martes, marzo 25

El espíritu de Suárez



Artículo publicado en Diario de Noticias el 27 Marzo 2014

La muerte de Adolfo Suárez nos ha obligado a mirar con una cierta nostalgia unos, animadversión otros, e ignorancia el resto especialmente las nuevas generaciones nacidas después del franquismo, un periodo de la historia reciente de nuestro país que marcó el devenir del mismo.

Para quienes vivimos aquella época en primera persona, después de una larga lucha contra un régimen totalitario, fascista, represor y violento supuso pasar del blanco y negro de nuestros años juveniles al color de nuestra madurez.

Visto desde la perspectiva actual puede merecer muchas críticas, algunas realmente injustas y desafortunadas. Muchas viene de quienes no vivieron aquellos momentos y quizás muchos de ellos si hubieran estado durante el franquismo habrían estado escondidos debajo de las mesas, porque es muy fácil criticar desde la ignorancia.



Fue un periodo complejo, duro, difícil, con ruido de sables, con un intento de golpe de estado, en el que tuvimos que aprender muchas cosas sobre la marcha y en un tiempo record. Aprendimos a aceptar que a la democracia se podía llegar desde la evolución y no desde la ruptura, desde la paz y no la guerra, el entendimiento y no el conflicto. Aprendimos que algunos enemigos no lo eran tanto y que quienes parecían amigos se convertían en lo contrario. Que se podía y debía dialogar con el contrincante, incluso negociar y llegar a acuerdos trascendentes.



Pero también ese instante de nuestra historia nos dio un plantel de excelentes políticos, algunos fraguados en la lucha que terminaba de manera inesperada, otros emergentes desde lugares desconocidos, incluso desde el propio franquismo como el mismo Suarez.

Ellos y ellas nos enseñaron a madurar políticamente, a dejar posiciones extremistas y adaptarnos a los nuevos tiempos que venían. Que no era lo mismo luchar contra el fascismo que moverse por un sistema democrático por muchas imperfecciones que éste pudiera tener. A tener la capacidad de entregarse a una causa respetando otras diferentes, incluso opuestas radicalmente.



Gentes como el viejo profesor Enrique Tierno Galván, su discípulo, mi gran amigo Enrique Curiel, Marcelino Camacho, ese inmenso estratega que fue Santiago Carrillo o el propio Adolfo Suárez nos marcaron ése camino. Gentes intelectualmente impecables, dialogantes, flexibles, honestas, valientes, audaces, políticos de una pieza de los que ya no se fabrican. Ver a los dos últimos, franquista uno, comunista el otro, el símbolo de las dos Españas de Antonio Machado ser capaces de llegar a acuerdos transcendentales, legalización del PCE, aceptación de la monarquía y la bandera, incluso de llegar a ser amigos, fue un verdadero ejemplo para muchos, un lujo.



A pesar de que en un primer momento ciertas concesiones nos abrieran en canal, que no las entendiéramos, incluso supusieran confrontaciones dialécticas antes no conocidas, especialmente en el seno de mi partido: el PCE. Digerir esos cambios supuso tragarnos sapos de difícil digestión. Fuimos capaces de hacerlo y gracias a esa generosidad colectica la democracia llegó mucho antes, con mucho menos sufrimientos a nuestro país.
Visto desde ahora, desde las gentes que no tienen ningún interés en profundizar en nuestra reciente historia, en diseccionar más allá de lo meramente superficial las decisiones que allí se tomaron, de intentar siquiera ponerse en aquel difícil momento, pueden resultar criticables. Pero debido a aquellos gestos de altura de miras, de gallardía política fuimos capaces de en un plazo muy breve de tiempo pasar de una brutal dictadura, a la Constitución más progresista de Europa, de un régimen laboral y económico ancestral a, desde los Pactos de la Moncloa, un sistema moderno y avanzado, desde la falta absoluta de libertades al respeto de todas ellas. Ya quisiéramos ahora estar en aquella situación.

Aunque pueda no parecerlo, la izquierda ganó esa batalla, la ganamos desde nuestra lucha anti franquista y nuestra rápida adaptación al sistema democráticos. Para ello nos dejamos muchos jirones de nuestras pieles en las batallas en las calles, en las torturas de comisaría, en la represión laboral y estudiantil y también jirones ideológicos, pero valió la pena, por supuesto que valió la pena.



Quizás visto desde la situación actual debiera haber una recuperación de aquellos valores que hemos perdido por el transito democrático. Pero para ello no nos vale la clase política actual, habrá que esperar a que emerjan de nuevo esas figuras que periódicamente transitan por nuestra vieja piel de toro. Quizás algunos ya caminen por la vilipendiada, desprestigiada actividad política. Ayudémosles a emerger, impongamos esos viejos criterios adaptados al nuevo tiempo, fortalezcamos de nuevo la honestidad, la generosidad, el diálogo, entendimiento, acuerdo, la altura de miras, recuperemos la praxis de estadista, nuestro país, sus gentes lo necesitan como el oxígeno.

Los viejos camaradas, compañeros que aún estamos impregnados de ese espíritu ayudaremos desde fuera, apoyaremos con nuestras reflexiones y también con nuestra lucha, con nuestra vigilancia democrática no lo dudéis….




Es momento de recuperar el espíritu de Adolfo Suarez…..de Santiago Carrillo, de Enrique Curiel, de Tierno Galván, de Marcelino Camacho….

Es el momento de la POLÍTICA con mayúsculas.


domingo, marzo 23

Madrid 22 Marzo: De dignidad e indignidad



Ayer fue un día histórico para Madrid, para la lucha contra las agresiones que estamos sufriendo por parte de una derecha insolente, canallesca, para la que hace tiempo todo vale ante una izquierda desarmada ideológicamente, con su partido mayoritario desaparecido en lo más arduo del combate.

Pero ayer ya digo el pueblo se rebeló, pacíficamente, reivindicativamente ya alzó su voz contra los recortes sociales, contras los desahucios, pensiones de miseria, paro, ignominias, contra los abusos laborales, contra el más grave ataque de la historia al Estado del Bienestar.

Lo hizo en la calle, como se ganan estas batallas y gritó alto y claro: ¡BASTA YA! Lo hizo en el Madrid del “no pasarán”, el que resistió meses, años el asedio de los fascistas, el Madrid republicano, revolucionario y desde ese centro de nuestro país lanzó su proclama el norte y sur, este y oeste y lo escuchamos en Euskadi, Navarra, Catalunya, Andalucía, Galizia, desde donde aquellas personas que no pudimos ir estuvimos de alguna manera.



Diego Cañamero fue quien lanzó la proclama más clara y rotunda: estamos aquí para quedarnos, para luchar hasta el final y para ello se necesitan millones en las calles, unidad, unidad de una izquierda desunida y perpleja, una izquierda que con plomo en los pies no fue capaz de acompañar a esas miles de personas en su caminar, pero sobre todo necesitamos un nuevo FRENTE POPULAR.

Tiene razón Cañamero, eso es lo que necesitamos, la unidad de toda la izquierda, socialistas, comunistas, republicanos, ecologistas, nacionalistas de izquierdas, progresistas, todos somos necesarios para parar esta sangría, esta agresión inhumana.
La DIGNIDAD así con mayúsculas inundó mi pueblo, lleno sus calles con gentes venidas de cada rincón de este machacado país, jóvenes, menos jóvenes, acianos, mujeres, hombres, niños, todas y todos pacíficamente en la lucha por una democracia real, por la justicia, solidariamente.

Pudieron ser dos millones, o un millón o 350.000 que dijo la policía, es igual, mucha, mucha gente, una de las manifestaciones mayores de la democracia. Allí había gentes de todos los colores, entendiendo que para ganar esta guerra es imprescindible la unidad de todas y todos.



Hasta ahí la dignidad del pueblo, después vino la indignidad del poder de la derecha que no podía consentir el éxito de la movilización. Intentó reventarla y casi lo consiguió, pero les dio a los voceros de la extrema derecha mediática la posibilidad de titulares canallescos, inmundos como el de La Razón de hoy. Maruhenda y sus secuaces se permiten poner que terroristas llegados de toda España arrasaron Madrid. Canallas, desde estas líneas yo os maldigo. Si hubiera ayer dos millones de terroristas en Madrid hoy no habríais amanecido en este país.
Eso lo dicen quienes han jaleado durante semanas las luchas, una parte de la extrema derecha, llevada en Kiev. ¿Alguien en su sano juicio puede ver algún parecido?

Ayer durante el día la dignidad inundó Madrid y a la noche fue la indignidad de un gobierno del PP incapaz de digerir que el pueblo se alza contra él, contra sus corrupciones, contra sus agresiones, contra sus canalladas. Que se levantó ayer y ya no parará hasta echarlos, porque lo que necesita este país se gana en las urnas, pero ahora especialmente en las calles. Con un proceso revolucionario, novedoso, pacífico pero con mano de hierro en guante de seda.



La izquierda ayer, especialmente mi partido el PSOE estuvo ausente, mucha afiliación socialista estuvo allí, físicamente y moralmente, pero faltó su dirección y sobre todo faltó el coraje de denunciar los abusos del poder al final, la provocación (es cierto que ayudada por una minoría que lo estaba esperando) estaba medida, decidida en los despachos previamente. El PSOE hoy debe recapacitar, reaccionar y liderar esta denuncia y desde luego el proceso revolucionario que llega.

Grecia, Portugal, nos han enseñado el camino, cuando ya perdíamos la esperanza de que éste era un país de bueyes y no de leones resurge la lucha, resurge un país batallador, valiente, luchador, que ahora comienza su verdadera lucha revolucionaria contras los herederos de los franquistas que tiñeron de sangre y dolor nuestras tierras.




Nunca más! No pasarán! Antes morir de pie que vivir de rodillas! La rebelión, la revolución ha llegado!


domingo, marzo 16

12 de abril: Alegato por un cambio profundo



Publicado en GARA y Diario de Noticias de Navarra.

Compañeras y compañeros, queremos escribiros un texto. Un texto en el que vamos a hablar de política. De política grande, como la que estamos haciendo en la Asamblea por el Cambio Social en Navarra.

Hace mucho tiempo que la política, la actividad más noble y necesaria que hay en la sociedad, se la hemos dejado a unas pocas personas. ¡Y así nos va! De esas pocas personas, un grupo muy reducido tiene mucho poder, y el resto tiene muy poco poder. Y ese grupo muy pequeño hace lo que le manda un grupo mucho más pequeño aún que nadie ha elegido nunca, ni siquiera formalmente, ni siquiera en unas elecciones de sainete: son los poderes financieros y los grandes grupos económicos.



Como decíamos, el resto de políticos tienen muy poco poder y están metidos en una ruleta de ritos, rutinas, competición y votos. Demasiado alejados de la gente durante la mayor parte del tiempo y demasiado obsesionados con ganar nuestros votos en las próximas elecciones. Aunque cueste reconocerlo, sobre todo a ellos, hacen “pequeña política”. La política grande la estamos haciendo la gente de abajo, la gente corriente y decente. La hacemos cuando nos reunimos y tratamos de organizarnos para cambiar este cada vez más horroroso e injusto mundo. Cuando nos juntamos gentes de distintas sensibilidades porque nos estamos haciendo conscientes de que cada grupo por su lado no podemos ser capaces de cambiar de raíz este mundo. Cuando salimos juntas a la calle.

Esta política grande se tiene que extender por toda Navarra y por todos los rincones de la sociedad. Porque quienes nos están saqueando y amargando la existencia se tienen que enterar. Se tienen que enterar de que tenemos mucho más poder que ellos. Ellos son muy poderosos, pero son muy pocos y son indecentes y criminales. En cambio, nosotras y nosotros somos la inmensa mayoría y nos importa la gente, toda la gente. Mientras ellos quieren todo para ellos, nosotros queremos “para todos todo y nada para nosotros”, como dice el lema zapatista. Pero, para hacer efectivo nuestro poder, nos tenemos que enterar también nosotras de que lo tenemos. Y esa es nuestra tarea. Grande y difícil, pero la única que nos puede salvar. Es la gran política: reunirnos, reflexionar y debatir conjuntamente, organizarnos desde abajo en un gran auzolan, movilizarnos juntas cada vez más y de formas diferentes, cambiarnos y cambiar estructuras, dinámicas y formas de vida...



¡Se puede, si queremos! El querer, la voluntad, es fundamental para lograr nuestra fuerza. Y necesitamos mucha más de la que tenemos. Tenemos que dar un giro a nuestro trabajo. Necesitamos darle más importancia a esta gran política y bastante menos –aunque sin despreciarla en absoluto- a la pequeña política. El poder debe estar en la sociedad organizada y cooperativa. Y las instituciones deben ser una herramienta de la gente, de esa sociedad. Darle la vuelta: tiene que mandar la gente a los políticos, no al revés.

Si lo enfocamos así, algún día nos vamos a enterar de nuestro gran poder, y entonces ellos se van a enterar. Parafraseando a Monedero, se van a enterar de los asesinatos de la gente a la que hacen morir 10, 15 o 20 años antes porque la han dejado sin trabajo y sin medios para cuidarse. Se van a enterar de la gente que asesinan de hambre por su avaricia. Se van a enterar de la desesperación de muchas familias y personas que no saben si van a poder comer mañana. Y de los niños y las niñas que no van a poder crecer adecuadamente por las penurias en los años de su desarrollo. Se van a enterar del sufrimiento de la gente desesperada que es empujada al suicidio porque los bancos y las instituciones a su servicio les echan de sus casas y les roban para siempre su futuro. Se van a enterar de los asesinatos de las mujeres que han perdido su vida y su dignidad porque el sistema les empuja a ser sumisas, débiles o prostitutas; o porque les roban el derecho a abortar en condiciones. Se van a enterar de los asesinatos de los compañeros y compañeras que mueren en el Estrecho o en muchos otros estrechos. O de la gente que matan en sus odiosas e innumerables guerras. Se van a enterar del destrozo que supone para la vida de los y las jóvenes el que les dejen sin futuro y sin un proyecto digno de vida. Se van a enterar de los asesinatos de gente que es obligada a respirar aire sucio, a comer alimentos envenenados o a beber agua contaminada. Se van a enterar…



Y vamos a sumar todos los asesinatos y todo el sufrimiento y ¡se van a enterar! ¡Se tienen que enterar de que no se lo vamos a seguir permitiendo! Cambiará el miedo de bando, ¡tiene que cambiar! Y entonces se hará justicia. Justicia social y de la otra. Pero para eso nos tenemos que enterar nosotros y nosotras de nuestro poder y de qué es lo principal y qué lo secundario. Y tenemos que cambiar y participar, organizarnos y movilizarnos todas juntas y cada vez más.

El día 12 de abril empezaremos en la Plaza del Castillo. Pero eso sólo debe ser el comienzo. Hay que hacer que la siguiente sea pronto y seamos más. Y la siguiente, más aún, y de forma cada vez más transversal e inclusiva. Y seguiremos trabajando cada día y cada vez más gente hasta que consigamos que se enteren de que el poder lo tenemos la gente decente. Se van a enterar, porque pronto nos vamos a enterar también nosotras y nosotros del inmenso poder que tenemos cuando vamos todas juntas. ¡Claro que podemos, si realmente queremos!

Por Iñaki Arzoz, Javier Echeverría, Jesús Garijo, Tere Sáez y José Luis Úriz


viernes, marzo 7

PSN/PSOE: Idus de marzo para Navarra



Artículo publicado en DEIA el 7 Marzo, 2014. 
Las fotos que acompañan son algunos de los rostros de la traición....

Ferraz se descuelga a través de un frío comunicado con el que “prohibe” seguir con la moción de censura. “Prohíbe”. ¡Qué horror! ¡Qué fea palabra partiendo de socialistas!

NAVARRA, tierra de gentes valientes, altivas, dignas, llevaba sufriendo con resignación y un punto de esperanza el esperpento, el culebrón, que empezó a rodar el PSN a través de su secretario general, Roberto Jiménez, hace dos semanas cuando anunció a bombo y platillo, que las irregularidades, que había denunciado Idoia Nieves, por parte de la consejera de Hacienda del Gobierno de Yolanda Barcina, Lourdes Goicoechea, iban a conducir a la presentación de una moción de censura y la creación de un gobierno provisional que nos llevara a elecciones anticipadas al Parlamento navarro el 25 de mayo, coincidiendo con las elecciones europeas.

“O Barcina se va o la echaremos”, espetó el valiente Jiménez, que en los últimos días nos ha regalado perlas como ésa, o “el PSN soy yo”, y las ha culminado con la más novedosa a la vista de su pasado reciente: “Con Barcina ni nos sentamos hoy ni nos sentaremos nunca”. Suelen decir que uno es dueño de sus silencios y preso de sus palabras y supongo que en el momento en el que escribo estas líneas estará maldiciendo el día que se le ocurrió pronunciarlas.

Parecía que esta vez sí, que a diferencia de lo ocurrido en 2007 el cambio era posible, que habría moción de censura con los votos de Geroa Bai, Izquierda-Ezkerra y Bildu para, a través de un gobierno interino, llevarnos a lo que la ciudadanía navarra demanda hace ya mucho tiempo: elecciones anticipadas coincidiendo con las europeas.



Digo que parecía porque conociendo a mi partido, el PSOE, que tiene un funcionamiento manu militari heredero de un pasado que ya debía estar superado, si no hubiese sido así lo lógico era que el ínclito Jiménez no habría dado ni un paso más, porque habría recibido una inmediata llamada de Ferraz que lo habría puesto en posición de firmes. Pero eso no ocurrió. Se constituyó la comisión de investigación parlamentaria, que demostró las irregularidades cometidas; se habló de que ante éstas la decisión de seguir adelante con la moción continuaba vigente; se iniciaron rondas con el resto de partidos, excepto Bildu en un error estratégico de libro... y con el silencio, parecía que cómplice, de Ferraz.

Merece una breve reflexión esa exclusión que a la postre ha sido determinante a la hora de tomar una decisión tan radical. El PSOE nos tiene acostumbrados a tomar decisiones solo con elementos de análisis tácticos, puramente electorales, en las que el peso de las principales federaciones, especialmente las andaluzas, es decisivo. Pasó en 2007 con la presión de Chaves y ha pasado ahora según todos los indicios por la de Susana Díaz, que entiende que la imagen de un movimiento con Bildu, aunque solo sea uniendo votos, puede pasarle factura en la próximas elecciones autonómicas, o más cerca en las europeas.



Funcionan con táctica y olvidan que los grandes cambios políticos y sociales se producen a través de las estratégicas, como hacen los partidos de la izquierda que se precien de serlo. El error que el PSOE viene cometiendo en los últimos tiempos es no haber hecho una labor pedagógica profunda para explicar a la ciudadanía española que desde que los políticos vencieron en una apuesta audaz y valiente a los militares en el seno de la izquierda abertzale todo es posible. Que la práctica desaparición de ETA, el caminar por la senda democrática de dicha IA, la aceptación de que solo métodos pacíficos serán utilizados, les sitúa como una partido más, además de nuestro entorno, la izquierda, y por tanto que se puede hablar, negociar, pactar e incluso montar gobiernos en un futuro próximo.

Un error, éste sí estratégico, que nos está costando muy caro, porque la falta de valentía, de claridad, permite a la brunete mediática machacarnos en situaciones como las ocurridas en Navarra.



Además, ese error lo está cometiendo Alfredo Pérez Rubalcaba, quien durante más de 20 años ha estado al tanto de todo lo que ocurría por aquí, especialmente después de la famosa comida en Leitza de 1999 en el caserío de Patxi Zabaleta, a la que le acompañé junto a Enrique Curiel. En aquella mesa, gentes como Joseba Permach, o Pernando Barrena tuvieron ocasión de ponerle al día. Y después de innumerable contactos, conversaciones, intercambios de pareceres, de los que él estaba absolutamente informado, ¿cómo es posible que ahora haya cometido este error de bulto tan grave?

Pero la percepción inicial de que todo iba sobre ruedas se ha truncado justo la noche anterior a que el máximos organismo entre congresos, el Comité Regional del PSN, fuera a aprobar, como parecía previsible por unanimidad, seguir esa “hoja de ruta”. Esa noche Ferraz se descuelga a través del peor sistema posible, un frío comunicado, con que “prohibe” seguir con la moción de censura. “Prohíbe”. ¡Qué horror! ¡Qué fea palabra partiendo de socialistas, de gentes que se supone de izquierdas! Y digo que se supone porque tengo serias dudas de que sea así.



A partir de ahí, el terremoto político y social, llamadas, comentarios, mensajes, con un denominador común: la indignación, el cabreo de propios y extraños, de todos menos de Yolanda Barcina y sus mariachis, de los poderes fácticos económicos, financieros, religioso (aquí el Opus manda mucho) y mediáticos.
Ahora viene el epílogo, la escena final del sainete. ¿Qué pasará? Lo lógico, si la sangre corre aún por las venas de los miembros del PSN, sería una verdadera revolución interna que llevara a dirigentes, parlamentarios y parlamentarias a presentar esa moción de censura y continuar adelante hasta las elecciones anticipadas. ¿Que tendría consecuencias? Inevitablemente. Ni siquiera la poderosa federación del PSC osó hacerlo. Pero sería una salida digna, con la cabeza alta. Aunque supusiera la salida de la política de todos ellos. Ya se sabe que Ferraz no paga a traidores.

La otra opción, la de acatar la orden y parar el proceso a la espera de que sea Barcina quien convoque las elecciones anticipadas, supone un desprestigio político y especialmente social de dimensiones apocalípticas. ¿Quizás la desaparición del PSN o, al menos, su conversión en un partido residual? Sería una pésima noticia para Navarra, que necesita un partido de izquierda estatal sólido y fuerte para guardar el necesario equilibrio y transversalidad.



Pero hay también consecuencias personales. Al plegarse a la injerencia de Ferraz, Roberto Jiménez, Lizarbe, éstos dos especialmente, Caro… su ejecutiva y el resto de parlamentarios deberían dejar sus cargos inmediatamente, abandonar el PSN como consecuencia del descrédito al que le han llevado. De lo contrario, la indignación de la sociedad navarra les llegará a la cara. Queda también por ver cómo queda el crédito de la dignidad de los miembros del CR. Solo si hubieran impuesto, y lo hubieran podido hacer a través de una propuesta alternativa, seguir adelante; éste quedaría a salvo. Solo si se hubieran rebelado contra la dictadura de Ferraz habrían evitado que su indignidad les manche para siempre. De lo contrario, deberán seguir el camino de los anteriores y permitir una verdadera regeneración de un partido que no merece ser dirigido de esa manera ni por esas gentes.

En el idus de marzo del 44 a.c. asesinaron a Julio César gracias a la traición de los más próximos. En éste, el sacrificado justo de igual manera es el PSN.




jueves, marzo 6

PSN-PSOE: De vergüenzas, indignidades y canalladas en Navarra



Navarra, tierra de gentes valientes, altivas, dignas lleva sufriendo con resignación y algo de esperanza el esperpento, el culebrón que empezó a rodar el PSN a través de su Secretario General, Roberto Jiménez hace dos semanas.

Parecía que esta vez sí, que a diferencia de lo ocurrido en 2007, el cambio era posible, que habría moción de censura con los votos de Geroa Bai, Izquierda-Ezkerra y Bildu, para a través de un gobierno interino llevarnos a lo que la ciudadanía demanda hace ya mucho tiempo: elecciones anticipadas el 25 de Mayo coincidiendo con las europeas.

Digo parecía porque conociendo a mi partido, el PSOE, si no hubiera sido así el ínclito Jiménez no habrá dado ni un paso más. Pero no, se constituyó la Comisión de investigación parlamentaria que demostró las irregularidades cometidas, se habló de que ante éstas la decisión de seguir continuaba vigente, se inició rondas con el resto de partidos, excepto Bildu en un error estratégico de libro, con el silencio parecía cómplice de Ferraz.



Pero no era así, justo la noche anterior a que el máximos organismo entre congresos, el Comité Regional del PSN, aprobara como parecía previsible por unanimidad seguir la “hoja de ruta” Ferraz se descuelga a través del peor sistema posible, un frío comunicado, con que PROHIBE seguirla. Prohíbe, que horror, que fea palabra partiendo de socialistas, de gentes que se supone de izquierdas, se supone porque tengo serias dudas de ello.

A partir de ahí el terremoto político y social, llamadas, comentarios, mensajes, con un denominador común: la indignación, el cabreo de propios y extraños, de todos menos de Barcina y sus mariachis.

Ahora viene el epílogo, la escena final del sainete. ¿Qué pasará en el CR del PSN esta tarde? Lo lógico si la sangre corre aún por las venas de sus miembros sería una verdadera revolución interna que obligue a sus dirigentes, a sus parlamentarios y parlamentarias a presentar esa moción de censura y seguir adelante. ¿Consecuencias? Inevitablemente la expulsión del PSOE, porque en casos anteriores ha ocurrido y ni siquiera la poderosa federación del PSC osó hacerlo. Pero será una salida digna, con la cabeza alta.



Segunda opción posible: acatar la orden y parar el proceso. El desprestigio político y especialmente social es de dimensiones apocalípticas. ¿Quizás la desaparición del PSN, o al menos convertirse en un partido residual? Sería una pésima noticia para Navarra que necesita un partido de izquierda estatal sólido y fuerte para guardar el necesario equilibrio y transversalidad.

Pero hay también consecuencias personales. Si se pliegan a la injerencia de Ferraz, Roberto Jiménez, Lizarbe, éstos dos especialmente, Caro….su ejecutiva y el resto de parlamentarios-as deben dejar sus cargos inmediatamente, abandonar el PSN como castigo por el descrédito al que le han llevado, e incluso abandonar Navarra. De lo contrario es de suponer que no puedan salir a la calle, ni tomarse un vino por sus bares, ni ir a la compra porque la indignación les llegará a la cara.



Queda también por ver cómo queda el crédito de dignidad de los miembros del CR. Solo si imponen seguir adelante éste quedará a salvo, de lo contrario deberán seguir el camino de los anteriores y permitir una verdadera limpieza, regeneración de un partido que no merece ser dirigido de esa manera. O se rebelan ante la dictadura de Ferraz o su indignidad les manchará para siempre. Si estuviera aún allí mi voz se alzaría alta y clara. Quizás por eso utilizaron la mentira y la manipulación para expulsarme, aunque ahora son ellos quienes pueden traicionar los principios socialistas que aún conservo.

Ayer la ilusión, la esperanza, el cambio nos invadía, esta mañana el cabreo, la indignación, la vergüenza, ojalá que a la tarde recuperemos algo de lo primero.


No obstante seguiremos en la lucha sin desánimo…………

miércoles, marzo 5

Declaración final de la Conferencia Obrera Europea del 1 y 2 de marzo de 2014 en Paris



En los momentos en que estamos reunidos los acontecimientos dramáticos que desgarran a Ucrania son instrumentalizados por los representantes de la Unión Europea y de los gobiernos europeos para someter a los trabajadores y los pueblos a un odioso chantaje. Cuando está cobrando fuerza en todo el continente la aspiración de la clase obrera a unirse y a utilizar sus organizaciones de clase para derrotar los planes de austeridad dictados por la Unión Europea, se atreven a pronunciar este ultimátum: “si os atrevéis, el 25 de mayo próximo, a expresar vuestro ‘rechazo’ de toda la política de ‘ajuste estructural’ desarrollada en el marco de la Unión Europea y de las instituciones de Bruselas, cargaréis con toda la responsabilidad de que el caos ucraniano se extienda a toda Europa.

Nosotros, 140 militantes obreros y responsables de diferentes organizaciones sindicales y diferentes organizaciones políticas del movimiento obrero de 18 países de Europa (1), nos hemos reunido como “Conferencia Obrera Europea”, convocada por un comité preparatorio compuesto de militantes que participaron en la conferencia de Tarragona, ahora hace un año.

Hemos debatido ampliamente de la situación en la que la política coordinada por la Unión Europea sigue acentuando día tras día sus ataques contra la clase obrera en cada uno de nuestros países. Hemos cotejado la experiencia que hemos sacado en los combates de clase que se han desarrollado a lo largo del año 2013



Sobre esta base hemos coincidido unánimemente en rechazar el chantaje organizado por los representantes de la UE, de sus 28 gobiernos y de todos aquellos que han decidido doblegarse ante ellos.

Hemos coincidido en rechazar por mentirosas las declaraciones de los Barroso, Rehn y compañía… según las cuales la ejecución de sus planes contribuiría a sacar a nuestros países de la crisis.

Entre las intervenciones que hemos oído para desmontar esta mentira, destacan particularmente las de los compañeros venidos de Grecia y del Estado español y más aún las relativas a la situación en Ucrania. Muestran hasta qué grado de dislocación conducen a los pueblos el FMI y la UE (Todas las intervenciones de los compañe­ros y compañeras de los 18 países presentes se publicarán en el dossier que dará cuenta de esta conferencia).

Reafirmamos, con las pruebas en las manos, que son los “planes de ajuste estructural”, decididos por los representantes del capital financiero, coordinados en nuestro continente por la UE y aplicados por todos nuestros gobiernos los que llevan nuestras sociedades al caos, ¡y sólo ellos!



Rechazamos lo afirmado estos últimos días desde las instancias dirigentes de la CES (haciéndose eco de lo que dice el Parlamento Europeo).

Que el principal reproche que se le puede hacer a la Comisión Europea es que se haya alejado de los tratados, como si los “planes de ajuste estructural” no estuviesen incluidos íntegros en estos tratados.
Por consiguiente, no aceptamos el cuento de una posible “democratización” de las instituciones europeas por un supuesto “Parlamento” y apoyamos con todas nuestras fuerzas el rechazo de la UE y de sus instituciones que va a expresarse el 25 de mayo próximo.

La experiencia muestra que la única esperanza para la clase obrera, para defender y reconquistar la democracia, para el porvenir de nuestros pueblos, es el desarrollo de la lucha de clases que obligará a cada uno de nuestros gobiernos a abandonar su política de “reformas” y a romper con la UE y sus tratados.



La esperanza de la clase obrera de todos nuestros países está en su propia capacidad para unirse con sus organizaciones, preservando su independencia, con el fin de despejar el camino de una movilización unida que venza los obstáculos que todavía hay. Decidimos ayudarla en este empeño con todos los medios de los que disponemos.

Por todos estos motivos, consciente de sus responsabilidades, nuestra conferencia ha decidido hacer suyo el compromiso que cerró la conferencia de Tarragona que, a la luz de los últimos acontecimientos, cobra una actualidad mayor que nunca.

COMPROM

martes, marzo 4

Joe Cocker - Ain't No Sunshine

El “espíritu de Leitza”


PUBLICADO EN DIARIO DE NOTICIAS DE NAVARRA EL 5 MARZO 2014

Hace quince años ahora, en 1.999, se produjo un encuentro, una reunión histórica en el caserío de Patxi Zabaleta en Leitza. Por primera vez dirigentes del PSOE al máximo nivel y de Herri Batasuna se situaron durante seis horas frente a frente en lo que fue una comida llena de debate político, de intercambio de opiniones, pero también cordial, entrañable, en la que se fraguó lo que durante años y años fue una vía de comunicación eficaz.

Allí frente a la suculenta comida preparada por Koro, la compañera de Patxi, una inmensa mujer llena de humanidad, Pernando Barrena, Joseba Permach, Santi Kiroga y Patxi Zabaleta por una parte y Alfredo Pérez Rubalcaba, Enrique Curiel y yo mismo por el PSOE participamos en el inicio de una manera de comprenderse entre muy diferentes, de tender puentes de comunicación, de diálogo, de intercambio de información.



La preparación fue laboriosa, compleja, el otro día hablando con Carmen Sánchez Muro, otra gran mujer, la viuda de Enrique Curiel me ofrecía la posibilidad de aportarme toda la inmensa documentación que había recopilado durante 25 años de diálogo, contactos, con el mundo de Batasuna, una larga historia de la que soy con él protagonista activo, para intentar escribir un libro sobre lo que supuso ésa actividad en el devenir de un largo y curvo proceso de paz.

Aquél día, en aquella comida sentí que las personas participantes volvieron a sus lugares de origen conociendo mejor el conflicto, conociéndose mejor, lo que favoreció la posibilidad de explorar esa vía abierta, que a partir de ese día la comunicación entre el PSOE y la Izquierda Abertzale sería cada instante mejor.

Y así fue, primero a través de Patxi Zabaleta con el que ya llevábamos Enrique y yo diez años de contactos, siempre con la supervisión del ínclito Rubalcaba y después con Pernando Barrena cuando el primero fundó Aralar, discretamente, secretamente, las reuniones, los intercambios de pareceres se mantuvieron hasta la muerte de Curiel. A él le informaba, de él recibía las instrucciones y él reportaba a Rubalcaba, el hombre mejor informado sobre este tema del estado.



Veinticinco años de innumerables anécdotas que dan para ese libro pendiente que algún día escribiré a través de mi memoria y de la documentación de Enrique, que siendo como era especialmente meticuloso seguro que cubrirá mis lagunas en fechas especialmente.  

Pero en aquella comida, en esas seis densas horas nació lo que él denominaba el “espíritu de Leitza”. Un espíritu que ahora más que nunca debemos recuperar en el culebrón de Navarra. Que se lo quiero recordar a mi compañero y Secretario General, Alfredo Pérez Rubalcaba para que recupere la memoria, aquellas sensaciones vividas y entienda que el pacto con Bildu es no solo necesario, también imprescindible para que salgamos del pozo en el que Barcina y su gobierno nos ha introducido. El futuro aquí y allí pasa por el diálogo y el acuerdo entre las izquierdas transversales, incluso para montar un gobierno de progreso después de las elecciones del 25 de Mayo.

Se necesita una labor pedagógica, especialmente en el resto del estado, esa idea salió en aquella comida, Rubalcaba la sacó en varias ocasiones: “tenéis que entender, les decía, que el PSOE es un partido que compite con la derecha en todo el estado y que cualquier movimiento aquí repercute electoralmente en Sevilla, Valencia, Burgos o Zaragoza”. Quizás nunca debimos ocultar la comida de Leitza, quizás así durante estos 15 años hubiéramos sido capaces de convencer a la ciudadanía española de que el diálogo es el camino.



Aquello fue un secreto de estado, pero hoy ya sin la presión de ETA es necesario que salga a luz sin tapujos, sin más engaños. Con Bildu, con Batasuna, EH, HAB, con la izquierda Abertzale llevamos 25 años de comunicación y diálogo, lo sabe Rubalcaba, la sabía Borrell, Almunia, Zapatero y especialmente Felipe González. Ellos eran nuestros jefes a lo largo del camino.

Hagamos posible el cambio en Navarra. Recuperemos el “espíritu de Leitza”.



domingo, marzo 2

Tres años sin Enrique Curiel, un hombre de paz



El 2 de Marzo de hace tres años fallecía un gran político, un gran amigo: Enrique Curiel. Una figura clave para entender nuestra historia reciente, escrita con su lucha antifranquista, pasando por su militancia en el PCE primero y en el PSOE hasta su muerte.

Sirvan estas breves y sentidas líneas como un recuerdo personal y político. Pretenden ser  sólo, y nada menos, un pequeño homenaje, mi reconocimiento, desde el cariño y respeto hacia quien compartí instantes diferentes de la historia de nuestro país, desde la lucha estudiantil de los 70, pasando por nuestra común militancia comunista, nuestro tránsito hacia el PSOE y en los últimos 25 años un esfuerzo común y continuado: el intento de conseguir la paz.

Era un político de los que se ven pocos hoy en día: inteligente, reflexivo, honesto, dialogante, de izquierdas de los de verdad, pero sobre todo era una excelente persona repleta de humanidad, de sentido común.

Quiero resaltar especialmente ese trabajo a favor de la paz, del diálogo entre diferentes e incluso entre muy diferentes como vía de entendimiento y por tanto de solución de conflictos. Algún día se escribirá esa historia, su historia, esa que he vivido con él en primera persona. Quizás algún día sea capaz de escribir el libro que ambos teníamos previsto lanzar a la opinión pública.



Se fue sin terminarla pero quiero y debo dejar constancia de ese esfuerzo, que espero sea reconocido algún día por quienes desde los diferentes lugares de la política tienen constancia de ello. Yo sí lo hago  desde un lado y otro de las orillas de este río de aguas cada vez menos turbulentas, en alguna parte debido a su esfuerzo construyendo puentes.

Nos deja su legado, especialmente sus numerosos escritos sobre el “problema vasco”, realizados con lucidez, audacia (no siempre comprendida) y generosidad, mucha generosidad, ésa que tanto necesitamos.

Éste era su momento. Me consta que sabía que es el momento de la paz, que hemos iniciado la senda correcta hacia ella. Por eso cuando llegue, aunque no esté, le deberemos mucho a su trabajo estos años para conseguirla.

Durante esos 25 años se empeñó en un final sin vencedores ni vencidos,  consciente de que para llegar a él todos debíamos dejar “pelos en la gatera”, también de que lo más difícil sería la reconciliación desde el perdón y la generosidad.

En sus innumerables viajes a Euskadi y Navarra aprendió a conocer y respetar estas tierras, sus costumbres, su gastronomía, sus fiestas y sobre todo sus gentes. Se convirtió en un embajador que didácticamente intentaba explicar allí por donde iba el llamado “conflicto vasco”. En especial en su militancia socialista y en su trabajo como profesor de la Facultad de Políticas de Madrid.

Gallego de nacimiento, madrileño de vivencia y vasco de adopción. Esas tres realidades le hicieron más comprensivo, sensato, mucho más que quien escribe estas líneas a quien achacó innumerables veces su actitud lenguaraz y libertaria. Ha sido la persona con quien más he discutido en mi larga vida, pero en esos debates, no siempre confluyentes, se fue fraguando una amistad inquebrantable que solo su muerte pudo romper.



Hoy seguro que analizaría cada paso dado por ETA, se felicitaría de los dados por la Izquierda Abertzale, discreparía de la parálisis del gobierno de Rajoy y probablemente, aunque esto no lo dijera públicamente, del de nuestro partido, del de Rubalcaba con quien tantas “aventuras” vivimos. Precisamente era al propio Rubalcaba a quien reportábamos, él en primera persona, cada paso dado, quien nos indicaba los pasos a dar, quien aprendió de sus indicaciones aunque ahora parezca haberlas olvidado.

Probablemente se habría visto profundamente decepcionado por lo ocurrido con la Comisión Internacional de Verificación, con un acto que la desactiva definitivamente y posiblemente optaría por proponer que fuera la propia ONU la involucrada en supervisar, controlar y verificar el desarme de ETA. Intentaría convencer a propios y extraños de que resulta una medida eficaz, de consenso, para desbloquear la peligrosa parálisis actual del proceso.

Agur Enrique, amigo y compañero, agur de nuevo en este tercer aniversario, adiós con el profundo dolor que me produce tu marcha.

Continuaré incansable como me reclamabas tu lucha, pero al mismo tiempo desde estas líneas vuelvo a alzar mi voz para reivindicar tu legado, para clamar por el reconocimiento de tu inmensa labor a favor de la paz. Quizás el Gobierno Vasco debiera recoger la iniciativa y subsanar este profundo olvido.


Tres años después de tu pérdida tu bandera sigue alzada….y seguirá….