viernes, enero 24

Artículo publicado en BERRIA el 24 Enero 2014

'Asier ETA biok' = eskuzabaltasuna, ausardia, adiskidetzea, bakea




JOSÉ LUIS ÚRIZ
PSNKO PARLAMENTARI ETA ZINEGOTZI OHIA; GAUR EGUN, PSCKO MILITANTEA
Joan den ostegunean, plazer ezinago handia izan nuen Asier ETA biok dokumentalaren Iruñeko estreinaldira joanda, pribilegio handia izan baita Aitor eta Amaia Merino zuzendariek berek ni berariaz gonbidatzea hara. Izenburuak, euskaraz badakitenentzat, hitz-joko bat darabil, eta hitzaren adiera biak uztartuta: eta lokailua, eta ETA sigla, herrialde honetan —jar beza edonork nahi duena— min handia eragin duen erakunde horrena.

Aitortzen dut errezelo apur batekin joan nintzela, «besteren jokalekuan» bainenbilen, politikan izan dudan eskarmentu luzeak erakutsia badit ere sekula ez dagoela oso ondo jakiterik zein den norberaren «jokalekua». Inguruan neukan jendea, gehientsuena behintzat, nireaz bestaldeko lubakian ibilia zen borrokan, baina orain errespetua ageri zion elkarri, are estimua, halako abaguneetan behintzat gauza baikara elkarrekin hitz egiteko eta elkar ulertzeko.



Aukera izan nuen neurez ezagutzeko Aitor Merino, sarreran adeitsuki etorri baitzitzaidan agurtzera, eta gaztetasun fresko, bizi, ausart, solidario eta borrokalaria sumatu nuen harengan, aktore handia ez ezik zuzendari ere bai baita orain, eta areago oraindik: pertsona aparta, apur bat ahalkea, zinez balio dutenak izan ohi diren bezalakoa.

Dokumentalean, hasieran, beltza gailendu zen, iluna, baina irudipena izan nuen aurrera egin ahala kolorez betez zihoala, are usain freskagarriz, esaterako, pagadi batean Asier aitari harri bat zizelkatzen ari zaioneko eszena horretan. Aita-harria-pagoa, sinbolismorik gorena. Irudipena izan nuen hasierako irudietatik azkenekoetaraino ezarian-ezarian helaraziz zihoala gizarteak berak zer aldaketa izan duen indarkeriaren inguruan. Indarkeria horrexek inbaditu izan baititu 40 urte hauetan hainbat harreman pertsonal, adiskidetasunezko eta are amodio istorio, hasieran samin, amorru eta gorroto zena ilusio, elkarrizketa eta topaleku bihurtzeraino eskolako patio horren barrenean lausoki bakea sumatzen dutenen artean.

Baina ez da hori tentuz eta are mimoz egina den dokumental horren meriturik handiena, baizik eta ezeinen alde jarri gabe erakustea bi errealitate kontrajarriak. Modu objektiboan erakutsi ere hainbeste subjektibotasunen artean, modu justuan hainbesteko injustizia absurdoren artean, bare hainbeste asalduraren aldean, zentzuz lubaki bietan oraindik gailen den eromen alderdikoiaz zeharo bestela. Ispilatzen du, bai, bi lagunen alde gizatiarra, elkar maite duten, elkarrekin bat ez datozen, elkarri kontrajartzen zaizkion baina elkarri errespetua ere badiotenena, hemen hain zaila den errespetu horrek zipriztintzeraino plano bakoitza, eszena bakoitza. Baina ez du saihesten auzigaia,euskal gatazka deritzona, indarkeria erabiltzea —are muturrekoa—, indarkeria helburu politikoetarako erabiltzearen inguruko eztabaida, protagonistetako baten arrazoibideak —erradikalak izan edo ez izan—, kontrajarriak bestearenarekin, Aitorrenarekin, zeina halakorik erabiltzearen kontrakoa baita Madrilgo kultura, bizipenaren eraginpean.

Eta ez du saihesten, hain zuzen ere, gatazkaren inguruko ikuspegi berea ematea, iritzi benetakoa, ez eta galderak ere, batzuk erantzunik gabekoak, adiskide bihotzekoak egiten dizkionak, eta hura mugarik gabe maitatzearen eta harekin inondik inora bat ez etortzearen kontraesanak.

Dokumental, pelikula ausart bat da, benetakoa, zintzoa, eskuzabala, ikusi eta eztabaidatu beharrekoa, 70eko hamarkadan egiten genituen zineforum haietakoen tankerakoa; are, nahitaez ikusi beharrekoa eta eztabaidatzekoa izan beharko luke estatuko ikasgela guztietan, horixe baita Aitorren Madrilgo bizipenak dakartzan gakoetako bat, ezjakintasun erabatekoa, urruntasun metafisikoa dutela hangoek hemen gertatzen denaz.

Harekin identifikatua sentitu nintzen, samurtasun eta ulermen betez identifikatua, nik, hark ez bezala, Madrilen jaioa izaki, han egin bainuen haurtzaroa eta gaztaroa, eta hemen, gatazkaren erdian, helduaroa eta zahartzaroa. Adiskideak, sentsazioak, sentimenduak alde banatan. Identifikatua sentitu nintzen haren «zubi» jarrerarekin ere ur zurrunbilotsuko ibai horretan. Jarrera korapilatsu eta zaila da, gatazka horretan gehiegi baitira ertzak, gehiegi ezin ulertuak, tentsioak, gehiegizkoa baita inkomunikazioa eta «bestearekiko» ezjakintasuna, gehiegizkoa indarkeria, eta gutxiegi elkarrizketa, elkar ulertzea.

Beharbada, osagairik krudelena izan da protagonistetako bat, Asier Aranguren, atxilotu egin dutela ETAren munduaren kontrako azken operazio, berriro ere, dorpean. Mundu horretan, burugabe askoren ustez, dena sartzen baita, eta hori ezin hobeto adierazia dago Polizia Asierren etxean sartzen deneko eszenaren antzezpenean; ni neu ere kolaboratzaile izateaz akusatu izan naute jendaurrean, sozialismo espainolarekiko nire jarreragatik. Horregatik, lekukotasun ikaragarri horrek eragozpen asko izango ditu, modu injustuan, estatuko gainerako tokietan ikusi ahal izateko. Ez dakit egitate horren noranzkoa aldaraz dezakeen inork irakurriko dituen lerro hauek, baina, irakurriz gero, egin dezala hori galarazteko zerbait, ezinago didaktikoa baita dokumentala, eta sekulako ekarpena BAKEARENTZAT, letra larriz.

Askorako ematen du Amaia (ez daukat ahazteko) eta Aitor Merinoren dokumentalak, askotariko sentimenduetarako, askotariko sentsazioetarako, askotariko gogoetetarako; merezi du ikustea, eta biziki gomendatzen dizuet, nahiz eta digeritzeko zaila den gai bait jorratzen duen.

Iruditu zitzaidan gutxixeago bakartua zegoela bakearen aldeko borroka, batzuetan, antzu hau. Pilak berriz kargatu nituen, indarrak berritu nituen oraindik ibilkizun dugun bide zati luze eta bihurgunetsurako. Eskerrik asko, Amaia eta Aitor, eskerrik asko beste aldetik.


martes, enero 21

Enero negro, que nunca olvidemos


Una semana negra, aquella de Enero de hace ahora 37 años que viví en primera persona, tan bien reflejado por Bardem en su espléndida película.

Tengo muy vivos en mi memoria aquellos dramáticos días. En aquel tiempo militaba en el PCE y en Comisiones Obreras, en la Universidad de Madrid donde estudiaba y en el sector de Artes Gráficas donde trabajaba. Precisamente aquel terrible 24 de Enero teníamos previsto reunirnos en el despacho de abogados de Atocha, pero nos llamaron para suspender esa reunión porque había otra más importante del Transporte que por entonces estaba en huelga. La sustituimos por una mini reunión en mi casa, que también solíamos utilizar en momentos puntuales.



Había negros nubarrones, y algo se barruntaba. Hacía dos días había caído Arturo Ruiz después de una brutal carga policial, y ese mismo día Mari Luz Nájera. Pero a pesar de la rabia y la indignación se nos recomendó tranquilidad, y en la charla que tuvimos decidimos acatar esa decisión.



A las doce de la noche, yo ya estaba ya en la cama porque solía levantarme a las 6 de la madrugada, sonó el teléfono de mi casa. Un camarada, Eugenio, me informaba de lo de Atocha. Asesinados Enrique, Sauquillo…seis en total y heridos graves Lola, Alejandro…Pensé que podíamos haber sido nosotros. Luego una vorágine de reuniones, asambleas, contactos, y sobre todo un mensaje claro: hay que mantener la calma, no responder a la provocación. A pesar de la rabia contenida por nuestros camaradas asesinados apretamos los dientes y tragamos el sapo. Éramos comunistas y por tanto teníamos una mayor responsabilidad.



Después, el impresionante entierro en el que participé activamente como “servicio de orden”, y la sensación de estar viviendo momentos históricos. Luego con el tiempo entendí que aquel llamamiento a la calma de mi partido, el PCE, fue clave para conseguir la democracia, y desde entonces defiendo esa misma reacción en circunstancias parecidas.

Es curioso que sensaciones experimentadas entonces las vuelvo a experimentar ahora. Siento que vuelve la presión agresiva del fascismo, ahora con otra cara y otros nombres: “el mercado”, “las agencias de calificación”, el FMI, el “Tea Party” que controla el PP…, la intolerancia, la sensación de peligro sólo por pensar diferente, la incomprensión de muchos, aunque en aquel tiempo existía una mayor camaradería entre los que luchábamos. Eso sí lo echo de menos ahora, en un tiempo en el que la insolidaridad, la ambición, la insensibilidad, el borreguismo, o la traición dominan la política.



Antes otro día de Enero, fatídica casualidad, el 21 pero años atrás en 1969 caía asesinado por la policía franquista Enrique Ruano. Conocí a Enrique en la lucha anti franquista, era de mi misma quinta, aunque en aquel tiempo yo militaba en el PCE y estudiaba en l Escuela Teleco. Allí un día de Enero nos enteramos de su muerte, de su asesinato, recuerdo las conversaciones con José Luis “Avinareta”, Pepe Carpintero, Manolo Briso, Manolo Gamella, aunque los dos últimos eran de la FUDE teníamos una muy buena relación, y nos estremecimos al pensarlo. 

El franquismo agonizaba, lo sabíamos, pero temíamos sus últimos coletazos, y éste fue uno de ellos. También conocíamos a sus torturadores, a sus asesinos, el comisario Conesa, el temible Yagüe, y un sádico, “Billy el niño”, o lo que es lo mismo Juan Antonio González Pacheco. No los conocíamos físicamente pero circulaba por los círculos luchadores su crueldad. 

En aquel tiempo se estaba discutiendo el Estatuto para la Politécnica, y la izquierda lideró esa lucha, yo era representante de Teleco, y después de una reunión clandestina en Caminos, al salir camino del autobús, paró bruscamente un Seat negro a mi lado, supe enseguida qué suponía aquello, bajaron dos policías de la Brigada Político Social, uno de ellos era “Billy el niño”. Creo que nunca se borrará de mi mente aquella cara. Ahora vuelven a mí los recuerdos de aquellos interminables días en la DGS, en la Dirección General de Seguridad de la Puerta del Sol. Aquel tétrico edificio que aún me da escalofríos al pasar delante, por más que ahora sea la sede del Gobierno de la Comunidad de Madrid.

Hoy al recordar aquellos hechos pienso que también en esa ocasión pude ser yo, cuando Billy “actuaba” y uno de sus compañeros le decía “ten cuidado que se te va a ir la mano otra vez y lo vas a matar”, resuenan esas palabras y las recuerdo como si fueran ahora, y él respondía “no importa, hacemos como con Ruano, lo tiramos por la ventana y decimos que se quería escapar”. Pienso en Enrique, en todos los Enriques que dejamos por el camino, en aquellos camaradas, los abogados de Atocha, y que quizás el destino me quería llevar hasta hoy, para escribir estas líneas, que son, que quieren ser un homenaje a quienes lucharon codo con codo conmigo y hoy ya no están. 



Estamos en otro tiempo, pero esta tarde de invierno recuerdo aquellos momentos, aquellos días, aquellos interrogatorios crueles, aquellas gentes, a mis camaradas caídos con sensaciones profundas, muy profundas, y alguna lágrima asomando por mis ojos, sintiendo que al recordarlos recupero mi capacidad para llorar de emoción. Para luego lavarme la cara con agua muy fría y continuar la lucha, también en su nombre, una lucha revolucionaria, activa, valiente que frene estas nuevas agresiones de un fascismo diferente pero igual de insaciable, de cruel.


Os recuerdo hoy, os recordaré siempre…..vuestro ejemplo me guía y guiará….

viernes, enero 17

Bruce Springsteen,The E Street Band,Tom Morello -The Ghost Of Tom Joad (...

“Asier ETA biok” = generosidad, valentía, reconciliación, PAZ


Anoche tuve el inmenso placer, el privilegio porque lo hice por invitación personal y expresa de sus directores Aitor y Amaia Merino, de acudir al estreno en Pamplona del documental “Asier ETA biok”. El título para quienes entiendan el euskera juega con el doble sentido de la palabra “eta”, la conjunción “y” más las siglas de una organización que ha producido mucho daño en este país, ponga aquí cada cual lo que desee.

Reconozco que fui con cierto recelo, jugaba en “terreno ajeno” aunque mi larga experiencia en política me ha enseñado que nunca sabes muy bien cuál es “tu terreno”. Las gentes que me rodeaban, la mayoría al menos, habían luchado en diferente trinchera que la mía en esta cruel y absurda guerra, pero ahora había respeto, incluso aprecio, porque al menos en estos momentos somos capaces de dialogar y entendernos.

Tuve ocasión de conocer personalmente a Aitor Merino a la entrada cuando cordialmente vino a saludarme y me dio la percepción de esa juventud fresca, viva, audaz, solidaria y combativa, que además de gran actor y ahora director es los más importante: una gran persona, con ese punto de timidez de los que realmente valen.



El documental comenzó dominando el negro, oscuro, aunque sentí que a medida que avanzaba se iba llenando de colores, e incluso de un refrescante olor en la escena del bosque de hayas en el que Asier tallaba la piedra para su aita (padre). Padre-piedra-haya simbolismo máximo. Que de las imágenes primeras al final iba transmitiendo el profundo cambio producido en la propia sociedad en el tema de la violencia. Una violencia que ha invadido las relaciones personales, las amistades, incluso los amores durante los últimos 40 años, pasando del dolor, la rabia, el odio, a la ilusión, el diálogo, el encuentro de quienes vislumbran la paz al fondo de ese patio de colegio en el que dialogan los dos amigos.

Pero el mayor mérito del documental, realizado con cuidado, con mimo incluso, es intentar mostrarnos sin tomar partido ambas realidades confrontadas. De una manera objetiva entre tanta subjetividad, justa entre tanta injusticia absurda, serena frente a la crispación, con una sensatez que contrasta con la locura partidista que domina aún ambas trincheras. 



Refleja sí la parte humana de dos amigos que se quieren, que discrepan, que se confrontan, pero que también se respetan, como si el respeto tan difícil aquí fuera impregnara cada plano, cada escena. Pero no rehuye el fondo de la cuestión: el denominado “conflicto vasco”. La utilización de la violencia, extrema incluso, el debate sobre su uso con fines políticos, los razonamientos, radicales o no de uno de los protagonistas, Asier, contrastando los del otro, el propio Aitor, imbuido por la cultura, la manera de pensar de Madrid contraria a ese uso.

Tampoco rehuye precisamente eso, aportar su propia visión del conflicto, sus opiniones sinceras, y los interrogantes, algunos sin respuesta, que le abre su amigo del alma, las contradicciones de quererle al límite y discrepar con él profundamente.

Es un documental, una película, valiente, sincera, honesta, generosa, que conviene visualizar y debatir al estilo de los cine fórum que hacíamos en los años 70, incluso debiera ser de obligada visión y reflexión en las aulas de todo el estado, porque esa es una de las claves que aporta Aitor de su vivencia madrileña, el absoluto desconocimiento, lejanía metafísica que se tiene allí de lo que ocurre aquí.



Me sentí identificado con él, una identificación repleta de ternura y comprensión, en mi caso al revés, nacimiento, infancia, juventud allí, en Madrid y madurez y vejez aquí en mitad del conflicto. Amistades, sensaciones, sentimientos en ambas orillas. También con su posición “puente” ante este río de aguas turbulentas. Una compleja y difícil posición en un conflicto con demasiadas aristas, demasiadas incomprensiones, tensiones, demasiada incomunicación, e ignorancia del “otro”, demasiada violencia y poco diálogo, entendimiento.

Quizás el elemento más cruel sea que uno de los protagonistas, Asier Aranguren, haya sido detenido en la última y torpe de nuevo, operación contra el mundo de ETA. Un mundo en el que para muchos insensatos cabe todo, la propia escena que dramatiza la entrada de la policía en casa de Asier lo visualiza perfectamente. Incluso a mí me acusan públicamente de colaborador por mis posiciones heterodoxas sobre esta cuestión en el socialismo español. Por eso este inmenso testimonio tendrá injustamente muchas dificultades para verse en el resto del estado. No sé si alguien que pueda cambiar el sentido de la marcha de este hecho leerá estas líneas, pero si lo hace que haga algo para evitarlo, porque resulta absolutamente didáctico y es una gran aportación a la PAZ, así con mayúsculas.



Da para mucho el documental de Amaia (no la olvido) y Aitor Merino, para sensaciones, sentimientos diversos, reflexiones varias, merece la pena verlo, os lo recomiendo con vehemencia aunque el tema que trata sea difícil de digerir.

Anoche sentí que estaba un poco menos solo en esta a veces estéril batalla por la paz. Anoche recargué pilas, recuperé fuerzas para la parte del largo y curvo camino que aún nos queda por recorrer. Gracias Amaia y Aitor, eskerrik asko desde la otra orilla….





Del error o la provocación, a la emergencia nacional.



Artículo publicado en DEIA el 17 Enero 2014

Se inicia un nuevo año y en apenas 15 días la situación ha dado un vuelco espectacular. La respuesta del pueblo vasco a los desvaríos del gobierno de Rajoy ha sido imprevista, espectacular, obligando a quienes estaban mirando para otro lado, ignorando un proceso de paz peligrosamente parado, a dirigir su mirada impactados por el tsunami que recorrió las calles de Bilbao.

Eso después de algún disparate judicial como que el juez Ruz autorizara la manifestación convocada por no ver en su convocatoria indicio delictivo alguno y el juez Velasco la prohibiera presionado por el “Tea Party” que ahora controla el PP en esta materia. A pesar de todo se convocó de nuevo con un añadido fundamental: la presencia del PNV, consiguiendo así un hecho histórico que desde 1999 no se producía.

Siempre me he manifestado en contra de la dispersión, incluso expresarlo públicamente me ha supuesto problemas en mi partido (PSOE) al menos mientras milité en el PSN, más aún ahora que la Izquierda Abertzale e incluso ETA han movido sus posiciones hasta posiciones hace muy poco impensables.

Durante muchos años me enfrenté con dureza a su mundo, a lo que denominábamos “entorno de ETA”. Eso a pesar de que siempre intenté no cerrar la puerta a la comunicación y el diálogo, a intentar entender las razones del “otro”.



En ese tiempo en los debates políticos en las instituciones, Ayuntamiento de Villava-Atarrabia y Parlamento de Navarra, les lancé constantes llamamientos a que rompieran con ETA, a que aceptaran las reglas de juego democrático, porque todas las ideas se podían y debían defender por métodos pacíficos y la violencia perjudicaba a todos, incluidos a ellos y la consecución de su proyecto político. Esas tesis venían de los partidos democráticos y yo al menos me las creí, quizás ingenuamente.

Viví con vergüenza con indignación que mi propio partido, el PSOE, supuestamente utilizara métodos inmorales en su lucha contra ETA. El GAL, o las torturas, impropios de la ética de la izquierda, me hicieron sentir profundamente alejado,  incluso alcé mi voz para criticarlo duramente.  Lo hice porque consideraba honesto denunciar también aquello que los tuyos hacen mal.

Hace algo más de dos años, ETA anunciaba el final definitivo de la violencia, de todo tipo de violencia, derrotada por la presión policial, judicial, colaboración internacional, pero especialmente por el rechazo cada vez mayor que sus acciones tenían en la ciudadanía, incluso entre su propia base social y por la batalla interna de su mundo político. La alternativa Bateragune liderada por gentes como Otegi, Zabaleta, o Rafa Díez acabó por convencerles y/o derrotarles. Lamentablemente el Estado reaccionó encarcelándoles en lugar de reconocerles el esfuerzo realizado con valentía. Como llevábamos años reclamándoles los políticos vencían a los militares y como consecuencia lo político primaba sobre lo militar.



Después constantes movimientos, todos en la misma dirección: aceptar la democracia, sus métodos y la eliminación de la violencia como instrumento de lucha política.

Cumplían paso a paso TODAS las condiciones que les habíamos puesto y a pesar de todo el Estado, los partidos mayoritarios PP y PSOE no movían ni un ápice su posición intransigente, inmóvil. El último movimiento del EPPK y la previsible declaración de ETA sobre su desarme sitúa la pelota en el tejado del Estado que debe cambiar de inmediato su rígida e injusta, política penitenciaria.  Otegi y el resto de Bateragune deben salir a la calle, se debe aplicar con la misma inmediatez el acercamiento de presos a sus lugares de origen, eliminar los demenciales macro procesos y destensar la presión judicial y policial sobre la IA.

Soy consciente de que todavía una parte de la sociedad está anclara en el odio y la confrontación, incapaz de entender los nuevos tiempos. Leer algunas reaccione extemporáneas indica que todavía el conflicto está abierto y que lo más difícil una vez alcanzada la paz va a ser la reconciliación que necesitará una gran dosis de generosidad y audacia. Deberemos hacer un ejercicio de pedagogía para convencer a esos irreductibles, cursos de convivencia, pero si hemos llegado hasta aquí llegaremos hasta el final.



También he pasado la vida construyendo puentes por los que comunicarnos con la otra orilla, muchas veces destruidos por el estruendo de las bombas o los tiros en la nuca, intentando reconstruirlos de nuevo, encontrando por el camino gentes que hacían lo mismo desde el otro lado con quienes he ido forjando amistades profundas desde la discrepancia: Patxi Zabaleta, Pernando Barrena, o Paul Ríos solo son una muestra. 

Por todo ello asistí el sábado a una manifestación con cuyo eslogan me sentí cómodo e identificado: "Derechos humanos, acuerdo, paz". Lo hice acompañado de compañeras y compañeros socialistas, fuimos una gota más en ese océano que exigía justicia, una gota socialista que reivindicaba la unión en esto de una izquierda transversal, española o abertzale. Pero también estuve allí para exigir a ETA que concrete un desarme con plazos y después su disolución definitiva. Hubo gritos, sí (rompiendo el consenso previo) a favor del acercamiento de presos, incluso a diferencia de la del año pasado a favor de la amnistía y la independencia, pero al menos donde estuve, en la cabeza de la misma, ni uno a favor de ETA.



Pero al observar el desarrollo de esa inmensa manifestación la comparé con la del año pasado,  a la que también asistí y me di cuenta de cambios sustanciales. Lo que más me impactó fueron las parecidas sensaciones que me produjeron con las dos que asistí cuando vivía en Catalunya; la del 11 de Septiembre recién aprobado el Estatut y la que inundó las calles de Barcelona contra la sentencia del TC que invalidaba parte del mismo. Serenidad prudente, ilusión y consenso de las primeras y cabreo, mucho cabreo y tensión en las segundas. Un grito común en las segundas partes: INDEPENDENCIA, que no se escuchó en las anteriores. Allí sentí que la torpeza, o la provocación del PP “despertaba a la bicha” aquí, exactamente igual que allí. Barcelona-Bilbao unidas por la misma radicalización provocada.

Todo ello con una izquierda, el PSOE en especial, desbordada por la situación, incapaz de articular un diseño sensato que intente apagar los dos fuegos que el “Tea Party” está provocando. Incapaces de mirar más allá del cortoplacismo, de la pura táctica electoral, olvidando que los verdaderos estadistas se plantean sus decisiones estratégicamente, mirando más allá del día a día. ¿Nadie en el PSOE es capaz de entender que cuando gobernemos, que lo haremos, nos vamos a encontrar no uno, sino dos problemas casi irresolubles si no damos respuestas convincentes ahora? ¿Nadie en mi partido es capaz de mirar más allá de la batalla interna de las primarias o de las elecciones europeas? ¿Nadie va a pensar en clave de estado en lugar de en clave partidista?

Pero no solo han creado dos focos incendiarios, las agresiones constantes a la ciudadanía comienzan a provocar alzamientos como el del barrio de Gamonal de Burgos y la olla a presión a la que están conduciendo a este país amenaza con estallar. Sus torpezas y/o sus provocaciones están provocando un estado de emergencia nacional.



Ahora en la resaca de esa manifestación le pido a mi partido (esta reflexión la hago como militante socialista, de la izquierda española y de la lucha antifranquista para que no haya equívoco alguno) que colabore en apagar estos fuegos, que reacciones de su pasividad actual y trabaje de nuevo, como en tiempos de Zapatero, para que el proceso de paz llegue a buen puerto, a eliminar la tensiones centro-periferia, a liderar la lucha social contras las agresiones que amenazan con acabar con el Estado de Bienestar.

En eso hemos estado, en eso estamos y en eso estaremos, porque solo gana quien resiste.

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN, actual militante del PSC)


Villava-Atarrabia 17 Enero 2014


martes, enero 14

Estamos en emergencia nacional



Egun on, buenos días, bon dia, amanece lluvioso desde mi observatorio de la realidad, reflexiono sobre ella e intento trasladar mis sensaciones, mis convicciones, mis argumentos ante una situación de emergencia nacional.

Ha terminado un annus horribilis donde las agresiones al Estado de Bienestar, al estado de derecho, a las libertades cívicas más elementales ha batido records históricos. Con una ciudadanía entre perpleja, paralizada y acojonada y unas organizaciones de izquierdas que ni están ni se las espera. Especialmente doloroso para mí es la parálisis de mi partido, el PSOE, que es quien por responsabilidad histórica debiera liderar una revuelta revolucionaria que parara el envalentonamiento de la derecha cada día más reaccionaria, más extrema.

Pero se inicia un nuevo año y en apenas 15 días la situación ha dado un vuelco espectacular desde el punto de vista social. La respuesta del pueblo vasco a los desvaríos del gobierno de Rajoy ha resultado absolutamente imprevista, espectacular y ha obligado a quienes estaban mirando para otro lado, ignorando un proceso de paz peligrosamente parado, a dirigir su mirada hacia él impactados por el tsunami que recorrió las calles de Bilbao.


Estuve en esa manifestación y la comparé con la del año pasado,  a la que también asistí a la vista de los importantes movimientos realizados por la Izquierda Abertzale y observé cambios sustanciales que analizaré en otra reflexión posterior.

Pero quizás lo que más me impactó fueron las parecidas sensaciones que me produjo a tras dos que asistí cunando vivía en Catalunya, la del 11 de Septiembre de la aprobación del Estatut y la que inundó las calles de Barcelona contra la sentencia del TC que invalidaba parte del mismo. Las fotos que acompaño son de ambas y solo hay que ver la diferencia de banderas (mayoría de esteladas en la segunda)  que se ven en las mismas y la aparición del sentimiento de “independencia”. A veces una imagen vale más que mil palabras.



Las mismas sensaciones, serenidad prudente, festiva, ilusionada de las primeras y cabreo, mucho cabreo las segundas. Un grito común en stas: INDEPENDENCIA. Allí sentí que la torpeza, la irresponsabilidad del PP “despertaba a la bicha” aquí exactamente lo mismo. Barcelona-Bilbao unidas por las mismas circunstancias.

Todo ello con una izquierda, el PSOE en especial, desbordada por la situación incapaz de articular un diseño medianamente sensato que intente apagar los dos fuegos que el “Tea Party” que controla el PP está creando. Incapaces de mirar más allá del cortoplacismo, de la pura táctica electoral olvidando que los verdaderos estadistas se plantean sus decisiones estratégicamente, mirando más allá. ¿Nadie en el PSOE es capaz de entender que cuando gobernemos, que lo haremos, nos vamos a encontrar no uno, sino dos problemas casi irresolubles si no damos respuestas convincentes ahora? ¿Nadie en mi partido es capaz de mirar más allá de la batalla interna de las primarias o de las elecciones europeas? ¿Nadie va a pensar en clave de estado en lugar de en clave partidista?

Decía “Pasionaria” que “hoy momentos en la historia de un pueblo en los que la indiferencia es un crimen”. Éste es uno de ellos.



Pero también fuera de Catalunya y Euskadi pasan cosas. Pasan y pasarán. El estallido del barrio de Gamonal en Burgos es un síntoma de lo que puede ocurrir. La ciudadanía está muy cabreada, mucho, no solo por las agresiones que sufre en los últimos años, algunas absolutamente inaguantables, también porque ve una clase política enfangada por las corrupciones o corruptelas, que de todo hay y repito, una izquierda paralizada que o reacciona rápido y lidera el estallido social que se avecina o populistas como Elpidio Silva o Revilla se podrían poner al frente de ella con consecuencias imprevisibles.

Gamonal, Burgos, sus gentes, hartas de que no se les escuche por las buenas, han estallado por las malas, pero el resto del país en estos momentos es una olla a presión a punto de hacer lo mismo. Las torpezas del ministerio del interior señalando que los detenidos eran antisistema venidos de fuera cuando se ha demostrado que son burgaleses, ciudadanos normales, ha desbordado el vaso de la paciencia. Este ministro, Fernández Díaz, va a pasar a la historia como el peor de la democracia y eso que compite con Mayor Oreja.



Como ponen los carteles por las carreteras de por aquí: KONTUZ. Aviso de que entramos en zona de peligro, aviso para la izquierda, para el PSOE. Poneros las pilas ya, sin demora, en los tres temas, Catalunya, proceso de paz en Euskadi, situación social, porque de lo contrario nos barrerán como harán con el PP y su extrema derecha. Ojo, compañeros socialistas, tenemos poco tiempo, salir de Ferraz a la calle, observar, escuchar, mirar más allá de vuestro ombligo porque estamos en situación de emergencia nacional.

Con preocupación, con profunda preocupación sigo observando, reflexionando, escribiendo, actuando en lo que puedo, sin descanso….




viernes, enero 10

¿Por qué asistí a la manifestación de Bilbao?


El pasado sábado se realizó en Bilbao una manifestación a favor de que el PP termine con su posición inmovilista sobre la situación de los presos y presas de ETA, acercándoles a sus lugares de origen. Que tengan los mismos derechos en esta materia que el resto de la población penitenciaria de este país.  No se pedirá la amnistía, ni por supuesto la independencia de Euskadi, sólo que se cumplan unos derechos básicos.

Después de algún disparate judicial como que el juez Ruz la la autorizara por no ver en su convocatoria indicios delictivos ninguno y a la hora el juez Velasco la prohibiera presionado por el “Tea Party” que ahora controla el PP en esta materia, a pesar de todo esta tarde se ha vuelto a convocar con un añadido fundamental: la presencia del PNV.

Siempre me he manifestado en contra de la dispersión, incluso expresarlo públicamente me ha supuesto problemas en mi partido, el PSOE, al menos mientras milité en el PSN. Eso en momentos complejos, con mucha más razón ahora que han cambiado sustancialmente y que especialmente la Izquierda Abertzale e incluso ETA han movido sus posiciones hasta lugares que les exigíamos, hace muy poco impensables.

Durante muchos años me enfrenté con dureza a su mundo, a lo que se denominaba “entorno de ETA”. A veces con extremada dureza a pesar de que siempre intenté no cerrar la puerta a la comunicación y el diálogo, a intentar entender las razones del “otro”  y esa bipolaridad que intentaba fuera objetiva me ganó la antipatía de una parte y la contraria, incluso de los míos, míos.


En ese tiempo en los debates políticos en las instituciones, Ayuntamiento de Villava-Atarrabia y Parlamento de Navarra, les lancé constantes llamamientos a que rompieran con ETA, a que aceptaran las reglas de juego democrático, que todas las ideas se debían y podían defender por métodos pacíficos y que la violencia perjudicaba a todos, incluidos a ellos y la consecución de su proyecto político. Esas tesis venían de los partidos democráticos y yo al menos me las creí, también quizás ingenuamente.

Viví con vergüenza a veces, con indignación también que mi propio partido, el PSOE, utilizara métodos inmorales en su lucha contra ETA. El GAL, los sucedáneos, las torturas, los métodos viles impropios de la ética de la izquierda me hicieron sentir alejado, profundamente alejado  incluso alcé mi voz para criticarlo duramente.  Lo hice porque consideraba honesto denunciar también lo que los tuyos puedan hacer mal.

Desde hace algo más de dos años, desde que ETA anunció el final definitivo de la violencia, de todo tipo de violencia, derrotada por la presión policial, judicial, de colaboración internacional, pero especialmente por el rechazo cada vez mayor que sus acciones tenían en la ciudadanía española, vasca, incluso entre su propia base social y por la batalla que desde su mundo político se les planteó. La alternativa Bateragune liderada por gentes como Arnaldo Otegi, Miren Zabaleta, Rafa Díez Usabiaga, Pernando Barrena, Rufi Etxeberría o Joseba Permach acabó por convencerles y derrotarles. Lamentablemente el Estado reaccionó encarcelándolos en lugar de reconocerles el esfuerzo realizado, con valentía, mucha valentía. Como llevábamos años reclamándoles los políticos vencían a los militares y como consecuencia lo político primaba sobre lo militar.

Después constantes movimientos, todos en la misma dirección aceptar la democracia, sus métodos y la eliminación de la violencia como instrumento de lucha política. Así han ido obteniendo resultados electorales espectaculares elección tras elección, dando la razón a quienes diseñaron Bateragune.

Cumplían paso a paso todas las condiciones que les habíamos puesto y a pesar de todo el Estado, los partidos mayoritarios PP y PSOE no movían ni un ápice su posición intransigente, inmóvil. El último movimiento del EPPK y la previsible declaración de ETA sobre su desarme sitúa la pelota en el tejado del Estado que debe cambiar de inmediato su rígida e injusta, en las circunstancias actuales, política penitenciaria.  Otegi y el resto de Bateragune deben salir a la calle ya, al igual que se debe aplicar con la misma inmediatez el acercamiento de presos a sus lugares de origen, eliminar los demenciales macro procesos y destensar la presión judicial y policial sobre la IA.

Soy consciente de que todavía una parte de la sociedad está anclara en el odio y la confrontación, incapaz de entender los nuevos tiempos. Leer las extemporáneas, brutales incluso, reacciones a alguno de mis comentarios desde ambas partes indica que todavía el conflicto está abierto y que lo más difícil una vez alcanzada la paz va a ser la reconciliación. Porque ésta va a necesitar de una gran dosis de generosidad e imaginación que en estas gentes resulta absolutamente impensable.

Me he pasado la vida construyendo puentes por los que comunicarnos con la otra orilla de aquel río de aguas turbulentas, muchas veces destruidos por el estruendo de las bombas o los tiros en la nuca, siempre intentado reconstruirlos de nuevo, encontrando por el camino gentes que hacían lo mismo desde el otro lado con quienes he ido forjando amistades profundas, desde la discrepancia. Patxi Zabaleta, Pernando Barrena, o Paul Ríos, codo con codo hemos ido recorriendo el camino ahora ya tan próximo a la paz. No vamos a consentir que el odio, la sinrazón, la incomunicación nos haga retroceder ni un solo paso, por eso la paz, la PAZ con mayúscula va a llegar, sí o sí.

Habrá que hacer un ejercicio de pedagogía para convencer a los irreductibles, cursos de convivencia con los muy diferentes, pero si hemos llegado hasta aquí llegaremos hasta el final. Que no lo dude nadie.



Por eso asistí el sábado a una manifestación con cuyo eslogan me sentí cómodo e identificado: "Derechos humanos, acuerdo, paz". Lo hice acompañado de compañeras y compañeros socialistas, fuimos una gota más en ese océano que exija justicia, una gota socialista que reivindicaba la unión en esto de una izquierda transversal. Pero a nivel individual también estuve allí para exigir a la otra parte mueva ficha. A ETA que concrete un desarme con plazos y después su disolución definitiva. Hubo gritos, sí (rompiendo el consenso previo) a favor del acercamiento de presos, incluso a diferencia de la del año pasado a la que también acudí, a favor de la amnistía y la independencia, pero al menos donde estuve, en la cabeza de la misma, ni uno a favor de ETA.

Ahora en la resaca de la misma le pido a mi partido, el PSOE (esta reflexión la hago como militante socialista, de la izquierda española y de la lucha antifranquista para que no haya equívoco alguno), que colabore en esta campaña, que reacciones de su pasividad actual y trabaje de nuevo, como en tiempos de Zapatero, para que el proceso de paz llegue a buen puerto, que presione al PP en la misma dirección. En eso hemos estado, en eso estamos y en eso estaremos, porque solo gana quien resiste.





2013, annus horribilis



ARTÍCULO PUBLICADO EN DEIA EL 10 ENERO 2014

Han pasado seis largos años desde que comenzó esta brutal crisis y ahora casi nadie recuerda ya sus comienzos en pleno gobierno de mi partido, el PSOE y su presidente José Luis Rodríguez Zapatero, un político valiente, arriesgado incluso en materia de derechos sociales y proceso de paz, pero peligrosamente ingenuo, inoperante incluso a la hora de enfrentarse a una situación para la que no estaba preparado. Quizás si en 2009 cuando ya se palpaba que no podía luchar contra los elementos desatados con armas y bagajes propios de la izquierda, cuando le aconsejaron que para intentar salvar los muebles, especialmente electorales, no tenía más remedio que aplicar medidas y recetas neoliberales, de derecha pura y dura, debería haberse retirado con prudencia y dejar que fuera la fuerza original, natural en estas circunstancias, o sea el PP, quien tomara las decisiones más polémicas. Si era la derecha económica y financiera quien la provocaba eran ellas, sus homónimos políticos quienes debían “comerse el marrón”.

No lo hizo y se equivocó, al final fue derrotado estrepitosamente y no solo tuvo que retirarse de la vida política activa, sino que además dejó al PSOE sumido en una crisis que aún arrastra, incapaz de liderar a una izquierda que en los últimos tiempos ni está, ni se la espera. Tampoco después en el tiempo realizó una seria autocrítica, por cierto una actitud -la autocrítica-  muy propia de le esencia de la propia izquierda y ambas cuestiones las pagamos los socialistas y lamentablemente también el resto de la ciudadanía de este país.



Al hilo de esta situación aún recuerdo las reflexiones que en estas mismas páginas escribía Enrique Curiel, la mente más lúcida del socialismo en los últimos tiempos lamentablemente desaparecido, en ellas se formulaba una serie de preguntas aún de difícil respuesta casi cuatro años después: ¿Estamos asistiendo solo a las consecuencias de una recesión convencional y cíclica o nos encontramos ante una crisis sistémica que afecta al modelo de globalización liberal? ¿Podemos salir de la crisis desarrollando exclusivamente políticas anti cíclicas o se trata de reformar el capitalismo? ¿Qué le ocurre a la socialdemocracia Europa? ¿Ha llegado el momento de reflexionar sobre el futuro y promover una refundación de la izquierda revisando su acomodación a las tesis neoliberales? ¿Disponemos de instrumentos políticos (partidos y sindicatos) para impulsar reformas y generar amplias mayorías sociales en torno a nuevos objetivos sociales?

La respuesta a todas ellas da para una tesis, pero sintéticamente podemos responder siguiendo el orden enumerado por Curiel: crisis sistémica, terminal, debemos reformar, transformar el capitalismo actual, la socialdemocracia europea ni está ni se la espera inmersa también en otra crisis ésta existencial, por supuesto que debemos reinventar y refundar la izquierda y no, no disponemos de instrumentos políticos para frenar primero las agresiones que estamos sufriendo y mucho menos para impulsar reformas profundas, al menos hasta que esa izquierda, europea y estatal no se reinvente.



En esas circunstancias nos llegó Rajoy, la mayoría absoluta del PP y como consecuencia el mayor proceso de agresiones a las capas populares desde la democracia, que ha provocado el práctico desmantelamiento de un Estado del Bienestar por el que tanto habíamos luchado. Han sido más de dos años de durísimo ajuste, de apoyo incondicional a los sectores más reaccionarios de la economía, al poder financiero especulativo, a la banca, a costa de ataques sin precedentes a todo tipo de derechos del pueblo llano.

Pero al mismo tiempo han ido apareciendo casos de corrupción jamás vistos en este país que afectan a la raíz misma del sistema de partidos, en especial al del gobierno, el PP. Al más conocido de la ya antigua “trama Gürtel, se le han ido añadiendo el “Caso Urdangarín”, la aparición de Bárcenas y su enriquecimiento, el suyo y el de altos cargos populares empezando por su presidente Mariano Rajoy a través de dietas indignantes (aún queda por descubrir la parte final del iceberg que podría poner de manifiesto años de financiación ilegal, o ilegítima de este partido) y más recientemente el “Caso Blesa” y la antes todopoderosa Caja Madrid.

Lamentablemente tampoco la izquierda se ha visto exenta de salpicaduras de corrupciones y corruptelas, la más relevante y vergonzosa el caso de los ERE s de Andalucía que salpica al PSOE y a los sindicatos UGT y CC.OO. y que nos avergüenza como militantes de ambos, aunque también aquí sufrimos el caso de la CAN.

Pero quizás en las últimas semanas ha sido cuando el martillo de la derecha ha sacudido con más fuerza a las clases más desfavorecida. Señalo clases porque cuando Fukuyama y su teoría del “final de la historia” ya había convencido a la mayoría de que las clases estaban despareciendo, esta crisis las ha hecho emerger con fuerza, incluso ha demostrado que la clase media no era tal sino que realmente es proletariado puro y duro. Marx no había muerto y la lucha de clases está ahora más actual que nunca.



La última semana hábil de 2013 ha sido una “semana negra” que recuerda a la de Enero 1977 y a un franquismo que vuelve con fuerza, feroz, brutal. A los ataques al Estado del Bienestar, a la salud, educación, servicios sociales básicos, relaciones laborales, pensiones, o la última agresión ocurrida con la subida de la luz, se ha unido también ataques a las libertades fundamentales, al derecho de huelga, a derechos de la mujer como el aborto, al derecho de manifestación, o la libre expresión.

¿Qué hacer, como señalaba un Lenin cada día más actual, ante esta situación de agresión brutal de una derecha crecida y la parálisis desesperante de la izquierda, en especial el PSOE?
Luchar, esa es la respuesta, luchar con todas las fuerzas, acumulándola, a nuestro alcance. En las fábricas, en los centros educativos, pero especialmente en la calle. Quizás utilizando viejos métodos que creíamos superados, olvidados y que conviene desempolvar cuanto antes.

Intentar, trabajar, para que esa lucha que incluso puede llegar a ser revolucionaria, la lidere la izquierda clásica, en especial un PSOE que debe despertar ya de su largo letargo y ponerse al frente, como le reclama su responsabilidad histórica, de las masas, de un pueblo indefenso, indignado, pero paralizado por esa falta de liderazgo. No basta con las minorías movilizadas a través de los movimientos ciudadanos, están muy bien porque mantienen la tensión pero no son suficientes para parar primero y derrotar después a los poderes fácticos, financieros, religiosos, económicos, sociales y políticos, que envalentonados por esta parálisis están arrasando al pueblo.



Pero si no lo hace quizá sea la hora de realizar una apuesta nueva, intensamente reformista y coordinada. Las dificultades han convertido a los partidos socialistas en organismos que se baten a la defensiva, y, en el caso español, fuertemente jerarquizado en torno de los líderes para no perder el poder. Se asumen reivindicaciones del adversario y se prescinde de ideas nuevas y atractivas para tantos ciudadanos que carecen de puntos de referencia. Quizá si ese viejo socialismo no reacciona a tiempo, sea el momento de pensar en una izquierda nueva para hacer frente a una crisis larga y vieja.

El 2014 acaba de comenzar al menos con una noticia positiva que da para otra larga reflexión: el comunicado del colectivo de presos y presas de ETA, el EPPK, que da un nuevo impulso en el camino hacia la paz, pero el resto de parámetros permanecen aún sobrios, oscuros, por lo que nos queda mucho trabajo por realizar.



En cualquier caso recordar la máxima de una gran mujer Dolores Ibárruri “Pasionaria” que afirmaba casi de manera premonitoria del momento actual: “más vale morir de pie, que vivir de rodillas”.

Morir no sé, pero luchar por supuesto, de pie, porque jamás conseguirán arrodillarnos, al menos a algunos.
La lucha continúa!

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario, ex concejal del PSN, actual militante del PSC)