar a otros terminar el trabajo que ellos no han sido capaces de culminar.

Pero aún sería más grave si alguien se sacara de la chistera un truco por el que evitar esas elecciones con la colaboración del PP. Fuera la fórmula que fuera para lograrlo sería una traición, una incalificable traición.
Aún quedaría una tercera opción, la única que salva a la izquierda de su debacle. Que PSOE y Podemos abandonen el frentismo, las agresiones mutuas, el echarse la culpa uno a otro para justificar lo injustificable y se sienten a negociar un Gobierno de Cambio real, o sea de izquierdas. Que “dejen pelos en la gatera”, que sinteticen sus programas de máximos llegando a un mínimo común múltiplo asumido por ambos. Queda tiempo y tienen la obligación de intentarlo. Pedro Sánchez ha fortalecido su posición dentro del socialismo y ahora podría hacerlo con mayor facilidad.

Pero para ello hace falta abandonar el insensato enfrentamiento entre las izquierdas, reflejo de lo que sus irresponsables líderes han ofrecido en los dos debates de investidura y en la votación final.

Ver a gentes echándose la culpa unas a otras con rabia, incluso con dosis impensables de odio me produce, nos debe producir a todas y todos una profunda decepción, un dolor intenso. Es difícil en este clima intentar poner una pequeña dosis de sensatez, una llamada al orden, a la pacificación entre quienes deberían estar codo con codo peleando contra nuestro verdadero enemigo: la derecha. La antigua del PP y la nueva de Ciudadanos.

Ese cainismo tradicional de la izquierda nos lleva a la autodestrucción, al fracaso, en un momento donde nuestra base social está sufriendo los acosos de esa derecha mediática, económica, internacional, política, produciendo sufrimiento, mucho sufrimiento entre nuestras gentes.
¿Son galgos, o podencos? Es lo mismo, son perros hambrientos y nos van a devorar, más aún si no somos capaces de unir fuerzas y defendernos. Uno puede criticar desde el PSOE a Podemos y viceversa, probablemente ambos tengamos razón, pero después, una vez desahogados debemos apostar por la unión, por la comunicación, por el entendimiento. Si el PSOE ha sido capaz de entenderse con la derecha representada por Cs, cómo no va a poder hacerlo con la izquierda de Podemos a la que nos unen muchas más cosas?

¡BASTA YA! Es momento de parar, de dejar de agredirnos, de hacer cada cual su autocrítica y aprovechar estos dos meses para entendernos, desde la audacia, la imaginación, la generosidad. Ser capaces de evitar que la derecha siga 4 años más a través de unas elecciones en las que nuestro electorado acabará a castigando a ambos con razón. El cainismo siempre se castiga electoralmente.

¡BASTA YA! De insultos, de agravios, de culpabilizarnos unos a otros, porque realmente todos somos de alguna manera culpables de esta situación. Toca restañar heridas, parar la discusión entre nosotros, mirarnos y pactar, acordar entre las izquierdas para evitar más gobierno de derecha. Nos lo debemos, se lo debemos a nuestra base social que observa entre hastiada, indignada y decepcionada el lamentable espectáculo que estamos dando.
¿Decepción? Sí ¿Insensatez e irresponsabilidad? También. Pero al menos demos una oportunidad a la esperanza. O quizás nos arrepintamos siempre.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 7 Marzo 2016



2 comentarios:

  1. Buen articulo, pero:
    Es difícil definir a ciencia cierta si los del Psoe son de Izquierdas y los que la representan, cuando blindaron las puertas giratorias, la ley de inmigración, cuando firmaron los recortes en sanidad educación, sanidad.
    Cuando han estado a favor de 12 mil aforados, cuando han estado han estado al lado de la corona real, cuando han privatizado sectores estratégicos de energía que era rentable y sus ingresos iban a parar a los bienes sociales, como fue Gas natural.
    Cuando están a favor de las puertas giratorias y están a favor de la financiación de partidos, que se ha demostrado que la mayoría son ilegales, cuando no han cambiado la ley de desahucios y no han puesto la ley de transparencia para todos vean que hacen con nuestros impuestos.
    Puedes decir que el Psoe es de Izquierdas, pero primero se tiene que demostrar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Si yo fuera del PSOE lo pasaría tan mal como tú,José Luis.

    ResponderEliminar