sábado, enero 31

PODEMOS y los cánticos de sirena


Egun on, buenos días, bon dia de inundaciones y lluvia y dicen que ahora viene la nieve, pues tendremos que aguantar.
Al igual que una mani hecha para sublimación y loa de un líder mediático (no me queda claro si político) y su proyecto de Podemos. Ayyy si mi amigo Enrique Curiel, por cierto profesor de la facultad de Políticas de Madrid, levantara la cabeza lo qué contaría....
Pretenden una marea humana de simpatizantes actuales de esa organización política, porque digan lo que digan son eso y no otra cosa, por cierto, con sus luces y sombras como los demás. Acompañados por un grupo de "tontos y tontas útiles" y no lo digo en tono peyorativo sino de definición. Gentes de IU y PSOE abducidos por los cánticos de sirena y quizás por lo impúdico de los centenares de puestos institucionales que se les suponen.
¿Cuánto hay en esas presencias de convencimiento ideológico y de ambiciones innombrables? ¿Por qué si el acuerdo con sus tesis es total no se pasan ya a su organización? ¿Quizás ya lo han decidido pero pretenden deteriorar aún más a sus partidos actuales, ralentizando su anuncio, o provocando medidas disciplinarias para pasarse con el activo de la víctima?
Se verá en el transcurso del tiempo pero no parece muy lógico participar en un acto claramente electoral (así lo define Iglesias y sus acólitos) siendo de otro partido. O al menos no parece muy honesto.
Hoy se llenará la Puerta del Sol, no sé si con autobuses con bocadillos como en tiempos atrás o con el convencimiento de los conversos, pero se llenará, eso nadie lo duda. Pero ese llenazo indicará el principio del cambio y la ilusión o del declive y la decepción?
Los errores cometidos en las últimas semanas más bien indican lo segundo. Como dice el otro comunicador de este país, Jorge Javier Vázquez se atisba en Iglesias y su gente rasgos de prepontencia, mezclado con dosis de mal humor, bordería y chulería. Utilizan el insulto y la descalificación con demasiada ligereza. Incluso ese desprecio de los y las jovenzuelos lenguaraces hacia una generación como la nuestra gracias a su lucha ellos son lo que son.
Lo bueno de Podemos y sus gestos de poderío es que sirven, o al menos deben servir, para espolear a un PSOE excesivamente pasivo, que en un acto de gallardía levante su capacidad ideológica y remonte el vuelo de manera definitiva, porque el cambio para que sea sólido y duradero debe ser liderado necesariamente por un socialismo regenerado, que recupere la iniciativa con audacia, imaginación y generosidad. 
Habrá que atarse al mástil del barco como Ulises para evitar que el cántico de las sirena Podemos nos afecte a nuestra mente llevándonos a las rocas y el naufragio.

PD: Veo en la manifestación de hoy que Podemos encabeza su marcha con una pancarta que dice: "Políticos, el pueblo ha despertado". Y me surge las preguntas: ¿Ellos no son polític@s? ¿Si lo son, el mensaje no irá para ell@s también? y si no lo son ¿qué son pues?

martes, enero 27

De ilusión, deshonestidad y vergüenza

Artículo publicado en PUBLICOSCOPIA el 27 Enero 2015


Los acontecimientos de la semana pasada dan para diferentes sensaciones expresadas en el título de éste artículo. La información hoy en día va a tal velocidad que a menudo no da tiempo a reflexionar sobre ella y se corre el peligro de banalizar esos análisis producto de ese mismo vértigo.

Hoy al escribir éstas líneas ya parecen propios de un pasado lejano y sin solución de continuidad estamos ya en otros que van sucediendo uno tras otro.

Pero no todo es banal, algunas de las cosas que suceden tienen una gran trascendencia y pueden ser vitales para el futuro próximo y lejano. Estas tres son alguna de ellas.
El mitin cierre de campaña de Syriza del pasado jueves juntó en Atenas a dos de los líderes europeos más transgresores, novedosos y al mismo tiempo con más proyección de futuro de la izquierda europea: Pablo Iglesias y Alexis Tsipras. Existen otros, eso es indudable, desde Pedro Sánchez, Susana Díaz, e incluso Manuel Valls, Anne Hidalgo y Matteo Renzi, éstos con matices.

Pero Iglesias y Tsiripa concitan las mayores atenciones porque todas las encuestas les sitúan en la cúspide de sus países, son valores emergentes. Verles juntos generando tal entusiasmo genera ilusión pero también recelo. Lo que dicen, lo que plantean enardece a unas masas cabreadas y desencantadas, ansiosas de cambio y de que alguien por fin solucione sus problemas. Ahora el segundo acaba de arrasar en las elecciones griegas aunque a dos escaños de la mayoría absoluta que ansiaba –quizás la sabiduría griega haya funcionado obligándole a pactos pragmatistas-

Ésa victoria abre un interrogante: ¿Están preparados Iglesias y Tsipras para hacerlo, o antes al contrario pueden estropearlo aún más generando así una frustración de extrema gravedad? ¿Tienen las propuestas adecuadas para sacarnos de éste oscuro túnel y lo que es más importante conocen los mecanismo en éste mundo globalizado para realizarlo, incluso para neutralizar la poderosas fuerzas que quieren evitarlo?

Algo me dice que no lo podrán hacer, al menos solos. Que lamentablemente las reglas del juego están ya establecidas y para romperlas se necesita algo más que dos países del sur de Europa, más que dos líderes jóvenes y audaces.

Ilusión sí, pero recelo también. Para salir necesitamos toda la fuerza de la izquierda, allí y aquí, la síntesis de esa izquierda, la suma de lo ilusionante con una dosis de irresponsabilidad y lo sensato con ese punto de pragmatismo. Aquí PSOE y Podemos, allí Syriza y Pasok y en el resto las fuerzas socialdemócratas y la izquierda radical.

Ahí viene la segunda noticia, el contacto secreto, sin conocimiento de Pedro Sánchez, que conviene recordar es el SG del PSOE por votación directa de sus militantes, entre Zapatero, Bono, García Page con Iglesias y Errejón de Podemos.
Estaría muy bien si en esa reunión hubiera asistido también el ausente, el ninguneado, pero se enteró después gracias a una filtración en un acto de deslealtad que hace historia en el PSOE.
¿Cómo es posible que un ex presidente del gobierno y un ex presidente del parlamento junto al máximo líder de una comunidad, se reúnan clandestinamente sin el conocimiento del SG con los contrincantes electorales? Parece inconcebible. Y lo más importante: ¿por qué y para qué?

Da la impresión que para “segarle la hierba debajo de los pies, para deteriorar su autoridad, más aún después de haber la filtración a la prensa se produjo según todos los indicios desde el mismo PSOE. ¿Ha sido el riesgo de deterioro de éste acto para el propio PSOE contemplado? Viendo la importancia de los sujetos activos esa hipótesis parece evidente. ¿Irresponsabilidad o acto calculado de repercusión estratégica?

La “rebelión” de Pedro Sánchez al plantear el cambio del artículo135 de la Constitución impuesto a Zapatero desde “altas instancias” parece estar detrás de todo esta operación. Si además sumamos las referencias a una banca pública, abrir un proceso constitucional que nos lleve a un estado federal y posiblemente a la República, o al temido derecho a decidir nos puede dar con claridad claramente la respuesta.

Pedro Sánchez para ciertos poderes fácticos del estado y de fuera ha cruzado la delgada línea roja y se han puesto en funcionamiento todos los mecanismos más espurios para evitarlo. Por eso ahora más que nunca, seamos o no de quienes le apoyaron en las primarias, nos guste más o menos ciertas actitudes, todos los socialistas que deseamos un partido regenerado, de izquierdas, independiente de la Troika, federalista y republicano debemos hacer piña a su alrededor evitando que ésta deslealtad acabe con ése proyecto.

Por último la vergüenza en forma de foto de Luis Bárcenas saliendo de la cárcel. Una foto que la ciudadanía debe tener presente a la hora de votar en las próximas citas electorales y que representa en toda su crudeza la corrupción hecha partido en el PP. Millones de euros esquilmados a una sociedad que sufre las consecuencias de una crisis agravada por éste hecho.

Bárcenas sale de la cárcel porque el PP está profundamente asustado con la información que posee, aunque es probable la dosifique con habilidad. Pero esa imagen, sus declaraciones posteriores confirmando que todo estaba diseñado desde el PP con el conocimiento de sus más altas instancias, especialmente Rajoy debe abrir los ojos a la parte de la ciudadanía que aún los tiene cerrados.

Suelen decir que a menudo cada pueblo tiene lo que realmente se merece. Si desde el conocimiento directo, la mayoría en sus propias carnes machacadas por las decisiones de éste gobierno cruel, de estos hechos, de la corrupción que corroe al partido en el gobierno, si sufriendo las consecuencias de sus decisiones la ciudadanía les sigue dando su apoyo, éste país no tendrá futuro.

Hay una frase escrita en las paredes de nuestros pueblos y ciudades que señala: “un pueblo que elige corruptos no es víctima, es cómplice”. Ojalá el pueblo español no lo sea.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE, miembro de Izquierda Socialista)


Villava-Atarrabia 25 Enero 2015

jueves, enero 22

Se exige LEALTAD


Egun on, buenos días, bon dia, reflexionando mientras nieva que toda mi vida he sido crítico y librepensador especialmente en la política, lo que me ha supuesto muchas incomprensiones, porque no se entiende que la lealtad debe ser sobre todo a tus ideas. Pero aunque parezca contradictorio esa lealtad ha estado presente en cada acto de mi vida y siempre, SIEMPRE he declarado una tregua en mis críticas en periodos donde se podía hacer daño a mi partido, ahora el PSOE, especialmente en el periodo electoral.

Ahora gentes que se las han dado de leales y han exigido a los demás que lo fuéramos realizan un acto gravísimo de deslealtad, no sólo al líder sino sobre todo al PSOE en su conjunto.

La reunión de Zapatero y Bono con Iglesias y Errejón a espaldas de Pedro Sánchez es un acto de deshonestidad de libro y produce un daño de incalculables consecuencias al igual que las constantes alusiones de Susana Díaz. Desde aquí mi desprecio más absoluto a ese hecho y mi solidaridad, a pesar de las discrepancias que puede tener puntualmente, con un Pedro Sánchez al que ahora apoyo totalmente.

Más allá de éste hecho nos situamos en periodo electoral y se necesita del esfuerzo de todos y todas para intentar parar esta sangría. Independientemente de los errores cometidos, que son muchos, resulta absolutamente imprescindible que el PSOE lidere el cambio, colaborando con las otras izquierdas sí, pero lo mejor para el país es que sea él. Otra alternativa podría ser terrible.


Por eso ahora las gentes socialistas debemos empujar esto en la misma dirección, sin trabas, si remoloneos y sobre todo sin poner palos en las ruedas.

Ahora toca trabajar para ganar las elecciones, aportando propuestas, enriqueciendo nuestro mensaje pero evitando el desgaste de Pedro Sánchez aunque no nos pueda gustar algo de lo que haga y diga en un momento dado. Toca callarse y currar y lo dice un crítico que SIEMPRE lo ha hecho en el pasado. Al día siguiente de las elecciones se recuperará esa crítica pero ahora Zapatero, Bono, Susana Díaz, Tapias, Talegón…..y las compañeras y compañeros de Izquierda Socialista junto a Pedro Sánchez a evitar el desastre.

Ése es nuestro cometido los próximos cuatro meses, ésa es nuestra misión, nuestro trabajo y a ello debemos dedicar TODO nuestro esfuerzo…con LEALTAD a las ideas.

Lealtad, hermosa palabra junto a solidaridad y libertad.

miércoles, enero 21

A veces me pregunto



Como el cantor a veces me pregunto por la perversidad de ciertas personas que generalmente suelen ser profundamente mediocres a pesar de las apariencias.

A veces me pregunto cómo gentes que admiras y respetas se pueden transformar perdiendo su principios.

A veces me pregunto cómo esas personas son capaces de traicionar esos principios a las gentes que les rodean.

A veces me pregunto  qué mecanismos influyen en esas profundas transformaciones.

A veces me pregunto si esas 30 monedas realmente les merecen la pena. 


Los traidores serán traicionados. De una u otra manera la mayoría hemos visto alguna película donde los traidores son ejecutados después de haber consumado su traición, precisamente a manos de aquellos a quienes se habían vendido.

Judas Iscariote tal vez sea el más famoso de los traidores de la historia por delatar a Cristo a cambio de las famosas 30 monedas de plata. Junto con el asesinato de César suponen los ejemplos más siniestros de traición. 

La traición –decía Maquiavelo- es el único acto que los humanos no justifican jamás, todo lo demás puede ser perdonado y explicado según las circunstancias en cambio los únicos seres que merecían las torturas del infierno han sido los traidores sin nada que pudiera excusarles.

La traición es el acto más despreciable, ruin, vergonzoso que el ser humano puede cometer contra otro u otros.

Hay actos de traición por los que a menudo los traicionados pagan un alto precio. Cuando lo comete alguien que por su relevancia o ascendencia de él depende un grupo o proyecto los efectos pueden ser devastadores, destructivos, por unas míseras 30 monedas de plata o por alcanzar un mejor estatus dentro de su ámbito social, político, o una posición de mayor poder y control.

Según cuenta la historia Judas cuando comprendió la gravedad de su acción quiso devolver sus monedas a los sacerdotes pero viendo que ya no era posible, que su acto no tenía vuelta atrás corrió a quitarse la vida ahorcándose. Al menos tuvo algo de honor para ser capaz de imponerse a sí mismo el castigo que merecía.

Hoy en día el honor es como las especies en vías de extinción, al igual que la solidaridad, o la ética, especialmente a nivel político. Todos vemos que sinvergüenzas que traicionan a su gente salen sonrientes de esas situaciones incluso sin pagar por sus deleznables actos. Además son aplaudidos por una cohorte de borregos que les siguen ciegamente jaleando sus peores acciones y fechorías.

Produce una gran pena y al mismo tiempo un profundo desprecio que estas destructivas personas puedan salirse con la suya, aunque más pronto que tarde el peso de una justicia natural acabe cayendo implacable sobre ellos.

Sigamos al menos por éste largo y curvo camino con honestidad y dignidad, porque eso permite estar conforme con nuestras conciencias y dejemos a los Judas recorrer el suyo de vergüenza y deshonor.




martes, enero 20

Lo perverso del PP ante la paz



Artículo publicado en PUBLICOSCOPIA  el 20 Enero de 2015

Hay una norma no escrita que recomienda evitar utilizar la primera persona en los artículos de opinión. No siempre resulta conveniente respetarla, menos aún en circunstancias poco habituales en las que pretendes abrirte en canal, desnudar tus sensaciones en público. Utilizar la primera persona da pudor, te sitúa en primera línea incluso a la hora de tener que asumir responsabilidades, pero en ésta ocasión dejo el pudor y la prudencia a un lado para mostrar tal como son mis ideas sobre éste complejo tema.

Según la RAE, perverso “es todo aquello sumamente malo, que causa daño intencionadamente, que corrompe las costumbres o el orden y estado habitual de las cosas.

¿Se puede aplicar éste concepto a la actitud del PP durante estos más de tres años y en especial en los últimos tiempos respecto al proceso de paz?

Indudablemente sí. El gobierno de Zapatero dejó una situación compleja en otros aspectos como el económico fruto de sus errores en especial durante los dos últimos años, pero en lo referente al proceso de paz su trabajo fue positivo. Es cierto que fruto de la labor policial, de la acción de la justicia y la colaboración internacional, pero también de los puentes construidos por los que fue posible la comunicación fluida con la parte política de la Izquierda Abertzale.

Quizás el mayor punto negro fue dejarse influir por las presiones de los sectores controlados por el PP, metiendo en la cárcel precisamente a quienes impulsaron el elemento que culminó el trabajo de los demás agentes: quienes impulsaron la alternativa Bateragune. Una alternativa que supuso la confrontación directa en su seno entre la línea militar y la política que afortunadamente se saldó con la victoria aplastante de la segunda, permitiendo abrir el camino definitiva hacia la paz por el que ahora con dificultades transitamos.

Apenas cinco años separan ése proceso y si lo viéramos desde 2009 no creeríamos en qué lugar estamos ahora. Hoy el terrorismo de ETA ya no existe, ni los atentados, asesinatos, extorsiones, ni siquiera la denominada “kale borroka”. Sólo falta culminar el trabajo, finalizarlo.

He vivido en primera persona, en primera línea de fuego éste conflicto, de manera más directa los últimos 25 años y durante ellos he aprendido a comunicarme primero, establecer diálogo después e incluso acordar finalmente con quienes me separaba un rio de profundas aguas turbulentas. Hemos trabajado codo con codo para construir puentes por los que encontrarnos, muchas veces dinamitados por intransigentes de una y otra orilla.

Pero después de esos 25 años al fin veía el final del túnel, primero con la tregua definitiva de ETA y posteriormente con la victoria de lo político sobre lo militar, Parecía que la paz estaba cerca, que podríamos comenzar con lo más difícil, la reconciliación, para la que nuestra experiencia podría servir, pero llegó el PP y eso supuso un frenazo insensato e irresponsable.

Resulta difícil poder trasladar la experiencia tenida aquí, allí. A menudo cuando expongo mis ideas, mis propuestas siento que se me mira (algunas veces incluso se dice) como si fuera un cómplice de los terroristas o en el mejor de los casos un “tonto útil”. Entiendo que es muy difícil que la ciudadanía de Sevilla, Badajoz, o Madrid se pueda enfrentase a esto de parecida manera que la de Donosti o Villava. Lo entiendo, por eso debía ser obligación de los políticos de izquierdas trasladar nuestra experiencia por esos lares, organizar charlas para que se pudiera extender y conocer por todos los lugares de nuestro país, incluidas las escuelas y universidades.

Soy militante socialista. He sido parlamentario de Navarra 8 años y concejal 12 en circunstancias adversas, muy adversas. He estado amenazado, me han pintado, acosado, incluso a mi hijo en su escuela, me han insultado, vociferado, me han podido matar varias veces, durante once años he ido a todas partes con dos escoltas, he vivido en el pueblo más duro de Navarra, el que más atentados ha sufrido, pero a pesar de todo siempre he intentado escuchar al “otro”, entender sus razones, comunicarme, darme cuenta también de su sufrimiento.

Muchas veces he alzado mi voz contra ellos, pero también contra los míos cuando entendía se actuaba injustamente. He estado contra la tortura que supone la mayor vileza del ser humano, la sufrí en el franquismo y jamás la he admitido, contra la dispersión injusta de presos que suponía un castigo para sus familias, contra el cierre de periódicos o la ilegalización de partidos, contra la falta de libertad de expresión. He peleado contra unos y contra otros, como dice mi blog “peleando a la contra”, pero he trabajado duro por la paz, por construir puentes y pistas de aterrizaje.

Junto con otros de una orilla y otra, hemos sido capaces de conseguirlo, pero en el remate de todo, en el momento clave, nos hemos encontrado con la cerrazón del PP y de ETA. Del PP con su parálisis evitando movimientos sobre las y los presos, su acercamiento, medidas sobre quienes padecen enfermedades graves, etc y ETA ralentizando su desarme y disolución. A pesar de los esfuerzos, incluida la Izquierda Abertzale que ha sido capaz de contener movimientos contrarios que surgen en su seno y que dudan de la eficacia de sus esfuerzos que no acaban de conseguir ningún avance, el PP mantiene un pulso peligroso en algunos aspectos profundamente injusto e incluso ilegal.

Las detenciones de la pasada semana de 16 personas la mayoría abogados y abogadas de los presos de ETA, suponen un punto de inflexión, una provocación inadmisible y de alguna manera un atentado al sentido común indicativos de que, más que con elementos judiciales tienen que ver con un intento desesperado por utilizar éste tema (como viene siendo habitual) para obtener una rentabilidad electoral.

El PP en su deriva actual es consciente de su caída en picado y no le importa utilizar un elemento tan sensible como éste, para asirse a un clavo ardiendo en su intento por sobrevivir. Si estuviéramos hablando del comportamiento de una persona la definiríamos sin dudar como canalla, mala gente, perversa y quizás tengamos que acostumbrarnos a hacerlo de la misma manera a quienes en política tienen el mismo comportamiento y denunciarlo intentando parar su desvarío antes de que originen algún desastre de lamentables consecuencias.

Ésa es la labor de los partidos de oposición, aparcar los intereses electorales y velar por el bien común. Decirle alto y claro al PP que así no, que con ésa actitud están provocando justo lo contrario de lo deseable. Que lo que toca es culminar definitivamente ése proceso de paz peligrosamente paralizado en lugar de poner palos en las ruedas que puedan provocar descarrilar el carro.

El PSOE tiene una responsabilidad especial en ésta labor. Hoy posicionarse contra la deriva del PP en el tema vasco no quita votos en el resto del estado, se equivocan quienes lo analicen así. Hoy la ciudadanía de éste país está perfectamente preparada, especialmente la izquierda, para hacerlo y por lo tanto se debe hacer sin ninguna dilación. Desde estas líneas haga ése llamamiento, quizás porque tengo la capacidad y percepción necesaria para darme cuenta del peligro que aún se puede correr si no acertamos en el diagnóstico y por tanto en el tratamiento.

Sólo espero que mi voz no sea solo la que clama en el desierto y al menos sea escuchada y entendida.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE miembro de Izquierda Socialista)
Villava-Atarrabia 18 Enero 2015








miércoles, enero 14

Empezamos mal. ¿Cómo acabaremos?


Artículo publicado en DEIA el 14 Enero 2015

Empezamos éste 2015 en el que mucha gente teníamos depositadas todas nuestras esperanzas bastante mal. Confiábamos en que sería el año del cambio en el que terminaríamos con seis años siniestros, en especial los dos últimos, en el que además consiguiéramos consolidar un proceso de paz peligrosamente paralizado.

Pero nada más iniciarse se nos ha torcido, fuera y dentro, en lo que nos afecta globalmente y también en lo más cercano. Vayamos por partes.

Precisamente hace unos días recordaba la “semana negra” que asoló nuestro país en 1978. Volvían una serie de acontecimientos que pusieron en peligro la llegada de nuestra democracia. La semana que acaba de terminar me los ha recordado pero ésta vez en Francia. Acontecimientos que además de dejar un reguero de al menos 20 muertos entre víctimas y verdugos, conmocionan un estado como el francés, con profundas raíces democráticas, en el que se está produciendo un mezcla explosiva entre infiltración del fanatismo islámico y un cada vez más fuerte movimiento ultra, xenófobo y racista que lidera Marine Le Pen, con su Frente Nacional y que probablemente a partir de ahora se retroalimenten aún más.

Antes de nada manifestar mi condena más contundente por éste brutal atentado, mi denuncia de éste tipo de comportamientos, vengan de donde vengan, que rompen la convivencia, atentan contra la libertad y conducen a la injusticia.

Pero al mismo tiempo debemos evitar que el árbol no nos deje ver el bosque y más allá de los manidos argumentos sobre la dramática situación vivida en 52 horas interminables, que mantuvieron sin respiración no sólo a Francia sino a medio mundo (especialmente el primero; el segundo y el tercero bastante tiene con sobrevivir), sería conveniente recalcar algunos de los elementos que se mezclaron en ellas, aunque esto sea políticamente incorrectos.

Es cierto que el fanatismo religioso está detrás de esta locura, pero también lo es que existen otros elementos como la discriminación que sienten algunos emigrantes en la “idílica” isla que supone la UE, el desarraigo y la situación de exclusión social y pobreza sin las que éstas situaciones seguramente no se darían, por muchos clérigos que se dediquen a “lavar el cerebro”.
Debemos también poner el foco en el hecho de la dramática casualidad, en el guiño del destino, que supone que dos de sus víctimas, precisamente la y el policía, pertenecieran a éste sector social, uno argelino la otra de Martinica, de color y para que sea más sarcástico aún el primero de religión musulmana. Excluidos matando a excluidos, musulmanes a correligionarios.

Los hermanos Kouachi, Amedy Culibaly e incluso Hayat Boummedienne frente a frente ante Ahmed Merabet, o Clarissa más Lassana Bathiley oriundo de Mali salvando seis rehenes judíos!. Dos eslóganes también, “yo soy Charlie” frente yo soy Ahmed, Clarissa y Lassana o quizás algo más dramático: yo soy todas y todos ellos, víctimas y verdugos, porque de alguna manera a todos los hemos llevado allí por nuestras torpezas, por nuestras injusticias, por construir un mundo tan desigual que conduce a jóvenes emigrante a esa locura.

Esa mueca nos lleva a otra reflexión: de cada mil palabras escritas 990 van dirigidas a los dibujantes de Charlie Hebdo, o la ciudadanía judía abatida, quizás porque sea lo que “vende” en ese cinismo barato que a veces practicamos y apenas 10 a la-el policía o el joven malí. Terrible, intolerable.

Pero tampoco se leen demasiadas reflexiones sobre lo que está sucediendo fuera del fortín occidental. Poco muy poco de la cadena de atentados que el mismo día se produjeron en Nigeria, el último a través de una niña bomba perpetrada por la cruel secta radical islámica Boko Haram lo que indica el grado de locura, o quizás desesperación alcanzado. Tampoco de las nuevas crueldades en Siria o Irak y qué decir de la dramática situación en la franja de Gaza silenciada por la prensa occidental. No ya 20 muertos sino miles y millones de desplazados o humilados.

No vale ya con un análisis simplista, fruto de reacciones viscerales, apasionadas, porque ésta situación, dirigentes de aquí, no se soluciona sólo con más policías, con más restricciones, limitaciones, con “Leyes mordazas” ni blindando nuestro castillo, porque seguramente alguna vez tendremos que salir a por agua o comida y ahí nos estarán esperando. Tampoco aprovechándose del revuelo para aumentar la represión. Esto se soluciones con medidas eficaces para evitar al máximo que tres jóvenes como éstos acaben cometiendo crímenes tan horribles.

Haremos mal en enfocar el análisis y por tanto planificar las soluciones en la dirección represiva, también informativamente favoreciendo reacciones como la de Le Pen pidiendo de nuevo la pena de muerte. Esto señores dirigentes mundiales no se arregla así sino justo de manera contraria: solucionando la situación de pobreza absoluta en África, un continente al que hemos esquilmado, saqueado sin piedad y ahora abandonamos a su suerte pretendiendo que ése abandono no tenga consecuencias.

Se soluciona integrando a quienes vienen huyendo de las guerras, el hambre, la enfermedad. Eso después de venderles televisores en los que ven cómo vivimos aquí, incluso a pesar de la crisis, que enfermedades graves como el Ébola o el Sida allí les matan mientras a nosotros no, y que aquí, mejor o peor, comemos nosotros y nuestros hijos, varias veces al día, disponiendo de agua para no morir de sed.

Si no somos conscientes de que ése es el verdadero motivo y no sólo el radicalismo del islam, que en algún aspecto hemos favorecido y se nutre de esas necesidades, llegará un momento en el que nos pasarán por encima, porque además son infinitamente más y están cabreados, al límite.

No se pone puertas al mar intentando contenerlo y nuestros dirigentes lo están haciendo. Mientras el domingo a la  tarde, todas y todos estuvieron caminando por las calles de Paris, cada minuto que pasaba otro u otra entraban a formar parte de su ejército de terror dispuestos a todo.

Mal futuro nos espera, cuando un médico no acierta en el diagnóstico el paciente acaba muriendo y eso es lo que lamentablemente puede suceder ahora.

Pero también aquí las cosas se han torcido en el inacabado proceso de paz. Inacabado porque ETA no acaba de rematar la jugada con la entrega de armas y su disolución, pero también porque al PP más parece interesado en que esto no ocurra para utilizarlo como medida electoralista. Muy canalla debe ser quien sea capaz de poner en peligro una situación a la que hemos llegado con mucho esfuerzo por motivos espurios como ése.

Cómo si no podemos explicar que las detenciones de 16 miembros de la Izquierda Abertzale, muchos de ellos abogados, se produzcan justo a continuación de una manifestación exitosa en defensa de los derechos de los presos y presas, a la que acudieron incluso un grupo de socialistas y justo el día anterior de inicio del juicio contra dirigentes de ésa IS. Juicio que ha debido ser suspendido por éste motivo.

Parece evidente que el PP está empeñado en tensar la cuerda incluso a riesgo de romperla para mantener viva la llama supongo que por tener la percepción de que así puede evitar la huida en manada de su electorado. Creyendo que en este tema saciando la sed de venganza de los más duros puede evitar el fracaso definitivo.

Se equivocan, porque ese abandono se produce por el machaque cruel a las clases medias y populares en sus 4 años de gobierno y también porque la senda de la paz ya no tiene marcha atrás. De todas maneras desde estas líneas les exijo alto y claro como socialista español, como viejo militante de la izquierda que esos juicios acaban con la absolución total de las encausadas y encausados, que la presión sobre la IA, las detenciones también y esta pesadilla termine definitivamente para poder pasar página en este país (ponga aquí cada cual lo que desee). Al mismo tiempo que pido al PSOE se desenganche de la errónea senda del PP si pretende liderar el cambio.

Empieza mal el 2015, esperamos que por el camino se enderece.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex concejal y parlamentario del PSN-PSOE, miembro de Izquierda Socialista)
Villava-Atarrabia 12 Enero 2015


martes, enero 13

De Charlie Hebdo a Ahmed



Artículo aparecido en PUBLICOSCOPIA el 13 Enero 2014

Hace unos días escribía sobre la “semana negra” que asoló nuestro país de 1978. Recordaba una serie de acontecimientos que pusieron en peligro la llegada de nuestra democracia. La semana que acaba de terminar me los ha recordado pero ésta vez en Francia. Acontecimientos que además de dejar un reguero de al menos 20 muertos entre víctimas y verdugos, conmocionan un estado como el francés, con profundas raíces democráticas, en el que se está produciendo un mezcla explosiva entre infiltración del fanatismo islámico y un cada vez más fuerte movimiento ultra, xenófobo y racista que lidera Marine Le Pen, con su Frente Nacional y que probablemente a partir de ahora se retroalimenten aún más.

Antes de nada manifestar mi condena más contundente por éste brutal atentado, mi denuncia de éste tipo de comportamientos que rompen la convivencia, atentan contra la libertad y conducen a la injusticia.

Pero al mismo tiempo debemos evitar que el árbol no nos deje ver el bosque y más allá de los manidos argumentos sobre la dramática situación vivida en 52 horas interminables, que mantuvieron sin respiración no sólo a Francia sino a medio mundo (especialmente el primero; el segundo y el tercero bastante tiene con sobrevivir), sería conveniente recalcar algunos de los elementos que se mezclaron en ellas, atrevernos a ser políticamente incorrectos.

Es cierto que el fanatismo religioso está detrás de esta locura, pero también lo es que existen otros elementos como la discriminación que sienten algunos emigrantes en la “idílica” isla que supone la UE, el desarraigo y la situación de exclusión social y pobreza sin las que éstas situaciones seguramente no se darían, por muchos clérigos que se dediquen a “lavar el cerebro”.

Debemos también poner el foco en el hecho de la dramática casualidad, en el guiño del destino, que supone que dos de sus víctimas, precisamente la y el policía, pertenecieran a éste sector social, uno argelino la otra de Martinica, de color y para que sea más sarcástico aún el primero de religión musulmana. Excluidos matando a excluidos y musulmanes a correligionarios.

Los hermanos Kouachi, Amedy Culibaly e incluso Hayat Boummedienne frente a frente ante Ahmed Merabet, o Clarissa más Lassana Bathiley oriundo de Mali salvando seis rehenes judíos!. Dos eslóganes también, “yo soy Charlie” frente a yo soy Ahmed, Clarissa y Lassana o quizás algo más dramático: yo soy todas y todos ellos, víctimas y verdugos, porque de alguna manera a todos los hemos llevado allí por nuestras torpezas, por nuestras injusticias, por construir un mundo tan desigual que conduce a jóvenes emigrante a esa locura.

Esa mueca nos lleva a otra reflexión: de cada mil palabras escritas 900 van dirigidas a los dibujantes de Charlie Hebdo, o la ciudadanía judía abatida, quizás porque sea lo que “vende” en ese cinismo barato que a veces practicamos y apenas 100 a la y el policía. Terrible, intolerable.

Pero tampoco se leen demasiadas reflexiones sobre lo que está sucediendo fuera del fortín occidental. Poco muy poco de la cadena de atentados que el mismo día se produjeron en Nigeria, el último a través de una niña bomba perpetrada por la cruel secta radical islámica Boko Haram lo que indica el grado de locura alcanzado. Tampoco de las nuevas crueldades en Siria o Irak y qué decir de la dramática situación en la franja de Gaza.


No vale ya con un análisis simplista, fruto de reacciones viscerales, apasionadas, porque ésta situación, dirigentes de aquí, no se soluciona sólo con más policías, con más restricciones, limitaciones, ni blindando nuestro castillo, porque seguramente alguna vez tendremos que salir a por agua o comida y ahí nos estarán esperando. Esto se soluciones con medidas eficaces para evitar al máximo que tres jóvenes como éstos acaben cometiendo crímenes tan horribles.

Haremos mal en enfocar el análisis y por tanto planificar las soluciones en la dirección represiva, también informativamente favoreciendo reacciones como la de Le Pen pidiendo de nuevo la pena de muerte. Esto señores dirigentes mundiales no se arregla así sino justo de manera contraria: solucionando la situación de pobreza absoluta en África, un continente al que hemos esquilmado, saqueado sin piedad y ahora abandonamos a su suerte pretendiendo que ése abandono no tenga consecuencias.

Se soluciona integrando a quienes vienen huyendo de las guerras, el hambre, la enfermedad. Eso después de venderles televisores en los que ven cómo vivimos aquí, incluso a pesar de la crisis, que enfermedades graves como el Ébola o el Sida allí les matan mientras a nosotros no, y que aquí, mejor o peor, comemos nosotros y nuestros hijos, varias veces al día, disponiendo de agua para no morir de sed.

Si no somos conscientes de que ése es el verdadero motivo y no sólo el radicalismo del islam, que en algún aspecto hemos favorecido y se nutre de esas necesidades, llegará un momento en el que nos pasarán por encima, porque además son infinitamente más y están cabreados, al límite.

No se pone puertas al mar intentando contenerlo y nuestros dirigentes lo están haciendo. Mientras el domingo a la  tarde, todas y todos estuvieron caminando por las calles de Paris, cada minuto que pasaba otro u otra entraban a formar parte de su ejército de terror dispuestos a todo.


Mal futuro nos espera, cuando un médico no acierta en el diagnóstico el paciente acaba muriendo y eso es lo que lamentablemente puede suceder ahora. 

martes, enero 6

Enero negro, nunca olvidaremos


Artículo publicado en PUBLICOSCOPIA el 6 Enero 2015

Cada inicio de Enero recuerdo una semana negra de hace ahora 38 años que viví en primera persona, tan bien reflejada por Bardem en su espléndida película.

Tengo muy vivos en mi memoria aquellos dramáticos días. En aquel tiempo militaba en el PCE y en Comisiones Obreras, en la Universidad de Madrid donde estudiaba y en el sector de Artes Gráficas donde trabajaba. Se inició el domingo 23; un grupo de ultraderecha asesina al joven Arturo Ruiz en una manifestación proamnistía en el cruce de las calles de Silva y Estrella, en la trasera de la Gran Vía (entonces avenida de José Antonio) de Madrid. Cerca andaba con compañeros de la Universidad.  Al día siguiente muere la estudiante de sociología María Luz Nájera por el impacto del bote de humo que recibe en la manifestación en protesta por la muerte de Arturo. Recibe el golpe en la esquina de la Gran Vía con la calle de Libreros. Impactados por ambos hechos toda la izquierda antifranquista se conmociona.



Precisamente aquel terrible 24 de Enero teníamos previsto reunirnos en el despacho de abogados laboralistas de Atocha, lugar que alternábamos con el de Españoleto, pero nos llamaron para suspenderla porque había otra más importante del Transporte que por entonces estaba en huelga. La sustituimos por una mini reunión en mi casa, que también solíamos utilizar en momentos puntuales.  Había negros nubarrones, y algo se barruntaba pero a pesar de la rabia y la indignación se nos recomendó desde la dirección del PCE tranquilidad, y en la charla que tuvimos decidimos acatar esa decisión.

A las doce de la noche, yo ya estaba ya en la cama porque solía levantarme a las 6 de la madrugada, sonó el teléfono de mi casa. Un camarada, Eugenio, me informaba de lo de Atocha. Asesinados Enrique, Sauquillo…seis en total y heridos graves Lola, Alejandro…Pensé que podíamos haber sido nosotros. Luego una vorágine de reuniones, asambleas, contactos, y sobre todo un mensaje claro: hay que mantener la calma, no responder a la provocación. A pesar de la rabia contenida por nuestros camaradas asesinados apretamos los dientes y tragamos el sapo. Éramos comunistas y por tanto teníamos una mayor responsabilidad.



Después, el impresionante entierro en el que participé activamente como “servicio de orden”, y la sensación de estar viviendo momentos históricos. Luego con el tiempo entendí que aquel llamamiento a la calma de mi partido fue clave para conseguir la democracia, y desde entonces defiendo esa misma reacción en circunstancias parecidas.

Es curioso que sensaciones experimentadas entonces las vuelvo a tener ahora. Siento que vuelve la presión agresiva del fascismo, ahora con otra cara y otros nombres: “el mercado”, “las agencias de calificación”, el FMI, el “Tea Party” que controla el PP…, las leyes represivas incluida la “Ley mordaza”, la intolerancia, la sensación de peligro sólo por pensar diferente, la incomprensión de muchos, aunque en aquel tiempo existía una mayor camaradería entre los que luchábamos. Eso sí lo echo de menos ahora, en un tiempo en el que cierta insolidaridad, la ambición, la insensibilidad, el borreguismo, o la traición dominan una parte de la política.



Antes otro día de Enero, fatídica casualidad, el 21 pero años atrás en 1969 caía asesinado por la policía franquista Enrique Ruano. Conocí a Enrique en la lucha anti franquista, era de mi misma quinta, aunque en aquel tiempo yo militaba en el PCE y estudiaba en l Escuela Teleco. Allí un día de Enero nos enteramos de su muerte, de su asesinato, recuerdo las conversaciones con José Luis “Avinareta”, Pepe Carpintero, Manolo Briso, Manolo Gamella, aunque los dos últimos eran de la FUDE teníamos una muy buena relación, y nos estremecimos al pensarlo. El franquismo agonizaba, lo sabíamos, pero temíamos sus últimos coletazos, y éste fue uno de ellos. También conocíamos a sus torturadores, a sus asesinos, el comisario Conesa, el temible Yagüe, y un sádico, “Billy el niño”, o lo que es lo mismo Juan Antonio González Pacheco. No los conocíamos físicamente pero circulaba por los círculos de lucha antifranquista su crueldad. 

En aquel tiempo se estaba discutiendo el Estatuto para la Politécnica, y la izquierda lideró esa lucha, yo era representante de Teleco, y después de una reunión clandestina en Caminos, al salir camino del autobús, paró bruscamente un Seat negro a mi lado, supe enseguida qué suponía aquello, bajaron dos policías de la Brigada Político Social, uno de ellos era “Billy el niño”. Creo que nunca se borrará de mi mente aquella cara. Ahora vuelven a mí los recuerdos de aquellos interminables días en la DGS, en la Dirección General de Seguridad de la Puerta del Sol. Aquel tétrico edificio que aún me da escalofríos al pasar delante, por más que ahora sea la sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid.



Hoy al recordar aquellos hechos pienso que también en esa ocasión pude ser yo, cuando Billy “actuaba” y uno de sus compañeros le decía “ten cuidado que se te va a ir la mano otra vez y lo vas a matar”, resuenan esas palabras y las recuerdo como si fueran ahora, y él respondía “no importa, hacemos como con Ruano, lo tiramos por la ventana y decimos que se quería escapar”. Pienso en Enrique, en todos los Enriques que dejamos por el camino, en aquellos camaradas, los abogados de Atocha, y que quizás el destino me quería llevar hasta hoy, para escribir estas líneas, que son, que quieren ser un homenaje a quienes lucharon codo con codo conmigo y hoy ya no están. 

Estamos en otro tiempo, pero esta tarde de invierno recuerdo aquellos momentos, aquellos días, aquellos interrogatorios crueles, aquellas gentes, a mis camaradas caídos con sensaciones profundas, muy profundas, y alguna lágrima asomando por mis ojos, sintiendo que al recordarlos recupero mi capacidad para llorar de emoción. Para luego lavarme la cara con agua muy fría y continuar la lucha, también en su nombre, una lucha revolucionaria, activa, valiente que frene estas nuevas agresiones de un fascismo diferente pero igual de insaciable, cruel.


Os recuerdo hoy, os recordaré siempre camaradas, compañeros…..vuestro ejemplo me guía y guiará siempre….