miércoles, marzo 5

Declaración final de la Conferencia Obrera Europea del 1 y 2 de marzo de 2014 en Paris



En los momentos en que estamos reunidos los acontecimientos dramáticos que desgarran a Ucrania son instrumentalizados por los representantes de la Unión Europea y de los gobiernos europeos para someter a los trabajadores y los pueblos a un odioso chantaje. Cuando está cobrando fuerza en todo el continente la aspiración de la clase obrera a unirse y a utilizar sus organizaciones de clase para derrotar los planes de austeridad dictados por la Unión Europea, se atreven a pronunciar este ultimátum: “si os atrevéis, el 25 de mayo próximo, a expresar vuestro ‘rechazo’ de toda la política de ‘ajuste estructural’ desarrollada en el marco de la Unión Europea y de las instituciones de Bruselas, cargaréis con toda la responsabilidad de que el caos ucraniano se extienda a toda Europa.

Nosotros, 140 militantes obreros y responsables de diferentes organizaciones sindicales y diferentes organizaciones políticas del movimiento obrero de 18 países de Europa (1), nos hemos reunido como “Conferencia Obrera Europea”, convocada por un comité preparatorio compuesto de militantes que participaron en la conferencia de Tarragona, ahora hace un año.

Hemos debatido ampliamente de la situación en la que la política coordinada por la Unión Europea sigue acentuando día tras día sus ataques contra la clase obrera en cada uno de nuestros países. Hemos cotejado la experiencia que hemos sacado en los combates de clase que se han desarrollado a lo largo del año 2013



Sobre esta base hemos coincidido unánimemente en rechazar el chantaje organizado por los representantes de la UE, de sus 28 gobiernos y de todos aquellos que han decidido doblegarse ante ellos.

Hemos coincidido en rechazar por mentirosas las declaraciones de los Barroso, Rehn y compañía… según las cuales la ejecución de sus planes contribuiría a sacar a nuestros países de la crisis.

Entre las intervenciones que hemos oído para desmontar esta mentira, destacan particularmente las de los compañeros venidos de Grecia y del Estado español y más aún las relativas a la situación en Ucrania. Muestran hasta qué grado de dislocación conducen a los pueblos el FMI y la UE (Todas las intervenciones de los compañe­ros y compañeras de los 18 países presentes se publicarán en el dossier que dará cuenta de esta conferencia).

Reafirmamos, con las pruebas en las manos, que son los “planes de ajuste estructural”, decididos por los representantes del capital financiero, coordinados en nuestro continente por la UE y aplicados por todos nuestros gobiernos los que llevan nuestras sociedades al caos, ¡y sólo ellos!



Rechazamos lo afirmado estos últimos días desde las instancias dirigentes de la CES (haciéndose eco de lo que dice el Parlamento Europeo).

Que el principal reproche que se le puede hacer a la Comisión Europea es que se haya alejado de los tratados, como si los “planes de ajuste estructural” no estuviesen incluidos íntegros en estos tratados.
Por consiguiente, no aceptamos el cuento de una posible “democratización” de las instituciones europeas por un supuesto “Parlamento” y apoyamos con todas nuestras fuerzas el rechazo de la UE y de sus instituciones que va a expresarse el 25 de mayo próximo.

La experiencia muestra que la única esperanza para la clase obrera, para defender y reconquistar la democracia, para el porvenir de nuestros pueblos, es el desarrollo de la lucha de clases que obligará a cada uno de nuestros gobiernos a abandonar su política de “reformas” y a romper con la UE y sus tratados.



La esperanza de la clase obrera de todos nuestros países está en su propia capacidad para unirse con sus organizaciones, preservando su independencia, con el fin de despejar el camino de una movilización unida que venza los obstáculos que todavía hay. Decidimos ayudarla en este empeño con todos los medios de los que disponemos.

Por todos estos motivos, consciente de sus responsabilidades, nuestra conferencia ha decidido hacer suyo el compromiso que cerró la conferencia de Tarragona que, a la luz de los últimos acontecimientos, cobra una actualidad mayor que nunca.

COMPROM

No hay comentarios:

Publicar un comentario