martes, junio 2

El mundo de la política es de la mujer…el resto también

Artículo publicado en Publicoscopia y Diario de Noticias de Navarra el 2 Junio 2015

Cuando hace unos años existía un debate con un cierto temor sobre las profecías de los Mayas, todos interpretaban que predecían para el 21 de Diciembre de 2012 el final del mundo.

Pero los estudiosos más cualificados, de ese peculiar pueblo del este de Méjico que desapareció de manera extraña sin dejar rastro, llegaron a la conclusión de que lo que realmente predecían era un cambio de era. Que esa fecha que parecía fatídica marcaba la separación entre dos eras diferentes, el final de una y el nacimiento de otra y que esa nueva, una especie de segundo Renacimiento, iba a estar liderada por la mujer. Que se entraba en la etapa de la mujer después de siglos de dominio de un hombre en peligro de extinción, no física pero si ideológica.

Al leer esta nueva interpretación muchos escépticos, casi todos hombre lógicamente, sonrieron de manera prepotente. ¿La era de la mujer?, vamos ya!

Pero observando el panorama actual, especialmente en la política, todo indica que era la interpretación correcta. Mucho de lo que ocurre en los últimos tiempos tiene nombre de mujer, en lo positivo y también en lo negativo y el hombre sólo aparece como comparsa o mero palmero.

La irrupción fulgurante de las nuevas figuras, Ada Colau en Barcelona, Manuela Carmena en Madrid, o Mónica Oltra en Valencia se une a las ya consolidadas Susana Díez y Teresa Rodríguez en Andalucía, o Carolina Bescansa en la dirección de Podemos.

Mujeres que están ganándose el respeto y la admiración por su buen trabajo, más allá de discrepancias con alguna de ellas como los signos de prepotencia que se dan en Susana en los últimos tiempos.

En Navarra también existen mujeres emergentes, aunque alguna ya estaba rodada como Uxúe Barkos, siendo novedad la frescura y valentía de Laura Pérez en Podemos, o Itziar Gómez en Geroa Bai y Bakartxo Ruiz en Bildu.

También en lo negativo tenemos ejemplos de que ciertas mujeres dan la nota, en especial una Esperanza Aguirre heredera del espíritu dictador de la derecha franquista. Sus salidas de tono, su deriva final con propuestas kafkianas indican a las claras un absoluto mal perder y muestra lo que no debe hacerse en política. En su partido abundan estos ejemplos, Rita Barberá la nefasta alcaldesa de Valencia, “vaya hostia” decía compungida, o Luisa Fernanda Rudí que pierde su poder absoluto en Aragón y Teófila Martínez en Cádiz.

También el PSOE tiene algún ejemplo con María Chivite, portavoz del senado y Secretaria General del PSN, haciendo el ridículo en su debate con un Rajoy encantado de que le recriminaran que el PP había perdido las elecciones, desde quien ha llevado, con la ayuda inestimable del nefasto Roberto Jiménez y compañía, el PSN de segunda fuerza política en Navarra a quinta, además de a ser prescindible de cara al cambio, o una Beatriz Talegón que ha pasado de ser la gran joven promesa socialista a la deriva absoluta fruto de su sobre exposición mediática.

Igualmente fuera de la política la mujer se engrandece, en las finanzas Patricia Botín, la juez Mercedes Alaya en la judicatura, o Marta Ortega en los negocios como heredera del imperio Zara. En la música, en el teatro, en el cine, en las actividades culturales donde avergüenza ver que el 90 % de participantes son mujeres, mientras los hombres llenan los bares o permanecen absortos ante un partido de fútbol en TV.

Pero no solo donde está el foco mediático se fortalece de manera imparable la figura de la mujer, en los movimientos sociales, sindicales, en el deporte y especialmente en la sociedad civil ya que ha sido quien ha sustentado muchas familias evitando que se hundan como efecto de la cruel crisis que estamos padeciendo.

Mujeres valientes que luchan en la vida con dignidad, con una fuerza imparable en un momento de desmoronamiento de una figura masculina que ha perdido su ubicación, que no está teniendo capacidad de adaptación a sus nuevos roles como consecuencia de la lucha por la igualdad entre géneros.

Efectivamente como decían los Mayas comenzamos una nueva era, la de la mujer, un renacimiento después de otra Edad Media, una nueva manera de vivir, de soñar, de sentir que todo indica será muy positiva para la humanidad.

Habrá que vivir con esperanza e ilusión que el mundo de la política se llene de nombres de mujer….y el resto también.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Miembro del PSC viviendo en Navarra y de Izquierda Socialista del PSOE)


Villava-Atarrabia 1 Junio 2015

Qué mejor para musicar esta reflexión que la gran Janis Joplin


No hay comentarios:

Publicar un comentario