jueves, febrero 11

Bernie Sanders, Jeremy Corbyn. La garantía de la veteranía.

Artículo aparecido en Publicoscopia el 16 Febrero 2016

¿Qué tienen en común Jeremy Corbyn y Bernie Sanders? Buenos, parece evidente que al menos tener más de 65 años, en concreto 74 y 67, considerarse izquierdistas dentro de sus formaciones políticas y especialmente haber saltado a los medios de comunicación por el apoyo sorpresa de sus votantes, de momento sólo en clave interna.

Una bocanada de aire fresco en tiempos de jovenzuelos bisoños que llegan a la política creyéndose sabidos. Saber que gentes bregadas en mil batallas ideológicas, intelectuales de peso, políticos profundos alejados de la banalidad y la superficialidad, llegan de nuevo a la política en lugar de verles en residencias de ancianos es una buena noticia para una actividad en horas bajas, desprestigiada por la moda de “usar y tirar”, al menos por aquí. Es reconfortante que en un momento donde se desprecia todas aquellas personas mayores de 45 años aparezcan ellos para destrozar esta insensata teoría.

Corbyn y Sanders devuelven el sabor del vino de gran crianza, del wisky añejo, los que se saborean lentamente, que penetran en los sentidos y dejan poso más allá del último sorbo. Sólo ver sus rostros, escuchar su tono de voz, la convicción que ponen en sus propuestas ya te animan a seguir confiando en la política. La de antes, la seria, la que no sólo se basaba en la presencia mediática, en los productos de marketing, en los mensajes diseñados por los expertos en análisis de encuestas.

Ante su irrupción sorpresiva en países tan serios como Reino Unido y EE.UU. cabe preguntarse: ¿nos quedan políticos así por aquí? Me refiero claro está a quienes conjugan lo novedosos con los clásico, llegar vírgenes a la actualidad con llegar una larga trayectoria en el anonimato.

Claro que sí, no podemos ni debemos ser un país ajeno a estos fenómenos. En la izquierda al menos aparecen dos, uno lamentablemente desaparecido hace ahora 5 años, Enrique Curiel, el otro pudo ser realmente uno de ellos, al menos la filiación del PSOE lo tuvo en sus manos, o en sus votos; José Antonio Pérez Tapias, como ellos político veterano, intelectual de muchos quilates y con ideas profundas y consolidadas. Ha sido una oportunidad perdida, aunque ya se sabe que en la política todo es posible.

Habrá que observar con atención su devenir, porque los veteranos Corbyn y Sanders son la gran esperanza de la izquierda del futuro, con otro que se quedó lamentablemente por el camino, Oskar Lafontaine también de 72 años.

Hagamos  un ejercicio empático, miremos sus imágenes y observemos lo que nos transmiten. Firmeza ideológica, respeto a los valores que han mamado, honestidad, coherencia, que son buena gente de la que te puedes fiar, de confianza, sólidos, de convicciones firmes, serenos. Que no te van a dejar colgado al primer imprevisto, ni cambiar de rumbo a la primera brisa que sople en dirección opuesta. Que no se dejan impresionar por las presiones de sus enemigos, ni se rinden a las adversidades. Gentes de una pieza. “Así se forjó el acero”.

Independientemente de lo que ocurra está claro que no existe color entre los jovenzuelos a quienes les falta todavía un hervor y los políticos “de antes”, los estadistas más estratégicos que tacticistas, más profundos que superficiales, más de debates de altura que de programas del corazón.

Corbyn y Sanders, hoy me rindo a vuestra altura intelectual.



No hay comentarios:

Publicar un comentario