miércoles, septiembre 30

Catalunya ha hablado: ahora diálogo, negociación, generosidad, acuerdo.


Artículo publicado en DEIA el 30 Septiembre 2015 y en Gara 2 Octubre 2015

El pasado domingo la ciudadanía catalana ha hablado y lo ha hecho como jamás en su historia, batiendo records con más de 9 puntos de incremento desde el máximo anterior. Un 78 % teniendo en cuenta la abstención técnica significa que la práctica totalidad de catalanes y catalanas han ido a las urnas con una voluntad clara de pluralidad y respeto a la democracia. Sin un solo incidente, en paz.

Antes que nada un breve análisis de esos resultados. Por un lado dos partidos de los llamados emergentes aparecen como triunfadores, la CUP que más que triplica escaños y sobre todo Ciudadans, éste con pretensiones estatales que se evita el descalabro del resto. El PSC salva como puede los muebles, teniendo en cuenta que apenas hace unos meses sufrió una traumática escisión de su alma nacionalista que amenazaba incluso su existencia como partido, perdiendo lo mínimo permitido e incluso igualando en votos el resultado anterior.

Por último quedan los fracasados, comenzando por CiU y ERC que incluso sumando potentes organizaciones sociales como Omnium, AMI y ANC no sólo no han podido subir sino que han bajado nada menos que 9 parlamentarios y un 5 % de porcentaje de apoyo.

El segundo fracaso ha sido de la otra fuerza emergente del estado, Podemos que ni siquiera con la ayuda de Iniciativa, la patente catalana de IU, y los poderosos movimientos vecinales de Barcelona ha sido capaz de superar los resultados de ésta bajando 2 parlamentario. Este resultado es de una dureza trascendental para un partido que se va a medir en las elecciones generales de Diciembre con ánimo de sacar un gran resultado. El traspié del domingo puede tener consecuencias de cara a esas generales.

También el PP se lleva un importante batacazo quedando casi como un partido residual y ya todas las miradas se dirigen a Mariano Rajoy artífice de la propuesta de poner a un duro como Albiol de cabeza de lista. El fracaso también en este caso puede tener consecuencias de ámbito estatal. Que el partido en el gobierno sea residual en Catalunya y probablemente lo será en Euskadi es preocupante de cara a resolver los problemas centro-periferia.

Por último queda Unió que queda fuera del Parlament después de que su líder histórico Durán i Lleida optara por romper con una CDC entregada en brazos de independentismo.
Pero el fracaso más espectacular se lo lleva Artur Mas que con su deriva de iluminado político, ha llevado a su partido de una cómoda mayoría parlamentaria, a incluso con la atípica unión con el principal partido de la oposición bajar en parlamentarios y en votos. Sorprende la patética imagen de la noche del domingo con esas sonrisas forzadas, apropiándose de los votos de la CUP para fingir una victoria que no ha sido tal. A veces los políticos se piensan que la ciudadanía es tonta pero ninguna lo es y la catalana aún menos.

¿Qué va a pasar a partir de ahora?

1.- Parece evidente a la vista de las declaraciones y gestos del día después, que los independentistas no van a asumir ese fracaso y van a seguir con la hoja de ruta aprobada el pasado 30 de Marzo ya que entienden que la mayoría de escaños les legitima para ello. Independientemente del análisis anterior eso es lo realmente grave y lo que nos debe preocupar, ocupar para  resolverlo.

Es evidente, porque entre CDC, ERC y CUP no existe nada en común, solo el camino hacia la independencia y lógicamente lo van a recorrer juntos. También en el independentismo se palpa la diferencia entre la ética de la izquierda y la estética de la derecha cuando la CUP señala verazmente que al no ganar el refrendo no se puede hacer la DUI (declaración unilateral de independencia) y la hoja de ruta debe cambiarse.

2.- Otro escollo que surge es que las CUP haya asegurado que en ningún caso apoyará a Mas como President, por ser el responsable de los brutales recortes al Estado del Bienestar realizados en Catalunya. Será muy interesante en los sucesivos días hasta la constitución del Parlament, ver el cortejo contra natura de los representantes de la gente guapa catalana haga a los del proletariado que siempre han despreciado.

Veremos cómo se resuelven las tensiones que el actual President genera entre Junts pel SÍ y las CUP, e incluso entre las propia coalición ganadora y hasta se oyen ya voces críticas dentro de CDC.

Parece evidente que si Artur Mas está amortizado que si resulta un estorbo para continuar esa hoja de ruta será apartado, pero no sin serias resistencias que pueden desgastar el propio proceso. Las declaraciones de las CUP sobre las condiciones de pacto también han abierto las carnes a las clases dirigentes catalanas que controlan CDC. La palabra desobediencia civil está en contra de su genética.
3.- Tampoco parece que, hasta Diciembre al menos, quienes gobiernan en el Estado hayan entendido lo que está ocurriendo en Catalunya, el riesgo de quiebra que viene desde allí. Escuchar a Rajoy el mismo discurso inmovilista de los últimos cuatro años no da para muchas esperanzas.

4.- La clave es la posición que el partido alternativo, el PSOE y los emergentes con quienes deberá de pactar, Podemos o Ciudadanos tengan sobre este asunto, aunque no parece tampoco que lo hayan entendido y mucho menos que tengan una hoja de ruta alternativa a la de quienes pretenden separar Catalunya del Estado y mucho menos que estén dispuestos a poner las bases necesarias para evitarlo desde el convencimiento.

5.- Aunque el discurso, coincidente con las elecciones, del Lehendakari Urkullu en Euskadi sea de una mayor sensatez y moderación, convendría ser escuchado también desde Madrid para evitar abrir una nueva brecha allí.

Es curioso por cierto que hace apenas cuatro años desde aquí, desde Euskadi y Navarra, mirábamos con envidia su proceso, íbamos allí a aprender de él, de su capacidad de entendimiento y ahora ocurra al contrario, que son ellos los que deberían aprender de nuestro recorrido, aunque aquí también Rajoy y su PP se haya empeñado en entorpecerlo.

¿Qué hacer ante esta compleja situación?

Para evitar que lo complejo nos lleve a lo dramático lo primero, entender ambas partes que estamos condenados a entendernos. Que el panorama que nos rodea nos obliga a hacerlo, porque no se va a aceptar en Europa decisiones unilaterales.

Zapatero el bienintencionado no vio venir el tsunami de la crisis económica y se lo llevó por delante, ahora Rajoy no ve el del independentismo y queda claro que la solución será sin él y sin el PP.

Catalunya, una parte importante de su ciudadanía no ve su encaje en la España actual y será obligación de todos buscarlo de manera civilizada.

Desde luego el centro debería haber escuchado antes el eco que nos llegaba de la periferia. Un mensaje que algunas gentes intelectualmente bien dotadas como el desaparecido Enrique Curiel o actualmente el Decano de la Facultad de Filosofía de la Universidad de Granada José Antonio Pérez Tapias venían advirtiendo. Haría bien Pedro Sánchez en releer los textos de ambos, e incluso contar con el segundo para un futuro como Presidente del Gobierno.

El actual marco del Estado de las Autonomías se está quedando obsoleto ante las demandas de esa periferia, por eso estamos obligados a hacer una relectura del mismo. Se debería haber iniciado antes un nuevo proceso constituyente que condujera a un Estado Federal Plurinacional. Una especie de Segunda Transición como defendía el propio  profesor Curiel que vivió en primera persona la primera, repleta de gesto de diálogo, negociación y acuerdo desde la generosidad. Entonces muchos dejaron plumas en la gatera para lograr un acuerdo que parecía imposible. Recordemos al PCE.
Quizás aquellos acuerdos, aquellas síntesis se alcanzaron porque había miedo. Miedo a la vuelta de una dictadura recién abandonada, miedo a repetir esas partes cainitas de nuestra historia, esas confrontaciones entre las dos Españas, por mucho que ahora una de ellas se llame Catalunya o Euskadi. Quizás un poco de miedo no nos vendría mal y lo ocurrido el domingo da para ello.

Se debió hacer en su día y no se hizo, habrá que hacerlo ahora pero en peores condiciones. El domingo fue un día histórico, es probable que pocos hayamos sido conscientes de ello pero lo fue, probablemente el más importante de la democracia. La respuesta de la ciudadanía catalana habrá que verla con perspectiva de futuro. ¿Qué habría pasado con una participación 9 puntos menor? Quizás la ancestral inteligencia de esa ciudanía, su instinto le haya hecho ir a votar en masa y nos lo haya puesto un poco más fácil.

Pero nos queda otra cita histórica, la de las generales de Diciembre. De lo que allí salga puede marcar la solución o la quiebra, porque parece evidente que esto se resuelve sin Rajoy y sin Mas.

Una solución que va a necesitar mirar al “otro”, entender sus demandas, escucharlas abriendo vías de diálogo, entendimiento, negociación con grandes dosis de generosidad, audacia e imaginación para llegar a acuerdos estables, estratégicos. Ser capaces de construir una “casa común” en la que estemos todos cómodos. ¿Un estado Federal Plurinacional? ¿Reconocimiento del derecho a decidir y perder el miedo al referéndum? ¿Explorar e impulsar las Euro regiones? ¿Un nuevo pacto fiscal que iguale Catalunya a Euskadi y Navarra?

Quizás. Quizás aún no sea demasiado tarde, por eso habrá que intentarlo.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 28 Septiembre 2015










martes, septiembre 29

Del “final de ETA” a “Billy el niño” y Catalunya

Artículo publicado en PUBLICOSCOPIA el 29 Septiembre 2015

Compleja semana la pasada. Primero la detención de lo que muchos consideran la penúltima cúpula de ETA, David Plá e Iratxe Sorzábal, aunque ya se sabe que es una serpiente de siete cabezas que cuando se le corta una aún le quedan seis, aunque por los tiempos que pasa más bien parece que son bastantes menos. Después el reportaje de La Sexta descubriendo al escurridizo torturador franquista “Billy el niño”. Su imagen corriendo cobardemente delante del periodista y el cámara indica que un cruel psicópata no es nada cuando se le quita el poder de hacer lo que desees con sus víctimas. Para culminar las elecciones del domingo en Catalunya que dan para muchas interpretaciones.

Comenzando por el principio me resulta agotador leer a quienes desconocen del conflicto en primera línea de fuego, a quienes han vivido siempre alejados de esta realidad pontificar como si fueran expertos. Comenzando por un Ministro del Interior que lleva años empeñado en que ETA no acabe de desaparecer porque entiende de manera deleznable que les da rentabilidad electoral en momentos complicados para ellos como éste.

Lo lamento y lo repudio desde quien luchó contra ellos cuerpo a cuerpo pero también construyó junto con otros en ambas orilla puentes por los que comunicarnos, porque hace mucho tiempo ya que no deberían existir estas noticias. ETA culminó su derrota (antes con la actuación de cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, judicial y colaboración internacional) cuando desde dentro sus gentes se sublevaron y lo político venció a lo militar a través de la alternativa Bateragune, propuesta valientemente por un Arnaldo Otegi y otros que llevan más de cinco años en la cárcel por ello. En lugar de premiarles les castigamos, cojonudo.

Pero el PP que nos deja dos temas fundamentales sin resolver, la paz definitiva y las tensiones centro-periferia, se ha empeñado en torpedear las soluciones de ambas durante cuatro años en el gobierno. El próximo, el que salga de las urnas de Diciembre, que será seguro de izquierdas, deberá resolverlo y lo hará.
Después el reportaje de La Sexta del pasado viernes sobre el final del franquismo  me levantó ampollas ya cicatrizadas sobre esa etapa que viví en vivo y en directo. A veces se tiene la sensación que existe entre los sectores más dinámicos y activos de la izquierda memoria sobre lo ocurrido tras el final de la guerra pero olvidan esa otra etapa entre cruel y apasionante que va de 1965 a 1975. Una etapa en la que tipejos como este o Conesa y Yagüe campaban a sus anchas protegidos por el régimen.

Los que vivimos aquellos años en la primera línea del frente contra el franquismo lo sabemos, pero ver a ese canalla, “Billy el niño” que me interrogó en dos ocasiones de manera tan cruel, observar su cara desencajada pero esta vez con un rictus cobarde y no de torturador psicópata sin control, con poder sobre quienes caíamos en sus garras, me produjo sensaciones contrapuestas. Antes de nada felicitar a La Sexta por su gran trabajo de investigación. Ya tenemos su cara descubierta y no oculta tras un casco de moto como la última vez, sabemos dónde vive, por donde pasea y no lo digo con tono amenazante.

Sensaciones diversas porque por un lado veía el reportaje con la satisfacción de que al menos la justicia se manifestara con el patetismo de esa cobarde huida, pero con desconsuelo porque se haya ido coloquialmente “de rositas” después de tantos y tantos crímenes. Porque crímenes son las torturas físicas y morales que nos infringió a centenares de luchadores anti franquistas.
Triste porque el reportaje apenas tuvo eco informativo y mucho menos en  las gentes de la izquierda incluidos sus partidos políticos, en especial el mío, el PSOE que huye de este tema como el gato escaldado del agua hirviendo. Incluso en esa izquierda abertzale que pide solidaridad y algunos se la damos, cuando se trata de sus torturados pero mira para otro lado cuando se trata de otros.

Indignación, tristeza y el deseo de seguir presionando para que el próximo gobierno tenga la valentía al menos de sentarle en un banquillo, aunque sea para luego decir que han prescrito sus crímenes, pero reconociendo que existieron y así resarcir la memoria de sus víctimas. Seguiré luchando, seguiremos luchando para que se haga justicia.

Pero también el reportaje trajo a mi memoria aquellos días, aquellas sensaciones de indefensión, porque él ya se encargaba de recordarte que allí en la tétrica DGS (algún día habrá que hacer algún reconocimiento a las víctimas que pasamos por allí) no eras nadie, que él podía hacerte de todo sin que nada ocurriera, que estabas en sus manos solo e indefenso. Lo terrible es que era así, entonces no había abogados presionando, ni manifestaciones populares pidiendo tu liberación, ni la solidaridad de tu pueblo, simplemente no eras nada, no existías para el resto de la humanidad.

Pero ignoraba y eso le violentaba, que teníamos ideales, camaradas que proteger y que resistimos, resistimos al límite a sus torturas porque de que aguantáramos dependía la seguridad de esos camaradas y la estructura de los partidos y sindicatos que luchábamos entonces contra el fascismo que él representaba. Sentías su rabia al no poder doblegarte, su impotencia ante nuestra firmeza ideológica. Fracasó en su intento y logramos derrotarles aunque no capturarles.

Recuerdo sus ojos saltones inyectados en sangre recordándome que me haría como a Ruano, que me tiraría por la ventana señalando que intentaba fugarme, recuerdo su cuerpo pequeño intentando aparentar que era grande cuando era un sapo, recuerdo todo aunque durante años haya intentado guardarlo en lo más profundo de la memoria. Verlo en el reportaje hurgó en esa memoria y sacó de nuevo esas sensaciones esos sentimientos, esos instantes y al mismo tiempo esas ganas de lucha, al menos para que no se olvide.
Llegamos al último y más reciente tema, las elecciones en Catalunya del pasado domingo. Lo más reseñable es que la altísima participación, record histórico, obliga a aceptarlo y reflexionar sobre ellas con la máxima responsabilidad. La ciudadanía catalana ha cumplido, ha respondido a una cita histórica con una participación histórica.

Ha habido ya y habrá en el futuro interpretaciones para todos los gustos pero lo que resulta evidente es que en lo referente a partidos ganan Cs y CUP la primera especialmente, salva los muebles PSC que se veía desaparecido hace apenas unos meses y pierden CDC, ERC, Unió, Podemos y PP. Pero el que más pierde es Artur Mas y Mariano Rajoy que han originado todo este lío el primero para hacer perder apoyo a sus tesis independentistas que pasan de 74 a 72 escaños con menos porcentaje de votos e incluso depende de una fuerza radical como CUP para poder gobernar. Un crack este Mas.

Pero lo peor es la situación a la que ambos han llevado a la sociedad catalana quebrándola por la mitad y consiguiendo transformar un lugar ejemplar de diálogo, de integración, de convivencia en otro de crispación y desencuentro.

Mucho deberá trabajar el nuevo gobierno, el de allí y el de aquí en Diciembre para calmar esas aguas ahora turbulentas creando puentes y espacios de comunicación.

¿Qué hacer? Como preguntaba Lenin. La solución pasa por esa negociación con cuatro patas: reconocimiento del derecho a decidir, abrir un proceso constituyente que nos lleve a un Estado Federal Plurinacional, explorar e impulsar la Euro región y un nuevo pacto fiscal que equipare Catalunya a Navarra y Euskadi. Pero eso da para otra reflexión.

Aún estamos a tiempo, para mañana será ya tarde.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 28 Septiembre 2015




martes, septiembre 22

¿Miente la izquierda catalana independentista?


Artículo publicado en Diario de Noticias de Navarra y PUBLICOSCOPIA el 22 Septiembre 2015

Analizar con un mínimo de sensatez y rigurosidad el inmenso embrollo que se da en la política catalana resulta extremadamente difícil. Hay demasiado ruido mediático y las diferentes opciones políticas no ayudan a esta labor.

Por un lado la confrontación no se da por motivos ideológicos, o sea la derecha contra la izquierda, no es en el terreno de las ideas y propuestas clásicas sino en el de los sentimientos. No es la razón sino las vísceras las que intervienen en esta cruel batalla por la que se desangra la ciudadanía catalana, que observa entre perpleja y aturdida el devenir de los acontecimientos.

Así gentes de izquierdas como ERC o las CUP, o el propio cabeza de lista de “Junts pel SÍ” Raul Romeva, que en una pirueta traidora sin precedentes se ha pasado al enemigo, se mezclan y apoyan sin pudor a quienes han llevado a Catalunya al borde del abismo, han destrozado el Estado de Bienestar o se han codeado con la corrupción más vomitiva.  Ver a Romeva, Junqueras, e incluso David Fernández junto a los herederos del clan Pujol produce una cierta perplejidad con grandes dosis de decepción. Verles con quienes han situado a la sanidad pública catalana en el puesto 15 de calidad del estado, callar ante planteamientos de privatización, o incluso cuando no evitan desahucios y descapitalizan los servicios sociales produce vergüenza ajena.

Enfrente la claridad tampoco prevalece cuando la izquierda clásica, PSC e Iniciativa a través de “Catalunya SÍ se es pot”, se les visualiza mezclados en algunos instantes con la derecha más rancia, sea antigua como PP, o seudomoderna como Ciudadanos. Esta situación tampoco aporta motivos de aplausos.
El debate por tanto en estas elecciones no es en el terreno de la propuesta izquierda-derecha sino en el de independencia sí o no. La izquierda, especialmente la “independentista” de manera insensata, se ha dejado llevar a un lugar que no es el suyo, a un terreno de juego lleno de minas y peligros que amenaza con su destrucción al menos ideológica. Va a resultar que Fukujama y su “Final de la historia” o final de las ideologías va a ver triunfar sus tesis en un lugar tan impensable como Catalunya.
Una de las normas básicas de esa izquierda clásica ha sido siempre la de decir la verdad, porque resulta evidente que la verdad es revolucionaria. Por eso habría que recurrir a su definición en el diccionario de la RAE: “Conformidad de lo que se dice con lo que se siente o se piensa” para hacer una comprobación real. Por cierto, eso vale en castellano y también en su traducción catalana.

Así cuando surge la pregunta: ¿la izquierda catalana independentista miente?, o más concretamente ¿mienten Romeva, Junqueras o David Fernández? tenemos que ir a esa definición para intentar adivinar qué piensan sobre lo que dicen y si coinciden ambos estadios, o sea lo que se dice con lo que se piensa. Escuchar tartamudear a Romeva en el debate de la Sexta induce al menos a sospecha, ver a Fernández pálido como la nieve apoyar a Mas produce ganas de vomitar.

Mucho más aún porque los tres son personas inteligentes a los que cabe exigir un mínimo de racionalidad.

¿Cuándo dicen que Catalunya no se saldrá de los diferentes organismos internacionales, incluida la UE, el Banco Central Europeo, o sea el euro, el Espacio Schenguen, o quedará fuera de la ONU con una declaración unilateral de independencia dicen la verdad? ¿Realmente lo piensan? ¿O lo dicen solo por motivos electoralistas, para intentar engañar a la sociedad catalana? ¿Cuándo sitúan a un supuesto cómplice de corrupción en el puesto cuatro de sus listas, o dicen que apoyarán esa lista son conscientes de que eso supone ver a Mas de President? Parece evidente que la respuesta es un SÍ contundente.
Otra razón, ésta más insensata, sería que lo hacen para así presionar a su oponente, o sea los estado comenzando por el español, a las instituciones, porque resulta evidente que no va a ser así ya que aunque esta (España) aceptara negociar esa independencia el resto de estados, Francia con su problema en Córcega, Italia con la Liga Norte, Alemania con sus Lander sublevados, Inglaterra con Escocia o Bélgica con flancos y valones no lo van a consentir.

En mi opinión los señores Romeva, Junqueras, o David Fernández, al igual que su compañero de viaje el irresponsable y supuestamente corrupto Artur Mas saben de manera fehaciente que una declaración unilateral de independencia produce un efecto inmediato: la salida de Catalunya de todos los organismos políticos y económicos y sumirla en el más terrible de los abismos. Un abismo con efectos inmediatos sobre sus pensiones, su sanidad, educación, así como probables “corralitos”, en definitiva llevar a la ciudadanía catalana al caos y la desesperación.

Si la mentira resulta habitual en políticos de derecha, por mucho que si son católicos como Mas sea pecado, para un político de izquierdas resulta aún peor: la mayor transgresión a sus principios fundamentales, la traición a unos ideales que resultan enfangados con esa deplorable acción.

Pero no solo por el hecho en sí, también por los efectos perversos que pueden producir esas falsedades en la ciudadanía que dicen defender, representar, que va a ver condicionado su voto a una propuesta falsa, a una mentira.

Esa ciudadanía catalana tradicionalmente sensata y reflexiva, se encuentra en estos instantes absolutamente perpleja, mareada con la retorcida situación actual, susceptible de ser manipulada y engañada debido a ese bucle en el que entre todos (aquí la responsabilidad es colectiva, los de aquí y los de allí) la han sumergido.
Quizás en el último instante esa providencial sabiduría que durante siglos ha atesorado la lleve a darse cuenta del engaño y a evitar despeñarse por el barranco. Pero si no fuera así el futuro que le espera es muy negro, no sólo por las consecuencias de una decisión irresponsable, también por la profunda decepción de darse cuenta posteriormente que ha sido engañada.

¿La izquierda catalana independentista miente? Indudablemente sí y además de manera consciente, perversa y condenable.

Esperemos a ver qué pasa el 27, aunque como se dice coloquialmente “pintan bastos” para Catalunya, para los y las catalanas.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 21 Septiembre 2015


martes, septiembre 15

Ongi etorri Jeremy Corbyn


Artículo publicado en Gara y Publiciscopia el 15 Septiembre 2015


Aclarar que “ongi etorri” es bienvenido en euskera y en muchos hogares está puesto en la entrada para saludar a quienes vienen a visitarnos.

Hace ya demasiados años que la izquierda europea está necesitada de un revulsivo, de una verdadera revolución interna. El fiasco de Alexis Tsipras después del espejismo que supuso su victoria en Grecia nos volvía a sumir en una depresión cercana a la melancolía.

Tradicionalmente las alegrías en los últimos 35 años venían de España con el triunfo sorpresivo de Felipe González en 1982, Italia, Portugal, o Francia aunque después llegaran a resultar frustrantes. Pero nos faltaba el mundo anglosajón, porque Tony Blair apenas dejó el buen sabor y no es poco, del valiente proceso de paz en Irlanda.

Ahora de manera sorprendente nos despertamos con el descubrimiento de una figura como Jeremy Corbyn, que acaba de arrasar en las primarias del Partido Laborista. No sólo por su victoria sino porque demás haya sido tan aplastante. Un 59,5 % de apoyo que contrasta con el apenas 4,5 % del candidato apadrinado por Blair.

Supone un verdadero terremoto en el Partido Laborista inglés, pero también en la izquierda europea que hace apenas 48 horas ni siquiera lo conocía, salvo quienes nos interesamos por su estado de salud actual cercano al colapso hasta hace apenas unas horas. Resulta curioso por un lado que lo acusen de izquierdista cuando lo único que hace es usar el sentido común de quienes realmente se sienten de izquierdas (existe mucho camuflado en nuestras filas, por no decir que la mayoría de nuestros dirigentes lo son).

Pero existen preguntas que debemos hacernos ante esta acusación: ¿Manifestarse contra las políticas de austeridad de la derecha lo es? ¿Hacerlo contra la guerra y a favor de la paz mundial? ¿Qué en 32 años de militancia no haya accedido a ningún ministerio precisamente por su defensa de posiciones nítidamente de izquierdas? ¿Oponerse a cualquier recorte en el Estado del Bienestar es ser izquierdista? ¿Abogar por imponer más impuestos a las grandes fortunas o controlar la banca? De ser así reconozco que yo también soy Corbyn, yo también soy un peligroso izquierdista al que los aparatos de los partidos deben exterminar.

Por otro lado que esta figura ilusionante sea alguien con 66 años y una larga militancia de base también resulta un elemento a tener en cuenta. Últimamente se ha puesto de moda erróneamente despreciar lo que los jovenzuelos imbérberes que van llegando a la actividad política consideran una rémora. Tener más de 50 años, no digamos 60, te sitúa fuera de la moda, de la órbita del poder ignorando que como Corbyn la esencia de la izquierda, sus valores, sus raíces ideológicas, están precisamente ahí, en esas edades y él lo acaba de demostrar.

Pero no es la única buena noticia que nos viene de las islas. Además de la victoria de Corbyn también en las primarias a la alcaldía de Londres el vencedor ha sido el candidato más a la izquierda: Sadiq Khan hijo de inmigrantes paquistaníes, lo que le da otro aliciente más en un momento de profunda crisis en Europa sobre los refugiados.
¿Puede suponer estas elecciones un giro, un cambio en la izquierda europea?

Quizás si en Grecia se abre paso la alternativa presentada precisamente el pasado sábado por Yanis Varoufakis, otra de sus figuras emergentes, que supone un verdadero “plan B para Europa”, o en Francia surgen alternativas a un derechoso Holande, en Italia a otro como Mateo Renzi y en España hubiera vencido en las primarias del PSOE nuestro Corbyn propio, José Antonio Pérez Tapias, que hubiera hecho innecesaria la aparición de Podemos. Así se podría haber puesto en marcha un gran frente de izquierdas novedoso e ilusionante.
Pero no debemos tirar la toalla. Pedro Sánchez no es Pérez Tapias pero quizás los resultados electorales le empujen a que se le parezca bastante, a que asuma sus propuestas. Ya es sabido el carácter camaleónico de estos jovencitos, si esa transformación obligada para poder acceder al poder es hacia la izquierda bienvenido sea. Si es producto de que para poder gobernar, para consolidarse como líder le empujan a ello, también.

Hoy Corbyn ilusiona a quienes defendemos que la izquierda debe ser izquierda, que asumir posturas pragmáticas contra nuestra base ideológica acaba siendo un error y lo que es peor, una traición. Demasiado pragmatismo que acaba llevando a los partidos de izquierdas a asumir los postulados de quienes deberían ser sus enemigos. Ese fue el final del mandato de Zapatero, deberíamos haber aprendido yo esa lección.

Hoy el Partido Laborista, sus bases nos indican el camino, ojalá sepamos entenderlo y lo que es más importante, recorrerlo con ellos.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)


Villava-Atarrabia 14 Septiembre  2015

lunes, septiembre 14

Crisis refugiados: ante nosotros lo desconocido

Artículo publicado en DEIA el 14 Septiembre 2015

El mundo desmoronándose a nuestro alrededor, la manipulación de Rajoy con su intento de amedrentar a través del Tribunal Constitucional, el error de la izquierda de Catalunya, especialmente ERC que se ve arrastrada por la corrupción de CDC en el inicio de una campaña electoral apasionante y lo más sangrante, la situación de la inmigración en Europa. Ese es el oscuro panorama actual que si el añorado Enrique Curiel pudiera vivirlo, afirmaría que tenía razón cuando hace cinco años anunciaba la llegada de la II Edad Media. Ya ha llegado.

La foto del cadáver del niño sirio en la playa de la isla turca de Bodrum ha levantado una polvareda de reacciones y comentarios. Aunque no es el único, porque sin visionarse tanto saber que Israel “encarcela” en sus casas a cientos de niños palestinos, también se puede incluir en la barbarie humana. Al hilo de todo ello me surgen algunas preguntas y una reflexión.

¿No hemos visto esa imagen cientos de veces afectando a inmigrantes del África subsahariana, a niños de piel oscura? ¿Es el color de la piel la que marca las reacciones, quizás porque este se parecía más a nuestros hijos, nietos, sobrinos? ¿Realmente esta avalancha de información en los medios no será porque esa marea se dirige a la todopoderosa Alemania, mientras cuando afectaba a España o Italia pasaba desapercibida? ¿Cuánto cinismo e hipocresía hay en algunas reacciones, incluyendo las nuestras? ¿La izquierda, la de allí y la de aquí, además de sacudirse constantemente con una quijada de asno en la cabeza no debiera reaccionar de manera coordinada? ¿Nos escandalizan los miles de refugiados atacados por la policía húngara y olvidamos los que se destrozan la piel en las concertinas de Melilla?
Demasiadas preguntas que a menudo produce pereza responder, porque para eso hay que realizar un ejercicio de reflexión y análisis y no está la gente para mucho movimiento de ese tipo más entretenida en ir al gimnasio para fortalecer el físico, andar, montar en bici, o simplemente caminar en tu casa en un artilugio olvidando el doloroso cultivo de la mente crítica.

¿Flor de un día la reacción ante la muerte de Aylan?. Quizás dentro de una semana ya nadie se acuerde de esta terrible imagen, o la del camión repleto de cadáveres, o la de los inmigrantes, negros esta vez, exhaustos en nuestras playas con la mirada indiferente de los bañistas, molestos por este inesperado contratiempo en su momento de asueto. Cinismo, hipocresía a manta en un mundo que solo es apariencia. Nos conformamos, me incluyo en la autocrítica, con colgar una reflexión en FB, Twitter o nuestro blog, cuando lo que realmente debiéramos hacer es unirnos para poner en marcha una verdadera revolución. En nuestros partidos y fuera de ellos. Unirnos para provocar una reacción, especialmente en la izquierda, que haga algo ante esta brutalidad, ante esta verdadera salvajada, ante este genocidio inhumano.

Gritar, chillar, insultar, patalear, pero hacer ruido, mucho ruido, para que alguien escuche nuestra indignación, nuestro cabreo ante esta situación.

La foto de ese niño blanco muerto (¿o debemos decir asesinado?) en la playa, debería servir como punto de inflexión definitivo para que esa indignación fuera colectiva, que sumara adeptos hasta transformarnos en una marea de cabreados contra el sistema que permite estas situaciones. Contra un sistema injusto, depredador, que empuja a miles, millones de personas desesperadas hacia lo que suponen un paraíso que acaba siendo una ratonera mortal. Contra un sistema que permite a los poderosos como Israel o Marruecos machacar a palestinos y saharauis o a EE.UU. experimentar con países mediterráneos.

Pero no es la única imagen impactante de estos días, es quizás es la más demoledora pero hay otras que nos deben hacer reflexionar. Los cientos de neonazis en Alemania apedreando los autobuses en los que llegan los refugiados desde Hungría, la de la quema de polideportivos preparados para alojarlos, o la más reciente de la reportera húngara Petra László poniendo la zancadilla y dando patadas a quienes desesperados se enfrentan a la policía para poder continuar su camino. Sólo recordar que era periodista de un canal de TV de extrema derecha, que apoya al gobierno actual en Hungría lo que nos debe dar una radiografía de lo que realmente está ocurriendo y puede ocurrir.  En estos momentos los países más xenófobos y racistas son los del Este de Europa, Serbia, Croacia, Hungría, Rusia….¿Qué pasará en Serbia si Hungría cierra sus fronteras y miles de refugiados musulmanes quedan en su territorio?

Pero el cabreo que nos provoca a algunas personas estas impactantes imágenes debemos canalizarlo, ordenarlo para que realmente sirva para algo y no solo para un desahogo estéril. Ponernos de acuerdo seamos socialistas, podemitas, comunistas, anarquistas, de la izquierda abertzale o independentista catalana. Aparcar nuestras disputas insensatas, insignificantes antes este drama y juntos alzar nuestra voz, potenciar nuestro cabreo con la suma de otras gentes que obliguen a nuestros dirigentes a hacer algo.

Decía Sor Lucía Caram que “El hambre es algo terrible, la indiferencia una tragedia y la falta de diligencia, en ocasiones un crimen”, cierto, en este caso aún más, no podemos permitir el hambre y la guerra con indiferencia y ponernos las pilas con urgencia porque realmente la falta de diligencia resulta ser un crimen.
Es cierto que nos traerá problemas, el primero de ellos la demanda de los nuestros que también pasan penurias aquí, de quienes pasan hambre aquí, de quienes no consiguen trabajo o vivienda aquí. Soportar un incremento de población de 800.000 personas (ese es el cálculo más realista) en Europa necesitará grandes cantidades de alimentos, de viviendas, de trabajo en un momento de carencia, pero estamos en situación de emergencia humanitaria y la generosidad debe ir acompañada de audacia e imaginación para solucionar sus problemas sin olvidarnos de solucionar los nuestros. Es un reto para la izquierda que esta vez sí debe estar a la altura de las circunstancias.

Reflexionar sobre la crisis humanitaria que se nos viene encima, sobre sus consecuencias aquí. Ya no vale mirar atrás con ira viendo que ese problema lo hemos creado nosotros, bueno, nuestros dirigentes, la UE, EE.UU., la OTAN....dejando que se desangraran países como Siria, Irak, Libia, Afganistan.....Ahora todos buscan soluciones pero el contencioso ya está aquí, no ya en nuestras puertas sino en nuestra casa misma.

Esos 800.000 refugiados (ya no son inmigrantes, esos son los subsaharianos ahora ya son de segunda división) esperan a las puertas de Europa para entrar. Habrá que recibirlos todavía en un momento de crisis y atenderlos, aportarles alimentos, vivienda, trabajo, atención sanitaria, educativa, en un momento en el que miles de los nuestros tienen serios déficits.

¿Cómo reaccionaremos antes situaciones de que nuestros hijos vayan a acceder a una vivienda, a un trabajo, y las necesidades humanitarias se lo otorguen a un refugiado sirio? Es muy fácil manifestarse a favor de ellos, pero, ¿estamos realmente preparados para asumir esa realidad, para entender que lo poco que tengamos hay que repartirlo?
¿Qué hacemos con los inmigrantes, con quienes no vienen huyendo de la guerra y del IS, sino del hambre y las enfermedades? ¿Habrá ahora de primera y segunda?

¿Qué ocurrirá si entre ellos, se cuelan como dice el gobierno aunque sea por motivos espurios y electoralistas decenas de yihadistas dispuestos a todo? ¿Está preparada nuestra sociedad para ello?

El próximo gobierno que se prevé de izquierdas, del cambio, ¿podrá afrontar este reto añadido al de las fuertes tensiones centro-periferia y una paz aún no culminada que Rajoy nos deja como si de una patata calientes fuera? ¿Está preparada la izquierda para ello? Hará falta mucha generosidad, mucha imaginación y audacia y sobre todo grandes dosis de pedagogía. ¿Se está preparando la izquierda, PSOE y Podemos especialmente, para ello, o está en el corto plazo, en lo cotidiano ignorando la estrategia?

Demasiadas preguntas para una mañana que ya huele a un otoño que se adivina caliente, conflictivo. Ante nosotros lo desconocido.

Pero aun así debemos hacer algo, esa es la clave, no quedarnos solo en la hipocresía cobarde de la denuncia a secas. Hacer es reaccionar aquí y ahora.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado el PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 12 Septiembre 2015


jueves, septiembre 3

Indignación, vergüenza, hipocresía, cinismo...reacción

Publicado en Diario de Noticias y Publicoscopia 8 Septiembre 2015

Egun on , buenos días, bon dia con el mundo desmoronándose a nuestro alrededor, la manipulación de Rajoy con su intento de amedrentar a través del Tribunal Constitucional, el error de la izquierda den Catalunya, especialmente ERC que se ve arrastrada por la corrupción de CDC y lo más sangrante, la situación de la inmigración en Europa.

La foto del cadáver del niño sirio en la playa de la isla griega de Kos ha levantado una polvareda de reacciones y comentarios. Al hilo de ellos me surgen algunas preguntas y una reflexión.

¿No hemos visto esa imagen cientos de veces afectando a inmigrantes del África subsahariana? ¿Es el color de la piel quien marca las reacciones, quizás porque éste se parecía más a nuestros hijos, nietos, sobrinos? ¿Realmente esta avalancha de información en los medios no será porque esa marea se dirige a la todopoderosa Alemania, mientras cuando afectaba a España o Italia pasaba más desapercibida? ¿Cuánto cinismo e hipocresía hay en algunas reacciones, incluyendo la nuestras? ¿La izquierda, además de sacudirse con el hueso en la cresta no debiera reaccionar de manera coordinada?

Demasiadas preguntas que a menudo produce pereza responder, porque para eso hay que realizar un ejercicio de reflexión y análisis y no está la gente para mucho ejerciciomovimiento de ese tipo más entretenida en ir al gimnasio para fortalecer el físico, a andar, a montar en bici, o simplemente caminar en tu casa en un artilugio.
Flor de un día. Quizás dentro de una semana, o mañana ya nadie se acuerde de esta terrible imagen, o la del camión repleto de cadáveres, o la de los inmigrantes, negros esta vez, exhaustos en nuestras playas con la mirada indiferente de los bañistas molestos por este inesperado contratiempo en su tiempo de asueto. 

Cinismo, hipocresía a manta en un mundo que solo es apariencia. Nos conformamos, me incluyo en la autocrítica, con colgar una reflexión en FB, Twitter o nuestro blog, cuando lo que realmente debiéramos hacer es unirnos para poner en marcha una verdadera revolución. En nuestros partidos y fuera de ellos. Unirnos para provocar una reacción especialmente en la izquierda que haga algo ante esta brutalidad, ante esta verdadera salvajada, ante este genocidio inhumano.

Gritar, chillar, insultar, patalear, pero hacer ruido, mucho ruido, para que alguien escuche nuestra indignación, nuestro cabreo ante esta situación.

La foto de ese niño blanco muerto (¿o asesinado?) en la playa debería servir como punto de inflexión para que esa indignación fuera colectiva, que sumara adeptos hasta transformarnos en una marea de cabreados contra el sistema que permite estas situaciones. Contra un sistema injusto, depredador, que empuja a miles, millones de personas desesperadas hacia lo que suponen un paraíso que acaba siendo una ratonera mortal.

Este cabreo de hoy debemos canalizarlo, ordenarlo para que realmente sirva para algo y no solo para un desahogo estéril. Ponernos de acuerdo seamos socialistas, podemitas, comunistas, anarquistas, de la izquierda abertzale o independentista catalana. Aparcar nuestras disputas insensatas, insignificantes antes este drama y juntos alzar nuestra voz, potenciar nuestro cabreo con la suma de otras gentes que obliguen a nuestros dirigentes a hacer algo.


Decía Sor Lucía Caram que “El hambre es algo terrible, la indiferencia una tragedia y la falta de diligencia, en ocasiones un crimen”, cierto, en este caso aún más, no podemos permitir el hambre y la guerra con indiferencia y ponernos las pilas con urgencia porque realmente la falta de diligencia resulta ser un crimen.

Es cierto que nos traerá problemas, el primero de ellos la demanda de los nuestros que también pasan penurias aquí, de quienes pasan hambre aquí, de quienes no consiguen trabajo aquí. Soportar un incremento de población de 800.000 personas en Europa necesitará grandes cantidades de alimentos, de viviendas, de trabajo en un momento de carencia, pero estamos en situación de emergencia humanitaria y la generosidad debe ir acompañada de audacia e imaginación para solucionar sus problemas al mismo tiempo que no olvidamos los nuestros. Es un reto para la izquierda que esta vez sí debe estar a la altura de las circunstancias.

Por eso hacer algo es la clave, no quedarnos solo en la hipocresía cobarde de la denuncia a secas. Hacer es reaccionar aquí y ahora.


miércoles, septiembre 2

¿Amistad y política?


Artículo publicado en Publicoscopia el 1 Septiembre 2015

En los últimos tiempos al hilo de algunas rupturas sonadas, no amorosas sino que tienen que ver con amistadas arraigadas, sólidas, en el mundo de la política, puede dar lugar a una reflexión sobre lo que significa la manera de relación más importante y al mismo tiempo difícil de conseguir y mantener: la amistad.

¿Habrían roto su gran amistad Varoufakis y Tsipras, o Pablo Iglesias y Monedero y anteriormente Felipe González y Alfonso Guerra si no la hubieran llevado a la prueba de fuego de la política? Probablemente no.

Al hilo de ello cabe hacerse unas cuantas preguntas que merecen respuesta por separado. ¿Es posible la amistad en política? ¿Sería posible en el ámbito de la consecución de puestos institucionales que obligan a la toma de decisiones, o que ascienden el estatus de la persona afectada?

Conviene recordar aquí cómo define la RAE la amistad: “Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato”.

Afecto personal puro y desinteresado. ¿Es eso incompatible con la praxis política? Que nace y se fortalece con el trato. ¿Y esto lo es?

Parece que con la actividad política a secas parece relativamente fácil de mantener, especialmente si se milita en un mismo partido y en una misma trinchera. O sea, si se es de los “nuestros, nuestros”. De hecho los ejemplos anteriores lo consiguieron cimentando una fuerte relación amistosa durante un largo periodo de tiempo y además plagado de dificultades y en algún caso de sobresaltos hasta que accedieron al poder o llegaban a sus accesos.

Luego entonces cabe deducir que es cuando se accede a puestos institucionales cuando el peligro de quiebra de la amistad es mayor.

Normalmente una buena amistad se sustenta sobre la confianza, el cariño, la solidaridad en instantes difíciles, la honestidad y la coherencia. No se diferencia mucho por tanto del otro gran tipo de relación: el amor.

Que eso se ponga en peligro cuando una, o las dos partes, entran a formar parte de alguna institución significa ni más ni menos que algo en esas condiciones fallaba en origen y es precisamente al alcanzar una meta cuando la contradicción se pone de manifiesto. Puede faltar la confianza, la solidaridad, la honestidad, o el cariño, combinaciones varias de esas carencias, o todas al mismo tiempo. Es por tanto un engaño, alguien o los dos han estado engañando hasta que cae el velo y se descubre la verdadera faz.

Seguro que en esas quiebras hay una parte que sufre la decepción más que la otra, lo normal es que sea así. Por cierto, decepción, que gran palabra en cuya definición de nuevo encontramos la clave “pesar causado por un desengaño”. Otra vez el engaño de por medio.

Cuando el “otro” queda desnudo ante ti, cuando se descubre cómo es realmente ese desengaño produce un dolor intensísimo difícil de controlar. Te preguntas cómo es posible que haya podido cambiar tanto solo por acceder a un puesto, como si se pusiera de manifiesto la vieja dicotomía de Dr. Jekyll y Mr Hyde y acabas no reconociendo con quien tantas experiencias, buenas y malas, has compartido.

Si una persona por el mero hecho de acceder a un puesto es capaz de anular una amistad sólida, primero evidencia que no lo era (engaño) y segundo significa que no merecía ser amiga tuya.

¿Ocurre lo mismo en la vida normal, considerando que la actividad política no lo es? Puede ser que no, porque a veces la política despierta los peores instintos del ser humano y transforma una gran persona en un canalla, o a gentes brillantes en mediocres absolutos.

Lo que resulta evidente es que solo las amistades forjadas en el tiempo desde la generosidad, el cariño y el desinterés son las que pueden sobrevivir a un mundo tan peligroso y oscuro, el de la actividad política.

Vivir una con un grande de la política de nuestro país, lamentablemente fallecido cuando aún tenía mucho que decir: Enrique Curiel, demuestra que existe la esperanza. Él que podía aguantar a sus amigos en las dificultades, contraste de opiniones, incluso actuaciones irresponsables que no compartía, siempre con paciencia, generosidad, respeto y cariño, de manera didáctica, siempre, fuera vicesecretario del PCE, diputado, concejal de Madrid o senador. Todo un ejemplo, un lujo y una ventura para quienes como mi caso tuvimos la suerte de ser sus amigos. Aún le recuerdo, aún noto su ausencia, siempre lo haré luchando porque algún día se le haga el reconocimiento a su lucha por la paz, como constructor de puentes de convivencia.

Ahora le toca el turno a otra gran amiga, compañera de mil batallas en el PSOE, casi todas perdidas, Ainhoa Aznárez que ha tenido que abandonar sus filas para que se le reconociera el inmenso capital político que atesora nombrándola Presidenta del parlamento de Navarra representando a Podemos. Nuestra sólida amistad continúa.

Es una pena que solo sean excepciones, pero cruel como la vida misma. Ver a Tsipras y Varoufakis mirándose con cara de odio, o a Felipe y Alfonso despreciándose, produce un punto de desencanto y frustración.

No obstante hay que seguir confiando en que la amistad es posible en el ámbito político….incluso en las instituciones, porque aún hay gentes que merece la pena conservar como amigas a pesar de puntuales desencuentros. ¿Ingenuidad o confianza?

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Afiliado al PSC viviendo en Navarra)

Villava-Atarrabia 31 Agosto 2015