viernes, septiembre 26

Que nos devuelvan los derechos y libertades que nos han robado

El pasado 24 de febrero, decenas de miembros de la Asamblea por el Cambio Social dimos una rueda de prensa en la plaza del Castillo para anunciar una movilización. Esto, citar en la calle a los medios de comunicación, en cualquier otra parte del mundo no requiere de ninguna autorización gubernativa. Y aquí tampoco hasta hace nada. Sin embargo, a partir de 2012 el ayuntamiento de Pamplona y la Delegación del Gobierno empezaron a multar sin previo aviso a miembros de colectivos por dar ruedas de prensa en la calle “sin permiso”.
En esta asamblea tuvimos debate acerca de si pedir autorización o no para nuestras ruedas de prensa. Porque es realmente triste que en Navarra tengamos que andar así, renunciando a nuestras libertades ciudadanas por miedo a las multas. Pero al final se impuso la opción de pedirla, simplemente para evitar que la Delegación del Gobierno pueda amenazar la viabilidad de esta asamblea a golpe de expediente sancionador, algo que ya ha pasado con otros colectivos.
Pues bien, como este recorte a las libertades es nuevo, al principio tampoco estaba muy claro a quién había que pedir permiso para las ruedas de prensa. Fuimos al ayuntamiento y nos dijeron que al ser un asunto de ocupación de vía pública (la mesa para poner los micrófonos) la autorización la daban allí, y que no era necesaria la de la Delegación del Gobierno, por no ser una movilización o un tema de orden público. Bueno, pues rellenamos los papeles y recibimos el visto bueno de la autoridad.

Siete meses después, un miembro de esta asamblea ha recibido una multa de 450 euros por aquella rueda de prensa, que la Delegación del Gobierno califica de “concentración”, y le sancionan por “significarse en ese acto por ser una de las personas que tomó la palabra y se dirigió a los medios de comunicación”. Hemos recurrido la multa, por supuesto, pero también queremos denunciarla públicamente, porque la situación que estamos viviendo los movimientos sociales en Navarra nos parece de auténtico escándalo. Que la ciudadanía organizada llame a la prensa y hable en plaza pública, ¿de verdad es un asunto de orden público?
Nuestro compañero es una más de las cerca de 100 personas que han recibido multas en las últimas semanas. Y las hay de todo tipo: por tomar parte en una marcha de bicis estudiantil contra la LOMCE, por contemplar desde la calle una acción de desobediencia contra el TAV que se hizo en Diputación, por tomar parte en diversas concentraciones... Ahora ya ni siquiera te tienen que identificar en el momento en que cometes la supuesta infracción, sino que se basan en fotos “y otras pruebas” y te meten la multa a traición, sin posibilidad de defenderte. Así, están multando a gente que ni siquiera estaba en el lugar en cuestión, y que simplemente “se parece” a alguien que sí estaba. O a gente que pasaba por ahí, a periodistas...
Según los datos de los que dispone la iniciativa “Kalea Denona”, entre 2012 y 2014 la cuantía de las multas por movilizaciones en Navarra supera los 100.000 euros. Por ejemplo, entre 2012 y 2013 Navarra fue la comunidad que más recaudó en multas de este tipo en todo el Estado, con 49.508 euros de 172 expedientes incoados. Y a la espera todavía de la “Ley Mordaza”, mucho nos tememos que este aluvión de multas que ha habido en septiembre forme parte del guión que ha preparado la derecha para este curso, que se hayan propuesto limitar al máximo las movilizaciones en la calle extendiendo la buro-represión a cada vez más sectores. En definitiva, a más riqueza y privilegios para las élites, más recortes y represión para el 99%.
Pero no lo van a conseguir, no nos van a sacar de la calle. Al contrario, desde la calle les vamos a sacar de las instituciones. Este régimen que se han montado, aparte de una estafa, es una trituradora de derechos sociales y libertades ciudadanas. Y esa no es la Navarra que queremos la mayoría, así que en las elecciones del próximo mes de mayo tenemos el reto de echarlos de las poltronas, sí, pero también el de devolver a la ciudadanía todos los derechos y libertades que nos han robado.

Por eso, creemos que todas las fuerzas políticas, sindicales y sociales comprometidas con el cambio social y político tenemos que abordar la gravísima problemática de las multas. Porque el cambio en Navarra es, entre otras muchas cosas, que nadie más sufra un castigo económico por decir lo que piensa o tomar parte en movilizaciones pacíficas.
Nos vemos en la calle. Por el cambio social y político en Navarra. Para que nos devuelvan lo que nos han robado.
Firman el artículo: Tere Saez, Ainhoa Aznarez, Sergio Labayen, Mikel Sanz, Ainara Oyaga, Pilar Hurtado, Iñaki Justes, Yolanda Rodríguez, José Luis Úriz, Javier Echeverría y Félix Jiménez. Miembros de la Asamblea por el Cambio Social en Navarra

No hay comentarios:

Publicar un comentario