jueves, octubre 31

Grandes mujeres ante la democracia en peligro


Egun on, buenos días, bon dia, brillante, luminoso, limpio amanece en Villava-Atarrabia, hoy tres temas merecen mi atención en mi reflexión mañanera.
Comienzo por el más importante, el impacto que me produjo ayer tarde escuchar a una intelectual (estamos faltos, huérfanos ante su escasez), una pensadora, filosofa, intelectualmente impecable Amelia Valcárcel. Me impresionó profundamente no solo lo que dijo sino además la manera en que lo dijo, la contundencia, la firmeza del fondo combinada con la suavidad de sus formas con una voz, sutil, suave y a momentos irónica, inteligentemente irónica.

Su defensa de una democracia en peligro, con deficiencias como desgranó, susceptible de ser mejorada, pero el mejor sistema político posible. El único en el que la igualdad entre hombre y mujer puede ser posible y por eso esa incipiente igualdad que estamos iniciando está tan en peligro como la propia democracia que la sustenta.

Pero lanzó un mensaje que es el que más me ha hecho reflexionar: la defensa de esta democracia en peligro debe cuidar las formas, evitar el trazo grueso, las palabras agresivas, los comportamientos violentos, porque el peligro actual viene por la posibilidad del populismo, de quien afirma “esto lo arreglo yo enseguida”, de todo aquello que la historia ya nos enseña nos llevó al fascismo, al nacismo.


Reflexiono sobre ello, con la consiguiente autocrítica, indispensable en alguien que se considera de la izquierda. Últimamente ando muy cabreado con lo que sucede social y políticamente y quizás heya cometido el error, como la propia Amelia Valcárcel me señaló ayer, de utilizar argumentos gruesos, palabras de gran dureza, broncas, agresivas por momentos y creo que tiene razón al afirmar que estos comportamientos erróneos pueden ayudar a la aparición de populismos peligroso.

Quizás, como indica, es más eficaz en esa defensa de la democracia utilizar lo que ya inventaron hace siglos: “la mano de hierro en guante de seda”. Que la contundencia esté en los argumentos, expresándolos con suavidad resultan mucho más eficaces.
Vivimos malos tiempos para la lírica, pero hoy viendo este maravilloso día me comprometo ante mí mismo a que mi activismo democrático, mi radicalidad vivencial, debe expresarse con palabras menos gruesas, más dulces que permitan ser escuchados por todas y todos. Gracias Amelia Valcárcel, gracias por marcarme ayer la senda correcta, la manera de luchar por la libertad desde el respeto. Gracias.


Los otros dos temas son referidos a la política más actual y llevan consigo mi solidaridad, mi apoyo con otras dos mujeres, Montse Tura que en una espléndida entrevista en Público demuestra que es un animal político que nunca dejará de habitar en el PSC y en la izquierda catalán y quizás española, porque estamos necesitados de políticos-as así. Lúcida, contundente, sensata, es un ejemplo a seguir por ambas partes del conflicto.



La otra Mertxe Sánchez, mi compañera en el Ayuntamiento de Villava-Atarrabia durante doce años. Duros, difíciles, a menudo rodeados de una violencia asfixiante, que aguanto como una jabata, con valentía, pero también con sensatez, creando puentes de entendimiento a pesar de la presión brutal que sufrimos. Ayer una recién llegada a la política municipal, una concejal insensata de UPN, la insulto, la vilipendió, siguiendo la estela marcada por la AVT y los sectores más ultras de la derecha nacional y foral. Nacionalista, populista, veleta, insinuando su apoyo a los violentos, una táctica que ya conocemos de otras veces. Deleznable, denunciable, carroñeros en un momento en el que la paz está en peligro.
 
 
Ánimo Mertxe, tienes mi apoyo incondicional, absoluto! Tu valentía está demostrada, la claridad de tus ideas también, sigue así, aguanta, que algún día veremos recompensados nuestros esfuerzos, repletos de incomprensión de quienes no la quieren, la paz llegará definitivamente gracias a gentes como tú.

Tres grandes mujeres, tres grandes ejemplos, desde este mi sancta sanctorum mi admiración y mi respeto.

¿Qué mejor música para rendirlas mi homenaje que otra grande? con una canción que seguro le encanta a Montse Tura: "Boig per tu" del añorado Sau.


 

 

martes, octubre 29

¡Hagamos la REVOLUCIÓN YA! ¡Unidos!


 ¡Hagamos la revolución ya! ¡Unidos!
Egun on, buenos días, bon dia, negro, como las minas, como esa profesión tan machacada, porque son gentes luchadoras, reivindicativas, asturianos, leoneses, fuertes como el corazón de los obreros en un momento donde todos despertamos del sueño embriagador en el que nos sumió el cruel capitalismo y descubrimos que somos el proletariado. Sí, ese proletariado que luchó contra la opresión, contra la explotación, que protagonizó revoluciones que cambiaron el mundo. Ese que ha estado demasiado tiempo engañado pensando que pertenecía a la clase media, abandonando su lugar natural en las capas populares. Hoy despertamos con el dolor de las imágenes de otras víctimas, las de la explotación, las del pillaje de unos pocos.
 
Seis mineros muertos, cinco más heridos, un nuevo episodio más que nos demuestra que el proletariado existe, que existe, que debe seguir vigente la lucha de clases.

  Lágrimas , dolor, ¿indignación o resignación? Porque ahí nadie clama venganza, nadie quiere que siga habiendo más víctimas. la generosidad de los mineros, sí esos que caminaron también por las calles de Madrid hace meses, en otra marcha negra diferente. Hoy somos un poco más pobres, seis, casi siete más pobres. Pero ojo señores capitalistas, adoradores del capitalismo más cruel, neo liberales con manos llenas de sangre, conspiradores de manipulaciones financieras, especulativas, enriquecedores fáciles. 



Ojo que quizás algún día despertemos definitivamente y les haremos pagar caro, muy caro a ustedes, a sus gentes cercanas, a los cómplices que permitieron sus desmanes, a quienes callaron, o miraron para otro lado. No seremos vengativos, no tan crueles como ustedes, pero les quitaremos lo que más adoran, su capital, sus pertenencias ganadas exprimiendo al pueblo, su poder, especialmente su poder, el político y el económico. Ese día llegará, no lo duden.

Hoy con rabia os grito: ¡Malditos seáis, malditos vosotros y vuestros cómplices!

En otro orden de cosas leo con el mismo sentimiento que ya van 41 mujeres y cinco niños asesinados por otra violencia cruel, canalla: la machista. Algo estamos haciendo mal aquí también.

Miro el amanecer y reflexiono sobre este mundo injusto, en el que los canallas campan libremente mientras la mayoría silenciosa sufre así, en silencio. ¿Hasta cuando? 

Mientras nos esquilman, nos asesinan de diferentes formas, en la mina, en el tajo, de hambre, empujándonos al suicidio ante situaciones desesperadas, la izquierda ni está, ni se la espera, dividida, confundida con falsos debates.  Una izquierda que debe entender con urgencia que solo hay una manera de derrotar al capitalismo canalla que nos machaca: unidos liderando un verdadero proceso revolucionario en este país.

PSOE, IU, ERC, BNG, Bildu, la izquierda plural, transversal que debe aparcar sus diferencias, nacionalistas, o más o menos radicales. UNIÉNDOSE! Provocando una inmensa marea REVOLUCIONARIA que acabe con sus privilegios, con los depredadores financieros, económicos y sus cómplices. Una inmensa marea revolucionaria que nos haga despertar del sueño, del sopor y nos saque en masa a las calles, a las plazas, juntos en la lucha, buscando lo que nos une y aparcando lo que nos separa.



Solo desde la unión de la izquierda, desde la implicación del partido mayoritario: El PSOE, que debe sumarse en este empeño aparcando viejas cuitas del pasado, saldremos de este pazo oscuro, de esta mina del horror. ¡UNIDOS!

Hoy la rabia mi inunda, quiero justicia, reivindico la lucha revolucionaria, clamo a mi partido, el PSOE a que despierte y la lidere esa revolución que arrase a los canallas, pero eso no impide que valore lo bueno de la vida. En eso estoy, en eso estaré a menudo clamando en el desierto, desde éste mi sancta sanctorum.......

No hay tregua, no debe haber tregua desde ahora.

domingo, octubre 27

La izquierda debe frenar a la extrema derecha, al fascismo



Mi lema para hoy y siempre: "justicia para todas y todos, por un final sin vencedores ni vencidos, reconciliación con generosidad.

Egun on, buenos días, bon día, amanece luminoso en Villava-Atarrabia, con una extraña sensación de inquietud y desasosiego después de ver y escuchar ayer las tertulias de la Sexta y Tele 5 sobre la sentencia del TEDH.

Vi la extrema crispación, la instrumentalización, el odio, el deseo de venganza que confunden con justicia, de algunas de las víctimas y de parte de los tertulianos. Especialmente terribles las intervenciones de Isabel San Sebastián, el director de La razón, Marhuenda, o la hermana de Gregorio Ordoñez.

Me di cuenta de la aparición violenta de la extrema derecha en este país, detecté rasgos de un peligroso fascismo, de planteamientos contrarios al Estado de Derecho y contra el proceso de paz. Quizás algunas y algunos se encontraban más cómodos cuando ETA asesinaba y podían utilizarlo como arma arrojadiza contra la democracia. Me pregunté: ¿Quiénes pueden ser más peligrosos para esta los etarras y su violencia, o ellas y la que detecté ayer brotando por sus labios y sus ojos?
 

Hace años que apuesto, que lucho para que la paz llegue a nuestro país (ponga aquí cada cual lo que desee). Años de actividad, de contactos, de diálogo, entendimiento, de intentos de entender al “otro” y sus razones, de construcción de puentes. Muchas veces con incomprensión, con presiones intolerables, con represión. Pero ahora que después de cuatro años veo tan cerca la paz, no voy a consentir que  se ponga en peligro por estos facinerosos, canallas que solo desean romper el delicado equilibrio actual.

Pero temo que lo hagan, por eso desde mis atalayas lanzo un angustioso mensaje a la izquierda de este país, callada, acojonada ante esta violencia fascista. Ya sé que es difícil ante tanto griterío alzar una voz sensata, responsable, pero alguien debe hacerlo desde el PSOE, desde IU (solo Llamazares lo ha hecho ayer), alzarla alta y clara, de manera valiente.

Sí Zapatero es en cierto modo responsable de esta sentencia del TEDH, claro que lo es, porque creía que la paz era posible, porque apostó por ello, por cierto con Rubalcaba cerca apoyando, soy testigo directo de ello. Y casi lo consigue, si no hubiera sido porque la crisis se lo llevó por delante, la paz ya sería una realidad consolidada. Apostó, es su legado y los socialistas debemos defenderlo con coraje, con valentía, con claridad y no acojonarnos ante el vocerío. Fue él quien inicio el proceso de paz que nos ha llevado a cuatro años, cuatro! Sin violencia, sin muerte y sufrimiento. Solo por eso ya valía la pena intentarlo. Por eso al menos desde esta atalaya lo reivindico, lo reconozco y le mando un abrazo especial.

Pero ahora no podemos, no debemos dar pasos atrás, ni por electoralismo siquiera. Tenemos que enfrentarnos al monstruo que el PP ha alentado, amamantado y que si no lo hacemos nos puede devorar a todos.

No solamente eso, también hay que avanzar, presionar a ETA para que ahora mueva ficha con su desarme con fecha fija, al PP para que cambie su política penitenciaria eliminando la dispersión, para que desactive los macro juicios en marcha sobre Herriko Tabernas y Segi, para que libere a Otegi, Miren Zabaleta, y el resto de quienes siguiendo los pasos del camino iniciado por Zapatero impulsaron Bateragune.

Después vendrá la necesaria reconciliación con grandes dosis de imaginación, audacia y generosidad. La victoria de víctimas generosa como Maixabel Lasa, las hijas de Ernest Lluch y otras y el reconocimiento de quienes habrán hecho posible esa paz: Zapatero, Zabaleta, Otegi, Egiguren, Barrena, Paul Ríos y el que más: mi difunto amigo Enrique Curiel.

La paz es posible, la paz es necesaria y está muy cerca, pero para eso la izquierda, mi partido el PSOE deben reaccionar y enfrentarse a la marea negra que hoy va a caminar por las calles de Madrid, por esas calles donde mareas de colores, amarilla, blanca, verde, han caminado con más dignidad estos últimos meses.

¡No pasarán! Al menos no pasarán con mi silencio cómplice.

 

viernes, octubre 25

De contradicciones y la banalidad del mal


Buenos días, egun on, bon dia, anoche viendo esa extraordinaria película sobre la pensadora alemana y judía, Hannah Arendt, escuchando sus teorías sobre la “banalidad del mal” al seguir el juicio del criminal de guerra Adolf Eichmann, al observar su valentía al expresar libremente sus opiniones aunque sus propios amigos, su propia gente se escandalizara, la machacara ante ellas, reflexionaba sobre lo ocurrido los últimos días y me identificaba con su sentir.
Por cierto he recordado estas teorías al leer las declaraciones de hoy del asesino de mi amigo Juan Mari Jaúregui al enfrentarse con su viuda Maixabel Lasa. Al apretar el gatillo no sintió ninguna empatía, porque al igual que Eichmann cumplía órdenes, no sabía quién era, ni que había sido luchador anti franquista en el PCE, que se enfrentó a Galindo, que incluso habló en euskera como Gobernador Civil de Guipúzcoa en el tristemente famoso cuartel de Intxaurrondo, nada, solo cumplía órdenes de sus superiores: ejerció la banalidad del mal. Solo era un instrumento ejecutante.

Reflexionaba digo sobre mi libertad al decir estos días que la sentencia del TEDH sobre la"Doctrina Parot" era además de ilegal, positiva y favorecía el tránsito hacia la paz, que abría la posibilidad de un cambio en la política penitenciaria del PP, que se debía eliminar la dispersión, los macro juicios sobre las Herriko Tabernas o SEGI, que Otegi y los 5 de Bateragune debían estar en la calle por haber tenido la valentía de enfrentarse a ETA en el seno de la Izquierda Abertzale y ganarla. Eso ha tenido el respaldo y el aplauso del mundo de esa IA y el rechazo de sectores que aún no han entendido que estamos en un nuevo escenario, que no saben lo que ha ocurrido y ocurre por aquí. Sectores que me han amenazado, insultado, escupido.

Pero cuando a continuación afirmo que ahora le toca mover a ETA, anunciar de una vez por todas su desarme con fecha de caducidad, disolverse pidiendo perdón por el daño ocasionado, sucede al revés, recibo el aplauso de quienes antes me escupían y el rechazo, la crítica de quienes me aplaudían.

Eso trae como consecuencia, como le ocurrió a Hannah Arendt, sin pretender compararme con una de las grandes pensadoras del siglo XX, ejercer la libertad de análisis, de pensamiento, de reflexión y expresarla con igual libertad. Pero siempre he actuado así y con mis 65 tacos ya no voy ahora a cambiar mi rumbo.

 
Seguiré ejerciendo esa libertad aunque exista incomprensión, aunque se ejerza presión, incluso aunque tenga consecuencias desagradables. Alguien debe hacerlo en un mundo tan sectario, tan confrontado, tan radicalizado, alguien debe defender la comunicación, el diálogo, la construcción de puentes por donde encontrarnos desde orillas antes incomunicadas, la generosidad, la libertad, como Hannah Arendt, como mi admirada amiga Maixabel Lasa.
Ahí estamos, ahí estaremos hasta que consigamos la paz definitiva.

 

jueves, octubre 24

Final “Doctrina Parot”: Un nuevo paso hacia la paz



Artículo publicado en DEIA el 24 Octubre 2013

Comienza el día con una gran noticia para quienes tanto hemos luchado porque la paz llegue de manera definitiva a este país (ponga aquí cada cual lo que crea conveniente) y no tan buena para los que no lo desean: El Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo TEDH declara que la “Doctrina Parot” no se ajunta al derecho europeo y por tanto la deroga.

La perversa y ahora ilegal “Doctrina Parot” se aprobó por la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo hace más de 7 años, exactamente en febrero 2006, por 12 votos a favor y 3 en contra. Resolvía un recurso presentado por el etarra Henri Parot haciendo una nueva interpretación del artículo 70 del Código Penal entonces vigente, planteando que las redenciones de condena no se debía hacer sobre el máximo de cumplimiento de 30 años, sino sobre cada una de las penas que tenga el preso en cuestión, lo que convertía esa redención en algo absolutamente ficticio.

Los presos que estaban a punto de salir de la cárcel y que esta nueva interpretación obligaba a continuar en ella recurrieron ante el Tribunal Constitucional quien en 2012 estableció que esta doctrina se podía aplicar con una condición: que al preso no se le hubiera hecho ya la liquidación definitiva de condena y se le hubiera dado una fecha concreta de salida, porque eso generaba una expectativa que había que respetar.

Posteriormente una de las presas afectadas, Inés del Rio, condenada a nada menos que 3.000 años recurrió ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos que dictó sentencia condenando a España por violar los artículos 7 y 5.1 de la convención Europea de Derechos Humanos ordenando que fuera excarcela e indemnizada por daños morales. El recurso siguiente presentado por el Gobierno español es el que se ha dictado hoy y el fallo es definitivo, no puede ser objeto de recurso, pidiendo con 16 votos frente a 1 la excarcelación de la presa, considera por unanimidad que España vulnera el artículo 5.1 referido a derecho a la libertad y a la seguridad y por 15 a 2 el artículo 7, no hay pena sin ley del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

Decenas de presos de ETA, se calcula que por encima de 120, algunos del GRAPO y un menor número de condenados por graves crímenes se van a ver afectados por esta resolución judicial. Resulta bochornoso y lamentable que se esté haciendo campaña contra esta resolución aludiendo a casos que sensibilizan a nuestra sociedad contra ella, como el de los asesinos de las tres jóvenes de Alcácer. Pero lo que realmente más teme  el gobierno de Rajoy es la imagen de decenas de condenados por asesinatos de ETA saliendo de una sola vez. Teme la reacción de los poderosos movimientos de víctimas y su “Brunete mediática”, que van a intentar con una campaña implacable que el gobierno no la aplique, o al menos que lo haga de manera lenta, demorando su aplicación con cuentagotas. Un nuevo frente abierto en un momento de especial debilidad.

Numerosos juristas habían advertido a los sucesivos gobiernos que ésta doctrina era ilegal, atentatoria contra los derechos humanos de los presos y ahora se confirma con esta sentencia definitoria y definitiva. Ha tenido que ser Europa la que nuevamente nos deje en entredicho, nos dé un tirón de orejas aplicando una mancha sobre lo que en un país democrático debía ser un tratamiento impecable en temas tan sensibles.

Por encima de todo estaba la polémica de fondo sobre para qué debe servir la cárcel, si para aplicar una venganza como defienden algunas asociaciones de víctimas, o para intentar una recuperación social del preso que siempre debe tener reconocidos todos sus derechos, por eso esta doctrina vulneraba principios constitucionales de reinserción, la dignidad y la proscripción de tratos inhumanos y degradantes.

Comienza así a partir de ahora un nuevo recorrido por este largo y tortuoso camino hacia la paz, abierto hace precisamente ahora dos años. Da un giro radical a uno de los temas más cruciales a la hora de avanzar: la situación de los presos de ETA. La “Doctrina Parot” junto con la dispersión aplicada exclusivamente a ellos, ha crispado y crispa al mundo de la Izquierda Abertzale, por eso esta sentencia favorece que la última batalla pendiente entre quienes hace años diseñaron el proceso Bateragune y los duros de la banda que se desarrolla precisamente en el terreno de las cárceles, puede dar ahora un inesperado cambio a favor de los primeros.

Ésta es la clave, nos tiene que venir de fuera, de Europa a través del TEDH un nuevo impulso para lo que ya hemos advertido en numerosas ocasiones peligrosamente paralizado proceso de paz. De pronto en una situación de negros nubarrones se abre paso un pequeño pero intenso rayo de sol.

Debemos aprovechar esta ocasión, con sensatez, con el máximo cuidado de no retroceder en lo andado, con generosidad. La izquierda abertzale conteniendo a sus seguidores para no caer en la trampa, que ya hoy les está tendiendo el sector más intransigente del gobierno, que advierte no va a consentir homenajes a presos que salgan como consecuencia de este hecho. Ojo, “kontuz”, no vayamos a dar un paso adelante y dos hacia atrás porque debemos hacer justo lo contrario.

Luego, sería el momento de que ETA como consecuencia de la conferencia de alcaldes por la paz de Donosti, más el encuentro celebrado en la ciudad de México con numerosos mandatarios latinoamericanos impulsando y apoyando el proceso de paz y especialmente por esta sentencia, anunciara el inicio de su desarme definitivo con fecha concreta de finalización. Debe ser una decisión unilateral y sin condiciones como paso previo al resto de medidas a tomar.

Después el camino ya estará allanado para que la presión interna e internacional obligue a romper la cerrazón del PP y Rajoy para suprimir otro de los escollos fundamentales: hacer desaparecer la dispersión, recuperando los presos y presas de ETA unos derechos que en estos momentos no tiene ningún sentido que no se les reconozca, especialmente el de cumplir su condena cerca de sus casas. Igualmente suavizar la presión judicial tanto en los macro juicios que acaban de iniciarse: el de las Herriko tabernas y el de pertenencia a SEGI, que podían tener sentido en la época de “hierro y sangre”, pero carecen de él en un momento como el actual. En la misma dirección de allanar el camino a la paz debiera ir la excarcelación de Otegi, Zabaleta y el resto de encarcelados por Bateragune. Todo ello daría un cambio radical a la situación de estancamiento actual.

Ahí el PSOE tiene un papel fundamental, porque es quien más puede influir en ese cambio necesario del PP. En su Conferencia Política que se va a desarrollar a principios del próximo mes, debería recoger una resolución en este sentido. En el momento actual se ha eliminado uno de los problemas que podían evitarlo, porque la ciudadanía española ya no vería este cambio de posición con malos ojos y por tanto no tendría consecuencias electorales fuera de Euskadi, que suele ser la razón que siempre se ha esgrimido para permanecer en silencio, inmóvil.

Ya tenemos la esperada sentencia, ahora declaraciones, análisis, tertulianos desbocados, presiones para impedir su aplicación, temores, dudas. La Audiencia Nacional ya anuncia una reunión de su sala de lo penal para el viernes con el fin de analizarla y ver sus consecuencias prácticas. Solo cabe esperar que la razón se imponga a la sinrazón, la movilidad al inmovilismo, la generosidad a la cerrazón, la sensatez a la locura de una guerra acabada. Solo cabe esperar que el largo camino hacia la paz acabe de una vez por todas. Nada menos y nada más que eso….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN, actual militante del PSC)

Villava-Atarrabia 21 Octubre 2013.

 

miércoles, octubre 23

Frente a la intransigencia y el fascismo no cabe el silencio


Ayer fue un día más complejo de lo que ya de por sí se preveía. La sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos TEDH declarando ilegal y por tanto anulando, la perversa “Doctrina Parot” desató la ira, abrió la caja de los truenos de la extrema derecha de este país.

Entiendo que ver salir a gentes que han asesinado a tantas personas puede resultar doloroso, especialmente para las víctimas, lo entiendo y lo respeto, pero de ahí a enloquecer, a adoptar posiciones maximalistas, extremas e incluso violentas en lo verbal va un abismo.

Quienes hemos estado durante muchos años en primera línea de fuego, confrontados cara a cara con quienes en ese momento defendían y apoyaban la violencia de ETA, quienes hemos sido víctimas, aunque no hayamos sido asesinados o tengamos familiares que sí lo fueron, sabemos en primera persona lo que es sufrir el acoso, la presión, la amenaza cada día. Mirar debajo del coche hasta llevar dos escoltas durante 12 años, colocar puertas blindadas, aguantar pintadas amenazantes en el colegio de tu hijo, pancartas, carteles poniéndote en el ojo de mira. Lo sabemos, claro que lo sabemos, mucho más que algunas personas que ahora nos intentan dar lecciones de eso.


Pero a pesar de ello algunas y algunos entendimos que ese desvarío debía terminar, que era necesario comunicarse con el contrario, con el enemigo a veces, entender también sus razones e incluso sus sinrazones, intentar convencerle de que la violencia no llevaba a ninguna parte, que solo producía sufrimiento en ambas partes del conflicto.

Y a partir de ese momento vinieron los intentos de construir puentes, tantas veces destruidos, por los que transitar desde ambas orillas y encontrarnos para recorrer el camino hacia la paz,  juntos.

Momentos duros, en los que caían junto a nosotros amigos, compañeros de lucha: Juan Mari Jáuregui, Ernest Lluch…, pero conteníamos la rabia, la impotencia, para una vez llorados continuar con nuestros intentos de diálogo, de búsquedas de consensos, de intento de acuerdos.

Comenzaron los encuentros, las largas charlas, las reuniones clandestinas, como las que había protagonizado en mi lucha anti franquista, e incluso la amistad con gentes muy diferentes a mí, que tenían su ideología respetable, pero que la violencia nos separaba.

Hasta que ese largo trabajo dio su fruto y así hemos llegado a dos años sin violencia, sin más muertos ni más sufrimiento, a un momento en el que la paz está cerca, muy cerca.


Independientemente de los fundamentos jurídicos que amparan que gentes que han asesinado en este país salgan a la calle, eso crea una situación favorable al tránsito hacia la paz, la hace cada día más posible, más cercana y cuando llegue, como en cada conflicto, deberemos poner toda la imaginación, la audacia y la generosidad para reconciliarnos, para cerrar heridas.

En esas estoy hace muchos años, más de 25 y lo expreso haciendo uso de mi libertad de expresión. Sé que eso molesta a muchas personas, unas lo manifiestan civilizadamente, otras de manera insultante como la polémica que mantuve con Fernando Sabater hace muchos años.

Pero ayer se sobrepasó la delgada línea roja. Ayer un tal Antonio Quevedo colgó una serie de improperios a través de una red social, Twitter, uno de ellos de extrema gravedad, que denuncié a la propia red. Lo cito textualmente: “José Luis Úriz: si ETA llegara a volver a matar  me gustaría y sería mi mayor alegría que tú fueras el primero. Con un tiro entre ceja y ceja”, luego siguió con otros en los que me denominaba “Traidor a España” y curiosamente alguno con copia a la dirección que la Policía Nacional tiene en dicha red.


He leído los que recibió el diputado de IU, e incluso Arnaldo Otegi. De nuevo me estremecí, como en los momentos de plomo y sangre frente a ETA, frente a la intolerancia de los fascistas de un lado y ahora aparecían los del otro. Con una diferencia que a los primeros se les perseguía y encarcelaba y éstos lo hacen con absoluta impunidad.

He reflexionado en numerosas ocasiones sobre la falta de fuerza de la extrema derecha en nuestro país. ¿Quizás porque están dentro, amparados por el paraguas del PP?

Ayer desde instancias próximas al PP se alentó reacciones brutales como esta, desde asociaciones colindantes se lanzaron proclamas peligrosísimas y lógicamente esos polvos traen estos barros. El PP debe reflexionar seriamente sobre el monstruo que ampara.

Pero también la izquierda, en especial el PSOE debe hacerlo. No podemos, no debemos permanecer quietos, callados antes la intransigencia, el fascismo que emerge. Hay que expresar con contundencia que esta sentencia hay que acatarla con todas las consecuencias, que es buena para relanzar de nuevo el proceso de paz. Debemos presionar a ETA para que ahora le toca mover ficha iniciando su desarme con fecha límite y al PP con medidas penitenciarias, eliminando la dispersión y desactivando los macro procesos de las Herriko Tabernas y Segi, así con la inmediata salida de quienes impulsaron Bateragune (Otegi, Miren Zabaleta…) y llevaron a la Izquierda Abertzale por la senda de la democracia y la paz.

Así he pensado en el pasado, pienso ahora y pensaré en el futuro y no me amedrantan las amenazas fascistas de un lado, como no lo hicieron antes las del otro. Seguiré expresando libremente mis ideas, luchando sin desmayo porque la paz y luego la reconciliación llegue a nuestro país (ponga aquí cada cual lo que desee).

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSN, actualmente en el PSC)

Villava-Atarrabia (Navarra) 23 Octubre 2013

martes, octubre 22

Ahora toca avanzar hacia la paz, reconstruir puentes y encontrarnos en ellos.



Ayer fue un día especial, complejo, duro por momentos, difícil, pero esperanzador a pesar de la brutalidad de ciertas reacciones a una sentencia del TEDH sensata, legal, legítima.

Aún aturdido por la tarde-noche de ayer y la lectura de la prensa sobre esa sentencia sobre la perversa y ahora ilegal "Doctrina Parot". Una sentencia que no es recurrible y que por lo tanto independientemente de lo que nos
aporte moralmente, legalmente solo se puede y debe acatar. Lo más sensato son las declaraciones de Martín Pallín en Diario Público, se puede decir más alto pero no más claro.



 Pero lo más triste es el silencio, el acojono de la izquierda, en especial mi partido el PSOE, clave a la hora de liderar una recuperación de la misma, en especial en este tema. No podemos, no debemos acojonarnos ante la presión inmoral, inadmisible de la extrema derecha, del PP en su versión más franquista, como tampoco nos acojonamos, al menos algunas y algunos, cuando hubo que enfrentarse con el mundo de ETA en la época dura, de plomo, hierro y sangre. Viví esa situación en un pueblo duro: Villava-Atarrabia muchas veces con las y los compañeros en soledad. ¿Dónde estaban entonces los que ladran ahora?

Ahora le toca a ETA mover ficha con el anuncio de su desarme con fecha de caducidad. Pero además hay que presionar al PP para que mueva la política penitenciaria, eliminando la dispersión, desactivando los macro juicios de las Herriko Tabernas y SEGI, sacando a la calle a Otegi, a Miren Zabaleta y al resto de implicados en la construcción de un proyecto audaz y valiente: Bateragune. Después la paz ya estará conseguida y nos olvidaremos de esta pesadilla que algunos se empeñan en que dure eternamente.



Pero ahora aún toca pelear, nos toca pelear a quienes siempre hemos estado dispuestos a construir puentes por los que comunicar ambas orilla, aún en los momentos más difíciles, en los más duros.

Por eso se me ocurre una idea peregrina, utópica, pero quizás eficaz, rompedora:
¿Qué tal si en este momento gentes de ambas orillas partidarias de esos puentes firmamos un manifiesto pidiendo que el PSOE exija al PP el cumplimiento completo e inmediato de la sentencia del TEDH, un cambio en la política penitenciaria con la eliminación de la dispersión, la paralización de los macro procesos de Herriko Taberna y Segi, así como la excarcelación de Otegi y quienes impulsaron Bateragune y a ETA que mueva ficha dando pasos definitivos hacia su desarme con fecha de caducidad concreta? ¿Qué tal si gentes socialistas como Ainhoa Aznárez, Odón Elorza, Egiguren o yo mismo y de la Izquierda Abertzale como Barrena, Rufi Etxebarria, Permach, o Jone Goirizelaia lo hiciéramos? ¿No sería un contrapeso a la ofensiva de la ultra derecha? ¿No daría un empujón definitivo al proceso de paz?
 

lunes, octubre 21

¿Una marea revolucionaria hacia el cambio en Navarra?


 
Artículo publicado en Diario de Noticias de Navarra el 23 octubre 2013
 
El pasado sábado participé en la Asamblea por el cambio social en Navarra. Una experiencia tremendamente interesante en el que confluimos gentes muy diversas en al ámbito político y social. Tener sentados cerca gentes tan lejanas en otros momentos como al abogado Jokin Elarre o Patxi Urrutia de Sortu, me produjo una extraña y agradable sensación. Observar que confluíamos en el acuerdo de mínimos que se presentó acrecentó esta agradable sensación.

Allí en sentados en sillas puestas círculo, recordando aquella experiencia que puso en práctica uno de los impulsores, Iñaki Arzoz, que denominó “sillas por la paz” se demostraba que podemos, que debemos ponernos de acuerdo en lo fundamental: que un cambio es necesario, imprescindible en Navarra, en Nafarroa.

Juntos gentes del PSN, de Sortu, Bildu, Geroa Bai, Nafarroa Bai, IU, Batzarre, de SOS racismo, del 15-M, de Equo, CC.OO., LAB, ELA, UGT, Kontuz, Comunidad de cristianos de base, ATTAC, ecologistas, progresistas, gentes de la izquierda diversa y plural, esa izquierda que habitualmente es incapaz de ponerse de acuerdo, incluso de comunicarse y allí estábamos reunidos en círculo debatiendo e incluso poniéndonos de acuerdo en la necesidad del cambio.

Preciosa experiencia, importante experiencia. Y al hilo de las reflexiones que allí se hicieron se me planteó una: ¿por qué no somos capaces en nuestras organizaciones de aparcar nuestras diferencias, en especial las identitarias y acordar lo fundamental?: Lucha por los derechos económicos, sociales, laborales plenos y efectivos, apoyo a quienes más sufren la crisis, una sociedad igualitaria, con reparto de la riqueza y el trabajo, la defensa de lo público, del estado del Bienestar, una fiscalidad progresiva, regeneración de la gestión de lo público, democracia participativa, impulso de euskera y la cultura popular, compromiso en la cooperación y la solidaridad y así hasta 14 puntos fundamentales.

Las 70 personas que nos juntamos allí fuimos capaces el sábado de aparcar esas diferencias y llegar a este acuerdo, dejando nuestros carnets en la puerta, para cara a cara con quienes hemos estado enfrentados en ocasiones, recuperar en aquel momento nuestras señas de identidad de izquierdas. Centrarnos solo en lo que nos une.

Noté que una fuerza imponente podía emanar de esa iniciativa, un tsunami que arrastrara todo lo antiguo y buscara nuevos cauces, como dijo alguien, revolucionarios. Que nos condujeran a un cambio real en nuestra querida Navarra.

A la salida, una vez recuperados esos carnets quedaba lo más difícil, salir fuera, a la sociedad, a las diferentes ideologías allí representadas y conseguir la mayoría de nuestras gentes para sumarlas a ese tsunami hasta hacerlo poderoso, invencible.

Ése es el gran reto, que cada cual sea capaz de llevar ese potencial de acuerdo a nuestros compañeros y compañeras, consiguiendo que sea mayoritario allí donde nos movamos. En nuestro caso, el de Ainhoa Aznárez y el mío, en el socialismo ahora receloso, inmóvil, sin capacidad de acordar con los diferentes, incluso con los muy diferentes de la izquierda navarra.

Va a ser un trabajo complejo, difícil, muchas veces incomprendido, pero hay que intentarlo. El sábado se pusieron los cimientos de lo que puede ser un gran edificio, ahora solo queda construirlo. Convertirlo en un Movimiento Social por el Cambio rico, poderoso y plural que arrase al viejo régimen. Para eso necesitaremos una gran dosis de imaginación, de innovación y especialmente de generosidad. Con un color común: el rojo, el rojo de la bandera de la izquierda, el rojo que está en la ikurriña, el rojo de la bandera española, el color común a todas y todos.

En eso estamos, en eso estaremos….

miércoles, octubre 16

Demos un nuevo impulso al proceso de paz


Artículo publicado en DEIA el 16 Octubre 2013

(En memoria de mi amigo Enrique Curiel, impulsor de la paz)

El 20 de Octubre de 2011, tres días después de la exitosa Conferencia Internacional de Paz celebrada en Donostia organizada por Lokarri, ETA anunciaba el cese definitivo de su actividad armada en un comunicado en el que también hizo "un llamamiento a los gobiernos de España y Francia para abrir un proceso de “diálogo directo" destinado a solucionar "las consecuencias del conflicto.
Comenzaba una nueva época tras 829 asesinatos, 84 secuestros y cincuenta años de sufrimiento en ambas partes del conflicto. Después del comunicado cientos de declaraciones, valoraciones, reflexiones, unas en positivo, otras con las lógicas dudas y algunas con un cierto pesar, porque acababa una actividad que les reportaba carnaza para su política electoralista.

Han pasado dos largos años y la senda de la paz, ese largo y curvo camino hacia ella sigue aún sin terminar de recorrerse. Es cierto que aquel endeble puente construido con esfuerzo, perseverancia y mucha incomprensión desde ambas orillas se ha ido consolidando, pero todavía no tiene la consistencia suficiente para que por él se pueda transitar con la máxima seguridad para los viandantes. Es cierto también que la comunicación entre los habitantes de ambas orillas es ahora mayor, más fluida y con menos riesgos, pero todavía son minoría quienes la practican.

En estos dos años y como consecuencia del trabajo realizado y que culminó con aquella declaración, la tensión y la violencia ha dado paso a la  política. La vieja Herri Batasuna, más reciente Batasuna se ha reinventado primero con Sortu y posteriormente Bildu, ha crecido en ese ambiente de paz y se ha consolidado incluso como alternativa de poder antes inimaginable. Que hayan accedido a la alcaldía de Donostia, o a la Presidencia de la diputación de Guipúzcoa demuestra hasta qué punto tenían razón quienes desde la orilla opuesta les indicábamos que la mejor manera de poder canalizar sus alternativas era sin violencia, sin ETA, por las vías políticas y democráticas.
 
 
Que quienes impulsaron ese proyecto valiente, rompedor de Bateragune, quienes tuvieron el coraje de enfrentarse a ETA y ganarla, tenían razón en su análisis. Lo lamentable es que precisamente ellos, los que han propiciado el giro en la Izquierda Abertzale separándola definitivamente del lastre que les suponía ETA, estén aún en la cárcel. Desde estas líneas vuelvo a exigir como socialista, como vejo militante de la izquierda española que Otegi, Miren Zabaleta, Díez Usabiaga, Arkaitz Rodrigo y Sonia Jacinto deben salir de manera inmediata a la calle, reconociéndoles incluso su esfuerzo para abrir este incipiente proceso de paz.

Resulta absolutamente indignante, aberrante observar su situación al mismo tiempo que vemos en la prensa fotografías paseando por las calles de Madrid, a torturadores como Galindo, declarado culpable del asesinato de Lasa y Zabala, o el famoso miembro de la tenebrosa Brigada Político Social “Billy el niño” que torturó con saña a decenas de demócratas anti franquistas, entre los que me incluyo, incluso sospechoso de ser el autor del para muchos asesinato de Enrique Ruano. Aún recuerdo cuando entre las muchas “perrerías” que practicó conmigo en  las detenciones que sufrí en 1969 y 1970 me daba fuertes golpes en la nunca con el borde de su mano situado justo detrás mía, mientras que los que estaban delante le gritaban: “cuidado “Billy” que se te va a ir la mano y lo vas a matar como a Ruano”, a lo que entre risas respondía: “no importa lo tiramos por la ventana como a él y decimos que se ha intentado escapar”.
Pero incluso en los últimos días esa situación de parálisis por la que atravesaba el proceso de paz abierto ha sufrido reveses importantes. El último comunicado de ETA no había respondido a las expectativas que teníamos algunos, pero leído con detenimiento contenía algún elemento positivo novedoso, ralentizaba la marcha pera ya sabemos que ese suele ser el estilo de la banda a la que la velocidad le suele dar vértigo.



La respuesta del gobierno del PP ha sido tan fulminante como desafortunada. La operación contra Herrira que se saldó con 18 detenidos supone un ataque frontal contra ese todavía débil proceso de paz, un ataque a las normas democráticas, una cortina de humo para tapar sus vergüenzas, desde su ataque brutal contra el Estado del Bienestar hasta sus constantes casos de corrupción. Pero sobre todo resulta una gravísima provocación.
Afortunadamente la Izquierda Abertzale ha respondido con sensatez y cordura, sacando músculo con la impresionante manifestación de Bilbao, pero sin otras respuestas que habrían resultado profundamente desafortunadas. Porque es lo que algunos que se encuentran incómodos en un escenario de paz, estaban deseando. Una respuesta más contundente habría traído como consecuencia la posible ilegalización de Bildu y la vuelta a situaciones a épocas que ya considerábamos superadas.

Solo algún signo positivo se ha visto en estos negros días. La resolución aprobada en el Ayuntamiento de Donostia firmada por PNV, Bildu y PSE ha resultado un balón de oxígeno. Que el partido socialista no se haya enrocado con el PP resulta tremendamente positivo.
¿Qué hacer ahora?

Reflexionando sobre la respuesta a esta pregunta recuerdo ahora una histórica reunión en Leitza de la que fui protagonista hace precisamente ahora quince años. No digo de volver a repetirla, entre otra cosas porque uno de sus impulsores Enrique Curiel, quizás una de las personas que más he hecho por construir puentes y crear espacios de diálogo entre los muy diferentes durante más de 25 años, ya no está entre nosotros. Quizás alguien por estos lares algún día deba hacerle el homenaje que se merece.

 

Aquella reunión supuso un punto de inflexión en la comunicación entre socialistas y miembros de la izquierda abertzale. Abrió caminos antes no explorados y nos enseñó por dónde debíamos ir. Se habló claro, se confrontaron propuestas, iniciativas, información, pero sobre todo fuimos capaces de sentarnos en torno a una mesa para dialogar, para conocernos mejor en lo político y en lo personal.
Ahora 15 años después creo que es de nuevo el momento de fortalecer aquella senda. Ante la peligrosa parálisis por la que atraviesa el proceso de paz en estos instantes, resultan necesarias, imprescindibles medidas imaginativas, audaces, generosas entre gentes de ambas orillas. Momento de impulsar y fortalecer de nuevo vías de comunicación transversal que presionen al PP y le obliguen a romper su inmovilismo actual.

Iniciativas que sean capaces de mover el agua de un estanque peligrosamente quieto. Más aún si son capaces de influir de alguna manera, aunque solo sea provocando el debate, en un acontecimiento que se va a desarrollar dentro de apenas un mes: la Conferencia Política del PSOE.
¿Por qué no elaborar y firmar un documento por parte de miembros del Partido Socialista y de la Izquierda Abertzale que exija un nuevo impulso al paralizado proceso de paz? Que lance envites hacia ETA, exigiendo su desarme inmediato y al PP para que tome medidas también inmediatas sobre presos, finalización del acoso a los movimientos próximos a la propia IA, e incluso la salida a la calle de los que impulsaron Bateragune.

Es una medida arriesgada, especialmente por la incomprensión que puede generar en ambas orillas, también por el riesgo de que el PP la utilice como arma electoralista, pero en momentos cruciales y este lo es, se exigen medidas también cruciales.
Posiblemente esto sea de nuevo clamar en el desierto, practicar una utopía estéril, o lo que resulta peor, enfrentarse sin armadura a los molinos de viento que nos rodean, pero algo hay que hacer, aquí y ahora.

En ese empeño me encontraréis….

Fdo.: José Luis Úriz Iglesias (Ex parlamentario y concejal del PSOE, actual militante del PSC)

martes, octubre 15

Sesenta y cinco años ya


Nací el 17 de Octubre de 1.948, el mismo día por cierto que mi admirado Quique González aunque 25 años antes. En Madrid, y para disgusto de algunos en la calle Ferraz 70 actual sede del PSOE mi partido estos últimos 24 años, creo que coincidiendo con el despacho actual del secretario de organización Oscar López. ¿Os imagináis mi espíritu deambulando a su alrededor? Nací en plena postguerra y con el franquismo ya consolidado. Participé activamente en la lucha para enterrarlo, con algunas consecuencias dolorosas que ahora vuelven a mi mente al ver de nuevo las fotos de uno de mis torturadores: “Billy el niño”, pero también con experiencias inolvidables que me llevan a decir a veces que contra Franco vivíamos mejor. Voy a cumplir por esa razón sesenta y cinco años ese día, una cifra redonda que merece alguna reflexión.


Cuando era más joven (digo esto porque aunque parezca mentira aún me considero así) miraba a las personas de la edad que he cumplido, como si ya hubieran terminado su ciclo por este perro mundo. Ahora me toca a mí, y la verdad es que no me siento tan mal. La carrocería anda con el lógico desgaste de los miles de kilómetros recorridos, pero el motor sigue fino. Eso me anima a seguir la andadura, a visitar nuevos lugares, a conocer nuevas gentes, y sobre todo a seguir transgrediendo, porque esa transgresión tiene que ver con una juventud que no se relaciona necesariamente con la edad.

Me consta que eso molesta a algunos, o quizás a muchos, pero me temo que tendrán que aguantarme algún tiempo más, especialmente en lo político, tanto que hace tres años eran capaces de expulsarme del PSOE aunque luego me recibiera el PSC.

Transgresor, también heterodoxo, y como consecuencia, o al revés, libre. Porque camino ahora ligero de equipaje, más ligero aún que antes, y eso te proporciona esa libertad que tantos añoran en una época en la que abundan los lameculos dependientes de los demás, pelotas, otros especímenes deprimentes, ortodoxos, oficialistas y como consecuencia de todo ello aburridos y vulgares.
 

Pero al mismo tiempo soy defensor del diálogo, de la comunicación entre diferentes, incluso entre muy diferentes, “constructor” de puentes que algunos canallas del poder establecido en los últimos días se han empeñado en intentar destruir, reconozco el hartazgo que me originan ciertas posiciones inmovilistas, oportunistas y el silencio cómplice de quienes deberían alzar su voz para denunciarlo.


Amigo de mis amigos, enemigo cordial de mis enemigos, amante de mi familia, en una vida en la que el amor ha tenido un protagonismo fundamental. Y no sólo hacia las personas, también a un atardecer en pleno otoño como el que observo al escribir estas líneas, a las vistas inmensas que observo a menudo desde mis ventanas, a la conversación agradable con los amigos, a una parte de la naturaleza, a un libro, una buena película que te haga reflexionar, o cómo no, a una canción especialmente de amigos que he hecho en este campo en el transcurrir de los tiempos.


Con capacidad de disfrutar de la vida, pero también de indignarme, de cabrearme con las injusticias, las maldades, las canalladas varias, con la sucedido en Lampedusa, con la manera en la que intentan sacarnos a hostias de una crisis que ellos han provocado, con la muerte de un indigente, el ataque brutal al Estado del Bienestar, o con el aborregamiento social que observo, con la mala educación, el individualismo feroz, la corrupción y corruptela, el egoísmo, la falta de valentía o la violencia expresada de mil maneras diferentes.


Saboreando otra de mis pasiones: la música. Pasión, qué palabra, qué sentimiento tan poco utilizado en la negra, o quizás debo decir gris, época que nos toca sufrir. La música y sus músicos y músicas, especialmente las relacionadas con el rock and roll en todas sus modalidades. Buena gente, la mejor que he conocido en un momento en el que no suelen abundar en el plano político donde me suelo mover.

Política. Otra pasión. Con encuentros y desencuentros. Amores y desamores…políticos lógicamente. Traiciones, algunas gentes de baja estopa que la desacreditan, que me inspiran un profundo desprecio, también buena gente, altruista, utópica que lamentablemente es la que más alejada está del poder. Pero a pesar de todo sigo inmerso en ella y en la que pienso seguir precisamente por esa pasión, aunque estoy seguro de que algunos desearían mi desaparición fulminante y definitiva. Pues parece ser que no.

Cumplo ahora sesenta y cinco años, cifra mágica que marcaba antes el final de la vida laboral y el inicio de una nueva vida. Miro hacia atrás y veo una historia, unas historias, dignas de plasmar negro sobre blanco. Quién sabe, quizás cuando me aburra y decida escribirlas acabe siendo un “bestseller”. Seguro que algunos apartados aparecerán destacados en la prensa de aquí, y de allí. ¿Alguna primera página? Quizás ya lo han sido en el pasado. Ciertas relaciones han dado para tanto…

En fin, el día 17 comienza el primer día del resto de mi vida. Espero que ésta, como la anterior, dé para otro libro al menos con las mismas páginas.


Mientras sigo soñando que le quito el puesto a Bruce Dickinson en Iron Maiden, y por eso como despedida permitirme un grito juvenil: ¡larga vida al rock and roll!, ¡Larga vida a los viejos roqueros aunque tengan sesenta y cinco años ya!

lunes, octubre 14

Denok gara 8719600510 presoa


Su-eten aldebakarreko eta mugagabe bat iragarri zuen ETAk, 1998ko irailaren 16an. Aldi hark 14 hilabetean baino ez zuen iraun, hurrengo urteko azarora artean, eta are nabarmenago egin zuen ezker abertzalean sortutako figura berri bat: Arnaldo Otegi. Gogoan dut nola erantzun zion galdera bati, arranditsu, su-etenaren iragarpenaren ostean egunkari katalan batean egin zioten lehenbiziko elkarrizketetako batean: «Ez litzaidake axolako Euskadiko Gerry Adams izatea». Hain zuzen ere, esaldi huraxe baliatu zuen kazetariak titulurako.

Ez zigun belarriko minik egin askori, hura irakurtzean gogora etorri baitzitzaigun Lizarrako Itunaren egile intelektualetako bat izana zela, eta, gainera, buruzagi irlandarra bezala, erakunde armatuko kide izana; beraz, litekeena zen goranzkoren bat izatea artean ere. Hala, figura itxaropentsu bat sortu zen, bere aldeko bazterretik gobernatu ahalko zuena bakebiderako negoziazioan.

Gertakari hartatik 15 urtera, kartzelan oraintxe lau urte bete dituela, talde armatu bateko kide izateaz akusatua Bateragune alternatiba eratzeagatik, eta horrexegatik atxilotu, epaitu eta kondenatua. Bateragunek, hain zuzen, prozesu bat ekarri zuen berekin, ezker abertzalea bakearen bidetik eramateko eta ETA erakunde terroristari presio egiteko hark bere indarkeria antzu eta krudela amai zezan.






Ganorazko bake prozesu bat burutan ateratzeko, ezinbestekoa da buruzagiak izatea esparru politikoan zein «militarrean», prozesua bultzatzeko eta sendotzeko ez ezik, aginpidez jarduteko nork beretarrekin, eta Otegik aginpidea duela erakutsi du.

Harekin egokitu nintzen, besteak beste, 1999an Bartzelonako Unibertsitatean Espainiako trantsizioari buruz antolaturiko ikastaro batean; Joseba Egibar ere tartean izan zen eztabaida hartan, eta gero liburu ezinago interesgarri batean jaso zuten. Gustatu egin zitzaidan Otegiren jardunaren parte bat, ezkerrekotasun zantzu arin bat baitzekarren.

Ordu hartan, zera esan zuen Ezker Abertzalearen erronken harira: «Nola aurre egin behar diogu XXI. mende honetako globalizazio ekonomikoari, neoliberalismoak egunero mahai gainean jartzen dizkigun arazoei: hala nola ingurumen, enplegu, gizarte, lurralde antolamendu, eta beste hainbat alorretakoei? Alegia, nola iraungo dugu bizirik mundu ekonomikoki globalizatu honetan, eta zer-nolako konponbide estrategikoa eman behar diegu euskaldunen eguneroko arazoei». Ez da ezkerreko azterketa klasiko baten eredu, baina ezta ohiko «txota, zaldia, eta erregea» ere.

Kartzelan lau urte bete dituen honetan, denok gara 8719600510 presoa —zenbaki hori du—, eta galdera hauxe datorkigu burura: hura kartzelan edukitzea kaltegarria edo onuragarria da hasi berri den bake prozesurako?

Batasunak adierazi du eragotzi egiten duela, eta, politikan haiengandik urrun eta haiekin erabat desados egonagatik, bat nator azterketa horretan. Ez dauka inolako zentzurik, ez ikuspegi juridikotik, ez politikotik, ez eta ikuspegi intelektual hutsetik begiratuta ere.

Otegik urte hauetan erakutsi du horixe zor diogula, besteak beste, bake sendo baten atarian egotea oraintxe. Ausardiaz jokatu zuen: Ezker Abertzaletik aurpegi eman zion ETAri une erabakigarri batean, eta ideologia aldetik mendean hartu zuen, Otegik berak, Rafa Diezek, Miren Zabaletak, Pernando Barrenak, Rufi Etxebarriak eta, lehenago, Patxi Zabaletak ere irekitako eztabaida baten bidez. ETAk su-etena iragarri baldin bazuen, ustezko desarmatze bat onartu baldin bazuen eta, azkenik, desagertzen baldin bada, bere garaian ildo horretatik jo zuen talde horren ahaleginari eskerrak izango da.

Otegi kanpoan izatea, hain zuzen, lagungarria izango litzateke aukera politikoa ezartzeko gogorrek oraindik tinko dirauten fronte horretan: kartzeletan. Horrez gainera, sendotu egingo litzateke barne eztabaida, alegia, ezkerraren edo nazionalisten indarra izan behar ote duen Batasunak, edo haren osagai ideologikoa gailendu behar zaion ikuspegi erraietiko huts-hutsari edo tribu bateko kide izateko atxikimenduari.

Borroka berri hau irabazten baldin badu, ezker abertzalea lehenik ezkerra eta gero gainerako guztia baldin bada, ez dirudi burugabea aurreikustea jokaleku berri bati toki egingo zaiola euskal politikan eta Nafarroakoan, jada ETArik gabe. Ez litzateke hain burugabea izango gobernu bat ezkerrekoekin, Euskadin, Patxi Lopez prest egongo litzateke, eta, Nafarroan ere ez, PSNk kateak hausten baldin baditu eskuinarekin eta ezker horren bidetik jotzea erabakitzen baldin badu —behin gaur egungo buruzagitza erabat garbituta—.

Guztion betebeharra da jokaleku berri hori begiztatzen hastea, baina, batez ere, alderdi politikoen betebeharra da. Otegik badu ahalmena ezkerrean, gure indarrak batzeko eta eskuinari irabazteko; gauza da bestelako ezkerrekin hitz egiteko eta hitzarmenak lortzeko. Guzti-guztiekin. Horrexegatik, behar-beharrezkoa eta ezinbestekoa da Otegi aske egotea, berak hasitakoa burura eraman dezan.

Lerro hauen bidez, haren askatasunaren alde egin nahi dut, jakinik ere hutsaren hurrengoa dela inor konbentzitzeko nire ahalmena, baina, gutxienez, adierazpen askatasunerako toki hauxe baliatu nahi dut nire iritzia emateko —haize kontra, ia beti bezala—, eta adierazteko nire desio hau gaur zilegi izan dadila.

Askatasuna Otegirentzat! Militante sozialista naizen aldetik —ezker espainoleko militante zaharra—, eskatu nahi diot nire alderdiari, PSOEri, gauza izan dadila berriro sustatzeko bake prozesua, geldi baitago, era arriskutsuan, eta, lehen neurri gisa, Bateraguneko bostak kartzelatik ateratzeko eska dezala. Gogora ekarri nahi dut, halaber, 2011ko uztailean egotzi nindutela PSOEtik, PSNko Torquemadem eskariz, hauxe esan nuelako: «Otegi lanean ari da Batasuna barruan, hura bakearen bidetik eraman ahal izateko». Historiak emana du gogoeta haren inguruko epaia.




 
Jose Luis Uriz Iglesias
PSNko parlamentari ohia eta zinegotzia; gaur egun, PSCko militantea