domingo, noviembre 30

SIDA, la lucha debe continuar.

En memoria de mi hermano Javi, otro año en mi recuerdo



1 de Diciembre, Día Internacional de la lucha contra el sida. Un día para reivindicar mayores esfuerzos contra esta cruel enfermedad, para reflexionar sobre lo que no hacemos bien, denunciar a los gobiernos que no se implican lo suficiente, o simplemente para recordar a nuestros muertos.

Precisamente en referencia a los recuerdos vuelvo la vista atrás al no tan lejano 1992, año en el que la pérdida de mi hermano por este monstruo, me hizo implicar de lleno con quienes llevaban años de una desigual lucha, en concreto con la Comisión Ciudadana Anti Sida. Recuerdo los esfuerzos por convencer al Parlamento de Navarra para que aprobaran medidas que intentaran frenar la expansión de la pandemia, o la terquedad de un Gobierno de Navarra empeñado en no entender, que el uso del preservativo era una de las medidas más eficaces. Incluso, no sin una cierta vergüenza ajena, aquel episodio que nos hizo ser noticia nacional, cuando descubrimos que el entonces Consejero de Salud había dado orden de quitar el preservativo de un kit anti sida cuya distribución se aprobó por dicho Parlamento, no sin una ardua lucha política.

No ha pasado demasiado tiempo de aquello, y aunque todavía hoy siguen existiendo reductos conservadores en nuestra sociedad, que defienden la abstinencia sexual como forma de evitar su contagio, algo hemos avanzado. Pero no conviene bajar la guardia, y síntomas de ello se detectan especialmente entre los jóvenes, por eso este 1 de Diciembre debe servir también para alertar a las autoridades de ese peligro. Ni un paso atrás en esta difícil lucha.

Hay que continuar igualmente con el apoyo a las víctimas, en un momento que tanto se habla de otras. Apoyo que debe ir dirigido no sólo a su atención sanitaria, también a la social, e incluso a la cultural o económica. Se ha avanzado bastante en este terreno desde 1992, pero aún nos queda mucho camino que recorrer.

Pero no podemos, no debemos, quedarnos sólo en la atención de los más próximos, tenemos que alzar nuestra mirada y dirigirla a la tremenda e injusta situación en el Tercer mundo, y en especial en ese continente masacrado por las guerras, el hambre...., y el sida: África. Sin olvidar el sudeste asiático, parte del Caribe y los países del este europeo.

Allí cada día más de 8.000 personas mueren de sida. Cada hora, cerca de 600 personas se infectan, y lo que resulta aún más dramático, cada minuto un niño muere a causa del virus. En África la irresponsable actuación de las industrias farmacéuticas impide, que los medicamentos genéricos que existen se puedan repartir al resultar mucho más baratos. Una forma de crimen colectivo, de genocidio encubierto que debemos denunciar contundentemente. Eso con la colaboración de sectores de la Iglesia Católica empeñados en hacer campañas irresponsables contra el uso del preservativo, afortunadamente la aparición de un nuevo Papa Francisco está cambiando el sentido de la marcha de una jerarquía que marchaba de espaldas a la realidad.

Mucho se habla en la época actual de la defensa de los Derechos Humanos. ¿No es el principal el derecho a la vida? ¿Cómo consentimos entonces esta vulneración en masa? ¿Seguiremos mirando hacia otro lado, siendo cómplices de esta situación, cuando nos enseñan esas terribles imágenes?

Defiendo la relativa eficacia de los denominados “días internacionales de…”, porque cumplen la función de recordar, de volver a denunciar. Por eso escribo estas líneas en la proximidad de este nuevo 1 de Diciembre. A los que nos ha tocado de cerca esta terrible enfermedad no nos hacen falta, porque cada día pasan por nuestra memoria imágenes del ser querido que nos arrebató, y la maldecimos mil veces, pero para el resto de nuestra sociedad sí son necesarios, aunque sólo sea para que no se olviden de que existe.

Por eso desde aquí manifiesto mi solidaridad con quienes la sufren, mi apoyo a las organizaciones que colaboran a “pie de obra” para hacerles una vida más fácil y evitar que nuevas personas acaben sufriéndola. Al mismo tiempo que alzo mi voz, denuncio y maldigo a todos aquéllos, sean gobiernos, industrias, o instituciones religiosas, que impiden que se pongan medios eficaces para evitar su progresión, ya sea abaratando las medicinas o con medidas preventivas eficaces como el uso del preservativo. 

Este 1 de Diciembre de 2014 será otro más de lucha contra el sida, y nuevamente el lazo rojo lucirá en nuestro ropaje, aunque no debemos quedarnos exclusivamente en eso, ni que solo sea durante este día, sino que nuestra implicación, nuestra lucha se traslade a los 365 días del año

Fdo. José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN-PSOE de la corriente Izquierda Socialista).


Villava-Atarrabia 1 Diciembre 2014

viernes, noviembre 28

Respuesta a la petición de disculpas por parte de Beatriz Talgón, ante los ataques que me ha hecho.



La compañera Beatriz Talegón me solicita disculpas ante las confrontaciones que ha tenido conmigo. Lo hace por un medio inusual, no dirigiéndose a mí sino colgándolo en su muro de Twitter (donde me tenía bloqueado por discrepar con ella) y en FB en un grupo del que fui expulsado por el mismo motivo y por tanto no podía leer dicho texto. Rara manera de hacerlo, aunque a petición mía me lo remitió anoche. Como va dirigida en tercera persona le contestaré de la misma manera.

De su lectura deduzco que es una petición de disculpas rara, porque más bien parece que me pide justo lo contrario. Cuando alguien se disculpas se entiende que hacia quien va dirigidas es la víctima y que quien las escribe ha sido el o la agresora y de la lectura del mismo más bien parece lo contrario.

Además adolece de algunas imprecisiones que antes de responderle conviene aclarar.



1.- Yo no he realizado “ataques continuos y acusaciones” sólo he discrepado con una manera de actuar contra la que llevo luchando 45 años, toda mi vida política me han molestado las insidias, mentiras, manipulaciones, por eso me confronté con ella, por eso y por cuestiones de táctica política (de estrategia la he escuchado poco). Ha sido una confrontación ideológica sobre le ética en política fundamentalmente.

Por ese motivo, por discrepar con ella fui expulsado y bloqueado de cuantos lugares controla lo que dice poco de su respeto al derecho a discrepar y a la libertad de expresión.

2.- Ella conocía perfectamente desde el principio que fui expulsado del PSOE, los motivos y que militaba en el PSC, por lo que volvía a estar en la estructura del PSOE. Por eso no entiendo sus referencias a éstos hechos.

3.- Yo no he sido expulsado de ninguna otra organización en mí ya larga vida política.

4.- También conoce perfectamente el por qué fui el sábado a la CF representando a IS de Navarra. Porque mis compañeras y compañeros me eligieron por unanimidad y ayer elaboraron un comunicado apoyando mi comportamiento allí en todos sus aspectos. ¿Conseguiría ella misma unanimidad con el suyo en IS de Castilla la Mancha?

5.- Firmé un artículo el martes como PSC por dos razones, porque fue remitido el domingo y aún no sabía que había sido readmitido en el PSN y además porque se permite la doble militancia PSC y otra organización del PSOE.

6.- ¿Molestado su pregunta pública? No, jamás una pregunta puede molestar, lo que me ha indignado es el proceso de acoso y derribo sobre mi persona que ha realizado, ella y gentes muy cercanas, en los últimos cuatro días, lo que me molesta son algunos insultos y descalificaciones que perfectamente guardados aún conservo, lo que me molesta es no respetar la democracia, las decisiones de sus compañeros y compañeras de corriente, lo que me molesta es el todo vale con tal de alcanzar puestos, lo que me molesta en fin son los comportamientos desleales.

7.- Recomiendo a esta compañera que más que denunciar irregularidades dedique todo su potencial, que lo tiene y mucho, a lo positivo, a aportar ideas, esforzarse por levantar IS y no hundirla, trabajar codo con codo con todas y todos, también conmigo, para relanzar una izquierda del PSOE absolutamente necesaria en éstos difíciles instantes.

8.- ¿Colaborar con Pérez Tapias? Por supuesto, él conoce mi respeto y cariño, pero más importante aún que la persona es la organización, por eso la recomiendo colaborar con IS desde el reconocimiento de las decisiones tomadas en su seno, en concreto colaborar con una Gestora elegida por el 80 % de sus miembros.



Por último y tras éstas aclaraciones que hago públicas en el lugar en el que ella lo hizo (me habría gustado más que habría sido en el ámbito de la privacidad de ella y mía) le diré que siempre he sido generoso y nunca rencoroso por eso acepto sus disculpas, cómo no, aunque sólo espero que nunca haya nuevas oportunidades de que tenga que dármelas, porque es la segunda ocasión que eso ocurre.

Doy por olvidadas las posibles ofensas, si fui capaz de perdonar a quienes me querían matar por defender ideas diferentes cómo no voy a hacerlo a una compañera de IS y le ofrezco trabajar codo con codo con limpieza y lealtad para sacar adelante el proyecto de IS desde lo decidido en nuestra Asamblea Federal y Coordinadora Federal. Ése es el mejor método para curar las heridas y demostrar que una es sincera a la hora de darlas.


Acepto las disculpas y las acepto de todo corazón. 

martes, noviembre 25

Violencia contra la mujer en el franquismo. ¿Tan lejos?

Artículo publicado en PUBLICOSCOPIA el 25 Noviembre 

Éste 2014 está siendo especialmente terrible en lo referente a la violencia sobre las mujeres, vamos camino de un año record en casos de esta lacra que parece imparable. Puede ser un momento idóneo éste 25 de Noviembre para reflexionar sobre sus causas, que quizás nos vengan de un pasado no tan lejano, que dejó la siembra perfecta para que ahora germine con fuerza, incluso explicaría ciertas actitudes de algunas gentes de derechas de éste país. Cada día dirigentes eclesiásticos, o políticos relevantes del PP nos avergüenzan con declaraciones que en algún caso se podrían considerar de apología de esta violencia execrable y quizás ellos sean los herederos ideológicos naturales de aquellos.

Mujer y franquismo, o si se prefiere, la situación que sufrió la mujer en esa oscura época de nuestra, aunque a veces no lo parezca, reciente historia. Durante ella la reconstrucción del tejido social español, tuvo lugar bajo la norma, escrita a sangre y fuego, del "odio al comunismo" y todo lo que tuviera que ver con él. En ese empeño, la religión se encargó de proporcionar las armas educativas, apoyadas en los temores ancestrales del más rancio conservadurismo.

Según su teoría un espectro atravesaba Europa: el del comunismo. El Vaticano se encargó de apoyar todo aquello que se opusiera al mismo, reprimiendo lo que tuviera que ver con la liberación de la moral. La alineación de la Iglesia española con el golpe del 36 se justificó porque la confrontación no era entre un gobierno legal y otro ilegal, sino entre Dios o no Dios, lo que les permitió hablar de Cruzada.



Esta ‘‘santa alianza’’ relegó a la mujer a la retaguardia, a la reconstrucción. La ideas joseantonianas sobre la sumisión y la no-intervención en la cosa pública, conformaron el modelo social de mujer durante esa negra época. En ese modelo reaccionario se la asignaban casi exclusivamente funciones referentes a cuidados sanitarios y de bienestar social.

Dos instituciones se dedicaron a poner en práctica esas tesis: la sección Femenina, presidida por Pilar Primo de Rivera, que puso en práctica las ideas de su hermano sobre la mujer, es decir, el odio a la mujer miliciano y de intervención en la vanguardia, y el Auxilio Social, extraído del ‘‘Winterhilfe’’, auxilio de invierno alemán, porque en palabras de su fundadora, Mercedes Sanz Bachiller «no todo lo que hicieron los nazis era malo».

Se creó también un aparato de salud mental apoyado en las tesis psiquiátricas del militar Antonio Vallejo-Nájera, basadas en la nobleza del carácter hispano, en valores castrenses católicos, y en la debilidad mental del marxismo al no reconocer las jerarquías y los órdenes sociales superiores. Vallejo-Nájera defendió «la inferioridad mental de los partidarios de la igualdad social y política», así como «la perversidad de los regímenes democráticos que promocionan a los fracasados sociales con políticas públicas, a diferencia de lo que sucede con los regímenes aristocráticos donde sólo triunfan socialmente los mejores».

El ‘‘ilustre’’ psiquiatra explicó igualmente la enorme participación de las mujeres en las filas de la República, debido a «su debilidad mental», ampliamente demostrada por la biología fascista: «El psiquismo femenino tiene muchos puntos de contacto con el infantil y el animal». Sus experimentos se llevaron a cabo en prisiones, con presas políticas, anarquistas y comunistas. La idea de la transmisión genética del marxismo originó también el alejamiento de los niños de sus madres, entregándolos a familias que los adoptaban demostrando previamente su catadura católica, propiciando así el cambio de apellidos de origen para hacer imposible su rastreo posterior.



En sus estudios sobre la mujer, Vallejo-Nájera parte de lo que, según él, son características del sexo femenino: debilidad del equilibrio mental, menor resistencia a las influencias ambientales, inseguridad del control sobre la personalidad, falta de las inhibiciones inteligentes y lógicas que hacen que en situaciones en las que desaparecen los frenos sociales se despierte su crueldad, siendo «además las revueltas políticas la ocasión de satisfacer sus apetencias sexuales latentes». ¿Les suenan estas teorías?

Así fue relegada a una intervención pública de segundo orden, siempre detrás del hombre y eliminados sus derechos anteriores. Su mandato era en el hogar, de puertas adentro. Todo ello conformaba un modelo de mujer abnegada y humillada, en muchos aspectos de lo social. La legislación franquista se basó en esta cuestión, convirtiéndola en una eterna menor de edad si se casaba, y a no existir como mujer si no lo hacía. Se la consideraba frágil mental y físicamente, así como incapaz de desarrollar cualquier labor fuera de la casa.

No se contemplaba que por voluntad propia tuviera deseo de estudiar o trabajar. Si lo hacía era en caso de necesidad, y siempre considerando que era poco apropiado. Se recomendaba la prudencia en el estudio, que se aconsejaba abandonar, ofreciendo alternativas al «difícil y cansado camino de los libros». Buscando por la vía de la humillación, de la sumisión, o de la disuasión, no solo limitar, sino hacer desaparecer la posibilidad intelectual, creativa y crítica de las mujeres.

El estado franquista se apoyó en la corriente más radical de la Iglesia católica para dominar a la sociedad española, y en especial a la mujer, por medio de la religión y el terror. La noción de pecado se hizo más extensa, y se le añadió en muchos casos el carácter de delito. Así por ejemplo el adulterio, los amancebamientos, no sólo eran pecado, también eran delito, por no hablar de la homosexualidad, cuya persecución fue atroz.

Una férrea moral, mantenida a través de la censura y la represión en lo referente al sexo, destrozó la idea del amor y la sexualidad. Las prácticas sexuales tenían sentido solo en tanto a su función reproductiva, según el modelo de familia católica al que se debía tender, quedando para la mujer el goce sexual asociado a la noción de pecado. Paralelamente, el peso moral hizo que se fuera consolidando un discurso de culpabilidad permanente, muy enraizada en la doctrina católica, en el que la mujer se vio condenada a vivir. Esta culpabilidad se fue alojando en las relaciones sociales, y su presencia sorprendentemente perdura hasta hoy.

Con la apertura política y la caída del régimen de Franco, se reabrió el debate acerca de la mujer. Se cuestionó y se rompió en mil pedazos el discurso franquista según el cual se la consideraba como débil mental o como menor de edad. Pero aunque la idea actual de la mujer en la vida pública no tenga nada que ver con respecto a aquella injusta situación, todavía está lejos de haberse liberado. Aún hoy se sigue intentando someterla a las leyes y silencios que impone el discurso del capitalismo dominante, a la vez que no se ha eliminado todavía la idea de que la mujer debe ser abnegada, católicamente hablando. De modo que bajo los ropajes de pasarela, en numerosas ocasiones encontramos los cilicios de siempre.

Conviene por tanto no olvidar ese terrible pasado, especialmente un 25 de Noviembre de lucha contra la violencia de género, la violencia que se ejerció contra las mujeres en esa etapa negra. Recuperar la memoria histórica, esa que algunos, los denominados “revisionistas” pretenden enterrar con el argumento de que «hay que pasar página». Que nuestros y nuestras jóvenes, aquellos que nacieron después de la muerte del dictador, conozcan que aunque parezca mentira, estas cosas ocurrieron en nuestro país no hace tanto tiempo. Porque, probablemente, «aquellos polvos, hayan traído estos lodos», y una parte de la violencia sexista actual tenga que ver con todo esto.

José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y ex concejal del PSN militante de Izquierda Socialista

Villava-Atarrabia 24 Noviembre 2014

miércoles, noviembre 19

Construyamos puentes entre España y Catalunya



ARTÍCULO PUBLICADO EN DEIA EL 19 NOVIEMBRE 2014

Pasó el instante fatídico del 9-N en el que el choque de trenes era lo más probable. Ahora puede dar la engañosa sensación de que no ha llegado a ocurrir, que ha sido bastante menos de lo esperado, nos confundiremos al analizar lo ocurrido de esa manera porque realmente se ha producido, aunque quizás los devastadores efectos los vayamos viendo a medio y largo plazo.

Un 9-N por otro lado ejemplar en el aspecto cívico en el que más de 2.300.000 catalanes y catalanas de más de 16 años ejercieron su legítimo derecho a decidir, a emitir su opinión lo han hecho de una manera democrática, civilizada sin un solo incidente reseñable. Ejemplar en su organización, en su desarrollo y en su resultado final.

Pero de su análisis pormenorizado se pueden sacar conclusiones que sean contradictorias, porque como cada vez que hay una elección más parece que todos hayan salido victoriosos. Los sectores independentistas porque aseguran que ha sido una demostración palpable de su fuerza, los otros, incluido el gobierno de Rajoy, que tampoco ha sido para tanto, incluso el propio Presidente del Gobierno después de tres días desaparecido da una rueda de prensa a rastras, como a la fuerza, indicando que ha sido un verdadero fracaso.

Análisis erróneo en ambos casos. Desde luego para un tema de tanta trascendencia por mucho que haya habido dificultades que apenas participen el 36 % del censo de los cuales sólo el 25 % a favor de la independencia, no parece un resultado para echar las campanas al vuelo. Aún recuerdo por estos lares que después de 40 años desde el referéndum de la Constitución aún se plantea que no quedó legitimada al no haber recibido el 50 % de apoyos de los votantes posibles y realmente no les falta razón al asegurarlo. Siguiendo ésta máxima el resultado de la votación del domingo 9 de Noviembre dista mucho de ser el mínimamente exigible para legitimar, para demostrar fehacientemente, que la mayoría de la ciudadanía catalana desea la independencia.


Pero no es el único análisis que deben de hacer quienes han promovido ésta consulta. El hecho de que donde peores resultados ha tenido sea en las zonas urbanas especialmente en Barcelona y su cinturón, indican que la idea de las dos cataluñas no es sólo una labor de propaganda de los unionistas, sino que para la realización de un referéndum en serio debe haber previamente un proceso de integración de ambas y eso sólo se consigue desde la negociación, dejando pelos en la gatera.

Pero igualmente se equivoca el sector contrario al intentar despreciar lo ocurrido, porque esos más de dos millones de participantes de los que 1.700.000 se mostraron favorables a la misma, son dignos de ser tenidos en cuenta e indican que algo muy profundo está ocurriendo. Harían muy mal los grandes partidos estatales, especialmente el PP que gobierna en no ser conscientes de ello.

La verdad es que la gestión de ése partido en éste y otros temas está siendo absolutamente nefasta. Nos va a dejar un país destrozado, en lo económico, en lo social, en lo político, en lo judicial y con tensiones jamás conocidas entre centro y periferia, en un momento en el que se le debería exigir una mayor altura de miras.

Provocar éste conflicto por su torpeza, primero al presentar su recurso a un Estatut aprobado con todas las garantías democráticas, aquí y allí, incluido un referéndum con apoyo abrumador, provocando de esa manera una sentencia impresentable en lo jurídico, pero mucho más en lo político del Tribunal Constitucional y la falta de cintura a la hora de negociar un nuevo pacto fiscal como le demandaban desde Catalunya, nos ha traído ésta situación de muy difícil solución.

¿Qué habría que hacer? Con Rajoy y el PP en el gobierno parecen escasas las posibilidades de solución, habrá que esperar por tanto a que el resultado de las próximas elecciones generales de dentro de un año, nos traigan un nuevo mapa político y la posibilidad, necesidad debiéramos decir, de un nuevo gobierno de entendimiento entre las izquierdas transversales, que cambie su talante y busque soluciones alternativas al cerrazón actual, soluciones imaginativas, audaces y sobre todo generosas.


Para ello es imprescindible que el PSOE despierte de su largo letargo (en estos meses sobre este asunto ni ha estado ni se le esperaba) y sea capaz de liderar primero ése nuevo gobierno y después el necesario diálogo, entendimiento, acuerdo con las fuerza políticas de Catalunya que estén en la misma línea.

En el seno del PSOE, especialmente desde el proceso de primarias, el sector de izquierdas que existía de forma testimonial fundamentalmente en torno a la corriente Izquierda Socialista liderada por José Antonio Pérez Tapias, ha emergido con fuerza aportando propuestas sobre éste tema que Pedro Sánchez debiera tener en cuenta, para poder cumplir su necesario papel de puente en éste conflicto.

¿Sobre qué premisas? Cuatro patas pueden soportar una vía de solución posible:

1.- Reconocimiento del derecho a decidir de la ciudadanía y los pueblos que permita la realización de consulta de éste tipo, e incluso de referéndums.

A la vista de las últimas encuestas se podría dar la circunstancia de que en el próximo Parlamento más del 75 % de sus escaños estuvieran ocupados por representantes de las izquierdas transversales, lo que permitiría abrir un proceso constituyente para una profunda reforma de nuestra Constitución, sobre éste tema u otros como la posibilidad de realización de un referéndum sobre modelo de estado o la eliminación del polémico artículo 135 que nos está ahogando en lo económico.

2.- En esa misma línea la necesidad de convertir nuestro país en un Estado Federal Plurinacional, que recoja el sentir de la periferia.

3.- Abrir un nuevo proceso de negociación del pacto fiscal con Catalunya que incluso permita igualarla con los regímenes fiscales de Navarra y Euskadi. Ésta es una vieja aspiración de la ciudadanía catalana que podría servir para facilitar el acuerdo definitivo.

4.- Hace unos días el Lehendakari Urkullu lanzaba la propuesta de explorar una nueva forma de estructura para la cooperación transfronteriza en el seno de la Unión Europea: la Eurorregión  y la denominada “soberanía compartida”, que se podría perfectamente aplicar a la solución de éste conflicto de igual manera, al menos como paso previo a una solución definitiva a largo plazo.


Son cuatro propuestas para las que haría falta algo que ahora no existe en ambas partes, voluntad de llegar a un acuerdo. Sería necesario previamente quebrar las posiciones maximalistas, modular propuestas rígidas y buscar puentes por los que comunicarse para primero hablar, después negociar y finalmente acordar. Pero para que eso ocurra habrá que esperar a las próximas citas electorales y al más que probable descalabro del PP, así como seguir trabajando en el seno del PSOE para romper con su inercia actual.

Existe un elemento no contemplado, el adelanto electoral en Catalunya, el suicidio personal de Artúr Más y de su partido CiU y el entronamiento de una fuerza como ERC que pondrá más difícil si cabe la solución de éste embrollo.

Mientras tanto la ciudadanía catalana, al igual que la española sufre una crisis sin precedentes creada por los de aquí, pero también por los de allí. Incluida la lacra de los casos de corrupción. ¿O acaso hay aluna diferencia entre Blesa, Bárcenas y los Pujol, Millet y Montull, entre el caso Gürtel o el Palau…….?

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Exparlamentario y concejal del PSN, militante del PSC, Izquierda Socialista)

Villava-Atarrabia 18 Noviembre 2014




domingo, noviembre 16

El socialismo del futuro ante Podemos

Egun on, buenos días, bon dia, reflexionando sobre el ascenso, encumbramiento y éxito de Podemos y su líder absoluto Pablo Iglesias y que ha tenido su éxtasis final ayer sábado en un acto al más puro estilo (actualizado y mejorado) y parafernalia de los antiguos países del este.

Debo reconocer antes de entrar en materia que a mí también hubo un instante en el que se sedujo, me abdujo sería más apropiado decir, la sensación de aire fresco, renovador e incluso revolucionario que tuvo en su inicio. Más aún en un momento de desconfianza, declive y ocaso de los partidos tradicionales, invadidos por el acartonamiento, la corrupción, la parálisis e incompetencia a la hora de resolver los problemas de la ciudadanía. Era la confrontación de lo novedoso y lo ya obsoleto.

Esa seducción estuvo a punto de conquistarme de manera definitiva, quizás lo hubiera hecho de no haber tenido tanto tiempo para observar, reflexionar, diseccionar todo lo que estaba ocurriendo en su seno. Pero lo tengo y eso me ha ido llevando a la desconfianza en una primera fase y la decepción absoluta en los últimos días.

Eso no impide, que al igual que planteaba con Bildu, si de la lucha entre sus dos almas, en ésta la nacionalista y la de izquierdas, y en Podemos la electoralista (el término correcto sería populista pero utilizarlo sería en estos instantes peyorativo) e igualmente la de izquierdas, sale victoriosa la segunda, en ese futuro que vislumbro de comunicación, diálogo y acuerdo entre las izquierdas transversales puede y debe darse también con un PSOE renovado, regenerado en la línea que defendemos desde izquierda Socialista. Un acuerdo que incluso se lleve hasta conseguir alternativas de gobiernos liderados necesariamente por la izquierda clásica, el PSOE.



Decía que he sufrido una inmensa decepción con ellos, especialmente en el tramo final de su proceso (debíamos definir así) congresual. No me gusta su puesta en escena, ni su culto a un líder absoluto, ni las elecciones a la búlgara, por muy modernos métodos que se utilicen (el problema no está en la forma, en la envoltura, sino en el fondo), ni su calculada, electoralmente hablando, ambigüedad ideológica, ni lo, en mi opinión demasiado, guapos y guapas, formados, jóvenes, o simpáticos que son.

Tampoco me gusta ese culto al líder rayando en lo sectario, no me gusta verles babear a su paso, incluso intentando tocar su manto, su halo, ni que en sus 62 miembros directivos no vea obreros de la industria, o de la construcción, gentes de los sectores que el análisis marxista definía como proletariado, ni parados, sino todo lo contrario, existe una saturación de funcionariado con puesto fijo, frente a la inmensa mayoría de la sociedad que se encuentra precarizada, casi todos licenciados de lo poco que se ha salvado de la clase media durante la crisis, frente a la inmensidad de las clases populares, proletarias.

Poseen verbo fácil, a veces incluso verborrea, pero cuentan con algo a favor, enfrente no tienen un discurso estructurado, potente, porque enfrente están quienes o han llevado éste país al desastre, o lo han permitido por acción u omisión y así es muy fácil ganar dialécticamente el combate.
Escucho sus propuestas, algunas simplemente demagógicas, las intento analizar y veo mucho de ensoñación irrealizable, con dosis de teorías caducas, aderezadas de toques infantiloides y mucha, mucho de marketing y técnicas electoralistas. ¿Izquierdistas o irresponsables? ¿Revolucionarios o peligrosos mesiánicos? ¿A dónde les lleva, nos llevan las mismas? En mi opinión al desastre absoluto.

Reflexiono que si vencieran, que si llegaran a gobernar sumirían a nuestro país en el caos, rematarían la faena del PP, o quizás tendrían que ir cambiándolas sobre la marcha para evitarlo y generarían una frustración en la ciudadanía que ve en ellos la panacea universal, la solución a sus problemas, de consecuencias gravísimas e imprevisibles.
¿Qué hacer ante ésta situación? ¿Intentar romper el idilio actual entre una sociedad hastiada del viejo régimen que ve en sus mesiánicas apariciones el cambio, la solución? Indudablemente no, sería peor el remedio que la enfermedad.



En mi opinión, como en casi todo, la solución viene a través de la izquierda clásica renovada, regenerada, adaptada a las nuevas demandas sociales: un nuevo PSOE que debe observar con respeto, sin altivez y mucho menos desprecio y entender lo que está ocurriendo. Entender el por qué sectores sociales que debieran estar apoyándole, corren ahora alborozados a postrarse a sus pies. Entenderlo y aplicar las medidas correctoras para evitarlo. Aunque en ningún caso, como corremos el peligro de hacer, copiarles miméticamente mientras babeamos admirándoles.

La receta del PSOE es y debe ser propia, porque lo llevamos en los genes, en nuestra historia de la que no debemos renegar y quizás una mirada atrás, incluso hasta el Pablo Iglesias bueno, no nos vendría nada mal. Recuperar nuestras señas de identidad adaptándolas a los nuevos retos, hacer análisis de nuestros errores y después de excusarnos rectificarlos caiga quien caiga. Romper con la idea de la responsabilidad de quienes hemos pasado demasiado tiempo en los gobiernos y aplicar soluciones novedosas, imaginativas antes los nuevos retos, algunas ya se están exponiendo desde Izquierda Socialista.

El futuro de nuestro país está en juego. Venimos de una oscura época de errores propios en el final del mandato de Zapatero y del destrozo económico, social y moral del PP después y la alternativa no puede ni debe ser otra nueva producto de la insensatez de un nuevo mesías, sino desde la sensatez de una nueva izquierda, rompedora pero desde el equilibrio, radical desde la coherencia, revolucionaria desde el control sereno de ésa novedosa revolución, desde un socialismo de futuro.

Una nueva izquierda que necesariamente debe liderar desde su unidad el PSOE y luego que se impregne de lo bueno que tiene Podemos, pero desde ese liderazgo que garantice la solvencia de las soluciones incluso las contundentes, radicales.

Ahora nos llegan cánticos de sirena, habrá que aguantarlos agarrados al palo mayor y volver con rapidez a coger el timón para liderar y llevar la nave sana y salva a buen puerto. Ése es el reto de los y las socialistas los próximos meses, en ese empeño debemos estar, porque la izquierda, al menos una parte sustancial de la izquierda, somos nosotras y nosotros y ahí fuera nos están esperando. 



Y desde luego nunca, NUNCA rendirnos.


martes, noviembre 11

Tocaba hablar de Catalunya, pero hablo de Enrique Urquijo



Artículo aparecido en PUBLICOSPIA el 11 Noviembre 2014

Hoy tocaba hablar de Catalunya, pero ya he hablado suficiente en los últimos tiempos y además habrá mucha otra gente con más autoridad que la mía que lo haga mejor, por eso voy a hablar de quién compuso parte fundamental de la banda sonora de mi vida: Enrique Urquijo.

Cada 17 de Noviembre, fecha fatídica en la que perdimos a éste grande, le dedico mi recuerdo y mi humilde homenaje. El próximo lunes se cumplen quince años (parece que fue ayer) que su vida se truncó en una calle de Madrid, se quebró como un juguete roto por la vida. Estaba solo, o quizás con una mala compañía, y a muchos se nos heló el corazón al enterarnos. A todos aquellos que admirábamos su música y la poesía de sus letras, a veces amargas como la vida misma, impregnadas de soledad y amargura. Un chico triste autor de canciones tristes.

Esa misma soledad se extendió a quienes nos estremecíamos con sus palabras musicadas en las tardes de cualquier otoño como el que se lo llevó, quizás porque sentíamos lo mismo que él aunque nos faltaba su creatividad, su sensibilidad a flor de piel. Hoy de nuevo volvemos a temblar de emoción al recordarlo.

Canciones de amor pero especialmente de desamor, de tristeza, llenas de poesía, de pasión salidas de lo más profundo del ser humano, de esos terrenos que hoy apenas nos atrevemos a pisar. Caricias hechas canción, cataratas de emociones que te hacían SENTIR, así con mayúsculas, y por eso al mismo tiempo vivir, cuando él estaba dejando de hacerlo.


Ese terrible día volví a recordar a mi hermano fallecido unos años antes y entendí que al perder a Enrique lo perdía de nuevo. Mi hermano real, Javi, también músico, líder y compositor de un grupo de rock que se pateó los locales de Madrid allá por final de los 70 y principios de los 80: RETALES. Por eso las veces que he coincidido con Álvaro Urquijo, la última en un inmenso concierto en Vitoria, los dos han estado en el fondo  de nuestra conversación…y de nuestros recuerdos. 

Pero también me di cuenta que había perdido a un compañero de viaje en esto del vivir de manera especial, a un amigo, aunque nunca crucé una palabra con él, porque solo lo conocí a través de su música y de las veces que fui a verle actuar. Alguien que entendía lo que he sentido muchas veces, y era capaz de transformarlo en letras, en canciones. Qué hermosa envidia sana!

Esas canciones que a uno le habría gustado componer: “Volver a ser un niño”, “Cambio de planes”, “Quiero beber hasta perder el control”, “La calle del olvido” y tantas otras, porque además fue muy prolífico. Ésas que ya forman parte de la banda sonora de mi vida, de la mía, y de una parte de aquella generación, aunque quizás nunca se hayan parado a pensar en ello. 



Ahora muchos jóvenes no lo conocen, quizás su música hoy suene a demasiado densa, melancólica, quizás les atemorice porque activa sensaciones hoy casi desaparecidas. Pero como al no escucharlas, al no saborearlas se pierden un tesoro.

Siempre he soñado con ser cantante de un grupo de rock, en algunas ocasiones he bromeado con que soñaba ser Bruce Dickinson líder de mis admirados Iron Maiden, con subir a cantar con ellos una de sus canciones. Quizás también con Enrique y mi hermano Javi haciéndonos los coros, como lo hicimos tantas veces en aquellos años 70 y  80 gloriosos. Lo he vuelto a imaginar ahora cuando he escuchado de nuevo esa maravilla de “Aprendiendo a soñar”, aunque sea de Álvaro y Tena. Canciones que a diferencia de la mayor parte de las que suenan hoy, de “usar y tirar”, se mantienen vivas a lo largo del tiempo. De esas que te hacen soñar incluso imposibles como éste. 

Enrique se nos fue, nos hemos quedado huérfanos del hermano músico como yo, pero nos queda su obra ésa que te hace despertar en medio de un mundo oscuro, gris y anodino, con la pena de no poder escucharle nuevas historias, nuevas melodías. Aún me acompañan en los viajes, o en las tardes de otoño como en la que escribo este artículo y lo siento cerca, los siento cerca. Es probable que  ahora allí donde esté haya montado un grupo con otros ilustres como Antonio Vega o Antonio Flores y con mi hermano, con aquellos creadores de una generación cruel e injustamente machacada por una cruel. 


Quizás sigan componiendo juntos porque se hayan hecho amigos. Es probable que sean los que me animan a seguir luchando por ese tipo de música, incluso por esa manera de vivir con los sentimientos activados, heterodoxos, indomables, libres, frente a la incomprensión de quienes sólo la valoran en función de los llenos que se consigan. El “éxito” por encima de la calidad, de la verdad. Ésa gentes que no tiembla de emoción al escuchar “Una tarde gris”. 

Mi “amigo” mi “compañero de viaje” Enrique Urquijo seguirá vivo mientas sigamos vivos los que aún escuchamos y somos capaces de sentir su música. Nos seguirá acompañando en nuestros bajones, en los momentos de penumbra, de pena o desamor, y nos levantará el ánimo, nos hará un poco más felices al comprender que no somos los únicos.
Como ya dije el día que conocí su muerte: ¡Qué pena que se vaya la buena gente y se queden los canallas! Ahora después de quince años me reafirmo en ese comentario.

Enrique Urquijo, te recordamos, te echamos de menos, y quizás como tú decías: “seguimos siendo chavales ordinarios, que nos volvemos vulgares al bajarnos de cada escenario”. Cada uno de un tipo de escenario diferente.

El mejor homenaje que te podemos dedicar hoy es escucharte, saborearte despacio como te gustaba a ti. Ojalá las radios de nuestro gris y triste país lo tengan en cuenta y hagan programas especiales que lleven tu música a las nuevas generaciones.

Descansa en paz Enrique Urquijo. Gracias por haber sido así.


Fdo.: José Luis Úriz Iglesias, ciudadano de la vida. 

Una canción que me marcó cantada por Enrique como final

martes, noviembre 4

¿El PSOE en su encrucijada….final?



ARTÍCULO APARECIDO EN PUBLICOSCOPIA EL 4 NOVIEMBRE 2014

Una vez desaparecido el miedo al Ébola, cansados de corrupciones, de chorizos impresentables llega la época de las encuestas como lo es igualmente la de las setas en éste extraño otoño.

Encuestas, análisis, reacciones sobre sus diversas especies, porque “haberlas haylas” de todos los colores y para todos los gustos. Pero a pesar de sus diferencias tienen elementos comunes que como se suele decir detectan un cambio profundo de tendencia. Por encima de su disparidad, el bipartidismo agoniza bajando del mítico escalón del 50 % (a mí a pesar del pertenecer a uno de ellos, el PSOE, me alegra, porque su rodillo ha sido nefasto en los últimos tiempos) y emerge potente una fuerza como consecuencia del inmenso cabreo de la gente. Aviso a navegantes.

No me gusta Podemos, no me gusta su arrogancia a veces insultante, tampoco su desprecio generalista a quienes en otros partidos ni hemos sido, ni somos, ni seremos “casta”, tampoco su mensaje ambiguo, oportunista. Decir que “no somos ni de derechas ni de izquierdas” a mí me abre las carnes, me aterroriza, porque si pretendiendo cambiar las estructuras de un estado caduco dices eso se deduce que lo que no eres es de izquierdas y eso me resulta profundamente peligroso.



No me gusta la manipulación de masas al más puro estilo de un pasado lamentable, la utilización diseñada, no se sabe muy bien por quién y eso  preocupa, de su ambigüedad, o la declaración encubierta de manifiesta desconfianza hacia una sociedad que consideran corrupta al no presentarse a las elecciones municipales. Ellos con esa operación calculada no quieren verse en el peligro que los demás sí afrontamos a pecho descubierto: que entre los 16.000 candidatos a ediles se les cuelen 1.000 susceptibles de ser corrompidos y 200 que lo lleguen a ser. Lo que demuestra que tampoco tienen la varita mágica para evitarlo y que con el tiempo les saldrán los mismos sinvergüenzas que al PSOE.

Pero eso no evita que le lance un mensaje a mi partido, el PSOE: escuchar, escuchar e interpretar las encuestas, el cabreo inmenso de nuestra base social y reaccionar, reaccionar ya! Estamos en riesgo sí, pero nos quedan aún siete meses y nuestro electorado es generoso y agradecido, tanto que a pesar de nuestra deriva una parte importante aún permanece fiel y nos sigue votando no se entiende muy bien por qué. Si dais un giro radical a la teoría y a la praxis aún es posible salvar este desastre, pero éste es el instante para hacerlo, luego ya será muy tarde.

El país necesita un PSOE fuerte, con una política de izquierdas, próximo a la ciudadanía, a pie de obra, que sea capaz de adecuar su mensaje para liderar la transformación de la sociedad desde su propia transformación y regeneración. Una cosa tiene de bueno la irrupción de Podemos: nos marca el camino a seguir. Mayor democracia interna, limpieza al límite, políticas nítidamente de izquierdas, escuchar a la ciudadanía, situarse al frente de sus reivindicaciones y no sólo interpretarlas, porque el centro compañeros en estos años de crisis ha desaparecido, se ha desvanecido con el paro, la marginación y el asesinato del Estado del Bienestar.



Le hago desde aquí un llamamiento de Pedro Sánchez: quítate de en medio el lastre, mira y apóyate en tu izquierda, tienes una gran figura cerca, José Antonio Pérez Tapias y las gentes de Izquierda Socialista, un activo listo para hincar el hombro en un momento de emergencia como éste. No lo desaproveches, no los desaproveches, antes de que irremediablemente ya sea imposible hacerlo.

Le digo que observe y estudie sus propuestas, derecho a decidir, estado federal plurinacional, explóralas estos días en vísperas del 9-N en el que el choque de trenes aún se puede evitar si el PSOE reacciona de una manera audaz, imaginativa, generosa. ¿Por qué no presionar al PP para que permita la consulta que es sólo eso, una consulta no decisoria, indicativa de por dónde va la sociedad catalana y después hacer propuestas rompedoras? ¿Por qué no plantear un pacto fiscal que sitúe a Catalunya en igualdad de condiciones que Navarra y Euskadi? Eso calmaría el espíritu independentista de muchos.
El PSOE necesita savia nueva con urgencia, una transfusión rápida y contundente y me temo que con los mimbres que tiene eso no es posible. Savia nueva no sólo en lo personal, especialmente en lo ideológico, un giro a la izquierda creíble y para eso debe rodearse de gentes que cuando lo planteen la ciudadanía se lo crea.

De aquellas gentes que han propuesto una regeneración profunda, la necesidad de un proceso constituyente que nos lleve a la elaboración de una nueva Constitución en la que se recojan las nuevas inquietudes de la sociedad. Que permita la celebración de un referéndum sobre modelo de estado, o que recoja el derecho a decidir y la posibilidad de consultas como las del 9-N o anule el actual artículo 135, una banca pública y cuantos mecanismos sean necesarios para dar una vuelta total al sistema.

De la encuesta de Metroscopia se deduce algo de suma importancia. La izquierda puede tener en el próximo parlamento más del 75 % de sus escaños, eso en un momento crucial de nuestra historia debemos aprovecharlo. Pero para conseguirlo sin traumas el profundo cambio que debería venir a continuación debe ser liderado por el PSOE, un PSOE nuevo que sea capaz de leer y escuchar lo que está ocurriendo, con la colaboración del resto de las izquierdas transversales, Podemos, IU, ERC, Bildu…Favorecer un gran Pacto de Estado entre esas izquierdas que adapte nuestras instituciones, nuestras leyes a los nuevos tiempos, a las nuevas demandas. Un Pacto de Estado entre las izquierdas que permita recuperar la confianza de la ciudadanía en ellas, leyes e instituciones, que evite la quiebra del sistema. Que permita cambiar el sistema, para evitar su autodestrucción. Un nuevo Pacto de Estado que consiga que de una vez por todas, la inmensa mayoría se encuentre cómoda.

Ojalá Pedro Sánchez al menos lea éstas propuestas para al menos, como se dice coloquialmente “darle una vuelta”. Ojalá.

Aquí estamos, aquí estaremos.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN, militante actual del PSC e Izquierda Socialista)


Villava-Atarrabia 2 Noviembre 2014