miércoles, febrero 11

De pactos y errores


Artículo publicado en DEIA el 11 Febrero 2015

El pacto firmado por Mariano Rajoy y Pedro Sánchez el pasado día 2 de manera solemne en el marco del Palacio de la Moncloa y denominado erróneamente “contra el terrorismo yihadista”, supone un grave error de imprevisibles consecuencias para el socialismo de nuestro país.

La propia imagen de ambos juntos ha removido los cimientos de miles de afiliados y votantes socialistas, que han visto en ella la vuelta a una senda que ya se creía absolutamente abandonada, de “pactos de estado” con el partido que durante más de tres años ha machacado a su base social, situándola en un momento de emergencia nacional. Un partido que ha recortado drásticamente los derechos sociales y ha dinamitado el Estado del Bienestar que tanto nos costó construir.
Además ver la foto de los grupos que la apoyan junto al PP y PSOE;  UPN, Foro Asturias y Coalición Canaria, o sea la derecha más derecha del hemiciclo, ha causado un profundo dolor y alguna dosis de indignación en amplios sectores del socialismo.

Es cierto que algunos medios de comunicación han tergiversado el contenido del mismo, porque lo que se ha pactado NO INCLUYE NI LA CADENA PERPETUA NI LA PRISIÓN PERMANENTE REVISABLE de forma expresa. Se acuerda la duración de las penas de cada delito, señalando en caso de muerte la prisión por el tiempo máximo previsto en el Código (la que tenga en cada momento), que ahora es de 30 años, pero que en el otro proyecto de reforma del Código Penal que se está tramitando ya, se amplía a la mencionada prisión permanente revisable. Por lo tanto no es cierto que el PSOE haya pactado expresamente la cadena perpetua ni la prisión permanente revisable; ésta sólo se contempla en el proyecto de reforma del Código Penal.

Pero no es menos cierto que ésta referencia supone la aceptación de hecho de dicha reforma, que el PSOE ha rechazado por activa y por pasiva durante este último periodo. Igualmente suena a un cierto esperpento que a continuación de esa firma, se plantee que si se llega al poder en Noviembre ése apartado quedará inmediatamente derogado.

En realidad no se trata de un debate técnicojurídico, se trata de un inmenso error político. En todo caso las asociaciones de jueces y fiscales progresistas también consideran que el pacto vulnera los principios constitucionales, al apoyar la cadena perpetua aunque sea indirectamente.
Desde las propias filas del socialismo, en especial desde su ala izquierda, se analiza que defender al PSOE no es apoyar todas las ocurrencias de su dirección, interpretando que éste hecho recorre una senda que les lleva a ser cada vez más irrelevante. Defender al PSOE, plantean, es reclamar desde todas las instancias socialistas una línea política acorde con sus principios fundacionales. Por ello exigen una urgente rectificación visible del rumbo, para que la mayoría trabajadora reconozca al Partido Socialista Obrero Español como su referencia, como el Partido de Pablo Iglesias, Largo Caballero y tantos otros. Defienden necesaria una ruptura política efectiva y consecuente con todo lo que representa el gobierno del PP y por tanto se considera éste pacto como un error táctico y lo que es peor también estratégico.

Incluso se avanza más desde la izquierda del PSOE al considerar que el texto no sólo va dirigido contra la actividad yihadista (por cierto con nula eficacia real, porque no parece que ningún terrorista de éstos grupos se pueda amedrentar por pasar las penas de 30 años de cárcel a cadena perpetua), sino que va más allá, especialmente por el artículo 573 que está dedicado a definir qué se considera como terrorismo. Más parece que se quiera continuar con la estrategia iniciada con la “Ley mordaza” de controlar a todo lo que se mueva, de reprimir a través de las leyes cualquier intento de protesta en las calles o las instituciones.

Éste artículo supone un cajón de sastre en el que con la coartada de la lucha anti yihadista se introducen elementos como, cito textualmente: “Se considerará delito de terrorismo la comisión de cualquier delito grave contra la vida o la integridad física, la libertad, la integridad moral, la libertad e indemnidad sexuales, el patrimonio, los recursos naturales o el medio ambiente, la salud pública, de riesgo catastrófico, incendio, contra la Corona, atentado, desórdenes públicos, tenencia, tráfico y depósito de armas, municiones y explosivos, y el apoderamiento de aeronaves, buques u otros medios de transporte o de mercancías, cuando se llevara a cabo con cualquiera de las siguientes finalidades: subvertir el orden constitucional, suprimir o desestabilizar gravemente el funcionamiento de las instituciones políticas, de las estructuras económicas y sociales del Estado u obligar a los poderes públicos a realizar un acto o a abstenerse.…” en el que puede entrar absolutamente todo, desde la resistencia ante un desahucio a la protesta frente al Congreso, según la interpretación de quien ejerza la labor represora.

La pregunta que surge es: ¿por qué entonces si todo en el pacto va contra los intereses del PSOE y además crea un fuerte malestar entre amplios sectores de dentro y fuera de partido, se ha firmado asumiendo ésa negativa imagen?

Parece que lo más sensato es responder que se ha hecho por la necesidad de Pedro Sánchez de aparecer como un estadista ante las críticas que le vienen, especialmente de la vieja guardia, de frívolo e inconsistente. La larga sombra de Susana Díaz se cernía sobre su liderazgo cuestionándolo y la famosa reunión de José Bono y Zapatero con Pablo Iglesias y Errejon lo erosionaba aún más.
Quizás sus asesores le hayan indicado que éste pacto y su parafernalia fortalecen su deteriorada imagen y le alejan de una primera fase de su mandato más populista y dicharachera, pero en la que inició la senda correcta para el socialismo.

Cuestionar el artículo 135 de la Constitución que reformó Zapatero por presiones externas, atreverse a señalar la necesidad de abrir un nuevo proceso constituyente que permita la posibilidad de decidir sobre el modelo de Estado, lo que suponía de facto un incordio para la Monarquía y flirtear con soluciones para Catalunya y Euskadi muy alejadas de sus predecesores, incluso apuntando a un estado Federal plurinacional tal y como se defiende por Izquierda Socialista. Todo ello le situaba alejado del proyecto de quienes han dominado el partido con mano de hierro hasta su llegada, que estaban muy condicionados por los poderes fácticos nacionales e internacionales, pero al mismo tiempo le acercaba a lo que sus bases exigían.

Su acercamiento a éstos postulados de la izquierda del socialismo, hizo que se activaran todas las alarmas en esos poderes fácticos, lo que puso en marcha una amplia operación para pararle los pies, que parece ha tenido un éxito total.

Se equivocan pues Pedro Sánchez y sus asesores, porque el camino correcto para evitar el descalabro electoral del PSOE era el otro y no éste. La senda para su regeneración, para recuperar la credibilidad perdida entre su base social, sus electores también era ése y el nuevo sólo le puede llevar al desastre como ya indican las recientes encuestas, en concreto la del CIS que les sitúa en tercer lugar con el PP remontando y Podemos pasándole por encima.

Quizás otra razón para cometer éste error sean las crípticas palabras del oráculo Felipe González. De las mismas cabe deducir que existe información de que éste súper año electoral nos da todos los boletos para un gran ataque del yihadismo, dado que es nuestro país es en el que éste está más presente y que los aparatos del estado pueden parar algunos de ellos  pero parece evidente que resulta muy difícil por no decir imposible pararlos todos.

Un ataque de gran envergadura éste año supondría directamente la mayoría absoluta del partido más duro, el PP y quizás con éste gesto se intente parar en lo posible éste efecto. Recibir ése golpe con el PSOE acusado de no tener suficiente visión de estado en un tema tan delicado, supondría un efecto electoral demoledor. Veremos….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE miembro de Izquierda Socialista)

Villava-Atarrabia 11 Febrero 2015





No hay comentarios:

Publicar un comentario